Cinco de los mejores personajes de Kurt Vonnegut para celebrar el centenario de su nacimiento

“No existe el orden en el mundo que nos rodea, debemos adaptarnos al caos”. -Kurt Vonnegut.

11 de noviembre, 2022

Noviembre es un mes muy importante. La razón es muy sencilla: en este mes nació uno de los grandes humanistas y escritores del siglo XX. Si pensaron en ”ya saben quién”, ¡están muy equivocados! (además, si fue ese el caso, debo decir que usted tiene definiciones muy raras de “humanista” y “escritor”). Me refiero, por supuesto, a Kurt Vonnegut, quien nació un 11 de noviembre de 1922. Sí, este año marca el primer centenario de su nacimiento. Escritor de novelas excepcionales que se han convertido en verdaderos clásicos de la literatura estadounidense del siglo XX (y quien, lamentablemente, nunca ganó el premio Nobel, una omisión escandalosa, como la de Philip Roth), Vonnegut sigue siendo una fuerte influencia en el mundo literario. 

Si usted ha seguido este humilde espacio, sabrá que Kurt Vonnegut es mi escritor favorito y que sus narraciones restauraron mi gusto por la lectura (lo cual me ayudó a salir de tiempos oscuros). Digamos que, para mí, Vonnegut, más que mi escritor favorito, es un mentor y un amigo que siempre está ahí cuando los tiempos se ponen difíciles. Tal es el poder que a veces puede tener la literatura. 

Así que, para celebrar este primer centenario del nacimiento de Kurt Vonnegut y divulgar todavía más la obra del nativo de Indianápolis, he aquí una muy humilde y para nada exhaustiva lista con cinco de los mejores personajes que pueblan sus novelas. Eso sí, les advierto que esta lista podría ser muchísimo más larga, ¡pero el espacio es limitado!

Sin un orden en particular, aquí va la lista:

Eliot Rosewater

Uno de los personajes más humanos, divertidos y uno de los ideales a los que deberíamos aspirar como personas. Eliot Rosewater, millonario e hijo de un senador estadounidense, piensa que es su deber moral utilizar la riqueza de su familia para ayudar a los pobres. Por esta razón, se muda al pequeño condado de Rosewater, en donde establece una oficina en la que atiende las llamadas de los habitantes que necesiten ayuda, por mínima que sea. 

En lo personal, es un digno contendiente por el puesto de mi personaje favorito en toda la obra de Vonnegut, ya que un mundo en el que un millonario se decide a dar “amor ilimitado” a quien lo necesite, es un mundo en el que definitivamente me gustaría vivir. A considerar: es uno de los personajes que más apariciones tiene en las novelas de Vonnegut, así que es probable que también fuese uno de los personajes favoritos del escritor.  

Aparece en: God Bless You, Mr. Rosewater (1965), Slaughterhouse-Five (1969), Breakfast of Champions (1973), Hocus Pocus (1990). 

Frase representativa: “Hello, babies. Welcome to Earth. It’s hot in the summer and cold in the winter. It’s round and wet and crowded. At the outside, babies, you’ve got about a hundred years here. There’s only one rule that I know of, babies—God damn it, you’ve got to be kind.” 

Dr. Wilbur Daffodil-11 Swain 

Protagonista de la novela Slapstick, que tiene la soledad como uno de sus temas centrales, Wilbur es un hombre cuya fealdad obligó a sus padres a aislarlo de la sociedad, junto con su hermana Eliza. Ambos hermanos, al estar en contacto físico, forman una especie de súper inteligencia. Los hermanos Wilbur y Eliza crean un plan para erradicar la soledad en Estados Unidos mediante la creación de enormes familias extendidas. El método para crearlas era este: a todos los ciudadanos se les daría, aleatoriamente, un nombre intermedio formado por el nombre de un objeto natural, como “Daffodil” (o “Narciso”, en español) y un número aleatorio entre el 1 y el 20, como 11 (de ahí el nombre “completo” de Wilbur). Así, todos las personas que tengan el mismo nombre del objeto serán primos y los que tengan el mismo nombre del objeto y el mismo número serán hermanos. 

Aparece en: Slapstick (1976).

Frase representativa: “So many crimes committed by lonesome people in Government are concealed in this place,” I said, “that the inscription might well read, ‘Better a Family of Criminals than No Family at All.’

Malachi Constant

Es el hombre más rico de Estados Unidos en la novela Sirens of Titan. Heredero de la enorme fortuna que amasó su padre (quien, a su vez, la obtuvo por suerte), Malachi es una suerte de protagonista trágico. En la historia, conoce a Winston Niles Rumfoord, un millonario que compra una nave espacial (¿les suena familiar?) y, por una serie de eventos, es capaz de ver el presente, el pasado y el futuro. Malachi Constant viaja a Marte, a Titán, conoce a Salo (un ser de Trafalmadore) y, en resumen, es un personaje que prácticamente carece de libre albedrío, al ser impulsado tanto por la suerte que heredó de su padre como por las manipulaciones de Rumfoord.  

Aparece en: Sirens of Titan (1959).

Frase representativa: “I was a victim of a series of accidents, as are we all.”

Kilgore Trout

Trout es un escritor de ciencia ficción de poca monta, prácticamente desconocido por todos, a excepción de Eliot Rosewater (quien es su único admirador, a pesar de que opina que Trout tiene buenas ideas, pero cuya prosa es terrible). Kilgore fue el vehículo por el cual Vonnegut hacía comentarios acerca de sí mismo dentro de su obra, en una especie de meta-ficción. ¡Pero vaya que Trout tenía buenas ideas! Me gustaría, algún día, ver materializadas las obras de Trout que Vonnegut menciona a lo largo de sus novelas. Por ejemplo, The First District Court of Thankyou, en la que se narra la historia de una corte a la que puedes llevar a juicio a aquellas personas que no han sido debidamente agradecidas contigo. Si la corte falla a tu favor, el acusado tiene la opción de agradecerte en público o estar en confinamiento solitario durante un mes únicamente con pan y agua (en la historia, Trout menciona que el ochenta por ciento de las personas elegía el confinamiento solitario). ¡Genial!

Aparece en: toda la obra de Vonnegut, pero su primera aparición fue en God Bless You, Mr. Rosewater (1965). 

Frase representativa: “Of course it happened. If I wrote something that hadn’t really happened, and I tried to sell it, I could go to jail. That’s fraud.” 

Billy Pilgrim

El protagonista de Slaughterhouse-Five. Una elección obvia, sí, pero necesaria. Billy Pilgrim, el soldado que presenció el bombardeo de la ciudad de Dresden durante la Segunda Guerra Mundial, me parece que representa a la humanidad en el mundo de Vonnegut. Pilgrim viaja en el tiempo, viaja al planeta Trafalmadore y regresa a casa después de la guerra para darle a la humanidad un mensaje de suma importancia. Sin embargo, lo que más me atrae (y conmueve) de este personaje es que, a pesar de ser testigo de incontables atrocidades durante la guerra, nunca pierde la esperanza en la humanidad. 

Aparece en: Slaughterhouse-Five (1969).

Mejor momento: el final de la mencionada Slaughterhouse-Five – conmovedor y brutal por la fe que tiene Vonnegut en la humanidad a pesar de todo. 

¡Ahí está la lista! Sin embargo, todavía hay muchos personajes memorables más por descubrir. Para usted, amable lector, ¿cuál es su personaje favorito en la obra de Kurt Vonnegut?

 

Comentarios


object(WP_Query)#18000 (52) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(85619) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "31-10-2022" ["before"]=> string(10) "28-11-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(66) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(85619) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "31-10-2022" ["before"]=> string(10) "28-11-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "cultura-para-todos" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["update_menu_item_cache"]=> bool(false) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#18004 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#18002 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#18003 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "31-10-2022" ["before"]=> string(10) "28-11-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(503) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-10-31 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-11-28 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (85619) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (14) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#18001 (24) { ["ID"]=> int(86066) ["post_author"]=> string(1) "9" ["post_date"]=> string(19) "2022-11-25 11:59:29" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-11-25 16:59:29" ["post_content"]=> string(4735) "Querida Tora: Ahora hay un campeonato internacional de futbol (ese juego en que le pegan patadas a una pelota, con el fin de meterla en una especie de jaula para poder gritar “Gol” a voz en cuello), que es el deporte más popular en todo el mundo. Ya te imaginarás cómo se ponen los ciudadanos de todos los países que pasaron las eliminatorias y llegaron al torneo mundial. Y si no, aquí te va una muestra. El vecino del 47 estuvo ahorrando cuatro años (el tiempo entre dos campeonatos) para poder asistir al torneo este año. Pero era demasiado caro, y no le bastaron las horas extra para comprar el boleto. Pero sí le alcanzó para comprar una televisión nueva y grandototota para ver los juegos. Pero el televisor es tan grande, que no cupo en ninguna de las habitaciones de su vivienda y la tuvo que acomodar en el pasillo, con lo que ahora, los que quieren utilizar el pasillo tienen que pasar de lado y con mucho cuidado para no rayar la pantalla. Además, el vecino pidió vacaciones para poder ver todos los partidos. Pero en vez de vacaciones le dieron  horas extra para aumentar la producción, y el vecino llegó a la inauguración sin haber podido ver los juegos de entrenamiento. Además, llega a su casa pasadas las nueve de la noche, y ver dos o tres juegos cada noche lo tienen completamente desvelado. Aquí, entre nos, estuvo a punto de quedarse afónico por gritar “¡Gol!” cuantas veces algún jugador se acercaba a la cancha enemiga. Y luego se pone a anotar cuántos castigos hubo, cuántas tarjetas rojas o amarillas o moradas salieron a relucir en cada partido, cuántas faltas se cometieron, etc., etc., etc., pues le gusta que le digan que es la persona que más sabe de futbol en la vecindad. Total, que a los tres o cuatro días de haber empezado el Mundial tenía todavía 16 partidos atrasados que ver, y su esposa ya se quejaba de que no le hacía el menor caso y no sabes las broncas que le ha echado. Pero a él todo se le resbala, mientras pueda gritar “¡Gol!” varias veces al día. Tanto lo fastidió su esposa con que la tenía encerrada, que le buscó algo en qué entretenerse. Y no se lo ocurrió nada mejor que decirle a uno de los ninis que la invitara a salir de vez en cuando. El chavo lo rechazó, porque no tenía dinero; pero tanto insistió el del 47, y tantas veces le ofreció que él le daría el dinero para invitarla, que al final aceptó. Y la primera vez fueron a tomar un café, pero luego la invitó a cenar (a insistencia del marido, para que volvieran más tarde); luego la llevó al cine, y un sábado se fueron a Cuernavaca… y regresaron hasta el lunes. Pero el marido ni cuenta se dio y los recibió muy contento, porque ese fin de semana había podido ver diez partidos (todos buenísimos, según declaró con orgullo antes de sentarse a ver el onceavo). Hacia la mitad del campeonato ya no salían a la calle, sino que se subían al cuarto del nini y allí se estaban las horas muertas, mientras el otro ya hacía gárgaras de yodo todos los días para no perder la voz. Y hubo días en que ni siquiera se molestaron en subir a la azotea, sino que se encerraron en la cocina o en el cuarto de lavado a pasar el rato. Las vecinas se dieron cuenta de lo que estaba pasando, y dijeron  que debían avisar al esposo de lo que hacía la mujer; pero cuando tocaron a la puerta del 47, el “deportista”, como ya le llamaban todos en la vecindad, les contestó con gritos destemplados que iban a tirar un penalty, que lo dejaran en paz. Las mujeres se enojaron, y ya no pensaron en volver a informarle lo que hacía la esposa. Por fin, se acabó el campeonato, y el vecino del 47 llevó a su mujer a cenar para agradecerle que le hubiera dejado ver todo el campeonato como a él le gustaba hacerlo, y le reiteró su promesa de amor eterno. Ella le respondió con un “No vale la pena”, y se comió dos postres. Y todo volvió a ser como antes. Acaso el que lamentó de veras el final del Mundial fue el nini, pues ya no podía ir al cine ni a cenar ni tenía un cuarto calentito donde pasar las noches de invierno. De vez en cuando se acercaba a la señora, y en una ocasión hasta le regaló una flor que cortó de una maceta de la azotea, y le dijo que la felicitaba por tener un marido tan deportista. Ella sonrió, y dijo: “Claro. Deportista, pero de sillón”. ¡¡¡Gol!!! Te quiere Cocatú" ["post_title"]=> string(17) "CARTAS A TORA 291" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(17) "cartas-a-tora-291" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-11-25 11:59:29" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-11-25 16:59:29" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=86066" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17972 (24) { ["ID"]=> int(85975) ["post_author"]=> string(2) "42" ["post_date"]=> string(19) "2022-11-23 10:03:32" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-11-23 15:03:32" ["post_content"]=> string(2248) "Ya cumplimos tres décadas de casados. Lo cierto es que Amanda nunca me llamó la atención, por más que todos los días, de lunes a sábado, nos tuviéramos que ver, sí o sí, en la oficina. Antes de iniciar nuestra relación amorosa, me invitó a su casa para ver la inauguración de los Juegos Olímpicos de Barcelona, en el verano de 1992 con su mamá.  Luego de casi dos horas de bailes típicos y desfiles bastante aburridos y trillados para ese tipo de ceremonias deportivas, vino el momento del encendido del pebetero, momento mismo en el cual mi hoy suegra se aprestó a abrir una botella casera "con el mejor mezcal". Acordamos la idea algo necia y absurda de tomar los tres una copita del licor exactamente al tiempo de que se encendiera la llama Olímpica. Un arquero profesional catalán sacó una flecha, se encendió con el fuego de la última antorcha y procedió, cual Cupido, a lanzar su flecha cielo arriba, con rumbo directo al gran pebetero del estadio de Montjuïc. No sé qué diablos sucedió, pero casi de inmediato, al tomar mi copita mezcalera y al ver cómo la flecha daba en su blanco, ya comenzaba yo a ver a Amanda distinta, por qué no decirlo, especial. El sábado siguiente salíamos ya al cine, al siguiente a una discoteca y para la ceremonia de clausura de los juegos ya éramos novios. Perdidamente enamorado yo, insistí en casarnos ese mismo año del 92, así fuera (que así fue) en diciembre. Mi Madre siempre dijo que, sinceramente, era fea para mí, poco agraciada también en lo referente a su simpatía y por si fuera poco, de pocas luces. Me repetía que me habían "dado a tomar toloache", y que no podía haber otra explicación.  Lo del mezcal nunca nadie lo supo. Amanda, mi tan querida esposa, siempre me dijo que todo se había originado por la flecha impecablemente lanzada con tino por el Cupido olímpico; yo, eso siempre he tratado también de pensar, y recordar con mucha gratitud a esos olímpicos de Barcelona y obvio que, más aún, a "nuestro ángel del amor". Ya que más..." ["post_title"]=> string(17) "Brebaje olímpico" ["post_excerpt"]=> string(19) "Historia de amor. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(16) "brebaje-olimpico" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-11-23 10:03:32" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-11-23 15:03:32" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=85975" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#18001 (24) { ["ID"]=> int(86066) ["post_author"]=> string(1) "9" ["post_date"]=> string(19) "2022-11-25 11:59:29" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-11-25 16:59:29" ["post_content"]=> string(4735) "Querida Tora: Ahora hay un campeonato internacional de futbol (ese juego en que le pegan patadas a una pelota, con el fin de meterla en una especie de jaula para poder gritar “Gol” a voz en cuello), que es el deporte más popular en todo el mundo. Ya te imaginarás cómo se ponen los ciudadanos de todos los países que pasaron las eliminatorias y llegaron al torneo mundial. Y si no, aquí te va una muestra. El vecino del 47 estuvo ahorrando cuatro años (el tiempo entre dos campeonatos) para poder asistir al torneo este año. Pero era demasiado caro, y no le bastaron las horas extra para comprar el boleto. Pero sí le alcanzó para comprar una televisión nueva y grandototota para ver los juegos. Pero el televisor es tan grande, que no cupo en ninguna de las habitaciones de su vivienda y la tuvo que acomodar en el pasillo, con lo que ahora, los que quieren utilizar el pasillo tienen que pasar de lado y con mucho cuidado para no rayar la pantalla. Además, el vecino pidió vacaciones para poder ver todos los partidos. Pero en vez de vacaciones le dieron  horas extra para aumentar la producción, y el vecino llegó a la inauguración sin haber podido ver los juegos de entrenamiento. Además, llega a su casa pasadas las nueve de la noche, y ver dos o tres juegos cada noche lo tienen completamente desvelado. Aquí, entre nos, estuvo a punto de quedarse afónico por gritar “¡Gol!” cuantas veces algún jugador se acercaba a la cancha enemiga. Y luego se pone a anotar cuántos castigos hubo, cuántas tarjetas rojas o amarillas o moradas salieron a relucir en cada partido, cuántas faltas se cometieron, etc., etc., etc., pues le gusta que le digan que es la persona que más sabe de futbol en la vecindad. Total, que a los tres o cuatro días de haber empezado el Mundial tenía todavía 16 partidos atrasados que ver, y su esposa ya se quejaba de que no le hacía el menor caso y no sabes las broncas que le ha echado. Pero a él todo se le resbala, mientras pueda gritar “¡Gol!” varias veces al día. Tanto lo fastidió su esposa con que la tenía encerrada, que le buscó algo en qué entretenerse. Y no se lo ocurrió nada mejor que decirle a uno de los ninis que la invitara a salir de vez en cuando. El chavo lo rechazó, porque no tenía dinero; pero tanto insistió el del 47, y tantas veces le ofreció que él le daría el dinero para invitarla, que al final aceptó. Y la primera vez fueron a tomar un café, pero luego la invitó a cenar (a insistencia del marido, para que volvieran más tarde); luego la llevó al cine, y un sábado se fueron a Cuernavaca… y regresaron hasta el lunes. Pero el marido ni cuenta se dio y los recibió muy contento, porque ese fin de semana había podido ver diez partidos (todos buenísimos, según declaró con orgullo antes de sentarse a ver el onceavo). Hacia la mitad del campeonato ya no salían a la calle, sino que se subían al cuarto del nini y allí se estaban las horas muertas, mientras el otro ya hacía gárgaras de yodo todos los días para no perder la voz. Y hubo días en que ni siquiera se molestaron en subir a la azotea, sino que se encerraron en la cocina o en el cuarto de lavado a pasar el rato. Las vecinas se dieron cuenta de lo que estaba pasando, y dijeron  que debían avisar al esposo de lo que hacía la mujer; pero cuando tocaron a la puerta del 47, el “deportista”, como ya le llamaban todos en la vecindad, les contestó con gritos destemplados que iban a tirar un penalty, que lo dejaran en paz. Las mujeres se enojaron, y ya no pensaron en volver a informarle lo que hacía la esposa. Por fin, se acabó el campeonato, y el vecino del 47 llevó a su mujer a cenar para agradecerle que le hubiera dejado ver todo el campeonato como a él le gustaba hacerlo, y le reiteró su promesa de amor eterno. Ella le respondió con un “No vale la pena”, y se comió dos postres. Y todo volvió a ser como antes. Acaso el que lamentó de veras el final del Mundial fue el nini, pues ya no podía ir al cine ni a cenar ni tenía un cuarto calentito donde pasar las noches de invierno. De vez en cuando se acercaba a la señora, y en una ocasión hasta le regaló una flor que cortó de una maceta de la azotea, y le dijo que la felicitaba por tener un marido tan deportista. Ella sonrió, y dijo: “Claro. Deportista, pero de sillón”. ¡¡¡Gol!!! Te quiere Cocatú" ["post_title"]=> string(17) "CARTAS A TORA 291" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(17) "cartas-a-tora-291" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-11-25 11:59:29" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-11-25 16:59:29" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=86066" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(20) ["max_num_pages"]=> float(10) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "605e7bf5e2d0606956214c601d5cefc7" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["allow_query_attachment_by_filename":protected]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }
CARTAS A TORA 228

CARTAS A TORA 291

Querida Tora: Ahora hay un campeonato internacional de futbol (ese juego en que le pegan patadas a una pelota, con el fin...

noviembre 25, 2022

Brebaje olímpico

Historia de amor.

noviembre 23, 2022




Más de categoría

Somos lo que leemos – “La mujer de tu prójimo”, un explosivo libro sobre la liberación sexual

Título: La mujer de tu prójimo. Autor: Gay Talese. Editorial: Debate. 538 páginas. Mi calificación: 4 de 5 estrellas.

noviembre 25, 2022

Capitanes y Banksy: actividades chilangas muy recomendables

El deporte conocido como ráfaga regresó a tierra chilangas este mes de noviembre con su poderoso equipo “Capitanes”, cuya...

noviembre 25, 2022
CARTAS A TORA 228

CARTAS A TORA 291

Querida Tora: Ahora hay un campeonato internacional de futbol (ese juego en que le pegan patadas a una pelota,...

noviembre 25, 2022

Brebaje olímpico

Historia de amor.

noviembre 23, 2022