Fallece el historiador J. Jesús Ávila Ávila

Lic. J. Jesús Ávila Ávila Q.E.P.D. El problema del Covid-19 ha cobrado muchas víctimas y ha cubierto de dolor a miles de hogares en todo el mundo. En Nuevo León lamentamos la pérdida de un archivista, historiador...

14 de enero, 2021

Lic. J. Jesús Ávila Ávila Q.E.P.D.

El problema del Covid-19 ha cobrado muchas víctimas y ha cubierto de dolor a miles de hogares en todo el mundo.

En Nuevo León lamentamos la pérdida de un archivista, historiador e investigador  Lic. J. Jesús Ávila Ávila quien falleció la madrugada del viernes 8 de enero (2021) a la edad de 65 años. Le sobreviven su esposa, Sra. María de la Luz González, y sus hijos Axel y Jeber.

El Lic. Ávila nació el 23 de marzo de 1955 en Zacatecas. Estudió la Licenciatura en Historia en la Facultad de Filosofía y Letras de la UANL.

Jesús Ávila fue Coordinador de los Archivos Administrativos en el Archivo General del Estado de Nuevo León (AGENL), por más de tres décadas a la salvaguarda de los documentos históricos en la entidad. El Director del AGENL, Héctor Jaime Treviño Villarreal, mencionó que Jesús Ávila era un “defensor acérrimo de los archivos”, ya que participó en el rescate del Archivo Fundidora, así como del Poder Judicial, que supo preservar aun con la orden de deshacerse de los documentos. El historiador J. Jesús  Ávila fue el Socio de Número 05 y Ex Presidente de la Sociedad Nuevo Leonesa de Historia, Geografía y Estadística. 

El Presidente de la SNHGE, Junta Directiva 2021 -2022 MPC. Òscar Tamez Rodríguez mencionó:

 “La comunidad de Cronistas e Historiadores pierde a un valioso profesional del campo, la Sociedad Nuevoleonesa de Historia, Geografía y Estadística ha perdido a uno de los socios quien más ha aportado a la historia regional y maestro de tantos historiadores a quienes apoyó incondicionalmente”.

El Lic. Ávila fue Catedrático del Colegio de Historia de la Facultad de Filosofía y Letras de la UANL. También se destacó como investigador y escritor, autor y coautor como en el Diccionario Biográfico de la Revolución Mexicana en Nuevo León, Cuadernos del Archivo, Historia de Lampazos, Nuevo León, Semanas de la Historia, Cuadernos del Archivo entre otros. 

El Maestro Jesús Ávila recibió múltiples distinciones, por ejemplo, en el mes de octubre recibió un reconocimiento del AGENL por su apoyo en el traslado de documentos a la nueva sede, ubicada en la Colonia Linda Vista.

 Cronista de Nuevo León, Mtro. Israel Cavazos Garza y Lic. Jesús Ávila Ávila, ex Presidente de la SNHGE (Q.E.P.D.). Foto tomada por el Arq. Félix Alfonso Torres Gómez.

Estimado amigo y Consocio Lic. Jesús Ávila dejas un gran legado histórico para el Estado de Nuevo León. Seguirás presente al leer cada línea de tus textos; salvaguardando los archivos entre cada renglón… tus amigos te extrañaremos… Academia Semper, 

Contacto

@Dra_AngelicaMG

[email protected]

www.facebook.com/angelica.murillo.5496

https://www.facebook.com/RIEHMTY

IG dra.angelicamg

www.ruizhealytimes.com

 

Comentarios


object(WP_Query)#16268 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(60218) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "03-09-2022" ["before"]=> string(10) "01-10-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(60218) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "03-09-2022" ["before"]=> string(10) "01-10-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "cultura-para-todos" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#16272 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#16270 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#16271 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "03-09-2022" ["before"]=> string(10) "01-10-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(503) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-09-03 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-10-01 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (60218) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (14) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#16269 (24) { ["ID"]=> int(83376) ["post_author"]=> string(3) "123" ["post_date"]=> string(19) "2022-09-15 10:13:19" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-09-15 15:13:19" ["post_content"]=> string(6878) "Un duelo a muerte ha de llevarse a cabo.  El escenario son los parajes que se extienden desde el glaciar Beardmore hasta el mar de Ross, un horizonte yermo, tan hostil como el desierto, pero éste recubierto de nieve.  Los rivales que se enfrentan, al estilo del salvaje oeste, son un caballero y explorador inglés llamado Russell E. Swift y un marino y explorador noruego llamado Rjoa Andersen. Ambos tienen sobrada experiencia y están conscientes que el nombre del vencedor permanecerá escrito, por siempre, en los anales de la historia.  La elección de las armas resultará preponderante. El inglés y su equipo eligen ropa de lana, cortavientos, trineos motorizados y amurskis (ponis de Manchuria); el noruego, pieles y trineos tirados por perros con arneses dispuestos en forma de abanico (contrario a la guía central que se utiliza en Alaska).  La gloria y la muerte aguardan para ser repartidas, aunque de manera caprichosa.   Prima Pars: 80 grados S.  La tierra es blanca y llana, cubierta de una densa niebla hasta donde alcanza la vista, con algunos manchones oscuros esparcidos aleatoriamente sobre la superficie. Unos cuantos picos se asoman en el horizonte y los gélidos vientos azotan piernas, brazos y rostros con extrema violencia.  El combate se intuye equilibrado en primera instancia. Los británicos establecen su base invernal donde colocan alimentos (harina de avena, manteca de cerdo, proteína de res, proteína vegetal, whisky y azúcar) y diversos suministros mecánicos en un sitio por demás propicio y el camino que han de recorrer es desde hace años conocido. El noruego y su grupo (abastecidos de filetes de foca, grasa animal y vegetal, vodka, margarina y chocolate) se encuentran varios kilómetros al este y su trayectoria los llevará por tierras, hasta ese momento, desconocidas.  Pero esto pronto cambia. Los caballos, débiles e incapaces de adaptarse al clima polar comienzan a generar problemas para Swift, ralentizando la marcha. Se sobrevienen discusiones entre los miembros del equipo y alguien realiza la sugerencia de sacrificarlos y almacenar su carne. El capitán escucha, se niega y ordena seguir adelante.  Andersen y su grupo, mientras tanto, han comenzado su periplo y les llevan ahora una ventaja de trescientos cuarenta kilómetros. Parece probable, y posible, que logren evitar durante el camino de regreso el mal tiempo que comienza a gestarse.  Pars Secunda: 87 grados, 34” sur Seis meses después, cinco de los ponis han muerto por el frío y uno de los trineos motorizados se ha perdido. A pesar de los aciagos incidentes, los ingleses mantienen el buen ánimo.  El capitán Swift, desde el interior de su tienda a la que azotan los furibundos vientos y con los miembros entumecidos, bebe un sorbo de destilado y ordena que sean sólo cuatro (Watson, Yeats, Foster y Owens) los hombres que le acompañen durante el trayecto final mientras los otros deberán volver hasta la base. La marcha que emprenden ambos contingentes, después de despedirse, es lenta y fatigosa, con un clima que empeora con cada hora transcurrida.  Cuando los cinco alcanzan el punto fijado trece días más tarde, el duelo termina. Se encuentran con que el grupo liderado por Andersen ha conquistado el polo un mes antes y deben estar ya recorriendo el camino de vuelta. Ahora derrotados, sin fuerzas y con los pies muy cerca del congelamiento, deben recorrer los mil trescientos kilómetros de regreso.   Pars Tertia: 82 grados 30” Sur.  Los británicos levantan su último campamento con más de seiscientos kilómetros aún por recorrer. Foster ha muerto al pie del glaciar, tras una aparatosa caída.  Es el marzo más frío del que se tiene registro, el termómetro marca los -47 grados centígrados y la tormenta hace imposible dar un sólo paso, por lo que los cuatro se atrincheran en su tienda con apenas combustible para preparar una jarra de té. A todos, el cuerpo los martiriza.  Les aqueja el escorbuto, la ceguera de las nieves, la gangrena y aún y cuando no lo mencionen a viva voz, el desánimo.   Yeats, incapaz de caminar debido a una vieja herida de guerra a la que las gélidas temperaturas transfiguran en insoportable dolor, se dirige a los demás para decirles que va a salir y quizás lo haga por algún tiempo. Todos comprenden a qué se refiere.  Pocos días más tarde el capitán, con gran esfuerzo, dedica sus últimas horas a escribir cartas de despedida dirigidas a todos aquellos involucrados en la expedición: sus superiores en la marina, familiares, etc. Cuando el aceite del mechero se agota, la oscuridad se cierne sobre ellos y lo único que resta es esperar.  Recuperarán sus cuerpos ocho meses después.  Post data El funeral en Gran Bretaña de Swift, Watson y Owens gozará de toda la pompa y circunstancia que se otorga a aquellos que fracasan grandiosamente, convirtiendo su travesía en una tragedia de carácter nacional. No hay júbilo, pero si condecoraciones póstumas y cañonazos de honor.   A Russell Swift le corresponden pues la muerte y la gloria; a Rjoa Andersen, tras su regreso, sólo el desdén a pesar de su innegable victoria. En los brindis de la Geographical Society donde se celebra su hazaña, se mencionará insistentemente a los canes y poco, su experiencia o pericia.  Los historiadores revisarán el actuar del capitán inglés a lo largo de las décadas posteriores, tachándole a veces de héroe, por su valentía y otras de villano, por sus elecciones, sin llegar a un acuerdo.  El explorador noruego, por otro lado, habita desde el año de 1913 en los libros de historia.   " ["post_title"]=> string(10) "TERRA NOVA" ["post_excerpt"]=> string(54) "“Fortuna multis dat nimis, satis nulli”. -Marziale" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(10) "terra-nova" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-09-15 10:13:19" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-09-15 15:13:19" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=83376" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#16245 (24) { ["ID"]=> int(83662) ["post_author"]=> string(1) "9" ["post_date"]=> string(19) "2022-09-23 11:01:00" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-09-23 16:01:00" ["post_content"]=> string(4906) "Querida Tora: Estoy muy triste. Y me siento mal. Han pasado algunas cosas difíciles en la vecindad, y en la última tuve participación. Ya no sé si fue por mi voluntad o no; pero lo hice, y aunque todos los días me arrepiento, a veces pienso que hice bien. Te lo voy a contar, y juzga tú, con esa inteligencia tan desarrollada que tienes. Vino una señora a vivir al 63, allá en el fondo, en las viviendas más pequeñas y más incómodas. Era una señora grande (no sé de cuántos años, pero eran muchos). Y trajo a una hija (yo creo que era nieta, por la enorme diferencia de edades que había entre ellas). Pero la muchacha estaba mal, bastante mal: no sostenía la cabeza erguida, no hablaba, las manos no la obedecían, había que ayudarla a comer, y lo único que hacía era sonreír (A veces). Me cayó bien la señora, por la devoción con que la cuidaba y el amor que le tenía, así que de vez en cuando le lamía las manos. En la vecindad también causó buena impresión, y las vecinas la ayudaban cuanto podían. Pero la señora se veía cada día más cansada y con menos fuerzas para atenderla. Además, cada día comían menos, y más mal. La cosa se fue deteriorando, aunque la señora hacía lo posible para que nadie se diera cuenta. Pero era evidente que ya no podía con  el paquete. (Es una  forma de expresión. No es que esté yo llamando “paquete” a la muchacha, no soy tan majadero). Yo empecé a llevarle algo de la comida que me echaban, aunque fueran pellejos. Yo creo que ella se dio cuenta, porque a veces me miraba como con agradecimiento, y se formó una especie de vínculo entre los dos. El caso es que yo pasaba todas las noches a desearles buenas noches (A la manera de los gatos, claro) y ella me acariciaba el lomo y, a veces, hasta me besaba, El caso es que la semana pasada entré como a las diez de la noche y encontré a la muchacha muy inquieta, llena de angustia. Y vi a la señora tirada en el suelo, respirando a duras penas, y casi sin poder moverse; tenia en la mano un frasco de medicinas, y se veía que se la quería dar a la hija (O nieta, o lo que fuera). Yo me acerqué a ayudarle, pero alcancé a leer la etiqueta del frasco, y vi que se trataba de un poderoso veneno. Al instante reaccioné, empujando el frasco fuera del alcance de la señora. Pero ella emitió un quejido tan intenso, tan sobrecogedor, que me quedé paralizado; y vi que con los ojos me decía que se lo diera a la chava. Yo negué con la cabeza (fue algo totalmente inconsciente, te lo juro). Y entonces ella, con voz que apenas se podía oír, dijo: “Me estoy muriendo… No tengo a nadie que se haga cargo de Violeta (así se llamaba la enfermita)… Me la quiero llevar… Su vida ha sido un infierno, y siempre estará mejor en el otro lado…”. Le faltaron las fuerzas, y no pudo decir nada más. Pero con los ojos me suplicaba que la ayudara. Fue muy difícil, pero había una súplica tan profunda, tan fuerte en aquellos ojos, que tuve que obedecer. Y como pude… La verdad, tomé por un momento mi forma original y le di dos pastillas a Violeta con un vaso de agua. ¿Y qué crees? La chava me sonrió como si comprendiera lo que estaba pasando, y hasta me pasó la mano por el lomo (el único gesto consciente que le vi hacer en todo el tiempo que la traté). Y allí me quedé, pensando que, a lo mejor, mi presencia allí les ayudaba a vivir el trance por el que estaban pasando. Y, efectivamente, poco a poco se fueron  quedando quietas, tranquilas, como si ya hubieran obtenido lo que deseaban. Entonces, fui a llamar a uno de los guaruras… No sabía cómo hacerme entender, Pero afortunadamente, la señora había dejado abierta la puerta de la vivienda (Yo creo que lo hizo a propósito, para que las descubrieran lo antes posible). Le mordí el pantalón y quise arrastrarlo al departamento, pero no me hacía caso. Entonces me enfurecí y le mordí la pierna; y como sé que en el fondo me tiene un poco de miedo, lo fui conduciendo a la vivienda (Me llevé un par de puntapiés, pero no me importó), y así fue como la vecindad se enteró de lo que había pasado (Pero no de cómo había pasado). Entre todos los vecinos (y exceptuando al portero, porque los guaruras sí cooperaron) pagaron el entierro. Y hasta guardaron unos días de luto por ellas. Yo me abstuve una semana de maullarle a la luna. No podía hacer otra cosa. Cuando vuelva, ya me dirás lo que piensas del asunto. Te quiere. Cocatú" ["post_title"]=> string(17) "Cartas a Tora 283" ["post_excerpt"]=> string(180) "Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Todos los días le escribe cartas a Tora, su amada, quien lo espera en una galaxia no muy lejana." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(17) "cartas-a-tora-283" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-09-23 11:01:00" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-09-23 16:01:00" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=83662" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#16269 (24) { ["ID"]=> int(83376) ["post_author"]=> string(3) "123" ["post_date"]=> string(19) "2022-09-15 10:13:19" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-09-15 15:13:19" ["post_content"]=> string(6878) "Un duelo a muerte ha de llevarse a cabo.  El escenario son los parajes que se extienden desde el glaciar Beardmore hasta el mar de Ross, un horizonte yermo, tan hostil como el desierto, pero éste recubierto de nieve.  Los rivales que se enfrentan, al estilo del salvaje oeste, son un caballero y explorador inglés llamado Russell E. Swift y un marino y explorador noruego llamado Rjoa Andersen. Ambos tienen sobrada experiencia y están conscientes que el nombre del vencedor permanecerá escrito, por siempre, en los anales de la historia.  La elección de las armas resultará preponderante. El inglés y su equipo eligen ropa de lana, cortavientos, trineos motorizados y amurskis (ponis de Manchuria); el noruego, pieles y trineos tirados por perros con arneses dispuestos en forma de abanico (contrario a la guía central que se utiliza en Alaska).  La gloria y la muerte aguardan para ser repartidas, aunque de manera caprichosa.   Prima Pars: 80 grados S.  La tierra es blanca y llana, cubierta de una densa niebla hasta donde alcanza la vista, con algunos manchones oscuros esparcidos aleatoriamente sobre la superficie. Unos cuantos picos se asoman en el horizonte y los gélidos vientos azotan piernas, brazos y rostros con extrema violencia.  El combate se intuye equilibrado en primera instancia. Los británicos establecen su base invernal donde colocan alimentos (harina de avena, manteca de cerdo, proteína de res, proteína vegetal, whisky y azúcar) y diversos suministros mecánicos en un sitio por demás propicio y el camino que han de recorrer es desde hace años conocido. El noruego y su grupo (abastecidos de filetes de foca, grasa animal y vegetal, vodka, margarina y chocolate) se encuentran varios kilómetros al este y su trayectoria los llevará por tierras, hasta ese momento, desconocidas.  Pero esto pronto cambia. Los caballos, débiles e incapaces de adaptarse al clima polar comienzan a generar problemas para Swift, ralentizando la marcha. Se sobrevienen discusiones entre los miembros del equipo y alguien realiza la sugerencia de sacrificarlos y almacenar su carne. El capitán escucha, se niega y ordena seguir adelante.  Andersen y su grupo, mientras tanto, han comenzado su periplo y les llevan ahora una ventaja de trescientos cuarenta kilómetros. Parece probable, y posible, que logren evitar durante el camino de regreso el mal tiempo que comienza a gestarse.  Pars Secunda: 87 grados, 34” sur Seis meses después, cinco de los ponis han muerto por el frío y uno de los trineos motorizados se ha perdido. A pesar de los aciagos incidentes, los ingleses mantienen el buen ánimo.  El capitán Swift, desde el interior de su tienda a la que azotan los furibundos vientos y con los miembros entumecidos, bebe un sorbo de destilado y ordena que sean sólo cuatro (Watson, Yeats, Foster y Owens) los hombres que le acompañen durante el trayecto final mientras los otros deberán volver hasta la base. La marcha que emprenden ambos contingentes, después de despedirse, es lenta y fatigosa, con un clima que empeora con cada hora transcurrida.  Cuando los cinco alcanzan el punto fijado trece días más tarde, el duelo termina. Se encuentran con que el grupo liderado por Andersen ha conquistado el polo un mes antes y deben estar ya recorriendo el camino de vuelta. Ahora derrotados, sin fuerzas y con los pies muy cerca del congelamiento, deben recorrer los mil trescientos kilómetros de regreso.   Pars Tertia: 82 grados 30” Sur.  Los británicos levantan su último campamento con más de seiscientos kilómetros aún por recorrer. Foster ha muerto al pie del glaciar, tras una aparatosa caída.  Es el marzo más frío del que se tiene registro, el termómetro marca los -47 grados centígrados y la tormenta hace imposible dar un sólo paso, por lo que los cuatro se atrincheran en su tienda con apenas combustible para preparar una jarra de té. A todos, el cuerpo los martiriza.  Les aqueja el escorbuto, la ceguera de las nieves, la gangrena y aún y cuando no lo mencionen a viva voz, el desánimo.   Yeats, incapaz de caminar debido a una vieja herida de guerra a la que las gélidas temperaturas transfiguran en insoportable dolor, se dirige a los demás para decirles que va a salir y quizás lo haga por algún tiempo. Todos comprenden a qué se refiere.  Pocos días más tarde el capitán, con gran esfuerzo, dedica sus últimas horas a escribir cartas de despedida dirigidas a todos aquellos involucrados en la expedición: sus superiores en la marina, familiares, etc. Cuando el aceite del mechero se agota, la oscuridad se cierne sobre ellos y lo único que resta es esperar.  Recuperarán sus cuerpos ocho meses después.  Post data El funeral en Gran Bretaña de Swift, Watson y Owens gozará de toda la pompa y circunstancia que se otorga a aquellos que fracasan grandiosamente, convirtiendo su travesía en una tragedia de carácter nacional. No hay júbilo, pero si condecoraciones póstumas y cañonazos de honor.   A Russell Swift le corresponden pues la muerte y la gloria; a Rjoa Andersen, tras su regreso, sólo el desdén a pesar de su innegable victoria. En los brindis de la Geographical Society donde se celebra su hazaña, se mencionará insistentemente a los canes y poco, su experiencia o pericia.  Los historiadores revisarán el actuar del capitán inglés a lo largo de las décadas posteriores, tachándole a veces de héroe, por su valentía y otras de villano, por sus elecciones, sin llegar a un acuerdo.  El explorador noruego, por otro lado, habita desde el año de 1913 en los libros de historia.   " ["post_title"]=> string(10) "TERRA NOVA" ["post_excerpt"]=> string(54) "“Fortuna multis dat nimis, satis nulli”. -Marziale" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(10) "terra-nova" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-09-15 10:13:19" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-09-15 15:13:19" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=83376" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(19) ["max_num_pages"]=> float(10) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "1902689e1f12e3bbfcf52c5aaf36557a" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

TERRA NOVA

“Fortuna multis dat nimis, satis nulli”. -Marziale

septiembre 15, 2022

Cartas a Tora 283

Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Todos los días le escribe cartas...

septiembre 23, 2022




Más de categoría
CARTAS A TORA 270

CARTAS A TORA 284

Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Diario le escribe...

septiembre 30, 2022

Ar Gorle, occidente de Bretaña

“Aunque uno sepa que hasta los remotos / confines de los piélagos ignotos / le seguirá el cortejo de...

septiembre 29, 2022

Un domingo común

Breve cuento de terror.

septiembre 29, 2022