Cartas a Tora LXVIII

Querida Tora: Llegó el nuevo año, y el portero quiso quedar bien con los inquilinos. No se le ocurrió nada mejor que buscarse el agradecimiento… Querida Tora:          Llegó el nuevo año, y el portero quiso quedar...

5 de enero, 2018

Querida Tora: Llegó el nuevo año, y el portero quiso quedar bien con los inquilinos. No se le ocurrió nada mejor que buscarse el agradecimiento…

Querida Tora:

         Llegó el nuevo año, y el portero quiso quedar bien con los inquilinos. No se le ocurrió nada mejor que buscarse el agradecimiento de los diversos grupos humanos que conforman la vecindad, y decidió empezar por el de los “ninis”.

Intermedio cultural, para que entiendas de qué estoy hablando, porque los diccionarios no sirven para ésto.- Hay muchos muchachos en plena edad productiva (y reproductiva, que es lo peor) que no estudian porque les da flojera asistir a una escuela, hacer tareas, presentar exámenes, etc., que afirman que nada de eso es necesario y que la sociedad debe encargarse de darles un trabajo bien remunerado que les permita vivir decentemente; y que si la sociedad no se los proporciona, no van a hacer ellos su trabajo. Por lo tanto, tampoco trabajan, y  permiten que sus padres los mantengan, para no ser una carga para la sociedad. Y como “ni” trabajan “ni” estudian “ni” se ocupan de nada, los llaman los “ninis”.

Al portero se le ocurrió dar a estos muchachos una cantidad mensual de dinero , un sueldo, vaya, para que cuando llegue el momento todos voten por él. Y lo hizo desde ahora para que no se note la intención del ofrecimiento. Así lo anunció un domingo a mediodía, cuando casi todos los vecinos estaban en el patio. Y pidió a los ninis que al día siguiente fueran a verlo a primera hora. “Al fin que sólo serán 3ó 4”, pensó.

El día siguiente, en cuanto se levantó abrió la puerta; y se encontró con una fila de más de 30 muchachos y muchachas, esperando impacientemente. Cerró de golpe y preguntó ”¿Quiénes son esos? ¿Qué quieren?”. “Son los ninis”, le contestaron. “Vienen por su sueldo por no hacer nada”. Y no me lo vas a creer, pero en los primeros lugares estaban tres de sus guaruras, todos hijos suyos.




A éstos los recibió enseguida y les preguntó qué demonios hacían allí. Ellos le respondieron que trabajar de guarura era bastante arriesgado, que no podían dormir sus ocho horas completas, y muchas veces se quedaban sin comer. En cambio, los ninis se pasaban el día descansando, no arriesgaban que les desfiguraran la cara con un puñetazo, comían a sus horas y recibían casi lo mismo que su sueldo de guaruras. El portero se puso furioso, les dijo que a ellos no les daría nada, y  los echó a patadas. Ellos se quedaron afuera, pidiendo justicia y trato igual que a los demás; y todos los que hacían cola se sumaron a sus protestas.

Resulta que en la vecindad sólo había 3 ó4 ninis, tal como el potero había calculado; y que en cuanto se enteraron del ofrecimiento del portero llamaron a sus amigos y los invitaron a vivir con ellos. Y así fue que en un cuatro de azotea donde vivía un muchacho peludo y sucio, ya eran cuatro los inquilinos. Otros habían llamado a sus hijos, a los cuales habían echado de sus viviendas por flojos y tragones, y les pidieron que volvieran, prometiéndoles que no habría más regaños si compartían el sueldo con ellos. Dos muchachas que estaban en el hotel a la vuelta de la esquina se aposentaron en otro cuarto de azotea, esperando cobrar ese sueldo y, además, ejercer su profesión por el puro gusto de hacerlo, sin tener que cobrar.

El portero quiso echarlos a todos de la vecindad, pero no pudo, porque todos sus guaruras habían enunciado ya y se habían unido a ellos. Entonces decidió cambiar de táctica y, para ganar tiempo, les pidió que pasaran a inscribirse en el programa de “ninis”.

La inscripción terminó a las doce de la noche, porque les preguntaron todo lo que se le puede preguntar a una persona dentro de los límites de la decencia. Eran más de 60, y todos se decían fuertes y saludables.

Luego los sometieron a un examen médico exhaustivo, que se los hizo uno de sus hijos que estaba indeciso entre renunciar o no, y se hizo pasar por médico mediante una pequeña “corta” (Más bien larga, en este caso). Y al primero que examinó lo rechazó por tener los pies planos. Quiso rechazar a uno por tuberculoso; pero los demás protestaron, alegando que “el pobre nunca iba a poder trabajar ni estudiar” y necesitaba el sueldo para toda la vida. A partir de ese momento, todos resultaron enfermos incurables, y tuvieron que aceptarlos a todos.

Entonces, el portero pidió que le trajeran cartas certificando que habían solicitado empleo, por lo menos, a dos empresas en la semana; y en caso de estudiantes, una plaza a dos escuelas distintas. Las cartas debían estar hechas en computadora, con papel bond de 36 Kg. y letra Arial 11, a doble espacio, con las firmas de todo el Consejo Escolar o la Junta de Directores. Todos trajeron sus cartas, hechas en la papelería de la colonia.

Luego les exigieron que junto con las cartas trajeran original y dos copias de los siguientes documento; identificación oficial, RFC, licencia de manejo (y si no la tenían, una carta explicando esa carencia), pasaporte vigente con visa para Estados Unidos también vigente, credencial del Metro y del Metrobús, tarjetas de afiliación a tres bibliotecas, por lo menos; tarjeta de afiliación al Instituto de Personas de la Tercera Edad (y, si no la tenían, una carta explicando las razones en español y en inglés, certificada esta última por perito traductor), t arjetas de circulación de todos sus coches (y, si no los tenían, cartas explicando estas irregularidades, en español y en inglés, también); y, tratándose  de escuelas, certificaciones de que siempre habían obtenido el primer lugar en sus estudios). Esto, para cada una de las personas que les firmaran las cartas.

Los ninis cumplieron con todos estos requisitos, y  el portero tuvo que desocupar todo un librero (No tenía libros, sólo algunas revistas de muchachas) para colocar todos esos documentos; y les dijo que esperaran, que no iban a poder aceptarlos a todos de golpe (Un rumor amenazador corrió entre la multitud, que ya era más grande, porque estaban los parientes de todos los ninis) y que se les avisaría. Unos días después se anunció la concesión de las primeras becas (Aunque no lo creas, así las llaman) a la Flor del Mal (Nadie la vió cuando se inscribió, nadie la vió en las entrevistas) y a su prima (Una completa desconocida).

Se alebrestaron todos, se metieron a la portería, rompieron cuanto podían romper y se merendaron 12 tacos de papa con guacamole que acababan de llegar del King’s.

Entonces sí que se enojó el portero. Sobre todo, porque los tacos eran de los “especiales” del King’s, con salsa de chile ancho que le mandó su tía del pueblo. Se subió a una mesa, los llamó desagradecidos, inútiles, buenos para nada y otras linduras por el estilo. Los ninis se fueron, no dejando de los tacos más que el papel en que los envolvieron (Papel de estraza lleno de grasa, que ni siquiera se podía chupar), e hicieron una fiesta en la azotea esa noche con unas botellas que se robaron de la tienda de la esquina. El portero suspendió el programa  de  becas “hasta que las circunstancia sean más favorables”, y ese Año Nuevo se limitó a felicitar a todos de corazón, según dijo. Y a sus guaruras que quisieron ser ninis los castigó con dos días de suspensión de derechos, lo que en buen español significa trabajar sin cobrar ni tener derecho a comida. Total, que lo único que logró el port ero con su experimento “socializante” fue aumentar la población de ninis en la vecindad. ¿Qué te parece?

Te quiere,

              Cocatú

Comentarios
object(WP_Query)#17705 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(18630) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "23-03-2021" ["before"]=> string(10) "20-04-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(18630) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "23-03-2021" ["before"]=> string(10) "20-04-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "cultura-para-todos" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(false) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#17671 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#17697 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#17679 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "23-03-2021" ["before"]=> string(10) "20-04-2021" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(463) "SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2021-03-23 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2021-04-20 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (18630) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (14) ) AND rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish') GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2" ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#17693 (24) { ["ID"]=> int(63564) ["post_author"]=> string(1) "9" ["post_date"]=> string(19) "2021-04-09 08:50:51" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-04-09 13:50:51" ["post_content"]=> string(5338) "Querida Tora: El otro día fue la señora del 37, que es bastante bronca, al Seguro Vecinal a pedir algo para curar a su hijita, que tenía una fuerte gripa. La enfermera le dijo que lo único que podía darle era un tecito de helecho, que no tenía otra cosa. La señora se enojó, porque el helecho no sirve para nada, y fue a quejarse con el portero. Como éste le dijo que él no tenía la culpa, la señora empezó a agitar a los vecinos, diciendo que ellos pagaban el Seguro Vecinal y que nunca tenían nada que darles, que eso no era justo, y que debían tomar cartas en el asunto. La cosa se puso tan fea, que el portero convocó a una junta de vecinos para tratar del asunto. Y allá se presentaron todos, porque a todos les interesa la falta de medicinas. Los guaruras daban vueltas alrededor de ellos, para evitar que se alebrestaran y para que no hablaran mucho entre ellos. Por fin, apareció el portero. Pero en ese momento, uno de los guaruras le pidió al señor del 14, que es muy serio y muy propio, que se pasara a una silla al lado del estrado. A mí me extrañó y fui con ellos, así como quien no quiere la cosa, que es cuando uno sí quiere la cosa. Y me di cuenta de que el guarura ponía en el asiento, un momento antes de sentar al del 14, una bolita chiquita. ¿Y qué crees? Cuando el señor se sentó la bolita se rompió y salió un olor horrible, asqueroso, nauseabundo, repugnante, vomitivo y todo lo que te diga es poco. Instantáneamente, el portero se levantó y señaló al del 14 con dedo flamígero, al tiempo que lo acusaba de estar infectado, de ser el portador de una epidemia desconocida que se estaba poniendo de moda en algunos países lejanos. Sin dejarlo hablar, los guaruras lo levantaron y lo llevaron a la enfermería, donde le enfermera le puso tres lavativas seguidas “para que arrojara todos los bichos que llevaba dentro”. El pobre hombre quedó que las piernas no lo sostenían, y tuvieron que llevarlo en vilo a su vivienda y acostarlo con todas las precauciones del caso. Dos guaruras se quedaron a velarlo, “por si se repetía el ataque apestoso”. Los días siguientes, no se hablaba de otra cosa en la vecindad. Y cuando el del 14 ya se levantó y salió al patio, nadie se le acercaba “por si las moscas” (¿qué tendrán que ver aquí las moscas?, me pregunto). Pero el portero no perdía ocasión de decirle a quien lo quisiera oír (y a quien no quisiera, también) que el hombre se había salvado gracias a la celeridad con que el Seguro Vecinal había actuado. Pero todo pasa, y un día que la Mocha fue a pedir algo para el dolor de cabeza, le dijo la enfermera que ya ni te de helecho quedaba. Y como la mujer se fuera enojada, fue a contarle al portero lo que había pasado. El caso fue que el día siguiente, el portero citó a  otra junta; y, tal como me imaginé,  pusieron  una bolita de esas que te conté en el asiento de la Mocha. Pero a mi la Mocha me cae muy bien, porque es una mujer sola que lucha por sacar adelante a un niño que ni siquiera es producto de una noche de pasión culpable, sino que lo recogió por buena gente; y yo no podía permitir que eso pasara. Así que, aventurándome a una suerte peor que la muerte (no la concibes, ¿verdad?), mientras los vecinos discutían en pie, cogí la bolita con los dientes y la fui a dejar en el asiento del portero. La “máxima autoridad” de la vecindad se dejó caer en la silla con toda su humanidad, y el efecto no se hizo esperar. Los guaruras, obedeciendo las órdenes que ya tenían, lo subieron a la enfermería sin hacer caso de sus gritos y protestas. Y la enfermera, que en esos casos no se fija en las caras, sino en los traseros, le empujó las tres lavativas de rigor (fueron cuatro, pero nadie las contó. Yo creo que la enfermera sí lo reconoció y aprovechó para vengarse de algo). El portero estuvo fuera de circulación como una semana y, por sí o por no, mandó deshacerse de todas las bolitas que habían comprado en una tienda de esas en las que venden bromas. La aventura de las lavativas lo hizo enflaquecer y hasta perder el color por unos días. Pero ya está “bien” otra vez, urdiendo nuevas ideas para fastidiar a los vecinos (si no es para eso, no se explican todos los dolores de cabeza que les causa). Yo también sufrí las consecuencias, no vayas a creer, porque cuando la bolita del portero explotó me alcanzaron unas gotas y durante varios días olí a lo que no se puede mencionar. Las vecinas que suelen echarme pellejos me espantaban (o eso creían ellas), diciendo que las iba yo a infectar. Pero como no pasó nada, al cabo de unos días volvieron a llamarme para darme de comer. Que mucho se los agradecí, porque no me podía yo acercar a nadie en busca de alimento, y hubo días en que la pasé bastante mal. Pero no me importa, porque logré encajarle una buena lección al portero. Lo interesante será saber si se dio cuenta o si al final le valió, como siempre. Te quiere, Cocatú" ["post_title"]=> string(17) "CARTAS A TORA 219" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(17) "cartas-a-tora-219" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-04-09 08:50:51" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-04-09 13:50:51" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=63564" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#5427 (24) { ["ID"]=> int(63021) ["post_author"]=> string(2) "39" ["post_date"]=> string(19) "2021-03-25 14:30:25" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-03-25 19:30:25" ["post_content"]=> string(5246) "En México la educación superior ya sea pública o privada es costosa, implica pagar colegiaturas, rectoría, así como el trámite de titulación al concluir la formación inicial. Luego, los profesionales optan por realizar estudios de posgrado para potenciar su formación continua y especializarse en diversas áreas de conocimiento a través de estudios de especialización, maestría y doctorado. Pero ¿cuánto cuesta titularse en México?  El Mtro. Arturo A. Sánchez Molina, quien tiene dos posgrados (Enseñanza en Ciencias Sociales e Historia), mencionó que los costos de titulación varían de acuerdo con el nivel que se requiere certificar, así como de la modalidad de educación (pública o privada) y la Institución de Educación Superior (IES).  Las IES públicas o privadas establecen los costos de trámites de titulación. Los elevados costos imposibilitan a muchos de los universitarios pagar dicha cantidad, quedándose una gran parte de ellos en calidad de Pasantes.  En instituciones como la UNAM, el IPN o la UAM el precio de los trámites de titulación es de aproximadamente 2000 pesos. En IES como el Instituto Universitarios de las Américas y el Caribe S.C, y la  Universidad ETAC (Estudios Tecnológicos y Avanzados para la Comunidad) los costos de titulación para especialidad o maestría oscilan entre 14 000 y 15 000 pesos. Cabe aclarar que los costos aumentan cada año con la inflación. Asimismo, la cédula electrónica representa un gasto extra para los estudiantes de IES, puesto que se tramita aparte y tiene un costo de 1359 pesos para licenciatura, maestría y doctorado. En el año 2019 la Secretaría de Educación de Nuevo León estableció por Decreto la reducción de costos de títulos universitarios. Este se publicó en el Periódico Oficial de Estado el 7 de agosto de 2019. En él se expresa que las universidades en la entidad solamente podrán cobrar un máximo de 1886 pesos. El artículo 185 de la Ley Federal de Derechos, en su artículo 185, Fracción IV, se establece que el "Registro de título profesional, de diploma de especialidad y de grado académico" tiene un costo de 943 pesos, por lo que al interpretar el artículo, se obtiene que el trámite no deberá exceder los 1886 pesos con sesenta centavos".  La Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL) en su portal web emitió un comunicado  que refiere al cumplimiento del Acuerdo que establece el tabulador general para regular el cobro del título profesional en el estado. Recordemos que los costos de títulos oscilaban entre 15 000 y 25 000 pesos o más. Ahora, se mantiene un costo fijo para licenciatura, especialidad, maestría y doctorado en esta universidad.  La UNAM es una de las IES que establece costos de trámite de título en tres formatos y con costos fijos para cada uno. De acuerdo con el portal web de la Dirección General de Administración Escolar (DGAE), el trámite para expedición de título pergamino piel de cabra tiene un costo de 999 pesos, mientras que el título imitación piel con medidas de seguridad cuesta 499 pesos. El título en papel seguridad equivale a 1 peso. Referencias  https://www.uanl.mx/tramites/costo-tramite-titulo-profesional/ https://www.dgae.unam.mx/titulosgrados/titulacion.html http://www.bypseguro.com/blog/cuanto-cuesta-titularse-en-mexico/ https://www.gob.mx/tramites/ficha/expedicion-de-cedula-profesional-electronica/SEP6534   Contactos Mtro. Arturo Alexander Sánchez Molina  [email protected]   @Dra_AngelicaMG [email protected] www.facebook.com/angelica.murillo.5496 https://www.facebook.com/RIEHMTY IG dra.angelicamg www.ruizhealytimes.com  " ["post_title"]=> string(38) "¿Cuánto cuesta titularse en México?" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(33) "cuanto-cuesta-titularse-en-mexico" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-03-26 00:34:07" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-03-26 05:34:07" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=63021" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#17693 (24) { ["ID"]=> int(63564) ["post_author"]=> string(1) "9" ["post_date"]=> string(19) "2021-04-09 08:50:51" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-04-09 13:50:51" ["post_content"]=> string(5338) "Querida Tora: El otro día fue la señora del 37, que es bastante bronca, al Seguro Vecinal a pedir algo para curar a su hijita, que tenía una fuerte gripa. La enfermera le dijo que lo único que podía darle era un tecito de helecho, que no tenía otra cosa. La señora se enojó, porque el helecho no sirve para nada, y fue a quejarse con el portero. Como éste le dijo que él no tenía la culpa, la señora empezó a agitar a los vecinos, diciendo que ellos pagaban el Seguro Vecinal y que nunca tenían nada que darles, que eso no era justo, y que debían tomar cartas en el asunto. La cosa se puso tan fea, que el portero convocó a una junta de vecinos para tratar del asunto. Y allá se presentaron todos, porque a todos les interesa la falta de medicinas. Los guaruras daban vueltas alrededor de ellos, para evitar que se alebrestaran y para que no hablaran mucho entre ellos. Por fin, apareció el portero. Pero en ese momento, uno de los guaruras le pidió al señor del 14, que es muy serio y muy propio, que se pasara a una silla al lado del estrado. A mí me extrañó y fui con ellos, así como quien no quiere la cosa, que es cuando uno sí quiere la cosa. Y me di cuenta de que el guarura ponía en el asiento, un momento antes de sentar al del 14, una bolita chiquita. ¿Y qué crees? Cuando el señor se sentó la bolita se rompió y salió un olor horrible, asqueroso, nauseabundo, repugnante, vomitivo y todo lo que te diga es poco. Instantáneamente, el portero se levantó y señaló al del 14 con dedo flamígero, al tiempo que lo acusaba de estar infectado, de ser el portador de una epidemia desconocida que se estaba poniendo de moda en algunos países lejanos. Sin dejarlo hablar, los guaruras lo levantaron y lo llevaron a la enfermería, donde le enfermera le puso tres lavativas seguidas “para que arrojara todos los bichos que llevaba dentro”. El pobre hombre quedó que las piernas no lo sostenían, y tuvieron que llevarlo en vilo a su vivienda y acostarlo con todas las precauciones del caso. Dos guaruras se quedaron a velarlo, “por si se repetía el ataque apestoso”. Los días siguientes, no se hablaba de otra cosa en la vecindad. Y cuando el del 14 ya se levantó y salió al patio, nadie se le acercaba “por si las moscas” (¿qué tendrán que ver aquí las moscas?, me pregunto). Pero el portero no perdía ocasión de decirle a quien lo quisiera oír (y a quien no quisiera, también) que el hombre se había salvado gracias a la celeridad con que el Seguro Vecinal había actuado. Pero todo pasa, y un día que la Mocha fue a pedir algo para el dolor de cabeza, le dijo la enfermera que ya ni te de helecho quedaba. Y como la mujer se fuera enojada, fue a contarle al portero lo que había pasado. El caso fue que el día siguiente, el portero citó a  otra junta; y, tal como me imaginé,  pusieron  una bolita de esas que te conté en el asiento de la Mocha. Pero a mi la Mocha me cae muy bien, porque es una mujer sola que lucha por sacar adelante a un niño que ni siquiera es producto de una noche de pasión culpable, sino que lo recogió por buena gente; y yo no podía permitir que eso pasara. Así que, aventurándome a una suerte peor que la muerte (no la concibes, ¿verdad?), mientras los vecinos discutían en pie, cogí la bolita con los dientes y la fui a dejar en el asiento del portero. La “máxima autoridad” de la vecindad se dejó caer en la silla con toda su humanidad, y el efecto no se hizo esperar. Los guaruras, obedeciendo las órdenes que ya tenían, lo subieron a la enfermería sin hacer caso de sus gritos y protestas. Y la enfermera, que en esos casos no se fija en las caras, sino en los traseros, le empujó las tres lavativas de rigor (fueron cuatro, pero nadie las contó. Yo creo que la enfermera sí lo reconoció y aprovechó para vengarse de algo). El portero estuvo fuera de circulación como una semana y, por sí o por no, mandó deshacerse de todas las bolitas que habían comprado en una tienda de esas en las que venden bromas. La aventura de las lavativas lo hizo enflaquecer y hasta perder el color por unos días. Pero ya está “bien” otra vez, urdiendo nuevas ideas para fastidiar a los vecinos (si no es para eso, no se explican todos los dolores de cabeza que les causa). Yo también sufrí las consecuencias, no vayas a creer, porque cuando la bolita del portero explotó me alcanzaron unas gotas y durante varios días olí a lo que no se puede mencionar. Las vecinas que suelen echarme pellejos me espantaban (o eso creían ellas), diciendo que las iba yo a infectar. Pero como no pasó nada, al cabo de unos días volvieron a llamarme para darme de comer. Que mucho se los agradecí, porque no me podía yo acercar a nadie en busca de alimento, y hubo días en que la pasé bastante mal. Pero no me importa, porque logré encajarle una buena lección al portero. Lo interesante será saber si se dio cuenta o si al final le valió, como siempre. Te quiere, Cocatú" ["post_title"]=> string(17) "CARTAS A TORA 219" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(17) "cartas-a-tora-219" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-04-09 08:50:51" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-04-09 13:50:51" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=63564" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(14) ["max_num_pages"]=> float(7) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "825ebdaa59412cdc24f2a62de3ec0a7a" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

CARTAS A TORA 219

Querida Tora: El otro día fue la señora del 37, que es bastante bronca, al Seguro Vecinal a pedir algo para curar...

abril 9, 2021
¿Cuánto cuesta titularse en México?

¿Cuánto cuesta titularse en México?

En México la educación superior ya sea pública o privada es costosa, implica pagar colegiaturas, rectoría, así como el trámite de titulación...

marzo 25, 2021




Más de categoría

CARTAS A TORA 220

Querida Tora: Hay una familia que vive en el 51, muy tranquila, muy agradable. El señor, sobre todo, es...

abril 16, 2021

Recordando al General y Político Francisco J. Múgica

Francisco José Múgica Velázquez  nació en Tingüindín (Michoacán) el 3 de septiembre de 1884, y falleció en la Ciudad de México el...

abril 14, 2021
Los Olvidos

LOS OLVIDOS | Parte 29 

A las 8.30 de la mañana del día siguiente, estaba yo en la sacristía del Sagrado Corazón de Costa...

abril 14, 2021

SANEAR EL AMBIENTE

Las cifras se tornan espeluznantes. Cada año tenemos un mayor número de homicidios dolosos y en algunos lugares, la...

abril 13, 2021