Cartas a Tora XCIX

Querida Tora: El otro día llegó una señora muy arreglada, con una muchacha bastante joven, a ver al portero. Al principio, él le dijo que… Querida Tora: El otro día llegó una señora muy arreglada, con una...

31 de agosto, 2018 cartas

Querida Tora: El otro día llegó una señora muy arreglada, con una muchacha bastante joven, a ver al portero. Al principio, él le dijo que…

Querida Tora:

El otro día llegó una señora muy arreglada, con una muchacha bastante joven, a ver al portero. Al principio, él le dijo que no lo molestara, que se fuera; pero la señora amenazó con hacerle un escándalo si no la dejaba pasar. A mi me picó la curiosidad, y me acerqué a la ventana para escuchar.

La señora le dijo que esa muchacha era su hija, a la que ni siquiera había querido conocer. El se defendió, diciendo que cómo sabía si era cierto, y ella le contestó que no iba a perder su reputación por una mentira, que la niña era producto de un amor (Aventura, protestó él) que tuvieron un día no muy lejano (No me acuerdo, contestó él). El caso era que la muchacha se había casado contra su voluntad, y a los dos meses ya estaba hablando de divorcio. Y añadió que ella no tenía dinero para mandarlos a una terapia de pareja; pero que él tenía un servicio médico en la vecindad, y que podía pedirle que los atendiera. El no quería, alegando que la muchacha no era inquilina; pero ella lo volvió a amenazar con un escándalo y, por fin, él accedió a su petición, y le dijo que volviera la muchacha con el marido la mañana del día siguiente.

En cuando la señora y su hija se fueron, el portero corrió a ver a la enfermera y le dijo de lo que se trataba. Ella se negó, alegando que no era psiquíatra ni psicóloga, ni siquiera neuróloga, y que no sabía nada de terapias de pareja. El portero le dijo que era lo mismo que cualquier terapia, pero por partida doble. La enfermera insistía en que no estaba capacitada. Y el portero se empeñó en que sí podía; y que si no lo hacía, la denunciaría por ejercer sin título de enfermera, ni siquiera de cuidadora. La mujer se vio obligada a aceptar, y dijo que los atendería.

La mañana siguiente, la muchacha y su marido llegaron muy temprano y con caras de pocos (O de ningunos) amigos. Era evidente que venían forzados. El portero los recibió muy amable y los subió a la enfermería. Allí se quedaron los dos, con ganas evidentes de irse lo más pronto posible.

La enfermera no sabía qué hacer. Los sentó, y les empezó a decir que el matrimonio era una cosa muy buena, que era la forma adecuada de tener hijos y… Ellos no la dejaron continuar. Eso ya lo sabían, dijeron; pero en su caso no había servido de nada. En primer lugar, porque no querían hijos, Se habían casado porque creyeron que ella estaba embarazada; pero fue una falsa alarma, y para cuando se dieron cuenta ya era demasiado tarde. Divorciarse les costaba mucho dinero (que no tenían), y lo que querían era una fórmula para separarse gratis.

La enfermera les dijo que eso no existía, que lo mejor era aguantarse y seguir adelante. Los dos protestaron, diciendo que no se odiaban, pero se caían muy mal; que dormir juntos no estaba tan mal, pero que la vida en común era un infierno, porque ella no sabía cocinar y él no sabía trabajar, y que por eso peleaban todo el día.

Hacía mediodía llegó el portero a ver cómo iban las cosas, y los encontró tirándose los pocos platos que la enfermera tenía y gritándose cosas muy feas. Entonces, le dijo a la enfermera que si no hacía que se arreglaran la iba a denunciar por “malas prácticas de curación”. La enfermera le dijo que no fuera desgraciado, y él le contestó que era como le daba la gana, y que si no cumplía con su deber se olvidara de todo lo que había entre ellos. Eso sí le pudo a la enfermera, aunque no sé por qué. Lo único que hay entre ellos es… Imagínatelo. Esta no es una conversación propia para una señorita decente como tú.

Ya a la desesperada, la enfermera tomó algunas de las substancias que tiene en su botiquín, las mezcló y elaboró con ellas un potente afrodisíaco, cuya receta le dió un día la bruja de su pueblo. Y se los dio a beber.

El efecto no fue instantáneo, pero si fulminante, al grado que no pudieron salir de la enfermería en toda la noche; y allí se estuvieron, dale que dale. La enfermera se tuvo que ir, y sólo volvió para llevarles una torta del King’s y un refresco porque si no, dijo, se iban a deshidratar y luego tendría que inyectarlos y todo sería más difícil. El caso es que se pasaron todo el día siguiente durmiendo; y cuando se fueron, iban muy felices, tomados de la mano  y sorbiéndose los alientos. La idea de divorcio parecía haber quedado muy lejos.

El portero quiso saber qué había pasado; pero la enfermera, antes de decirle nada, le dio un vaso de refresco (con una buena cantidad de su preparado especial), y ya no le interesó saber lo ocurrido. No se estuvo todo el día en la enfermería porque ya no tiene 20 años; y aunque potente, el brebaje no es milagroso. Pero el portero no tuvo de qué quejarse. Y la enfermera lo pasó de maravilla, según dijo después confidencialmente a la señora del 8, que había anotado la hora en que el portero entró a la enfermera, y la hora en que salió, y le hizo algún comentario picaresco.

En esta ocasión, todo acabó bien (Al menos, en apariencia. Ya veremos lo que sucede después). Yo me voy a fijar muy bien cómo prepara la enfermera ese bebedizo, pues podría resultar útil. Ya te contaré.

Te quiere,

Cocatú

Comentarios

Google-news
object(WP_Query)#18570 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(22510) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "22-04-2022" ["before"]=> string(10) "20-05-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(22510) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "22-04-2022" ["before"]=> string(10) "20-05-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "cultura-para-todos" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#18568 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#18578 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#18583 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "22-04-2022" ["before"]=> string(10) "20-05-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(467) "SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-04-22 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-05-20 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (22510) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (14) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2" ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#18565 (24) { ["ID"]=> int(78883) ["post_author"]=> string(1) "9" ["post_date"]=> string(19) "2022-05-13 08:35:15" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-05-13 13:35:15" ["post_content"]=> string(4301) "Querida Tora: Fíjate que la señora (Perdón: señorita, porque no se le conoce hombre alguno) va a cumplir 51 años. Y dijo que como sus papás no le hicieron fiesta de 15 años, se la va a hacer ahora ella, porque 51 es lo mismo que 15, pero al revés. Y no sabes la ola de comentarios que la ocurrencia levantó. Pero ella siguió adelante. La fiesta fue el sábado pasado. Para eso, alquiló el patio de la vecindad (al precio que el portero le puso), y lo decoró con flores en todas las columnas y en todas las ventanas, hielo seco en las escaleras. No podían faltar las nubes de humo de hielo seco, entre las que apareció la feliz festejada como en un mundo irreal, de fantasía, en brazos de su chambelán. Fue difícil conseguir el chambelán que la llevara en brazos, porque a los 51 años no se pesa lo que a los 15, y la festejada tuvo que alquilar un muchacho del gimnasio del barrio para que ejecutara la hazaña. Pero no sabes cómo la envidiaron todas las viejas, que pidieron que el chambelán les diera una vueltecita en brazos a cada una. El muchacho se negó rotundamente, con el pretexto de que no podía cometer abusos en una cosa tan delicada que podría resultar en el “aguadamiento” (así lo dijo el pobre, que se ve que no domina el idioma) de los pectorales, y luego iba a parecer señora madre de muchos hijos. Las viejas se enojaron, y entonces propusieron celebrar una carrera entre sus maridos llevándolas en brazos y el del gimnasio con la cincuenta y un añera, que ganó fácilmente este último, y aún se les rió en las barbas. Sirvieron unos cocteles muy raros, que nadie pudo identificar qué contenían, pero que la festejada afirmó que estaban deliciosos. Las señoras sí se los tomaron; pero los señores los tiraron en las macetas, afirmando que sabían a limonada podrida, excepto los del 41 y el del gimnasio, que los encontraron exquisitos. El número fuerte era el vals, naturalmente. Y ahí apareció la festejada, del brazo del chavo fortachón, tambaleándose sobre sus tacones extra-recontra-altos,  dando vueltas y haciendo piruetas con la gracia de un pato reumático. Y por más que el muchacho la alzaba en brazos (Por eso no quería cargar a las otras, porque era exigirle demasiado), la pobre apenas lograba despegarse del suelo. Pero la señorita lo disfrutó en grado sumo; y cuando los invitados rompieron a aplaudir se le llenaron los ojos de lágrimas y no tenía voz ni para agradecer la ovación. Al chavo le pusieron oxígeno un rato, para que se le regularizara la respiración, pero la cosa no pasó de ahí. Luego vino la cena. Ahí sí se lució la festejada porque, como hizo saber públicamente, todo lo había hecho ella con sus manecitas (Ayudada por su mamá y su abuelita, como debe ser); y fuera de que el mole estaba muy empalagoso, lo demás pasaba bastante bien. Entonces sí sirvieron “cubas” y otras bebidas conocidas, y los señores se reconciliaron con la festejada y su familia, a la cual ya habían mandado muy lejos por no servir “chupe” adecuado. El baile siguió hasta las primeras horas del día siguiente. La festejada se tuvo que quitar los tacones, porque no había manera de mantener el equilibrio más de cinco minutos seguidos, y se puso sus chanclas de diario; pero con esas bailó hasta que se descompuso el tocadiscos, que si no… En fin, que todos se divirtieron mucho. Y lo más importante: la festejada salió con novio: un señor recién llegado a la vecindad que quedó deslumbrado con los ciento veintitrés moñitos que cubrían el vestido de la “muchacha”; y cayó redondito, como si fuera trampa para osos. Mucho de ésto lo oí a las comadres el día siguiente, porque me tomé dos cocteles y me quedé dormido sin darme cuenta. Pero todas esas fiestas de 15 años son iguales, y pasan las mismas cosas, así que no me perdí de nada. Te quiere Cocatú" ["post_title"]=> string(17) "CARTAS A TORA 267" ["post_excerpt"]=> string(180) "Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Todos los días le escribe cartas a Tora, su amada, quien lo espera en una galaxia no muy lejana." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(17) "cartas-a-tora-267" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-05-13 10:37:47" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-05-13 15:37:47" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=78883" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#18484 (24) { ["ID"]=> int(78116) ["post_author"]=> string(3) "167" ["post_date"]=> string(19) "2022-04-22 12:52:04" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-04-22 17:52:04" ["post_content"]=> string(6086) "La llegada de la Semana Mayor, el regreso paulatino a la “vieja” normalidad, el retorno de convenios artísticos firmados en tiempos anteriores de la pandemia y la conmemoración de aniversarios y, hace un par de días del “Día Mundial del Arte”, culminan en una amplia oferta cultural que la Ciudad de México tiene, y que nadie debe perderse. Hago así, a continuación, una lista de los eventos que considero a criterio personal como los más interesantes para visitar este mes.
  1. Nuevo Teatro Ramiro Jiménez
Obra: “Siete Veces Adiós” Dirección: Alan Estrada Esta obra, del conocido YouTuber, viajero, actor y cantante Alan Estrada, co-creada con Jannette Chao, Vince Miranda y Salvador Suárez, y protagonizada por Fernanda Castillo, Gustavo Egelhaaf, César Enríquez, Diego Medel, Mónica Campos, Esván Lemus, Alba Messa, Lucía Covarrubias y Andrés Saráchaga, narra la historia de “Él” y “Ella”, una pareja que culmina sus siete años de noviazgo. La personificación del amor “L’amore” acompaña a los protagonistas en su odisea para tratar de resolver las dudas que todo el mundo se plantea como ¿qué es el amor? y ¿qué tan frágil es el amor? Acompañado de canciones creadas para la obra, la pareja nos enseña una historia honesta del amor, donde todos nos podemos sentir identificados. Esta obra es terapéutica para el corazón roto, te lo rompe a pedazos y te lo vuelve dejar en solo uno, porque, como lo dice la obra, es “un musical hecho con el corazón (roto)”. Fin de temporada: 12 de junio. Boletos en: sietevecesadios.com.
  1. Plancha del Zócalo Capitalino
Capilla Sixtina en México Dirección: Gabriel Berumen Tras su exitoso inicio en CDMX en 2016 y posterior a su recorrido por varias locaciones de país como Cancún, Puebla, Toluca y Monterrey, la única réplica autorizada por los Musei Vaticani y exacta de la Capilla Sixtina regresa a la capital del país. Más de 2,700,000 fotografías fueron necesarias para realizar este proyecto, celebrando la obra realizada por Michelangelo Buonarroti, Sandro Botticelli, Pietro Perugino, Pinturicchio, Domenico Ghirlandaio y Cosimo Rosselli, donde cada centímetro cuadrado de esta capilla, ubicada a la izquierda de la Basílica de San Pedro, fue pintada con motivos de la vida de Jesús, de Moisés, fragmentos del Génesis y del Juicio Final. Esta obra tiene más de 500 años de ser realizada, y la posibilidad de poder tener una réplica exacta en México es insólito. La entrada es gratuita, y se exhibirá hasta el 19 de mayo. Boletos en: sixtinaenmexico.com
  1. Museo Nacional del Arte
La diosa de la casa de Rembrandt Curador: Héctor Palhares Cada vez que una obra de un maestro flamenco es expuesta en México, es digno de visitar, y en esta ocasión de parte de una colección privada que ha visitado la Galería de la Asociación de Arte de Aalen, así como el Schaezlerpalais de Augsburgo, Alemania, la obra Palas Atenea, del neerlandés Rembrandt van Rijn es expuesta por primera vez en México, celebrando el cuadragésimo aniversario del MUNAL. La peculiaridad de esta obra radica en que la modelo es Hendrickje Sttofels, compañera sentimental del artista, y con quien tuvo a Cornelia, la única hija de la relación. La obra se exhibe en la sala Jorge Alberto Manrique, y concluye su visita en el país el 29 de mayo. Información en: munal.mx
  1. Museo Jumex
Urs Fischer: Lovers Curador: Francesco Bonami Por primera vez en México, las obras del artista conceptual suizo Urs Fischer son expuestas. Las mencionadas son reunidas de prestigiosos recintos como el MoMA y el Whitney Museum en Nueva York, el MOCA de Los Ángeles, la Rubell Family Collection en Miami y varias obras diseñadas específicamente para esta exposición en la galería mexicana. Como se caracteriza del Museo Jumex, la obra de los artistas es presentada tanto en la explanada principal del museo, enfrentando al Museo Soumaya, y en su interior, con cada nivel y sala del recinto teniendo diferentes temáticas y arreglos de las instalaciones del artista. El museo tendrá esta inédita exposición hasta el 18 de septiembre. Información en: fundacionjumex.org
  1. Auditorio Nacional y cines selectos
En Vivo desde el Met de Nueva York Dirección: The Metropolitan Opera Como es presentada de manera continua a lo largo del año, las transmisiones en vivo de las obras dramatizadas en la casa neoyorquina de ópera, el Met, pueden ser vistas subtituladas y en pantallas cinematográficas. Las obras de Mozart, Strauss, Tchaikovsky, Puccini, Wagner, Handel, Verdi, Stravinsky y otros son expuestas en el Auditorio Nacional y en cines a lo largo de la ciudad, propiciando el acercamiento de la población hacia una de las casas operísticas de mayor renombre internacional. México, considero, requiere una mayor exposición y conocimiento sobre una de las representaciones artísticas más importantes a lo largo de la historia, la ópera." ["post_title"]=> string(23) "El mes del arte en CDMX" ["post_excerpt"]=> string(90) "Jareth Lassard nos comparte las actividades que enriquecen la vida cultural de la CDMX. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(23) "el-mes-del-arte-en-cdmx" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-04-22 12:52:04" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-04-22 17:52:04" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=78116" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#18565 (24) { ["ID"]=> int(78883) ["post_author"]=> string(1) "9" ["post_date"]=> string(19) "2022-05-13 08:35:15" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-05-13 13:35:15" ["post_content"]=> string(4301) "Querida Tora: Fíjate que la señora (Perdón: señorita, porque no se le conoce hombre alguno) va a cumplir 51 años. Y dijo que como sus papás no le hicieron fiesta de 15 años, se la va a hacer ahora ella, porque 51 es lo mismo que 15, pero al revés. Y no sabes la ola de comentarios que la ocurrencia levantó. Pero ella siguió adelante. La fiesta fue el sábado pasado. Para eso, alquiló el patio de la vecindad (al precio que el portero le puso), y lo decoró con flores en todas las columnas y en todas las ventanas, hielo seco en las escaleras. No podían faltar las nubes de humo de hielo seco, entre las que apareció la feliz festejada como en un mundo irreal, de fantasía, en brazos de su chambelán. Fue difícil conseguir el chambelán que la llevara en brazos, porque a los 51 años no se pesa lo que a los 15, y la festejada tuvo que alquilar un muchacho del gimnasio del barrio para que ejecutara la hazaña. Pero no sabes cómo la envidiaron todas las viejas, que pidieron que el chambelán les diera una vueltecita en brazos a cada una. El muchacho se negó rotundamente, con el pretexto de que no podía cometer abusos en una cosa tan delicada que podría resultar en el “aguadamiento” (así lo dijo el pobre, que se ve que no domina el idioma) de los pectorales, y luego iba a parecer señora madre de muchos hijos. Las viejas se enojaron, y entonces propusieron celebrar una carrera entre sus maridos llevándolas en brazos y el del gimnasio con la cincuenta y un añera, que ganó fácilmente este último, y aún se les rió en las barbas. Sirvieron unos cocteles muy raros, que nadie pudo identificar qué contenían, pero que la festejada afirmó que estaban deliciosos. Las señoras sí se los tomaron; pero los señores los tiraron en las macetas, afirmando que sabían a limonada podrida, excepto los del 41 y el del gimnasio, que los encontraron exquisitos. El número fuerte era el vals, naturalmente. Y ahí apareció la festejada, del brazo del chavo fortachón, tambaleándose sobre sus tacones extra-recontra-altos,  dando vueltas y haciendo piruetas con la gracia de un pato reumático. Y por más que el muchacho la alzaba en brazos (Por eso no quería cargar a las otras, porque era exigirle demasiado), la pobre apenas lograba despegarse del suelo. Pero la señorita lo disfrutó en grado sumo; y cuando los invitados rompieron a aplaudir se le llenaron los ojos de lágrimas y no tenía voz ni para agradecer la ovación. Al chavo le pusieron oxígeno un rato, para que se le regularizara la respiración, pero la cosa no pasó de ahí. Luego vino la cena. Ahí sí se lució la festejada porque, como hizo saber públicamente, todo lo había hecho ella con sus manecitas (Ayudada por su mamá y su abuelita, como debe ser); y fuera de que el mole estaba muy empalagoso, lo demás pasaba bastante bien. Entonces sí sirvieron “cubas” y otras bebidas conocidas, y los señores se reconciliaron con la festejada y su familia, a la cual ya habían mandado muy lejos por no servir “chupe” adecuado. El baile siguió hasta las primeras horas del día siguiente. La festejada se tuvo que quitar los tacones, porque no había manera de mantener el equilibrio más de cinco minutos seguidos, y se puso sus chanclas de diario; pero con esas bailó hasta que se descompuso el tocadiscos, que si no… En fin, que todos se divirtieron mucho. Y lo más importante: la festejada salió con novio: un señor recién llegado a la vecindad que quedó deslumbrado con los ciento veintitrés moñitos que cubrían el vestido de la “muchacha”; y cayó redondito, como si fuera trampa para osos. Mucho de ésto lo oí a las comadres el día siguiente, porque me tomé dos cocteles y me quedé dormido sin darme cuenta. Pero todas esas fiestas de 15 años son iguales, y pasan las mismas cosas, así que no me perdí de nada. Te quiere Cocatú" ["post_title"]=> string(17) "CARTAS A TORA 267" ["post_excerpt"]=> string(180) "Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Todos los días le escribe cartas a Tora, su amada, quien lo espera en una galaxia no muy lejana." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(17) "cartas-a-tora-267" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-05-13 10:37:47" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-05-13 15:37:47" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=78883" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(8) ["max_num_pages"]=> float(4) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "2599d6d96237fab236d82226b53e4cba" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

CARTAS A TORA 267

Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Todos los días le escribe cartas...

mayo 13, 2022
mes del arte en CDMX

El mes del arte en CDMX

Jareth Lassard nos comparte las actividades que enriquecen la vida cultural de la CDMX.

abril 22, 2022




Más de categoría

CARTAS A TORA 267

Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Todos los días...

mayo 13, 2022

CARTAS A TORA 266

Un alienígena arriba a la Ciudad de México y, convertido en gato, llega a vivir a una vecindad. Le...

mayo 6, 2022
Songs for Drella, un tributo musical a Andy Warhol

Songs for Drella, un tributo musical a Andy Warhol

Reseña de “Songs for Drella”.

mayo 2, 2022
CARTAS A TORA

CARTAS A TORA 265

Un alienígena arriba a la Ciudad de México y, convertido en gato, llega a vivir a una vecindad. Le...

abril 29, 2022