Las pequeñas cosas: positivo, negativo

“Positivo” y “negativo” son dos términos cotidianos de la “nueva normalidad” que demuestran la relatividad en la que vivimos, donde un resultado positivo es lo más negativo que nos puede suceder en estos días.

24 de enero, 2022

“La derrota tiene algo positivo: nunca es definitiva. En cambio, la victoria tiene algo negativo: jamás es definitiva”. 

–José Saramago (1922-2010), escritor portugués.

Lo positivo (del latín positivus) afirmativo, beneficioso, cierto, efectivo, que no ofrece duda, que implica la existencia de algo y se aplica al resultado de una prueba (como el positivo a COVID-19), también se aplica a una persona que tiende a ver el aspecto favorable de las cosas. En el ámbito de la fotografía es la imagen reproducida con sus claros y oscuros y los colores como se ven en la realidad y en física significa que tiene carga eléctrica de tipo opuesto a la del electrón.

Lo negativo (del latín negativus), relativo a la negación, se aplica a la inexistencia de algo como el resultado de una prueba (como el negativo a COVID-19). Se refiere al rechazo, lo perjudicial, y se dice de la persona que ve el aspecto desfavorable de las cosas, así como del valor menor a cero. En fotografía es la imagen reproducida contraria a lo que se ve en realidad y en física se refiere a que tiene carga eléctrica del mismo tipo que la del electrón.

Hemos pasado los últimos tres años entre resultados positivos y negativos, lo que me hace pensar en la relatividad constante en que vivimos porque recibir un resultado positivo nos coloca al mismo tiempo en el plano de lo negativo como “fuera de la jugada” y cuando obtenemos el tan ansiado resultado negativo; en realidad, nos colocamos en el lado favorable de la pandemia (si es que alguno queda) y volvemos al “campo de juego”. Así vamos de lo positivo a lo negativo como polos opuestos de una pila eléctrica.

Obtener un resultado negativo en tiempos pandémicos también provoca cierto grado de culpa por estar del otro lado del campo de batalla y desconocer el sufrimiento que padecen los que resultan positivos y entonces todo se vuelve confuso y contradictorio porque ser positivo equivale a entrar en el plano negativo de la existencia y viceversa. Ver el lado positivo de una situación no siempre es posible si se está sumido en una actitud negativa por algún suceso en particular.

Y así vamos de positivo a negativo sin lograr distinguir lo uno de lo otro porque apenas se vislumbra un pensamiento positivo y llega la sombra de lo negativo para derrumbar toda ilusión y porque resulta complejo sentirse positivo en medio de tanta negatividad esparciéndose por todas partes.

Así es que se le va dando importancia a #laspequeñascosas de la vida porque es probable que no hayamos dedicado tiempo a reflexionar respecto a esas cuestiones positivas o negativas que nos rodean y a la interpretación que les damos o a la percepción desde la cual las juzgamos puesto que no habíamos experimentado un suceso de tal magnitud como lo es una pandemia que nos colocara de cabeza en todos los sentidos y que pusiera el foco en todo eso que es invisible a los ojos (parafraseando al personaje de El Principito). No es que se trate de ser lo uno o lo otro sino de reconocer que vivimos entre ambas polaridades, lo cual nos impulsa a guardar el equilibrio para no perecer en las garras del falso positivo ni del extremo negativo.

A manera de colofón: En menos de una semana, tres de siete colaboradores de mi equipo de trabajo resultaron positivos a COVID-19, una más tiene fuerte infección en la garganta con probabilidad de evolucionar a bronquitis y al cierre de la presente colaboración, la profesora titular de mi hijo envió mensaje de suspensión de clases virtuales por el mismo caso. Hace algunas semanas la doctora Jo Ruiz-Healy advertía que esto sucedería y que el problema no paraba en los contagios sino en los ausentismos laborales, en la falta de servicios y en la baja de productividad; desde entonces, empecé a utilizar doble cubrebocas y reforcé las medidas de prevención que todos ya conocemos, aun así, el día sábado tuve que hacer una prueba para descartar el contagio y afortunadamente salí negativa (lo cual me hizo sentir positiva) pero sin fuerza de trabajo nada puede hacerse en el campo laboral; del otro lado de la moneda, la angustia por tener que elegir entre conectar a mi hijo a sus clases virtuales o dedicarle tiempo al trabajo desaparece con el resultado positivo de su profesora, lo cual se vuelve un impacto negativo para la formación y aprovechamiento escolar del niño.

 

Comentarios


object(WP_Query)#18085 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(3) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(74863) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "28-04-2022" ["before"]=> string(10) "26-05-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(3) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(74863) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "28-04-2022" ["before"]=> string(10) "26-05-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(11) "vivir-mejor" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#18088 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(3) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(3) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#17951 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#17949 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "28-04-2022" ["before"]=> string(10) "26-05-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(502) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-04-28 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-05-26 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (74863) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (3) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#17986 (24) { ["ID"]=> int(78945) ["post_author"]=> string(1) "5" ["post_date"]=> string(19) "2022-05-16 10:20:43" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-05-16 15:20:43" ["post_content"]=> string(5910) "“El instante es la continuidad del tiempo, pues une el tiempo pasado con el tiempo futuro.” – Aristóteles / Filósofo griego / 388 - 322 a.C. El tiempo de confinamiento obligado para evitar el contagio por COVID-19 y que ha marcado en nuestra vida un antes y después anhelaba en su inicio ser el momento preciso para un cambio de mentalidad y de filosofía de vida. Dos años después nada ha cambiado en lo general porque los males que aquejan a la humanidad (desde siempre presentes) no han desaparecido sino que han empeorado con gobiernos de show y entretenimiento, medios de comunicación vendidos y una notable ausencia de líderes en todos los ámbitos que realmente ofrezcan un cambio de raíz que nos otorgue la esperanza de un mundo mejor; sin embargo, a nivel personal la historia es diferente. Hace 3 años escribí en esta misma fecha un texto que hoy me resulta en exceso optimista quizá porque fue escrito desde el dolor pues me encontraba en la antesala del deceso de mi padre y por tanto, en la negación absoluta de lo que la intuición sabía desde tiempo atrás. Elegí celebrar mi cuarenta aniversario en aquél momento porque estaba cierta de que a partir de ahí todo cambiaría en mi vida y mi pretensión era dejar memoria de lo que ocurría razón por la cual también le dediqué la colaboración semanal en este espacio. Lo que siguió a aquella celebración con mariachi incluido fue el funeral de papá al que le siguieron tiempos funestos en los que me sentí realmente perdida y rota aunque me levantaba cada día para ir a trabajar, dejar a mi hijo en la escuela y seguir adelante, siempre adelante aunque en lo profundo de mi ser parecía que todos y cada uno de mis días libraba una batalla campal contra un alien. Nueve meses después de llegar al cuarto escalón (como le llaman ahora al acto de llegar a la cuarta década de vida) llegó también la pandemia y con ella, el aislamiento. Me recluí en mi casa y como si hubiera sido arrastrada por una enorme ola después de perder todo lo que tenía a mi alcance, primero recuperé la respiración, toqué tierra y poco a poco fui encontrando lo perdido con la marea. Siguieron meses de buscar por todos los medios acercarme a la paz y tranquilidad, sanar la profunda herida, vivir y procesar el duelo, perdonar.  Este año la vida me regala el don divino de volver a publicar (y de seguir con vida) justo el día de mi cumpleaños y la coincidencia con un suceso universal: el eclipse total con luna de sangre, llamada luna llena de flores porque en la mayor parte del hemisferio norte las flores con sus colores brillantes abundan en praderas y árboles nada más y nada menos como si los astros se alinearan a mi favor y entonces no puedo evitar recordar los versos del poema de Benedetti: “…por cábala lo digo y por las dudas lo canto... porque el cielo de tenerte me parece fantasía…” Y sí, me parece una fantasía sentir y saber superada la etapa más dolorosa de mi vida pero a la vez me llena de alegría reconocer que esta mujer que hoy cumple años no es la misma que escribía en 2019 porque me siento más segura, acompañada de amigos y familiares, serena, alegre, libre y entonces recuerdo eso que escribió Haruki Murakami: “Y una vez que la tormenta termine, no recordarás cómo lo lograste, cómo sobreviviste. Ni siquiera estarás seguro si la tormenta ha terminado realmente. Pero una cosa sí es segura. Cuando salgas de esa tormenta, no serás la misma persona que entró en ella. De eso se trata esta tormenta.”  Papá tenía la costumbre de acompañar los obsequios que religiosamente elegía para mí en cada celebración con un mensaje que salía de lo más profundo de su corazón. En mayo de 2009 escribió una nota para mí: “El camino hacia el amor te llevará hacia la felicidad sin omitir las lágrimas, pero, encontrarás la verdad, que es: la iluminación. T. Q. M. Tu papá”. Él tenía la sensibilidad para resaltar la importancia de #laspequeñascosas de la vida y escribirlas o fotografiarlas. Sin saberlo, me dejó recordatorios o quizá su energía sigue conmigo en forma de notas para recordarme ¡Ser feliz! Y soñar que lo mejor siempre está por llegar a pesar de los retos y obstáculos pues de eso se trata la vida: de sacar nuestra mejor versión, de crecer, de reinventarse, levantarse y seguir principalmente cuanto el motor de cada día tiene siete años (casi ocho) y te contagia un entusiasmo a prueba de todo. A manera de colofón: el momento adecuado u oportuno, eso que los cristianos llaman “el tiempo de Dios” se conoce como kairós, concepto filosófico de origen griego que representa el instante preciso en que algo importante sucede y que a diferencia de cronos es de naturaleza cualitativa, fue considerado el hijo menor de Zeus y representaba la oportunidad al traer las cosas en el momento preciso por lo que en el cristianismo se considera como el tiempo necesario para que se cumpla la voluntad de Dios. Segura estoy de que es el momento preciso para retomar el rumbo y ser cada vez más yo, más auténtica, más esencia y menos apariencia. ¡Gracias vida!  " ["post_title"]=> string(28) "Las pequeñas cosas: kairós" ["post_excerpt"]=> string(207) "Y sí, me parece una fantasía sentir y saber superada la etapa más dolorosa de mi vida pero a la vez me llena de alegría reconocer que esta mujer que hoy cumple años no es la misma que escribía en 2019." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(25) "las-pequenas-cosas-kairos" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-05-16 10:20:43" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-05-16 15:20:43" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=78945" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17889 (24) { ["ID"]=> int(78564) ["post_author"]=> string(2) "77" ["post_date"]=> string(19) "2022-05-03 11:27:24" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-05-03 16:27:24" ["post_content"]=> string(4516) "La naturaleza, dueña original de un planeta  que ahora llamamos “nuestro”, no deja de filtrarse entre los elementos hechos por el hombre, para manifestarse en sus muy diversas formas.   Cuando evocamos nuestros primeros recuerdos de  infancia, invariablemente surgirán elementos naturales en patios, parques o pequeñas macetas en casa de la abuela.  La naturaleza con su variedad de colores, aromas y texturas, nos acompaña desde los primeros años de vida hasta el momento actual.  Sucede, sin embargo, que hemos dejado de apreciar sus características. Damos por hecho su existencia y así dejamos de apreciar su magnificencia. Esta mañana salí a mi patio en el cual convive más de una docena de macetas con variedades de plantas de ornato o de olor a las que paso visita.  La gardenia comenzó a dar flores hace poco más de una semana.  A ratos me resisto a cortarlas y colocarlas en un florero en el interior de la casa.  Esta vez no me pude resistir; han proliferado tanto, que me traje tres de ellas que coloqué a un lado de mi ordenador. No deja de asombrarme la mansedumbre de estos seres vivos, que se someten a la voluntad del ser humano con total docilidad. Conforme las poblaciones crecen y se diversifican, los seres vivientes adoptan un orden impuesto desde fuera.   Las plantas lo hacen, como lo hacen también las aves de corral o aquellos animales que preparamos para convertirlos en nuestras mascotas.  La pregunta sería: ¿Hasta qué punto tenemos la sensibilidad o la destreza para manejarlos de la mejor manera…? Vivimos en un mundo posmoderno muy visual.  Tienen poca participación los sentidos más allá de la vista y el oído.  Tal vez no registremos estímulos que el olfato, el gusto o el tacto nos transmiten, y que finalmente enriquecen nuestras percepciones.  Dichos estímulos están en nuestro entorno inmediato, esperando ser descubiertos, pero son tantas las veces que el radio que abarcan  nuestros sentidos no alcanza a incluirlos.  De hecho, de esa forma nos estamos perdiendo gran parte de la fiesta de la vida. Hace algunos días leí un fragmento que me agradó: En esta vida la dicha no depende de aquello que nos suceda, sino de cómo asumamos lo que nos sucede.   Como tantas otras situaciones en torno nuestro, a mayor apertura de los sentidos hacia el exterior, desarrollamos una oportunidad más amplia  para gozar por el camino.  Al contrario, entre más nos encerremos en nuestros propios asuntos, más se limita el panorama.  Hallamos un menor número de elementos capaces de provocar  sensaciones dignas de ser recordadas. ¡Qué maravilloso resulta hallarnos en la proximidad de la naturaleza, sea cual sea su extensión! Descubrir cómo interactúan unos elementos con otros para resultar en prodigios que se van sucediendo, uno tras otro, para nuestro goce.  Nuestros niños de brazos vienen con el equipo digital incluido; la pantalla captura su atención por la luz, el movimiento y el sonido.  Dichos elementos atrapan su atención a la vez que inhiben el desarrollo de la corteza prefrontal.  Desde bebés ellos se vuelven pasivos frente a lo que ocurre en su entorno y van restando importancia a la toma de decisiones en su día a día.  Avanzan a un punto de esperar que otros determinen por ellos, lo que se vuelve grave, tanto para su vida personal como colectiva. A ratos, haciendo uso de la imaginación, intento comparar los aprendizajes de un ser humano antes y después del uso masivo de adminículos digitales.  Hallo que es una labor titánica trabajar en captar la atención de los pequeños cuando hay tantos distractores electrónicos.  Definitivamente la realidad presencial es mucho más rica que la virtual, así esta última se nos presente muy atractiva. Habrá, sin embargo, que entrenar a esos niños para utilizar los elementos que el mundo real nos ofrece.  El desarrollo de la sensibilidad y el cuidado frente a las diversas formas de vida permitirá que se organicen sociedades en las que la belleza, el respeto y la empatía lleven la batuta.  No se necesitan recursos extraordinarios: desde la maceta de una planta de orégano  en casa, la naturaleza es capaz de convertirse en la mejor maestra." ["post_title"]=> string(21) "Las mejores lecciones" ["post_excerpt"]=> string(119) "Desde la maceta de una planta de orégano  en casa, la naturaleza es capaz de convertirse en la mejor maestra de vida." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(21) "las-mejores-lecciones" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-05-03 11:27:24" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-05-03 16:27:24" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=78564" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#17986 (24) { ["ID"]=> int(78945) ["post_author"]=> string(1) "5" ["post_date"]=> string(19) "2022-05-16 10:20:43" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-05-16 15:20:43" ["post_content"]=> string(5910) "“El instante es la continuidad del tiempo, pues une el tiempo pasado con el tiempo futuro.” – Aristóteles / Filósofo griego / 388 - 322 a.C. El tiempo de confinamiento obligado para evitar el contagio por COVID-19 y que ha marcado en nuestra vida un antes y después anhelaba en su inicio ser el momento preciso para un cambio de mentalidad y de filosofía de vida. Dos años después nada ha cambiado en lo general porque los males que aquejan a la humanidad (desde siempre presentes) no han desaparecido sino que han empeorado con gobiernos de show y entretenimiento, medios de comunicación vendidos y una notable ausencia de líderes en todos los ámbitos que realmente ofrezcan un cambio de raíz que nos otorgue la esperanza de un mundo mejor; sin embargo, a nivel personal la historia es diferente. Hace 3 años escribí en esta misma fecha un texto que hoy me resulta en exceso optimista quizá porque fue escrito desde el dolor pues me encontraba en la antesala del deceso de mi padre y por tanto, en la negación absoluta de lo que la intuición sabía desde tiempo atrás. Elegí celebrar mi cuarenta aniversario en aquél momento porque estaba cierta de que a partir de ahí todo cambiaría en mi vida y mi pretensión era dejar memoria de lo que ocurría razón por la cual también le dediqué la colaboración semanal en este espacio. Lo que siguió a aquella celebración con mariachi incluido fue el funeral de papá al que le siguieron tiempos funestos en los que me sentí realmente perdida y rota aunque me levantaba cada día para ir a trabajar, dejar a mi hijo en la escuela y seguir adelante, siempre adelante aunque en lo profundo de mi ser parecía que todos y cada uno de mis días libraba una batalla campal contra un alien. Nueve meses después de llegar al cuarto escalón (como le llaman ahora al acto de llegar a la cuarta década de vida) llegó también la pandemia y con ella, el aislamiento. Me recluí en mi casa y como si hubiera sido arrastrada por una enorme ola después de perder todo lo que tenía a mi alcance, primero recuperé la respiración, toqué tierra y poco a poco fui encontrando lo perdido con la marea. Siguieron meses de buscar por todos los medios acercarme a la paz y tranquilidad, sanar la profunda herida, vivir y procesar el duelo, perdonar.  Este año la vida me regala el don divino de volver a publicar (y de seguir con vida) justo el día de mi cumpleaños y la coincidencia con un suceso universal: el eclipse total con luna de sangre, llamada luna llena de flores porque en la mayor parte del hemisferio norte las flores con sus colores brillantes abundan en praderas y árboles nada más y nada menos como si los astros se alinearan a mi favor y entonces no puedo evitar recordar los versos del poema de Benedetti: “…por cábala lo digo y por las dudas lo canto... porque el cielo de tenerte me parece fantasía…” Y sí, me parece una fantasía sentir y saber superada la etapa más dolorosa de mi vida pero a la vez me llena de alegría reconocer que esta mujer que hoy cumple años no es la misma que escribía en 2019 porque me siento más segura, acompañada de amigos y familiares, serena, alegre, libre y entonces recuerdo eso que escribió Haruki Murakami: “Y una vez que la tormenta termine, no recordarás cómo lo lograste, cómo sobreviviste. Ni siquiera estarás seguro si la tormenta ha terminado realmente. Pero una cosa sí es segura. Cuando salgas de esa tormenta, no serás la misma persona que entró en ella. De eso se trata esta tormenta.”  Papá tenía la costumbre de acompañar los obsequios que religiosamente elegía para mí en cada celebración con un mensaje que salía de lo más profundo de su corazón. En mayo de 2009 escribió una nota para mí: “El camino hacia el amor te llevará hacia la felicidad sin omitir las lágrimas, pero, encontrarás la verdad, que es: la iluminación. T. Q. M. Tu papá”. Él tenía la sensibilidad para resaltar la importancia de #laspequeñascosas de la vida y escribirlas o fotografiarlas. Sin saberlo, me dejó recordatorios o quizá su energía sigue conmigo en forma de notas para recordarme ¡Ser feliz! Y soñar que lo mejor siempre está por llegar a pesar de los retos y obstáculos pues de eso se trata la vida: de sacar nuestra mejor versión, de crecer, de reinventarse, levantarse y seguir principalmente cuanto el motor de cada día tiene siete años (casi ocho) y te contagia un entusiasmo a prueba de todo. A manera de colofón: el momento adecuado u oportuno, eso que los cristianos llaman “el tiempo de Dios” se conoce como kairós, concepto filosófico de origen griego que representa el instante preciso en que algo importante sucede y que a diferencia de cronos es de naturaleza cualitativa, fue considerado el hijo menor de Zeus y representaba la oportunidad al traer las cosas en el momento preciso por lo que en el cristianismo se considera como el tiempo necesario para que se cumpla la voluntad de Dios. Segura estoy de que es el momento preciso para retomar el rumbo y ser cada vez más yo, más auténtica, más esencia y menos apariencia. ¡Gracias vida!  " ["post_title"]=> string(28) "Las pequeñas cosas: kairós" ["post_excerpt"]=> string(207) "Y sí, me parece una fantasía sentir y saber superada la etapa más dolorosa de mi vida pero a la vez me llena de alegría reconocer que esta mujer que hoy cumple años no es la misma que escribía en 2019." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(25) "las-pequenas-cosas-kairos" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-05-16 10:20:43" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-05-16 15:20:43" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=78945" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(16) ["max_num_pages"]=> float(8) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "cfc78ef0ad725bfe6667cd445a358d58" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

Las pequeñas cosas: kairós

Y sí, me parece una fantasía sentir y saber superada la etapa más dolorosa de mi vida pero a la vez me...

mayo 16, 2022

Las mejores lecciones

Desde la maceta de una planta de orégano  en casa, la naturaleza es capaz de convertirse en la mejor maestra de vida.

mayo 3, 2022




Más de categoría
Propuestas infalibles para deshacerte del drama

Propuestas infalibles para deshacerte del drama

Alejarlo para siempre te permitirá disfrutar de una vida abundante y en paz.

mayo 25, 2022

¿Qué es vivir en Atención Plena?

Sobre el Mindfulness hay muchos mitos. Muy pocos saben cómo alcanzarlo y ponerlo en práctica. Maribel Rodríguez Pacheco, especialista...

mayo 23, 2022
LA CONSTITUCIÓN. ¿Y ESO CON QUÉ SE COME?

LA CONSTITUCIÓN. ¿Y ESO CON QUÉ SE COME?

La Carta Magna busca proteger los derechos e intereses de todos los ciudadanos en relación con el actuar del...

mayo 19, 2022
La importancia de cerrar ciclos

La importancia de cerrar ciclos

Vivir en el pasado implica anclarte a la tristeza y al sufrimiento.

mayo 18, 2022