Yo viví violencia – Día contra la violencia de género

Les platico un poco de mi historia, el por qué soy feminista y cómo decidí resignificar este episodio de mi vida. 

25 de noviembre, 2021

Hablar de feminismo no corresponde a una ideología o postura que nace espontáneamente. Es hablar de miles de historias que nos conecta con la nuestra y nos mueve.

Yo crecí en un ambiente predominantemente matriarcal y en extremo religioso que, aunque no existía per sé la figura masculina ni los roles de género marcados, prevalecía ese ambiente de religión católica radical que reafirma, normaliza y justifica la inferioridad de la mujer.

Siempre fui muy rebelde y cuestionaba, justamente, todos estos preceptos de ideología de subordinación, que mantienen a la mujer en un plano de dependencia. Les puedo asegurar que nunca obtuve una respuesta que no fuera un “¡ya cállate!” o un “¡es cuestión de fe y se acabó! No, definitivamente no fue suficiente para que extinguiera mi necesidad de saber y no evitaron el que yo siguiera cuestionando el por qué de la inequidad por una mera cuestión biológica.

Estudié en una escuela de monjas, solo tuve hermanas y muchas tías, por lo que nuevamente la figura femenina era la constante. Esto también abonó a que no me percatara de las grandes diferencias e inequidades en el mundo exterior. Pero tenía que salir algún día a ese espacio de visión unilateral y participar en uno más real, donde hoy todavía no entiendo el por qué se impone un género sobre el otro.

Fue realmente extraño para mí al entrar a la universidad, el escuchar voces masculinas en mi salón de clase, pero a la vez muy rico y enriquecedor. Sin embargo, no faltaron las muestras misóginas de algunos profesores retrógradas con comentarios abiertamente machistas. En varias ocasiones quise reaccionar, pero mis amigos me detenían aludiendo a que la perjudicada sería yo… y tenían razón. Todavía no era momento para que las mujeres pudieran denunciar violencia y acoso, y demandar un trato justo.

Algunos me llegaron a decir que me había equivocado de género, de país y de época cuando escuchaban mi postura y mi exigencia de equidad.

Desde entonces empecé a trabajar con grupos de mujeres y en diferentes espacios donde pudiéramos expresarnos y compartir lo que observábamos como injusticias y violencias, pero solo como expectantes frustradas e impotentes.

Posteriormente me casé con un hombre terriblemente violento. ¡Qué ironía! pues no tuve quien me advirtiera de cómo se da la violencia y sus diferentes formas de expresión. Desde el primer minuto de matrimonio, empezaron las microviolencias, entre bromas, silencios castigadores, violencia económica y psicológica, que se fueron cronificando y envolviéndome en una espiral de la cual yo quería escapar. Obviamente, él nunca se responsabilizó ni entendió o no quiso entender, que su conducta me lastimaba, pero a la vez, era justificado por el grupo social al que pertenecíamos y por tanto, esto lo alentaba y se mantenía en total impunidad. No me da vergüenza decirlo, pues yo no fui responsable de sus acciones, aunque él siempre me culpó por su falta de control de impulsos, al contrario, fui una víctima involuntaria. Mi interés era que mis hijos no lo vivieran como testigos y como aprendices.

Cada vez que iba a denunciarlo al MP, me iba peor. Perdía el control y me recriminaba: “¿Cómo pudiste denunciar al padre de tus hijos?”. ¡Claro, él siempre se victimizaba y según su mente enferma, yo era la responsable de provocar su furia, sus golpes y agresiones. 

Generalmente la violencia doméstica se da en el ámbito privado y se sentencia, se responsabiliza y se estigmatiza a la mujer que se atreve a hablar. Yo así lo creía. Y fue una realidad, pues cuando hablé fui sentenciada, responsabilizada, estigmatizada, juzgada y nadie me creía (inclusive mi propia familia), aunado a que él se encargaba de dar una excelente imagen al exterior. También me aterraba la estigmatización de mis hijos por el divorcio o por todo lo que él decía de mí; y sí, mi peor pesadilla se hizo realidad, porque no pude defenderlos de la crueldad de una sociedad cómplice.

Hoy puedo decir que mis denuncias solo sirvieron para engrosar los expedientes en el MP y en tribunales… nada más.

“La loca” o “la puta”, era como me llamaba ante su familia y amigos, quienes reían con él, por no permitir sus abusos y las diferentes formas como pretendía agredirme. Lo grave era que así se refería cuando hablaba de mí frente a mis hijos. 

Ya separada, fue muy difícil lograr salir viva de esa relación. Se puso más agresivo. Empezó a violentarme físicamente y a seguirme. Todo esto acompañado de agresiones emocionales, psicológicas, al grado que tuve que contratar a una patrulla para que se mantuviera fuera de mi casa y me protegiera. Estaba sola. Él se había encargado de mantenerme aislada. Para él fue fácil, pues una mujer sin padre, sin hermanos y en un sistema de “justicia” revictimizante, plagado de corrupción y de ideología machista, era imposible poder defenderme.

Trabajaba, atendía y mantenía a mis hijos, porque claro, la violencia económica y patrimonial también se hizo presente. 

Mi situación emocional era de constante alerta y ansiedad. Desarrollé trastorno de estrés post traumático, pues no sabía en qué momento podría aparecer ni por dónde lograría asestar el golpe.

Me siento afortunada porque hoy estoy viva, ante muchos momentos donde pensé que no lo lograría.

Qué ironía, ¿no? una mujer preparada, luchadora por los derechos de la mujer, que cae en una relación de violencia. Es justamente lo que quiero transmitir, para que las mujeres sepan que todas podemos estar corriendo ese riesgo.

La violencia es tan imperceptible e invisible, que poco a poco y en forma de pequeñas violencias que parecieran inocentes, se va construyendo una red alrededor disfrazada de “amor”, que nos es muy difícil identificar. Nadie nos advierte y peor aún, todavía existe la idea de la “buena mujer” y el rol que por “género” tenemos que cumplir.

Finalmente, conseguí salir de ahí y hoy trabajo y ayudo a mujeres que viven o han vivido violencia. Muchas de ellas están al borde de ser asesinadas por sus parejas. Yo sí las entiendo y lucho todos los días por visibilizar en todos los ámbitos las diferentes formas de violentarnos y así, ellas puedan hacer consciencia del riesgo que corren y cómo pueden proteger su integridad física, pero también trabajar en su recuperación psicológica.

Ahora que veo grandes movimientos de mujeres que reclaman por una vida libre y equitativa, me doy cuenta, con mucha emoción, que no estamos solas, como yo un día me sentí, nos tenemos a todas y cada una en solidaridad con las que hoy no pueden hablar, pero necesitan sentir el apoyo para lograr salir de una vida de violencia y sentirse libres.

Las mujeres por naturaleza no somos vulnerables, vivimos en un contexto que nos vulnera y nos lastima, es por lo que es necesario que hombres y mujeres trabajemos juntos para prevenir y erradicar la violencia de género. 

No soy víctima, soy sobreviviente de una experiencia muy dolorosa y de la que quisiera prevenir a todas. Me siento muy orgullosa de ser mexicana y llena de esperanza, porque las mujeres de este país están cambiando y somos nosotras quienes impulsamos estas nuevas formas de relación más sanas como sociedad.

Comentarios
object(WP_Query)#17660 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(3) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(72928) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "28-12-2021" ["before"]=> string(10) "25-01-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(3) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(72928) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "28-12-2021" ["before"]=> string(10) "25-01-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(11) "vivir-mejor" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#17659 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(3) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(3) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#17666 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#17668 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "28-12-2021" ["before"]=> string(10) "25-01-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(462) "SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2021-12-28 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-01-25 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (72928) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (3) ) AND rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish') GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2" ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#17656 (24) { ["ID"]=> int(74863) ["post_author"]=> string(1) "5" ["post_date"]=> string(19) "2022-01-24 13:09:26" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-01-24 18:09:26" ["post_content"]=> string(5313) "“La derrota tiene algo positivo: nunca es definitiva. En cambio, la victoria tiene algo negativo: jamás es definitiva”.  –José Saramago (1922-2010), escritor portugués. Lo positivo (del latín positivus) afirmativo, beneficioso, cierto, efectivo, que no ofrece duda, que implica la existencia de algo y se aplica al resultado de una prueba (como el positivo a COVID-19), también se aplica a una persona que tiende a ver el aspecto favorable de las cosas. En el ámbito de la fotografía es la imagen reproducida con sus claros y oscuros y los colores como se ven en la realidad y en física significa que tiene carga eléctrica de tipo opuesto a la del electrón. Lo negativo (del latín negativus), relativo a la negación, se aplica a la inexistencia de algo como el resultado de una prueba (como el negativo a COVID-19). Se refiere al rechazo, lo perjudicial, y se dice de la persona que ve el aspecto desfavorable de las cosas, así como del valor menor a cero. En fotografía es la imagen reproducida contraria a lo que se ve en realidad y en física se refiere a que tiene carga eléctrica del mismo tipo que la del electrón. Hemos pasado los últimos tres años entre resultados positivos y negativos, lo que me hace pensar en la relatividad constante en que vivimos porque recibir un resultado positivo nos coloca al mismo tiempo en el plano de lo negativo como “fuera de la jugada” y cuando obtenemos el tan ansiado resultado negativo; en realidad, nos colocamos en el lado favorable de la pandemia (si es que alguno queda) y volvemos al “campo de juego”. Así vamos de lo positivo a lo negativo como polos opuestos de una pila eléctrica. Obtener un resultado negativo en tiempos pandémicos también provoca cierto grado de culpa por estar del otro lado del campo de batalla y desconocer el sufrimiento que padecen los que resultan positivos y entonces todo se vuelve confuso y contradictorio porque ser positivo equivale a entrar en el plano negativo de la existencia y viceversa. Ver el lado positivo de una situación no siempre es posible si se está sumido en una actitud negativa por algún suceso en particular. Y así vamos de positivo a negativo sin lograr distinguir lo uno de lo otro porque apenas se vislumbra un pensamiento positivo y llega la sombra de lo negativo para derrumbar toda ilusión y porque resulta complejo sentirse positivo en medio de tanta negatividad esparciéndose por todas partes. Así es que se le va dando importancia a #laspequeñascosas de la vida porque es probable que no hayamos dedicado tiempo a reflexionar respecto a esas cuestiones positivas o negativas que nos rodean y a la interpretación que les damos o a la percepción desde la cual las juzgamos puesto que no habíamos experimentado un suceso de tal magnitud como lo es una pandemia que nos colocara de cabeza en todos los sentidos y que pusiera el foco en todo eso que es invisible a los ojos (parafraseando al personaje de El Principito). No es que se trate de ser lo uno o lo otro sino de reconocer que vivimos entre ambas polaridades, lo cual nos impulsa a guardar el equilibrio para no perecer en las garras del falso positivo ni del extremo negativo. A manera de colofón: En menos de una semana, tres de siete colaboradores de mi equipo de trabajo resultaron positivos a COVID-19, una más tiene fuerte infección en la garganta con probabilidad de evolucionar a bronquitis y al cierre de la presente colaboración, la profesora titular de mi hijo envió mensaje de suspensión de clases virtuales por el mismo caso. Hace algunas semanas la doctora Jo Ruiz-Healy advertía que esto sucedería y que el problema no paraba en los contagios sino en los ausentismos laborales, en la falta de servicios y en la baja de productividad; desde entonces, empecé a utilizar doble cubrebocas y reforcé las medidas de prevención que todos ya conocemos, aun así, el día sábado tuve que hacer una prueba para descartar el contagio y afortunadamente salí negativa (lo cual me hizo sentir positiva) pero sin fuerza de trabajo nada puede hacerse en el campo laboral; del otro lado de la moneda, la angustia por tener que elegir entre conectar a mi hijo a sus clases virtuales o dedicarle tiempo al trabajo desaparece con el resultado positivo de su profesora, lo cual se vuelve un impacto negativo para la formación y aprovechamiento escolar del niño.  " ["post_title"]=> string(39) "Las pequeñas cosas: positivo, negativo" ["post_excerpt"]=> string(224) "“Positivo” y “negativo” son dos términos cotidianos de la “nueva normalidad” que demuestran la relatividad en la que vivimos, donde un resultado positivo es lo más negativo que nos puede suceder en estos días." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(36) "las-pequenas-cosas-positivo-negativo" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-01-24 13:09:26" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-01-24 18:09:26" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=74863" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17617 (24) { ["ID"]=> int(74587) ["post_author"]=> string(1) "5" ["post_date"]=> string(19) "2022-01-17 10:25:39" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-01-17 15:25:39" ["post_content"]=> string(4550) "“Si mi teoría de la relatividad es exacta, los alemanes dirán que soy alemán y los franceses que soy ciudadano del mundo. Pero si no, los franceses dirán que soy alemán, y los alemanes que soy judío”.  – Albert Einstein(1879 – 1955). Soy ciudadana mexicana de cuarenta y dos años, madre de un niño de siete y cada día me pregunto (sin respuesta) qué hace falta hacer para vivir en un mundo mejor y por qué si tantos pensadores, filósofos, especialistas y sociólogos entre otros parecen tener las respuestas y las mejores propuestas es que no surgen las alternativas para vivir mejor. Mi conclusión (que no la respuesta) es que el mundo ha funcionado, funciona y funcionará así por toda la eternidad (como en un cuento de hadas) porque vivimos lo que nos toca y nos toca para lo que nos alcanza en esta vida aunque suene rudo o egoísta. La vida pandémica es tan solo una pequeña muestra de lo relativa que resulta la existencia porque no hay absolutos y menos para una cantidad desmesurada de población que requiere servicios, oportunidades y que ejerce derechos humanos fundamentales. Si echamos un vistazo a la Historia, encontraremos que a través de los siglos la humanidad ha enfrentado transiciones que han significado cambios de paradigma y el rompimiento de cierta era para dar inicio a una nueva. Hoy nos toca existir en la era de la incertidumbre constante que parece haber llegado para quedarse al menos durante un rato.  El mundo del cine, que nos ofrece múltiples visiones de la realidad a través de sus diferentes géneros, pareció darnos una poderosa clave en el epílogo de “Justice League Snyder Cut” al hablarnos del futuro, del todavía no, del ahora y de ser, pelear, descubrir, sanar, amar, ganar desde una perspectiva de superhéroes después de una batalla librada para salvar a la humanidad de los villanos de otros universos, lo cual aplica perfecto para cada persona en este mundo si consideramos que el lenguaje cinematográfico está lleno de metáforas, porque la vida es más que las noticias, más que la pandemia y más que la crisis financiera porque está hecha de todas #laspequeñascosas que escapan a nuestro control y entendimiento. En este año que inicia, al cual muchos memes lo han puesto como una copia al calca de los dos anteriores, si bien las oportunidades parecen nulas, lo cierto es que solo nos queda vivir un día a la vez, sin grandes planes ni expectativas porque el cambio es lo único constante y en la máquina de la relatividad en la que vivimos también estamos rodeados de un ambiente de contrariedad y confrontación.  No toca entonces aceptar, por ejemplo, que vivimos en una comunidad colosal y que nuestros actos buenos y malos impactan en los demás. Aceptar que no existe fórmula mágica para un mundo mejor, pero que sí podemos adaptarnos y modificar conductas para mejorar. Aceptar que al igual que en las películas de ciencia ficción siempre habrá ataques externos y escenarios apocalípticos que vencer pero la fuerza, la unión, el coraje, la valentía y otros muchos atributos siempre son la clave para salir victoriosos, y no es necesario que todos seamos Batman o Amazonas porque es la suma del conocimiento y de la experiencia lo que hace posible lograr grandes hazañas.   A manera de colofón: Zygmunt Bauman, sociólogo, filósofo y ensayista polaco-británico, escribe al respecto: “Cuando yo era joven podías ir a la Ford o la General Motors, entrar como aprendiz y jubilarte allí. A partir de esa seguridad montabas una familia, te comprabas la casita y te hacías un seguro. Eso se acabó. La estadística dice que el joven que acaba la universidad cambiará ocho veces de empleo antes de los 35 años (…) Hoy es el mundo el que cambia continuamente, y la certeza está en la propia existencia (…) Todo es movilidad. La pertenencia, como sugiere Jean Claude Kaufmann, se utiliza principalmente como un recurso del ego.” Entonces ¿Qué conviene hacer? Vivir, que es lo menos frecuente, pues la mayoría de la gente existe, eso es todo (parafraseando a Oscar Wilde).  " ["post_title"]=> string(32) "Las pequeñas cosas: relatividad" ["post_excerpt"]=> string(161) "El cambio es lo único constante y en la máquina de la relatividad en la que vivimos también estamos rodeados de un ambiente de contrariedad y confrontación. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(30) "las-pequenas-cosas-relatividad" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-01-17 10:26:17" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-01-17 15:26:17" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=74587" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#17656 (24) { ["ID"]=> int(74863) ["post_author"]=> string(1) "5" ["post_date"]=> string(19) "2022-01-24 13:09:26" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-01-24 18:09:26" ["post_content"]=> string(5313) "“La derrota tiene algo positivo: nunca es definitiva. En cambio, la victoria tiene algo negativo: jamás es definitiva”.  –José Saramago (1922-2010), escritor portugués. Lo positivo (del latín positivus) afirmativo, beneficioso, cierto, efectivo, que no ofrece duda, que implica la existencia de algo y se aplica al resultado de una prueba (como el positivo a COVID-19), también se aplica a una persona que tiende a ver el aspecto favorable de las cosas. En el ámbito de la fotografía es la imagen reproducida con sus claros y oscuros y los colores como se ven en la realidad y en física significa que tiene carga eléctrica de tipo opuesto a la del electrón. Lo negativo (del latín negativus), relativo a la negación, se aplica a la inexistencia de algo como el resultado de una prueba (como el negativo a COVID-19). Se refiere al rechazo, lo perjudicial, y se dice de la persona que ve el aspecto desfavorable de las cosas, así como del valor menor a cero. En fotografía es la imagen reproducida contraria a lo que se ve en realidad y en física se refiere a que tiene carga eléctrica del mismo tipo que la del electrón. Hemos pasado los últimos tres años entre resultados positivos y negativos, lo que me hace pensar en la relatividad constante en que vivimos porque recibir un resultado positivo nos coloca al mismo tiempo en el plano de lo negativo como “fuera de la jugada” y cuando obtenemos el tan ansiado resultado negativo; en realidad, nos colocamos en el lado favorable de la pandemia (si es que alguno queda) y volvemos al “campo de juego”. Así vamos de lo positivo a lo negativo como polos opuestos de una pila eléctrica. Obtener un resultado negativo en tiempos pandémicos también provoca cierto grado de culpa por estar del otro lado del campo de batalla y desconocer el sufrimiento que padecen los que resultan positivos y entonces todo se vuelve confuso y contradictorio porque ser positivo equivale a entrar en el plano negativo de la existencia y viceversa. Ver el lado positivo de una situación no siempre es posible si se está sumido en una actitud negativa por algún suceso en particular. Y así vamos de positivo a negativo sin lograr distinguir lo uno de lo otro porque apenas se vislumbra un pensamiento positivo y llega la sombra de lo negativo para derrumbar toda ilusión y porque resulta complejo sentirse positivo en medio de tanta negatividad esparciéndose por todas partes. Así es que se le va dando importancia a #laspequeñascosas de la vida porque es probable que no hayamos dedicado tiempo a reflexionar respecto a esas cuestiones positivas o negativas que nos rodean y a la interpretación que les damos o a la percepción desde la cual las juzgamos puesto que no habíamos experimentado un suceso de tal magnitud como lo es una pandemia que nos colocara de cabeza en todos los sentidos y que pusiera el foco en todo eso que es invisible a los ojos (parafraseando al personaje de El Principito). No es que se trate de ser lo uno o lo otro sino de reconocer que vivimos entre ambas polaridades, lo cual nos impulsa a guardar el equilibrio para no perecer en las garras del falso positivo ni del extremo negativo. A manera de colofón: En menos de una semana, tres de siete colaboradores de mi equipo de trabajo resultaron positivos a COVID-19, una más tiene fuerte infección en la garganta con probabilidad de evolucionar a bronquitis y al cierre de la presente colaboración, la profesora titular de mi hijo envió mensaje de suspensión de clases virtuales por el mismo caso. Hace algunas semanas la doctora Jo Ruiz-Healy advertía que esto sucedería y que el problema no paraba en los contagios sino en los ausentismos laborales, en la falta de servicios y en la baja de productividad; desde entonces, empecé a utilizar doble cubrebocas y reforcé las medidas de prevención que todos ya conocemos, aun así, el día sábado tuve que hacer una prueba para descartar el contagio y afortunadamente salí negativa (lo cual me hizo sentir positiva) pero sin fuerza de trabajo nada puede hacerse en el campo laboral; del otro lado de la moneda, la angustia por tener que elegir entre conectar a mi hijo a sus clases virtuales o dedicarle tiempo al trabajo desaparece con el resultado positivo de su profesora, lo cual se vuelve un impacto negativo para la formación y aprovechamiento escolar del niño.  " ["post_title"]=> string(39) "Las pequeñas cosas: positivo, negativo" ["post_excerpt"]=> string(224) "“Positivo” y “negativo” son dos términos cotidianos de la “nueva normalidad” que demuestran la relatividad en la que vivimos, donde un resultado positivo es lo más negativo que nos puede suceder en estos días." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(36) "las-pequenas-cosas-positivo-negativo" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-01-24 13:09:26" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-01-24 18:09:26" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=74863" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(12) ["max_num_pages"]=> float(6) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "247f3a7c123a9d93579d95102c779df1" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

Las pequeñas cosas: positivo, negativo

“Positivo” y “negativo” son dos términos cotidianos de la “nueva normalidad” que demuestran la relatividad en la que vivimos, donde un resultado...

enero 24, 2022
Las pequeñas cosas: relatividad

Las pequeñas cosas: relatividad

El cambio es lo único constante y en la máquina de la relatividad en la que vivimos también estamos rodeados de un...

enero 17, 2022




Más de categoría

Las pequeñas cosas: positivo, negativo

“Positivo” y “negativo” son dos términos cotidianos de la “nueva normalidad” que demuestran la relatividad en la que vivimos,...

enero 24, 2022

Certificación Great Place to Study: ¿la felicidad se puede medir?

El bienestar no solo se traduce en un mayor estado de felicidad, sino también en un ambiente más sano...

enero 21, 2022
El efecto búmeran

El efecto búmeran

A menudo nos invade la queja y no entendemos por qué nos suceden ciertas cosas. La respuesta llega después...

enero 19, 2022
Las pequeñas cosas: relatividad

Las pequeñas cosas: relatividad

El cambio es lo único constante y en la máquina de la relatividad en la que vivimos también estamos...

enero 17, 2022