TÚMULO MEMORIAL

Se cumplió un año desde el inicio de la pandemia. Para algunos de nosotros ha sido un tiempo de confinamiento en el que hemos aprendido a reinventarnos dentro de casa.  Para otros más, desde el otro lado...

16 de marzo, 2021

Se cumplió un año desde el inicio de la pandemia. Para algunos de nosotros ha sido un tiempo de confinamiento en el que hemos aprendido a reinventarnos dentro de casa.  Para otros más, desde el otro lado de la barrera, ha sido enfrentar día a día el riesgo de contagiarse del mortal virus.  Unos por absoluta necesidad, otros por imprudencia.  A los que hoy quiero recordar, lo han hecho por amor a su profesión, a sus pacientes y a la humanidad. A ellos me permito honrar mediante la palabra escrita, erigir una animita con el lenguaje, un túmulo ceremonial en el camino, que sea blanco, muy blanco, adornado con flores multicolores de tonos llamativos para que  nunca olvidemos lo que representan: vidas de hombres y mujeres que, atendiendo las palabras de Jesús, no dudaron en dar la vida por sus prójimos. Hoy quiero hablar de uno de ellos y hacer extensivo mi reconocimiento  para todos los caídos en esta infausta lucha contra el virus, pero más que nada, una lucha contra la dolorosa indiferencia. La falta de empatía por la que tanta gente buena ha sucumbido en el cumplimiento de su sagrado deber. 

El doctor Toribio Maldonado Cano fue un pediatra de excelencia, ampliamente reconocido por el gremio de su especialidad. Ocupó cargos en la Pediatría organizada de México. Por causa de su práctica profesional enfermó de COVID-19 y poco tiempo después, también su esposa Alessandra.  Para ambos fue un largo y angustiante proceso, cuya bitácora compartió su hijo generosamente con el resto de la comunidad pediátrica mediante redes sociales: la saturación de oxígeno; los procedimientos médicos; las expresiones de esperanza del doctor por salir adelante; sus alentadoras mejorías y sus dolorosos desenlaces. Primero él, luego ella: ambos trascendieron a otra dimensión con pocas horas de diferencia, dejando un legado de lecciones de amor a la vida.  Este pequeño memorial que comparto, lo redacté el día en que falleció el Doctor Toribio, cuya partida sentí  en el alma.  Descansen en paz él y su amada esposa Alessandra. Que sus enseñanzas de amor a la vida no se pierdan; que caigan en tierra fértil y fructifiquen.

MEMORIAL

Un compañero pediatra, de nombre Toribio Maldonado, acaba de morir esta mañana.  No lo conocí en persona, o tal vez no lo recuerdo. Imagino que  habremos coincidido alguna vez en uno de los congresos nacionales de la especialidad. ¡Ah, pero cómo duele su partida! Durante la estancia hospitalaria que tuvo a causa de COVID, su familia  reseñó en redes sociales la evolución diaria, unas veces mejoraba, otras más se agravaba.  Se hospitalizó también su esposa, lo que volvió  doble la zozobra.  No sé de qué manera la historia que ocurría de extremo a extremo del país, se me fue metiendo en el alma.  Todos los días esperaba noticias de ellos, como si de mis familiares se tratara.  Ayer había mejorado un poco, los pronósticos se ensombrecían para su esposa. Esta mañana la noticia fatal pasó zumbando a mi lado como ráfaga de viento helado; puso a temblar mis últimas esperanzas que, amarillas y secas, como hojas tardías, se habían aferrado a la rama en un postrero intento para no caer: “Toribio ha muerto”.

En un parpadeo se consume y se vuelve cenizas toda su vida.  La herencia familiar que lo formó desde pequeño.  Sus sueños de infancia y sus primeros amores.  La ilusión que lo movió a ser médico. Cada desvelo estudiando la carrera. Cada renuncia que implicó completar su proyecto de ser pediatra.

No lo conocí, o no lo recuerdo. Quizá nos topamos en un pasillo alguna vez, o lo visualicé como parte de los personajes que ocupaban el presídium en algún congreso. No lo sé, pero me duele saber que tenía pocos años más que yo, y tenía una familia amada, igual que yo  tengo… Como él mismo  dijo en alguna comunicación por la red, a principios de su hospitalización, tenía muchas ganas de vivir, igual que yo.  La diferencia tal vez, por la cual me siento hasta culpable, fue que actuamos de forma opuesta frente a la COVID.  Su corazón lo llevó a amar su vocación y ejercerla, aún bajo condiciones de elevado riesgo.  A mí me salvó el temor o el egoísmo, guarecida en la fortaleza infranqueable de mi hogar.

No le conocí, pero me duele, por su abierta generosidad frente a la indiferencia de tantos.  Por la forma absurda de enfermarse y morir, cuando merecía salir adelante, vivir, disfrutar de un mañana claro.

Descanse en paz Toribio Maldonado. Han corrido en redes sociales incontables expresiones que hablan de la persona que fue, del profesionalismo con que vivió y del amor que tuvo para enfrentarlo todo.  No me lo tendrían que haber dicho, lo sentí en mi corazón desde el principio.

Un amigo con quien compartí  mi sentir  me hizo llegar un archivo digital: “Toribio es el de traje claro” me indicó. Observé un personaje que mira con gentileza a la cámara, él, a quien no conocí o no recuerdo, tiene una mirada que me alcanza y se instala en mis palabras antes de partir.  Queda la imagen en la pantalla; queda la memoria en el corazón de sus amigos; la excelencia de su quehacer profesional en los anales de la Pediatría. Y queda este fragmento deshilachado, como un testimonio de cuánto dolor ha causado la pandemia: en nuestro ánimo; en nuestras familias; en nuestra visión de futuro.  

La vida en estos momentos se percibe como una gaviota con las alas rotas entre la densa bruma. 

Piedras Negras, Coahuila. Marzo 7, 2021

 

Comentarios


object(WP_Query)#17971 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(62646) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "03-06-2022" ["before"]=> string(10) "01-07-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(62646) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "03-06-2022" ["before"]=> string(10) "01-07-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "cultura-para-todos" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#17969 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#17934 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#17931 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "03-06-2022" ["before"]=> string(10) "01-07-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(503) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-06-03 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-07-01 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (62646) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (14) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#17965 (24) { ["ID"]=> int(80158) ["post_author"]=> string(2) "42" ["post_date"]=> string(19) "2022-06-22 11:08:52" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-06-22 16:08:52" ["post_content"]=> string(4342) "El Profesor Wilkins, en mis tiempos en la facultad de filosofía y letras, por ahí del año de 1994, cayó en el alcoholismo. El motivo aparente fue un experimento fallido: la organización, con cinco alumnos entre los que me incluyo, de formar una mesa de análisis, no de asuntos de la actualidad de entonces, sino de poco más de dos décadas en el pasado. Su finalidad era de analizar y discutir temas acaecidos en el sexenio echeverrista e influir en los hechos ya acontecidos. Por una extraña razón pensaba que haciendo una muy dura crítica, que grabábamos en el estudio de su casa con una moderna cámara de mini videocasetes podíamos incluso cambiar la Historia. Esto, afirmaba él, a razón de que en aquellos años la censura existía y era férrea por parte de la Secretaría de Gobernación.  Con material hemerográfico e información ya desclasificada del Archivo General de la Nación, hacíamos unas críticas muy duras al régimen, implacable diría yo. Mas para desasosiego del Profesor, al acudir a la hemeroteca y a los libelos escritos sobre la coyuntura política de esos tiempos, nada en lo absoluto cambiaba, a pesar de nuestras enérgicas denuncias, sesudas sugerencias y previsión de escenarios potencialmente negativos para el país en el programa video grabado. La guerra sucia en la Costa Grande de Guerrero, las desapariciones forzadas de campesinos y estudiantes y los "accidentes" (así, entrecomillado) de relevantes personajes ligados a la política, el empresariado y liderazgos sociales de entonces, todo eso continuaba asentado en las hemerotecas y las obras escritas dentro del periodo 1970-1976. No cambiaba siquiera en una coma.  Experimento osado y fallido, rotundo y lapidario fracaso consideraba en su trayectoria, el Profesor cayó entonces en una espiral de ausentismo en la Universidad y en su casa. Siendo un muy moderado bebedor social antes, ahora se encontraba entregado a una penosa vida etílica, motivada por el experimento que, decía, convertiría en tesis doctoral. Nada podía sacar al Profesor de la espiral descendente en un agujero tan oscuro como profundo, hasta que me apersoné en una sucia cantina del centro, a eso de marzo de 1995, donde un compañero me aseguró haberlo visto. Así que hasta ahí llegué, lo convencí de llevarlo a mi casa, barbudo y con un traje que se adivinaba con semanas de no cambiar en su vestimenta, ya ahí le mostré una serie de programas de televisión dedicados al análisis y debate político que tenía yo grabados en formato VHS (en años de mucho menos censura oficial ya). Todo lo que ahí se pronosticaba y aún reflejaba los anhelos de la inmensa mayoría de los Ciudadanos no había logrado nada positivo, aun habiéndose grabado y transmitido a millones de personas, todos con días, semanas o meses de anticipación y nada habían todos ellos logrado impedir. Tanto los asesinatos políticos que habían cimbrado a México, la monumental corrupción ya hecha pública y la consecuente crisis económica y financiera que siguió a todos esos acontecimientos trágicos, estaban ahí como una muestra fehaciente de que la tesis doctoral, a realizar multidisciplinariamente en conjunto con dos doctores en física cuántica carecía de un rumbo lo mínimamente viable.  Como el Profesor no podía darse el lujo de perder su casa por el alza bestial en los créditos hipotecarios, era imperativo volver a desempeñar su trabajo de forma impecable, y no sólo eso, buscar más horas para dar sus clases en otros turnos, carreras y universidades. Esto último y el constatar y dejar muy en claro que ni las mesas de análisis de ese entonces, hechas antes de los infortunados acontecimientos, carecían de poder alguno para cambiar para bien ni un ápice la difícil realidad por más que hubiese estado elaborado con una metodología pulcra y un profesionalismo y preparación académica sin par. El Profesor Wilkins, al día de hoy, casi tres décadas después de lo aquí narrado, complementa sus actividades académicas con un trabajo fijo en un programa dedicado al análisis y debate políticos, en una importante cadena de emisoras de radio a nivel nacional." ["post_title"]=> string(17) "Mesa de análisis" ["post_excerpt"]=> string(111) "Ginés Sánchez nos ofrece un cuento que combina teoría cuántica, teoría política e Historia de México. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(16) "mesa-de-analisis" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-06-22 11:08:52" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-06-22 16:08:52" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=80158" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17873 (24) { ["ID"]=> int(79559) ["post_author"]=> string(2) "97" ["post_date"]=> string(19) "2022-06-03 13:10:25" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-06-03 18:10:25" ["post_content"]=> string(4083) "Sentado con tu recuerdo… esta noche es tibia y serena. Escucho el paso del aire por las hojas de los árboles, esa brisa que relaja, el ambiente es perfecto para volver a vivir las experiencias de nuestras vidas recordándolas con besos. Mi mente se ilumina con ese primer beso que intercambiamos en la mejilla la primera vez que nos saludamos, recuerdo tu piel suave y tus labios tibios en mi rostro. Si era el comienzo de una relación, al paso de los días nos dimos cuenta de que éramos el uno para el otro.   De pronto, sin previo aviso, llegó ese beso que no se planea ni se pide, el que sorprende a ambos acercándonos lentamente como si algo nos empujara de manera suave hasta que nuestras bocas se encontraran. Podía sentir la atracción de nuestro ser, el calor de un nuevo amor.   Por fin llegó ese beso candente que podía dejar al descubierto la sensualidad de nuestra pasión, el  que te ciega y pone todos tus sentidos en esa persona. No puedes detenerte, solo te dejas llevar besando cada rincón de su piel para llegar hasta lo más profundo de su ser y dejar huella del amor que nos envuelve. También sé que hubo algunos besos que dejaron huellas de dolor y arrepentimiento, ese beso que sabe a amargo por la tristeza del momento pero, a la vez, lleno de amor y necesidad de consolar al ser querido. Otros fueron simplemente de agradecimiento por los momentos y la vida que compartimos juntos esos besos sencillos reafirmaron nuestro compromiso día a día. Hay otros besos que llevaron el sello de la indiferencia cuando no estuvimos de acuerdo, con el actuar uno del otro, pero que trató de ser verdadero; sin embargo, quedó en el intento, porque la decepción no dejó mostrar su belleza; solo fue un gesto insípido de puro compromiso. Con amargura pero compresión, también sentí ese que le llaman “el beso de Judas” el que recibí por el simple hecho de fingir lo que no sentías, que llevaba la traición oculta con un acto de cariño y respeto que desmoronó con la primera sacudida. Y aun así lo disfruté, pues el amor es incondicional. Hay besos que aún lloran, otros confirman, algunos venden y otros enamoran. Qué gesto más hermoso nos otorgó la vida, que con un solo toque nos hace sentir la vibra de quien lo otorga y quien lo recibe. El beso que me negaste, ese que no culminó, que no pudo nacer, es el que más duele, pero también el que más ingre1. Agradezco los que negaste porque esos fueron los que me hicieron aferrarme a tu amor. Disfruté más los que vinieron después, pues esos llevaban el cariño acumulado de los que no te pude dar.  La tristeza de un beso es tan intensa como el apasionado, pero éste en vez de seducción lleva el ácido sabor de las lágrimas y la dulzura del amor que abraza al consolar al ser amado. Cuántos compartimos así. También hubo besos de despedida, pero esos no se fueron se quedaron,  pues dejan el penetrante sabor de las ganas de volver a vernos. Con ansias espero el beso de bienvenida, ese que guardamos para cuando volvieras, el que traigo a aquí en mis brazos para poder decirte nuevamente lo mucho que te amo y cuánto me hace falta el sabor de tus labios. Cada beso habla por sí mismo, tiene su historia, su pasión y su razón de ser. “ESTA ES LA NATURALEZA DE MI SER”  1Ingrir (coloquial): aferrar, apegar, obsesionar.  " ["post_title"]=> string(19) "HISTORIA DE UN BESO" ["post_excerpt"]=> string(169) "¿Qué hay en un beso? Se trata de un simple gesto pero que puede tener distintos significados. Puede durar un instante pero quedarse en nuestra memoria por siempre. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(19) "historia-de-un-beso" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-06-03 13:37:45" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-06-03 18:37:45" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=79559" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#17965 (24) { ["ID"]=> int(80158) ["post_author"]=> string(2) "42" ["post_date"]=> string(19) "2022-06-22 11:08:52" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-06-22 16:08:52" ["post_content"]=> string(4342) "El Profesor Wilkins, en mis tiempos en la facultad de filosofía y letras, por ahí del año de 1994, cayó en el alcoholismo. El motivo aparente fue un experimento fallido: la organización, con cinco alumnos entre los que me incluyo, de formar una mesa de análisis, no de asuntos de la actualidad de entonces, sino de poco más de dos décadas en el pasado. Su finalidad era de analizar y discutir temas acaecidos en el sexenio echeverrista e influir en los hechos ya acontecidos. Por una extraña razón pensaba que haciendo una muy dura crítica, que grabábamos en el estudio de su casa con una moderna cámara de mini videocasetes podíamos incluso cambiar la Historia. Esto, afirmaba él, a razón de que en aquellos años la censura existía y era férrea por parte de la Secretaría de Gobernación.  Con material hemerográfico e información ya desclasificada del Archivo General de la Nación, hacíamos unas críticas muy duras al régimen, implacable diría yo. Mas para desasosiego del Profesor, al acudir a la hemeroteca y a los libelos escritos sobre la coyuntura política de esos tiempos, nada en lo absoluto cambiaba, a pesar de nuestras enérgicas denuncias, sesudas sugerencias y previsión de escenarios potencialmente negativos para el país en el programa video grabado. La guerra sucia en la Costa Grande de Guerrero, las desapariciones forzadas de campesinos y estudiantes y los "accidentes" (así, entrecomillado) de relevantes personajes ligados a la política, el empresariado y liderazgos sociales de entonces, todo eso continuaba asentado en las hemerotecas y las obras escritas dentro del periodo 1970-1976. No cambiaba siquiera en una coma.  Experimento osado y fallido, rotundo y lapidario fracaso consideraba en su trayectoria, el Profesor cayó entonces en una espiral de ausentismo en la Universidad y en su casa. Siendo un muy moderado bebedor social antes, ahora se encontraba entregado a una penosa vida etílica, motivada por el experimento que, decía, convertiría en tesis doctoral. Nada podía sacar al Profesor de la espiral descendente en un agujero tan oscuro como profundo, hasta que me apersoné en una sucia cantina del centro, a eso de marzo de 1995, donde un compañero me aseguró haberlo visto. Así que hasta ahí llegué, lo convencí de llevarlo a mi casa, barbudo y con un traje que se adivinaba con semanas de no cambiar en su vestimenta, ya ahí le mostré una serie de programas de televisión dedicados al análisis y debate político que tenía yo grabados en formato VHS (en años de mucho menos censura oficial ya). Todo lo que ahí se pronosticaba y aún reflejaba los anhelos de la inmensa mayoría de los Ciudadanos no había logrado nada positivo, aun habiéndose grabado y transmitido a millones de personas, todos con días, semanas o meses de anticipación y nada habían todos ellos logrado impedir. Tanto los asesinatos políticos que habían cimbrado a México, la monumental corrupción ya hecha pública y la consecuente crisis económica y financiera que siguió a todos esos acontecimientos trágicos, estaban ahí como una muestra fehaciente de que la tesis doctoral, a realizar multidisciplinariamente en conjunto con dos doctores en física cuántica carecía de un rumbo lo mínimamente viable.  Como el Profesor no podía darse el lujo de perder su casa por el alza bestial en los créditos hipotecarios, era imperativo volver a desempeñar su trabajo de forma impecable, y no sólo eso, buscar más horas para dar sus clases en otros turnos, carreras y universidades. Esto último y el constatar y dejar muy en claro que ni las mesas de análisis de ese entonces, hechas antes de los infortunados acontecimientos, carecían de poder alguno para cambiar para bien ni un ápice la difícil realidad por más que hubiese estado elaborado con una metodología pulcra y un profesionalismo y preparación académica sin par. El Profesor Wilkins, al día de hoy, casi tres décadas después de lo aquí narrado, complementa sus actividades académicas con un trabajo fijo en un programa dedicado al análisis y debate políticos, en una importante cadena de emisoras de radio a nivel nacional." ["post_title"]=> string(17) "Mesa de análisis" ["post_excerpt"]=> string(111) "Ginés Sánchez nos ofrece un cuento que combina teoría cuántica, teoría política e Historia de México. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(16) "mesa-de-analisis" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-06-22 11:08:52" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-06-22 16:08:52" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=80158" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(9) ["max_num_pages"]=> float(5) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "71fa6b73b76a5d81357f3b213d39fe9b" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

Mesa de análisis

Ginés Sánchez nos ofrece un cuento que combina teoría cuántica, teoría política e Historia de México.

junio 22, 2022

HISTORIA DE UN BESO

¿Qué hay en un beso? Se trata de un simple gesto pero que puede tener distintos significados. Puede durar un instante pero...

junio 3, 2022




Más de categoría

CARTAS A TORA 272

Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Todos los días...

junio 27, 2022

Mesa de análisis

Ginés Sánchez nos ofrece un cuento que combina teoría cuántica, teoría política e Historia de México.

junio 22, 2022

Una breve charla con Alejandra Junco Lavín, autora de La última oveja del Ángel Exterminador

No voy a mentirles: la pandemia que inició en 2020 estuvo llena de momentos dolorosos; sin embargo, también tuvo...

junio 17, 2022

CARTAS A TORA 271

Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Todos los días...

junio 17, 2022