Premio Nobel de la Paz para el Programa Mundial de Alimentos de la ONU

El Programa Mundial de Alimentos de la ONU (WFP, por sus siglas en inglés) es el galardonado este año con el Premio Nobel de la Paz por sus esfuerzos en la lucha contra el hambre. El reconocimiento...

9 de octubre, 2020 Programa ONU Alimentos

El Programa Mundial de Alimentos de la ONU (WFP, por sus siglas en inglés) es el galardonado este año con el Premio Nobel de la Paz por sus esfuerzos en la lucha contra el hambre.

El reconocimiento fue anunciado este viernes por el Comité Noruego del Nobel en Oslo, reportó el portal de la BBC.

“Con el premio de este año, el Comité Noruego del Nobel desea volver los ojos del mundo hacia los millones de personas que padecen o enfrentan la amenaza del hambre”, dijo la presidenta del organismo, Berit Reiss-Andersen, al presentar al ganador.

El WFP ha actuado “como una fuerza impulsora en los esfuerzos para prevenir el uso del hambre como arma de guerra y conflicto”.

“El Programa Mundial de Alimentos juega un papel clave en la cooperación multilateral para hacer de la seguridad alimentaria un instrumento de paz”, agregó.

Fundada en 1961, la agencia de la ONU ayudó a97 millones de personasel año pasado, distribuyendo 15.000 millones de raciones a personas en 88 países.

Un portavoz de la agencia dijo que era un”momento de orgullo”.

Comentarios


object(WP_Query)#16266 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(30391) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "08-09-2022" ["before"]=> string(10) "06-10-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(30391) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "08-09-2022" ["before"]=> string(10) "06-10-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "cultura-para-todos" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#16270 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#16268 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#16269 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "08-09-2022" ["before"]=> string(10) "06-10-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(503) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-09-08 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-10-06 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (30391) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (14) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#16267 (24) { ["ID"]=> int(83633) ["post_author"]=> string(3) "123" ["post_date"]=> string(19) "2022-09-22 13:03:57" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-09-22 18:03:57" ["post_content"]=> string(6290) "El lugar: la ciudad santa de Jerusalén. El año: 1185 d. C.  Las tropas europeas respiran con tensa calma y desconfían unas de las otras. Lo que viene será el principio del fin.  “Dos días” musitaba para sí Raimundo III, Conde de Trípoli, príncipe de Galilea y mano derecha del rey. Ése pues era el tiempo necesario para lograr que los miembros de las distintas órdenes que componían el consejo convocaran a la Haute Cour para dictaminar el escabroso tema de la sucesión. Todos, tanto los miembros de la orden del Santo Sepulcro, los Templarios, los Hospitalarios y los Monreales como las tropas ayubíes, parecen saber que el final es inminente. La condición del monarca se desgasta rápidamente; las repentinas fiebres, las lesiones cutáneas y la progresiva ceguera se recrudecen con cada segundo transcurrido. Y poco sentía Raimundo que había logrado en su encomienda.   La máscara plateada de Balduino, el rey, misma que se encarga de ocultar los rasgos del ser humano que la porta, desfigurados por la enfermedad, aparece ahora iluminada parcialmente por la luz enrojecida del ocaso; esa misma careta, en otro momento y a otra hora, refulgía bañada por los dorados rayos del sol de Montgisard, el día en que el joven monarca, ya enfermo, habría logrado con únicamente 340 hombres fieles y dispuestos a morir por su regente y su reino, vencer a los 27 000 guerreros sarracenos de Salāh-ad-Dīn Yūsuf, conocido como Saladino entre los francos, gracias al ataque sorpresivo de su retaguardia. El Sultán de Egipto y Siria, que le respetaría enormemente de ahí en adelante, debió abandonar el campo de batalla para continuar con su d'jehad semanas más tarde.  Veinticuatro años tiene el joven gobernante en ese momento; durante más de diez ha confrontado por partida doble a los musulmanes que buscan recuperar Tierra Santa y también, su debilitante padecimiento. Ha impartido justicia en aquella ciudad, más poblada que cualquiera en Europa, durante los pocos, aunque convulsos años de su reinado. Así debería ser recordado, pero lo más probable es que no sea así.  En aquel momento, lo apremiante es conseguir que el sobrino de Balduino sea nombrado regente tras su partida y no Guy de Louisignan, su cuñado, quien, junto con los caballeros de la orden del Temple, ansía hacerse del poder para sumir al reino en una confrontación abierta con el ejército sarraceno. Guy cuenta con el apoyo de la hermana del rey, Sibila. También con el del Heraclio, el patriarca de Jerusalén y el de muchos otros cruzados que observan con recelo la frágil tregua que el monarca ha conseguido entre musulmanes y cristianos. Raimundo necesita aliados en la corte y dos días deberán bastar para convencer a otros de sumarse a su bando, a pesar de que las reuniones furtivas, de que los numerosos intentos han resultado hasta ahora, infructuosos. El conde de Trípoli nota entonces que el rey se encuentra sumergido en un sueño profundo y pausado. Cerca de la medianoche, cuando la penumbra había cubierto en su totalidad la ciudad el noble, inquieto, se retira del palacio y se dirige a descansar un poco. Cuán lejanas le parecen ahora aquellas épocas de éxito y gloria. Mentalmente repasa los eventos que había compartido con el rey, desde la euforia de su nacimiento, el descubrimiento de aquella terrible enfermedad que le aquejaba, la batalla del Vado de Jacobo, la construcción del castillo de Chastellet, las desavenencias con Reinaldo de Châtillon, aliado de Guy y tantos, tantos otros, hasta que, finalmente el cansancio termina por vencerlo, soñando con otras épocas.   La mañana siguiente augura numerosos pendientes de los cuales encargarse, por lo que Raimundo se levanta temprano y quizás debido a ello, se convierte en el primero en saberlo. Se dirige al palacio y, desde el momento en que se acerca al rey, nota que algo anda mal. Siente cómo un violento escalofrío recorre su cuerpo. La pesada respiración habitual bajo la máscara metálica no se escucha en absoluto. Con suma rapidez se acerca y palpa la mano real para revisar el pulso, sin tener la más mínima posibilidad de controlar el temblor en la suya. Nada. Llama gritando a los médicos y ayudantes sólo para confirmar lo que ya sabía.  Entonces se derrumba. Llora, pese a su edad y posición, como lo haría un niño pequeño. Lo hace dolorosa y amargamente puesto que amaba a su señor. Le había visto triunfar en el campo de batalla y, sobre todo, vivir y morir con entereza. Cuántos días y noches se había dedicado a prodigarle cuidados y palabras de aliento. Al mismo tiempo, lo hacía porque todo esfuerzo realizado para evitar la nefasta sucesión había resultado fútil. Balduino IV, hijo de Amalarico I e Inés de Courtenay, al cual la historia habría de otorgarle el oprobioso título de “Rey Leproso”, santo y valiente hasta el final, había muerto aquel 16 de marzo de 1185.   En el exilio, Raimundo III falleció víctima de una neumonía en septiembre de 1187. Un mes después sobrevendría lo inevitable: la aniquilación del ejército cruzado en La batalla de los Cuernos de Hattin y la subsecuente captura del infame y belicoso Guy de Louisignan, último rey de Jerusalén por parte de Salāh-ad-Dīn, provocando la capitulación de la ciudad sagrada del Gólgota, el tempulum Domini y el Santo Sepulcro, la cual, hasta el momento de escribir estas líneas, jamás volvería a encontrarse bajo el manto cristiano.   " ["post_title"]=> string(24) "Balduino, Fidei Defensor" ["post_excerpt"]=> string(131) "“I will not cease from mental fight, /  nor shall my sword sleep in my hand / till we have built Jerusalem…”. -William Blake" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(23) "balduino-fidei-defensor" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-09-22 13:03:57" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-09-22 18:03:57" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=83633" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#16242 (24) { ["ID"]=> int(84125) ["post_author"]=> string(2) "77" ["post_date"]=> string(19) "2022-10-04 09:19:22" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-10-04 14:19:22" ["post_content"]=> string(5426) "Para el mundo católico hoy se conmemora a San Francisco de Asís, ese personaje icónico de la Iglesia, nacido en el siglo 12, quien renunció a sus riquezas materiales (que eran muchas), y se dedicó a hacer el bien a los más humildes. Además, dejó plasmada para la historia su oración de la paz, que llama a servir a otros de la mejor manera.  Su amor a toda criatura viviente me lleva a recordar la poesía de Rubén Darío intitulada Los motivos del Lobo, en la cual el poeta nicaragüense se coloca en la piel de la fiera para narrar el porqué de su conducta, inspirado en la figura de quien él llama “el mínimo y dulce Francisco de Asís”. Termino de preparar una ponencia sobre poesía, que presentaré esta semana. Como parte de la investigación  emprendí un delicioso  paseo por lo que ha sido la poesía iberoamericana, en particular de México, desde Sor Juana hasta la actualidad. Me hallo seres humanos maravillosos trabajando en exponer sus inquietudes a través de la forma acompasada que este género literario nos regala. Releí a Miguel Hernández, uno de los poetas en tiempos de la Guerra Civil española, quien siempre escribió con el corazón en la mano.  Uno de los poemas que me resultan más conmovedores es aquel que ensalza a las cebollas, único alimento que su propia familia podía consumir durante el tiempo en que estuvo preso. Tuvo una vida de pobreza material desde la infancia y una muerte prematura, pero nos dejó una obra excelsa. Entre los mexicanos hallé un poema de Rubén Bonifaz Nuño. No lo conocía, fue escrito a una amiga suya que se consumía por una enfermedad terminal a una edad joven. Plasma en el papel su profundo anhelo de que ella se quede viva y eternamente joven.  Un último poema que quiero señalar es el que  escribe en el 2021 Luis García Montero, literato español, como homenaje a la muerte de su esposa Almudena Grandes, también poeta, cuyo primer aniversario luctuoso se celebrará el próximo noviembre.   Describe la ausencia de su amada como un duro invierno al que tendrá que acostumbrarse a partir de ese momento.  Traigo a colación todo lo anterior para contrastarlo frente a un panorama cada vez más belicoso.  En el mundo entero, pero muy particular en nuestro país.  Nos hallamos a merced de grupos violentos que terminan  con cualquier paseo familiar un domingo por la tarde, como acaba de suceder en Zapopan, Jalisco.  Además de muchos otros sucesos en los que se percibe la impunidad con que el crimen organizado puede actuar, aunque, paradójicamente, se blinde el país cada vez con más fuerzas armadas.  Procurar elementos que nos lleven a la paz interior no es un asunto menor ni ocioso.  La aproximación a la literatura, y muy en particular a la poesía, sensibiliza al lector frente a sus propios sentimientos, los de otros y las situaciones dolorosas que ocurren en derredor.  En el caso de la poesía, es un género muy noble y plástico que nos permite descubrir la dimensión humana de los fenómenos que marcan cada época.  Esta vez, en el ejercicio que realicé de repasar la poesía a lo largo del tiempo, encuentro con que ésta siempre ha estado presente en su labor de sanación.  El autor vuelca en el papel un dolor que no es únicamente suyo, un dolor que comparte con muchos otros. Hay infinidad de conceptos erróneos en torno a la poesía.  En general se le considera “cursi” y propia de los enamorados.  Realmente necesitamos echarnos un clavado en las obras de nuestros autores, para comenzar a entenderla de otro modo.  Ahora recuerdo a Ramón López Velarde en Suave Patria, terminando con: Sé igual y fiel; pupilas de abandono;/ sedienta voz, la trigarante faja. Es tiempo de volver a creer en México, en los mexicanos, en el progreso del país. Es el tiempo para ir más allá de las descalificaciones superficiales y empezar a proponer un plan de nación para futuras generaciones.   No es posible hacerlo con ocurrencias de último minuto ni  con groserías en redes sociales. Tampoco a través de marchas incongruentes en las que una mujer joven, encapuchada, se afana en destruir un semáforo hasta que lo logra, o donde un niño de 8 años grita a los cuatro vientos que no olvida lo que vivió en el Movimiento del ’68.  La educación es la clave del desarrollo, y en este caso, en concreto, del desarrollo social, la empatía y la solidaridad de unos con otros.   Hora de salir de nuestro cascarón para conocer  realidades que no por distintas nos deben ser ajenas. Una estupenda receta es hacerlo a través de las artes, la que más acomode a cada uno; conocer las obras creadas y animarse a generar las propias, con el propósito de ser más humanos en su ejercicio.  Rompamos esa espiral consumista que busca determinar el valor del arte en pesos y centavos.  Probemos hacerlo en función del bienestar de todos.  Y así colocarnos, como diría Francisco de Asís, camino a la paz." ["post_title"]=> string(15) "Camino a la paz" ["post_excerpt"]=> string(175) "La poesía representa un camino para entendernos a nosotros mismos y al mundo. En estos tiempos caóticos nos haría mucho bien procurarla, como un recurso de emergencia. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(15) "camino-a-la-paz" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-10-04 09:41:47" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-10-04 14:41:47" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=84125" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#16267 (24) { ["ID"]=> int(83633) ["post_author"]=> string(3) "123" ["post_date"]=> string(19) "2022-09-22 13:03:57" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-09-22 18:03:57" ["post_content"]=> string(6290) "El lugar: la ciudad santa de Jerusalén. El año: 1185 d. C.  Las tropas europeas respiran con tensa calma y desconfían unas de las otras. Lo que viene será el principio del fin.  “Dos días” musitaba para sí Raimundo III, Conde de Trípoli, príncipe de Galilea y mano derecha del rey. Ése pues era el tiempo necesario para lograr que los miembros de las distintas órdenes que componían el consejo convocaran a la Haute Cour para dictaminar el escabroso tema de la sucesión. Todos, tanto los miembros de la orden del Santo Sepulcro, los Templarios, los Hospitalarios y los Monreales como las tropas ayubíes, parecen saber que el final es inminente. La condición del monarca se desgasta rápidamente; las repentinas fiebres, las lesiones cutáneas y la progresiva ceguera se recrudecen con cada segundo transcurrido. Y poco sentía Raimundo que había logrado en su encomienda.   La máscara plateada de Balduino, el rey, misma que se encarga de ocultar los rasgos del ser humano que la porta, desfigurados por la enfermedad, aparece ahora iluminada parcialmente por la luz enrojecida del ocaso; esa misma careta, en otro momento y a otra hora, refulgía bañada por los dorados rayos del sol de Montgisard, el día en que el joven monarca, ya enfermo, habría logrado con únicamente 340 hombres fieles y dispuestos a morir por su regente y su reino, vencer a los 27 000 guerreros sarracenos de Salāh-ad-Dīn Yūsuf, conocido como Saladino entre los francos, gracias al ataque sorpresivo de su retaguardia. El Sultán de Egipto y Siria, que le respetaría enormemente de ahí en adelante, debió abandonar el campo de batalla para continuar con su d'jehad semanas más tarde.  Veinticuatro años tiene el joven gobernante en ese momento; durante más de diez ha confrontado por partida doble a los musulmanes que buscan recuperar Tierra Santa y también, su debilitante padecimiento. Ha impartido justicia en aquella ciudad, más poblada que cualquiera en Europa, durante los pocos, aunque convulsos años de su reinado. Así debería ser recordado, pero lo más probable es que no sea así.  En aquel momento, lo apremiante es conseguir que el sobrino de Balduino sea nombrado regente tras su partida y no Guy de Louisignan, su cuñado, quien, junto con los caballeros de la orden del Temple, ansía hacerse del poder para sumir al reino en una confrontación abierta con el ejército sarraceno. Guy cuenta con el apoyo de la hermana del rey, Sibila. También con el del Heraclio, el patriarca de Jerusalén y el de muchos otros cruzados que observan con recelo la frágil tregua que el monarca ha conseguido entre musulmanes y cristianos. Raimundo necesita aliados en la corte y dos días deberán bastar para convencer a otros de sumarse a su bando, a pesar de que las reuniones furtivas, de que los numerosos intentos han resultado hasta ahora, infructuosos. El conde de Trípoli nota entonces que el rey se encuentra sumergido en un sueño profundo y pausado. Cerca de la medianoche, cuando la penumbra había cubierto en su totalidad la ciudad el noble, inquieto, se retira del palacio y se dirige a descansar un poco. Cuán lejanas le parecen ahora aquellas épocas de éxito y gloria. Mentalmente repasa los eventos que había compartido con el rey, desde la euforia de su nacimiento, el descubrimiento de aquella terrible enfermedad que le aquejaba, la batalla del Vado de Jacobo, la construcción del castillo de Chastellet, las desavenencias con Reinaldo de Châtillon, aliado de Guy y tantos, tantos otros, hasta que, finalmente el cansancio termina por vencerlo, soñando con otras épocas.   La mañana siguiente augura numerosos pendientes de los cuales encargarse, por lo que Raimundo se levanta temprano y quizás debido a ello, se convierte en el primero en saberlo. Se dirige al palacio y, desde el momento en que se acerca al rey, nota que algo anda mal. Siente cómo un violento escalofrío recorre su cuerpo. La pesada respiración habitual bajo la máscara metálica no se escucha en absoluto. Con suma rapidez se acerca y palpa la mano real para revisar el pulso, sin tener la más mínima posibilidad de controlar el temblor en la suya. Nada. Llama gritando a los médicos y ayudantes sólo para confirmar lo que ya sabía.  Entonces se derrumba. Llora, pese a su edad y posición, como lo haría un niño pequeño. Lo hace dolorosa y amargamente puesto que amaba a su señor. Le había visto triunfar en el campo de batalla y, sobre todo, vivir y morir con entereza. Cuántos días y noches se había dedicado a prodigarle cuidados y palabras de aliento. Al mismo tiempo, lo hacía porque todo esfuerzo realizado para evitar la nefasta sucesión había resultado fútil. Balduino IV, hijo de Amalarico I e Inés de Courtenay, al cual la historia habría de otorgarle el oprobioso título de “Rey Leproso”, santo y valiente hasta el final, había muerto aquel 16 de marzo de 1185.   En el exilio, Raimundo III falleció víctima de una neumonía en septiembre de 1187. Un mes después sobrevendría lo inevitable: la aniquilación del ejército cruzado en La batalla de los Cuernos de Hattin y la subsecuente captura del infame y belicoso Guy de Louisignan, último rey de Jerusalén por parte de Salāh-ad-Dīn, provocando la capitulación de la ciudad sagrada del Gólgota, el tempulum Domini y el Santo Sepulcro, la cual, hasta el momento de escribir estas líneas, jamás volvería a encontrarse bajo el manto cristiano.   " ["post_title"]=> string(24) "Balduino, Fidei Defensor" ["post_excerpt"]=> string(131) "“I will not cease from mental fight, /  nor shall my sword sleep in my hand / till we have built Jerusalem…”. -William Blake" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(23) "balduino-fidei-defensor" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-09-22 13:03:57" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-09-22 18:03:57" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=83633" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(17) ["max_num_pages"]=> float(9) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "f18a42c83a0a87a947e5310d3632f7df" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

Balduino, Fidei Defensor

“I will not cease from mental fight, /  nor shall my sword sleep in my hand / till we have built Jerusalem…”....

septiembre 22, 2022
San Francisco de Asís

Camino a la paz

La poesía representa un camino para entendernos a nosotros mismos y al mundo. En estos tiempos caóticos nos haría...

octubre 4, 2022




Más de categoría

Sueños de largo alcance

El paciente que sale en la camilla dentro de una funda de lona negra completamente cerrada y al cual...

octubre 5, 2022
San Francisco de Asís

Camino a la paz

La poesía representa un camino para entendernos a nosotros mismos y al mundo. En estos tiempos...

octubre 4, 2022
CARTAS A TORA 270

CARTAS A TORA 284

Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Diario le escribe...

septiembre 30, 2022

Ar Gorle, occidente de Bretaña

“Aunque uno sepa que hasta los remotos / confines de los piélagos ignotos / le seguirá el cortejo de...

septiembre 29, 2022