Cartas a Tora XIV

Otra vez fueron las vecinas a ver al portero. Otra vez, no los recibió hasta que pidieron su cita por Internet y él tuvo tiempo…       Otra vez fueron las vecinas a ver al portero. Otra vez, no...

25 de noviembre, 2016

Otra vez fueron las vecinas a ver al portero. Otra vez, no los recibió hasta que pidieron su cita por Internet y él tuvo tiempo…

      Otra vez fueron las vecinas a ver al portero. Otra vez, no los recibió hasta que pidieron su cita por Internet y él tuvo tiempo (y ganas) de recibirlos. Querían preguntarle qué iba a pasar con los lavaderos. Sólo quedan dos en buen uso, y son muchas las vecinas que tienen que lavar. El portero les dijo que no era cosa suya; que los lavaderos estaban bien, y que ellos los destrozaron al sobre-cargarlos de ropa y de jabón. El gritadero que se armó…

La única forma de callarlas fue disparando dos veces al aire. (Ni tan al aire, porque el canario del 18 cayó atravesado por una bala. Le hicieron un entierro muy bonito). Para aplacarlas, y mientras su equipo estudiaba el problema, les dijo que usarían los lavaderos por turnos. Para eso, se hizo una lista de vecinas. Cada una tenía que declarar cuánto iba a lavar, dependiendo del número de hijos, de maridos, de ad-láteres (No te esfuerces. Creo que es latín) y de parientes que vivía en  cada casa, y se les asignó un turno, de la una de la mañana a las doce de la noche (lo cual generó unas disputas espantosas, que se acallaron con otros dos tiros al aire y el entierro de un perico). Y para evitar problemas se hicieron credenciales, especificando el turno que les tocaba. Hubo problemas, porque a la del 38, que tiene ocho  hijos, tres sobrinos y dos quién sabe qué, le tocaron quince minutos; y la del 2, que es ella sola, dispone de una hora. Al portero no le quedaban más balas; así que se subió a un cajón y les pidió cordura (Nadie sabía lo que eso era): les dijo que no están en una vecindad chismosa sino en un condominio amoroso, y que los problemas se podían resolver con buena voluntad. Se acordó que las que no necesitaran mucho tiempo para lavar prestaran sus credenciales a las otras. Les pareció buena idea, y así lo hicieron durante dos días. Al tercero, la del 2 empezó a alquilar la credencial a quien le diera más. La del 33 quiso ir a acusarla con el portero, pero se lo impidieron diciéndole que les convenía más así. Vamos a ver qué pasa cuando se entere el portero. Porque se enterará, no tengas la menor duda.

También hubo otra vez Doble Día Sin Baño, porque la contaminación alcanzaba el interior de todas las viviendas del lado izquierdo. En el King’s se hicieron unas colas espantosas, y las ventas casi se duplicaron. El portero se puso muy contento, ¿y qué crees que hizo cuando pasó la emergencia? Mandó a sus guaruras a buscar en todos los basureros de la colonia todo lo que encontraran podrido; y en la noche lo tenían que echar al agujero del patio, para que siguiera la peste. El día que los vecino se enteren, seguro que le dan una paliza, por pensar lo menos; porque ya realmente les está haciendo la vida de cuadritos (o de bolitas, como más te guste; el caso es que se las dificulta mucho). Porque imagínate… Esto no lo sabe nadie más que yo, así que no lo vayas a decir. Uno de sus guaruras encontró en un basurero un pedazo de pescado podrido y lo echó al agujero, como todo lo demás; y el del 32 lo recogió, se lo comió y enfermó del estómago, y tenía que ir al baño a cada rato; pero como no le tocaba, corría al King’s a cualquier hora Total, que la fonda ya abre toda la noche. Pero a los empleados no les pagan horas extra; les dijeron que estaban haciendo una labor social muy importanate,y ellos se lo creyeron. Lo único que les da extra es un “almuerzo nocturno”, en que pueden acabar con todo lo que quedó del día anterior que ya empiece a oler un poco mal. Claro que ellos se comen primero lo que huele bien. A ver cuánto les dura el gusto, porque el portero  se entera de todo. No sé cómo le hace, porque él no puede convertirse en gato, como yo, y meterse en todos lados. A nadie le extraña verme a mi en todos los pleitos, oyendo todas las conversaciones; pero ni él ni sus achichincles pueden hacer lo mismo y, sin embargo, se enteran de todo. A veces creo que son medio brujos o que tienen drones para espiar a los vecinos.

¿Tú qué dices? ¿Son brujos o tienen drones? Sólo que sean aparatos en forma de pájaro, o de mariposa o de mosca. Eso podría ser, ¿no te parece?, porque brujas… Yo sólo conozco una, y no está aquí. No hablo de tu mamá, así que no te esponjes. Me refiero a una que vive en el bosque, cerca de mi casa, y de la que ya te he hablado. En realidad no es bruja, porque esas cosas no existen; pero así le dice la gente, porque sabe muchas cosas y es capaz de hacer mucho daño. Si alguna vez vas con ella, puedes pedirle que aleje de tu vida a quien tú sabes, que a lo mejor para eso sí sirve. Y si no vas tú, iré yo. Adiós.

         Te quiere




                  Cocatú 

III.- LA CASA DE LOS OLVIDOS

Nuevamente estaba en la terraza de los arcos con don Marcelino. El tiempo se había pasado rapidísimo: llevaba ya cerca de tres...

·

Javier Barros Sierra un hombre que defendió la autonomía universitaria

El 1 de agosto de 1968, el Ing. Javier Barros Sierra, Rector de la UNAM, encabezó una de las manifestaciones con mayor...

·




Más de categoría
Reloj

Estos son algunos de los relojes más bellos de Europa

En la madrugada de este domingo los relojes en Europa se retrasaron una hora y los relojes públicos se...

·
Partería

'Birth Wars', documental que retrata la partería en México

Birth Wars (2019) es un documental que retrata la dificil labor de las parteras en Mexico y los retos...

·

Crítica Serie: SUCCESSION

“Casi todos podemos soportar la adversidad, pero si quieres probar el carácter de un hombre, dale poder”.   -Abraham Lincoln...

·

Nueve disparos y medios

De nueva cuenta, se adelantaban conclusiones sin suficiente información.  Javier Garza Ramos Los medios de comunicación  masiva son un...

·