CARTAS A TORA 208 |

Querida Tora En el 52 vive una familia compuesta por el padre, la madre y una hija como de 18 años. Siempre han sido muy pacíficos. Pero hace unos días protagonizaron una pelea que estuvo a punto...

8 de enero, 2021

Querida Tora

En el 52 vive una familia compuesta por el padre, la madre y una hija como de 18 años. Siempre han sido muy pacíficos. Pero hace unos días protagonizaron una pelea que estuvo a punto de dar al traste con la tranquilidad en la vecindad. ¿Y sabes por qué fue? Porque el padre les compró teléfonos celulares a la madre y a la hija.

Como lo oyes. Las dos se mostraron felices, y abrumaron  al hombre con besos y cariños de todo tipo. Tanto que el susodicho (qué palabrita, ¿eh?) se fue, muy complacido, a pasar un rato de “solaz y esparcimiento” a la cantina con los cuates. Y así estuvo varios días. Pero a principios de mes le llegó el recibo de la luz, y ahí sí puso el grito en el cielo. ¿Por qué? Porque el consumo de luz se había cuadriplicado. Al principio, no supo a qué atribuirlo, pero, finamente, cayó en la cuenta de que las dos mujeres utilizaban los teléfonos todo el día (y gran parte de la noche), y tenían que conectarlos varias horas diarias para cargarlos.

Y entonces, montó en cólera (Ya te he explicado lo que eso significa), y les empezó a gritar. Por primera vez en su vida, ellas le contestaron. Pronto estaban los tres gritando y manoteando, y hasta se escuchó el estruendo de una bofetada, aunque nadie puede asegurar quién se la dio a quién. Total, que a las 12 de la noche, el padre echó a las mujeres de la casa “porque lo iban a arruinar a fuerza de utilizar el celular”. Acto seguido apagó la luz y se acostó, pues apenas podía tenerse en pie (había estado en la cantina toda la tarde).

La mujer fue con la del 33, que es su comadrita; le explicó el asunto, lloró con ella, y la siguió a ver a la del 58 (que es también comadrita). La muchacha fue con su amiga del 18, quien convocó a todas las jóvenes de la vecindad y las alebrestó para que fueran a reclamar al padre de familia. Allí se juntaron con las señoras, que ya habían sido alborotadas por la del 58. Y todas empezaron a gritar y a patear puertas y ventanas.

Al amanecer salió el portero (primera vez que se levanta tan temprano), quien  resultó incapaz de restablecer el orden. Y peor porque a los pocos minutos, los señores de la vecindad acudieron  en masa a defender a su amigo y compinche, y a insultar a las viejas (en el tumulto, nadie sabía quién insultaba a quién; y todos se despacharon  muy a gusto). Luego vino el forcejeo, que algunos señores aprovecharon para golpear a sus esposas y para tentalear a las de otros. Las mujeres se defendieron, y pronto se vieron ladrillos que cruzaban el aire para ir a estrellarse contra alguna jeta descuidada. El portero mandó a sus guaruras a calmarlos, pero los muchachos no se atrevieron a llegar más allá de la puerta del 48, porque “las cosas se estaban poniendo feas”.

El portero les exigió que impusieran el orden, pues para eso les pagaba (las pocas veces que le alcanzaba para pagarles); y los amenazó hasta con la emasculación (palabra educada para decir “cortarles los genitales”). Pero cuando vio que caía un pedazo de cornisa del primer piso,  se asustó de veras. Entonces, mandó a su guarura consentido a traer una caja de brandy “del más malo que encuentres”. Y cuando el chavo regresó, echó tres balazos al aire, con lo que el escándalo amainó bastante; y al cuarto, desapareció (sobre todo, porque uno de los guaruras gritó y se hizo el muertito, aunque por poco tiempo). Entonces, el portero mandó llevar al brandy (en realidad, era alcohol con pintura vegetal color café) al inquilino del 52; le dijo que se lo regalaba, porque su deber social era poner la paz en “el conglomerado humano que se encontraba bajo su égida” (así, como lo oyes. No sé de dónde sacó esta palabra, ni si la empleó bien o mal), al tiempo que le exigía que restableciera la paz “en el sagrado hogar conyugal”.

Santo remedio, El del 52 destapó unas botellas y convidó a todos, mujeres, hombres y niños (había muchos, desvelados por el griterío, pero ávidos de contribuir a restablecer la paz), Y pronto reinaba la concordia y el entendimiento entre los vecinos. 

La madre y la hija del cuento (así se dice, pero es realidad pura) se pusieron  a trabajar para pagar los gastos de sus celulares; y cada vez que el padre se molesta por el recibo de la luz, le regalan una botella. Y santas paces. 

El portero escuchó un día a dos guaruras admirándose de que hubiese regalado una caja de licor (mal llamado licor, pero al fin y al cabo lo había comprado), y preguntándose si estaría cambiando, si se estaba volviendo generoso  ¿Y sabes lo que hizo? Se rio como si le hubieran contado el chiste del año. Y les dijo que no, que a él no le gustaba tirar el dinero, y que lo único que había hecho era pensar qué pasaría si no le ponía fin al alboroto de esa noche; y que se decidió por el mal menor.

¿Tú qué piensas?

Te quiere,

Cocatú

Comentarios


object(WP_Query)#16254 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(59982) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "29-08-2022" ["before"]=> string(10) "26-09-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(59982) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "29-08-2022" ["before"]=> string(10) "26-09-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "cultura-para-todos" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#16258 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#16256 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#16257 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "29-08-2022" ["before"]=> string(10) "26-09-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(503) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-08-29 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-09-26 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (59982) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (14) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#16255 (24) { ["ID"]=> int(83384) ["post_author"]=> string(3) "194" ["post_date"]=> string(19) "2022-09-15 10:34:29" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-09-15 15:34:29" ["post_content"]=> string(8082) "“Esto es Mismaloya, en todo México no encontrarán nada que se le pueda igualar, es el jardín de la costa occidental”, afirma el reverendo T. Lawrence Shannon adentro de aquel autobús rebosante de mujeres religiosas en La noche de la iguana, la oscura, densa, sensual y sórdida adaptación cinematográfica de la aclamada obra del dramaturgo Tennessee Williams, dos veces ganador del premio Pulitzer (Un tranvía llamado deseoLa gata sobre el tejado de zinc), y quien fuera uno de los referentes de la literatura norteamericana del siglo XX.   En La noche de la iguana, Williams nos cuenta una historia colmada de sexo, traición y amor, en la cual un afligido sacerdote que ha colgado los hábitos, fungiendo ahora como guía turístico de un grupo de maestras de Corpus Christi, dirige una excursión por la costa del Pacifico mexicano hacia el hotel de su viejo amigo Fred Faulk. Aquí se entera de que él ha muerto y quien lleva ahora el parador es su jovial y desmesurada viuda, Maxine. Con un despliegue de pasiones prohibidas, bajo el candente sol del trópico y con una soberbia imagen en blanco y negro, conocemos personajes llenos de temores, fantasmas y extravagancias. 
  1. Lawrence Shannon es un sacerdote retirado tras una crisis de fe; Maxine Faulk es la madura, visceral  y atractiva propietaria del hotel donde transcurre la acción; Hannah Jelkes es una pintora gentil y amable, artista solterona ya cerca de los cuarenta; Charlotte Goodall, la más joven de la expedición, es una incitante y frívola muchachita que no cesa en sus intentos de seducir al reverendo complicando aún más su situación; y la señorita Fellowes es la típica mujer mandona que organiza el periodo vacacional de las guías del Bible College,a la cual le produce rabia el romance que sostienen la malintencionada jovencita y el clérigo Shannon. 
Quince años después de El tesoro de la Sierra Madre, película filmada en Tampico en 1948, con Humprey Bogart en el rol principal, el gran cineasta y trotamundos John Huston, uno de los mejores directores en la historia del séptimo arte, volvió a México para rodar esta adaptación de La noche de la iguana. En el otoño de 1963 se inició la filmación. La película se rodó íntegramente en escenarios naturales, en los alrededores de Puerto Vallarta, que en esos años era un remoto y desconocido paraíso tropical. Un rincón, una aldea de pescadores conocida como Mismaloya, resultó ideal para instalar el deteriorado hotel en donde se lleva a cabo la trama. Al principio Huston tuvo que pugnar con Tennnesse Williams para filmar ahí, ya que este insistió en que se filmase en Acapulco, donde, se rumora, le había ocurrido una aventurilla inconfesable que le sirvió de fuste para aquel drama de culpas y deseos incontenibles. Pero afortunadamente, al viajar a buscar locaciones y conocer la región, el dramaturgo oriundo de Mississippi fue rindiéndose ante el encanto de aquella colina rodeada de selva tropical, de los caminos montañosos, de las cálidas playas azules, de  la condición meridional del ambiente y de la panorámica imponente que Mismaloya poseía.  La crítica valoró positivamente la cinta, diciendo que John Huston  adaptó con fidelidad la obra de Williams: una historia en principio sencilla pero que va revelando un  mundo complejo, lleno de símbolos, siendo la elección del reparto uno de los principales aciertos:  Richard Burton como el pastor anglicano T. Lawrence Shannon; Ava Gardner, quien está maravillosa en su caracterización de Maxine, ofrece con ésta la última gran actuación de su carrera;  Deborah Kerr entrega uno de sus trabajos más memorables como Hanna Jelkes; y Suey Lyon (la Lolita de Kubrick) interpreta a una insaciable adolescente que destila sexo por cada uno de sus poros. Todos actores  extraordinarios pero con personalidades temperamentales capaces de hacer saltar chispas en aquel entorno caluroso.  En declaraciones publicadas en la prensa, John Huston admitió haber reunido al elenco principal y a Elizabeth Taylor, la diva de los ojos violetas que por esas fechas gozaba de su ardiente romance con Burton, a lo que la prensa calificó como “el adulterio más famoso de  la historia”. Cuenta la historia que Huston le entregó a cada actor una  pistola Derringer con cuatro balas cada una, grabadas con el nombre de los demás. ”Richard Burton estaba acompañado de Liz, que todos sabíamos seguía casada con Eddie Fisher; Michael Wilding, su ex esposo, llegó para manejar la publicidad de Burton; Peter Viertel, el esposo de Deborah Kerr, que la acompañaba, había tenido un amorío con Ava Gardner, quien llegó con dos asistentes, dos gigolós mexicanos que la seguían siempre, donde quiera que ella fuese allí iban ellos dos; y Sue Lyon estaba celosamente custodiada por su novio y su madre”, confiesa el director. Pero no hubo menor incidente. “Todo el mundo esperaba el momento en que las pistolitas fuesen utilizadas. Nadie lo hizo y todo transcurrió en paz”, concluyó Houston.   La noche de la iguana situó en el mapa a Puerto Vallarta, que de pronto se llenó de periodistas y fotógrafos ávidos por obtener imágenes de las grandes estrellas presentes en el rodaje. Miles de ojos se posaron sobre lo que se proyectaría después como uno de los principales destinos turísticos del país, y la pareja Burton/ Taylor,  así como la casa Kimberley, tuvieron mucho que ver en esto, ya que fue ahí donde la pareja vivió parte de su tormentoso romance.  La llamaban  Casa Kimberley porque su primer dueño  había hecho fortuna con la prodigiosa mina de diamantes sudafricana. El lugar los enamoró tanto que Burton compró la casa para regalársela, en su cumpleaños  número 32, a Liz, un mes antes de contraer nupcias. Se dice que el galés adquirió la soberbia residencia de tres niveles en cincuenta y siete mil dólares. En la actualidad esa finca que era un sitio obligado para turistas, se encuentra en el descuido absoluto, y al parecer sólo se conserva parte de la fachada original.  Por su parte, John Huston  al terminar la filmación, se quedó un tiempo a vivir en el estado jaliscience, en la selva, entre boas y mosquitos, 25 kilometros al sur de Puerto Vallarta, en una cabaña solitaria donde no se podía acceder sino en canoa.   A casi 60 años de aquella primera incursión de Puerto Vallarta como set cinematográfico, sabemos que La noche de la iguana desde un principio estuvo destinada a convertirse en un clásico de la historia del cine. “Cuando hago una película es simplemente porque creo que la historia es digna de ser contada” declaró alguna vez John Houston.  " ["post_title"]=> string(20) "Hollywood en México" ["post_excerpt"]=> string(188) "“La noche de la iguana” situó en el mapa a Puerto Vallarta que de pronto se llenó de periodistas y fotógrafos ávidos por obtener imágenes de las estrellas presentes en el rodaje." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(19) "hollywood-en-mexico" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-09-15 10:36:35" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-09-15 15:36:35" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=83384" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#16228 (24) { ["ID"]=> int(82845) ["post_author"]=> string(3) "194" ["post_date"]=> string(19) "2022-09-01 11:13:40" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-09-01 16:13:40" ["post_content"]=> string(4606) "Para Martina, como todo, como siempre…  Directo y sin muchas metáforas o alegorías, surtido de poca paja y hablando siempre de mujeres, sexo, borracheras y drogas, la literatura de Heinrich Karl Bukowski aka Charles Bukowski, a 28 años de su muerte, sigue generando un tremendo entusiasmo entre sus antiguos lectores que lo idolatran; además de tener la gran facilidad de enganchar y atraer a los jóvenes cultos de esta época, que encuentran en su escritura el suficiente punch para sentirse magnetizados hacia la prosa cínica y fresca del “viejo indecente” y sus personajes extravagantes, que no son más que jugadores, bravucones, viciosos, borrachos, desempleados y prostitutas.  Excesos alcohólicos, ambientes sórdidos, pasiones desenfrenadas y dosis mayores de apuestas a los caballos de carreras, colmaron la vida del famoso autor, que nació en Alemania en 1920. Hijo de un militar americano, Bukowski llegó a California junto con toda su familia a los dos años de edad; en ese soleado lugar vivió los mejores y peores momentos de su vida. Se dice que en su juventud, batallando contra un grave caso de acné, era tan penoso que nunca tuvo ni amigos ni novias; entonces, aislado y autodidacta, acúmulo gran cantidad de lectura, que al final, lo llevó a publicar más de cincuenta libros, entre poesía, cuento y novela.  Heredero de Henry Miller y Jack Kerouac, a sus cincuenta años crea a su alter ego literario, llamado Henry Chinaski, que aparece en su primer novela, de nombre Post-Office, y con la que, después de muchos años, pudo renunciar a su trabajo de cartero y dedicarse de lleno a la escritura. Charles Bukowski encontró en sus siguientes novelas (Factótum, Women, Ham on Rye, Hollywood y Pulp) un registro de desparpajo e ironía, que le entregó la fama literaria, utilizando, también, a su ciudad favorita, Los Ángeles, como uno de sus personajes principales.  La mejor adaptación de la obra de Charles a la pantalla grande, que realmente plasma el espíritu sórdido de Bukowski, es Barfly de Barber Schroeder, con Mickey Rourke y una increíble y decadente Faye Dunaway. Y a cuento de todo esto, también se tiene que mencionar una serie que gozó de mucho éxito en la cadena Showtime por ahí de 2007, y que se llamó adecuadamente Californication; en la cual el personaje principal es Hank Moody, un evidente homenaje a Charles Bukowski, un convincente borracho, mujeriego y sinvergüenza interpretado por David Duchovny, que es famoso y muchas veces detestado en el contexto artístico, en el ambiente literario y cinematográfico Angelino, por su actitud retadora e indiferente; pero nunca dejando de ser un cariñoso padre con su adorable hija, ni un lacayo y súbdito de su bellísima ex mujer, Karen.  Estas y otras cosas demuestran que la vida gira sobre un eje podrido”, diría Don Charles Bukowski. “To quote The Clash, should I stay or should I rock the casbah?”, contestaría San Hank Moody. " ["post_title"]=> string(55) "Dream of Californication: Charles Bukowski y Hank Moody" ["post_excerpt"]=> string(170) "El último de los llamados “escritores malditos” de la literatura estadounidense, Charles Bukowski hasta la fecha sigue siendo un autor de culto para muchos lectores." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(54) "dream-of-californication-charles-bukowski-y-hank-moody" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-09-01 11:35:36" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-09-01 16:35:36" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=82845" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#16255 (24) { ["ID"]=> int(83384) ["post_author"]=> string(3) "194" ["post_date"]=> string(19) "2022-09-15 10:34:29" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-09-15 15:34:29" ["post_content"]=> string(8082) "“Esto es Mismaloya, en todo México no encontrarán nada que se le pueda igualar, es el jardín de la costa occidental”, afirma el reverendo T. Lawrence Shannon adentro de aquel autobús rebosante de mujeres religiosas en La noche de la iguana, la oscura, densa, sensual y sórdida adaptación cinematográfica de la aclamada obra del dramaturgo Tennessee Williams, dos veces ganador del premio Pulitzer (Un tranvía llamado deseoLa gata sobre el tejado de zinc), y quien fuera uno de los referentes de la literatura norteamericana del siglo XX.   En La noche de la iguana, Williams nos cuenta una historia colmada de sexo, traición y amor, en la cual un afligido sacerdote que ha colgado los hábitos, fungiendo ahora como guía turístico de un grupo de maestras de Corpus Christi, dirige una excursión por la costa del Pacifico mexicano hacia el hotel de su viejo amigo Fred Faulk. Aquí se entera de que él ha muerto y quien lleva ahora el parador es su jovial y desmesurada viuda, Maxine. Con un despliegue de pasiones prohibidas, bajo el candente sol del trópico y con una soberbia imagen en blanco y negro, conocemos personajes llenos de temores, fantasmas y extravagancias. 
  1. Lawrence Shannon es un sacerdote retirado tras una crisis de fe; Maxine Faulk es la madura, visceral  y atractiva propietaria del hotel donde transcurre la acción; Hannah Jelkes es una pintora gentil y amable, artista solterona ya cerca de los cuarenta; Charlotte Goodall, la más joven de la expedición, es una incitante y frívola muchachita que no cesa en sus intentos de seducir al reverendo complicando aún más su situación; y la señorita Fellowes es la típica mujer mandona que organiza el periodo vacacional de las guías del Bible College,a la cual le produce rabia el romance que sostienen la malintencionada jovencita y el clérigo Shannon. 
Quince años después de El tesoro de la Sierra Madre, película filmada en Tampico en 1948, con Humprey Bogart en el rol principal, el gran cineasta y trotamundos John Huston, uno de los mejores directores en la historia del séptimo arte, volvió a México para rodar esta adaptación de La noche de la iguana. En el otoño de 1963 se inició la filmación. La película se rodó íntegramente en escenarios naturales, en los alrededores de Puerto Vallarta, que en esos años era un remoto y desconocido paraíso tropical. Un rincón, una aldea de pescadores conocida como Mismaloya, resultó ideal para instalar el deteriorado hotel en donde se lleva a cabo la trama. Al principio Huston tuvo que pugnar con Tennnesse Williams para filmar ahí, ya que este insistió en que se filmase en Acapulco, donde, se rumora, le había ocurrido una aventurilla inconfesable que le sirvió de fuste para aquel drama de culpas y deseos incontenibles. Pero afortunadamente, al viajar a buscar locaciones y conocer la región, el dramaturgo oriundo de Mississippi fue rindiéndose ante el encanto de aquella colina rodeada de selva tropical, de los caminos montañosos, de las cálidas playas azules, de  la condición meridional del ambiente y de la panorámica imponente que Mismaloya poseía.  La crítica valoró positivamente la cinta, diciendo que John Huston  adaptó con fidelidad la obra de Williams: una historia en principio sencilla pero que va revelando un  mundo complejo, lleno de símbolos, siendo la elección del reparto uno de los principales aciertos:  Richard Burton como el pastor anglicano T. Lawrence Shannon; Ava Gardner, quien está maravillosa en su caracterización de Maxine, ofrece con ésta la última gran actuación de su carrera;  Deborah Kerr entrega uno de sus trabajos más memorables como Hanna Jelkes; y Suey Lyon (la Lolita de Kubrick) interpreta a una insaciable adolescente que destila sexo por cada uno de sus poros. Todos actores  extraordinarios pero con personalidades temperamentales capaces de hacer saltar chispas en aquel entorno caluroso.  En declaraciones publicadas en la prensa, John Huston admitió haber reunido al elenco principal y a Elizabeth Taylor, la diva de los ojos violetas que por esas fechas gozaba de su ardiente romance con Burton, a lo que la prensa calificó como “el adulterio más famoso de  la historia”. Cuenta la historia que Huston le entregó a cada actor una  pistola Derringer con cuatro balas cada una, grabadas con el nombre de los demás. ”Richard Burton estaba acompañado de Liz, que todos sabíamos seguía casada con Eddie Fisher; Michael Wilding, su ex esposo, llegó para manejar la publicidad de Burton; Peter Viertel, el esposo de Deborah Kerr, que la acompañaba, había tenido un amorío con Ava Gardner, quien llegó con dos asistentes, dos gigolós mexicanos que la seguían siempre, donde quiera que ella fuese allí iban ellos dos; y Sue Lyon estaba celosamente custodiada por su novio y su madre”, confiesa el director. Pero no hubo menor incidente. “Todo el mundo esperaba el momento en que las pistolitas fuesen utilizadas. Nadie lo hizo y todo transcurrió en paz”, concluyó Houston.   La noche de la iguana situó en el mapa a Puerto Vallarta, que de pronto se llenó de periodistas y fotógrafos ávidos por obtener imágenes de las grandes estrellas presentes en el rodaje. Miles de ojos se posaron sobre lo que se proyectaría después como uno de los principales destinos turísticos del país, y la pareja Burton/ Taylor,  así como la casa Kimberley, tuvieron mucho que ver en esto, ya que fue ahí donde la pareja vivió parte de su tormentoso romance.  La llamaban  Casa Kimberley porque su primer dueño  había hecho fortuna con la prodigiosa mina de diamantes sudafricana. El lugar los enamoró tanto que Burton compró la casa para regalársela, en su cumpleaños  número 32, a Liz, un mes antes de contraer nupcias. Se dice que el galés adquirió la soberbia residencia de tres niveles en cincuenta y siete mil dólares. En la actualidad esa finca que era un sitio obligado para turistas, se encuentra en el descuido absoluto, y al parecer sólo se conserva parte de la fachada original.  Por su parte, John Huston  al terminar la filmación, se quedó un tiempo a vivir en el estado jaliscience, en la selva, entre boas y mosquitos, 25 kilometros al sur de Puerto Vallarta, en una cabaña solitaria donde no se podía acceder sino en canoa.   A casi 60 años de aquella primera incursión de Puerto Vallarta como set cinematográfico, sabemos que La noche de la iguana desde un principio estuvo destinada a convertirse en un clásico de la historia del cine. “Cuando hago una película es simplemente porque creo que la historia es digna de ser contada” declaró alguna vez John Houston.  " ["post_title"]=> string(20) "Hollywood en México" ["post_excerpt"]=> string(188) "“La noche de la iguana” situó en el mapa a Puerto Vallarta que de pronto se llenó de periodistas y fotógrafos ávidos por obtener imágenes de las estrellas presentes en el rodaje." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(19) "hollywood-en-mexico" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-09-15 10:36:35" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-09-15 15:36:35" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=83384" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(21) ["max_num_pages"]=> float(11) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "34356671a1b20d9102ce8fc352069c1a" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

Hollywood en México

“La noche de la iguana” situó en el mapa a Puerto Vallarta que de pronto se llenó de periodistas y fotógrafos ávidos por...

septiembre 15, 2022
santiago oslo

Dream of Californication: Charles Bukowski y Hank Moody

El último de los llamados “escritores malditos” de la literatura estadounidense, Charles Bukowski hasta la fecha sigue siendo un autor de culto...

septiembre 1, 2022




Más de categoría

Cartas a Tora 283

Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Todos los días...

septiembre 23, 2022

Balduino, Fidei Defensor

“I will not cease from mental fight, /  nor shall my sword sleep in my hand / till we...

septiembre 22, 2022

Programa Mujer en UPG radio

Agradezco la invitación de mí estimada amiga Mayela Rodríguez, Conductora del Programa de Radio “Mujer” de la Universidad Pedro...

septiembre 22, 2022
Brian Palma

Brian de Palma

Brian de Palma es uno de los directores que han revolucionado la manera de hacer cine.

septiembre 22, 2022