CARTAS A TORA 226

Querida Tora1: El otro día la vecindad estuvo muy alborotada. Y es que el chavo que trabaja (o eso quisiera él) en televisión tuvo una intervención en un “reality show” que se iba a grabar en la...

28 de mayo, 2021 CARTAS A TORA 270

Querida Tora1:

El otro día la vecindad estuvo muy alborotada. Y es que el chavo que trabaja (o eso quisiera él) en televisión tuvo una intervención en un “reality show” que se iba a grabar en la misma vecindad. Y claro, todos se pusieron a lavar el edificio de arriba abajo y de adentro afuera, con lo que salieron a relucir (sólo en algunas partes) los colores originales de las paredes) Pero, en general, quedó bastante bien. El muchacho estaba nerviosísimo porque, aunque sólo iba  decir “Sí” en el programa, había “convencido” al fotógrafo de que le tomara un “close up”  en ese momento. (“Close up” es cuando al actor le toman la cara de muy cerca, y llena toda la pantalla con ella). Creía que con eso iba a conseguir el estrellato (es un poco ingenuo este muchacho).

Pero resulta que la noche anterior a la grabación este chavo se tropezó en la escalera y cayó de morros, según declaración de uno de los testigos presenciales, y se rompió uno de los dientes de adelante. ¿Te imaginas la tragedia? Salir chimuelo en vivo y a todo color, en proyección nacional. Todo el mundo se puso en acción para remediar el desaguisado. Lo primero que se le ocurrió al chavo fue ponerse un pedacito de queso en el hueco; pero el queso se deshizo enseguida y, además, le ensució toda la dentadura. Creo que era más grave el remedio que la enfermedad.

Luego fueron con doña Sura, para que le aplicara algún remedio natural o sobrenatural. La señora los recibió con  todo el misterio que acostumbra; pero en cuanto vio el problema dijo que eso no se arreglaba ni siquiera con algún remedio hiper-natural. Al oír la palabrita, los vecinos se encogieron de miedo, y salieron corriendo, con el chavo a la cabeza. Y doña Sura los despidió con  una carcajada supra-natural que los afectó todavía más. La del 38 tuvo unas pesadillas horribles esa noche.

Se refugiaron todos en la vivienda del chavo. ¿Y qué crees? La madre (nada como una madre para impulsar al hijo) estaba amarrándose un cordoncito a un diente frontal para arrancárselo y dárselo a su retoño. No sabes la impresión que eso causó en todos. Sobre todo en las viejas, que se echaron  a llorar en coro. El chavo se negó en redondo a aceptar el sacrificio de la madre, y se puso a buscar alguna solución más rápida y menos dolorosa.

La madre (te lo repito: nada como una madre para sacrificarse por el hijo) le ofreció un  anillo de perla (mejor dicho, que parecía de perla) para llenar el agujero. Pero era demasiado grande y duro, y no había manera de sostenerlo en su lugar.

Por fin, la novia del chavo (mujer, al fin) encontró la solución. Su mamá hacía flores de migajón y… Enseguida saltó la protesta: “Si el queso se deshizo, el migajón se deshace más aprisa”. Pero no: ese migajón se mezcla con  pegamento y se deja secar, con lo que queda bastante duro; además, se le puede dar el color deseado fácilmente. Inmediatamente corrieron a ver a la mamá, que aceptó “por el bien de mi futuro yerno y de la vecindad entera” sin cobrar. Le costó un buen  rato modelar el diente; y tardaron bastante en secarlo y pintarlo, pero para la una de la mañana ya estaba listo. Sin embargo, se lo colocaron hasta el día siguiente, a las cinco de la mañana, no fuera a remojarse más de lo debido con tantas horas en la boca.

Llegó el equipo de la televisora, y estuvieron  todo el día grabando en la vecindad, ante el asombro y la complacencia de los vecinos y de la gente de las casas aledañas. Allí trabajaron, comieron, bebieron y chacotearon hasta bien entrada la noche. Y cuando llegó el momento estelar (para el chavo), resulta que el fotógrafo volteó la cámara de repente para sacar a una muchacha, actriz principiante, y la fotografió a ella mientras él decía su parlamento. Luego supimos que ella había empleado argumentos más “convincentes” para que la favoreciera  a ella. Y como la chava salió bastante bonita, eso fue lo que se quedó.

Para que veas cómo se hace la televisión en este país (y en todos).

Te quiere, 

Cocatú

 1 Contexto: Un alienígena llega a la Ciudad de México y, convertido en gato, llega a vivir a una vecindad. Le escribe a Tora, en su planeta natal, sus impresiones sobre lo que ve en ese lugar. Su correspondencia tiene algo de crítica social y toques de humor.

Comentarios


object(WP_Query)#18048 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(65989) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "03-06-2022" ["before"]=> string(10) "01-07-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(65989) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "03-06-2022" ["before"]=> string(10) "01-07-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "cultura-para-todos" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#18043 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#17934 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#17931 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "03-06-2022" ["before"]=> string(10) "01-07-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(503) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-06-03 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-07-01 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (65989) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (14) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#17971 (24) { ["ID"]=> int(80015) ["post_author"]=> string(3) "180" ["post_date"]=> string(19) "2022-06-17 13:06:33" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-06-17 18:06:33" ["post_content"]=> string(8682) "No voy a mentirles: la pandemia que inició en 2020 estuvo llena de momentos dolorosos; sin embargo, también tuvo cosas positivas. Hoy quiero compartirles sobre una de estas últimas. Fue durante los últimos meses de 2020 que cayó a mis manos el libro de cuentos La última oveja del Ángel Exterminador, de Alejandra Junco Lavín (Ciudad de México, 1967), el cual fue publicado en 2017. Desde que lo comencé a leer, no pude dejarlo hasta llegar a la última página.  Me volví, como diría la chaviza, un fan de esta autora. Así que fue un enorme gusto para mí tener una breve charla con Alejandra Junco, acerca de los aspectos más importantes de su libro.  Las historias Lo primero que atrae la atención del lector de La última oveja del Ángel Exterminador es la variedad de personajes, los cuales están bien definidos y tienen una voz propia. Aquí encontramos a una joven que encontró el amor desde temprano, pero también hallamos a madres obsesivas y hombres celosos, entre otros.  «Me da mucho gusto haber logrado darle una voz propia a cada personaje», comentó la autora. «En gran parte, se debe a que me pongo a observar a la gente, cómo habla y cuáles son sus preocupaciones. Me pongo a observar todo lo que me rodea en los lugares a los que voy. Considero que esto es muy importante, porque puedes encontrar una situación que parece insignificante a primera vista, pero a la que puedes crearle una historia interesante», relató Junco Lavín.  Cómo se conformó el libro Algunos de los cuentos contenidos en este libro datan de 2007. Mi querido Tote y Migdalia fueron publicados en La pluma del ganso en 2007 y  2008 respectivamente. Tea for Two… fue publicado en Ciclo Literario en 2007 y Cincuenta tonos de güera en Nierika en 2016.   Es decir, las historias abarcan casi una década de trabajo de la autora. A pesar de este hecho, los textos parecen tener una congruencia que no delata este tiempo.  Al respecto, la escritora comentó: «Al notar los temas de los relatos, me di cuenta de que la mayoría trataba sobre cómo a veces nos atoramos con una cierta situación. Por ejemplo, algún problema con nuestros padres o nuestras parejas, en nuestras relaciones personales. Y cómo esas situaciones a veces no nos dejan avanzar y nos quedamos ahí, estancados. Creo que ese es uno de los temas que hilan a la mayoría de los cuentos».  El sentido del humor en la literatura En Catálogo, uno de los textos que aparece en este libro, encontramos una serie de productos geniales (y no les cuento más para que mejor vayan y lo lean ustedes mismos), en donde se muestra la obsesión que tenemos con la imagen personal y el consumo irrefrenable. Este sentido del humor está presente en gran parte de los cuentos y es algo bienvenido en la literatura actual. ¿Pero qué opina Alejandra Junco sobre esto? «¡Claro! El humor es algo fundamental para abordar temas serios. Lo que hay en mis cuentos es un humor negro, muy mío y de mi familia.  Aunque muchos de los temas de los cuentos son profundos, el humor es una parte central en estas historias». La autora fue más allá en este tema: «El humor es una de las herramientas más útiles en la literatura. Por ejemplo, La conjura de los necios [de John Kennedy Toole] es una obra maravillosa e imprescindible del siglo XX. Y cuando lo lees, notas que ahí el autor trata temas muy fuertes, pero que son más fáciles de digerir a través del humor». Cómo ha cambiado el mundo en estos últimos cinco años La última oveja del Ángel Exterminador se publicó hace cinco años. En este tiempo, ¿qué tanto ha cambiado el mundo a los ojos de su autora?  «Bueno, el libro se publicó muy cerca del terremoto [de septiembre de 2017]. Y ahora con la pandemia…en este tiempo hemos vivido situaciones extremas. Aunque ocurrió algo extraño: todo mundo pensaba que vendrían grandes cambios después de la pandemia. Pero cuando ves a Elon Musk pidiéndole a los trabajadores de Tesla que dejen atrás el teletrabajo y vuelvan a las oficinas, te das cuenta de que no fue así. Hay algunas cosas que no cambian a pesar del tiempo. Por ejemplo, los problemas de la condición humana son atemporales y esos seguirán a pesar de todo lo que ocurra». Por ello, los relatos de Alejandra Junco siguen teniendo la misma relevancia que cuando el libro estaba recién publicado.   Algunos consejos para comenzar como escritor ¿Qué aconseja la autora para todos aquellos que quieran ser escritores? «Una de las mejores cosas que pueden hacer es asistir a un taller literario. Esto les ayudará de muchas maneras. Ahí aprenderán un poco más sobre el oficio de escritor y sobre todo podrán compartir sus textos. Así podrán saber si sus historias resuenan con las demás personas, si las historias que están creando resultan interesantes para otros», recomendó Junco Lavín. «Especialmente es importante compartir nuestros textos, porque a veces podemos escribir algo y ahí se queda, guardado en el cajón. Si no compartimos nuestras historias, puede ocurrir que esa gran idea que tuvimos no alcance su potencial completo», concluyó la autora.  Así que, si buscan algo para leer, La última oveja del Ángel Exterminador es un libro de cuentos ideal. Desde los encuentros que nunca volvieron a darse (como el de Some enchanted evening, you may see a stranger…) pasando por la mencionada sátira sobre nuestras obsesiones consumistas (Catálogo), hasta el grand finale de los dos últimos cuentos (englobados en Probadores: un cuento para caballeros y otro para damas), estas narraciones están llenas de momentos profundos, nostálgicos, llenos de humor y reflexiones. Reflexiones que, si hemos de atender a las palabras de su autora, seguirán siendo pertinentes durante un buen tiempo. Puedes adquirir este gran libro por acá y puedes seguir a Alejandra Junco tanto en Facebook como en Instagram para estar al tanto de sus actividades. " ["post_title"]=> string(95) "Una breve charla con Alejandra Junco Lavín, autora de La última oveja del Ángel Exterminador" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(91) "una-breve-charla-con-alejandra-junco-lavin-autora-de-la-ultima-oveja-del-angel-exterminador" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-06-17 13:06:33" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-06-17 18:06:33" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=80015" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17874 (24) { ["ID"]=> int(80008) ["post_author"]=> string(1) "9" ["post_date"]=> string(19) "2022-06-17 10:48:38" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-06-17 15:48:38" ["post_content"]=> string(4726) "Querida Tora: La chica del 42 cumplió 15 años, y en vez de fiesta el papá le regaló una cantidad de dinero considerable (para las estándares de la vecindad). La chava estaba loca de alegría, y lo primero que hizo fue invitar a todos sus amigos (y algunos que no lo eran) a un café en el King’s, que era lo que le quedaba más a mano. El día siguiente salió a la calle con su dinero, queriendo comprarse un regalo digno de la ocasión tan esperada y anhelada. Y se lo compró: unos zapatos con un tacón altísimo, llenos de pedrería y tiritas de colores, que le costaron el salario de cuatro días de trabajo de su padre. Inmediatamente se los puso, y volvió a invitar a un café a todos los jóvenes que estaban en la vecindad, con la excepción de la chava del 12, a quien no puede ver ni en pintura. Lo malo fue que llovió, y al regresar a la vecindad los zapatos se le empaparon, y se les cayeron algunas de las piedritas que tanto la enorgullecían. Pero no le importó; salió a comprar piedritas, y se las pegó a los zapatos que, aunque no quedaron como eran, todavía causaban un gran impacto. Pero todavía le quedaba dinero. Ya no le alcanzaba para otros zapatos. Ni para un vestido (con las ganas que tenía de un vestido largo de colores negro y blanco que vio en una tienda de departamentos). Entonces dijo :”Para tortas”. Y se llevó al King’s a todos los chavos, incluyendo a los ninis que no habían ido las veces anteriores. Lo pasaron de maravilla, porque los ninis se pusieron a tocar la guitarra y a cantar, y estuvieron hasta las doce de la noche. Y cuando le presentaron la cuenta, la chava se dio cuenta de la terrible realidad: no le alcanzaba para pagar. Y era que todos comieron más tortas de las que les cabían normalmente en el estómago, y las tortas eran más gordas que de costumbre. Eso fue cosa del portero, que al ver el desfile al King’s quiso sacar raja, y ordenó a los cocineros que las llenaran de miga para que se vieran más grandes y las pintaran con colores vegetales para que parecieran más apetitosas. Los muchachos se las comieron sin fijarse ni en lo que les daban, entretenidos con  las música de los ninis y la plática entre ellos (sin contar con algunas caricias pasadas de tono que hubo). La chava se fue corriendo a su casa, a pedirle dinero a su papá, pero él no le quiso dar nada, diciéndole que era increíble que se hubiera gastado todo en tres o cuatro días, sin que le quedara nada a cambio. Ella le dijo que le quedaba la satisfacción de haber invitado a todos sus amigos; y además que, seguramente, el del 38 se le iba a declarar esa noche sin falta. Esto animó al padre, pues el del 38 tenía fama de riquillo, y le dio el dinero. Hubo varios enfermos esa noche, porque el portero ordenó a sus cocineros que pusieran  mucho chile a las tortas, para que no se distinguiera el sabor de los demás ingredientes y así poder engañar a los muchachos. Pero nadie le puso mucha atención al hecho, y al día siguiente todos estaban esperando la nueva invitación de la quinceañera. Pero la invitación no llegó, y los muchachos se sintieron desilusionados. Sobre todo los ninis, que ya se hacían  ilusiones de comer ese día también. Las del 37 se molestaron un poco, y cuando se encontraron  a la chava en el patio le sacaron la lengua; ella les contestó con una majadería, y todo volvió a la normalidad. Lo más triste, sobre todo para la chava y su padre, fue que el del 38 no se le declaró. Por el contrario, pareció ignorarla cuando se cruzó con ella en la escalera. Y más tarde se enteraron de que se le había declarado a la del 12. ¡Nada menos que a la del 12! Y después de comerse las tortas que ella le “disparó” en el King’s. La chava se pasó el día entero llorando, y el padre le dio un manazo por haber sido tan tonta, que ni siquiera con esos zapatos de mujer de Lecturala calle había logrado conquistarlo. En pocos días se olvidó todo el asunto en la vecindad, pero la madre de la chava se tuvo que poner a lavar ajeno para ayudar a su marido a pagar el dinero que le había regalado. ¿Qué te parece? Te quiere Cocatú" ["post_title"]=> string(17) "CARTAS A TORA 271" ["post_excerpt"]=> string(180) "Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Todos los días le escribe cartas a Tora, su amada, quien lo espera en una galaxia no muy lejana." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(17) "cartas-a-tora-271" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-06-17 10:49:13" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-06-17 15:49:13" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=80008" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#17971 (24) { ["ID"]=> int(80015) ["post_author"]=> string(3) "180" ["post_date"]=> string(19) "2022-06-17 13:06:33" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-06-17 18:06:33" ["post_content"]=> string(8682) "No voy a mentirles: la pandemia que inició en 2020 estuvo llena de momentos dolorosos; sin embargo, también tuvo cosas positivas. Hoy quiero compartirles sobre una de estas últimas. Fue durante los últimos meses de 2020 que cayó a mis manos el libro de cuentos La última oveja del Ángel Exterminador, de Alejandra Junco Lavín (Ciudad de México, 1967), el cual fue publicado en 2017. Desde que lo comencé a leer, no pude dejarlo hasta llegar a la última página.  Me volví, como diría la chaviza, un fan de esta autora. Así que fue un enorme gusto para mí tener una breve charla con Alejandra Junco, acerca de los aspectos más importantes de su libro.  Las historias Lo primero que atrae la atención del lector de La última oveja del Ángel Exterminador es la variedad de personajes, los cuales están bien definidos y tienen una voz propia. Aquí encontramos a una joven que encontró el amor desde temprano, pero también hallamos a madres obsesivas y hombres celosos, entre otros.  «Me da mucho gusto haber logrado darle una voz propia a cada personaje», comentó la autora. «En gran parte, se debe a que me pongo a observar a la gente, cómo habla y cuáles son sus preocupaciones. Me pongo a observar todo lo que me rodea en los lugares a los que voy. Considero que esto es muy importante, porque puedes encontrar una situación que parece insignificante a primera vista, pero a la que puedes crearle una historia interesante», relató Junco Lavín.  Cómo se conformó el libro Algunos de los cuentos contenidos en este libro datan de 2007. Mi querido Tote y Migdalia fueron publicados en La pluma del ganso en 2007 y  2008 respectivamente. Tea for Two… fue publicado en Ciclo Literario en 2007 y Cincuenta tonos de güera en Nierika en 2016.   Es decir, las historias abarcan casi una década de trabajo de la autora. A pesar de este hecho, los textos parecen tener una congruencia que no delata este tiempo.  Al respecto, la escritora comentó: «Al notar los temas de los relatos, me di cuenta de que la mayoría trataba sobre cómo a veces nos atoramos con una cierta situación. Por ejemplo, algún problema con nuestros padres o nuestras parejas, en nuestras relaciones personales. Y cómo esas situaciones a veces no nos dejan avanzar y nos quedamos ahí, estancados. Creo que ese es uno de los temas que hilan a la mayoría de los cuentos».  El sentido del humor en la literatura En Catálogo, uno de los textos que aparece en este libro, encontramos una serie de productos geniales (y no les cuento más para que mejor vayan y lo lean ustedes mismos), en donde se muestra la obsesión que tenemos con la imagen personal y el consumo irrefrenable. Este sentido del humor está presente en gran parte de los cuentos y es algo bienvenido en la literatura actual. ¿Pero qué opina Alejandra Junco sobre esto? «¡Claro! El humor es algo fundamental para abordar temas serios. Lo que hay en mis cuentos es un humor negro, muy mío y de mi familia.  Aunque muchos de los temas de los cuentos son profundos, el humor es una parte central en estas historias». La autora fue más allá en este tema: «El humor es una de las herramientas más útiles en la literatura. Por ejemplo, La conjura de los necios [de John Kennedy Toole] es una obra maravillosa e imprescindible del siglo XX. Y cuando lo lees, notas que ahí el autor trata temas muy fuertes, pero que son más fáciles de digerir a través del humor». Cómo ha cambiado el mundo en estos últimos cinco años La última oveja del Ángel Exterminador se publicó hace cinco años. En este tiempo, ¿qué tanto ha cambiado el mundo a los ojos de su autora?  «Bueno, el libro se publicó muy cerca del terremoto [de septiembre de 2017]. Y ahora con la pandemia…en este tiempo hemos vivido situaciones extremas. Aunque ocurrió algo extraño: todo mundo pensaba que vendrían grandes cambios después de la pandemia. Pero cuando ves a Elon Musk pidiéndole a los trabajadores de Tesla que dejen atrás el teletrabajo y vuelvan a las oficinas, te das cuenta de que no fue así. Hay algunas cosas que no cambian a pesar del tiempo. Por ejemplo, los problemas de la condición humana son atemporales y esos seguirán a pesar de todo lo que ocurra». Por ello, los relatos de Alejandra Junco siguen teniendo la misma relevancia que cuando el libro estaba recién publicado.   Algunos consejos para comenzar como escritor ¿Qué aconseja la autora para todos aquellos que quieran ser escritores? «Una de las mejores cosas que pueden hacer es asistir a un taller literario. Esto les ayudará de muchas maneras. Ahí aprenderán un poco más sobre el oficio de escritor y sobre todo podrán compartir sus textos. Así podrán saber si sus historias resuenan con las demás personas, si las historias que están creando resultan interesantes para otros», recomendó Junco Lavín. «Especialmente es importante compartir nuestros textos, porque a veces podemos escribir algo y ahí se queda, guardado en el cajón. Si no compartimos nuestras historias, puede ocurrir que esa gran idea que tuvimos no alcance su potencial completo», concluyó la autora.  Así que, si buscan algo para leer, La última oveja del Ángel Exterminador es un libro de cuentos ideal. Desde los encuentros que nunca volvieron a darse (como el de Some enchanted evening, you may see a stranger…) pasando por la mencionada sátira sobre nuestras obsesiones consumistas (Catálogo), hasta el grand finale de los dos últimos cuentos (englobados en Probadores: un cuento para caballeros y otro para damas), estas narraciones están llenas de momentos profundos, nostálgicos, llenos de humor y reflexiones. Reflexiones que, si hemos de atender a las palabras de su autora, seguirán siendo pertinentes durante un buen tiempo. Puedes adquirir este gran libro por acá y puedes seguir a Alejandra Junco tanto en Facebook como en Instagram para estar al tanto de sus actividades. " ["post_title"]=> string(95) "Una breve charla con Alejandra Junco Lavín, autora de La última oveja del Ángel Exterminador" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(91) "una-breve-charla-con-alejandra-junco-lavin-autora-de-la-ultima-oveja-del-angel-exterminador" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-06-17 13:06:33" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-06-17 18:06:33" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=80015" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(9) ["max_num_pages"]=> float(5) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "36be2119c63633e2120fd976f341fda0" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

Una breve charla con Alejandra Junco Lavín, autora de La última oveja del Ángel Exterminador

No voy a mentirles: la pandemia que inició en 2020 estuvo llena de momentos dolorosos; sin embargo, también tuvo cosas positivas. Hoy...

junio 17, 2022

CARTAS A TORA 271

Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Todos los días le escribe cartas...

junio 17, 2022




Más de categoría

CARTAS A TORA 272

Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Todos los días...

junio 27, 2022

Mesa de análisis

Ginés Sánchez nos ofrece un cuento que combina teoría cuántica, teoría política e Historia de México.

junio 22, 2022

Una breve charla con Alejandra Junco Lavín, autora de La última oveja del Ángel Exterminador

No voy a mentirles: la pandemia que inició en 2020 estuvo llena de momentos dolorosos; sin embargo, también tuvo...

junio 17, 2022

CARTAS A TORA 271

Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Todos los días...

junio 17, 2022