CARTAS A TORA 216

Querida Tora: Ese portero, mi amor, no sabes lo que es. Tengo que admitir que es inteligente, porque si no… Pero mejor juzga tú. Resulta que ese muchacho que trabaja en televisión hizo un comercial sobre fisicoculturismo....

12 de marzo, 2021

Querida Tora:

Ese portero, mi amor, no sabes lo que es. Tengo que admitir que es inteligente, porque si no… Pero mejor juzga tú.

Resulta que ese muchacho que trabaja en televisión hizo un comercial sobre fisicoculturismo. Y en verdad que lucía muy bien, con músculos extraordinarios y una sonrisa que causaba envidia (aquí entre nos, lo ayudaron un poco con “photo-shop”, sobre todo en lo de la sonrisa). Todos los vecinos lo vieron y lo admiraron… y quisieron  ser como él. Total, que fueron a pedirle que les pusiera unas rutinas para hacer crecer los músculos, y el muchacho aceptó. Al día siguiente, muy tempranito, se juntaron en el patio varios muchachos a hacer los ejercicios. Y conforme pasaban los días, aumentaba el grupo hasta que ya eran como 50 los que corrían por las escaleras, saltaban desde la azotea y se exhibían en el patio. Y lo mejor de todo: el muchacho no les cobraba un centavo; lo hacía para ayudarlos a ser mejores, nada más.

Las señoras (y las señoritas), estaban todo lo que duraba la clase echándoles porras, según ellas; lo que en realidad hacían era admirarlos en calzoncillos (porque no todos tenían para comprarse “shorts”); pero su modestia les impedía admitirlo. Total, que los muchachos (y los viejos también) se sentían soñados.

Entonces fue cuando intervino el portero. Muy discretamente llamó a varios de los “estudiantes de fisicoculturismo” y les dijo que estaban abusando del “actorcito” (así lo llama, en forma un  poco despectiva, pero simpática), pues le ocupaban  mucho tiempo, y que a él le constaba que no había podido atender un llamado de televisión por darles clase (no sé si sería cierto, pero causó mucho efecto); que sería bueno que pensaran en pagarle por las clases, pues ya se habían convertido en una obligación diaria que le tomaba bastante tiempo, y no sé cuántas cosas más. El caso fue que los convenció, y ese mismo día le ofrecieron al muchacho un pago mensual. El chico dijo que no, que lo hacía con mucho gusto; pero al final aceptó, conmovido hasta las lágrimas por sus buenas intenciones (y su mamá quedó muy contenta, porque así le aumentaba un poco el gasto y ya iban a poder comer hasta longaniza de vez en cuando).

Pasaron unos días en perfecta armonía. Y un viernes (recuerdo perfectamente que fue un fin de semana), los guaruras se llevaron “detenido” al muchacho. Toda la vecindad se alborotó; y las viejas (cuándo no) fueron a protestar a la portería. El portero las dejó gritar un rato, y luego salió a enfrentarlas.  Tras escuchar cortésmente sus quejas, les dijo que el muchacho estaba abusando de ellas (llenas de asombro, todas se miraron, interrogantes, las caderas) porque estaba ocupando las “instalaciones comunes” para lucrar en forma particular. Las viejas se quedaron con la boca abierta (eso no es difícil; lo difícil era que no salieran gritos de ella). Luego añadió que todo el que empleara las “instalaciones comunes” debía pagar algo a la “comunidad” por su uso; y no solo para pagar las labores de limpieza y “acondicionamiento” del espacio, sino para que su vida mejorara con servicios mayores “y de calidad”.

No sé por qué, las viejas entendieron que ese dinero se iba a repartir entre todas ellas, y al terminar la clase fueron a exigir al muchacho que les entregara lo que le correspondía a cada una. El portero, al darse cuenta, envió a los guaruras a explicar que el dinero era para la vecindad, para los trabajos vecinales. Pero esa sí no se la tragaron, y se fueron encima de los guaruras, los cachetearon y despeinaron y los hicieron correr. Y ya iban a hacerle lo mismo al portero, si no es porque éste soltó al “actorcito” y le ordenó que las contuviera. El pobre muchacho no sabía qué hacer ante aquella turba enfurecida; al fin se le ocurrió prometer que si se calmaban les traería a un grupo de modelos masculinos de televisión para que les hicieran un “Show Solo Para Mujeres” en el patio. Eso las calmó en un instante. Pero el muchacho tuvo que apechugar, y pagar de su bolsillo el mentado “Show”. Y como consecuencia, las clases se suspendieron, porque ya nadie tenía confianza en lo que iba a pasar con su dinero.

¿Pero sabes por qué hizo el portero todo este enredo? Porque la Flor le pidió un abrigo nuevo, y no le alcanzaba; y calculó que cobrando ese “impuesto” a los entusiastas estudiantes reuniría el dinero necesario en dos o tres meses. Pero le salió el tiro por la culata, y la Flor le pidió el abrigo a un señor que vive cerca de su casa. De coraje, el portero fue a desquitarse con  la enfermera, pero ésta se había ido temprano, y no le quedó más remedio que ir con las muchachas del hotel de la esquina, que ya no quieren recibirlo porque les hace perder mucho tiempo y les paga muy poco. Total, que esta vez el portero perdió. Y me dio mucho gusto.

Lo que no me gustó fue que los vecinos perdieron una buena oportunidad de mejorar su forma de vida, y ya se aflojaron todos. Pero así son  las cosas.

Te quiere,

Cocatú

Comentarios


object(WP_Query)#17942 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(62541) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "03-06-2022" ["before"]=> string(10) "01-07-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(62541) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "03-06-2022" ["before"]=> string(10) "01-07-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "cultura-para-todos" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#17948 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#17934 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#17931 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "03-06-2022" ["before"]=> string(10) "01-07-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(503) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-06-03 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-07-01 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (62541) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (14) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#17973 (24) { ["ID"]=> int(79559) ["post_author"]=> string(2) "97" ["post_date"]=> string(19) "2022-06-03 13:10:25" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-06-03 18:10:25" ["post_content"]=> string(4083) "Sentado con tu recuerdo… esta noche es tibia y serena. Escucho el paso del aire por las hojas de los árboles, esa brisa que relaja, el ambiente es perfecto para volver a vivir las experiencias de nuestras vidas recordándolas con besos. Mi mente se ilumina con ese primer beso que intercambiamos en la mejilla la primera vez que nos saludamos, recuerdo tu piel suave y tus labios tibios en mi rostro. Si era el comienzo de una relación, al paso de los días nos dimos cuenta de que éramos el uno para el otro.   De pronto, sin previo aviso, llegó ese beso que no se planea ni se pide, el que sorprende a ambos acercándonos lentamente como si algo nos empujara de manera suave hasta que nuestras bocas se encontraran. Podía sentir la atracción de nuestro ser, el calor de un nuevo amor.   Por fin llegó ese beso candente que podía dejar al descubierto la sensualidad de nuestra pasión, el  que te ciega y pone todos tus sentidos en esa persona. No puedes detenerte, solo te dejas llevar besando cada rincón de su piel para llegar hasta lo más profundo de su ser y dejar huella del amor que nos envuelve. También sé que hubo algunos besos que dejaron huellas de dolor y arrepentimiento, ese beso que sabe a amargo por la tristeza del momento pero, a la vez, lleno de amor y necesidad de consolar al ser querido. Otros fueron simplemente de agradecimiento por los momentos y la vida que compartimos juntos esos besos sencillos reafirmaron nuestro compromiso día a día. Hay otros besos que llevaron el sello de la indiferencia cuando no estuvimos de acuerdo, con el actuar uno del otro, pero que trató de ser verdadero; sin embargo, quedó en el intento, porque la decepción no dejó mostrar su belleza; solo fue un gesto insípido de puro compromiso. Con amargura pero compresión, también sentí ese que le llaman “el beso de Judas” el que recibí por el simple hecho de fingir lo que no sentías, que llevaba la traición oculta con un acto de cariño y respeto que desmoronó con la primera sacudida. Y aun así lo disfruté, pues el amor es incondicional. Hay besos que aún lloran, otros confirman, algunos venden y otros enamoran. Qué gesto más hermoso nos otorgó la vida, que con un solo toque nos hace sentir la vibra de quien lo otorga y quien lo recibe. El beso que me negaste, ese que no culminó, que no pudo nacer, es el que más duele, pero también el que más ingre1. Agradezco los que negaste porque esos fueron los que me hicieron aferrarme a tu amor. Disfruté más los que vinieron después, pues esos llevaban el cariño acumulado de los que no te pude dar.  La tristeza de un beso es tan intensa como el apasionado, pero éste en vez de seducción lleva el ácido sabor de las lágrimas y la dulzura del amor que abraza al consolar al ser amado. Cuántos compartimos así. También hubo besos de despedida, pero esos no se fueron se quedaron,  pues dejan el penetrante sabor de las ganas de volver a vernos. Con ansias espero el beso de bienvenida, ese que guardamos para cuando volvieras, el que traigo a aquí en mis brazos para poder decirte nuevamente lo mucho que te amo y cuánto me hace falta el sabor de tus labios. Cada beso habla por sí mismo, tiene su historia, su pasión y su razón de ser. “ESTA ES LA NATURALEZA DE MI SER”  1Ingrir (coloquial): aferrar, apegar, obsesionar.  " ["post_title"]=> string(19) "HISTORIA DE UN BESO" ["post_excerpt"]=> string(169) "¿Qué hay en un beso? Se trata de un simple gesto pero que puede tener distintos significados. Puede durar un instante pero quedarse en nuestra memoria por siempre. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(19) "historia-de-un-beso" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-06-03 13:37:45" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-06-03 18:37:45" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=79559" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17874 (24) { ["ID"]=> int(80015) ["post_author"]=> string(3) "180" ["post_date"]=> string(19) "2022-06-17 13:06:33" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-06-17 18:06:33" ["post_content"]=> string(8682) "No voy a mentirles: la pandemia que inició en 2020 estuvo llena de momentos dolorosos; sin embargo, también tuvo cosas positivas. Hoy quiero compartirles sobre una de estas últimas. Fue durante los últimos meses de 2020 que cayó a mis manos el libro de cuentos La última oveja del Ángel Exterminador, de Alejandra Junco Lavín (Ciudad de México, 1967), el cual fue publicado en 2017. Desde que lo comencé a leer, no pude dejarlo hasta llegar a la última página.  Me volví, como diría la chaviza, un fan de esta autora. Así que fue un enorme gusto para mí tener una breve charla con Alejandra Junco, acerca de los aspectos más importantes de su libro.  Las historias Lo primero que atrae la atención del lector de La última oveja del Ángel Exterminador es la variedad de personajes, los cuales están bien definidos y tienen una voz propia. Aquí encontramos a una joven que encontró el amor desde temprano, pero también hallamos a madres obsesivas y hombres celosos, entre otros.  «Me da mucho gusto haber logrado darle una voz propia a cada personaje», comentó la autora. «En gran parte, se debe a que me pongo a observar a la gente, cómo habla y cuáles son sus preocupaciones. Me pongo a observar todo lo que me rodea en los lugares a los que voy. Considero que esto es muy importante, porque puedes encontrar una situación que parece insignificante a primera vista, pero a la que puedes crearle una historia interesante», relató Junco Lavín.  Cómo se conformó el libro Algunos de los cuentos contenidos en este libro datan de 2007. Mi querido Tote y Migdalia fueron publicados en La pluma del ganso en 2007 y  2008 respectivamente. Tea for Two… fue publicado en Ciclo Literario en 2007 y Cincuenta tonos de güera en Nierika en 2016.   Es decir, las historias abarcan casi una década de trabajo de la autora. A pesar de este hecho, los textos parecen tener una congruencia que no delata este tiempo.  Al respecto, la escritora comentó: «Al notar los temas de los relatos, me di cuenta de que la mayoría trataba sobre cómo a veces nos atoramos con una cierta situación. Por ejemplo, algún problema con nuestros padres o nuestras parejas, en nuestras relaciones personales. Y cómo esas situaciones a veces no nos dejan avanzar y nos quedamos ahí, estancados. Creo que ese es uno de los temas que hilan a la mayoría de los cuentos».  El sentido del humor en la literatura En Catálogo, uno de los textos que aparece en este libro, encontramos una serie de productos geniales (y no les cuento más para que mejor vayan y lo lean ustedes mismos), en donde se muestra la obsesión que tenemos con la imagen personal y el consumo irrefrenable. Este sentido del humor está presente en gran parte de los cuentos y es algo bienvenido en la literatura actual. ¿Pero qué opina Alejandra Junco sobre esto? «¡Claro! El humor es algo fundamental para abordar temas serios. Lo que hay en mis cuentos es un humor negro, muy mío y de mi familia.  Aunque muchos de los temas de los cuentos son profundos, el humor es una parte central en estas historias». La autora fue más allá en este tema: «El humor es una de las herramientas más útiles en la literatura. Por ejemplo, La conjura de los necios [de John Kennedy Toole] es una obra maravillosa e imprescindible del siglo XX. Y cuando lo lees, notas que ahí el autor trata temas muy fuertes, pero que son más fáciles de digerir a través del humor». Cómo ha cambiado el mundo en estos últimos cinco años La última oveja del Ángel Exterminador se publicó hace cinco años. En este tiempo, ¿qué tanto ha cambiado el mundo a los ojos de su autora?  «Bueno, el libro se publicó muy cerca del terremoto [de septiembre de 2017]. Y ahora con la pandemia…en este tiempo hemos vivido situaciones extremas. Aunque ocurrió algo extraño: todo mundo pensaba que vendrían grandes cambios después de la pandemia. Pero cuando ves a Elon Musk pidiéndole a los trabajadores de Tesla que dejen atrás el teletrabajo y vuelvan a las oficinas, te das cuenta de que no fue así. Hay algunas cosas que no cambian a pesar del tiempo. Por ejemplo, los problemas de la condición humana son atemporales y esos seguirán a pesar de todo lo que ocurra». Por ello, los relatos de Alejandra Junco siguen teniendo la misma relevancia que cuando el libro estaba recién publicado.   Algunos consejos para comenzar como escritor ¿Qué aconseja la autora para todos aquellos que quieran ser escritores? «Una de las mejores cosas que pueden hacer es asistir a un taller literario. Esto les ayudará de muchas maneras. Ahí aprenderán un poco más sobre el oficio de escritor y sobre todo podrán compartir sus textos. Así podrán saber si sus historias resuenan con las demás personas, si las historias que están creando resultan interesantes para otros», recomendó Junco Lavín. «Especialmente es importante compartir nuestros textos, porque a veces podemos escribir algo y ahí se queda, guardado en el cajón. Si no compartimos nuestras historias, puede ocurrir que esa gran idea que tuvimos no alcance su potencial completo», concluyó la autora.  Así que, si buscan algo para leer, La última oveja del Ángel Exterminador es un libro de cuentos ideal. Desde los encuentros que nunca volvieron a darse (como el de Some enchanted evening, you may see a stranger…) pasando por la mencionada sátira sobre nuestras obsesiones consumistas (Catálogo), hasta el grand finale de los dos últimos cuentos (englobados en Probadores: un cuento para caballeros y otro para damas), estas narraciones están llenas de momentos profundos, nostálgicos, llenos de humor y reflexiones. Reflexiones que, si hemos de atender a las palabras de su autora, seguirán siendo pertinentes durante un buen tiempo. Puedes adquirir este gran libro por acá y puedes seguir a Alejandra Junco tanto en Facebook como en Instagram para estar al tanto de sus actividades. " ["post_title"]=> string(95) "Una breve charla con Alejandra Junco Lavín, autora de La última oveja del Ángel Exterminador" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(91) "una-breve-charla-con-alejandra-junco-lavin-autora-de-la-ultima-oveja-del-angel-exterminador" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-06-17 13:06:33" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-06-17 18:06:33" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=80015" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#17973 (24) { ["ID"]=> int(79559) ["post_author"]=> string(2) "97" ["post_date"]=> string(19) "2022-06-03 13:10:25" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-06-03 18:10:25" ["post_content"]=> string(4083) "Sentado con tu recuerdo… esta noche es tibia y serena. Escucho el paso del aire por las hojas de los árboles, esa brisa que relaja, el ambiente es perfecto para volver a vivir las experiencias de nuestras vidas recordándolas con besos. Mi mente se ilumina con ese primer beso que intercambiamos en la mejilla la primera vez que nos saludamos, recuerdo tu piel suave y tus labios tibios en mi rostro. Si era el comienzo de una relación, al paso de los días nos dimos cuenta de que éramos el uno para el otro.   De pronto, sin previo aviso, llegó ese beso que no se planea ni se pide, el que sorprende a ambos acercándonos lentamente como si algo nos empujara de manera suave hasta que nuestras bocas se encontraran. Podía sentir la atracción de nuestro ser, el calor de un nuevo amor.   Por fin llegó ese beso candente que podía dejar al descubierto la sensualidad de nuestra pasión, el  que te ciega y pone todos tus sentidos en esa persona. No puedes detenerte, solo te dejas llevar besando cada rincón de su piel para llegar hasta lo más profundo de su ser y dejar huella del amor que nos envuelve. También sé que hubo algunos besos que dejaron huellas de dolor y arrepentimiento, ese beso que sabe a amargo por la tristeza del momento pero, a la vez, lleno de amor y necesidad de consolar al ser querido. Otros fueron simplemente de agradecimiento por los momentos y la vida que compartimos juntos esos besos sencillos reafirmaron nuestro compromiso día a día. Hay otros besos que llevaron el sello de la indiferencia cuando no estuvimos de acuerdo, con el actuar uno del otro, pero que trató de ser verdadero; sin embargo, quedó en el intento, porque la decepción no dejó mostrar su belleza; solo fue un gesto insípido de puro compromiso. Con amargura pero compresión, también sentí ese que le llaman “el beso de Judas” el que recibí por el simple hecho de fingir lo que no sentías, que llevaba la traición oculta con un acto de cariño y respeto que desmoronó con la primera sacudida. Y aun así lo disfruté, pues el amor es incondicional. Hay besos que aún lloran, otros confirman, algunos venden y otros enamoran. Qué gesto más hermoso nos otorgó la vida, que con un solo toque nos hace sentir la vibra de quien lo otorga y quien lo recibe. El beso que me negaste, ese que no culminó, que no pudo nacer, es el que más duele, pero también el que más ingre1. Agradezco los que negaste porque esos fueron los que me hicieron aferrarme a tu amor. Disfruté más los que vinieron después, pues esos llevaban el cariño acumulado de los que no te pude dar.  La tristeza de un beso es tan intensa como el apasionado, pero éste en vez de seducción lleva el ácido sabor de las lágrimas y la dulzura del amor que abraza al consolar al ser amado. Cuántos compartimos así. También hubo besos de despedida, pero esos no se fueron se quedaron,  pues dejan el penetrante sabor de las ganas de volver a vernos. Con ansias espero el beso de bienvenida, ese que guardamos para cuando volvieras, el que traigo a aquí en mis brazos para poder decirte nuevamente lo mucho que te amo y cuánto me hace falta el sabor de tus labios. Cada beso habla por sí mismo, tiene su historia, su pasión y su razón de ser. “ESTA ES LA NATURALEZA DE MI SER”  1Ingrir (coloquial): aferrar, apegar, obsesionar.  " ["post_title"]=> string(19) "HISTORIA DE UN BESO" ["post_excerpt"]=> string(169) "¿Qué hay en un beso? Se trata de un simple gesto pero que puede tener distintos significados. Puede durar un instante pero quedarse en nuestra memoria por siempre. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(19) "historia-de-un-beso" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-06-03 13:37:45" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-06-03 18:37:45" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=79559" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(9) ["max_num_pages"]=> float(5) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "c41dd796deafff9f49b33475a6b0e430" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

HISTORIA DE UN BESO

¿Qué hay en un beso? Se trata de un simple gesto pero que puede tener distintos significados. Puede durar un instante pero...

junio 3, 2022

Una breve charla con Alejandra Junco Lavín, autora de La última oveja del Ángel Exterminador

No voy a mentirles: la pandemia que inició en 2020 estuvo llena de momentos dolorosos; sin embargo, también tuvo cosas positivas. Hoy...

junio 17, 2022




Más de categoría

CARTAS A TORA 272

Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Todos los días...

junio 27, 2022

Mesa de análisis

Ginés Sánchez nos ofrece un cuento que combina teoría cuántica, teoría política e Historia de México.

junio 22, 2022

Una breve charla con Alejandra Junco Lavín, autora de La última oveja del Ángel Exterminador

No voy a mentirles: la pandemia que inició en 2020 estuvo llena de momentos dolorosos; sin embargo, también tuvo...

junio 17, 2022

CARTAS A TORA 271

Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Todos los días...

junio 17, 2022