CARTAS A TORA 276

Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Todos los días le escribe cartas a Tora, su amada, quien lo espera en una galaxia no muy lejana.

2 de agosto, 2022 cartas

Querida Tora:

Otra vez Pucho. Ese perro se está convirtiendo en el azote de la vecindad. Y es porque su dueña lo consiente mucho, y lo ha envanecido en forma tremenda. Y si no, fíjate en lo que pasó.

El otro día, domingo por más señas, la dueña del perro anunció que sacaba a su mascota a pasear. Nada nuevo, pues siempre sale a la puerta de su vivienda y con altavoz anuncia lo mismo. Y es que quiere que nadie estorbe el paso del animalito. Orgullo tonto de la dueña, pues el perro no merece que le abran paso. Pero, en fin, la gente ya se acostumbró a hacerse a un lado para que ella y Pucho pasen muy orondos, como si hicieran algo muy importante.

Pero esta vez, el señor del 42 no oyó el anuncio, o prefirió ignorarlo. El caso es que cuando pasó Pucho, él dio un paso hacia atrás, sin verlo, se enredó en su correa y cayó al suelo. El golpe que se dio en la cabeza sonó como el que hacen las piñatas al romperse.

Hubo un grito de espanto, y al instante toda la gente que estaba en el patio (Que era mucha) se arremolinó en torno al hombre, a ver qué le había pasado. Pero el del 42 no sólo no hablaba, sino que estaba inconsciente. Le dieron a oler alcohol y hasta amoniaco para hacerlo reaccionar, pero nada. Entonces llamaron a la enfermera.

Y mientras ésta llegaba, la dueña de Pucho se acercó también a ver. ¿Pero qué crees que hizo Pucho? Levantó la pata y bañó al hombre con lo que sus riñones necesitaban desechar.

Hubo un grito más horrorizado que el primero, y los vecinos empezaron a increpar a la dueña por esa falta de respeto. Ella se excusaba diciendo que no tenía la culpa, que ella no gobernaba los riñones de su mascota. Y se formaron dos grupos; unos defendiendo a la dueña y otros gritándole. En eso trajeron a la enfermera a empujones, porque ella no quería ni acercarse, diciendo que los muertos frescos le daban mucho miedo; que si ya había pasado el velorio, bueno, porque ya estaban seguros todos de que en verdad había muerto el muerto; pero que un muertito reciente podía levantarse y darle un susto. Los vecinos le decían que era su obligación atender al del 42, que para eso se le pagaba; pero ella empezó a gritar y a llamar al portero para que la defendiera. Y ahí estaban todos gritando, pero de pronto… Creo que ya te imaginas lo que pasó. Efectivamente, el del 42 se levantó y pidió un vasito de agua. Antes de que acabara de decirlo, la enfermera ya estaba en el consultorio atrancando la puerta. Y no le abrió a ninguno de los vecinos que fueron a pedirle “algo para las palpitaciones del corazón”.

En el patio, la señora del 42 ya estaba regañando a su esposo por dar ese susto a los vecinos y, sobre todo, a ella, que estaba tan malita, y a quien una cosa así podía matar; luego lo acusó de querer deshacerse de ella sin matarla con sus manos, y acusó a la dueña de Pucho por haberse puesto en combinación con él. Para no hacerte el cuento largo, las dos viejas se deschongaron y se dieron una paliza tremenda. Mientras, el pobre hombre, con las piernas temblorosas y pálido como si hubiera tenido una entrevista con Drácula, fue a su vivienda y se tiró en la cama, pidiendo a gritos “un vasito de agua con azúcar para la impresión”. Total, que alguien se lo dio; y en cuanto recuperó las fuerzas regresó al patio, cogió a su mujer por los pelos y se la llevó a su vivienda “para evitar que le hiciera daño a la mamá de Pucho”.

En el patio ya estaban los vecinos pegándose; y quién sabe cómo hubiera acabado la cosa, de no ser porque los guaruras los rodearon y empezaron a disparar al aire. Y aunque todos saben que son pistolas de chinampina, poco a poco se fueron calmando. ¿Pero sabes qué fue lo peor? Que Pucho estaba en lo alto de la escalera, viendo cómo todos discutían y se agredían. Yo no sé si los perros son capaces de sonreír, pero a mi me pareció que el desgraciado se estaba riendo de los vecinos.

Por lo pronto, la dueña fue a por él y se lo llevó a su paseo habitual, “no se me vaya a tapar”.

¿Qué te parece?

Te quiere

Cocatú

Comentarios


object(WP_Query)#18049 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(81700) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "22-07-2022" ["before"]=> string(10) "19-08-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(81700) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "22-07-2022" ["before"]=> string(10) "19-08-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "cultura-para-todos" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#18047 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#18016 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#18010 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "22-07-2022" ["before"]=> string(10) "19-08-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(503) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-07-22 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-08-19 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (81700) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (14) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#18050 (24) { ["ID"]=> int(82286) ["post_author"]=> string(3) "180" ["post_date"]=> string(19) "2022-08-17 11:02:40" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-08-17 16:02:40" ["post_content"]=> string(6312) "El pasado viernes 12 de agosto,  el escritor Salman Rushdie fue atacado por un hombre en un evento que estaba llevándose a cabo en Nueva York.  Al leer y escribir sobre esto, incluso uno siente una especie de golpe en el estómago.  Lo que inicialmente es una noticia terrible (y lo es), tiene implicaciones más profundas si se analiza con mayor profundidad. Mientras que los motivos del ataque aún no han sido establecidos, es muy probable que tenga que ver con su obra Los versos satánicos, publicada en 1988. Es decir, lo que ocurrió en Nueva York puede expresarse como sigue:  Salman Rushdie fue atacado (con claras intenciones homicidas) por haber escrito un libro. Cuesta trabajo leerlo, mucho más creerlo, ¿no es así? En esta época, cualquiera de nosotros puede poner en riesgo su vida al escribir un libro. O por escribir un tuit “ofensivo” (y uso las comillas, porque en esta época lo que resulta “ofensivo” se puede reducir a cualquier cosa que lastime los sentimientos de alguien). O simplemente por expresar una opinión, sin importar lo bien o mal que esté fundamentada.  En el caso de Salman Rushdie, todo inició cuando el ayatolá Ruhollah Khomeini, describió Los versos satánicos como un insulto al Islam y al profeta Mahoma. Por esta razón, en 1989, emitió un decreto religioso (o fatua), en el que pedía la muerte de Salman Rushdie. Esto obligó al escritor a vivir en el exilio. Muchas personas relacionadas con la publicación y traducción de la obra fueron asesinadas por esta razón. La saga de los seguidores del Islam contra el escritor continuó durante décadas, con la terrible culminación de lo ocurrido la semana pasada.  A raíz de estos hechos, merece la pena preguntarse, ¿de verdad escribir un libro que resulta «ofensivo» justifica ser objeto de un ataque mortal? ¿Expresar nuestras ideas en una obra nos debe poner en peligro si alguien resulta “ofendido”? ¿En verdad estamos listos, como sociedad, para sacrificar la libertad de expresión con tal de “resguardar” los sentimientos de ciertos grupos? Esta situación que vivimos actualmente tiene muchos defensores en todo el espectro político y, peligrosamente, parece ganar más adeptos cada día; sin embargo, es algo muy peligroso responder a las “ofensas” con violencia. La lógica que muchos grupos siguen hoy es esta: “has ofendido mi religión/creencia política/identidad al realizar este acto, por tanto, es justificable (e incluso deseable) matarte”. Cualquier persona o grupo que se vea “ofendido” por la cosa más nimia, como un comentario u opinión en redes sociales, sentirá que tiene permiso de atacar a otro ser humano de la manera más violenta. Esta lógica fue lo que motivó el ataque a la revista Charlie Hebdo en 2015. Y el viernes pasado, el mismo razonamiento mostró su horrible cabeza con el ataque a Salman Rushdie.  El derecho a la libre expresión no es algo que haya caído del cielo ni algo que siempre esté seguro, como la historia nos lo demuestra. Es algo por lo que la humanidad ha luchado durante siglos y, hoy más que nunca, está en riesgo. Diversos factores han contribuido a ello, como el creciente conformismo de la sociedad (exacerbado por un aumento en la existencia de los gobiernos paternalistas) y la fanatización de ciertos grupos. No hay que olvidar que otros grupos también han emprendido una guerra contra aquellos que consideran “herejes”. Por ejemplo, la escritora J.K. Rowling ha sido una crítica tenaz del movimiento trans más hardcore y, por ello, ha recibido constantes amenazas de muerte por sus opiniones. Es verdad, en todos los campos del quehacer humano hay ideas dañinas, que deben ser aborrecidas; sin embargo, también hay ideas que no lo son, y que debemos aprender a convivir con ellas incluso si no las compartimos. En ningún caso se justifica recurrir a la violencia para acallar una idea o una opinión.  Está bien no estar de acuerdo con Rushdie o Rowling. Está bien no ser admiradores de la obra de dichos autores. Sin embargo, si hay algo en sus ideas que deba ser rebatido, la única arma que debe utilizarse es la de las ideas mismas, la de la razón y la discusión. Así es como la humanidad ha avanzado durante siglos, gracias al hecho de que todos debemos tener el derecho a disentir. Sólo con discusión, la humanidad crece; cuando se callan las ideas con las que no comulgamos a través de la fuerza más bárbara, la humanidad pierde. Por ello, es nuestro deber defender el derecho que todos tenemos a expresarnos, especialmente cuando haya ideas que nos parezcan contrarias a nuestro sistema de creencias y valores.  Esta vez, fue Salman Rushdie, pero, de seguir esta tendencia, mañana puedes ser tú, tus amigos o tu familia. La libertad de expresión está en peligro y es deber de todos, no sólo de los escritores, artistas y políticos, defenderla.  Por estas razones, el ataque que sufrió Salman Rushdie es un ataque a la humanidad misma. " ["post_title"]=> string(59) "El ataque contra Salman Rushdie es un ataque a la humanidad" ["post_excerpt"]=> string(143) "El atentado contra Salman Rushdie también es un ataque contra la libertad de expresión, uno de los pilares fundamentales de la Democracia. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(59) "el-ataque-contra-salman-rushdie-es-un-ataque-a-la-humanidad" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-08-17 11:02:40" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-08-17 16:02:40" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=82286" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17956 (24) { ["ID"]=> int(82100) ["post_author"]=> string(3) "180" ["post_date"]=> string(19) "2022-08-12 12:55:35" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-08-12 17:55:35" ["post_content"]=> string(11354) "Es un buen tiempo para ser fanático de la saga The Last of Us, una de las propiedades intelectuales más importantes de Sony.  En menos de un mes, The Last of US: Part I, un «remake» para PS5 del título que vio la luz en PS3 en el ya lejano 2013, llegará a las tiendas físicas y digitales. ¡Y vaya relajo que se armó dentro de la comunidad por este hecho! Sin embargo, la discusión acerca de si esta nueva versión está justificada (y que salga a precio completo similar a juegos nuevos, es decir, cerca de 70 USD) es tema para otro día. Además, pronto se estrenará una adaptación televisiva de la mano de HBO.  Así que, a colación de esto, me gustaría hablar acerca del título desarrollado por Naughty Dog, el cual se ha convertido en una vaca sagrada del gaming en los últimos años. Advertencia: este juego no me gusta mucho. Al menos, no tanto como a la mayoría de los jugadores. Procedo a explicar mis razones.  Si he de trazar un paralelo con otra forma de entretenimiento, para mí la devoción que genera The Last of Us me parece tan incomprensible como la que generó el álbum OK Computer de Radiohead a finales del siglo pasado. Es decir, ambas son obras de enorme calidad, con momentos de puro gozo. Sin embargo, si uno ve el panorama de sus respectivos campos, hay obras que resultan tanto o más valiosas y que rara vez reciben el mismo reconocimiento. ¿OK Computer en verdad es el mejor álbum de la misma década de Massive Attack, Aimee Mann, Morphine, Ween, Nirvana y Björk? De la misma forma, ¿The Last of Us es en verdad el mejor videojuego en la misma generación en la que gozamos la trilogía de Bioshock (1,2 e Infinite), Mass Effect, Grand Theft Auto (IV y V), Portal y Metal Gear Solid 4 Así que veamos cada uno de los apartados de The Last of Us. Trama: Un mundo después de la pandemia Comencemos por hablar un poco acerca de la historia, la cual es, para muchos, uno de los atractivos principales del título. La trama nos sitúa en un mundo azotado por un hongo llamado Cordyceps, el cual convierte a los humanos en seres violentos conocidos como los “Infectados” (very creative indeed!). La población está aislada en zonas de cuarentena debido a esto. Joel (el protagonista y a quien controlamos durante el juego) es un contrabandista, quien recibe el encargo de llevar a Ellie, una joven que aparentemente es inmune al hongo, hasta un asentamiento de un grupo rebelde conocido como “Las Luciérnagas”. Hasta ahí nos quedamos con la historia, para no entrar en los famosísimos spoilers para quienes aún no lo hayan jugado y tengan intenciones de hacerlo. Sin embargo, para mí, la historia del videojuego es uno de sus puntos más débiles: pretty standard stuff para un videojuego. Zombies, un entorno postapocalíptico y armas a montones. ¿Acaso no es básicamente la misma premisa que la saga Resident Evil? ¡Oh, perdonen! The Last of Us pretende contar una historia seria, carente, al parecer, de los elementos Over the Top de la saga insignia de Capcom. Esto es otro elemento que me ha dejado un sabor de boca un tanto amargo: la seriedad de la narración que a veces ronda con lo pretencioso. En varios momentos, parece que Naughty Dog nos quiere convencer de que esto no es solamente un juego. “¡Vean! estamos contando una historia harto seria! Sí, hay zombies, pero estamos siendo serios, ¡de veras!”. Calma, Neil Druckmann (el director del juego), ya entendimos. En el aspecto positivo, debo reconocer que la dinámica entre Joel y Ellie (casi como de padre e hija) resulta muy natural y humana, y entiendo que muchos jugadores empaticen con ambos. De hecho, si bien la historia no es nada novedosa, la dirección y el guion brindan algunos momentos enternecedores e intensos.  Aspecto técnico: la joya de la corona de PS3 El aspecto técnico de The Last of Us es una de sus mayores ventajas y, siendo uno de los títulos importantes de la generación de PS3, su desarrollo contó con un equipo que ya conocía bien cómo crear videojuegos para la consola de Sony. Las vistas de este Estados Unidos devastado son en verdad gloriosas, con escenarios amplios, definidos y coloridos. La dirección de arte en verdad te hace sentir dentro de este mundo derruido que Naughty Dog creó. La variedad de escenarios no falta: viajaremos por edificios, bosques, alcantarillas y más. El modelado de los personajes también es excelente, con movimientos y expresiones faciales muy naturales. Las escenas también están muy bien dirigidas, lo cual no debería ser sorpresa viniendo de la misma desarrolladora de la serie Uncharted. El aspecto técnico es impecable y derrocha calidad por todos lados. Por ello, aunque el título fue remasterizado para PS4 un año después, el original sigue siendo uno de los que mejor se ven en PS3. Jugabilidad: third person shooter con tintes de horror Ya que dejamos los halagos atrás, entremos en el aspecto de jugabilidad. A ver, creo que una buena definición podría ser: Shooter en tercera persona + ligeros toques de sigilo al estilo de Metal Gear Solid / Assasin’s Creed + leves toques de terror. El control es fluido (aunque algunos jugadores lo encuentran un tanto torpe, para mí está bien) y el modo de juego tiene la variedad justa para no caer en la monotonía, pero no hay algo que The Last of Us haga que no se haya visto en varios títulos más y, en ocasiones, de mejor forma. El avance es lineal, lo cual no es una desventaja en sí misma. Tal vez lo más atractivo sea el aspecto táctico del juego. En ciertas situaciones, debes elegir la forma en la que enfrentarás a los enemigos con los que te encuentras. Aunque, en la mayoría de los casos, el ataque frontal con armas de fuego asegura la muerte de Joel. Las secciones en las que debes ser sigiloso para evitar una muerte instantánea ante cierto tipo de enemigos resultan emocionantes, eso sí. En fin, que el aspecto jugable de The Last of Us, mientras que no es malo o aburrido, tampoco es tremendamente espectacular o innovador y sólo es una excusa para avanzar la historia.  Conclusión Para mí, al menos en mi humilde opinión, para que un videojuego entre a ese panteón sagrado de los mejores de todos los tiempos, debe ser uno que empuje al medio un paso más allá, ya sea en aspectos técnicos, narrativos o de innovación. Todos aquellos que jugamos The Legend of Zelda: Ocarina of Time en su época, allá por 1998, tenemos al título de Nintendo en tan alta estima por eso mismo: fue uno de los primeros títulos que aprovechó la tecnología de ese momento (el N64) y, de un solo golpe, mostró el potencial de las aventuras de acción en 3D. En verdad, TLoZ:OoT fue un título cutting edge en su época. Por otro lado, The Last of Us parece más, en el mejor de los casos, la culminación de los videojuegos de disparos en tercera persona con toques cinemáticos. Esta visión la puedo entender, aunque no compartir: como dije, la historia y sus personajes no me parecen nada especiales, además de que hay pocas innovaciones en el aspecto jugable. Lo mejor que puedo decir es que es en verdad un prodigio técnico, que aprovechó al máximo la potencia del PS3. Sin embargo, este resultado es de esperarse al ser uno de los títulos lanzados en el ocaso de la consola. Para mí, a The Last of Us le falta ese algo, esa chispa que me haga ponerlo al mismo nivel de otras obras del videojuego. Fuera de su historia, que resonó con muchas personas, no veo que esta obra de Naughty Dog haya hecho algo que no se haya visto antes." ["post_title"]=> string(49) "The Last of Us, ¿la obra maestra de Naughty Dog?" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(45) "the-last-of-us-la-obra-maestra-de-naughty-dog" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-08-12 12:55:35" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-08-12 17:55:35" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=82100" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#18050 (24) { ["ID"]=> int(82286) ["post_author"]=> string(3) "180" ["post_date"]=> string(19) "2022-08-17 11:02:40" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-08-17 16:02:40" ["post_content"]=> string(6312) "El pasado viernes 12 de agosto,  el escritor Salman Rushdie fue atacado por un hombre en un evento que estaba llevándose a cabo en Nueva York.  Al leer y escribir sobre esto, incluso uno siente una especie de golpe en el estómago.  Lo que inicialmente es una noticia terrible (y lo es), tiene implicaciones más profundas si se analiza con mayor profundidad. Mientras que los motivos del ataque aún no han sido establecidos, es muy probable que tenga que ver con su obra Los versos satánicos, publicada en 1988. Es decir, lo que ocurrió en Nueva York puede expresarse como sigue:  Salman Rushdie fue atacado (con claras intenciones homicidas) por haber escrito un libro. Cuesta trabajo leerlo, mucho más creerlo, ¿no es así? En esta época, cualquiera de nosotros puede poner en riesgo su vida al escribir un libro. O por escribir un tuit “ofensivo” (y uso las comillas, porque en esta época lo que resulta “ofensivo” se puede reducir a cualquier cosa que lastime los sentimientos de alguien). O simplemente por expresar una opinión, sin importar lo bien o mal que esté fundamentada.  En el caso de Salman Rushdie, todo inició cuando el ayatolá Ruhollah Khomeini, describió Los versos satánicos como un insulto al Islam y al profeta Mahoma. Por esta razón, en 1989, emitió un decreto religioso (o fatua), en el que pedía la muerte de Salman Rushdie. Esto obligó al escritor a vivir en el exilio. Muchas personas relacionadas con la publicación y traducción de la obra fueron asesinadas por esta razón. La saga de los seguidores del Islam contra el escritor continuó durante décadas, con la terrible culminación de lo ocurrido la semana pasada.  A raíz de estos hechos, merece la pena preguntarse, ¿de verdad escribir un libro que resulta «ofensivo» justifica ser objeto de un ataque mortal? ¿Expresar nuestras ideas en una obra nos debe poner en peligro si alguien resulta “ofendido”? ¿En verdad estamos listos, como sociedad, para sacrificar la libertad de expresión con tal de “resguardar” los sentimientos de ciertos grupos? Esta situación que vivimos actualmente tiene muchos defensores en todo el espectro político y, peligrosamente, parece ganar más adeptos cada día; sin embargo, es algo muy peligroso responder a las “ofensas” con violencia. La lógica que muchos grupos siguen hoy es esta: “has ofendido mi religión/creencia política/identidad al realizar este acto, por tanto, es justificable (e incluso deseable) matarte”. Cualquier persona o grupo que se vea “ofendido” por la cosa más nimia, como un comentario u opinión en redes sociales, sentirá que tiene permiso de atacar a otro ser humano de la manera más violenta. Esta lógica fue lo que motivó el ataque a la revista Charlie Hebdo en 2015. Y el viernes pasado, el mismo razonamiento mostró su horrible cabeza con el ataque a Salman Rushdie.  El derecho a la libre expresión no es algo que haya caído del cielo ni algo que siempre esté seguro, como la historia nos lo demuestra. Es algo por lo que la humanidad ha luchado durante siglos y, hoy más que nunca, está en riesgo. Diversos factores han contribuido a ello, como el creciente conformismo de la sociedad (exacerbado por un aumento en la existencia de los gobiernos paternalistas) y la fanatización de ciertos grupos. No hay que olvidar que otros grupos también han emprendido una guerra contra aquellos que consideran “herejes”. Por ejemplo, la escritora J.K. Rowling ha sido una crítica tenaz del movimiento trans más hardcore y, por ello, ha recibido constantes amenazas de muerte por sus opiniones. Es verdad, en todos los campos del quehacer humano hay ideas dañinas, que deben ser aborrecidas; sin embargo, también hay ideas que no lo son, y que debemos aprender a convivir con ellas incluso si no las compartimos. En ningún caso se justifica recurrir a la violencia para acallar una idea o una opinión.  Está bien no estar de acuerdo con Rushdie o Rowling. Está bien no ser admiradores de la obra de dichos autores. Sin embargo, si hay algo en sus ideas que deba ser rebatido, la única arma que debe utilizarse es la de las ideas mismas, la de la razón y la discusión. Así es como la humanidad ha avanzado durante siglos, gracias al hecho de que todos debemos tener el derecho a disentir. Sólo con discusión, la humanidad crece; cuando se callan las ideas con las que no comulgamos a través de la fuerza más bárbara, la humanidad pierde. Por ello, es nuestro deber defender el derecho que todos tenemos a expresarnos, especialmente cuando haya ideas que nos parezcan contrarias a nuestro sistema de creencias y valores.  Esta vez, fue Salman Rushdie, pero, de seguir esta tendencia, mañana puedes ser tú, tus amigos o tu familia. La libertad de expresión está en peligro y es deber de todos, no sólo de los escritores, artistas y políticos, defenderla.  Por estas razones, el ataque que sufrió Salman Rushdie es un ataque a la humanidad misma. " ["post_title"]=> string(59) "El ataque contra Salman Rushdie es un ataque a la humanidad" ["post_excerpt"]=> string(143) "El atentado contra Salman Rushdie también es un ataque contra la libertad de expresión, uno de los pilares fundamentales de la Democracia. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(59) "el-ataque-contra-salman-rushdie-es-un-ataque-a-la-humanidad" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-08-17 11:02:40" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-08-17 16:02:40" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=82286" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(20) ["max_num_pages"]=> float(10) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "9cfbef5ae2ac8419807d0cac23cb3bbd" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }
El ataque contra Salman Rushdie es un ataque a la humanidad

El ataque contra Salman Rushdie es un ataque a la humanidad

El atentado contra Salman Rushdie también es un ataque contra la libertad de expresión, uno de los pilares fundamentales de la Democracia....

agosto 17, 2022
Es un buen tiempo para ser fanático de la saga The Last of Us, una de las propiedades intelectuales más importantes de Sony. En menos de un mes, The Last of US: Part I, un «remake» para PS5 del título que vio la luz en PS3 en el ya lejano 2013, llegará a las tiendas físicas y digitales. ¡Y vaya relajo que se armó dentro de la comunidad por este hecho! Sin embargo, la discusión acerca de si esta nueva versión está justificada (y que salga a precio completo similar a juegos nuevos, es decir, cerca de 70 USD) es tema para otro día. Además, pronto se estrenará una adaptación televisiva de la mano de HBO. Así que, a colación de esto, me gustaría hablar acerca del título desarrollado por Naughty Dog, el cual se ha convertido en una vaca sagrada del gaming en los últimos años. Advertencia: este juego no me gusta mucho. Al menos, no tanto como a la mayoría de los jugadores. Procedo a explicar mis razones. Si he de trazar un paralelo con otra forma de entretenimiento, para mí la devoción que genera The Last of Us me parece tan incomprensible como la que generó el álbum OK Computer de Radiohead a finales del siglo pasado. Es decir, ambas son obras de enorme calidad, con momentos de puro gozo. Sin embargo, si uno ve el panorama de sus respectivos campos, hay obras que resultan tanto o más valiosas y que rara vez reciben el mismo reconocimiento. ¿OK Computer en verdad es el mejor álbum de la misma década de Massive Attack, Aimee Mann, Morphine, Ween, Nirvana y Björk? De la misma forma, ¿The Last of Us es en verdad el mejor videojuego en la misma generación en la que gozamos la trilogía de Bioshock (1,2 e Infinite), Mass Effect, Grand Theft Auto (IV y V), Portal y Metal Gear Solid 4? Así que veamos cada uno de los apartados de The Last of Us. Trama: Un mundo después de la pandemia Comencemos por hablar un poco acerca de la historia, la cual es, para muchos, uno de los atractivos principales del título. La trama nos sitúa en un mundo azotado por un hongo llamado Cordyceps, el cual convierte a los humanos en seres violentos conocidos como los “Infectados” (very creative indeed!). La población está aislada en zonas de cuarentena debido a esto. Joel (el protagonista y a quien controlamos durante el juego) es un contrabandista, quien recibe el encargo de llevar a Ellie, una joven que aparentemente es inmune al hongo, hasta un asentamiento de un grupo rebelde conocido como “Las Luciérnagas”. Hasta ahí nos quedamos con la historia, para no entrar en los famosísimos spoilers para quienes aún no lo hayan jugado y tengan intenciones de hacerlo. Sin embargo, para mí, la historia del videojuego es uno de sus puntos más débiles: pretty standard stuff para un videojuego. Zombies, un entorno postapocalíptico y armas a montones. ¿Acaso no es básicamente la misma premisa que la saga Resident Evil? ¡Oh, perdonen! The Last of Us pretende contar una historia seria, carente, al parecer, de los elementos Over the Top de la saga insignia de Capcom. Esto es otro elemento que me ha dejado un sabor de boca un tanto amargo: la seriedad de la narración que a veces ronda con lo pretencioso. En varios momentos, parece que Naughty Dog nos quiere convencer de que esto no es solamente un juego. “¡Vean! estamos contando una historia harto seria! Sí, hay zombies, pero estamos siendo serios, ¡de veras!”. Calma, Neil Druckmann (el director del juego), ya entendimos. En el aspecto positivo, debo reconocer que la dinámica entre Joel y Ellie (casi como de padre e hija) resulta muy natural y humana, y entiendo que muchos jugadores empaticen con ambos. De hecho, si bien la historia no es nada novedosa, la dirección y el guion brindan algunos momentos enternecedores e intensos. Aspecto técnico: la joya de la corona de PS3 El aspecto técnico de The Last of Us es una de sus mayores ventajas y, siendo uno de los títulos importantes de la generación de PS3, su desarrollo contó con un equipo que ya conocía bien cómo crear videojuegos para la consola de Sony. Las vistas de este Estados Unidos devastado son en verdad gloriosas, con escenarios amplios, definidos y coloridos. La dirección de arte en verdad te hace sentir dentro de este mundo derruido que Naughty Dog creó. La variedad de escenarios no falta: viajaremos por edificios, bosques, alcantarillas y más. El modelado de los personajes también es excelente, con movimientos y expresiones faciales muy naturales. Las escenas también están muy bien dirigidas, lo cual no debería ser sorpresa viniendo de la misma desarrolladora de la serie Uncharted. El aspecto técnico es impecable y derrocha calidad por todos lados. Por ello, aunque el título fue remasterizado para PS4 un año después, el original sigue siendo uno de los que mejor se ven en PS3. Jugabilidad: third person shooter con tintes de horror Ya que dejamos los halagos atrás, entremos en el aspecto de jugabilidad. A ver, creo que una buena definición podría ser: Shooter en tercera persona + ligeros toques de sigilo al estilo de Metal Gear Solid / Assasin’s Creed + leves toques de terror. El control es fluido (aunque algunos jugadores lo encuentran un tanto torpe, para mí está bien) y el modo de juego tiene la variedad justa para no caer en la monotonía, pero no hay algo que The Last of Us haga que no se haya visto en varios títulos más y, en ocasiones, de mejor forma. El avance es lineal, lo cual no es una desventaja en sí misma. Tal vez lo más atractivo sea el aspecto táctico del juego. En ciertas situaciones, debes elegir la forma en la que enfrentarás a los enemigos con los que te encuentras. Aunque, en la mayoría de los casos, el ataque frontal con armas de fuego asegura la muerte de Joel. Las secciones en las que debes ser sigiloso para evitar una muerte instantánea ante cierto tipo de enemigos resultan emocionantes, eso sí. En fin, que el aspecto jugable de The Last of Us, mientras que no es malo o aburrido, tampoco es tremendamente espectacular o innovador y sólo es una excusa para avanzar la historia. Conclusión Para mí, al menos en mi humilde opinión, para que un videojuego entre a ese panteón sagrado de los mejores de todos los tiempos, debe ser uno que empuje al medio un paso más allá, ya sea en aspectos técnicos, narrativos o de innovación. Todos aquellos que jugamos The Legend of Zelda: Ocarina of Time en su época, allá por 1998, tenemos al título de Nintendo en tan alta estima por eso mismo: fue uno de los primeros títulos que aprovechó la tecnología de ese momento (el N64) y, de un solo golpe, mostró el potencial de las aventuras de acción en 3D. En verdad, TLoZ:OoT fue un título cutting edge en su época. Por otro lado, The Last of Us parece más, en el mejor de los casos, la culminación de los videojuegos de disparos en tercera persona con toques cinemáticos. Esta visión la puedo entender, aunque no compartir: como dije, la historia y sus personajes no me parecen nada especiales, además de que hay pocas innovaciones en el aspecto jugable. Lo mejor que puedo decir es que es en verdad un prodigio técnico, que aprovechó al máximo la potencia del PS3. Sin embargo, este resultado es de esperarse al ser uno de los títulos lanzados en el ocaso de la consola. Para mí, a The Last of Us le falta ese algo, esa chispa que me haga ponerlo al mismo nivel de otras obras del videojuego. Fuera de su historia, que resonó con muchas personas, no veo que esta obra de Naughty Dog haya hecho algo que no se haya visto antes.

The Last of Us, ¿la obra maestra de Naughty Dog?

Es un buen tiempo para ser fanático de la saga The Last of Us, una de las propiedades intelectuales más importantes de...

agosto 12, 2022




Más de categoría
cartas

CARTAS A TORA 278

Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Todos los días...

agosto 19, 2022

Genealogía

Poema en verso libre.

agosto 18, 2022
David Fincher

Feliz cumpleaños, David Fincher

David Fincher es uno de los mejores directores de cine actualmente. Santiago Osio nos ofrece una breve semblanza a...

agosto 18, 2022
El ataque contra Salman Rushdie es un ataque a la humanidad

El ataque contra Salman Rushdie es un ataque a la humanidad

El atentado contra Salman Rushdie también es un ataque contra la libertad de expresión, uno de los pilares fundamentales...

agosto 17, 2022