Los Olvidos – Parte 20

Llegué al centro de Acapulco como a las nueve y media de la mañana. Las aves se arremolinaban en los árboles y se posaban sobre los cables tendidos entre los postes de luz, celebrando a coro el...

8 de enero, 2021 los olvidos

Llegué al centro de Acapulco como a las nueve y media de la mañana. Las aves se arremolinaban en los árboles y se posaban sobre los cables tendidos entre los postes de luz, celebrando a coro el nuevo día. Me senté en una banca a disfrutar el fresco, a escuchar a los pájaros, a ver pasar niños con sus mamás, pescadores con sus tarrayas,  hermosas costeñas,  turistas de distintas partes del mundo y de México…. en fin, el variado mosaico de un puerto como Acapulco que en su plaza principal, se negaba a asumirse como un destino internacionalmente famoso, aferrándose a su sabor provinciano.

A pocos metros de donde me encontraba, vi una famosa banca que tiene inscritos los nombres de un grupo de amigos de los que muchos se siguen sentando en ella todavía, a ver la vida que ha pasado y la que están viviendo ellos y los que coinciden en esa plaza inconfundible  con su quiosco,  adornada por la catedral de la Virgen de la Soledad, que es la patrona de Acapulco.

De pronto me sorprendió la conocida voz de mi amigo Carlos Villalón, que tenía su casa a pocos pasos de donde yo estaba.

¿Qué andas haciendo por aquí?

¡Hola Carlos, que sorpresa tan padre! Vine a desayunar a la Flor de Acapulco con unos amigos; los estoy esperando.

¿A qué hora quedaste de verlos?




A las once.

Ah bueno, falta una hora; te invito un café en la casa. A Bella le va a dar mucho gusto verte.

Está bien, pero nada más un café, porque no puedo plantar a mis amigos.

No los vas a plantar, estamos a unos cuantos pasos de la Flor.

Carlos Villalón y Bella, su esposa, vivían en una de las primeras casas del puerto en Hidalgo número tres. Estaba construida alrededor de un patio sombreado por dos inmensos árboles de mango que le daban una frescura invariable sin importar la época del año ni la hora del día.  Bella me recibió con el cariño de siempre invitándome a pasar a su delicioso patio.

Qué gusto verte, pásale, al rato nos vemos. Los tengo que dejar porque voy a un encargo, pero te quedas en tu casa.

Gracias Bellita, hasta luego.

Nos sentamos en unos equipales después que Carlos le pidió  a su asistente  que nos diera de favor un par de cafecitos.

Cuéntame en qué andas.

En lo de siempre mi Carlos, la chamba, la bicicleta y Acapulco.

¿Sigues viniéndote desde México pedaleando?

¡Claro! Desde hace nueve años que lo hice  por primera vez lo hago dos o tres veces al año nada más que ahora en vez de once días me tardo cuatro.

¿Con quién te quedaste de ver?

Con unos amigos que trabajan en El Mirador. Vamos a platicar de una casa que está por playa Angosta, hacia la península de la Explanada.

Creo que sé  cuál es: ¿no es una que está hasta el extremo de los arrecifes volada sobre el mar?

¡Esa misma!

–             ¿La venden?

No que yo sepa. ¿Por qué? 

Porque lleva mucho tiempo abandonada, según parece.

Fíjate que no, no está abandonada. Tiene dueño y la cuida una familia de Oaxaca.

¿Y tú cómo sabes?

Porque hace unas semanas me animé a ir para ver si me permitían conocerla por dentro.

¿Así nada más de a ya llegué?

Así nada más. 

¿Y te dejaron?

Sorprendentemente, sí. Toqué el timbre, salió un señor muy amable, le pregunté si sería posible visitar la casa, y sin más preguntas me acompañó a recorrerla sin ningún problema. Siempre la había querido conocer y ahora que se me hizo, he seguido dándome mis vueltas y me he hecho amigo del cuidador que se llama Marcelino.

Pues fíjate que yo conozco a los que la construyeron…

¿Quién la construyó?

Dirás quienes: el ingeniero Jorge Pasta y sus socios que tienen su despacho  justo aquí en la esquina, son nuestros inquilinos.

¡Caray Carlos! Ahora si te amolaste. ¿Me podrías presentar con el ingeniero para platicar de la casa?

Claro pero tú me tienes que explicar cuál es tu gran interés.

Pues sí, Carlitos, pero otro día, porque ya casi son las once.

¿Me vas a dejar picado?

¡Cuál picado! Tú sabes más de esa casa que yo, y además los constructores son tus inquilinos. ¡Picado yo!

Me acompañó a la puerta, nos despedimos riéndonos como siempre, y me fui a la Flor para encontrarme con mis amigos. Llegué a la Flor de Acapulco antes que llegaran Abel y Mauro. Me dieron una mesa con sombrilla al nivel de la calle, y una señorita muy amable me ofreció café.

Menos de diez minutos después, llegaron don Abel y don Mauro; nos saludamos con un abrazo de esos bien dados, y nos sentamos a la mesa. Don Mauro me dijo directamente:

¿A qué se debe la invitación hijo?

Al gusto de verlos sin la prisa de estar atendiendo un montón de gente y a que quiero preguntarles sobre una casa que seguro conocen.

Ya me dijo Abel que estás hechizado  por Los Olvidos.

La verdad es que siempre había querido conocer esa casa por dentro, pero nunca me había animado a buscarla y ver si me permitían verla.

Y me imagino que te dejaron entrar, ¿o no?

Sí don Mauro, más fácilmente de lo que esperaba.

¿Y por qué quieres saber cosas de Los Olvidos?

Le confieso que no sé, pero desde que entré  la primera vez, ha aumentado mi interés y mi curiosidad.

La verdad no quiero que se vayan a reír de mí, pero Los Olvidos me ha intrigado y atraído siempre;  incluso sin darme cuenta desde que la veía sin fijarme mucho desde la casa Ralph en la Pinzona. Sé que me atrae muchísimo, pero no tengo idea de por qué  me atrae tanto.

La casa de Los Olvidos no es cuestión de reírse, hijo. Es un sitio verdaderamente especial y no me sorprende para nada que te  interese tanto, como dices.

El comentario de don Mauro me sorprendió, no porque pensara que siendo mi amigo pudiera burlarse de mí, sino al contrario, me llamó la atención que pareciera saber y comprender las razones de mi interés.

Yo conocí Los Olvidos desde que el dueño comenzó a imaginársela platicando con don Carlos Barnard. De hecho se hospedó frecuentemente en El Mirador durante la obra, y hacia el final, cuando ya iba a terminarse la construcción, se quedó como dos meses corridos  en la casita que todavía tiene tres arcos en punta, la que está más cerca del lobby y de la explanada donde comienzan las escalinatas.

Sé cuál dice usted, don Mauro. Mi mamá se quedaba en esa casita con mis abuelitos cuando era joven.

Yo recuerdo a tu mami muy bien, porque tu abuelo, don Pepe,  era amigo de don Carlos Barnard y venía con ella y con tu abuelita bastante seguido. ¡Cómo no iba yo a conocer a tu mami!  Además la he  saludado estando contigo en La Perla, muchacho desmemoriado.

Mientras escuchaba yo a don Mauro, mi mente corría de un lado al otro atando cabos. Siendo que Emmanuell Claymon era inglés y que mi abuelito había estudiado en Inglaterra once años, además de haber coincidido en El Mirador durante la misma época,  era más que probable que hubiera conocido al señor Claymon.

Hasta que don Mauro mencionó esos detalles, comencé a asociar ideas, y me sorprendí de mí mismo, por no haberle preguntado a mi abuelito que además era un enamorado del pueblito de pescadores con apenas veinte mil habitantes que había sido Acapulco cuando desde antes de casarse con mi abuelita él  se iba en su motocicleta, cruzando todos los ríos en panga.

Sin duda alguna que don Mauro y don Abel podían decirme muchas cosas sobre Los Olvidos, y más don Mauro, que era mayor, pero yo tenía a mi alcance testigos privilegiados que ni se me habían ocurrido: mi abuelito, mi mamá, Carlos Villalón y a través de Carlos, el ingeniero Pasta y no eran los únicos, era solo que no lo había yo pensado.

Puedo decirte, chaval, que en la terraza del Mirador muchos sueños se hicieron realidad. En esa terraza yo vi al señor Claymon platicando con Don Henry Ralph del maravilloso terreno que había decidido comprar para construir Los Olvidos. Vi al Indio Fernández muy enamorado de Dolores del Río en una ocasión  que hubo aquí un terremoto que los hizo salir corriendo desde una casita que se llama “La tormenta” hasta la explanada donde al llegar, se dieron cuenta que estaban en paños menores. Vi al señor Harding decidir que quería construir el hotel más hermoso de Acapulco sobre la saliente del cerro de la Pinzona que domina la vista de la bahía. En cuanto a Los Olvidos, ¿Qué es lo que quieres saber?

En realidad,  todo lo que usted me pueda y me quiera contar, don Mauro.

Aquí nuestro querido Abel que no dice nada, sabe algunas historias, ¿verdad Abel?, porque los dos llegamos a servir en algunas fiestas que daba don Emmanuell Claymon. ¿Ya viste que tiene hasta un sitio especial para orquestas, diseñado para que se escuche la música con la misma claridad en cualquier punto de la casa?

Casualmente sí,  don Mauro; eso fue lo primero que me enseñó don Marcelino la primera vez que me dejó pasar. 

Don Emmanuell  comenzó a venir a Acapulco a mediados de los treintas, se quedaba en una casa muy bonita en playa Honda, y desde entonces se fue enamorando del puerto. Luego venía más seguido y se quedaba  en Los Flamingos, pero traía a su esposa y a su hijita que entonces debe haber tenido como doce  o trece  años. La señora se llamaba Jeri , y su hijita Matilda.

–             ¿Cuándo habrá sido eso más o menos, don Mauro?

En 1933, casi seguro,  porque Flamingos era ya un hotel en toda forma para entonces, y viniendo con familia se quedaba por allá. Cuando inició la construcción de Los Olvidos, prefería quedarse en el Mirador que le quedaba a tiro de piedra de la obra.

Mientras don Mauro recordaba esas cosas,  don Abel me  observaba discretamente,  dejando ver una combinación de sorpresa y curiosidad por mi notable interés sobre la casa.

Don Mauro, ¿cómo era Matilda?

Cuando hice la pregunta, noté que don Abel se fijó en mi expresión y pareció descubrir que mi verdadero interés por Los Olvidos en realidad tenía que ver con ella.

Matilda era una niña adorable,  desde que comenzó a venir a Acapulco ya hablaba  bien español, aunque con acento inglés bastante marcado. Era muy graciosa porque de repente decía groserías típicamente  mexicanas, con una espontánea picardía que completaba con una sonrisa irresistible. A todo mundo le caía bien al instante de conocerla. Fue floreciendo hasta convertirse en una joven muy hermosa, con los ojos azul oscuro, blanquísima,  con el cabello rubio resplandeciente cortado a la altura de los hombros. Le gustaba mandarse hacer vestidos, pantalones marineros y blusas en las sastrerías que hay en el centro, donde confeccionan ropa en 24 horas a la medida y muy bien  cortada. Los lucía con natural elegancia y presumía de que los sastres del centro eran magníficos y no cobraban caro. Su mamá era irlandesa católica, las dos iban a Misa a la catedral los domingos temprano. 

Mientras tomábamos café con toda calma,  yo estaba más que contento de que don Mauro se extendiera hablando de ella. Don Abel intervino en la conversación diciendo:

Por cierto, que don Emmanuell  sí llegó a ir de cacería conmigo a los cerros de la bahía, ¿eh?… pero tú nunca has querido ir.

Don Mauro, ¿es cierto que en lo alto de los cerros de la bahía se pueden cazar hasta pumas?

Eso sí es cierto, yo no soy aficionado, pero Abel se trepa por los cerros con un montón de amigos suyos que son cazadores, o los hace cazadores.

¿Te acuerdas cuando te llevabas a don Teddy Stauffer a perseguir tus pumas?

Si, caray, y don Teddy era buenísimo para escalar; estaba acostumbrado porque fue  instructor de esquí  en Suiza y  en Alemania.

Cuando vinimos a darnos cuenta ya iba a ser la una de la tarde.

Don Mauro me dijo que con gusto podríamos platicar más sobre Los Olvidos o lo que yo quisiera, y antes de despedirnos me dio una sorpresa:

Déjame buscar en mis cajones porque creo que puedo tener algunas fotografías tomadas en La Perla, por la plaza de la Quebrada y hasta en el Faro en que salen los Claymon, Teddy Stauffer, y en un descuido  hasta tu abuelito Pepe que, si mal no recuerdo,  se reunía con ellos y se ponían a platicar en inglés muy animados. Es probable que haya retratos en  el malecón porque algunos de los habituales del Mirador se iban a pescar pez vela, tiburones y mantarrayas. Déjame hacer un poco de memoria y date una vuelta por el Mirador la semana que entra si andas por aquí todavía. A la mejor no encuentro todas las fotos, pero estoy seguro de que si le echo ganas, puedo acordarme de detalles de anécdotas de tu  abuelo y el señor Claymon, porque en alguna ocasión don Pepe comentó que había vivido en Inglaterra muchos años y el señor Claymon era de por allá.

Don Abel riéndose me dijo en tono de broma:

Si hubiera sabido que aquí mi amigo Mauro me iba a dejar callado, ni vengo.

Don Mauro le replicó que comparado con él, Abel era un escuincle y se rieron de buena gana los dos.

¿Entonces en qué quedamos m’ijo?

Los  busco la semana que entra en La Perla, si le parece bien, don Mauro.

Claro que si muchacho,  y nos ponemos de acuerdo para platicar a gusto.

Cuando mis amigos se fueron, caminé hasta la playa de Las Hamacas, donde hay una escultura en bronce  de un niño recostado boca abajo sobre una roca, mirando su reflejo en el mar. Me senté frente a la escultura desde donde se ve toda la bahía a ras de agua. Me quité los huaraches y metí mis pies al mar.

Imaginé que ella estaba sentada a mi lado, Matilda, la irlandesa que sabía decir groserías como acapulqueña,  la joven que recorría las sastrerías del centro; quizás alguna vez le habría encargado vestidos a Paulino López,  el sastre y cortador “a la vanguardia de la moda”, que era mi amigo.

Al  ir  pensando de esta manera, brincó en mi mente que Paulino podría haberla conocido porque no había tantos sastres y él era sin duda de  los mejores. Me levanté de pronto y me encaminé al centro para saludar a Paulino y probar suerte.

Comentarios
object(WP_Query)#17651 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(60009) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "21-05-2021" ["before"]=> string(10) "18-06-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(60009) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "21-05-2021" ["before"]=> string(10) "18-06-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "cultura-para-todos" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#17559 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#17545 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#17552 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "21-05-2021" ["before"]=> string(10) "18-06-2021" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(463) "SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2021-05-21 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2021-06-18 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (60009) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (14) ) AND rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish') GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2" ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#17643 (24) { ["ID"]=> int(66778) ["post_author"]=> string(1) "9" ["post_date"]=> string(19) "2021-06-11 09:03:49" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-06-11 14:03:49" ["post_content"]=> string(6669) "Querida Tora 1: Fíjate que en el King’s el servicio está de lo peor y los empleados, cada día más groseros e ineficientes. Los de la vecindad van porque no tienen más remedio, ya que los baños siguen sin funcionar completamente, y para usar los del King’s tienen que consumir algo (no sé si te acuerdas, pero el referido King’s es del portero, aunque nadie en la vecindad lo sabe). El caso es que se empezó a gestar una gran agitación. Y, para acabarla de amolar, los empleados del King’s se declararon en huelga. Ahora, los vecinos tienen que andar buscando fondas donde les dejen usar los baños. Y los más aventados se lanzaron a exigir al portero que ya se los arregle o que se atenga a las consecuencias. Y como el portero no estaba dispuesto a llegar a las “consecuencias”, decidió arreglar lo de la huelga. Para eso, mandó llamar al líder de los empleados. No a la vecindad, claro, porque todos se enterarían. Preguntó quién era el que había incitado la huelga, e hizo que lo citaran en un lugar alejado. Resultó que el líder era la cocinera principal; y los guaruras, ya de entrada, advirtieron al portero que ya había declarado que no aceptaría dinero para resolver el asunto. Total, que el portero tuvo que cambiar de plan, y se fue a ver a la lideresa muy confiado en el resultado de su gestión. Te diré que en cuanto la vio hizo un gesto de disgusto y emitió una queja que más parecía el estertor de un moribundo. Porque la tal lideresa es una vieja gorda, con una nariz. descomunal llena de granitos, cacariza y con dientes negros y cariados que parecen de cocodrilo. Pero no le quedaba más remedio que “platicar” con ella. Al cabo de un rato, quedaron en verse el día siguiente, a las ocho de la noche, para cenar en un exclusivo restaurant de un hotel supra-recontra-internacional del Paseo de la Reforma. En cuanto salió, el portero instruyó a sus guaruras para que bañaran a conciencia a la susodicha; que le lavaran y, si era necesario, le pintaran los dientes de blanco, que la maquillaran aunque fuera con albayalde, que le compraran un vestido decente y que quemaran los “jeans” y la playera con  que se presentó a la “plática”. Los muchachos se las vieron duras para cumplir con todas las órdenes del amo, y al día siguiente la lideresa ya casi parecía una mujer. De todas formas, el portero hizo un gesto de asco cuando se presentó en el restaurant. Pero había que tragar camote, como se dice vulgarmente, y la sentó a una mesa situada en un rincón medio oscuro del local y la obsequió con una cena totalmente francesa, especialidad del restaurant. Déjame decirte que la vieja, como buena cocinera de “antojitos”, encontró que todo era malo y estaba mal cocinado; pero se lo comió sin dejar ni migajas. Luego vino lo peor (para el portero): llevarla al cuarto que había reservado. Le tuvieron que ayudar dos guaruras, porque ella no podía ni tenerse en pie, y ya ni siquiera probó la champaña que había en la habitación, muy bien enfriada. Los guaruras tuvieron que desvestirla también porque al amo le daba asco tocar ese vestido tan manchado, y la dejaron en la cama, luciendo el esplendor de su abundancia de carnes. El portero volvió a tragar camote, y se le echó encima. Luego no supo lo que pasó, porque la botella de champaña (que no había que desperdiciar) se le subió a la cabeza. El caso es que despertaron el día siguiente, amodorrados y con los ojos rojos. Pero la vieja estaba feliz de verse allí, entre colores suaves y cortinas de muselina, con la luz del sol entrando a raudales por el ventanal. Lo malo fue que tuvo que bañarse. No quería, porque el día anterior ya se había bañado dos veces; pero el portero se puso firme, y le dijo que no bajarían a desayunar así como estaba, oliendo a alcohol regurgitado. Durante el desayuno, no sé qué le dijo, pero ella lo escuchaba con los ojos brillantes y la boca abierta (y no sólo para comer). El caso es que cuando regresó al King’s, ya “arreglada” como acostumbraba, convenció a los empleados de levantar la huelga, a cambio de dos pesos de aumento a su salario diario, que era lo más que la delicada situación económica de la empresa permitía. También les dijo, aunque eso no constó en el acta que levantaron, que el que no aceptara se podía ir ese mismo día, sin liquidación ni carta de recomendación, para no entretenerlo. ¿Y qué crees? A los diez minutos, se reabrieron las puertas del King’s (y de sus baños, que ese día estaban saturados por la gran afluencia de clientes). Por si te preguntas cómo supe todas estas cosas, te diré que me pegué a uno de los guaruras que llevó el portero a su expedición  (me quiere mucho, y muchas veces carga conmigo), y lo presencié todo. Así que todo es cierto. No sé lo que tú pienses, pero a mi me parece que hay mucho de corrupción en todo esto. Ah, me olvidaba. La lideresa quiso repetir la experiencia unos días después, con un nuevo emplazamiento a huelga. Pero ¿qué crees? El día anterior a la fecha señalada, le dijeron  que “un amigo” quería hablar con  ella en la esquina, y no se le ha vuelto a ver. No sabes cómo habla la gente del asunto, emitiendo teorías a cual más descabelladas. Pero yo creo que lo que pasó fue que el tal amigo la convenció de que se fuera a vivir con él, y como éste no la iba a obligar a bañarse (tampoco está acostumbrado), no quiso dejar pasar la oportunidad.
 1 Contexto: Un alienígena arriba a la Ciudad de México y, convertido en gato, llega a vivir a una vecindad. Le escribe a Tora, quien lo espera en su planeta natal, sus impresiones sobre lo que ve en ese lugar. Su correspondencia tiene algo de crítica social y toques de humor
Bueno, te dejo. Pero sabe que te extraño, que tengo muchas ganas de volverte a ver. Te quiere Cocatú

Te puedde interesar:

CARTAS A TORA 227

" ["post_title"]=> string(17) "CARTAS A TORA 228" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(17) "cartas-a-tora-228" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-06-11 10:24:19" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-06-11 15:24:19" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=66778" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17582 (24) { ["ID"]=> int(66138) ["post_author"]=> string(2) "73" ["post_date"]=> string(19) "2021-06-01 12:04:02" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-06-01 17:04:02" ["post_content"]=> string(6775) "Hay cosas que uno sabe hacer y otras que nos resultan imposibles; en mi caso, el amable lector tendrá la generosidad de saber que me esfuerzo todos los días por escribir de la mejor manera y de dominar mi idioma, una lucha eterna cuyos resultados mejoran o empeoran, avanzan y retroceden al ritmo en que voy conociendo nuestra lengua, un camino que nunca termina. Tengo cierta facilidad para los idiomas, pocas cosas me causan tanta admiración como aquellos que pueden hablar 15 o 16 lenguas, saltar de una a otra sin perder el hilo de la conversación ni la concentración cuando lo hacen. Hay algo que nunca podré hacer y debo reconocerlo, por más que quiera y por más que lo intente jamás poder cantar; aunque pueda citar a Cervantes diciendo a través del Quijote que quien canta las penas espanta, o recordar a León Felipe afirmando que si la España territorial se había quedado con la el trigo y la pistola, la peregrina se había llevado la canción. El hecho es que mi voz fue diseñada para dar clases, para dictar conferencias, sobre todo para platicar –la charla es un don que agradezco– pero que nació imposibilitada para cantar; por eso, en cuanto escucho una voz melodiosa, mi goce carece de límites tanto como mi admiración. Ya desde muy joven sentí atracción por aquellas canciones que denunciaban la realidad, me cautivaron la voz de Miriam Makeba en Sudáfrica, la de Melina Mercouri en Grecia, de Moustaki en Francia, las de la lucha por los derechos civiles en el sur de Estados Unidos y en mi propia en Latinoamérica Inti-Illimani o los Folcloristas, cuya música señalábamos con la nebulosa expresión: música de protesta;  después la nueva trova, Silvio y Pablo; todo aquello que en una larga y hermosa evolución en todo el continente llegó a tocar las puertas de la Ciudad de México con Fernando Delgadillo y su canción informal. Víctor Jara y Violeta Parra me enseñaron la grandeza de nuestro continente por su resistencia contra la opresión y la dictadura, en México Oscar Chávez se burlaba de la casita del Pedregal y me daba entender que el mundo no estaba bien por más que pareciera y por más que las apariencias dijeron otra cosa. Hace unos días, en un servicio de streaming, pude ver una película que trataba sobre los últimos días de Billie Holliday, en particular sobre su relación con la canción Strange Fruit,  aquel poema que un miembro del Partido Comunista de los Estados Unidos, Abel Meeropol, escribió para hablar de los linchamientos en el sur profundo de los Estados Unidos; el mismo que adoptó y crió a los hijos de los Rosenberg.   La crítica denominó a Strange Fruit la canción del siglo y si bien este tipo de etiquetas nunca hacen justicia ni a todas las canciones ni a todas las circunstancias, deja en claro la profunda marca que dejaron en la conciencia colectiva de estadounidenses de todas las etnias, de latinoamericanos y ciudadanos de todo el mundo, una canción y un poema hermosos y al mismo tiempo brutales; cito un poco de memoria para recrear la emoción que tuve hace tantos años la primera vez que escuché aquella canción. Hablan de un árbol en el romántico y bucólico sur de los Estados Unidos, con flores cómo magnolias aromáticas y cuyos extraños frutos son cuerpos de negros que se balancean pendiendo de sus ramas, sangre las hojas y sangre la raíces, frutos de bocas torcidas y ojos desorbitados para que se los coman los cuervos,  para que caigan y se pudran al sol con el aroma de los hombres que después del linchamiento son quemados. A Billie Holiday le costó no solamente la cárcel, sino también la persecución y hasta la muerte entonar esta canción en varias ocasiones. El hecho es que hasta la fecha el acta contra el linchamiento no ha sido probada en el Senado de los Estados Unidos aunque pesan ya sobre ella más de 60 años de haber sido propuesta.   Y es que en cuanto literatura y canción se refiere, los procesos son lentos pero irrefrenables; la conciencia colectiva comienza a través de la poesía y de la música, se organiza en la conciencia y en la voz participativa, el efecto de un poema contado de boca a oído, versificado en la penumbra de una alcoba o cantado en un colegio o en una marcha, acumula una cantidad de energía suficiente para generar cambios políticos y sociales,  algo que los políticos acostumbrados al mercadeo electrónico de la sonrisa, la mentada y la payasada digital, suelen no considerar porque siempre están lejos de ver en la cultura y en el arte una fuerza capaz de cambio.   Recuerdo la voz de Mercedes Sosa cantando sobre los desaparecidos que danzan solos, recordándole a Pinochet que su madre danza también en soledad y entonces pienso en todos cuantos están pasando en soledad este momento en nuestro país y en todo el continente, tantos y tantos marginales que no alcanzan los beneficios de la cultura y que muy pronto se verán también exiliados de la tecnología; la tarea de la canción, del poema, del libro, del teatro y el cine, es integrar, formar conciencia y con crear comunidades más compactas a través del uso de palabras y valores comunes, de anhelos compartidos y en ese sentido, ganarle la carrera al futuro.   Hace mucho tiempo, los escritores latinoamericanos identificados como el Boom, se dieron a pensar cómo caricaturizar nuestras sociedades de dictadores, los viejos y los nuevos, los contemporáneos y los decimonónicos para, de esa manera, dotar de palabras y voces al deseo de una sociedad en democracia; hoy parece que es voz se hubiera acabado, sin embargo, está ahí, en los libros que leemos todos los días y en las canciones que nos regalan belleza, en los artesanos infatigables.    Lo que nuestros artistas están haciendo ahora es plantear la posibilidad de una sociedad de ciudadanos en la que hagamos unos por otros lo que el Estado no quiere o no puede hacer, democratizar la tecnología, las fuentes de ingreso, el contacto directo entre todos, en fin dar el paso a la conciencia de la igualdad que hoy, como en tiempos de Holliday, es lo que más nos falta." ["post_title"]=> string(32) "Canciones, esos frutos extraños" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(30) "canciones-esos-frutos-extranos" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-06-01 12:11:54" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-06-01 17:11:54" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=66138" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#17643 (24) { ["ID"]=> int(66778) ["post_author"]=> string(1) "9" ["post_date"]=> string(19) "2021-06-11 09:03:49" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-06-11 14:03:49" ["post_content"]=> string(6669) "Querida Tora 1: Fíjate que en el King’s el servicio está de lo peor y los empleados, cada día más groseros e ineficientes. Los de la vecindad van porque no tienen más remedio, ya que los baños siguen sin funcionar completamente, y para usar los del King’s tienen que consumir algo (no sé si te acuerdas, pero el referido King’s es del portero, aunque nadie en la vecindad lo sabe). El caso es que se empezó a gestar una gran agitación. Y, para acabarla de amolar, los empleados del King’s se declararon en huelga. Ahora, los vecinos tienen que andar buscando fondas donde les dejen usar los baños. Y los más aventados se lanzaron a exigir al portero que ya se los arregle o que se atenga a las consecuencias. Y como el portero no estaba dispuesto a llegar a las “consecuencias”, decidió arreglar lo de la huelga. Para eso, mandó llamar al líder de los empleados. No a la vecindad, claro, porque todos se enterarían. Preguntó quién era el que había incitado la huelga, e hizo que lo citaran en un lugar alejado. Resultó que el líder era la cocinera principal; y los guaruras, ya de entrada, advirtieron al portero que ya había declarado que no aceptaría dinero para resolver el asunto. Total, que el portero tuvo que cambiar de plan, y se fue a ver a la lideresa muy confiado en el resultado de su gestión. Te diré que en cuanto la vio hizo un gesto de disgusto y emitió una queja que más parecía el estertor de un moribundo. Porque la tal lideresa es una vieja gorda, con una nariz. descomunal llena de granitos, cacariza y con dientes negros y cariados que parecen de cocodrilo. Pero no le quedaba más remedio que “platicar” con ella. Al cabo de un rato, quedaron en verse el día siguiente, a las ocho de la noche, para cenar en un exclusivo restaurant de un hotel supra-recontra-internacional del Paseo de la Reforma. En cuanto salió, el portero instruyó a sus guaruras para que bañaran a conciencia a la susodicha; que le lavaran y, si era necesario, le pintaran los dientes de blanco, que la maquillaran aunque fuera con albayalde, que le compraran un vestido decente y que quemaran los “jeans” y la playera con  que se presentó a la “plática”. Los muchachos se las vieron duras para cumplir con todas las órdenes del amo, y al día siguiente la lideresa ya casi parecía una mujer. De todas formas, el portero hizo un gesto de asco cuando se presentó en el restaurant. Pero había que tragar camote, como se dice vulgarmente, y la sentó a una mesa situada en un rincón medio oscuro del local y la obsequió con una cena totalmente francesa, especialidad del restaurant. Déjame decirte que la vieja, como buena cocinera de “antojitos”, encontró que todo era malo y estaba mal cocinado; pero se lo comió sin dejar ni migajas. Luego vino lo peor (para el portero): llevarla al cuarto que había reservado. Le tuvieron que ayudar dos guaruras, porque ella no podía ni tenerse en pie, y ya ni siquiera probó la champaña que había en la habitación, muy bien enfriada. Los guaruras tuvieron que desvestirla también porque al amo le daba asco tocar ese vestido tan manchado, y la dejaron en la cama, luciendo el esplendor de su abundancia de carnes. El portero volvió a tragar camote, y se le echó encima. Luego no supo lo que pasó, porque la botella de champaña (que no había que desperdiciar) se le subió a la cabeza. El caso es que despertaron el día siguiente, amodorrados y con los ojos rojos. Pero la vieja estaba feliz de verse allí, entre colores suaves y cortinas de muselina, con la luz del sol entrando a raudales por el ventanal. Lo malo fue que tuvo que bañarse. No quería, porque el día anterior ya se había bañado dos veces; pero el portero se puso firme, y le dijo que no bajarían a desayunar así como estaba, oliendo a alcohol regurgitado. Durante el desayuno, no sé qué le dijo, pero ella lo escuchaba con los ojos brillantes y la boca abierta (y no sólo para comer). El caso es que cuando regresó al King’s, ya “arreglada” como acostumbraba, convenció a los empleados de levantar la huelga, a cambio de dos pesos de aumento a su salario diario, que era lo más que la delicada situación económica de la empresa permitía. También les dijo, aunque eso no constó en el acta que levantaron, que el que no aceptara se podía ir ese mismo día, sin liquidación ni carta de recomendación, para no entretenerlo. ¿Y qué crees? A los diez minutos, se reabrieron las puertas del King’s (y de sus baños, que ese día estaban saturados por la gran afluencia de clientes). Por si te preguntas cómo supe todas estas cosas, te diré que me pegué a uno de los guaruras que llevó el portero a su expedición  (me quiere mucho, y muchas veces carga conmigo), y lo presencié todo. Así que todo es cierto. No sé lo que tú pienses, pero a mi me parece que hay mucho de corrupción en todo esto. Ah, me olvidaba. La lideresa quiso repetir la experiencia unos días después, con un nuevo emplazamiento a huelga. Pero ¿qué crees? El día anterior a la fecha señalada, le dijeron  que “un amigo” quería hablar con  ella en la esquina, y no se le ha vuelto a ver. No sabes cómo habla la gente del asunto, emitiendo teorías a cual más descabelladas. Pero yo creo que lo que pasó fue que el tal amigo la convenció de que se fuera a vivir con él, y como éste no la iba a obligar a bañarse (tampoco está acostumbrado), no quiso dejar pasar la oportunidad.
 1 Contexto: Un alienígena arriba a la Ciudad de México y, convertido en gato, llega a vivir a una vecindad. Le escribe a Tora, quien lo espera en su planeta natal, sus impresiones sobre lo que ve en ese lugar. Su correspondencia tiene algo de crítica social y toques de humor
Bueno, te dejo. Pero sabe que te extraño, que tengo muchas ganas de volverte a ver. Te quiere Cocatú

Te puedde interesar:

CARTAS A TORA 227

" ["post_title"]=> string(17) "CARTAS A TORA 228" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(17) "cartas-a-tora-228" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-06-11 10:24:19" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-06-11 15:24:19" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=66778" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(18) ["max_num_pages"]=> float(9) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "08daec4dfa2387d9b2dc3ef3e6b52b7e" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }
CARTAS A TORA 228

CARTAS A TORA 228

Querida Tora 1: Fíjate que en el King’s el servicio está de lo peor y los empleados, cada día más groseros e...

junio 11, 2021

Canciones, esos frutos extraños

Hay cosas que uno sabe hacer y otras que nos resultan imposibles; en mi caso, el amable lector tendrá la generosidad de...

junio 1, 2021




Más de categoría

No me esperes despierta... 

De pronto, patria, vértigo y angustia, Miedo, distancia, huecos y vacíos, De pronto lágrimas… Todo se disipa al ver...

junio 17, 2021
CARTAS A TORA 228

CARTAS A TORA 228

Querida Tora 1: Fíjate que en el King’s el servicio está de lo peor y los empleados, cada día...

junio 11, 2021
LOS ROSTROS DEL ARTE POPULAR 

LOS ROSTROS DEL ARTE POPULAR 

Tantoyuca, Ver.- Flaviana, mujer generosa, entre canastos coloridos y grillos pintados sueña con una casa de block, pero todo...

junio 10, 2021

¿Quién fue Ernesto Blunac?

Desfallecientes se mostraban ya las postreras ventiscas invernales de 1875, cuando se hallaba de regreso en La Paz el...

junio 9, 2021