La triste práctica de mirarse el ombligo

Ya me dirá el respetable, pero me queda claro que el peor efecto de la pandemia ha sido nuestra costumbre de pasar la tarde mirándonos el ombligo, es decir, ensimismarnos en una ingrata realidad y darnos de...

5 de enero, 2021

Ya me dirá el respetable, pero me queda claro que el peor efecto de la pandemia ha sido nuestra costumbre de pasar la tarde mirándonos el ombligo, es decir, ensimismarnos en una ingrata realidad y darnos de bofetones en las redes sociales, contra cueros de vino y molinos de viento por si al responsable de nuestra salud pública le ha venido bien tomarse una cervecita en la playa cuando la mayoría estamos apretándonos el cinturón para no contagiarnos; y nos la tomamos en serio, rompemos lanzas con fantasmas mientras nos dan una clase de historia –no muy rigurosa por cierto– y recurrimos a vistosas afirmaciones como “las redes se incendian”, “causa tendencia”… y todo por unos minutos, apenas una cadenita de segundos. Seamos sinceros, cualquier día, a cualquier hora, cualquiera de nosotros se hace un autorretrato, una selfie, dicen mis hijos; ocurre todo el tiempo. 

Por la noche, antes de la lectura, mi atención sucumbe ante la curiosidad de entrar a “Facebook” para ver cómo marcha el mundo. El informativo de la red social advierte sobre el caos en que policías, manifestantes, ladrones y hasta perros callejeros han convertido la urbe; me asomo a la calle y no pasa nada. Lo que queremos es mirar cuántos asentimientos hemos colectado, cuanta gente ha comentado nuestras ideas y qué frases nos podemos apropiar para hacérselas decir a Óscar Wilde, a Miguel de Cervantes o, en última instancia, a Paulo Coelho. Por último, una mirada a Twiter y ahí si ya hemos perdido todo sentido de la realidad: académicos reputados con frases colosales como “es mejor estar vivo que muerto” o “¿sabía usted que en México muy poca gente lee?”, incluso diminutos amos del lenguaje haciendo malabares para generar un mensaje radical, ácido e incisivo en unos cuantos caracteres y ya estamos perdidos. Hemos recibido un golpe del que nos tomará algunas horas reponernos: nadie se ha dignado repetir – retuitear – nuestro sabio concepto del día.

Tomémoslo con humor. Alguna vez leí en Facebook que esa página nos hace sentir populares;. Twitter, por su lado, nos hace percibirnos inteligentes; e Instagram nos convierte en artistas. Y me lo creo porque hemos generado un mundo en el que el mercado ya no nos basta, no nos es suficiente que la mano invisible haga justicia y ponga orden sino que, además, queremos que nos acaricie y nos apapache. Hemos provocado, en medio de la gran soledad de nuestro tiempo, el paliativo ideal para nuestro maltrecho narcisismo: la sobreinformación y la facilidad para crear nosotros mismos nuestros contenidos y divulgarlos. Si en la misma medida hubiéramos creado conciencia crítica y contrastes de información, no andaríamos tan perdidos como para creernos y divulgar que la pandemia es una batalla de la guerra biológica de China contra el mundo, que en realidad hay primero, segundo y tercer lugar para cuanta cosa se nos ocurra o que vendrán siete días de obscuridad por causas que la NASA se niega a revelar. Al final del día, no es eso lo que queremos, a lo que aspiramos no es a ser informados, sino a que nos reconozcan y que en un segundo de gloria debida a la suerte, nos volvamos “trending” por un chiste pirata pero bien contado.

Este es nuestro tiempo del Narciso que se mira en la selfie, ya no en un estanque, ahora con la ventaja de que no puede ahogarse en su propio dispositivo móvil. Para mi generación, aquella de quienes nacimos en la década de 1970 tal vez ya no haya remedio y la infatuación en la que vivimos con nuestro talento recién descubierto y admirado, nos dure para siempre, pero algo podrá hacerse con los nativos de la era tecnológica, apostar por su capacidad de discernimiento, porque a pesar de todo, la de asombro no ha mermado sino que aumenta con el dominio de tecnologías que nos permiten libertades que antes nunca hubiéramos soñado. De alguna manera, la educación debe crear la idea de que las redes sociales son escaparates gigantes, llamativos y sumamente útiles, pero que no son oráculos ni profetas sibilinos; de alguna manera podrían ellos volver, sin pena pero con gloria, no creyéndoselas todas, pero dialogando con muchas culturas, acentos e ideas diversas. En fin, mientras tanto, ya veremos si estas líneas alcanzan a merecer un “like” del amable lector.

Comentarios


object(WP_Query)#18748 (52) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(59809) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "09-11-2022" ["before"]=> string(10) "07-12-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(66) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(59809) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "09-11-2022" ["before"]=> string(10) "07-12-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "cultura-para-todos" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["update_menu_item_cache"]=> bool(false) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#18752 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#18750 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#18751 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "09-11-2022" ["before"]=> string(10) "07-12-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(503) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-11-09 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-12-07 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (59809) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (14) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#18749 (24) { ["ID"]=> int(86418) ["post_author"]=> string(2) "77" ["post_date"]=> string(19) "2022-12-06 12:24:26" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-12-06 17:24:26" ["post_content"]=> string(6544) "En estos días concluye la más grande fiesta de las Letras en nuestro país. Orgullosamente y pese a las vicisitudes del camino, la FIL Guadalajara es considerada una de las ferias del libro más importantes a nivel mundial, junto con las de Frankfurt y Barcelona, la Book Expo norteamericana y el Salon du livre en Francia. La llegada del otoño enmarca los últimos preparativos para esta exposición mundial organizada por la Universidad de Guadalajara, que engalana de forma única la capital tapatía. Su inicio resulta en grandes alegrías editoriales, de autores, pero sobre todo, un festín para los lectores que, además de adquirir las novedades literarias, tienen una forma única de aproximación a los autores “de carne y hueso”, o bien a la interpretación que grandes maestros hacen de obras de todos los tiempos. Es entonces buen momento para reflexionar sobre la palabra escrita  y sus alcances universales, así como las limitaciones que viene enfrentando de cara a la tecnología, a ratos mecenas maravilloso, otros ratos ladrón perverso y en muchas ocasiones boicoteadora de la buena comunicación. Twitter está en crisis, a ratos se vislumbra su desaparición del panorama de las redes sociales.  En lo personal es algo que me pone triste. A través de esa red social he tenido acceso a contenidos maravillosos, aunque, hay que decirlo, a ratos eludiendo el golpeteo que se arma por la  polarización que la red facilita.  Desarrolla, en muchos casos, un lenguaje único que, dados mis afanes puristas, pone a rechinar neuronas. Cierto, a ratos –por economía verbal—caigo en lugares comunes que deslucen nuestra rica lengua castellana. En días pasados, con motivo de la participación de México en Qatar, me topé con una expresión tuitera de parte de un líder en la comunicación.  Ante el fracaso de nuestro equipo se expresó con un “Baia, baia”, de esos términos que en lo personal enloquecen a mis neuronas, viniendo de un líder de opinión. Con esto en mente, me permití aventurarme en una pequeña exploración sobre lo que ha sido nuestra palabra escrita, desde tiempos de los amanuenses hasta la telefonía celular. El propósito final de esta herramienta ha sido la comunicación. Sin el apoyo de elementos accesorios como sería la expresión corporal, la palabra escrita nos obliga a manifestarnos de una forma descifrable al máximo.  Inicialmente preciosista, en la actualidad técnica, breve y muy contaminada, pero el lenguaje lo sigue intentando. Habría que ver hasta qué punto se desvirtúa su propósito de comunicación, para convertirse en una catarsis personal provocada por el caos que impera en el mundo. Me generó un gran gusto enterarme de que nuestro escritor, coahuilense por adopción, Julián Herbert, recibiera el premio López Velarde de poesía 2022.  Aparte de cálido amigo ha sido un gran maestro con quien he tenido oportunidad de tomar taller en más de una ocasión. Esa calidad que vuelca en sus letras refleja lo que él es, un ser humano real, congruente entre lo que es y lo que escribe.  A través de sus letras lo hemos acompañado en situaciones muy personales que lo vuelven entrañable para el  lector, al identificar lo leído con  nuestras propias experiencias dolorosas.  Un excelente ejemplo de cómo es posible decir lo que la historia requiere, de una forma clara, que alcance al lector, con el propósito único de comunicar a otros lo que sentimos, pensamos o experimentamos. En todas las áreas del quehacer humano existen códigos de comunicación. Desde los científicos encerrados en sus laboratorios desentrañando los códigos de un genoma, hasta el controlador aéreo de un aeropuerto, o los que los  preparatorianos utilizan entre ellos en el aula escolar.  Esos códigos necesitan un marco referencial que permita comunicarse a unos con otros.  En el caso de la obra literaria, el código demanda claridad; abandonar toda subjetividad  personal justo en aras de eso, de comunicar, de compartir la percepción propia con el lector. No es función de la literatura como tal, convertirse en un  catártico si no se cumple la función de hacer saber al lector aquello que los conecte en lo profundo. De lo anterior se deriva un subtema más: Vivimos en unos tiempos de “DIY” (do it yourself), perdón por el anglicismo. A ratos queremos aplicarlo en la edición de un libro, lo cual difícilmente resulta en un trabajo de calidad. Hay plataformas que permiten la autopublicación de una obra literaria. Lo ideal es que esa obra que buscamos lanzar a través de una plataforma cuente con un trabajo previo de edición. Dentro de esta última, antes que los elementos de maquetación final, viene el pulimiento de los textos con relación a: ¿Qué quiero expresar? ¿Se consigue mi propósito de la mejor manera? Y una serie de precisiones sintácticas y hasta ortográficas que aportarán claridad al escrito.  Necesitamos ser despiadados con nuestros trabajos; someterlos a la revisión de otros ojos, en aras de mejorarlos. Revisarlos una y otra vez, hasta comprobar que queda en condiciones de comunicar.  La edición no es cuestión de corazonadas; de manejarse por suposiciones de que he logrado expresar lo que quiero decir.  Es trabajo y tiempo, y sobre todo humildad para apoyarnos en los que saben más que nosotros del asunto. Revisando material para el presente me hallé una verdad así de clara como  contundente, en un artículo de revisión de la editora española Mariana Eguaras. Cito: La edición de una obra propia no puede hacerla uno mismo. Al menos si lo que desea es un producto —en este caso un libro— que cumpla con determinados estándares de aceptabilidad por parte del lector. O sea, que ese producto tenga un mínimo de calidad editorial.  Buena reflexión para quienes buscamos publicar lo propio. Quizá alguien se proponga hacerlo propuesto a alcanzar los exhibidores de alguna importante Feria del Libro. Hay quienes nos planteamos una meta más razonable: Que el lector final no nos abandone a media lectura." ["post_title"]=> string(46) "Reflexiones en torno a la FIL Guadalajara 2022" ["post_excerpt"]=> string(77) "Trabajemos porque la palabra escrita sea el mejor vehículo de comunicación." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(46) "reflexiones-en-torno-a-la-fil-guadalajara-2022" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-12-06 12:24:26" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-12-06 17:24:26" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=86418" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#18720 (24) { ["ID"]=> int(85801) ["post_author"]=> string(2) "97" ["post_date"]=> string(19) "2022-11-17 13:36:42" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-11-17 18:36:42" ["post_content"]=> string(2777) "Voy como un vagabundo tras de ti siguiendo tus pasos. Camino siguiendo el aroma que dejas en el aire: ese perfume de mujer que te distingue por ser único. Me convierto en el viento que revuela tu cabello, acaricio tu cuello y juego entre tus ropas. No te puedo alcanzar. Solo puedo ver tu imagen en mi celular. Tu sonrisa ilumina la pantalla mientras tu cuerpo seduce mi mirada. Mi mente viaja sin pensar y mis manos se deslizan en tu tersa piel. Todo lo puedo en la intimidad de mi imaginación. Recorro tu cuerpo centímetro a centímetro. Puedo sentir el calor que irradias, esa energía que es como un imán que me atrae involuntariamente. Te extraño aunque  las redes sociales me hagan sentir que estoy a tu lado, a un minuto de ti.  Ese minuto se va convirtiendo en segundos que se reducen a cada instante, hasta que por fin te alcanzo,  llegando así ese momento en que estoy a tu lado para poder materializar ese amor que siento por ti. Ahora estoy frente a ti. Nuestras miradas chocan aunque a veces quieren evitarse para no evidenciar lo que siente el uno por el otro y empiece el juego de la seducción. Nuestros rostros sonríen provocando nuestro acercamiento sin que la voluntad se imponga. Mi mano busca la tuya. Se encuentran de manera improvisada pero deseada.  Nuestros cuerpos se comunican sin palabras pero con gran entendimiento, como si hubieran estado juntos siempre o, mejor aún, como si fueran uno mismo. Todo esto pasa a un minuto de ti, un lapso breve que alarga la distancia una distancia que está a 60 segundos del deseo que se convierte en amor. Puedo soñar contigo cuando estás lejos y sentir que estás a mi lado. Es por eso que cuando te extraño me transporto al interior de mis sentimientos para estar cerca de ti. Y cuando por fin te alcanzo, te rodeo de caricias y palabras que te hacen viajar en mi mundo de seducción.  A veces me pregunto ¿qué es lo verdadero? Dos mundos se interponen, el virtual y el real, en uno estamos juntos por una centuria; en otro nos separan las manecillas del reloj.  Me da miedo pensar que soy uno de tantos, que persiguen tus pasos a cada instante. Mis sentimientos me traicionan pero tu mirada y tus besos me confirman que sientes lo mismo que yo. Por eso te digo ven a mí, que quiero comunicar lo que siento por ti sin hablar: vivamos un eterno minuto que dure toda la vida.  “ESTA ES LA NATURALEZA DE MI SER”." ["post_title"]=> string(17) "A un minuto de ti" ["post_excerpt"]=> string(201) "“El amor es una ilusión, una historia que uno construye en su mente, consciente todo el tiempo de que no es verdad, y por eso pone cuidado en no destruir la ilusión”. -Virginia Woolf (1882-1941)." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(17) "a-un-minuto-de-ti" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-11-17 13:36:42" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-11-17 18:36:42" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=85801" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#18749 (24) { ["ID"]=> int(86418) ["post_author"]=> string(2) "77" ["post_date"]=> string(19) "2022-12-06 12:24:26" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-12-06 17:24:26" ["post_content"]=> string(6544) "En estos días concluye la más grande fiesta de las Letras en nuestro país. Orgullosamente y pese a las vicisitudes del camino, la FIL Guadalajara es considerada una de las ferias del libro más importantes a nivel mundial, junto con las de Frankfurt y Barcelona, la Book Expo norteamericana y el Salon du livre en Francia. La llegada del otoño enmarca los últimos preparativos para esta exposición mundial organizada por la Universidad de Guadalajara, que engalana de forma única la capital tapatía. Su inicio resulta en grandes alegrías editoriales, de autores, pero sobre todo, un festín para los lectores que, además de adquirir las novedades literarias, tienen una forma única de aproximación a los autores “de carne y hueso”, o bien a la interpretación que grandes maestros hacen de obras de todos los tiempos. Es entonces buen momento para reflexionar sobre la palabra escrita  y sus alcances universales, así como las limitaciones que viene enfrentando de cara a la tecnología, a ratos mecenas maravilloso, otros ratos ladrón perverso y en muchas ocasiones boicoteadora de la buena comunicación. Twitter está en crisis, a ratos se vislumbra su desaparición del panorama de las redes sociales.  En lo personal es algo que me pone triste. A través de esa red social he tenido acceso a contenidos maravillosos, aunque, hay que decirlo, a ratos eludiendo el golpeteo que se arma por la  polarización que la red facilita.  Desarrolla, en muchos casos, un lenguaje único que, dados mis afanes puristas, pone a rechinar neuronas. Cierto, a ratos –por economía verbal—caigo en lugares comunes que deslucen nuestra rica lengua castellana. En días pasados, con motivo de la participación de México en Qatar, me topé con una expresión tuitera de parte de un líder en la comunicación.  Ante el fracaso de nuestro equipo se expresó con un “Baia, baia”, de esos términos que en lo personal enloquecen a mis neuronas, viniendo de un líder de opinión. Con esto en mente, me permití aventurarme en una pequeña exploración sobre lo que ha sido nuestra palabra escrita, desde tiempos de los amanuenses hasta la telefonía celular. El propósito final de esta herramienta ha sido la comunicación. Sin el apoyo de elementos accesorios como sería la expresión corporal, la palabra escrita nos obliga a manifestarnos de una forma descifrable al máximo.  Inicialmente preciosista, en la actualidad técnica, breve y muy contaminada, pero el lenguaje lo sigue intentando. Habría que ver hasta qué punto se desvirtúa su propósito de comunicación, para convertirse en una catarsis personal provocada por el caos que impera en el mundo. Me generó un gran gusto enterarme de que nuestro escritor, coahuilense por adopción, Julián Herbert, recibiera el premio López Velarde de poesía 2022.  Aparte de cálido amigo ha sido un gran maestro con quien he tenido oportunidad de tomar taller en más de una ocasión. Esa calidad que vuelca en sus letras refleja lo que él es, un ser humano real, congruente entre lo que es y lo que escribe.  A través de sus letras lo hemos acompañado en situaciones muy personales que lo vuelven entrañable para el  lector, al identificar lo leído con  nuestras propias experiencias dolorosas.  Un excelente ejemplo de cómo es posible decir lo que la historia requiere, de una forma clara, que alcance al lector, con el propósito único de comunicar a otros lo que sentimos, pensamos o experimentamos. En todas las áreas del quehacer humano existen códigos de comunicación. Desde los científicos encerrados en sus laboratorios desentrañando los códigos de un genoma, hasta el controlador aéreo de un aeropuerto, o los que los  preparatorianos utilizan entre ellos en el aula escolar.  Esos códigos necesitan un marco referencial que permita comunicarse a unos con otros.  En el caso de la obra literaria, el código demanda claridad; abandonar toda subjetividad  personal justo en aras de eso, de comunicar, de compartir la percepción propia con el lector. No es función de la literatura como tal, convertirse en un  catártico si no se cumple la función de hacer saber al lector aquello que los conecte en lo profundo. De lo anterior se deriva un subtema más: Vivimos en unos tiempos de “DIY” (do it yourself), perdón por el anglicismo. A ratos queremos aplicarlo en la edición de un libro, lo cual difícilmente resulta en un trabajo de calidad. Hay plataformas que permiten la autopublicación de una obra literaria. Lo ideal es que esa obra que buscamos lanzar a través de una plataforma cuente con un trabajo previo de edición. Dentro de esta última, antes que los elementos de maquetación final, viene el pulimiento de los textos con relación a: ¿Qué quiero expresar? ¿Se consigue mi propósito de la mejor manera? Y una serie de precisiones sintácticas y hasta ortográficas que aportarán claridad al escrito.  Necesitamos ser despiadados con nuestros trabajos; someterlos a la revisión de otros ojos, en aras de mejorarlos. Revisarlos una y otra vez, hasta comprobar que queda en condiciones de comunicar.  La edición no es cuestión de corazonadas; de manejarse por suposiciones de que he logrado expresar lo que quiero decir.  Es trabajo y tiempo, y sobre todo humildad para apoyarnos en los que saben más que nosotros del asunto. Revisando material para el presente me hallé una verdad así de clara como  contundente, en un artículo de revisión de la editora española Mariana Eguaras. Cito: La edición de una obra propia no puede hacerla uno mismo. Al menos si lo que desea es un producto —en este caso un libro— que cumpla con determinados estándares de aceptabilidad por parte del lector. O sea, que ese producto tenga un mínimo de calidad editorial.  Buena reflexión para quienes buscamos publicar lo propio. Quizá alguien se proponga hacerlo propuesto a alcanzar los exhibidores de alguna importante Feria del Libro. Hay quienes nos planteamos una meta más razonable: Que el lector final no nos abandone a media lectura." ["post_title"]=> string(46) "Reflexiones en torno a la FIL Guadalajara 2022" ["post_excerpt"]=> string(77) "Trabajemos porque la palabra escrita sea el mejor vehículo de comunicación." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(46) "reflexiones-en-torno-a-la-fil-guadalajara-2022" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-12-06 12:24:26" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-12-06 17:24:26" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=86418" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(19) ["max_num_pages"]=> float(10) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "c486d65ff1c47da007eb6e7ce5262276" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["allow_query_attachment_by_filename":protected]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

Reflexiones en torno a la FIL Guadalajara 2022

Trabajemos porque la palabra escrita sea el mejor vehículo de comunicación.

diciembre 6, 2022

A un minuto de ti

“El amor es una ilusión, una historia que uno construye en su mente, consciente todo el tiempo de que no es verdad,...

noviembre 17, 2022




Más de categoría

Reflexiones en torno a la FIL Guadalajara 2022

Trabajemos porque la palabra escrita sea el mejor vehículo de comunicación.

diciembre 6, 2022
Feria Internacional del Libro de Guadalajara

Feria Internacional del Libro de Guadalajara

Desde 1987 se celebra la Feria Internacional del Libro de Guadalajara. Y se ha convertido en el mayor referente...

diciembre 6, 2022
Gracias por la música, Christine McVie

Gracias por la música, Christine McVie

Homenaje a Christine McVie por su reciente fallecimiento el 30 de noviembre de este año.

diciembre 2, 2022
cartas

Cartas a Tora - 292

Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Diario le escribe...

diciembre 2, 2022