Las pequeñas cosas: aniversario

“A Alonso por elegirme como mamá y por ser el motivo que me impulsa a ser mejor cada día, por traer a mi vida el equilibrio, la paz y el amor”.  – Yo, Mamá (Ed. Acribus).  ...

26 de julio, 2021 Las pequeñas cosas: aniversario

“A Alonso por elegirme como mamá y por ser el motivo que me impulsa a ser mejor cada día, por traer a mi vida el equilibrio, la paz y el amor”. 

– Yo, Mamá (Ed. Acribus).

 

El origen de mi cacería por las pequeñas cosas de la vida se remonta a mi infancia cuando aprendí a través de la mirada de un artista plástico, que fue mi tío, a apreciar las puestas de sol, los caminos empedrados de los pueblos, la brisa del amanecer en la playa o el calor de un fuego de chimenea, el cual resurgió con más fuerza a partir del proceso de maternidad y que justo me llevó de regreso a plasmar con palabras el efecto de cada momento que habitualmente pasa desapercibido entre la prisa diaria, pero que determina nuestra vida en muchos sentidos.

En un día como hoy (bueno, en realidad fue un sábado a las 20.11hrs) del año 2014 le di la bienvenida a Alonso, mi único y maravilloso hijo que como buena mamá gallina lo puedo llenar de virtudes, pero reconozco su temperamento que choca con el mío, así como su genialidad que me enseña cada día a recordar lo importante y distinguirlo de lo urgente (parafraseando a Mafalda), llegó a tiempo, sano, enorme y tranquilo; me permitió dormir de corrido todas mis noches, no padeció cólicos ni lloraba enérgicamente reclamando comida o brazos y le dio sentido a mi vida de una forma que aún sigo explicándome porque todo lo transformó y porque no soy ni la sombra de la mujer que fui antes de su nacimiento, pero me siento mejor, más feliz, más cansada y menos glamourosa, pero con muchosidad (como Alicia en el país de las maravillas versión Tim Burton).

Y cómo no escribir de él si seis de sus siete años los he pasado colaborando para este espacio que me abrió las puertas a ese mundo antes explorado que me permitió publicar en gacetas escolares y suplementos culturales en mi época de estudiante y que se consolida semana a semana a través de las pequeñas cosas que encuentro camino al trabajo o al abrir la ventana de mi recámara o en la sonrisa de Alonso y que se convierten en colaboraciones autobiográficas sin sentido para muchos, pero que serán referencia para todos aquéllos que se permitan hacer una pausa y descubrir que en medio del caos existen pequeños diamantes que puliéndolos nos regalan un hermoso brillo y nos llenan de sentido.

Siete años como mamá se dicen fácil, pero requieren de desvelos, de mucho aprendizaje y de abandonarse a sí misma en el mejor sentido de la expresión para dar vida a otro ser, para dejarse habitar, para permitirse ser invadida y conquistada por un amor que es inigualable e inagotable y que sabe transmitir con una mirada la emoción más profunda y genuina que se haya conocido jamás. Alonso es mi familia y también es brújula, radar, termómetro, cómplice, reloj, mosquetero, juez, espejo y fiel compañero, porque a donde quiera que yo vaya él acompaña mis pasos y yo los de él. Juntos hemos aprendido de arte, de duelos por la pérdida de su abuelo, de letras, de juegos, de colores, de risas y llantos, de abrazos y miradas tiernas, de alegatos por la comida y de deleite por los postres que compartimos. Hace unos días lo observaba dormir y me preguntaba cómo es exactamente que funciona eso de crear una vida, de albergar una célula que tras 294 días (aproximadamente) se convierte en una versión pequeñita de humano con todas sus funciones y órganos como si de magia se tratara y que la ciencia más avanzada no podría explicar dado que cantidad de embarazos no llegan a término por diversas causas que tampoco tienen explicación científica en la mayoría de los casos.

Los hijos transforman cuando se tiene la sensibilidad para permitirlo porque es entonces que todas las respuestas que se tenían hasta ese momento empiezan a formular nuevas preguntas y se pone a prueba lo aprendido porque es a través de la maternidad o la paternidad que los egos se derrumban y lo único importante es ser guía y ejemplo, el mejor y lo mejor que se pueda con lo que se tiene y con lo que se consigue porque entonces se es capaz de todo por una sonrisa o una mirada llenas de alegría que nada piden, que nada esperan y que en cambio, brindan el más profundo amor y la más grande de las satisfacciones.

Es que así son #laspequeñascosas de la vida: diminutas, indecibles, inesperadas, absolutas y hermosas si se les aprende a ver bien con el corazón. 

¡Feliz cumpleaños, Alonso!

 

Comentarios


object(WP_Query)#18802 (52) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(3) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(68605) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "04-01-2023" ["before"]=> string(10) "01-02-2023" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(66) { ["cat"]=> int(3) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(68605) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "04-01-2023" ["before"]=> string(10) "01-02-2023" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(11) "vivir-mejor" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["update_menu_item_cache"]=> bool(false) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#18806 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(3) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(3) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#18804 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#18805 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "04-01-2023" ["before"]=> string(10) "01-02-2023" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(502) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2023-01-04 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2023-02-01 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (68605) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (3) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#18803 (24) { ["ID"]=> int(88077) ["post_author"]=> string(2) "81" ["post_date"]=> string(19) "2023-01-23 14:10:14" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2023-01-23 19:10:14" ["post_content"]=> string(11919) "¿Cuestión de fe, ética o valores? La importancia de la espiritualidad en niños y jóvenes “La espiritualidad no es una fórmula; no es una prueba. Es una relación. La espiritualidad no se trata de competencia, se trata de intimidad.  La espiritualidad no se trata de la perfección, se trata de la conexión”. -Mike Yaconelli. En un mundo en el que niños y jóvenes están cada vez más sobreestimulados (sobre todo a través de la tecnología y los medios de difusión), en el que la inmediatez, los excesos, la violencia, la “cosificación” y la “desechabilidad” son parte del transcurrir cotidiano, en el que no creer en nada ni en nadie no es nada más común, sino que para muchos, además, parece “correcto”,  y en el que los padres (queriéndolo o no) deben ausentarse gran parte del día y dejarlos solos, la espiritualidad cobra un papel más que relevante en su desarrollo y formación integral: hoy ya no nada más es importante, hoy la necesitan. Lo primero que debemos tener claro al abordar este tema es que hablar de espiritualidad no significa, necesariamente, hablar de religión. Esta, además de ser una confusión generalizada es la causa principal del rechazo casi inmediato que muchos padres “sigloventiuneros” muestran al pensar siquiera en una formación espiritual para sus hijos. La realidad es que todos los seres humanos somos también seres espirituales y que la espiritualidad, más allá de cualquier religión, doctrina o culto, se refiere a la vida interior, a encontrar un sentido a todo lo que hacemos y a lograr un equilibrio interno que nos permita convivir con el mundo de manera feliz y armoniosa (suena sencillo pero no lo es tanto; al menos no si no lo hemos aprendido desde pequeños y/o no contamos con las herramientas suficientes para alcanzar estos objetivos). Tiene que ver, también, con encontrar respuestas a las preguntas trascendentales que la humanidad se ha hecho desde el inicio de los tiempos (¿por qué y para qué estamos aquí? ¿Hacia dónde vamos? ¿Tiene sentido lo que hacemos? ¿Para qué vivir?) y, en este sentido, los niños son verdaderos maestros, tanto por su inagotable curiosidad, como por el sentido espiritual innato que demuestran a cada instante. Beneficios de la espiritualidad Entendiendo entonces, la espiritualidad como el conjunto interno de creencias, actitudes, valores y disciplina que nos permite encontrar la paz interior, estimular la esperanza, reforzar las conductas positivas y, lo más importante, dar un verdadero sentido a todo lo que hacemos, algunos de los beneficios que aporta la realización de cualquier actividad espiritual, son (respuestas obtenidas en una encuesta realizada a jóvenes por Antonhy James, investigador de la Universidad de Missouri): – Tener un propósito – Mantener vínculos, incluidos aquellos que se establecen con un poder superior (normalmente Dios), con otras personas y con la naturaleza. – Tener una base de bienestar que incluya la alegría y la plenitud, la energía y la paz. – Tener convicción. – Tener autoconfianza. – Tener el impulso de la virtud, por ejemplo, estar motivado para hacer lo correcto y decir la verdad. También, de forma más general, podemos mencionar:
  • Descubrir el sentido de la vida.
  • Mejorar los sentimientos de paz.
  • Sobrellevar los tiempos difíciles y de estrés.
  • Sentirse más seguro y acompañado.
  • Comunicarse mejor con las personas más cercanas.
  • Evitar la violencia.
  • Rechazar las drogas o el alcohol.
  • La capacidad de pensar en temas abstractos.
  • Poder reflexionar sobre uno mismo (metareflexión).
  • Ver el mundo desde otras perspectivas
¿Y qué dice la ciencia? Además de encuestas como la mencionada anteriormente, numerosos estudios científicos se han enfocado en analizar detalladamente el impacto de la espiritualidad en niños y jóvenes y, en general, en los seres humanos, arrojando datos como:
  • En un estudio llevado a cabo por psicólogos del Spirituality Mind Body Institute, se concluyó que los niños con una espiritualidad más desarrollada tienen un 40% menos de probabilidades de usar y abusar de sustancias, un 60% menos de estar deprimidos en la adolescencia y un 80% menos de probabilidades de tener relaciones sexuales peligrosas o sin protección.
  • Otro estudio, realizado el año pasado por científicos de la University of British Columbia de Canadá y en el que participaron 761 niños, señaló que la espiritualidad influye hasta en un 26% en la felicidad infantil, mientras que otros aspectos como el dinero sólo tienen una influencia del 1%.
  • Desde la perspectiva neurocientífica “la espiritualidad” no es  un concepto religioso sino que es una función inherente al cerebro humano y que está presente aún en aquellas personas que no tienen fe religiosa alguna.
  • Neurocientíficos como Andrew Newberg, autor del libro “Principles of Neurotheology” han demostrado que el cerebro de los monjes budistas, acostumbrados durante años a practicar la meditación, muestran un menor envejecimiento neuronal, mayor capacidad de memoria y retención e incluso una mejor resistencia a la sensación del dolor.
Y entonces… ¿Cómo podemos desarrollar la espiritualidad en nuestros hijos y alumnos? Partiendo del hecho de que la práctica de la espiritualidad está profundamente ligada a la curiosidad humana, a la motivación y la creatividad, a la necesidad de canalizar emociones como el miedo, la ansiedad, la sensación de soledad, el estrés y, el vacío, además de la búsqueda del bienestar interno, la calma mental y la sanación emocional, algunas estrategias que ayudarán a desarrollarla en niños y jóvenes (y, por supuesto, en nosotros mismos), pueden ser:
  • Aprender a vivir en el aquí y el ahora.
  • Buscar momentos de paz, reflexión y contemplación.
  • Disfrutar de la naturaleza.
  • Meditar
  • Practicar yoga.
  • Promover la gratitud como un hábito diario.
  • Servir a los demás.
  • Hacer reflexiones en familia.
  • Apreciar y practicar las disciplinas artísticas.
  • Escribir los pensamientos y sentimientos propios frecuentemente.
  • Establecer “rituales” al despertar o antes de dormir (como dar gracias).
  • Valorar la vida en cualquiera de sus expresiones.
  • Escuchar el silencio.
Y la religión… ¿Dónde queda entonces? No hay duda de que si se tienen creencias religiosas, estas representarán, no nada más un gran punto de partida en la búsqueda del bienestar interno, sino, además, un gran soporte espiritual y emocional en el desarrollo de niños y jóvenes. La creencia en que existe algo más grande que nosotros, a partir del fundamento filosófico y el sistema de valores que cada religión represente, puede ayudarles a saber y sentir que no están solos, a a reforzar sus valores y su sentido ético, y a encontrar la fortaleza espiritual necesaria para alejarse, con mayor convicción, de situaciones de riesgo. Sin embargo, sea cual sea la fe o el sentido religioso que pretendamos inculcarles lo más importante es hacerlo desde un lugar que, más allá de los dogmas o la “divinidad”, les presente figuras espirituales “aterrizadas”, que también fueron humanas, que tuvieron grandes luchas internas, que sufrieron y gozaron como cualquiera de nosotros y que lograron alcanzar esa “santidad” o “”perfección” a base de fortaleza espiritual y de un profundo amor por los demás. Un niño feliz y espiritual será un adulto sano y exitoso Como vemos entonces, encontrar la paz interna, aprender a ser agradecidos por lo que se tiene y construir todo un sistema de valores que ayude a sobrellevar con fortaleza las vicisitudes de la vida, no es resultado de una fórmula mágica, sino un proceso permanente en el que padres y colegio debemos participar cerrando filas todos los días, en cada aspecto y a cada instante, para que los niños y jóvenes que hoy están en nuestras manos, crezcan con las herramientas que les permitan no sólo ser adultos sanos y felices, sino también los afortunados creadores de una realidad infinitamente más armoniosa, feliz y mejor. Visita nuestra página y conoce el modelo educativo integral que estás buscando para tu familia." ["post_title"]=> string(93) "¿Cuestión de fe, ética o valores? La importancia de la espiritualidad en niños y jóvenes" ["post_excerpt"]=> string(183) "La espiritualidad, más allá de cualquier religión, doctrina o culto, se refiere a la vida interior, a encontrar un sentido a todo lo que hacemos y a lograr un equilibrio interno. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(85) "cuestion-de-fe-etica-o-valores-la-importancia-de-la-espiritualidad-en-ninos-y-jovenes" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2023-01-23 14:10:14" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2023-01-23 19:10:14" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=88077" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#18771 (24) { ["ID"]=> int(87781) ["post_author"]=> string(1) "5" ["post_date"]=> string(19) "2023-01-16 11:06:04" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2023-01-16 16:06:04" ["post_content"]=> string(5425) "Sin intención, seguimos en el tren (pero no del metro) de lo musical y damos un ligero vistazo al fenómeno Shakira que no tiene nada nuevo qué ofrecer desde que pasó de ser la cantante de pies descalzos hasta que se convirtió en una copia barata de Paquita la del Barrio con un tema hiriente, repetitivo en el ritmo de las primeras notas y vacío aunque eso sí, con la bandera de mujer empoderada y que factura en lugar de llorar. Nada nuevo salvo el jugoso negocio que a nivel de marketing supone el lanzamiento de su nuevo sencillo y el juego que ha dado a diversas marcas, memes, tendencias en redes sociales y un largo etcétera. Las nuevas generaciones necesitan identificarse con celebridades actuales y proyectar sus dolores en el dolor ajeno, lo cual funciona como fórmula mágica para alcanzar fama y éxito aunque ello no garantice calidad, fondo y forma. En sus días, allá por 1961, Toña “La Negra” cantaba al son del bolero: “Después que todo te lo dio mi pobre corazón herido, has vuelto a verme para que yo sepa de tu desventura… Ya no podré ni perdonar ni darte lo que tú me diste… Y si pretendes remover las ruinas que tú mismo hiciste, sólo cenizas hallarás de todo lo que fue mi amor.” Lola Beltrán, con su distinguida voz y en tono ranchero cantó “Si me engañabas con tu labia traicionera, la puñalada que me diste fue trapera.” Décadas después, una adolorida Lupita D’Alessio reclamaba a tono de balada pop: “Ven, si eres hombre ven a verme y háblame cara a cara, frente a frente. Un cobarde y mentiroso como tú, sin valor, sin dignidad”.  Y podríamos seguir con la lista de las mujeres célebres que a través de su canto han evidenciado las traiciones sufridas por sus parejas, es decir, que la historia se repite porque es de humanos errar y porque nada bueno surge de un acuerdo millonario entre dos celebridades. Pero ¿qué necesidad de hacer público una cuestión tan íntima y privada? Que resulta en jugosas ganancias para los implicados directa o indirectamente y porque son de los mejores distractores para un mundo caótico como en el que vivimos.  No entremos en detalles de género, pero recordemos que ya María Félix había dicho aquello de que: “A un hombre hay que llorarle tres días… Y al cuarto, te pones tacones y ropa nueva”. En lo personal, me quedo con lo dicho por “La Doña”, lo demás es pérdida de tiempo con todo y las facturas de por medio porque el dolor no se monetiza y por el contrario, se enquista si no se le procesa, recordemos que también de dolor se canta. Coincidencia que tan sólo tres días después de que escribí respecto a la relación de Elvis Presley con mi padre, falleciera Lisa Marie Presley en situaciones similares a las de su padre. Coincidencia es pensar en alguien y encontrarlo de frente en el lugar menos esperado. Dice la canción: “Tantos siglos, tantos mundos, tanto espacio y coincidir”. Resulta claro que tuve una semana llena de coincidencias.  Al parecer, nada nuevo hay bajo el sol, la vida sigue con sus retos y dificultades de siempre aunque “Nosotros, los de entonces, ya no somos los mismos.” (Pablo Neruda, Poema 20). A decir de los gurús del desarrollo humano, el liderazgo y el marketing, se debe aprender a priorizar y a darle valor a las grandes cosas de la vida como la familia, el amor o las amistades que representan lo más importante que podemos tener; por mi parte, sigo creyendo que el camino a esas grandes cosas lo marcan #laspequeñascosas como la empatía, la solidaridad, la honestidad, el amor, la verdad, la reciprocidad, un amanecer, el sol de cada día, las fases lunares, la lluvia, una mariposa; esos intersticios que Cortázar utilizaba muy bien para escribir. A manera de colofón: el Sistema de Transporte Colectivo Metro sigue sufriendo las consecuencias de años y años de abandono en materia de mantenimiento y recorte presupuestal (entre otros males). Dice la Jefa de Gobierno que ya se está trabajando en un plan de acción para dar solución a los usuarios y como parte de dicho plan, la Guardia Nacional vigila y resguarda a la ciudadanía en las diferentes líneas y estaciones. Sin embargo, al cierre de esta colaboración, la reapertura del tramo cerrado de la línea 12 que corre de Mixcoac a Tláhuac se vio opacada por el desfase de un vagón en la línea 7. En tiempos de campañas anticipadas, todo suma o todo resta y como siempre, el pueblo bueno es el que queda atrapado entre intereses políticos. La Jefa de Gobierno no lo tiene fácil. " ["post_title"]=> string(28) "Las pequeñas cosas: cenizas" ["post_excerpt"]=> string(129) "“Bienaventurado el hombre que no espera nada, porque nunca será decepcionado.” Alexander Pope (1688-1744), poeta Inglés. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(26) "las-pequenas-cosas-cenizas" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2023-01-19 02:06:52" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2023-01-19 07:06:52" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=87781" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#18803 (24) { ["ID"]=> int(88077) ["post_author"]=> string(2) "81" ["post_date"]=> string(19) "2023-01-23 14:10:14" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2023-01-23 19:10:14" ["post_content"]=> string(11919) "¿Cuestión de fe, ética o valores? La importancia de la espiritualidad en niños y jóvenes “La espiritualidad no es una fórmula; no es una prueba. Es una relación. La espiritualidad no se trata de competencia, se trata de intimidad.  La espiritualidad no se trata de la perfección, se trata de la conexión”. -Mike Yaconelli. En un mundo en el que niños y jóvenes están cada vez más sobreestimulados (sobre todo a través de la tecnología y los medios de difusión), en el que la inmediatez, los excesos, la violencia, la “cosificación” y la “desechabilidad” son parte del transcurrir cotidiano, en el que no creer en nada ni en nadie no es nada más común, sino que para muchos, además, parece “correcto”,  y en el que los padres (queriéndolo o no) deben ausentarse gran parte del día y dejarlos solos, la espiritualidad cobra un papel más que relevante en su desarrollo y formación integral: hoy ya no nada más es importante, hoy la necesitan. Lo primero que debemos tener claro al abordar este tema es que hablar de espiritualidad no significa, necesariamente, hablar de religión. Esta, además de ser una confusión generalizada es la causa principal del rechazo casi inmediato que muchos padres “sigloventiuneros” muestran al pensar siquiera en una formación espiritual para sus hijos. La realidad es que todos los seres humanos somos también seres espirituales y que la espiritualidad, más allá de cualquier religión, doctrina o culto, se refiere a la vida interior, a encontrar un sentido a todo lo que hacemos y a lograr un equilibrio interno que nos permita convivir con el mundo de manera feliz y armoniosa (suena sencillo pero no lo es tanto; al menos no si no lo hemos aprendido desde pequeños y/o no contamos con las herramientas suficientes para alcanzar estos objetivos). Tiene que ver, también, con encontrar respuestas a las preguntas trascendentales que la humanidad se ha hecho desde el inicio de los tiempos (¿por qué y para qué estamos aquí? ¿Hacia dónde vamos? ¿Tiene sentido lo que hacemos? ¿Para qué vivir?) y, en este sentido, los niños son verdaderos maestros, tanto por su inagotable curiosidad, como por el sentido espiritual innato que demuestran a cada instante. Beneficios de la espiritualidad Entendiendo entonces, la espiritualidad como el conjunto interno de creencias, actitudes, valores y disciplina que nos permite encontrar la paz interior, estimular la esperanza, reforzar las conductas positivas y, lo más importante, dar un verdadero sentido a todo lo que hacemos, algunos de los beneficios que aporta la realización de cualquier actividad espiritual, son (respuestas obtenidas en una encuesta realizada a jóvenes por Antonhy James, investigador de la Universidad de Missouri): – Tener un propósito – Mantener vínculos, incluidos aquellos que se establecen con un poder superior (normalmente Dios), con otras personas y con la naturaleza. – Tener una base de bienestar que incluya la alegría y la plenitud, la energía y la paz. – Tener convicción. – Tener autoconfianza. – Tener el impulso de la virtud, por ejemplo, estar motivado para hacer lo correcto y decir la verdad. También, de forma más general, podemos mencionar:
  • Descubrir el sentido de la vida.
  • Mejorar los sentimientos de paz.
  • Sobrellevar los tiempos difíciles y de estrés.
  • Sentirse más seguro y acompañado.
  • Comunicarse mejor con las personas más cercanas.
  • Evitar la violencia.
  • Rechazar las drogas o el alcohol.
  • La capacidad de pensar en temas abstractos.
  • Poder reflexionar sobre uno mismo (metareflexión).
  • Ver el mundo desde otras perspectivas
¿Y qué dice la ciencia? Además de encuestas como la mencionada anteriormente, numerosos estudios científicos se han enfocado en analizar detalladamente el impacto de la espiritualidad en niños y jóvenes y, en general, en los seres humanos, arrojando datos como:
  • En un estudio llevado a cabo por psicólogos del Spirituality Mind Body Institute, se concluyó que los niños con una espiritualidad más desarrollada tienen un 40% menos de probabilidades de usar y abusar de sustancias, un 60% menos de estar deprimidos en la adolescencia y un 80% menos de probabilidades de tener relaciones sexuales peligrosas o sin protección.
  • Otro estudio, realizado el año pasado por científicos de la University of British Columbia de Canadá y en el que participaron 761 niños, señaló que la espiritualidad influye hasta en un 26% en la felicidad infantil, mientras que otros aspectos como el dinero sólo tienen una influencia del 1%.
  • Desde la perspectiva neurocientífica “la espiritualidad” no es  un concepto religioso sino que es una función inherente al cerebro humano y que está presente aún en aquellas personas que no tienen fe religiosa alguna.
  • Neurocientíficos como Andrew Newberg, autor del libro “Principles of Neurotheology” han demostrado que el cerebro de los monjes budistas, acostumbrados durante años a practicar la meditación, muestran un menor envejecimiento neuronal, mayor capacidad de memoria y retención e incluso una mejor resistencia a la sensación del dolor.
Y entonces… ¿Cómo podemos desarrollar la espiritualidad en nuestros hijos y alumnos? Partiendo del hecho de que la práctica de la espiritualidad está profundamente ligada a la curiosidad humana, a la motivación y la creatividad, a la necesidad de canalizar emociones como el miedo, la ansiedad, la sensación de soledad, el estrés y, el vacío, además de la búsqueda del bienestar interno, la calma mental y la sanación emocional, algunas estrategias que ayudarán a desarrollarla en niños y jóvenes (y, por supuesto, en nosotros mismos), pueden ser:
  • Aprender a vivir en el aquí y el ahora.
  • Buscar momentos de paz, reflexión y contemplación.
  • Disfrutar de la naturaleza.
  • Meditar
  • Practicar yoga.
  • Promover la gratitud como un hábito diario.
  • Servir a los demás.
  • Hacer reflexiones en familia.
  • Apreciar y practicar las disciplinas artísticas.
  • Escribir los pensamientos y sentimientos propios frecuentemente.
  • Establecer “rituales” al despertar o antes de dormir (como dar gracias).
  • Valorar la vida en cualquiera de sus expresiones.
  • Escuchar el silencio.
Y la religión… ¿Dónde queda entonces? No hay duda de que si se tienen creencias religiosas, estas representarán, no nada más un gran punto de partida en la búsqueda del bienestar interno, sino, además, un gran soporte espiritual y emocional en el desarrollo de niños y jóvenes. La creencia en que existe algo más grande que nosotros, a partir del fundamento filosófico y el sistema de valores que cada religión represente, puede ayudarles a saber y sentir que no están solos, a a reforzar sus valores y su sentido ético, y a encontrar la fortaleza espiritual necesaria para alejarse, con mayor convicción, de situaciones de riesgo. Sin embargo, sea cual sea la fe o el sentido religioso que pretendamos inculcarles lo más importante es hacerlo desde un lugar que, más allá de los dogmas o la “divinidad”, les presente figuras espirituales “aterrizadas”, que también fueron humanas, que tuvieron grandes luchas internas, que sufrieron y gozaron como cualquiera de nosotros y que lograron alcanzar esa “santidad” o “”perfección” a base de fortaleza espiritual y de un profundo amor por los demás. Un niño feliz y espiritual será un adulto sano y exitoso Como vemos entonces, encontrar la paz interna, aprender a ser agradecidos por lo que se tiene y construir todo un sistema de valores que ayude a sobrellevar con fortaleza las vicisitudes de la vida, no es resultado de una fórmula mágica, sino un proceso permanente en el que padres y colegio debemos participar cerrando filas todos los días, en cada aspecto y a cada instante, para que los niños y jóvenes que hoy están en nuestras manos, crezcan con las herramientas que les permitan no sólo ser adultos sanos y felices, sino también los afortunados creadores de una realidad infinitamente más armoniosa, feliz y mejor. Visita nuestra página y conoce el modelo educativo integral que estás buscando para tu familia." ["post_title"]=> string(93) "¿Cuestión de fe, ética o valores? La importancia de la espiritualidad en niños y jóvenes" ["post_excerpt"]=> string(183) "La espiritualidad, más allá de cualquier religión, doctrina o culto, se refiere a la vida interior, a encontrar un sentido a todo lo que hacemos y a lograr un equilibrio interno. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(85) "cuestion-de-fe-etica-o-valores-la-importancia-de-la-espiritualidad-en-ninos-y-jovenes" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2023-01-23 14:10:14" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2023-01-23 19:10:14" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=88077" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(12) ["max_num_pages"]=> float(6) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "cb084919db56e709aaacb39a43ee63d7" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["allow_query_attachment_by_filename":protected]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }
¿Cuestión de fe, ética o valores? La importancia de la espiritualidad en niños y jóvenes

¿Cuestión de fe, ética o valores? La importancia de la espiritualidad en niños y jóvenes

La espiritualidad, más allá de cualquier religión, doctrina o culto, se refiere a la vida interior, a encontrar un sentido a todo...

enero 23, 2023
Las pequeñas cosas: cenizas

Las pequeñas cosas: cenizas

“Bienaventurado el hombre que no espera nada, porque nunca será decepcionado.” Alexander Pope (1688-1744), poeta Inglés.

enero 16, 2023




Más de categoría
dolor y sufrimiento en las personas

Fórmula infalible para trascender el dolor

Libérate con un método que te ayudará a salir fortalecido de la adversidad.

enero 26, 2023
La importancia de la salud mental

La importancia de la salud mental

En México no hay interés suficiente de las autoridades para implementar soluciones claras, empezando por una asignación presupuestal para...

enero 24, 2023
amigos

Yo tengo dos

Las relaciones interpersonales son uno de los elementos principales mediante los cuales el hombre se desarrolla. Una forma amigable...

enero 24, 2023
¿Cuestión de fe, ética o valores? La importancia de la espiritualidad en niños y jóvenes

¿Cuestión de fe, ética o valores? La importancia de la espiritualidad en niños y jóvenes

La espiritualidad, más allá de cualquier religión, doctrina o culto, se refiere a la vida interior, a encontrar un...

enero 23, 2023