171 Aniversario de la fundación de Mier y Noriega, Nuevo León

El 27 de julio el municipio de Mier y Noriega de Nuevo León se vistió de gala con motivo de su 171 Aniversario de su fundación.  Para celebrar esta fecha histórica, el Lic. Juvencio Carrizales Torres, Cronista...

13 de agosto, 2020

El 27 de julio el municipio de Mier y Noriega de Nuevo León se vistió de gala con motivo de su 171 Aniversario de su fundación.

 Para celebrar esta fecha histórica, el Lic. Juvencio Carrizales Torres, Cronista Municipal y Presidente de la Fundación para el Desarrollo del Sur de Nuevo León, A. C. (FUDESUR), llevó a cabo el “II Congreso de Historia Regional, Mier y Noriega 1849-2020”. Debido a la pandemia que estamos padeciendo, el Congreso se realizó bajo la modalidad online. 

 Se realizó una guardia de honor ante la estatua de Fray Servando Teresa de Mier y Noriega, en dicho municipio que se encuentra del sur de Nuevo León.

En la imagen, al centro se aprecia (con camisa azul de manga corta) al Maestro Rosalío Hernández Beltrán, ameritado político y escritor, oriundo de la Exhacienda  Cerros Blancos, hoy ejido. A su izquierda con sombrero Don Alfredo Villasana Castillo y su hija Janie Villasana. En el lado derecho, el Maestro J. León Rodríguez Zúñiga, Cronista de Bustamante (Tamaulipas), quien tuvo una ponencia y una participación destacada y brillante con una semblanza sobre Juana Torres Villanueva, heroína de México en la Revolución Mexicana.

El Cronista Lic. Juvencio mencionó que “el municipio de Mier y Noriega fue nombrado en memoria de Fray Servando Teresa de Mier y Noriega, nativo de Monterrey, héroe de la Independencia Nacional. Fue elevado a Villa en 1849, de allí parte su festejo de 171 años”.

En el evento participó una Delegación de la Ciudad de México que acompañó en el homenaje que se le hizo a Rosalío Hernández Beltrán, escritor y político, originario de Cerros Blancos, municipio de Mier y Noriega.

Hernández Beltrán fue reconocido por su trayectoria profesional y política; ha sido Legislador Federal y actualmente es asesor de sindicatos y organizaciones a nivel nacional.

Fue acompañado por Hilario Nolasco Ochoa, asesor de la Jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum; Rubén Aquino Domínguez, Coordinador de la Organización Defensoría del Pueblo, Heberto Castillo; y la Lic. Rocío Rojas Romero, asesora jurídica, entre otras personalidades.

El politólogo norieita egresado de la UNAM presentó su amplio acervo cultural y bibliográfico y visitó previamente la Hacienda de Cerros Blancos, donde convivió con familiares y amigos.

En el Congreso de Historia se tuvo la participación de cronistas e investigadores de  los estados de Nuevo León, Coahuila, Tamaulipas y San Luis Potosí. Las Ponencias presentadas serán incluidas en una memoria del Congreso.

Agradezco la invitación al Lic. Juvencio para participar con la ponencia titulada “Juana Belén Gutiérrez de Mendoza una ideóloga de la Revolución Mexicana que murió en la pobreza y el olvido”.

Para conocer más del Municipio de Mier y Noriega N.L., visitar:

https://www.facebook.com/juvencio.carrizalestorres 

Contacto:

@Dra_AngelicaMG

[email protected]

www.facebook.com/angelica.murillo.5496

https://www.facebook.com/RIEHMTY

IG dra.angelicamg

www.ruizhealytimes.com

Comentarios


object(WP_Query)#18012 (52) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(27468) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "02-11-2022" ["before"]=> string(10) "30-11-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(66) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(27468) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "02-11-2022" ["before"]=> string(10) "30-11-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "cultura-para-todos" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["update_menu_item_cache"]=> bool(false) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#18016 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#18014 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#18015 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "02-11-2022" ["before"]=> string(10) "30-11-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(503) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-11-02 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-11-30 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (27468) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (14) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#18013 (24) { ["ID"]=> int(85946) ["post_author"]=> string(2) "77" ["post_date"]=> string(19) "2022-11-22 08:59:06" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-11-22 13:59:06" ["post_content"]=> string(6898) "Bioética: Manifiesto por la Tierra es el libro que Arnoldo Kraus acaba de lanzar en estos días. Médico internista de formación, con especialidad en reumatología, ha despuntado como investigador, docente y escritor dentro del área de la Bioética. Cuenta con varios libros publicados, en los que aborda principalmente el tema de la muerte, sus facetas emocionales y los alcances políticos que cuestiones como el suicidio o la muerte asistida, llegan a alcanzar. En esta ocasión se lanzó a la tarea de coordinar una serie de ensayos escritos por integrantes del Seminario de Cultura Mexicana, como un tributo a Van Rensselaer Potter, quien en 1970 introdujo el término “bioética” en su obra: Bioética: Un puente hacia el futuro. Kraus es una garantía de rigor científico, siempre de la mano de una faceta humanista que lo hace único. Nadie mejor indicado para coordinar los esfuerzos de pensadores mexicanos actuales, que dan cuenta de la situación que se vive con la contaminación y el cambio climático, como potenciales generadores de la catástrofe mundial que viene, si no para nosotros, sí para nuestros descendientes.   Inicia el doctor José Sarukhán con una presentación de la obra. La primera vez que conocí a este eminente biólogo fue en el Faro de Veracruz, al despuntar el alba: en compañía de un colega suyo, emprendía labor de campo en la investigación de las tortugas marinas. Aún evoco la imagen de un individuo en pantaloncillo corto, camisa de algodón y un sombrero del mismo material, perfilado por los primeros rayos del sol. Inclinaba su cuerpo para levantar crías rezagadas; las estudiaba por un momento y las dejaba seguir su camino. De esas acciones silenciosas que pintan de cuerpo entero a un individuo al margen de las luminarias y los altoparlantes. Dice mucho del amor a esa “casa común” que se utiliza más como eslogan publicitario que como lo que es: un sitio de todos, en el cual cada uno, independientemente de su contexto, tiene los mismos derechos.  Él da cuenta de las palabras de Rolando Cordera que señalan “una ilusoria fe en que la tecnología y la mano invisible de los mercados resolverán todos los problemas”. El tan criticado Neoliberalismo conlleva dos fenómenos que en nada abonan al mejoramiento del planeta: Uno es el individualismo y otro el cinismo. Podemos atestiguar uno y otro en los sitios públicos, a través de incontables acciones humanas que perjudican al ambiente. Un ejemplo muy nuestro en México es la forma como taponamos con basura los cauces naturales que atraviesan la mancha urbana. Frente a portentosas lluvias dichos cauces se desbordan, y nosotros mismos, quienes provocamos el problema, atribuimos al gobierno la responsabilidad por lo ocurrido.  Algo similar, aunque tal vez menos dramático, sucede con los efectos nocivos en la salud provocados por la contaminación del aire o del agua. No me refiero a las descargas contaminantes de las grandes industrias, sino a lo que cada uno de nosotros, como individuos, provocamos día con día, cuya suma resulta en consecuencias catastróficas para el planeta. Aquí quiero llegar justo al punto que señalan los autores: el de  la responsabilidad moral que a cada uno de nosotros corresponde asumir  frente al entorno. Al que más oportunidades de preparación ha tenido, corresponde una mayor responsabilidad sobre los hechos y sobre las personas de su entorno, para hacer valer esa verdad: Detener la destrucción de nuestros ecosistemas depende de la acción conjunta de todos los seres humanos. No se trata de niños “nerds” protestando por las calles, como se ha querido tachar a Greta Thunberg. Es, por el contrario, una convicción interna que será la tabla de salvación de todas las especies vivientes. El propio Papa Francisco apela a este sentido de solidaridad.  No es posible que pretendamos dejar la responsabilidad del cuidado de la Tierra a grupos ambientalistas, cuando los contaminadores somos todos y cada uno de nosotros.  Él apunta acertadamente hacia una “enseñanza social” que permita cohesionarnos como especie en una labor común y generosa: apostar por la naturaleza, y, en consecuencia, por la vida. Kraus habla sobre una ética social y planetaria.  Utiliza el término “moral” en el sentido más amplio de la palabra, como un “deber ser” frente a las injusticias sociales que el cambio climático está provocando.  Algo que me cimbra, más allá de su obviedad, es lo expresado, páginas más delante, por Herminia Pasantes, bióloga de la UNAM, cuyos principales estudios  se encaminan hacia la neurofisiología, procurando desentrañar las bases neuroquímicas del comportamiento humano.  Asevera que, de entre todas las especies vivientes, los humanos somos la única especie con capacidad para entender y modificar el entorno.  Todo ello encaminado a la creación de políticas públicas sanas e incluyentes. Jacqueline Peschard, socióloga de formación, con maestría en Ciencia Política por la UNAM, hace señalamientos así de puntuales como valientes.  Habla de la democracia como el gobierno a través de la discusión, de manera que este  sistema sólo podrá sobrevivir siempre y cuando esté al alcance del ciudadano promedio (o “de a pie”, como me gusta llamarlo). Hace suyo el concepto de Herari de que los humanos pasamos de ser  asesinos ecológicos seriales para convertirnos en asesinos ecológicos en masa.  Viene a nuestra mente cualquier comparación entre los campos de exterminio nazi y los niños víctimas de las grandes hambrunas en países africanos y de Medio Oriente. Esas imágenes apocalípticas que circulan en redes para convencernos de donar a organizaciones internacionales que trabajan por salvarlos de la muerte.  Peschard  habla sobre “una relación ética y compasiva” entre personas y naturaleza, misma que sólo puede desarrollarse en un marco democrático en el que las políticas públicas deriven de un régimen  institucional, sustentado en leyes.  Lo que la autora coteja, dolorosamente, con nuestras frágiles democracias y los afanes ociosos de moralizar al pueblo mediante palabras impresas, huecas en su aplicación. Un libro que vale la pena leer con detenimiento, por la salvaguarda de nuestra casa común." ["post_title"]=> string(19) "Nuestra casa común" ["post_excerpt"]=> string(156) "Es urgente tomar conciencia de que el planeta es la casa de todos los seres vivientes. Como pensantes, los humanos somos los responsables de su salvaguarda." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(18) "nuestra-casa-comun" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-11-22 08:59:37" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-11-22 13:59:37" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=85946" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17982 (24) { ["ID"]=> int(85975) ["post_author"]=> string(2) "42" ["post_date"]=> string(19) "2022-11-23 10:03:32" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-11-23 15:03:32" ["post_content"]=> string(2248) "Ya cumplimos tres décadas de casados. Lo cierto es que Amanda nunca me llamó la atención, por más que todos los días, de lunes a sábado, nos tuviéramos que ver, sí o sí, en la oficina. Antes de iniciar nuestra relación amorosa, me invitó a su casa para ver la inauguración de los Juegos Olímpicos de Barcelona, en el verano de 1992 con su mamá.  Luego de casi dos horas de bailes típicos y desfiles bastante aburridos y trillados para ese tipo de ceremonias deportivas, vino el momento del encendido del pebetero, momento mismo en el cual mi hoy suegra se aprestó a abrir una botella casera "con el mejor mezcal". Acordamos la idea algo necia y absurda de tomar los tres una copita del licor exactamente al tiempo de que se encendiera la llama Olímpica. Un arquero profesional catalán sacó una flecha, se encendió con el fuego de la última antorcha y procedió, cual Cupido, a lanzar su flecha cielo arriba, con rumbo directo al gran pebetero del estadio de Montjuïc. No sé qué diablos sucedió, pero casi de inmediato, al tomar mi copita mezcalera y al ver cómo la flecha daba en su blanco, ya comenzaba yo a ver a Amanda distinta, por qué no decirlo, especial. El sábado siguiente salíamos ya al cine, al siguiente a una discoteca y para la ceremonia de clausura de los juegos ya éramos novios. Perdidamente enamorado yo, insistí en casarnos ese mismo año del 92, así fuera (que así fue) en diciembre. Mi Madre siempre dijo que, sinceramente, era fea para mí, poco agraciada también en lo referente a su simpatía y por si fuera poco, de pocas luces. Me repetía que me habían "dado a tomar toloache", y que no podía haber otra explicación.  Lo del mezcal nunca nadie lo supo. Amanda, mi tan querida esposa, siempre me dijo que todo se había originado por la flecha impecablemente lanzada con tino por el Cupido olímpico; yo, eso siempre he tratado también de pensar, y recordar con mucha gratitud a esos olímpicos de Barcelona y obvio que, más aún, a "nuestro ángel del amor". Ya que más..." ["post_title"]=> string(17) "Brebaje olímpico" ["post_excerpt"]=> string(19) "Historia de amor. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(16) "brebaje-olimpico" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-11-23 10:03:32" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-11-23 15:03:32" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=85975" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#18013 (24) { ["ID"]=> int(85946) ["post_author"]=> string(2) "77" ["post_date"]=> string(19) "2022-11-22 08:59:06" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-11-22 13:59:06" ["post_content"]=> string(6898) "Bioética: Manifiesto por la Tierra es el libro que Arnoldo Kraus acaba de lanzar en estos días. Médico internista de formación, con especialidad en reumatología, ha despuntado como investigador, docente y escritor dentro del área de la Bioética. Cuenta con varios libros publicados, en los que aborda principalmente el tema de la muerte, sus facetas emocionales y los alcances políticos que cuestiones como el suicidio o la muerte asistida, llegan a alcanzar. En esta ocasión se lanzó a la tarea de coordinar una serie de ensayos escritos por integrantes del Seminario de Cultura Mexicana, como un tributo a Van Rensselaer Potter, quien en 1970 introdujo el término “bioética” en su obra: Bioética: Un puente hacia el futuro. Kraus es una garantía de rigor científico, siempre de la mano de una faceta humanista que lo hace único. Nadie mejor indicado para coordinar los esfuerzos de pensadores mexicanos actuales, que dan cuenta de la situación que se vive con la contaminación y el cambio climático, como potenciales generadores de la catástrofe mundial que viene, si no para nosotros, sí para nuestros descendientes.   Inicia el doctor José Sarukhán con una presentación de la obra. La primera vez que conocí a este eminente biólogo fue en el Faro de Veracruz, al despuntar el alba: en compañía de un colega suyo, emprendía labor de campo en la investigación de las tortugas marinas. Aún evoco la imagen de un individuo en pantaloncillo corto, camisa de algodón y un sombrero del mismo material, perfilado por los primeros rayos del sol. Inclinaba su cuerpo para levantar crías rezagadas; las estudiaba por un momento y las dejaba seguir su camino. De esas acciones silenciosas que pintan de cuerpo entero a un individuo al margen de las luminarias y los altoparlantes. Dice mucho del amor a esa “casa común” que se utiliza más como eslogan publicitario que como lo que es: un sitio de todos, en el cual cada uno, independientemente de su contexto, tiene los mismos derechos.  Él da cuenta de las palabras de Rolando Cordera que señalan “una ilusoria fe en que la tecnología y la mano invisible de los mercados resolverán todos los problemas”. El tan criticado Neoliberalismo conlleva dos fenómenos que en nada abonan al mejoramiento del planeta: Uno es el individualismo y otro el cinismo. Podemos atestiguar uno y otro en los sitios públicos, a través de incontables acciones humanas que perjudican al ambiente. Un ejemplo muy nuestro en México es la forma como taponamos con basura los cauces naturales que atraviesan la mancha urbana. Frente a portentosas lluvias dichos cauces se desbordan, y nosotros mismos, quienes provocamos el problema, atribuimos al gobierno la responsabilidad por lo ocurrido.  Algo similar, aunque tal vez menos dramático, sucede con los efectos nocivos en la salud provocados por la contaminación del aire o del agua. No me refiero a las descargas contaminantes de las grandes industrias, sino a lo que cada uno de nosotros, como individuos, provocamos día con día, cuya suma resulta en consecuencias catastróficas para el planeta. Aquí quiero llegar justo al punto que señalan los autores: el de  la responsabilidad moral que a cada uno de nosotros corresponde asumir  frente al entorno. Al que más oportunidades de preparación ha tenido, corresponde una mayor responsabilidad sobre los hechos y sobre las personas de su entorno, para hacer valer esa verdad: Detener la destrucción de nuestros ecosistemas depende de la acción conjunta de todos los seres humanos. No se trata de niños “nerds” protestando por las calles, como se ha querido tachar a Greta Thunberg. Es, por el contrario, una convicción interna que será la tabla de salvación de todas las especies vivientes. El propio Papa Francisco apela a este sentido de solidaridad.  No es posible que pretendamos dejar la responsabilidad del cuidado de la Tierra a grupos ambientalistas, cuando los contaminadores somos todos y cada uno de nosotros.  Él apunta acertadamente hacia una “enseñanza social” que permita cohesionarnos como especie en una labor común y generosa: apostar por la naturaleza, y, en consecuencia, por la vida. Kraus habla sobre una ética social y planetaria.  Utiliza el término “moral” en el sentido más amplio de la palabra, como un “deber ser” frente a las injusticias sociales que el cambio climático está provocando.  Algo que me cimbra, más allá de su obviedad, es lo expresado, páginas más delante, por Herminia Pasantes, bióloga de la UNAM, cuyos principales estudios  se encaminan hacia la neurofisiología, procurando desentrañar las bases neuroquímicas del comportamiento humano.  Asevera que, de entre todas las especies vivientes, los humanos somos la única especie con capacidad para entender y modificar el entorno.  Todo ello encaminado a la creación de políticas públicas sanas e incluyentes. Jacqueline Peschard, socióloga de formación, con maestría en Ciencia Política por la UNAM, hace señalamientos así de puntuales como valientes.  Habla de la democracia como el gobierno a través de la discusión, de manera que este  sistema sólo podrá sobrevivir siempre y cuando esté al alcance del ciudadano promedio (o “de a pie”, como me gusta llamarlo). Hace suyo el concepto de Herari de que los humanos pasamos de ser  asesinos ecológicos seriales para convertirnos en asesinos ecológicos en masa.  Viene a nuestra mente cualquier comparación entre los campos de exterminio nazi y los niños víctimas de las grandes hambrunas en países africanos y de Medio Oriente. Esas imágenes apocalípticas que circulan en redes para convencernos de donar a organizaciones internacionales que trabajan por salvarlos de la muerte.  Peschard  habla sobre “una relación ética y compasiva” entre personas y naturaleza, misma que sólo puede desarrollarse en un marco democrático en el que las políticas públicas deriven de un régimen  institucional, sustentado en leyes.  Lo que la autora coteja, dolorosamente, con nuestras frágiles democracias y los afanes ociosos de moralizar al pueblo mediante palabras impresas, huecas en su aplicación. Un libro que vale la pena leer con detenimiento, por la salvaguarda de nuestra casa común." ["post_title"]=> string(19) "Nuestra casa común" ["post_excerpt"]=> string(156) "Es urgente tomar conciencia de que el planeta es la casa de todos los seres vivientes. Como pensantes, los humanos somos los responsables de su salvaguarda." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(18) "nuestra-casa-comun" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-11-22 08:59:37" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-11-22 13:59:37" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=85946" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(19) ["max_num_pages"]=> float(10) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "fdeba916153b46f03c8ba757693c45d6" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["allow_query_attachment_by_filename":protected]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

Nuestra casa común

Es urgente tomar conciencia de que el planeta es la casa de todos los seres vivientes. Como pensantes, los humanos somos los...

noviembre 22, 2022

Brebaje olímpico

Historia de amor.

noviembre 23, 2022




Más de categoría

Somos lo que leemos – “La mujer de tu prójimo”, un explosivo libro sobre la liberación sexual

Título: La mujer de tu prójimo. Autor: Gay Talese. Editorial: Debate. 538 páginas. Mi calificación: 4 de 5 estrellas.

noviembre 25, 2022

Capitanes y Banksy: actividades chilangas muy recomendables

El deporte conocido como ráfaga regresó a tierra chilangas este mes de noviembre con su poderoso equipo “Capitanes”, cuya...

noviembre 25, 2022
CARTAS A TORA 228

CARTAS A TORA 291

Querida Tora: Ahora hay un campeonato internacional de futbol (ese juego en que le pegan patadas a una pelota,...

noviembre 25, 2022

Brebaje olímpico

Historia de amor.

noviembre 23, 2022