Cinco de los mejores personajes de Kurt Vonnegut para celebrar el centenario de su nacimiento

“No existe el orden en el mundo que nos rodea, debemos adaptarnos al caos”. -Kurt Vonnegut.

11 de noviembre, 2022

Noviembre es un mes muy importante. La razón es muy sencilla: en este mes nació uno de los grandes humanistas y escritores del siglo XX. Si pensaron en ”ya saben quién”, ¡están muy equivocados! (además, si fue ese el caso, debo decir que usted tiene definiciones muy raras de “humanista” y “escritor”). Me refiero, por supuesto, a Kurt Vonnegut, quien nació un 11 de noviembre de 1922. Sí, este año marca el primer centenario de su nacimiento. Escritor de novelas excepcionales que se han convertido en verdaderos clásicos de la literatura estadounidense del siglo XX (y quien, lamentablemente, nunca ganó el premio Nobel, una omisión escandalosa, como la de Philip Roth), Vonnegut sigue siendo una fuerte influencia en el mundo literario. 

Si usted ha seguido este humilde espacio, sabrá que Kurt Vonnegut es mi escritor favorito y que sus narraciones restauraron mi gusto por la lectura (lo cual me ayudó a salir de tiempos oscuros). Digamos que, para mí, Vonnegut, más que mi escritor favorito, es un mentor y un amigo que siempre está ahí cuando los tiempos se ponen difíciles. Tal es el poder que a veces puede tener la literatura. 

Así que, para celebrar este primer centenario del nacimiento de Kurt Vonnegut y divulgar todavía más la obra del nativo de Indianápolis, he aquí una muy humilde y para nada exhaustiva lista con cinco de los mejores personajes que pueblan sus novelas. Eso sí, les advierto que esta lista podría ser muchísimo más larga, ¡pero el espacio es limitado!

Sin un orden en particular, aquí va la lista:

Eliot Rosewater

Uno de los personajes más humanos, divertidos y uno de los ideales a los que deberíamos aspirar como personas. Eliot Rosewater, millonario e hijo de un senador estadounidense, piensa que es su deber moral utilizar la riqueza de su familia para ayudar a los pobres. Por esta razón, se muda al pequeño condado de Rosewater, en donde establece una oficina en la que atiende las llamadas de los habitantes que necesiten ayuda, por mínima que sea. 

En lo personal, es un digno contendiente por el puesto de mi personaje favorito en toda la obra de Vonnegut, ya que un mundo en el que un millonario se decide a dar “amor ilimitado” a quien lo necesite, es un mundo en el que definitivamente me gustaría vivir. A considerar: es uno de los personajes que más apariciones tiene en las novelas de Vonnegut, así que es probable que también fuese uno de los personajes favoritos del escritor.  

Aparece en: God Bless You, Mr. Rosewater (1965), Slaughterhouse-Five (1969), Breakfast of Champions (1973), Hocus Pocus (1990). 

Frase representativa: “Hello, babies. Welcome to Earth. It’s hot in the summer and cold in the winter. It’s round and wet and crowded. At the outside, babies, you’ve got about a hundred years here. There’s only one rule that I know of, babies—God damn it, you’ve got to be kind.” 

Dr. Wilbur Daffodil-11 Swain 

Protagonista de la novela Slapstick, que tiene la soledad como uno de sus temas centrales, Wilbur es un hombre cuya fealdad obligó a sus padres a aislarlo de la sociedad, junto con su hermana Eliza. Ambos hermanos, al estar en contacto físico, forman una especie de súper inteligencia. Los hermanos Wilbur y Eliza crean un plan para erradicar la soledad en Estados Unidos mediante la creación de enormes familias extendidas. El método para crearlas era este: a todos los ciudadanos se les daría, aleatoriamente, un nombre intermedio formado por el nombre de un objeto natural, como “Daffodil” (o “Narciso”, en español) y un número aleatorio entre el 1 y el 20, como 11 (de ahí el nombre “completo” de Wilbur). Así, todos las personas que tengan el mismo nombre del objeto serán primos y los que tengan el mismo nombre del objeto y el mismo número serán hermanos. 

Aparece en: Slapstick (1976).

Frase representativa: “So many crimes committed by lonesome people in Government are concealed in this place,” I said, “that the inscription might well read, ‘Better a Family of Criminals than No Family at All.’

Malachi Constant

Es el hombre más rico de Estados Unidos en la novela Sirens of Titan. Heredero de la enorme fortuna que amasó su padre (quien, a su vez, la obtuvo por suerte), Malachi es una suerte de protagonista trágico. En la historia, conoce a Winston Niles Rumfoord, un millonario que compra una nave espacial (¿les suena familiar?) y, por una serie de eventos, es capaz de ver el presente, el pasado y el futuro. Malachi Constant viaja a Marte, a Titán, conoce a Salo (un ser de Trafalmadore) y, en resumen, es un personaje que prácticamente carece de libre albedrío, al ser impulsado tanto por la suerte que heredó de su padre como por las manipulaciones de Rumfoord.  

Aparece en: Sirens of Titan (1959).

Frase representativa: “I was a victim of a series of accidents, as are we all.”

Kilgore Trout

Trout es un escritor de ciencia ficción de poca monta, prácticamente desconocido por todos, a excepción de Eliot Rosewater (quien es su único admirador, a pesar de que opina que Trout tiene buenas ideas, pero cuya prosa es terrible). Kilgore fue el vehículo por el cual Vonnegut hacía comentarios acerca de sí mismo dentro de su obra, en una especie de meta-ficción. ¡Pero vaya que Trout tenía buenas ideas! Me gustaría, algún día, ver materializadas las obras de Trout que Vonnegut menciona a lo largo de sus novelas. Por ejemplo, The First District Court of Thankyou, en la que se narra la historia de una corte a la que puedes llevar a juicio a aquellas personas que no han sido debidamente agradecidas contigo. Si la corte falla a tu favor, el acusado tiene la opción de agradecerte en público o estar en confinamiento solitario durante un mes únicamente con pan y agua (en la historia, Trout menciona que el ochenta por ciento de las personas elegía el confinamiento solitario). ¡Genial!

Aparece en: toda la obra de Vonnegut, pero su primera aparición fue en God Bless You, Mr. Rosewater (1965). 

Frase representativa: “Of course it happened. If I wrote something that hadn’t really happened, and I tried to sell it, I could go to jail. That’s fraud.” 

Billy Pilgrim

El protagonista de Slaughterhouse-Five. Una elección obvia, sí, pero necesaria. Billy Pilgrim, el soldado que presenció el bombardeo de la ciudad de Dresden durante la Segunda Guerra Mundial, me parece que representa a la humanidad en el mundo de Vonnegut. Pilgrim viaja en el tiempo, viaja al planeta Trafalmadore y regresa a casa después de la guerra para darle a la humanidad un mensaje de suma importancia. Sin embargo, lo que más me atrae (y conmueve) de este personaje es que, a pesar de ser testigo de incontables atrocidades durante la guerra, nunca pierde la esperanza en la humanidad. 

Aparece en: Slaughterhouse-Five (1969).

Mejor momento: el final de la mencionada Slaughterhouse-Five – conmovedor y brutal por la fe que tiene Vonnegut en la humanidad a pesar de todo. 

¡Ahí está la lista! Sin embargo, todavía hay muchos personajes memorables más por descubrir. Para usted, amable lector, ¿cuál es su personaje favorito en la obra de Kurt Vonnegut?

 

Comentarios


object(WP_Query)#18013 (52) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(85619) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "09-11-2022" ["before"]=> string(10) "07-12-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(66) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(85619) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "09-11-2022" ["before"]=> string(10) "07-12-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "cultura-para-todos" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["update_menu_item_cache"]=> bool(false) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#18017 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#18015 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#18016 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "09-11-2022" ["before"]=> string(10) "07-12-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(503) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-11-09 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-12-07 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (85619) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (14) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#18014 (24) { ["ID"]=> int(86418) ["post_author"]=> string(2) "77" ["post_date"]=> string(19) "2022-12-06 12:24:26" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-12-06 17:24:26" ["post_content"]=> string(6544) "En estos días concluye la más grande fiesta de las Letras en nuestro país. Orgullosamente y pese a las vicisitudes del camino, la FIL Guadalajara es considerada una de las ferias del libro más importantes a nivel mundial, junto con las de Frankfurt y Barcelona, la Book Expo norteamericana y el Salon du livre en Francia. La llegada del otoño enmarca los últimos preparativos para esta exposición mundial organizada por la Universidad de Guadalajara, que engalana de forma única la capital tapatía. Su inicio resulta en grandes alegrías editoriales, de autores, pero sobre todo, un festín para los lectores que, además de adquirir las novedades literarias, tienen una forma única de aproximación a los autores “de carne y hueso”, o bien a la interpretación que grandes maestros hacen de obras de todos los tiempos. Es entonces buen momento para reflexionar sobre la palabra escrita  y sus alcances universales, así como las limitaciones que viene enfrentando de cara a la tecnología, a ratos mecenas maravilloso, otros ratos ladrón perverso y en muchas ocasiones boicoteadora de la buena comunicación. Twitter está en crisis, a ratos se vislumbra su desaparición del panorama de las redes sociales.  En lo personal es algo que me pone triste. A través de esa red social he tenido acceso a contenidos maravillosos, aunque, hay que decirlo, a ratos eludiendo el golpeteo que se arma por la  polarización que la red facilita.  Desarrolla, en muchos casos, un lenguaje único que, dados mis afanes puristas, pone a rechinar neuronas. Cierto, a ratos –por economía verbal—caigo en lugares comunes que deslucen nuestra rica lengua castellana. En días pasados, con motivo de la participación de México en Qatar, me topé con una expresión tuitera de parte de un líder en la comunicación.  Ante el fracaso de nuestro equipo se expresó con un “Baia, baia”, de esos términos que en lo personal enloquecen a mis neuronas, viniendo de un líder de opinión. Con esto en mente, me permití aventurarme en una pequeña exploración sobre lo que ha sido nuestra palabra escrita, desde tiempos de los amanuenses hasta la telefonía celular. El propósito final de esta herramienta ha sido la comunicación. Sin el apoyo de elementos accesorios como sería la expresión corporal, la palabra escrita nos obliga a manifestarnos de una forma descifrable al máximo.  Inicialmente preciosista, en la actualidad técnica, breve y muy contaminada, pero el lenguaje lo sigue intentando. Habría que ver hasta qué punto se desvirtúa su propósito de comunicación, para convertirse en una catarsis personal provocada por el caos que impera en el mundo. Me generó un gran gusto enterarme de que nuestro escritor, coahuilense por adopción, Julián Herbert, recibiera el premio López Velarde de poesía 2022.  Aparte de cálido amigo ha sido un gran maestro con quien he tenido oportunidad de tomar taller en más de una ocasión. Esa calidad que vuelca en sus letras refleja lo que él es, un ser humano real, congruente entre lo que es y lo que escribe.  A través de sus letras lo hemos acompañado en situaciones muy personales que lo vuelven entrañable para el  lector, al identificar lo leído con  nuestras propias experiencias dolorosas.  Un excelente ejemplo de cómo es posible decir lo que la historia requiere, de una forma clara, que alcance al lector, con el propósito único de comunicar a otros lo que sentimos, pensamos o experimentamos. En todas las áreas del quehacer humano existen códigos de comunicación. Desde los científicos encerrados en sus laboratorios desentrañando los códigos de un genoma, hasta el controlador aéreo de un aeropuerto, o los que los  preparatorianos utilizan entre ellos en el aula escolar.  Esos códigos necesitan un marco referencial que permita comunicarse a unos con otros.  En el caso de la obra literaria, el código demanda claridad; abandonar toda subjetividad  personal justo en aras de eso, de comunicar, de compartir la percepción propia con el lector. No es función de la literatura como tal, convertirse en un  catártico si no se cumple la función de hacer saber al lector aquello que los conecte en lo profundo. De lo anterior se deriva un subtema más: Vivimos en unos tiempos de “DIY” (do it yourself), perdón por el anglicismo. A ratos queremos aplicarlo en la edición de un libro, lo cual difícilmente resulta en un trabajo de calidad. Hay plataformas que permiten la autopublicación de una obra literaria. Lo ideal es que esa obra que buscamos lanzar a través de una plataforma cuente con un trabajo previo de edición. Dentro de esta última, antes que los elementos de maquetación final, viene el pulimiento de los textos con relación a: ¿Qué quiero expresar? ¿Se consigue mi propósito de la mejor manera? Y una serie de precisiones sintácticas y hasta ortográficas que aportarán claridad al escrito.  Necesitamos ser despiadados con nuestros trabajos; someterlos a la revisión de otros ojos, en aras de mejorarlos. Revisarlos una y otra vez, hasta comprobar que queda en condiciones de comunicar.  La edición no es cuestión de corazonadas; de manejarse por suposiciones de que he logrado expresar lo que quiero decir.  Es trabajo y tiempo, y sobre todo humildad para apoyarnos en los que saben más que nosotros del asunto. Revisando material para el presente me hallé una verdad así de clara como  contundente, en un artículo de revisión de la editora española Mariana Eguaras. Cito: La edición de una obra propia no puede hacerla uno mismo. Al menos si lo que desea es un producto —en este caso un libro— que cumpla con determinados estándares de aceptabilidad por parte del lector. O sea, que ese producto tenga un mínimo de calidad editorial.  Buena reflexión para quienes buscamos publicar lo propio. Quizá alguien se proponga hacerlo propuesto a alcanzar los exhibidores de alguna importante Feria del Libro. Hay quienes nos planteamos una meta más razonable: Que el lector final no nos abandone a media lectura." ["post_title"]=> string(46) "Reflexiones en torno a la FIL Guadalajara 2022" ["post_excerpt"]=> string(77) "Trabajemos porque la palabra escrita sea el mejor vehículo de comunicación." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(46) "reflexiones-en-torno-a-la-fil-guadalajara-2022" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-12-06 12:24:26" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-12-06 17:24:26" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=86418" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17986 (24) { ["ID"]=> int(85579) ["post_author"]=> string(2) "39" ["post_date"]=> string(19) "2022-11-10 14:02:53" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-11-10 19:02:53" ["post_content"]=> string(6282) "Jesús Morón Villarreal presentó su reciente libro Los Rifleros de Zuazua en el Programa “Ecos del Noreste. Cultura e Historia” de la Universidad Pedro de Gante Radio con los conductores Angélica Murillo Garza y Juvencio Carrizales Torres. Semblanza del autor Jesús Morón Villarreal es Cronista, Poeta y Maestro de Artes Visuales. Es reconocido en San Antonio, Texas por LOS HIJOS DE LA REPÙBLICA DE TEXAS en el año 2008. Es hijo predilecto y ciudadano distinguido de General Zuazua, Nuevo León. Creador del Archivo Histórico virtual del Municipio y de la pintura Mural “FUNDACIÒN DE ZUAZUA” en la CASA DE LA CULTURA de la cual es el director, Socio Activo de la Asociación de Historiadores, Cronistas y Escritores de Nuevo León “José Servando Teresa de Mier” cuyo presidente es el Lic. Juvencio Carrizales Torres. Autor de libros de historia: Gutiérrez MaGee, héroes Tex-Mex. 1995; Así era Santa Elena, 2021; Pancho Villa el gallero, 2021; Cd. General Zuazua, N.L., 2022. Poemas: Mariposa Atrapada, 2021; y Los Rifleros de Zuazua, 2022.  Inspiración de la obra Morón mencionó que “la obra está inspirada en base a la primera  biografía del General Juan Zuazua publicada en 1892 por el Licenciado Hermenegildo Dávila y dedicada al General Don Bernardo Reyes”. En el libro se incluyen los correos de la antigua Hacienda Santa Elena, jurisdicción de Marín, Nuevo León y reportes militares de los rancheros que formaban la escuadra militar civil de la misma hacienda que hoy es la Ciudad de General Zuazua. Jesús Morón realizó una exhaustiva investigación sobre el héroe de Lampazos, Nuevo León “EL GENERAL DE GENERALES” gestor de los “RIFLEROS del NORTE” que le dieron gloria mismos que estaban entrenados y fueron expertos en el manejo de sus rifles, a pie y a caballo. Zuazua siempre avanzó al frente de sus rifleros como caudillo y fue puntero de su legión de valientes soldados norteños y fronterizos, entre los cuales destacaron los hombres de la antigua Hacienda Santa Elena (Hoy General Zuazua, N.L.). Felicitaciones al escritor y amigo Jesús Morón por la publicación de su libro Los Rifleros de Zuazua y presentarlo en nuestro Programa  “Ecos del Noreste. Cultura e Historia” que representa un valor agregado como fuente primaria para el campo de la investigación histórica de académicos, investigadores y público en general interesados en la temática. Jesús Morón Villarreal https://www.facebook.com/profile.php?id=100007684906572 Morón Villareal, Jesús (2022). Los rifleros de Zuazua. La Gaceta de Texas Press. Calle Treviño 405, General Zuazua, N.L. Tel: 81  2637  3044 [email protected]  Contacto  ORCID ID https://orcid.org/0000-0002-5708-428X [email protected] www.facebook.com/angelica.murillo.5496 https://www.facebook.com/RIEHMTY IG dra.angelicamg www.ruizhealytimes.com https://www.facebook.com/profile.php?id=100086988305836 https://www.facebook.com/RadioUPGoficial/ *Diseño Òscar Alejandro Sánchez Ávila  y Ana María Domínguez Torres." ["post_title"]=> string(91) "Jesús Morón presenta “Los Rifleros de Zuazua” en Ecos del Noreste, Cultura e Historia" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(82) "jesus-moron-presenta-los-rifleros-de-zuazua-en-ecos-del-noreste-cultura-e-historia" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-11-10 14:02:53" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-11-10 19:02:53" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=85579" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#18014 (24) { ["ID"]=> int(86418) ["post_author"]=> string(2) "77" ["post_date"]=> string(19) "2022-12-06 12:24:26" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-12-06 17:24:26" ["post_content"]=> string(6544) "En estos días concluye la más grande fiesta de las Letras en nuestro país. Orgullosamente y pese a las vicisitudes del camino, la FIL Guadalajara es considerada una de las ferias del libro más importantes a nivel mundial, junto con las de Frankfurt y Barcelona, la Book Expo norteamericana y el Salon du livre en Francia. La llegada del otoño enmarca los últimos preparativos para esta exposición mundial organizada por la Universidad de Guadalajara, que engalana de forma única la capital tapatía. Su inicio resulta en grandes alegrías editoriales, de autores, pero sobre todo, un festín para los lectores que, además de adquirir las novedades literarias, tienen una forma única de aproximación a los autores “de carne y hueso”, o bien a la interpretación que grandes maestros hacen de obras de todos los tiempos. Es entonces buen momento para reflexionar sobre la palabra escrita  y sus alcances universales, así como las limitaciones que viene enfrentando de cara a la tecnología, a ratos mecenas maravilloso, otros ratos ladrón perverso y en muchas ocasiones boicoteadora de la buena comunicación. Twitter está en crisis, a ratos se vislumbra su desaparición del panorama de las redes sociales.  En lo personal es algo que me pone triste. A través de esa red social he tenido acceso a contenidos maravillosos, aunque, hay que decirlo, a ratos eludiendo el golpeteo que se arma por la  polarización que la red facilita.  Desarrolla, en muchos casos, un lenguaje único que, dados mis afanes puristas, pone a rechinar neuronas. Cierto, a ratos –por economía verbal—caigo en lugares comunes que deslucen nuestra rica lengua castellana. En días pasados, con motivo de la participación de México en Qatar, me topé con una expresión tuitera de parte de un líder en la comunicación.  Ante el fracaso de nuestro equipo se expresó con un “Baia, baia”, de esos términos que en lo personal enloquecen a mis neuronas, viniendo de un líder de opinión. Con esto en mente, me permití aventurarme en una pequeña exploración sobre lo que ha sido nuestra palabra escrita, desde tiempos de los amanuenses hasta la telefonía celular. El propósito final de esta herramienta ha sido la comunicación. Sin el apoyo de elementos accesorios como sería la expresión corporal, la palabra escrita nos obliga a manifestarnos de una forma descifrable al máximo.  Inicialmente preciosista, en la actualidad técnica, breve y muy contaminada, pero el lenguaje lo sigue intentando. Habría que ver hasta qué punto se desvirtúa su propósito de comunicación, para convertirse en una catarsis personal provocada por el caos que impera en el mundo. Me generó un gran gusto enterarme de que nuestro escritor, coahuilense por adopción, Julián Herbert, recibiera el premio López Velarde de poesía 2022.  Aparte de cálido amigo ha sido un gran maestro con quien he tenido oportunidad de tomar taller en más de una ocasión. Esa calidad que vuelca en sus letras refleja lo que él es, un ser humano real, congruente entre lo que es y lo que escribe.  A través de sus letras lo hemos acompañado en situaciones muy personales que lo vuelven entrañable para el  lector, al identificar lo leído con  nuestras propias experiencias dolorosas.  Un excelente ejemplo de cómo es posible decir lo que la historia requiere, de una forma clara, que alcance al lector, con el propósito único de comunicar a otros lo que sentimos, pensamos o experimentamos. En todas las áreas del quehacer humano existen códigos de comunicación. Desde los científicos encerrados en sus laboratorios desentrañando los códigos de un genoma, hasta el controlador aéreo de un aeropuerto, o los que los  preparatorianos utilizan entre ellos en el aula escolar.  Esos códigos necesitan un marco referencial que permita comunicarse a unos con otros.  En el caso de la obra literaria, el código demanda claridad; abandonar toda subjetividad  personal justo en aras de eso, de comunicar, de compartir la percepción propia con el lector. No es función de la literatura como tal, convertirse en un  catártico si no se cumple la función de hacer saber al lector aquello que los conecte en lo profundo. De lo anterior se deriva un subtema más: Vivimos en unos tiempos de “DIY” (do it yourself), perdón por el anglicismo. A ratos queremos aplicarlo en la edición de un libro, lo cual difícilmente resulta en un trabajo de calidad. Hay plataformas que permiten la autopublicación de una obra literaria. Lo ideal es que esa obra que buscamos lanzar a través de una plataforma cuente con un trabajo previo de edición. Dentro de esta última, antes que los elementos de maquetación final, viene el pulimiento de los textos con relación a: ¿Qué quiero expresar? ¿Se consigue mi propósito de la mejor manera? Y una serie de precisiones sintácticas y hasta ortográficas que aportarán claridad al escrito.  Necesitamos ser despiadados con nuestros trabajos; someterlos a la revisión de otros ojos, en aras de mejorarlos. Revisarlos una y otra vez, hasta comprobar que queda en condiciones de comunicar.  La edición no es cuestión de corazonadas; de manejarse por suposiciones de que he logrado expresar lo que quiero decir.  Es trabajo y tiempo, y sobre todo humildad para apoyarnos en los que saben más que nosotros del asunto. Revisando material para el presente me hallé una verdad así de clara como  contundente, en un artículo de revisión de la editora española Mariana Eguaras. Cito: La edición de una obra propia no puede hacerla uno mismo. Al menos si lo que desea es un producto —en este caso un libro— que cumpla con determinados estándares de aceptabilidad por parte del lector. O sea, que ese producto tenga un mínimo de calidad editorial.  Buena reflexión para quienes buscamos publicar lo propio. Quizá alguien se proponga hacerlo propuesto a alcanzar los exhibidores de alguna importante Feria del Libro. Hay quienes nos planteamos una meta más razonable: Que el lector final no nos abandone a media lectura." ["post_title"]=> string(46) "Reflexiones en torno a la FIL Guadalajara 2022" ["post_excerpt"]=> string(77) "Trabajemos porque la palabra escrita sea el mejor vehículo de comunicación." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(46) "reflexiones-en-torno-a-la-fil-guadalajara-2022" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-12-06 12:24:26" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-12-06 17:24:26" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=86418" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(18) ["max_num_pages"]=> float(9) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "86ddcf8c5c15ec5f3619fd9d32ac2d9d" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["allow_query_attachment_by_filename":protected]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

Reflexiones en torno a la FIL Guadalajara 2022

Trabajemos porque la palabra escrita sea el mejor vehículo de comunicación.

diciembre 6, 2022

Jesús Morón presenta “Los Rifleros de Zuazua” en Ecos del Noreste, Cultura e Historia

Jesús Morón Villarreal presentó su reciente libro Los Rifleros de Zuazua en el Programa “Ecos del Noreste. Cultura e Historia” de la...

noviembre 10, 2022




Más de categoría

Reflexiones en torno a la FIL Guadalajara 2022

Trabajemos porque la palabra escrita sea el mejor vehículo de comunicación.

diciembre 6, 2022
Feria Internacional del Libro de Guadalajara

Feria Internacional del Libro de Guadalajara

Desde 1987 se celebra la Feria Internacional del Libro de Guadalajara. Y se ha convertido en el mayor referente...

diciembre 6, 2022
Gracias por la música, Christine McVie

Gracias por la música, Christine McVie

Homenaje a Christine McVie por su reciente fallecimiento el 30 de noviembre de este año.

diciembre 2, 2022
cartas

Cartas a Tora - 292

Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Diario le escribe...

diciembre 2, 2022