Mens sana in corpore sano: el Día Mundial de la Salud Mental

Más de 1400 millones de personas en el mundo padece de un padecimiento psiquiátrico que requiere, al igual que cualquier enfermedad de consideración, un diagnóstico temprano y tratamiento oportuno.

8 de octubre, 2021

Cada 10 de octubre se celebra, gracias a la Federación Mundial de la Salud Mental (WFMH), el Día Mundial de la Salud Mental. En tiempos actuales, la gran cantidad de conmemoraciones presentes en nuestro calendario hace casi nulo el propósito de dichas efemérides, pero entre éstas hay una que en estos tiempos debe estar presente: la conmemoración de la salud mental.

Según datos de la OMS, en el mundo una de cada cinco personas padece una enfermedad mental, por orden de frecuencia son: la depresión, la ansiedad, el estrés postraumático, el trastorno bipolar y la esquizofrenia. Esto indica que más de 1400 millones de personas en el mundo tiene un padecimiento psiquiátrico que requiere al igual que todas las demás enfermedades metabólicas, cardiovasculares, neurológicas, dermatológicas, odontológicas, neumológicas o gastrointestinales, un diagnóstico temprano y tratamiento oportuno. 

Una enfermedad mental es causada por una alteración en los niveles normales de neurotransmisores en el cerebro (las señales mensajeras que usan las neuronas para comunicarse), secundario a un sinfín de causas emocionales, físicas, fisiológicas, químicas, físicas, orgánicas o de nacimiento. Por ello, decirle a un paciente con depresión que “le eche ganas”, que “piense positivo”, que “se le va a pasar” o que “es una tristeza exagerada” es tan absurdo como comentarle a un diabético que sus niveles de azúcar “se quitan con pensamientos positivos”, que “no necesita un doctor, sino que el mismo puede si le echa ganas” o “que es solo temporal”.

El Instituto Nacional de Neurología y Neurocirugía “Manuel Velasco Suárez” indica que el 10% de los mexicanos padece de depresión, y los tabúes que están en torno a dicho padecimiento dificulta la evolución satisfactoria del paciente, sin llegar a diagnosticarse a tiempo y así tener una vida plena. En todo el mundo, se debe concientizar que un paciente psiquiátrico no está “loco”, que da miedo juntarse con él o ella, o que merece estar en un psiquiátrico, sino que es un ser humano que padece una enfermedad que no depende de él y que necesita de un profesional de la salud que lo auxilie. Además es muy probable que el lector del artículo o uno de sus familiares más cercanos padezca una enfermedad mental y que ni siquiera tenga consciencia de ello. 

Es tal el grado de subdiagnóstico de enfermedades como la depresión, que según datos de la Universidad de Industrial de Santander redactados por Alvarado y Manrique, en 2019, en los propios estudiantes de medicina la depresión se presenta entre el 24 y 27% de ellos, y en los médicos titulados puede llegar hasta a un 60%, donde si se presenta un grado de depresión grado, el 10-15% de estos ha intentado o a cometido suicidio, y el 85-90% de los fallecidos habría mencionado, comentado o platicado con alguien de ello. Según los mismos autores, 28 a 40 por cada 100,000 médicos comete suicidio, y según datos del Medscape Natioal Physician Burnout & Suicide Report 2020 en Estados Unidos el 23% del personal medico ha pensado en el suicidio, y el 2% lo había intentado.

La salud mental no es un juego, es parte de la definición de salud según la OMS y nuestra carta magna, y los grandes cambios que puede generar si no existe salud son catastróficos. A los lectores les puedo comentar sin temor que yo fui diagnosticado con depresión mayor hace varios meses, y el tratamiento con la dupla psiquiatra-psicólogo ha mejorado mi salud mental y me ha hecho vivir como nunca. No hay que tener miedo, asco o desprecio por acudir con un profesional, sino todo lo contrario: toda persona en el planeta debería tener un psicólogo y/o psiquiatra de confianza todo el tiempo.

Admitir que se padece de un trastorno psiquiátrico es el primer paso y nunca es tarde para pedir ayuda. Les deseo a los que hacen el favor de leer esta columna que tengan el poder y valor para ayudarse o ayudar a alguien que sospechen que pueden asistirlo refiriéndolo con un especialista, porque nunca se peca de hacer de más en cuanto de salud mental se habla.

Comentarios


object(WP_Query)#16266 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(3) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(71344) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "09-09-2022" ["before"]=> string(10) "07-10-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(3) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(71344) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "09-09-2022" ["before"]=> string(10) "07-10-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(11) "vivir-mejor" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#16270 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(3) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(3) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#16268 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#16269 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "09-09-2022" ["before"]=> string(10) "07-10-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(502) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-09-09 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-10-07 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (71344) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (3) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#16267 (24) { ["ID"]=> int(83707) ["post_author"]=> string(3) "190" ["post_date"]=> string(19) "2022-09-26 11:08:13" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-09-26 16:08:13" ["post_content"]=> string(6951) "Una cosa es cierta, a la gran mayoría nos encanta hablar, contar sobre nuestras cosas, problemas, planes, logros, etc… pero prácticamente nadie sabe escuchar, no porque seamos malos en eso, sino porque nadie nos ha enseñado cómo hacerlo.  Podemos encontrar por todas partes libros, videos, conferencias que nos dicen cómo influenciar a las personas, cómo hablar elocuentemente, cómo argumentar, cómo ser un buen orador, pero casi nadie nos dice cómo ser un buen oyente. Nos gusta que nos escuchen, pero nos cuesta mucho trabajo escuchar.  Según los estudiosos del tema dicen que hay cuatro razones fundamentales que no nos permiten escuchar a los demás:
  1. Pensamos que ya conocemos perfectamente a las personas más cercanas de nuestra vida.
“Muchas veces los secretos no son revelados en palabras, sino que quedan ocultos en el silencio entre ellas o en la profundidad de lo indecible entre dos personas”. -John O´Donohue Mediante diversas investigaciones se ha llegado a descubrimientos irónicos relacionados con la conexión humana. Cuanto mayor es el grado de parentesco, como parejas, familia, amigos íntimos, etc… menor es la probabilidad de escucharlos con atención. Cuanto más cercanas son las personas en nuestra vida, existe la tendencia a creer que las conocemos perfectamente y ya sabemos lo que piensan y van a decir. Es exactamente lo que sucede cuando ya estamos acostumbrados a hacer algo y lo hacemos en automático sin poner más atención a los detalles, puede ser cualquier aspecto de nuestra vida, desde caminar o manejar por algún lugar por el que pasamos diariamente y no nos damos cuenta de los detalles o de los cambios, o cualquier situación de nuestro día a día. A esto se le llama “Sesgo de la comunicación selectiva”. Algunas investigaciones de Boaz Keysar han comprobado que muchas veces el entendimiento entre personas cercanas es mucho peor que entre personas totalmente desconocidas.  Una de las consecuencias negativas de esto, es que cuando nos sentimos juzgados por personas cercanas que creen que nos conocen, perdemos las ganas de compartir con ellas nuestros problemas. Varias investigaciones en Estados Unidos confirman que muchas personas prefieren contarles sus problemas a desconocidos. Cuando decimos que “conocemos a alguien” es porque ya tenemos una idea, opinión, una imagen y memoria fija de esa persona. Todas estas memorias representan el pasado y no el presente de las personas, considerando que somos mutables, cambiamos segundo a segundo. Toda vez que interactuamos con alguien, no podemos olvidar que detrás de esa comunicación, de cada palabra, existen sentimientos y emociones sutiles; si no estamos en atención plena en el momento presente, corremos el riesgo de perder la conexión con las personas que amamos. Es importante aprender a silenciar nuestras opiniones preestablecidas que tenemos de las personas para descubrir que son mucho más que nuestras proyecciones limitadas.
  1. No tenemos curiosidad de entender.
“La mayoría de las personas no oye con la intención de entender, sino con la intención de responder”. -Stephen R Covey ¿Cuántas veces nosotros mismos empezamos a contar algo e inmediatamente fuimos interrumpidos por alguien más y empezó a contar su anécdota? o ¿Cuántas veces ya lo hicimos con alguien? Difícilmente nos hemos deparado con personas curiosas e interesadas en lo que decimos sin interrumpirnos, al contrario, nos incentivan a seguir hablando. Nos sentimos queridos y valorizados por alguien que nos entiende y, naturalmente, nos permitimos escucharlas también. 
  1. Tenemos una reputación que defender.
“Necesitas suspender tu reacción cuando quieras defenderte, oír cuando quieras golpear, preguntar en lugar de forzar las respuestas, crear puentes en vez de imponer tu forma de ser”. -William Ury (negociador de conflictos). De la misma forma que creemos conocer al otro, creemos que ya nos conocemos, tenemos una imagen fija de nosotros mismos. Siempre que nuestra imagen es amenazada, intentamos defenderla en vez de oír. Cuando nos critican, en vez de ser humildes y escuchar, intentamos justificarnos en vez de saber las razones del otro y desarmar el conflicto. Dentro de una situación de conflicto mientras más se habla hay menos entendimiento pues ambas partes quieren tener la razón y no hay disposición de escuchar al otro. La única cosa que puede funcionar en ese momento, es que una de las partes desista de tener la razón e intentar entender el otro lado. Olvidarnos de la idea de que uno tiene que ganar y el otro tiene que perder.
  1. No me escucho y por eso no escucho.
 “Cuanto más nos conocemos, más claridad existe. El autoconocimiento no tiene fin, no se conquista, no se llega a una conclusión. Es como un río sin fin”. -J. Krishnamurti Todas las reacciones que nos impiden escuchar como: interrumpir, juzgar, no estar de acuerdo, sentirse ofendido y defenderse, son actividades inconscientes y automáticas de nuestro ego.  El secreto está en desarmar una reacción externa con atención interna a nuestras emociones y reacciones y entender cómo se manifiestan en nuestro cuerpo. Toda emoción deja una marca en nuestro cuerpo: dolor de estómago, de cabeza y dolor de pecho son las áreas con más reacciones biológicas a las emociones, según una investigación hecha en Estados Unidos a 700 personas. Tenemos que aprender a escucharnos a nosotros mismos para poder escuchar al otro. La meditación es una herramienta poderosa, es un espacio de silencio donde podemos encontrar la conexión entre mente y cuerpo. El principal obstáculo de estas cuatro razones es el egocentrismo. Oír es una capacidad de nuestro cuerpo, escuchar es un arte, es escuchar a sí mismo y todo lo que la vida nos presenta. Es el alma del autoconocimiento. ¿Te consideras un buen oyente?  " ["post_title"]=> string(31) "¿Por qué no sabemos escuchar?" ["post_excerpt"]=> string(107) "“No esperes a que te toque el turno de hablar: escucha de veras y serás diferente”. -Charles Chaplin " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(27) "por-que-no-sabemos-escuchar" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-09-26 11:08:13" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-09-26 16:08:13" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=83707" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#16243 (24) { ["ID"]=> int(83267) ["post_author"]=> string(3) "187" ["post_date"]=> string(19) "2022-09-14 10:18:59" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-09-14 15:18:59" ["post_content"]=> string(2250) "“La raíz de todo bien crece en la tierra de la gratitud”. Con esta frase del Dali Lama comienzo este texto. Y es que hoy, de manera especial, me arropa un sentimiento de gratitud al cumplir mi primer aniversario en Ruiz-Healy Times, un espacio que a lo largo de 12 meses me ha brindado la oportunidad de comunicarme contigo.   Lo más valioso para una servidora ha sido la acción de compartir: pensamientos, ideas, conceptos, emociones, experiencias…; mi principal retribución es la retroalimentación y los comentarios que me animan a seguir compartiendo desde el corazón.  Gracias a Eduardo Ruiz-Healy por permitirme ser parte de su equipo, gracias a Israel por ser el responsable de mi acercamiento, gracias a Luis Arturo por su tiempo y su profesionalismo, gracias a todo el equipo que cada semana toma parte de su tiempo para colocar mis letras en esta gran vitrina en la que convergen ideas diversas y valiosas, pero sobre todo, gracias a ti, querido lector.  Desde mi experiencia, el agradecimiento nos coloca en el círculo de la abundancia, nos ayuda a enfocarnos en el presente para disfrutar las cosas buenas de la vida, nos hace concientes de nuestra finitud, nos (re)conecta con el amor y la paz. Ser agradecido es permitir la entrada a una cascada de sensaciones agradables y de bendiciones.  Hoy estoy aprendiendo a soltar toda expectativa, por lo que tampoco pienso en que mis letras contribuyen a algo específico. Sin embargo, he comprobado que lo que se comparte desde lo más profundo del SER, siempre te ilumina a ti y a quienes te rodean.  Me despido de manera momentánea agradeciendo también al país donde nací; a pesar del contexto adverso disfruto de y me maravillo con todas las bondades de su tierra, ¡Viva México! Twitter: @nanfuentes2021  / LinkedIn: Nancy Fuentes Juárez / " ["post_title"]=> string(23) "El poder de la gratitud" ["post_excerpt"]=> string(53) "Es simple encontrar el camino hacia la abundancia. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(23) "el-poder-de-la-gratitud" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-09-14 10:18:59" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-09-14 15:18:59" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=83267" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#16267 (24) { ["ID"]=> int(83707) ["post_author"]=> string(3) "190" ["post_date"]=> string(19) "2022-09-26 11:08:13" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-09-26 16:08:13" ["post_content"]=> string(6951) "Una cosa es cierta, a la gran mayoría nos encanta hablar, contar sobre nuestras cosas, problemas, planes, logros, etc… pero prácticamente nadie sabe escuchar, no porque seamos malos en eso, sino porque nadie nos ha enseñado cómo hacerlo.  Podemos encontrar por todas partes libros, videos, conferencias que nos dicen cómo influenciar a las personas, cómo hablar elocuentemente, cómo argumentar, cómo ser un buen orador, pero casi nadie nos dice cómo ser un buen oyente. Nos gusta que nos escuchen, pero nos cuesta mucho trabajo escuchar.  Según los estudiosos del tema dicen que hay cuatro razones fundamentales que no nos permiten escuchar a los demás:
  1. Pensamos que ya conocemos perfectamente a las personas más cercanas de nuestra vida.
“Muchas veces los secretos no son revelados en palabras, sino que quedan ocultos en el silencio entre ellas o en la profundidad de lo indecible entre dos personas”. -John O´Donohue Mediante diversas investigaciones se ha llegado a descubrimientos irónicos relacionados con la conexión humana. Cuanto mayor es el grado de parentesco, como parejas, familia, amigos íntimos, etc… menor es la probabilidad de escucharlos con atención. Cuanto más cercanas son las personas en nuestra vida, existe la tendencia a creer que las conocemos perfectamente y ya sabemos lo que piensan y van a decir. Es exactamente lo que sucede cuando ya estamos acostumbrados a hacer algo y lo hacemos en automático sin poner más atención a los detalles, puede ser cualquier aspecto de nuestra vida, desde caminar o manejar por algún lugar por el que pasamos diariamente y no nos damos cuenta de los detalles o de los cambios, o cualquier situación de nuestro día a día. A esto se le llama “Sesgo de la comunicación selectiva”. Algunas investigaciones de Boaz Keysar han comprobado que muchas veces el entendimiento entre personas cercanas es mucho peor que entre personas totalmente desconocidas.  Una de las consecuencias negativas de esto, es que cuando nos sentimos juzgados por personas cercanas que creen que nos conocen, perdemos las ganas de compartir con ellas nuestros problemas. Varias investigaciones en Estados Unidos confirman que muchas personas prefieren contarles sus problemas a desconocidos. Cuando decimos que “conocemos a alguien” es porque ya tenemos una idea, opinión, una imagen y memoria fija de esa persona. Todas estas memorias representan el pasado y no el presente de las personas, considerando que somos mutables, cambiamos segundo a segundo. Toda vez que interactuamos con alguien, no podemos olvidar que detrás de esa comunicación, de cada palabra, existen sentimientos y emociones sutiles; si no estamos en atención plena en el momento presente, corremos el riesgo de perder la conexión con las personas que amamos. Es importante aprender a silenciar nuestras opiniones preestablecidas que tenemos de las personas para descubrir que son mucho más que nuestras proyecciones limitadas.
  1. No tenemos curiosidad de entender.
“La mayoría de las personas no oye con la intención de entender, sino con la intención de responder”. -Stephen R Covey ¿Cuántas veces nosotros mismos empezamos a contar algo e inmediatamente fuimos interrumpidos por alguien más y empezó a contar su anécdota? o ¿Cuántas veces ya lo hicimos con alguien? Difícilmente nos hemos deparado con personas curiosas e interesadas en lo que decimos sin interrumpirnos, al contrario, nos incentivan a seguir hablando. Nos sentimos queridos y valorizados por alguien que nos entiende y, naturalmente, nos permitimos escucharlas también. 
  1. Tenemos una reputación que defender.
“Necesitas suspender tu reacción cuando quieras defenderte, oír cuando quieras golpear, preguntar en lugar de forzar las respuestas, crear puentes en vez de imponer tu forma de ser”. -William Ury (negociador de conflictos). De la misma forma que creemos conocer al otro, creemos que ya nos conocemos, tenemos una imagen fija de nosotros mismos. Siempre que nuestra imagen es amenazada, intentamos defenderla en vez de oír. Cuando nos critican, en vez de ser humildes y escuchar, intentamos justificarnos en vez de saber las razones del otro y desarmar el conflicto. Dentro de una situación de conflicto mientras más se habla hay menos entendimiento pues ambas partes quieren tener la razón y no hay disposición de escuchar al otro. La única cosa que puede funcionar en ese momento, es que una de las partes desista de tener la razón e intentar entender el otro lado. Olvidarnos de la idea de que uno tiene que ganar y el otro tiene que perder.
  1. No me escucho y por eso no escucho.
 “Cuanto más nos conocemos, más claridad existe. El autoconocimiento no tiene fin, no se conquista, no se llega a una conclusión. Es como un río sin fin”. -J. Krishnamurti Todas las reacciones que nos impiden escuchar como: interrumpir, juzgar, no estar de acuerdo, sentirse ofendido y defenderse, son actividades inconscientes y automáticas de nuestro ego.  El secreto está en desarmar una reacción externa con atención interna a nuestras emociones y reacciones y entender cómo se manifiestan en nuestro cuerpo. Toda emoción deja una marca en nuestro cuerpo: dolor de estómago, de cabeza y dolor de pecho son las áreas con más reacciones biológicas a las emociones, según una investigación hecha en Estados Unidos a 700 personas. Tenemos que aprender a escucharnos a nosotros mismos para poder escuchar al otro. La meditación es una herramienta poderosa, es un espacio de silencio donde podemos encontrar la conexión entre mente y cuerpo. El principal obstáculo de estas cuatro razones es el egocentrismo. Oír es una capacidad de nuestro cuerpo, escuchar es un arte, es escuchar a sí mismo y todo lo que la vida nos presenta. Es el alma del autoconocimiento. ¿Te consideras un buen oyente?  " ["post_title"]=> string(31) "¿Por qué no sabemos escuchar?" ["post_excerpt"]=> string(107) "“No esperes a que te toque el turno de hablar: escucha de veras y serás diferente”. -Charles Chaplin " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(27) "por-que-no-sabemos-escuchar" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-09-26 11:08:13" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-09-26 16:08:13" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=83707" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(15) ["max_num_pages"]=> float(8) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "5825257726da7debeb73f95835a1177e" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

¿Por qué no sabemos escuchar?

“No esperes a que te toque el turno de hablar: escucha de veras y serás diferente”. -Charles Chaplin

septiembre 26, 2022

El poder de la gratitud

Es simple encontrar el camino hacia la abundancia.

septiembre 14, 2022




Más de categoría

¿Qué tan poderoso eres?

Seis ideas que te impulsan hacia el éxito verdadero y duradero.

octubre 5, 2022
Las pequeñas cosas: decepción

Las pequeñas cosas: decepción

La forma más recomendable para curar una herida emocional es atravesando por el dolor y permitirse sentir lo que...

octubre 3, 2022

Estar conforme vs ser conformista

Haz tu mayor esfuerzo por no caer en el conformismo porque éste aprisiona tu anhelo de ser mejor.

octubre 3, 2022

¡Saca provecho de las malas experiencias!

Dale un giro a tu situación a partir de cuatro ideas. 

septiembre 28, 2022