CARTAS A TORA 251

Un alienígena arriba a la Ciudad de México y, convertido en gato, llega a vivir a una vecindad. Le escribe a Tora, quien lo espera en su planeta natal, sus impresiones de lo que ve ahí.

10 de diciembre, 2021 CARTAS A TORA

Querida Tora:

He tenido unos días algo malos. Estuve enfermo. Pero no te preocupes, que no fue nada grave. Creo. Me sentí muy mal, pero ya casi pasó todo.

Algo que comí me hizo mal. Lo que no sé es si se trata de algo que alguien me dio o algo que encontré en mis correrías por las azoteas vecinas, de esas que se ven muy sabrosas pero que pueden esconder una trampa mortal. Ya estoy hablando como muchos de los seres de este planeta, diciendo: Alguien me envenenó. Pero no. ¿Para qué iban a querer matar a un gato, que no le hace daño a nadie? A menos que… a menos que se hayan dado cuenta de mi verdadera personalidad, y que no les guste lo que digo de ellos y mando a otros mundos. Porque eso sí: son de lo más suspicaces y delicados en cuanto a su honra se trata; podrán ser mentirosos, hipócritas o traicioneros (¡y a mucha honra!, como algunos se atreven a decir), ¡pero que nadie se los diga! Se ponen como arañas panza arriba.

Me sentía tan mal, que ni siquiera me fijé en lo que hacían los vecinos. Ni siquiera el portero. Con eso te digo todo. Es que no podía ni dormir. Los gatos no dormimos toda la noche, pues tenemos que hacer rondas por las azoteas, maullarle a la luna, cazar ratones (yo no, porque me dan un poco de asco), pero también  tenemos que cerrar los ojos y olvidarnos del mundo un rato. Ando todo desvelado, porque me dediqué a recorrer las viviendas de los vecinos (de los más amigos, como comprenderás), a ver en qué se entretenían durante las noches. Todos, claro, se ponen a ver la televisión. Y por primera vez me fijé en los programas que ven.

Los señores, la mayoría, ven deportes, pero todos son lo mismo: meter una pelota en una portería, meter una pelota en un aro, pegarle con un palo a una pelota, meter una pelotita en un agujero en el suelo. Las señoras suelen ver las telenovelas (ellos también; pero no se atreven a decirlo, no los vayan a acusar de mariquitas) para llorar a gusto e indignarse con  las villanías de gente que es tan mala que yo creo que ni siquiera existe. Luego unos programas cómicos bastante buenos. Uno trata de una vecindad, y a veces veo reflejados en sus personajes a algunos de mis vecinos. Ese me gusta bastante. Hay otro de unos nacos (así se llaman ellos mismos), que es bastante gracioso. Y otros que pretenden ser cómicos, pero que a mi me hacen llorar. Y eso me preocupa a ratos. ¿No tendré que ver a un psiquiatra? Porque en la televisión se oyen muchas carcajadas y gritos de alegría; pero a mi me dejan frío o, más bien, enojado . ¿Cómo pueden ganar los millones de pesos que dicen que ganan, haciendo esas tonterías? En fin, como dice un dicho, se necesita de todo para hacer un mundo, pero qué mundos los que reflejan esos programas que te digo.

Otros ven cosas que hacen los reyes de otros países, que no sé qué tanto puedan interesar a mis vecinos. O los programas de comida extranjeros, que tienen ingredientes que aquí ni siquiera existen. Pero la gente se sienta a ver lo que le echen, aunque no entiendan ni les guste. “Al fin que es un ratito”, se dicen, “Luego vendrá otra cosa mejor”. Pero eso no siempre ocurre, sino que a veces es peor que lo primero.

No sé si hablo así porque aún me siento mal. Puede ser. Pero te lo digo para que veas lo que es la vida en la vecindad: no nada más pleitos entre los vecinos o con el portero. También hay momentos de calma, que no sé si sean peores que los de agitación.

Perdóname si no te gusta lo que te he dicho, pero yo también soy humano (sí, así como se oye: humano), y tengo derecho a quejarme. Pero no de ti, mi amor.

Te quiere,

Cocatú

Comentarios
object(WP_Query)#17658 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(73424) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "29-12-2021" ["before"]=> string(10) "26-01-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(73424) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "29-12-2021" ["before"]=> string(10) "26-01-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "cultura-para-todos" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#17657 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#17665 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#17667 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "29-12-2021" ["before"]=> string(10) "26-01-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(463) "SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2021-12-29 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-01-26 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (73424) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (14) ) AND rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish') GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2" ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#17654 (24) { ["ID"]=> int(74609) ["post_author"]=> string(1) "9" ["post_date"]=> string(19) "2022-01-17 13:46:28" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-01-17 18:46:28" ["post_content"]=> string(4355) "Querida Tora El otro día ocurrió un incidente que trajo  sus consecuencias. Resulta que en el 47 vive una mujer ya grandecita (no sé su edad con certeza, pero calcúlale alrededor de los 40), sola, sin hijos ni “detalles” conocidos. Y la noche del sábado, le llevaron serenata. Así como lo oyes. ¿Quién? Un compañero de trabajo que se “aventó” a hacerle la corte. Como a la una de la mañana se empezó a escuchar al mariachi. Y la señora del 7, que es muy metiche y siempre anda de ofrecida, corrió a abrir la puerta de la vecindad. Hacía muchos años que no nos llegaba un entretenimiento de ese calibre. No es necesario decirte que todos los vecinos se levantaron, entusiasmados; y más al enterarse de que era para la “soltera irredenta” (Así le dicen las malas lenguas a la del 47). La pobre mujer salió al patio, con su pudorosa bata de hija de familia a saludar, temblando de emoción, a su audaz pretendiente. ¡Cómo la aplaudieron! Y más, al novio (Ya todo el mundo lo calificaba así). Ah, pero el portero…. No sé por qué ese individuo se tiene que meter en donde no lo llaman (Es decir, en todo). Cuando mayor era el entusiasmo de los vecinos, apareció en calzones (Así como te lo cuento) y echó dos balazos al aire. Ahí se acabaron las felicitaciones y los gritos de alegría. Y cuando la mujer se plantó ante él con aires de protestante heroica, el portero se acercó y le puso la pistola en la frente (Todos sabemos que sólo tiene chinampinas, pero el cañón estaba muy frío), y le dijo que estaba atentando con “el sagrado derecho de los vecinos al descanso”; y que si su “amiguito” (Lo dijo con  un desprecio rayano en la insolencia) no se iba al instante con  su mugre mariachi, la pistola iba a cumplir con el cometido para el cual fue construída. Nadie se arriesgó a que funcionaran las chinampinas (Por si acaso), y el pretendiente se fue, con  la cola entre las patas, diciendo a su adorada que se verían en el trabajo a las nueve en punto de la mañana. Y todos se fueron a acostar. Todos menos el portero, que se quedó haciendo guardia en el patio para asegurarse de que sus órdenes se cumplieran. Esto a mi se me hizo  muy extraño, pues siempre manda a sus guaruras que hagan ese tipo de trabajos, y me quedé cerca de la portería, a ver si averiguaba algo. Y sí: averigüé un poco más que “algo”. Lo  que pasó fue que el portero tenía de visita a la Flor esa noche; pero hasta la una de la mañana no había podido hacer nada, por más que se esforzaba. Ya había inventado todo tipo de pretextos más o menos creíbles, cuando oyó el escándalo, y le pareció una oportunidad inmejorable para zafarse del compromiso, aunque ya le había pagado a la Flor con largueza desacostumbrada. Y se quedó en el patio a ver si cuando se le pasara el coraje, o con el relente de la noche, empezaba a funcionar. ¿Pero qué crees? Que nada. Y la Flor durmió todo lo que quedaba de noche y parte de la mañana en la camota que tiene el portero, feliz y con  dinerito en el bolsillo. Porque aunque el portero le pidió que se lo devolviera, ella se negó rotundamente. Y le dijo que lo necesitaba para pagar el alquiler de su departamento “¿O acaso quieres que se lo pida a otros señores?”. Eso es algo que el portero no puede aceptar, aunque sabe perfectamente que la Flor tiene otros señores que la ayudan con sus gastos, y le dijo que se quedara con él, pero que esperaba que la próxima vez se lo recompensara “con creces”. Ella contestó que eso le correspondía a él más que a ella, y se vistió y se fue. El portero se bebió unos buenos tragos de tequila “para quitarse el frío”, y durmió el resto del día y toda la noche siguiente. Y ya no se enteró de que la mujer del 47 se fue de la vecindad y se casó ese mismo día con el milagroso novio que había encontrado. ¿Qué te parece? Te quiere. Cocatú" ["post_title"]=> string(17) "CARTAS A TORA 254" ["post_excerpt"]=> string(188) "Un alienígena arriba a la Ciudad de México y, convertido en gato, llega a vivir a una vecindad. Le escribe a Tora, quien lo espera en su planeta natal, sus impresiones de lo que ahí ve." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(17) "cartas-a-tora-254" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-01-17 13:46:28" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-01-17 18:46:28" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=74609" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17617 (24) { ["ID"]=> int(74445) ["post_author"]=> string(2) "59" ["post_date"]=> string(19) "2022-01-11 12:07:55" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-01-11 17:07:55" ["post_content"]=> string(4200) "Algunas personas quizá se resistan a ver esta serie, primero, porque es sobre futbol, y segundo, porque Maradona no es un personaje ejemplar. Pero la verdad es que la serie es buena, y para quienes en los años ochenta éramos adolescentes y vivimos el sismo de 1985 y el Mundial de 1986, está llena recuerdos. Más allá del futbol, Maradona es un icono de la Argentina. Es un argentino universal, en el pleno sentido de la palabra, y, me atrevo a decir, uno de los cinco iconos más importantes de aquella hermana nación. Nació y se crió en la pobreza extrema, es uno del pueblo, y por eso su ascenso representa las aspiraciones de las grandes masas marginadas de la nación argentina, aquellas que las clases privilegiadas miran con desprecio, recelo y desconfianza. Sí, Maradona se equivocó y se entregó a toda clase de excesos. Y lo pagó muy caro. La serie no es una apología ni una apoteosis, sino el frío retrato de una súper estrella, tanto en su ascenso como en su declive. Nos muestra ese Maradona oscuro y decadente, espléndidamente interpretado por Juan Palomino, pero también nos enseña esa luz que algún día brilló en el corazón del astro argentino. Habrá sido lo que usted diga, pero fue un gran atleta, un líder en la cancha, un excelente compañero –muchos de quienes jugaron con él dan testimonio de ello– y un hombre que profesó una gran devoción por su familia. Los diez capítulos de la serie, cada uno de aproximadamente una hora, nos ofrecen un cuadro de la Argentina, desde la dictadura militar hasta el advenimiento de la democracia. Nos enseña las vísceras del futbol y nos hace oír la voz de un Diego Armando idealista que, a su modo, se opuso siempre a la injusticia, no solo en el deporte, sino también en la política. Vaya, les restriega a los italianos en la cara ese racismo que existe de las regiones del norte en contra de las del sur, a los argentinos la división entre ricos y pobres y el fascismo de la derecha, a los ingleses el abuso por la invasión de las Malvinas, y a los catalanes el manejo hipócrita de un equipo como el Barcelona.  La frase “la mano de Dios”, después del gol con la mano que le metió a los ingleses en el Mundial de México, ha sido interpretada fuera de contexto. Maradona lo explicó en su momento, pero la mayoría de las personas lo toman como un acto de obscena jactancia y vanagloria. En realidad Maradona quiso decir que de algún modo esa victoria sobre la escuadra inglesa era una especie karma después del brutal abuso que supuso la invasión de las Malvinas. Quien actuó con obscena jactancia y prepotencia fue el Reino Unido, que usó su temible poder contra una nación humilde, pobre y sometida. En un biopic como este no puede haber spoilers, porque todos conocemos la historia. El punto más alto de la carrera de Maradona fue cuando la selección argentina ganó el Mundial de México 86. Los últimos dos capítulos de la serie son espléndidos y narran ese campeonato. Debo confesar que me hicieron llorar de emoción, especialmente el último. La recreación de esos días está muy bien lograda: cómo Maradona se echa el equipo a la espalda y cómo arenga a sus compañeros (Valdano, Tata Brown, Batista, Burruchaga, Ruggeri, Passarela, etcétera) hasta alzar la Copa del Mundo, es algo que de verdad le pone a uno la piel erizada. La caracterización del técnico Carlos Bilardo es maravillosa.  La serie es prolija en grandes actuaciones. Hay que destacar en primerísimo lugar la de Nazareno Casero como Maradona joven. Este actor se lleva la serie. De verdad que se mete en el personaje y logra emocionar. Julieta Cardinali, como Claudia Villafañe, esposa de Maradona, está espléndida. La dirección de Alejandro Aimetta es convincente y efectiva. Recomiendo mucho esta serie, aunque usted no sea fan ni de Maradona ni del futbol." ["post_title"]=> string(57) "“Maradona: sueño bendito”, una serie que hay que ver" ["post_excerpt"]=> string(52) "Crítica de la serie “Maradona: sueño bendito”." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(48) "maradona-sueno-bendito-una-serie-que-hay-que-ver" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-01-11 14:57:04" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-01-11 19:57:04" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=74445" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#17654 (24) { ["ID"]=> int(74609) ["post_author"]=> string(1) "9" ["post_date"]=> string(19) "2022-01-17 13:46:28" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-01-17 18:46:28" ["post_content"]=> string(4355) "Querida Tora El otro día ocurrió un incidente que trajo  sus consecuencias. Resulta que en el 47 vive una mujer ya grandecita (no sé su edad con certeza, pero calcúlale alrededor de los 40), sola, sin hijos ni “detalles” conocidos. Y la noche del sábado, le llevaron serenata. Así como lo oyes. ¿Quién? Un compañero de trabajo que se “aventó” a hacerle la corte. Como a la una de la mañana se empezó a escuchar al mariachi. Y la señora del 7, que es muy metiche y siempre anda de ofrecida, corrió a abrir la puerta de la vecindad. Hacía muchos años que no nos llegaba un entretenimiento de ese calibre. No es necesario decirte que todos los vecinos se levantaron, entusiasmados; y más al enterarse de que era para la “soltera irredenta” (Así le dicen las malas lenguas a la del 47). La pobre mujer salió al patio, con su pudorosa bata de hija de familia a saludar, temblando de emoción, a su audaz pretendiente. ¡Cómo la aplaudieron! Y más, al novio (Ya todo el mundo lo calificaba así). Ah, pero el portero…. No sé por qué ese individuo se tiene que meter en donde no lo llaman (Es decir, en todo). Cuando mayor era el entusiasmo de los vecinos, apareció en calzones (Así como te lo cuento) y echó dos balazos al aire. Ahí se acabaron las felicitaciones y los gritos de alegría. Y cuando la mujer se plantó ante él con aires de protestante heroica, el portero se acercó y le puso la pistola en la frente (Todos sabemos que sólo tiene chinampinas, pero el cañón estaba muy frío), y le dijo que estaba atentando con “el sagrado derecho de los vecinos al descanso”; y que si su “amiguito” (Lo dijo con  un desprecio rayano en la insolencia) no se iba al instante con  su mugre mariachi, la pistola iba a cumplir con el cometido para el cual fue construída. Nadie se arriesgó a que funcionaran las chinampinas (Por si acaso), y el pretendiente se fue, con  la cola entre las patas, diciendo a su adorada que se verían en el trabajo a las nueve en punto de la mañana. Y todos se fueron a acostar. Todos menos el portero, que se quedó haciendo guardia en el patio para asegurarse de que sus órdenes se cumplieran. Esto a mi se me hizo  muy extraño, pues siempre manda a sus guaruras que hagan ese tipo de trabajos, y me quedé cerca de la portería, a ver si averiguaba algo. Y sí: averigüé un poco más que “algo”. Lo  que pasó fue que el portero tenía de visita a la Flor esa noche; pero hasta la una de la mañana no había podido hacer nada, por más que se esforzaba. Ya había inventado todo tipo de pretextos más o menos creíbles, cuando oyó el escándalo, y le pareció una oportunidad inmejorable para zafarse del compromiso, aunque ya le había pagado a la Flor con largueza desacostumbrada. Y se quedó en el patio a ver si cuando se le pasara el coraje, o con el relente de la noche, empezaba a funcionar. ¿Pero qué crees? Que nada. Y la Flor durmió todo lo que quedaba de noche y parte de la mañana en la camota que tiene el portero, feliz y con  dinerito en el bolsillo. Porque aunque el portero le pidió que se lo devolviera, ella se negó rotundamente. Y le dijo que lo necesitaba para pagar el alquiler de su departamento “¿O acaso quieres que se lo pida a otros señores?”. Eso es algo que el portero no puede aceptar, aunque sabe perfectamente que la Flor tiene otros señores que la ayudan con sus gastos, y le dijo que se quedara con él, pero que esperaba que la próxima vez se lo recompensara “con creces”. Ella contestó que eso le correspondía a él más que a ella, y se vistió y se fue. El portero se bebió unos buenos tragos de tequila “para quitarse el frío”, y durmió el resto del día y toda la noche siguiente. Y ya no se enteró de que la mujer del 47 se fue de la vecindad y se casó ese mismo día con el milagroso novio que había encontrado. ¿Qué te parece? Te quiere. Cocatú" ["post_title"]=> string(17) "CARTAS A TORA 254" ["post_excerpt"]=> string(188) "Un alienígena arriba a la Ciudad de México y, convertido en gato, llega a vivir a una vecindad. Le escribe a Tora, quien lo espera en su planeta natal, sus impresiones de lo que ahí ve." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(17) "cartas-a-tora-254" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-01-17 13:46:28" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-01-17 18:46:28" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=74609" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(12) ["max_num_pages"]=> float(6) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "d07399c025c35d5110cc8ba321b8d701" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

CARTAS A TORA 254

Un alienígena arriba a la Ciudad de México y, convertido en gato, llega a vivir a una vecindad. Le escribe a Tora,...

enero 17, 2022

“Maradona: sueño bendito”, una serie que hay que ver

Crítica de la serie “Maradona: sueño bendito”.

enero 11, 2022




Más de categoría
CARTAS A TORA 228

CARTAS A TORA 255

Un alienígena arriba a la Ciudad de México y, convertido en gato, llega a vivir a una vecindad. Le...

enero 21, 2022
Lecciones de vida

Lecciones de vida

La lectura nos invita a asomarnos a otros mundos que, tarde o temprano, enriquecerán el nuestro. En este caso,...

enero 18, 2022

CARTAS A TORA 254

Un alienígena arriba a la Ciudad de México y, convertido en gato, llega a vivir a una vecindad. Le...

enero 17, 2022

Hellblade: la oscuridad interna

Así como el cine y la literatura nos pueden contar historias de gran profundidad, hoy en día los videojuegos...

enero 14, 2022