CARTAS A TORA 209

Querida Tora: Fíjate que los del 34 son fanáticos de las telenovelas. Las ven todas; y, si no pueden verlas, piden a alguien se las grabe y se las preste después. El caso es que estaban viendo...

15 de enero, 2021 CARTAS A TORA

Querida Tora:

Fíjate que los del 34 son fanáticos de las telenovelas. Las ven todas; y, si no pueden verlas, piden a alguien se las grabe y se las preste después. El caso es que estaban viendo una, que por cierto está muy prendida, que se llama “Otra Vez Me Mentiste”, y ya se acercaba el final. La cosa es que entre los vecinos se cruzaban apuestas sobre cuál iba a ser el final; algunos hasta consultaron el Tarot para saber a quién apostar…En fin, que todos vivían pendientes de los últimos capítulos.

¿Y qué crees que pasó? Que a los del 34 se les descompuso la televisión. Quisieron llamar a alguien que se las compusiera, pero ya no se encuentran técnicos que lo hagan. Llamaron al fabricante; éste mandó una persona, que la examinó y les dijo que les convenía más comprar una nueva. Pero (el eterno “pero” de todos los inquilinos) en ese momento no tenían  dinero; y ni siquiera crédito, porque las tarjetas de toda la familia estaban rebasadas. ¿Cómo hacer para ver el final?

Lo más lógico (y sencillo) fue pedir a los del 33 que les permitieran ver los últimos episodios en su aparato. Ellos accedieron gustosos, y allá van todos los del 34, incluyendo bebés (son dos, cuates, totalmente no programados), porque ni modo de dejarlos solos en la vivienda. Pero los episodios se multiplicaban (la televisora quería avivar el interés del público y aumentar ganancias), y pasaron dos semanas sin  que se resolviera el aterrador nudo sentimental que había creado esa segunda mentira. Y los del 34 empezaban a pedir a los del 33 un vasito de agua, que pronto se convirtió en un refresco o un café; algo para masticar (cacahuatitos o chicharrines o algo durito), un sandwichito, por favor, lechita para los bebés, etc., etc., hasta que se convirtieron en una pesada carga. Y un día, armándose de valor, el jefe de familia del 33 les pidió que colaboraran para las botanas de la telenovela, o que se fueran a su casa. Los del 34 se ofendieron, por supuesto; y juraron que jamás les volverían a hablar a los del 33.

Pero el problema subsistía. ¿Cómo enterarse de por qué le había mentido Juan Ignacio otra vez a Francisca Isabel del Rocío? Entonces, salieron todos al pasillo y junto a la ventana de la sala del 33, procurando no hacer ruido, se sentaron a escuchar el desarrollo del nuevo episodio. Pero cuando Juan Ignacio dijo la verdad (solo una parte, según se vio al final del capítulo), la señora y sus hijas no pudieron evitar un grito de alarma y desencanto. Eso alertó a los del 33 que, indignados por el abuso, cerraron la ventana. Entonces, los del 34 tuvieron que conformarse con ver la imagen a  través de los vidrios, sin poder escuchar (peor es nada, dijo filosóficamente la señora del 34). Pero la del 33, que es tremenda cuando se le hinchan las narices, bajó la persiana y los dejó incomunicados.  ¡Y la noche siguiente, según informaron otros vecinos, iban a transmitir el final último, definitivo, total!

¿Qué hacer? Nadie quería invitarlos a verlo, porque los del 33 ya habían corrido la voz de que eran unos encajosos; y ni ofreciendo dinero los invitaban. La señora lloraba, las hijas gimoteaban, los muchachos decían groserías y el señor se tomaba botella tras botella de cerveza “para aturdirse y dejar de sentir tan feo”.

La solución se las dio el hijo mayor, que estudia Medicina. Consiguió – ¿prestados?, ¿robados?, ¿decomisados? – unos aparatos llamados estetoscopios, que sirven para oír el corazón a los enfermos. Y los aplicaron a   las paredes contiguas a las del 33. Y, efectivamente, descubrieron que podían oír todo lo que se decía en la otra vivienda. Con la alegría, el señor convidó cerveza (que las tenía escondidas en el tanque del excusado para que se conservaran frías) hasta a los bebés, que enseguida la escupieron y le dieron así el primer disgusto en sus vidas. Y en cuanto llegó la hora, se sentaron junto a la pared y aplicaron los estetoscopios.

¿Pero qué crees? Se fue la luz. No solo en la vecindad, sino en toda la colonia. La gente salió a las calles, desesperada, a buscar una televisión de pilas; pero no encontraron ninguna. Y tuvieron que esperar a que diera la una de la mañana para que la luz volviera. Para esas horas, ya estaba la colonia inundada de gente de otras colonias que, mediante una módica cuota, les contaba el final de la telenovela. Pero no es lo mismo oír lo que te dice una aficionada a escuchar los gritos, los lamentos y las carcajadas de los actores en un final tan esperado.

Total, que el padre de familia del 34 prometió a su esposa y a sus hijos dejar el vicio de la bebida y ahorrar para comprar una televisión de pilas y que no les pasara lo mismo otra vez.

Por lo menos, algo de bueno resultó del apagón.

Te quiere,

Cocatú

Comentarios


object(WP_Query)#16267 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(60250) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "31-08-2022" ["before"]=> string(10) "28-09-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(60250) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "31-08-2022" ["before"]=> string(10) "28-09-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "cultura-para-todos" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#16271 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#16269 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#16270 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "31-08-2022" ["before"]=> string(10) "28-09-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(503) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-08-31 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-09-28 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (60250) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (14) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#16268 (24) { ["ID"]=> int(82841) ["post_author"]=> string(3) "123" ["post_date"]=> string(19) "2022-09-01 11:03:58" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-09-01 16:03:58" ["post_content"]=> string(7401) "Se le conocía simplemente como Tarrare, o Tarar en Villefontaine, Saint-Désirat, Montvendre y otras regiones del sudeste de Francia. Había nacido en 1772 según parece, aunque no existe algún documento probatorio de ello.  Lo que ha llegado hasta nosotros para arrojar mayor claridad, además de uno o dos registros donde aparece dicho nombre y el recuento de diversos testigos, es la narración de Pierre François Percy, cirujano en jefe del hospital de Soultz-Haust-Rhin, quien, en su diario, lo menciona de la siguiente manera:  El paciente en cuestión, un hombre joven, llegó buscando una cura para su afección.  Debo decir que en nada difiere de algún otro connacional salvo por el diámetro de la boca (algo más grande de lo que podría considerarse normal) y cierta flacidez de la piel tanto en el abdomen como en las mejillas cuando aún no ha ingerido comida.  Su cabello es rubio, suave y el cuerpo delgado, aunque suda copiosamente. No muestra signos de desorientación o trastorno mental alguno.   El mismo refiere que desde muy temprana edad sentía un apetito anormal, imposible de satisfacer por medio alguno, dado lo cual sus padres le obligaron a dejar su hogar durante la adolescencia.  Sobrevivió los años posteriores acompañando a un grupo de ladrones con quienes viajó a lo largo y ancho del país, pasando de regiones populosas a otras mucho más solitarias, vagando por riachuelos, valles, ciudades y pueblos, robando y mendigando.  Algún tiempo después desarrolló “un espectáculo” que le granjeaba el tan ansiado alimento y algo de dinero.  (…) Tanto los testigos como las crónicas de la época coinciden en ello: Tarrare era capaz de alimentarse de todo aquello que estuviera cerca, plantas, verduras o frutas podridas, piedras y animales tanto salvajes como domésticos (la carne de serpiente era su favorita). Los perros que se acercaban a husmear entre la muchedumbre pronto huían al verlo como si pudieran prever lo que les deparaba el destino. Tallos, raíces, basura en general, nada era suficiente para él.  Se había unido al ejército revolucionario alrededor del ‘92, buscando asegurar el sustento diario, pero desertó tiempo después dado que las raciones militares resultaron insuficientes; dos, tres, cuatro, cinco no bastaron. Intercambiaba el alimento con otros soldados y tomaba de ellos ciertas tareas, pero incluso así, se le veía hurgando en la basura buscando restos con los cuales pudiera alimentarse (…) Percy continúa con el relato:  Cuando llegó al hospital intentamos aproximarnos a su padecimiento con pericia científica, metódica, buscando determinar su capacidad estomacal.  Probamos con huevos cocidos; primero una docena, luego dos, después tres, pero no logramos contener su apetito. Probamos también con los efectos del láudano, del vinagre con vino, con las píldoras de tabaco para, al menos, disminuirlo. Todo sin éxito.  Le proporcionamos carne, sal, aceite, leche, grasa. Un festín preparado para diez o doce personas no lograba tranquilizarlo más allá de algunas horas.  En alguna funesta ocasión tuvimos la mala fortuna de presenciar como devoró un gato vivo; comenzó por abrir el abdomen del pobre animal con los dientes para beber su sangre. Después, continuó masticando vísceras y piel hasta que no quedó nada salvo los huesos, vomitando únicamente el pelo algunos minutos después.  Lagartijas, roedores, peces. Incluso una anguila fue devorada entera tras quitarle la cabeza. Nada le era ajeno a aquel estómago imposible.  A pesar de nuestros variados esfuerzos, se escapaba por las noches para buscar entre los restos que dejaban los carniceros y vendedores, persiguiendo perros callejeros para competir con ellos por preciados cartílagos, vísceras y demás menudencias.  El hombre pedía, imploraba una cura, la que sea, pero no teníamos nada que ofrecerle.   De este modo transcurrieron varios meses, pero lo peor aún estaba por venir.  Pasado algún tiempo y ante nuestra incapacidad (el Dr. Courville me ayudaba ahora a probar cualquier tratamiento, por experimental que éste fuera) de contener el hambre de monsieur Tarrare, éste comenzó a deambular por las distintas alas del hospital, buscando en realidad acceder al área donde se practicaban las sangrías. Lo anterior asustó a los pacientes y a los enfermeros, sobre todo a estos últimos, quienes le habían visto rondar también la parte inferior del edificio, donde se encontraba la morgue.   La última entrada del diario de Percy respecto al asunto, fechada el 14 de octubre de 1794, relata escuetamente: El día de ayer casi todos los empleados persiguieron a Tarrare por el hospital buscando una confesión, pero no obtuvieron más que su inevitable huida. Primero fueron los cadáveres y ahora esto. Aún y cuando no existen pruebas fehacientes de que haya sido él, cierto es que todo apunta en su dirección. Yo mismo lo creo. Desconozco si alguna vez volvamos a tener noticias suyas, lo más probable es que no.  Dios tenga misericordia de su alma.   Lo que Percy no mencionó (o decidió omitir) además del hecho de que dos miembros de vigilancia habían hallado rastros de mordidas en varios de los cuerpos almacenados en el sótano del recinto, es la verdadera causa de la persecución: un niño de 14 meses de edad había desaparecido del pabellón de convalecientes, donde se recuperaba de una infección estomacal, sin dejar el menor rastro.  Lo que fue de Tarrare tras su partida sigue siendo un misterio.  Algunos, como M. Tessier, dirían que murió cuatro años después en otro hospital, éste cerca de París y que su necropsia reveló un estómago extraordinariamente grande cubierto de úlceras y pus. La mayoría de la gente, por el contrario, refiere que vivió aún largos años. Durante décadas los padres de la región del Ródano-Alpes, a fin de evitar que sus hijos pequeños se alejaran demasiado de ellos o de sus casas, utilizaron la mención de aquel hombre/monstruo con apetito voraz e inextinguible, que vagó de un sitio a otro sin poder, jamás, liberarse de la maldición que le aquejaba. " ["post_title"]=> string(5) "Voraz" ["post_excerpt"]=> string(100) "“I don’t want to be a monster, but maybe it’s too late to be anything else” (Holly Black). " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(5) "voraz" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-09-01 11:03:58" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-09-01 16:03:58" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=82841" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#16246 (24) { ["ID"]=> int(83201) ["post_author"]=> string(3) "180" ["post_date"]=> string(19) "2022-09-12 13:16:49" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-09-12 18:16:49" ["post_content"]=> string(6998) "Septiembre es el mes de Aimee Elizabeth Mann, ya que el día 8 la oriunda de Richmond, Virginia, cumplió 62 años. Esta es una oportunidad perfecta para adentrarse en la obra de una de las mejores cantautoras de los últimos cuarenta años. Y no, no dudo ni un segundo de la afirmación que acabo de hacer. Así que tomemos estos días para darle play a la discografía de Mann en nuestro servicio de streaming predilecto y hablemos sobre algunas razones por las cuales añadir un poco de su música a nuestra vida diaria.   La variedad de estilos Puede ser que, en años recientes, Aimee Mann se haya decantado más por el lado del folk rock más suave. Sin embargo, su carrera musical inició desde los años ochenta, con el grupo ‘Til Tuesday, una banda enraizada en el new wave. El éxito que quedó grabado en la memoria del gran público, asiduo por ese entonces al naciente MTV, fue Voices Carry (con todo y video incluido). A partir de ese éxito inicial, Mann, ya como solista, le entró de lleno al pop rock alternativo (con guitarras eléctricas reminiscentes del, en ese entonces, popular grunge) en sus primeros dos álbumes Whatever (1993) y I’m with Stupid (1995). Ya en los años 2000, Aimee Mann fue evolucionando como compositora, llegando a crear una especie de álbum conceptual en The Forgotten Arm (2005) en el que empezó a flirtear con el folk rock. Sin embargo, en cualquiera que sea la variante del rock y pop en el que trabaje, Mann siempre muestra ese talento en la creación de melodías pegajosas, inteligentes y refrescantes. Lo cual nos lleva al siguiente punto.  La banda sonora de Magnolia (y el álbum que vino después) Otro de los momentos cumbre en la carrera de Aimee Mann fue la aparición del álbum Magnolia (1999), que fungió como banda sonora para el filme del mismo nombre dirigido por Paul Thomas Anderson. Porque aquí es en donde aparecieron por primera vez los temas Save Me (nominada al Oscar en la categoría de Mejor Canción Original) y Wise Up, dos canciones que se convirtieron en clásicos instantáneos del final de la década.  Sin embargo, las canciones que Mann «donó» al proyecto de P.T. Anderson sólo eran una prueba de lo que sería su siguiente álbum, titulado Bachelor No. 2 or, the Last Remains of the Dodo (2000). En él, encontramos las canciones que aparecen en la banda sonora de Magnolia, además de varios temas más. Este disco, estrenado en pleno cambio de milenio, es una de las obras maestras de la década y ayudó a cimentar a Aimee Mann como una de las grandes compositoras del siglo XX. Aunque sólo contiene 13 pistas, Bachelor No. 2 es una especie de White Album para Mann, en cuanto a que es su proyecto más ambicioso y en el que más estilos abarca: desde el ritmo de vals de Nothing is Good Enough hasta esa obra maestra que es Red Vines, cuyas melodías vocales toman giros inesperados.  La explosiva combinación de talento melódico con inteligencia Si algo demostró Bachelor No. 2 fue que Aimee Mann es una de las (raras) compositoras que posee un fuerte talento melódico (sólo escuchen alguna canción de ese álbum e intenten sacársela de la cabeza), lo cual hace que sus canciones sean accesibles y pegajosas, con inteligencia en sus letras y temas. Por ejemplo, en su álbum más reciente, Queens of the Summer Hotel (2021), Mann se basó en el libro Girl, Interrupted de Susanna Kaysen, en el cual se tratan temas como el suicidio y las enfermedades mentales.  Por ello, me parece una de las cosas más extrañas que Mann no sea más popular: sus canciones son accesibles y melódicas y sus letras rara vez son banales o superficiales. Por ello, el hecho de que tenga alrededor de 400 mil oyentes mensuales en Spotify es una de las injusticias más grandes en el mundo de la música pop y rock, el cual está lleno de exponentes mucho más populares pero que, por decirlo amablemente, son de dudosa calidad.  Su voz Aimee Mann tiene una voz única. Sí, podrá sonar a cliché, pero hay que tomar en cuenta lo siguiente: aunque no es una de las vocalistas más capaces o con mayor rango (como, digamos, Annie Haslam o Aretha Franklin), tiene el talento único de darle la entonación perfecta a cada una de sus composiciones. Algo similar, por ejemplo, a Paul McCartney, quien, a pesar de no ser un Freddie Mercury, logra imprimir su voz de la mejor forma en sus canciones.  Esas son algunas razones para entrarle a la obra de Aimee Mann; podría quedarme aquí todo el día escribiendo más razones, pero el espacio, desafortunadamente, es limitado. Así que aquí le paro y es momento de que la misma Mann los convenza por medio de sus composiciones. Espero que los haya convencido de abrir la discografía de esta cantautora, al menos por mera curiosidad. Estimado lector, si nunca la ha escuchado, no se va a arrepentir: le puedo asegurar que le espera un verdadero agasajo. " ["post_title"]=> string(63) "Razones para escuchar a Aimee Mann y celebrar su cumpleaños 62" ["post_excerpt"]=> string(110) "Octavio García nos dice por qué deberíamos de acercarnos a la obra de la célebre cantautora Aimee Mann. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(62) "razones-para-escuchar-a-aimee-mann-y-celebrar-su-cumpleanos-62" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-09-12 13:16:49" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-09-12 18:16:49" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=83201" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#16268 (24) { ["ID"]=> int(82841) ["post_author"]=> string(3) "123" ["post_date"]=> string(19) "2022-09-01 11:03:58" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-09-01 16:03:58" ["post_content"]=> string(7401) "Se le conocía simplemente como Tarrare, o Tarar en Villefontaine, Saint-Désirat, Montvendre y otras regiones del sudeste de Francia. Había nacido en 1772 según parece, aunque no existe algún documento probatorio de ello.  Lo que ha llegado hasta nosotros para arrojar mayor claridad, además de uno o dos registros donde aparece dicho nombre y el recuento de diversos testigos, es la narración de Pierre François Percy, cirujano en jefe del hospital de Soultz-Haust-Rhin, quien, en su diario, lo menciona de la siguiente manera:  El paciente en cuestión, un hombre joven, llegó buscando una cura para su afección.  Debo decir que en nada difiere de algún otro connacional salvo por el diámetro de la boca (algo más grande de lo que podría considerarse normal) y cierta flacidez de la piel tanto en el abdomen como en las mejillas cuando aún no ha ingerido comida.  Su cabello es rubio, suave y el cuerpo delgado, aunque suda copiosamente. No muestra signos de desorientación o trastorno mental alguno.   El mismo refiere que desde muy temprana edad sentía un apetito anormal, imposible de satisfacer por medio alguno, dado lo cual sus padres le obligaron a dejar su hogar durante la adolescencia.  Sobrevivió los años posteriores acompañando a un grupo de ladrones con quienes viajó a lo largo y ancho del país, pasando de regiones populosas a otras mucho más solitarias, vagando por riachuelos, valles, ciudades y pueblos, robando y mendigando.  Algún tiempo después desarrolló “un espectáculo” que le granjeaba el tan ansiado alimento y algo de dinero.  (…) Tanto los testigos como las crónicas de la época coinciden en ello: Tarrare era capaz de alimentarse de todo aquello que estuviera cerca, plantas, verduras o frutas podridas, piedras y animales tanto salvajes como domésticos (la carne de serpiente era su favorita). Los perros que se acercaban a husmear entre la muchedumbre pronto huían al verlo como si pudieran prever lo que les deparaba el destino. Tallos, raíces, basura en general, nada era suficiente para él.  Se había unido al ejército revolucionario alrededor del ‘92, buscando asegurar el sustento diario, pero desertó tiempo después dado que las raciones militares resultaron insuficientes; dos, tres, cuatro, cinco no bastaron. Intercambiaba el alimento con otros soldados y tomaba de ellos ciertas tareas, pero incluso así, se le veía hurgando en la basura buscando restos con los cuales pudiera alimentarse (…) Percy continúa con el relato:  Cuando llegó al hospital intentamos aproximarnos a su padecimiento con pericia científica, metódica, buscando determinar su capacidad estomacal.  Probamos con huevos cocidos; primero una docena, luego dos, después tres, pero no logramos contener su apetito. Probamos también con los efectos del láudano, del vinagre con vino, con las píldoras de tabaco para, al menos, disminuirlo. Todo sin éxito.  Le proporcionamos carne, sal, aceite, leche, grasa. Un festín preparado para diez o doce personas no lograba tranquilizarlo más allá de algunas horas.  En alguna funesta ocasión tuvimos la mala fortuna de presenciar como devoró un gato vivo; comenzó por abrir el abdomen del pobre animal con los dientes para beber su sangre. Después, continuó masticando vísceras y piel hasta que no quedó nada salvo los huesos, vomitando únicamente el pelo algunos minutos después.  Lagartijas, roedores, peces. Incluso una anguila fue devorada entera tras quitarle la cabeza. Nada le era ajeno a aquel estómago imposible.  A pesar de nuestros variados esfuerzos, se escapaba por las noches para buscar entre los restos que dejaban los carniceros y vendedores, persiguiendo perros callejeros para competir con ellos por preciados cartílagos, vísceras y demás menudencias.  El hombre pedía, imploraba una cura, la que sea, pero no teníamos nada que ofrecerle.   De este modo transcurrieron varios meses, pero lo peor aún estaba por venir.  Pasado algún tiempo y ante nuestra incapacidad (el Dr. Courville me ayudaba ahora a probar cualquier tratamiento, por experimental que éste fuera) de contener el hambre de monsieur Tarrare, éste comenzó a deambular por las distintas alas del hospital, buscando en realidad acceder al área donde se practicaban las sangrías. Lo anterior asustó a los pacientes y a los enfermeros, sobre todo a estos últimos, quienes le habían visto rondar también la parte inferior del edificio, donde se encontraba la morgue.   La última entrada del diario de Percy respecto al asunto, fechada el 14 de octubre de 1794, relata escuetamente: El día de ayer casi todos los empleados persiguieron a Tarrare por el hospital buscando una confesión, pero no obtuvieron más que su inevitable huida. Primero fueron los cadáveres y ahora esto. Aún y cuando no existen pruebas fehacientes de que haya sido él, cierto es que todo apunta en su dirección. Yo mismo lo creo. Desconozco si alguna vez volvamos a tener noticias suyas, lo más probable es que no.  Dios tenga misericordia de su alma.   Lo que Percy no mencionó (o decidió omitir) además del hecho de que dos miembros de vigilancia habían hallado rastros de mordidas en varios de los cuerpos almacenados en el sótano del recinto, es la verdadera causa de la persecución: un niño de 14 meses de edad había desaparecido del pabellón de convalecientes, donde se recuperaba de una infección estomacal, sin dejar el menor rastro.  Lo que fue de Tarrare tras su partida sigue siendo un misterio.  Algunos, como M. Tessier, dirían que murió cuatro años después en otro hospital, éste cerca de París y que su necropsia reveló un estómago extraordinariamente grande cubierto de úlceras y pus. La mayoría de la gente, por el contrario, refiere que vivió aún largos años. Durante décadas los padres de la región del Ródano-Alpes, a fin de evitar que sus hijos pequeños se alejaran demasiado de ellos o de sus casas, utilizaron la mención de aquel hombre/monstruo con apetito voraz e inextinguible, que vagó de un sitio a otro sin poder, jamás, liberarse de la maldición que le aquejaba. " ["post_title"]=> string(5) "Voraz" ["post_excerpt"]=> string(100) "“I don’t want to be a monster, but maybe it’s too late to be anything else” (Holly Black). " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(5) "voraz" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-09-01 11:03:58" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-09-01 16:03:58" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=82841" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(19) ["max_num_pages"]=> float(10) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "dbaf0f680ba576fd5b39fc88821d7184" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

Voraz

“I don’t want to be a monster, but maybe it’s too late to be anything else” (Holly Black).

septiembre 1, 2022
Aimee Mann

Razones para escuchar a Aimee Mann y celebrar su cumpleaños 62

Octavio García nos dice por qué deberíamos de acercarnos a la obra de la célebre cantautora Aimee Mann.

septiembre 12, 2022




Más de categoría

Cartas a Tora 283

Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Todos los días...

septiembre 23, 2022

Balduino, Fidei Defensor

“I will not cease from mental fight, /  nor shall my sword sleep in my hand / till we...

septiembre 22, 2022

Programa Mujer en UPG radio

Agradezco la invitación de mí estimada amiga Mayela Rodríguez, Conductora del Programa de Radio “Mujer” de la Universidad Pedro...

septiembre 22, 2022
Brian Palma

Brian de Palma

Brian de Palma es uno de los directores que han revolucionado la manera de hacer cine.

septiembre 22, 2022