CARTAS A TORA 349

Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Diariamente le escribe cartas a Tora, su amada, quien lo espera en una galaxia no muy lejana.

10 de mayo, 2024 CARTAS A TORA

Querida Tora:

Los chavos de la vecindad andan muy alborotados con las redes sociales. Como casi todos los chavos. Ahora les ha dado por competir en lo que llaman “retos”. Eso consiste en hacer algo más o menos difícil. Y si lo hacen, les dan un premio. Ha habido muchos problemas con los tales retos. Yo creo que deberían prohibirlos, pues se han dado hasta casos de muerte, inclusive. Te voy a dar un ejemplo, para que veas:

Llevaban los chavos unos días muy misteriosos, que se reunían en la azotea, en el último rincón del patio y hasta fuera de la vecindad. Al principio no hice mucho caso, pero luego me pregunté qué andarían maquinando, y me acerqué a ellos. Pero ya habían quedado en que esa noche iba a ser el primer reto, que lo intentarían con el del 42 y una chavita que vive en el 9, y que apenas se conocen. Y quedaron en verse esa noche a las once en la puerta del 65, que está vacío. Ya eso me pareció sospechoso. Y luego que vi a todos los chavos reírse durante todo el día, lanzándose pullas y bromas de mal gusto; sobre todo, al del 42 y a la del 9. Eso despertó más mi curiosidad. El caso fue que me uní a ellos a las once de la noche en la puerta del 65. Estaban todos. La puerta la abrió el del 18, que es muy hábil con las cerraduras. Entraron los dos designados, les echaron unas mantas y un televisor, y les dijeron que la noche les pertenecía hasta las seis e la mañana siguiente. El hermanito de la del 9, que es mi amigo, me levantó, me dijo al oído “Defiende a mi hermanita, por favor”, y me echó dentro del 65.

Ninguno de los tres sabíamos qué hacer; pero yo los seguía a donde fueran, aunque no hicieran nada. Finalmente se tiraron en el suelo, se taparon con las mantas, y vieron todas las telenovelas de la noche (Que están muy mandadas, por cierto). Luego pusieron programas de crímenes, de secuestros y violaciones, hasta que la chamaca se empezó a dormir. Y cuando parecía que cerraba los ojos, el del 42 le lanzó una mano al pecho. Yo comprendí instantáneamente lo que pensaba, y le lancé un arañazo que le sacó bastante sangre. Ella me regañó, porque no se dio cuenta de lo que había pasado. El me correteó por todo el departamento para pegarme; pero yo soy muy ágil y ni siquiera me tocó. Luego, ella le limpió la “herida” al chavo, y él se lo agradeció con muy bonitas palabras y arrimándose mucho a su cuerpo. Ella es muy inocente y no sospechó nada, pero yo me metí entre los dos e hice que él se tropezara, por lo que me volvió a corretear, con el mismo resultado de antes.

Entonces le dijo a la chava que veía que ya tenía sueño, y que le iba a dar algo para que durmiera muy bien y se fue a la cocina a prepararle un té de no sé qué. Pero además del té, le puso otra cosa a la taza y, la verdad, eso me pareció muy mal. Luego volvió con ella y la arropó muy bien con una manta… Y yo aproveché para cambiar las tazas, de modo que el chavo tuvo que tomarse la que le había preparado a ella. ¿Y qué crees? Antes de cinco minutos ya estaba roncando. ¡Eso era lo que quería! Dormirla, para aprovecharse de ella. Pero no tuvo tiempo ni de quitarse la chamarra.

A las seis de la mañana llegaron todos los chavos a despertarlos, pero él se resistió mucho; y no sabes cómo se puso al comprobar que se había pasado la noche dormido, porque no había conseguido cumplir con el reto.

¿Sabes en qué consistía el famoso reto? En encerrar a una pareja en un departamento vacío y ver cuántas veces lograban hacer el amor antes de las seis de la mañana. Y la que lo hiciera más veces se llevaba un premio. Así que dentro del departamento había cámaras para filmarlo todo. ¿Te imaginas qué abuso? A la chava del 9 le dijeron que se trataba de ver si lograban pasar toda la noche despierta. Porque, además, no le iban a dar parte del premio, por más que a ella también le correspondiera. Con ese dinero iban a organizar un fiestón con todas las de la ley, para seguir organizando retos como el anterior. No sabes cómo me alegré de que el idiota del 42 no consiguiera nada. Y cuando me encontré al hermanito de ella, le guiñé un ojo. El se me quedó mirando un poco raro; pero luego me tomó en brazos, me acarició y me regaló un litro de leche de almendra, que está bastante buena.

¿Hasta dónde van a llegar con esos retos? Ya nada les importa, ya no tienen valores…. Ya estoy sonando como mi abuelito, cuando yo empecé a salir de noche. Pero es cierto. Estos muchachos están perdiendo todo.

Te quiere

Cocatú

Te puede interesar:

CARTAS A TORA 348

Comentarios


¿Cómo se aprende a hacer comentarios de texto?

Autor: María Dolores Alonso-Cortés Fradejas Profesora Titular del Área de Didáctica de la Lengua y la Literatura, Universidad de León Autor: María...

mayo 21, 2024
Leer para vivir Mejor

Leer para vivir Mejor

La lectura es una apuesta para llegar a ser mejores seres humanos.

mayo 21, 2024




Más de categoría

¿Cómo se aprende a hacer comentarios de texto?

Autor: María Dolores Alonso-Cortés Fradejas Profesora Titular del Área de Didáctica de la Lengua y la Literatura, Universidad de...

mayo 21, 2024
Leer para vivir Mejor

Leer para vivir Mejor

La lectura es una apuesta para llegar a ser mejores seres humanos.

mayo 21, 2024

Cómo ser un buen profesor: diez consejos

Autor: Fernando Díez Ruiz Associate professor, Faculty of Education and Sport, Universidad de Deusto Ser profesor no es una...

mayo 20, 2024
CARTAS A TORA

CARTAS A TORA 350

Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Diariamente le escribe...

mayo 17, 2024