Las pequeñas cosas: abuso

Abuso, fraude, extorsión, mentira, engaño, manipulación y otros, son recursos que usan los narcisistas porque no soportan la indiferencia y no toleran perder el control.

18 de octubre, 2021

La violencia es el miedo a los ideales de los demás. 

– Mahatma Gandhi (1869-1944), pensador y activista.

 

He dado pequeños vistazos a mi historia personal a través de las diversas colaboraciones que he escrito en este generoso espacio que nos brinda libertad de expresión y así ha sido desde el año 2015. ¿Escribir para qué o para quién o por qué? Porque fue la forma en que empecé a liberarme (sin entonces saberlo) de una prisión en la que me coloqué (inconscientemente) a cambio de permanecer siete por veinticuatro con mi hijo a quien tanto anhelaba. La historia no fue un cuento de hadas y ahí comenzó el tormento que más tarde se tradujo en una serie de sucesos y abusos que a los ojos de la ley carecen de validez por no ser fácilmente comprobables y porque los dichos no tienen valor judicial, sin marcas y sin rastros nada se puede comprobar y entonces se empieza a andar por un camino inmerso en la soledad y la indefensión. 

En marzo de este año escribí sobre los relatos porque son el eje de todo cuanto escribo: contar la propia historia para fines múltiples que pueden ir desde la mera liberación de la emoción hasta la terapia o como en esta ocasión para dejar por escrito los hechos, esos que los abogados monetizan de inmediato y que la justicia ignora porque no existe “evidencia abrumadora”.

El pasado jueves 14 de octubre del año en curso recibí un mensaje de boca de un tercero que, a su vez lo recibió de otro tercero: “Adriana quiere tu número telefónico para avisarte que ya puso la demanda por incumplimiento de pago, sabe que no es contigo el problema pero le pidió el pago a Alberto y él le dijo que te demandara pues todo está a tu nombre, así que quiere avisarte”. En 2018, entre la salida del hospital de mi madre por una complicación de fractura de cadera y el ingreso de mi padre por un infarto cerebral, descubrí que el padre de mi hijo (contador público) había realizado una serie de movimientos fiscales a mi nombre, todos de forma electrónica; sí, porque en mi ignorancia sobre temas contables y sin ánimo por la salud de mis padres a quienes cuidé desde que enfermaron me desentendí y lo dejé todo en sus manos con el uso de mi información, firma FIEL y contraseñas a libertad por lo cual el abuso de confianza se logró con facilidad y sin rastro. 

Lo que sigue da para hojas y hojas, lo que importa es que entre los movimientos, emitía facturas a mi nombre por servicios (algunos reales y otros no) y pagos a proveedores (algunos reales y otros no) pero cuando descubrí los malos manejos puse un candado y corté de tajo los movimientos. En ese contexto, su hermana (media hermana en realidad por línea materna) empezó a acosarme mediante llamadas y mensajes de texto a mi celular diciéndome que su hermano le debía un pago por supuestos servicios que ella le brindaba y ante la supuesta negativa de pago de él se dirigía conmigo porque la factura estaba a mi nombre y por tanto, estaba obligada a pagar. Nunca accedí porque se trataba de un acuerdo entre ellos y porque ya había descubierto el abuso de confianza.

Visité y consulté abogados y contadores. el tiempo fue pasando, la salud de mi padre mermaba y entre tanto, mi salud física y mental se deterioraba al grado de constantes crisis nerviosas. Los mensajes de Adriana nunca cesaron, incluso algunos días previos al confinamiento por pandemia envió uno último advirtiendo que “ahora sí metería la demanda”. ¿Amenazas? ¿Acoso? ¿Presión psicológica? ¿Soborno? ¿Chantaje? ¿Quién en su sano juicio, en medio de una crisis por pandemia, con un menor de por medio, con el conocimiento pleno de la situación personal, siendo también mujer y madre soltera ataca mediante un instrumento legal a sabiendas de que el trato no fue conmigo sino con un tercero con antecedentes de fraude, morosidad, chantaje, etc.? 

La violencia genera violencia, me he negado a caer en ese recurso porque he evitado ser quien le muestre a mi hijo la cara siniestra de su progenitor, pero la vida me ha enseñado a defender mis causas y no pararé hasta lograr justicia, libertad y bienestar plenos para mí y para él porque no tengo miedo. Quizá este sea el primer paso para lograrlo porque #laspequeñascosas también nos hacen fuertes, valientes y poderosos.

A manera de colofón: las mujeres tenemos derecho a una vida libre de violencia en todos los ámbitos: familiar, laboral, educativo, comunitario e institucional y la sororidad es la vía para caminar en solidaridad por un mundo libre de actitudes y comportamientos machistas. El narcisismo se trata de una necesidad profunda de atención excesiva y admiración, relaciones conflictivas y una carencia de empatía por los demás. La violencia psicológica es toda acción u omisión destinada a degradar o controlar las acciones, comportamientos, creencias y decisiones de otras personas por medio de intimidación, manipulación, amenaza, humillación, aislamiento o cualquier conducta que implique un perjuicio en la salud mental.

Comentarios
object(WP_Query)#17676 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(3) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(71658) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "05-11-2021" ["before"]=> string(10) "03-12-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(3) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(71658) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "05-11-2021" ["before"]=> string(10) "03-12-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(11) "vivir-mejor" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#17675 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(3) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(3) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#17682 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#17684 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "05-11-2021" ["before"]=> string(10) "03-12-2021" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(462) "SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2021-11-05 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2021-12-03 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (71658) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (3) ) AND rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish') GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2" ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#17672 (24) { ["ID"]=> int(72556) ["post_author"]=> string(1) "5" ["post_date"]=> string(19) "2021-11-15 10:24:19" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-11-15 15:24:19" ["post_content"]=> string(5484) "“La rapidez que es una virtud, engendra un vicio, que es la prisa.”  – Gregorio Marañón (1887 -1960), médico y escritor español. Lunes, que parece domingo entre semana (aunque suene a chiste), para disfrutar de un Buen Fin con ofertas comerciales por todas partes y con ello la sensación de que es cuestión de vida o muerte comprar todo cuanto se pueda (que no para lo que alcance) con el aguinaldo, que por cierto muchos no han cobrado todavía y otros ni siquiera cobrarán (por obvias razones pandémicas).  Cuando renuncié a mi vida laboral también lo hice a la idea de “nómina”, “quincena”, “aguinaldo”, “fin de semana”, “vacaciones” y todo ese argot laboral que utilizan quienes ocupan un lugar en las oficinas de esta ciudad, pero a cambio, disfruto de periodos vacacionales en momentos en los que todos laboran y de prestaciones que ningún puesto de organigrama otorga porque el mundo laboral funciona con fórmulas distintas a la vida cotidiana que lo hacen parecer enemigo de lo importante y esencial. Hace algunos días leí un tweet que me hizo reflexionar respecto a la actual cultura laboral: “¿Qué tal esto? México es de los países en los que se trabaja más horas al día. Pero esto es algo que tendrían que cuidar las empresas. No tendría que llegar hasta el Estado para ponerle un alto”. El mensaje se refería a una noticia que informaba respecto a que Portugal hace ilegal que los jefes envíen mensajes fuera del horario laboral como una nueva política para el “teletrabajo”, algo muy lejano de suceder en nuestro querido México en tiempos en los que (y cito al personaje de Mafalda) “Como siempre, lo urgente no deja tiempo para la importante”.  Y ¿qué es eso importante? Para algunos será su familia, para otros la salud, algunos pensarán en su pareja y otros más en la reunión de jueves con los amigos, pero también lo es el descanso, la alegría, el momento del ocaso, la sonrisa de nuestro hijo al nacer o el abrazo de quien amamos: todo eso que nos perdemos por la manía de la prisa (de priesa = prontitud y rapidez, necesidad o deseo de ejecutar algo con urgencia), creyendo que por ir más rápido somos más productivos. Olvidamos que ni “Roma no se hizo en un día” ni la semilla florece al día siguiente de ser sembrada. En 2006 se estrenó “The Devil Wears Prada”, una comedia estadounidense que más tarde se volvió entrañable para el gusto popular y el cine comercial gracias a la entonces consolidación actoral de Meryl Streep y Stanley Tucci (actores principales del filme). En el clímax hay una diálogo entre Tucci y Hathaway en el que escuchamos decirle: “Avísame cuando toda tu vida esté arruinada, será el momento de un ascenso”. En las siguientes escenas, vemos cómo Andy (el personaje de Hathaway) alcanza el máximo nivel en su rango pero en contraste, descubre el entramado que exige el mundo laboral con jefes muy demandantes, horarios extremos, sacrificios personales e incluso, la pérdida de valores; lo cual no está dispuesta a sacrificar y decide renunciar para dedicarse a lo que realmente la apasiona. El guion está basado en la historia real de la asistente de Anna Wintour (editora de Vogue) y de él pueden desprenderse diversas lecciones pero eso será en otra colaboración. Lo cierto es que vivimos de prisa, casi contra reloj sumergidos en una carrera por producir, lograr, destacar, adquirir, demostrar y un largo etcétera que nos separa de #laspequeñascosas de la vida y nos empuja a creer que un Buen Fin es sinónimo de aprovechar las “mejores ofertas del año”, pasar horas encerrados en centros comerciales y gastar lo poco o mucho que hemos ganado en el último año pandémico. De la pluma de Virginia Wolf: “No hay prisa. No hay necesidad de brillar. No es necesario ser nadie salvo uno mismo”. Se decía que la pandemia nos dejaría grandes lecciones de vida, que marcaría un cambio de paradigma para todos; tal vez así fue o tal vez no, cada uno que juzgue según su experiencia, lo cierto es que bien podemos aplicar eso de “Vísteme despacio que llevo prisa” porque esta experiencia se trata de vivir y no de sufrir. A manera de colofón: Se cumplen veinte meses desde que fuimos confinados en nuestros hogares a causa del COVID-19 y en distinta proporción tenemos una cierta necesidad de libertad, de divertirnos, de distraernos y de salir pero seguimos en pandemia, el virus sigue ahí fuera y desbordarnos ahora puede traer lamentables consecuencias. ¡No bajes la guardia!" ["post_title"]=> string(26) "Las pequeñas cosas: prisa" ["post_excerpt"]=> string(168) "La prisa provoca que nos sumerjamos  en una carrera por producir, lograr, destacar, adquirir, demostrar, consumir… mientras la vida se pasa sin que nos demos cuenta." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(24) "las-pequenas-cosas-prisa" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-11-15 10:24:19" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-11-15 15:24:19" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=72556" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17621 (24) { ["ID"]=> int(72549) ["post_author"]=> string(2) "81" ["post_date"]=> string(19) "2021-11-15 10:17:27" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-11-15 15:17:27" ["post_content"]=> string(4717) "La risa es uno de los aspectos más importantes en la vida del hombre. No solo nos diferencia (al igual que el raciocinio) de otras especies, sino que además nos permite establecer vínculos y conexiones emocionales con nuestros iguales. Reímos en familia, reímos en la calle, reímos con amigos, reímos con extraños, pero, lo más importante, aprendemos a reír, desde las más tiernas edades, en los lugares que nos brindan protección, seguridad y contención: la casa y la escuela. Pero… ¿Se puede realmente enseñar a reír? ¿En qué nos beneficia? Y, lo más importante… ¿Por qué es tan necesario “recuperar” ese hábito fundamental hoy en día? Los beneficios de reír y de reírnos juntos Aunque no es necesario consultar ninguna enciclopedia médica, ni cientos de tratados de psicología o neurociencia, lo cierto es que cada vez son más los estudios científicos que demuestran lo beneficiosos que son la risa y el buen humor para el cuerpo y la mente y en todos los aspectos de nuestra vida. Entre muchos de ellos, algunos de los más relevantes que podemos encontrar son: La risa en las aulas: construyendo un sentido del humor positivo Cuando hablamos de educación y, especialmente, de reír juntos en al aula, debemos considerar que no solo se trata de reírnos juntos, ni de hacerlo por cualquier motivo (incluso pueden darse casos de docentes reacios a promover la risa en el salón de clases por temas a los chicos que aprovechan la situación para hacerlo a expensas de lastimar a otros compañeros), sino que necesitamos comprender que, además de reír, el aspecto más importante en el proceso de formación de nuestros alumnos, es enseñarlos a construir un sentido del humor positivo, que les permita encontrar el lado bueno de las cosas, transformar las dificultades en oportunidades y crecer con una sana autoestima como personas resilientes. Algunas estrategias que podemos poner en práctica en las sesiones de clase y que además ayudarán a desarrollar otras habilidades como el pensamiento figurativo, la imaginación, la creatividad, el trabajo en equipo, la redacción, la gramática o la ortografía, son:
  • Contar chistes de manera cotidiana en tiempos establecidos.
  • Dedicar 10 minutos a escribir cosas divertidas.
  • Hacer que los niños expliquen por qué son divertidas.
  • Escribir algo que ocurrió y ponerle un título positivo.
  • Cambiar cualquier cosa negativa en positiva.
  • Hacer listas de cosas graciosas.
  • Jugar juegos como “caras y gestos” o “teléfono descompuesto”.
La sociedad de la pandemia: volver a reír para reconstruir Cierto es que cuando no se tienen suficientes herramientas socioemocionales, los sucesos adversos pueden destruir con facilidad el espíritu, la fortaleza y, sobre todo, el buen humor de las personas e incluso de una sociedad entera; pero más cierto aún es que “un niño feliz siempre será un adulto fuerte y emocionalmente sano”. Hoy, todos podemos darnos cuenta de cómo la pandemia nos ha mermado física y espiritualmente (quizá nos sentimos agotados, cansados, enojados, apáticos o frustrados ante las circunstancias), pero también podemos ver que tenemos aún la fuerza y los ánimos suficientes para recuperar lo que hemos perdido en términos de estabilidad emocional y actitud ante la vida. Los colegios, por supuesto, tenemos el poder y la obligación de reconstruir el corazón de nuestros niños y jóvenes y devolverles las ganas de reír, el sentido de gratitud y el ánimo de ver siempre lo bueno de la vida y seguir adelante. Como sociedad, necesitamos hacer lo mismo en pro del bienestar de nuestro país. Es momento de volver a reír y de reconstruir (como siempre lo hemos hecho), la alegría el optimismo y la solidaridad que caracteriza al pueblo mexicano." ["post_title"]=> string(77) "La risa y el sentido del humor: factores esenciales para la educación de hoy" ["post_excerpt"]=> string(196) "La risa y el humor son fundamentales en nuestra vida social y personal. Por esta razón es esencial tomar en cuenta esta característica esencial humana en la enseñanza y formación de alumnos. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(75) "la-risa-y-el-sentido-del-humor-factores-esenciales-para-la-educacion-de-hoy" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-11-15 10:20:59" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-11-15 15:20:59" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=72549" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#17672 (24) { ["ID"]=> int(72556) ["post_author"]=> string(1) "5" ["post_date"]=> string(19) "2021-11-15 10:24:19" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-11-15 15:24:19" ["post_content"]=> string(5484) "“La rapidez que es una virtud, engendra un vicio, que es la prisa.”  – Gregorio Marañón (1887 -1960), médico y escritor español. Lunes, que parece domingo entre semana (aunque suene a chiste), para disfrutar de un Buen Fin con ofertas comerciales por todas partes y con ello la sensación de que es cuestión de vida o muerte comprar todo cuanto se pueda (que no para lo que alcance) con el aguinaldo, que por cierto muchos no han cobrado todavía y otros ni siquiera cobrarán (por obvias razones pandémicas).  Cuando renuncié a mi vida laboral también lo hice a la idea de “nómina”, “quincena”, “aguinaldo”, “fin de semana”, “vacaciones” y todo ese argot laboral que utilizan quienes ocupan un lugar en las oficinas de esta ciudad, pero a cambio, disfruto de periodos vacacionales en momentos en los que todos laboran y de prestaciones que ningún puesto de organigrama otorga porque el mundo laboral funciona con fórmulas distintas a la vida cotidiana que lo hacen parecer enemigo de lo importante y esencial. Hace algunos días leí un tweet que me hizo reflexionar respecto a la actual cultura laboral: “¿Qué tal esto? México es de los países en los que se trabaja más horas al día. Pero esto es algo que tendrían que cuidar las empresas. No tendría que llegar hasta el Estado para ponerle un alto”. El mensaje se refería a una noticia que informaba respecto a que Portugal hace ilegal que los jefes envíen mensajes fuera del horario laboral como una nueva política para el “teletrabajo”, algo muy lejano de suceder en nuestro querido México en tiempos en los que (y cito al personaje de Mafalda) “Como siempre, lo urgente no deja tiempo para la importante”.  Y ¿qué es eso importante? Para algunos será su familia, para otros la salud, algunos pensarán en su pareja y otros más en la reunión de jueves con los amigos, pero también lo es el descanso, la alegría, el momento del ocaso, la sonrisa de nuestro hijo al nacer o el abrazo de quien amamos: todo eso que nos perdemos por la manía de la prisa (de priesa = prontitud y rapidez, necesidad o deseo de ejecutar algo con urgencia), creyendo que por ir más rápido somos más productivos. Olvidamos que ni “Roma no se hizo en un día” ni la semilla florece al día siguiente de ser sembrada. En 2006 se estrenó “The Devil Wears Prada”, una comedia estadounidense que más tarde se volvió entrañable para el gusto popular y el cine comercial gracias a la entonces consolidación actoral de Meryl Streep y Stanley Tucci (actores principales del filme). En el clímax hay una diálogo entre Tucci y Hathaway en el que escuchamos decirle: “Avísame cuando toda tu vida esté arruinada, será el momento de un ascenso”. En las siguientes escenas, vemos cómo Andy (el personaje de Hathaway) alcanza el máximo nivel en su rango pero en contraste, descubre el entramado que exige el mundo laboral con jefes muy demandantes, horarios extremos, sacrificios personales e incluso, la pérdida de valores; lo cual no está dispuesta a sacrificar y decide renunciar para dedicarse a lo que realmente la apasiona. El guion está basado en la historia real de la asistente de Anna Wintour (editora de Vogue) y de él pueden desprenderse diversas lecciones pero eso será en otra colaboración. Lo cierto es que vivimos de prisa, casi contra reloj sumergidos en una carrera por producir, lograr, destacar, adquirir, demostrar y un largo etcétera que nos separa de #laspequeñascosas de la vida y nos empuja a creer que un Buen Fin es sinónimo de aprovechar las “mejores ofertas del año”, pasar horas encerrados en centros comerciales y gastar lo poco o mucho que hemos ganado en el último año pandémico. De la pluma de Virginia Wolf: “No hay prisa. No hay necesidad de brillar. No es necesario ser nadie salvo uno mismo”. Se decía que la pandemia nos dejaría grandes lecciones de vida, que marcaría un cambio de paradigma para todos; tal vez así fue o tal vez no, cada uno que juzgue según su experiencia, lo cierto es que bien podemos aplicar eso de “Vísteme despacio que llevo prisa” porque esta experiencia se trata de vivir y no de sufrir. A manera de colofón: Se cumplen veinte meses desde que fuimos confinados en nuestros hogares a causa del COVID-19 y en distinta proporción tenemos una cierta necesidad de libertad, de divertirnos, de distraernos y de salir pero seguimos en pandemia, el virus sigue ahí fuera y desbordarnos ahora puede traer lamentables consecuencias. ¡No bajes la guardia!" ["post_title"]=> string(26) "Las pequeñas cosas: prisa" ["post_excerpt"]=> string(168) "La prisa provoca que nos sumerjamos  en una carrera por producir, lograr, destacar, adquirir, demostrar, consumir… mientras la vida se pasa sin que nos demos cuenta." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(24) "las-pequenas-cosas-prisa" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-11-15 10:24:19" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-11-15 15:24:19" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=72556" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(13) ["max_num_pages"]=> float(7) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "e140efe5350cf090585ff330a84cc15a" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

Las pequeñas cosas: prisa

La prisa provoca que nos sumerjamos  en una carrera por producir, lograr, destacar, adquirir, demostrar, consumir… mientras la vida se pasa sin...

noviembre 15, 2021

La risa y el sentido del humor: factores esenciales para la educación de hoy

La risa y el humor son fundamentales en nuestra vida social y personal. Por esta razón es esencial tomar en cuenta esta...

noviembre 15, 2021




Más de categoría
Ideas para superar una ruptura amorosa de forma inteligente

Ideas para superar una ruptura amorosa de forma inteligente

Aplica la inteligencia emocional y manda a volar la tristeza y la apatía.

diciembre 1, 2021

Las pequeñas cosas: tristeza

El aislamiento nos ha convertido en fieras y al salir nuevamente a la tan ansiada “libertad” estamos pasando por...

noviembre 29, 2021

Yo viví violencia - Día contra la violencia de género

Les platico un poco de mi historia, el por qué soy feminista y cómo decidí resignificar este episodio de...

noviembre 25, 2021
Siete efectivos trucos para ser más enfocado y productivo

Siete efectivos trucos para ser más enfocado y productivo

Vivimos en la era de la saturación, de manera inconciente nos trepamos a ese tren que nos va arrastrando...

noviembre 25, 2021