Reflexiones en torno a la FIL Guadalajara 2022

Trabajemos porque la palabra escrita sea el mejor vehículo de comunicación.

6 de diciembre, 2022

En estos días concluye la más grande fiesta de las Letras en nuestro país. Orgullosamente y pese a las vicisitudes del camino, la FIL Guadalajara es considerada una de las ferias del libro más importantes a nivel mundial, junto con las de Frankfurt y Barcelona, la Book Expo norteamericana y el Salon du livre en Francia. La llegada del otoño enmarca los últimos preparativos para esta exposición mundial organizada por la Universidad de Guadalajara, que engalana de forma única la capital tapatía. Su inicio resulta en grandes alegrías editoriales, de autores, pero sobre todo, un festín para los lectores que, además de adquirir las novedades literarias, tienen una forma única de aproximación a los autores “de carne y hueso”, o bien a la interpretación que grandes maestros hacen de obras de todos los tiempos.

Es entonces buen momento para reflexionar sobre la palabra escrita  y sus alcances universales, así como las limitaciones que viene enfrentando de cara a la tecnología, a ratos mecenas maravilloso, otros ratos ladrón perverso y en muchas ocasiones boicoteadora de la buena comunicación. Twitter está en crisis, a ratos se vislumbra su desaparición del panorama de las redes sociales.  En lo personal es algo que me pone triste. A través de esa red social he tenido acceso a contenidos maravillosos, aunque, hay que decirlo, a ratos eludiendo el golpeteo que se arma por la  polarización que la red facilita.  Desarrolla, en muchos casos, un lenguaje único que, dados mis afanes puristas, pone a rechinar neuronas. Cierto, a ratos –por economía verbal—caigo en lugares comunes que deslucen nuestra rica lengua castellana. En días pasados, con motivo de la participación de México en Qatar, me topé con una expresión tuitera de parte de un líder en la comunicación.  Ante el fracaso de nuestro equipo se expresó con un “Baia, baia”, de esos términos que en lo personal enloquecen a mis neuronas, viniendo de un líder de opinión.

Con esto en mente, me permití aventurarme en una pequeña exploración sobre lo que ha sido nuestra palabra escrita, desde tiempos de los amanuenses hasta la telefonía celular. El propósito final de esta herramienta ha sido la comunicación. Sin el apoyo de elementos accesorios como sería la expresión corporal, la palabra escrita nos obliga a manifestarnos de una forma descifrable al máximo.  Inicialmente preciosista, en la actualidad técnica, breve y muy contaminada, pero el lenguaje lo sigue intentando. Habría que ver hasta qué punto se desvirtúa su propósito de comunicación, para convertirse en una catarsis personal provocada por el caos que impera en el mundo.

Me generó un gran gusto enterarme de que nuestro escritor, coahuilense por adopción, Julián Herbert, recibiera el premio López Velarde de poesía 2022.  Aparte de cálido amigo ha sido un gran maestro con quien he tenido oportunidad de tomar taller en más de una ocasión. Esa calidad que vuelca en sus letras refleja lo que él es, un ser humano real, congruente entre lo que es y lo que escribe.  A través de sus letras lo hemos acompañado en situaciones muy personales que lo vuelven entrañable para el  lector, al identificar lo leído con  nuestras propias experiencias dolorosas.  Un excelente ejemplo de cómo es posible decir lo que la historia requiere, de una forma clara, que alcance al lector, con el propósito único de comunicar a otros lo que sentimos, pensamos o experimentamos.

En todas las áreas del quehacer humano existen códigos de comunicación. Desde los científicos encerrados en sus laboratorios desentrañando los códigos de un genoma, hasta el controlador aéreo de un aeropuerto, o los que los  preparatorianos utilizan entre ellos en el aula escolar.  Esos códigos necesitan un marco referencial que permita comunicarse a unos con otros.  En el caso de la obra literaria, el código demanda claridad; abandonar toda subjetividad  personal justo en aras de eso, de comunicar, de compartir la percepción propia con el lector. No es función de la literatura como tal, convertirse en un  catártico si no se cumple la función de hacer saber al lector aquello que los conecte en lo profundo.

De lo anterior se deriva un subtema más: Vivimos en unos tiempos de “DIY” (do it yourself), perdón por el anglicismo. A ratos queremos aplicarlo en la edición de un libro, lo cual difícilmente resulta en un trabajo de calidad. Hay plataformas que permiten la autopublicación de una obra literaria. Lo ideal es que esa obra que buscamos lanzar a través de una plataforma cuente con un trabajo previo de edición. Dentro de esta última, antes que los elementos de maquetación final, viene el pulimiento de los textos con relación a: ¿Qué quiero expresar? ¿Se consigue mi propósito de la mejor manera? Y una serie de precisiones sintácticas y hasta ortográficas que aportarán claridad al escrito.  Necesitamos ser despiadados con nuestros trabajos; someterlos a la revisión de otros ojos, en aras de mejorarlos. Revisarlos una y otra vez, hasta comprobar que queda en condiciones de comunicar.  La edición no es cuestión de corazonadas; de manejarse por suposiciones de que he logrado expresar lo que quiero decir.  Es trabajo y tiempo, y sobre todo humildad para apoyarnos en los que saben más que nosotros del asunto.

Revisando material para el presente me hallé una verdad así de clara como  contundente, en un artículo de revisión de la editora española Mariana Eguaras. Cito: La edición de una obra propia no puede hacerla uno mismo. Al menos si lo que desea es un producto —en este caso un libro— que cumpla con determinados estándares de aceptabilidad por parte del lector. O sea, que ese producto tenga un mínimo de calidad editorial. 

Buena reflexión para quienes buscamos publicar lo propio. Quizá alguien se proponga hacerlo propuesto a alcanzar los exhibidores de alguna importante Feria del Libro. Hay quienes nos planteamos una meta más razonable: Que el lector final no nos abandone a media lectura.

Comentarios


object(WP_Query)#18806 (52) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(86418) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "07-01-2023" ["before"]=> string(10) "04-02-2023" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(66) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(86418) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "07-01-2023" ["before"]=> string(10) "04-02-2023" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "cultura-para-todos" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["update_menu_item_cache"]=> bool(false) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#18810 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#18808 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#18809 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "07-01-2023" ["before"]=> string(10) "04-02-2023" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(503) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2023-01-07 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2023-02-04 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (86418) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (14) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#18807 (24) { ["ID"]=> int(87991) ["post_author"]=> string(1) "9" ["post_date"]=> string(19) "2023-01-20 10:35:02" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2023-01-20 15:35:02" ["post_content"]=> string(4943) "Querida Tora: No sabes la que se armó el otro día en la vecindad. Y fue por una cosa muy personal, muy privada, pero que una de las protagonistas empezó a propagar a gritos un domingo a mediodía, cuando el patio estaba lleno de gente (yo creo que calculó muy bien el día y la hora, para ver si conseguía apoyo de algunos vecinos). Pero ahorita vas a ver lo que pasó. En el 10 hay unos vecinos nuevos, un matrimonio joven que tiene un niño de meses, que se han hecho muy populares en la vecindad, precisamente porque el bebé está bonito y es muy simpático, y todos lo quieren ver y hacerle gracias para que se ría. Pues en eso estaban los vecinos, cuando entró una muchacha bastante guapa (más que guapa, era lo que aquí llaman “muy buena”) y se lanzó sobre el papá del bebé diciendo “Mi amor”, “Tesoro mío”, “¡Por fin te encontré!”, y le echó los brazos al cuello y lo besó en la boca como besan en las películas porno las artistas (según me han contado, porque a mi no me consta). Imagínate el desconcierto de todos; pero, sobre todo, el de la esposa, que no sabía qué hacer ni qué decir. Pero al cabo de un rato, le jaló el cabello a la mujer para separarla del muchacho y la increpó de fea forma. Pero ella le dio una bofetada que sonó a estampido de llanta que truena, y dijo que venía “por el amor de su vida”. Enseguida se armó un argüende tremendo, en el que todo el mundo hablaba y nadie se entendía. Al fin, sonó un estampido (de verdad, un estampido de pistola, aunque fuera de chinampinas), que logró el silencio. Y el portero se plantó en el centro del tumulto y exigió a la muchacha que se explicara. La chica dijo que ella y el chavo habían sido novios desde la primaria, pero tres años antes ella lo había dejado porque le habían ofrecido un mejor puesto de trabajo fuera de la ciudad; y para aceptarlo tuvo que romper con él. Y que se había ido con el corazón destrozado. Pero el trabajo ya se había acabado (nunca explicó qué clase de trabajo era), y ahora volvía por su verdadero amor. Esto arrancó suspiros y grititos de muchas de las viejas de la vecindad, sobre todo de las más afectas a las telenovelas. Pero hubo muchas que dijeron que eso no era justo, que ya había perdido su oportunidad. La del 10 protestó, diciendo que ella tenía un hijo del chavo, que ya habían armado su vida, que estaban contentos y que se querían. La que regresó del misterioso trabajo dijo que ella tenía derechos de antigüedad, que había cometido un error al dejarlo, pero que quería rehacer su vida y ser feliz; y que estaba dispuesta a luchar por conseguirlo. Entonces, el chavo le dijo que la había querido mucho, pero que eso ya pertenecía al pasado; que quería a su esposa y a su hijo, y le pidió que lo dejara seguir su vida, ahora que ya había alcanzado la paz. Pero la muchacha le dijo que a quien amaba era a ella, que la esposa era un error sin importancia; y el bebé, un obstáculo que un hospicio podía resolver. ¡Y que se quita la blusa! Esta vez, el griterío fue de los “caballeros”, que lo menos que hicieron  fue decir al del 10 que la chava estaba mejor que su esposa, que dejara a ésta o que se que se quedara con las dos, que es lo que hacen los hombres de verdad. Entonces, él pidió que se callaran; y cuando lo logró, apoyado por las pistolas de los guaruras (que aunque de chinampinas, son impresionantes) le puso la blusa a su ex y la condujo a la calle. Luego, pidió al portero que cerraran las puertas de la vecindad. Y la muchacha esa se quedó en la calle, gritando y exigiendo que le devolvieran a su verdadero amor, hasta que se quedó dormida en la banqueta. Y esa misma noche, los chavos del 10 y su bebé abandonaron la vecindad con destino desconocido, para evitar otros incidentes como el de ese día. Yo les doy la razón: es mejor cortar por lo sano. Porque la ex volvió a ir, pero nadie supo decirle a dónde se habían ido los chavos. Quién sabe lo que sería de ella. Me quedé un poco triste al comprobar que, a veces, la gente toma  decisiones que las perjudican. Pero más triste es ver que algunas quieren hacer su voluntad, pasando por encima de los demás y atropellando principios universales. ¿O será que ellas no tienen principios? Te lo dejo para que lo pienses. Te quiere Cocatú

Te puede gustar:

Cartas a Tora 296

" ["post_title"]=> string(17) "CARTAS A TORA 297" ["post_excerpt"]=> string(172) "Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Diario le escribe cartas a Tora, su amada, quien lo espera en una galaxia no muy lejana " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(17) "cartas-a-tora-297" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2023-01-20 10:43:43" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2023-01-20 15:43:43" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=87991" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#18771 (24) { ["ID"]=> int(88480) ["post_author"]=> string(3) "123" ["post_date"]=> string(19) "2023-02-02 14:24:46" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2023-02-02 19:24:46" ["post_content"]=> string(2001) "Sólo espero el abrazo del amante.  Cálido y suave, reconfortante.  La sutil invitación,  para que me recueste y descanse.  “Duerme” dice.  “Olvida todo por un momento.  Tus fatigas y tribulaciones estarán ahí cuando despiertes”.  Y yo duermo y sueño,  durante la primera noche,  y el último día.  Sabiendo que mis fatigas  y tribulaciones, estarán ahí cuando despierte.  Nada ha cambiado.  Nada cambia.  La vida sigue, Allá, es la misma  y es otra.  Y mientras duermo,  Y sueño. Durante el alba O en penumbras.  Cierro mis ojos y respiro,  pausadamente,  bajo el cálido abrigo  del abrazo  del amante. 
También descubre:
Klaus Nomi: el alienígena de Bowie (ruizhealytimes.com)" ["post_title"]=> string(20) "El abrazo del amante" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(20) "el-abrazo-del-amante" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2023-02-02 14:31:18" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2023-02-02 19:31:18" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=88480" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#18807 (24) { ["ID"]=> int(87991) ["post_author"]=> string(1) "9" ["post_date"]=> string(19) "2023-01-20 10:35:02" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2023-01-20 15:35:02" ["post_content"]=> string(4943) "Querida Tora: No sabes la que se armó el otro día en la vecindad. Y fue por una cosa muy personal, muy privada, pero que una de las protagonistas empezó a propagar a gritos un domingo a mediodía, cuando el patio estaba lleno de gente (yo creo que calculó muy bien el día y la hora, para ver si conseguía apoyo de algunos vecinos). Pero ahorita vas a ver lo que pasó. En el 10 hay unos vecinos nuevos, un matrimonio joven que tiene un niño de meses, que se han hecho muy populares en la vecindad, precisamente porque el bebé está bonito y es muy simpático, y todos lo quieren ver y hacerle gracias para que se ría. Pues en eso estaban los vecinos, cuando entró una muchacha bastante guapa (más que guapa, era lo que aquí llaman “muy buena”) y se lanzó sobre el papá del bebé diciendo “Mi amor”, “Tesoro mío”, “¡Por fin te encontré!”, y le echó los brazos al cuello y lo besó en la boca como besan en las películas porno las artistas (según me han contado, porque a mi no me consta). Imagínate el desconcierto de todos; pero, sobre todo, el de la esposa, que no sabía qué hacer ni qué decir. Pero al cabo de un rato, le jaló el cabello a la mujer para separarla del muchacho y la increpó de fea forma. Pero ella le dio una bofetada que sonó a estampido de llanta que truena, y dijo que venía “por el amor de su vida”. Enseguida se armó un argüende tremendo, en el que todo el mundo hablaba y nadie se entendía. Al fin, sonó un estampido (de verdad, un estampido de pistola, aunque fuera de chinampinas), que logró el silencio. Y el portero se plantó en el centro del tumulto y exigió a la muchacha que se explicara. La chica dijo que ella y el chavo habían sido novios desde la primaria, pero tres años antes ella lo había dejado porque le habían ofrecido un mejor puesto de trabajo fuera de la ciudad; y para aceptarlo tuvo que romper con él. Y que se había ido con el corazón destrozado. Pero el trabajo ya se había acabado (nunca explicó qué clase de trabajo era), y ahora volvía por su verdadero amor. Esto arrancó suspiros y grititos de muchas de las viejas de la vecindad, sobre todo de las más afectas a las telenovelas. Pero hubo muchas que dijeron que eso no era justo, que ya había perdido su oportunidad. La del 10 protestó, diciendo que ella tenía un hijo del chavo, que ya habían armado su vida, que estaban contentos y que se querían. La que regresó del misterioso trabajo dijo que ella tenía derechos de antigüedad, que había cometido un error al dejarlo, pero que quería rehacer su vida y ser feliz; y que estaba dispuesta a luchar por conseguirlo. Entonces, el chavo le dijo que la había querido mucho, pero que eso ya pertenecía al pasado; que quería a su esposa y a su hijo, y le pidió que lo dejara seguir su vida, ahora que ya había alcanzado la paz. Pero la muchacha le dijo que a quien amaba era a ella, que la esposa era un error sin importancia; y el bebé, un obstáculo que un hospicio podía resolver. ¡Y que se quita la blusa! Esta vez, el griterío fue de los “caballeros”, que lo menos que hicieron  fue decir al del 10 que la chava estaba mejor que su esposa, que dejara a ésta o que se que se quedara con las dos, que es lo que hacen los hombres de verdad. Entonces, él pidió que se callaran; y cuando lo logró, apoyado por las pistolas de los guaruras (que aunque de chinampinas, son impresionantes) le puso la blusa a su ex y la condujo a la calle. Luego, pidió al portero que cerraran las puertas de la vecindad. Y la muchacha esa se quedó en la calle, gritando y exigiendo que le devolvieran a su verdadero amor, hasta que se quedó dormida en la banqueta. Y esa misma noche, los chavos del 10 y su bebé abandonaron la vecindad con destino desconocido, para evitar otros incidentes como el de ese día. Yo les doy la razón: es mejor cortar por lo sano. Porque la ex volvió a ir, pero nadie supo decirle a dónde se habían ido los chavos. Quién sabe lo que sería de ella. Me quedé un poco triste al comprobar que, a veces, la gente toma  decisiones que las perjudican. Pero más triste es ver que algunas quieren hacer su voluntad, pasando por encima de los demás y atropellando principios universales. ¿O será que ellas no tienen principios? Te lo dejo para que lo pienses. Te quiere Cocatú

Te puede gustar:

Cartas a Tora 296

" ["post_title"]=> string(17) "CARTAS A TORA 297" ["post_excerpt"]=> string(172) "Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Diario le escribe cartas a Tora, su amada, quien lo espera en una galaxia no muy lejana " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(17) "cartas-a-tora-297" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2023-01-20 10:43:43" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2023-01-20 15:43:43" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=87991" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(15) ["max_num_pages"]=> float(8) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "62832049dcce928e3ab7ff2b3969eac1" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["allow_query_attachment_by_filename":protected]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }
CARTAS A TORA 297

CARTAS A TORA 297

Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Diario le escribe cartas a Tora,...

enero 20, 2023
el amante

El abrazo del amante

Sólo espero el abrazo del amante.  Cálido y suave, reconfortante.  La sutil invitación,  para que me recueste y descanse.  “Duerme” dice.  “Olvida...

febrero 2, 2023




Más de categoría
CARTAS A TORA

CARTAS A TORA 299

Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Diario le escribe...

febrero 3, 2023
el amante

El abrazo del amante

Sólo espero el abrazo del amante.  Cálido y suave, reconfortante.  La sutil invitación,  para que me recueste y descanse. ...

febrero 2, 2023
CARTAS A TORA 298

CARTAS A TORA 298

Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Diario le escribe...

enero 27, 2023
fotografia de klaus nomi

Klaus Nomi: el alienígena de Bowie

Tras su muerte, Klaus Nomi se convirtió en una figura de culto en lugares tan dispares como Nueva York...

enero 26, 2023