Cartas a Tora VI

Te lo dije: lo de los baños iba a causar problemas. Resulta que llegaron los tubos que los ingenieros necesitaban, y pusieron el que faltaba…       Te lo dije: lo de los baños iba a causar...

23 de septiembre, 2016

Te lo dije: lo de los baños iba a causar problemas. Resulta que llegaron los tubos que los ingenieros necesitaban, y pusieron el que faltaba…

      Te lo dije: lo de los baños iba a causar problemas. Resulta que llegaron los tubos que los ingenieros necesitaban, y pusieron el que faltaba. Ya no se derrama nada. Pero los ingenieros se fueron y no taparon el agujero; dijeron que eso no les corresponde a ellos. Los vecinos le preguntaron al portero quién lo iba a tapar, y él los contestó que buscaría quien lo hiciera. Pero el tiempo pasa, y no llega nadie. Total, que los vecinos se enojaron y mandaron una comisión a hablar con el portero. Este ni siquiera los recibió. Los vecinos se enojaron más, y fueron a llamar a otros, y todos juntos (ya eran como 50 ó 60) fueron a presentar la queja. El portero dijo que era mucha gente, que no los podía meter a todos a su oficina, y que nombraran una comisión. La nombraron. El portero no los recibió porque entre ellos estaba la del 43, que es muy gritona, y él no está acostumbrado a trabajar así. Sacaron a la del 43 y pusieron al del 41, que es un señor muy educadito y comedido. El portero dijo que no trataba con gente así, que le mandaran un hombre de verdad, para hablar de igual a igual. Pusieron al del 13. El portero se rehusó, porque el 13 es de mala suerte. Para no hacerte el cuento largo, no pusieron a nadie en su lugar; y hasta sacaron también al del 21, porque es muy necio. Por fin, entró la comisión. ¿Y qué crees que les dijo el desgraciado? (No te espantes por la palabra, y consulta el diccionario. “Desgraciado” es el que no tiene gracia; y este señor ni canta, ni baila, ni toca las castañuelas). Pues les dijo que allí sólo sus chicharrones truenan (¿Qué tendrá que ver el chicharrón con el agujero del patio?),y que cuando pudiera, mandaría tapar el hoyo.

         No sabes cómo se pusieron los vecinos. Lo insultaron todo lo que pudieron (que es mucho); y como no les hizo caso, la tomaron con su mamá. ¡Qué cosas le dijeron! Cosas feas de verdad, cosas que yo no me atrevo a decirle a tu mamá, ni siquiera cuando llega a decirme que ya es hora de que me vaya, porque tienen que cenar. Confieso que una vez pensé: “¡Vieja jija!”, o su equivalente en nuestro idioma, pero no lo que éstos le dijeron. El portero los mandó por un tubo, pero no sé si es el tubo que cambiaron o uno de los que quedaron (porque compró 10 tubos, y allí quedaron 9 apilados en el patio, dificultando todavía más el paso).

         Entonces, le gritaron que iban a bloquear las escaleras, para que nadie pudiera subir a la azotea y pasar a los patios posteriores. Y sí, se sentaron todos en las escaleras, y por allí no pasa nadie. Estuvieron allí 3 días de juerga, porque los que no pueden pasar se suman a ellos; y allí comen, allí beben, y allí hacen de todo. Tu estás creyendo que se ponen a guisar ahí, ¿verdad? No seas tan ingenua. Mandan traer del “King's” “Cajun Pozole New Orleans Style with Massachussets Tostadas” y unos “Giant Champurrados” que están en promoción, y todos contentos.

         Hubo un incidente penoso cuando llegó la señora del 33, que está en silla de ruedas. Para no tener que pasarla por encima de las cabezas de los bloqueadores, los hijos amarraron la silla a un poste que hay en la azotea, y la aventaron para que brincara el pozo. Lo malo es que la viejita se mareó, se cayó y se rompió la otra pierna. Pero ya se la enyesaron; y la del 2, que vive sola en una vivienda enorme, le ofreció una cama. Y ya se instaló allí, con todos sus hijos.

         Por fin, los vecinos se cansaron, y decidieron enviar como mediadora a la muchacha del 12, que está muy buena (No te esponjes. Yo nada más repito lo que ellos dicen). Esto que te voy a contar lo sé porque, como gato, tengo la facilidad de meterme en todos lados y oir todo lo que se dice; pero los vecinos no lo saben (o a la mejor sí, pero hacen como que no). El portero le dijo a la muchacha que volvería a traer a los ingenieros, pero que se tenia que ir con él a Acapulco.




         Cumplió su palabra, y los ingenieros ya cubrieron el tubo con unas planchas de cemento para que no salga nada. Pero no van a tapar el hoyo con tierra, porque eso no les toca a unos ingenieros. Además, ¿cuál tierra? La que sacaron del hoyo ya desapareció con las lluvias y los niños que se la llevaron para jugar, y los del 57, que la usaron para tapar las grietas en su vivienda. Total, que tienen que comprar tierra. Y allí van los vecinos otra vez con el portero. La muchacha del 12 ya no los acompañó, porque tiene que presentar el examen para entrar a la universidad, y le falta mucho que estudiar.

         La comisión ya lleva tres horas discutiendo con el portero, y se oyen muchos gritos. Pero los que bloqueaban la escalera ya se aburrieron y se fueron a dormir. Por el momento, todo está en paz, y yo también me voy a dormir. Abur.

         Te quiere,

                  Cocatú

Comentarios

Los Olvidos - Parte 10

Desde la noche anterior puse a cargar la batería del  power pack que se colocaba con unas correas como chalequito sobre la...

octubre 30, 2020

 Crítica Serie: The Crown 

“El problema es que tengo el tipo de cara que si no estoy sonriendo, entonces todos dicen, ´Oh, ¿No está enojada?´”. –...

noviembre 24, 2020




Más de categoría

 Crítica Serie: The Crown 

“El problema es que tengo el tipo de cara que si no estoy sonriendo, entonces todos dicen, ´Oh, ¿No...

noviembre 24, 2020

“Su destino está a la izquierda”

Nuevos personajes se avizoran en el horizonte, algunos ya son tan habituales que ni siquiera nos damos cuenta de...

noviembre 24, 2020

Los Olvidos | Parte 15

Antes de llegar a la casa me detuve en el Pierre Marqués   para poner mis ideas en orden....

noviembre 23, 2020

CARTAS A TORA 203

Querida Tora: Fíjate que ya volvió el chavo del 7. Bueno, siempre ha vivido aquí; pero estaba muy ocupado...

noviembre 20, 2020