Las pequeñas cosas: abuso

Abuso, fraude, extorsión, mentira, engaño, manipulación y otros, son recursos que usan los narcisistas porque no soportan la indiferencia y no toleran perder el control.

18 de octubre, 2021

La violencia es el miedo a los ideales de los demás. 

– Mahatma Gandhi (1869-1944), pensador y activista.

 

He dado pequeños vistazos a mi historia personal a través de las diversas colaboraciones que he escrito en este generoso espacio que nos brinda libertad de expresión y así ha sido desde el año 2015. ¿Escribir para qué o para quién o por qué? Porque fue la forma en que empecé a liberarme (sin entonces saberlo) de una prisión en la que me coloqué (inconscientemente) a cambio de permanecer siete por veinticuatro con mi hijo a quien tanto anhelaba. La historia no fue un cuento de hadas y ahí comenzó el tormento que más tarde se tradujo en una serie de sucesos y abusos que a los ojos de la ley carecen de validez por no ser fácilmente comprobables y porque los dichos no tienen valor judicial, sin marcas y sin rastros nada se puede comprobar y entonces se empieza a andar por un camino inmerso en la soledad y la indefensión. 

En marzo de este año escribí sobre los relatos porque son el eje de todo cuanto escribo: contar la propia historia para fines múltiples que pueden ir desde la mera liberación de la emoción hasta la terapia o como en esta ocasión para dejar por escrito los hechos, esos que los abogados monetizan de inmediato y que la justicia ignora porque no existe “evidencia abrumadora”.

El pasado jueves 14 de octubre del año en curso recibí un mensaje de boca de un tercero que, a su vez lo recibió de otro tercero: “Adriana quiere tu número telefónico para avisarte que ya puso la demanda por incumplimiento de pago, sabe que no es contigo el problema pero le pidió el pago a Alberto y él le dijo que te demandara pues todo está a tu nombre, así que quiere avisarte”. En 2018, entre la salida del hospital de mi madre por una complicación de fractura de cadera y el ingreso de mi padre por un infarto cerebral, descubrí que el padre de mi hijo (contador público) había realizado una serie de movimientos fiscales a mi nombre, todos de forma electrónica; sí, porque en mi ignorancia sobre temas contables y sin ánimo por la salud de mis padres a quienes cuidé desde que enfermaron me desentendí y lo dejé todo en sus manos con el uso de mi información, firma FIEL y contraseñas a libertad por lo cual el abuso de confianza se logró con facilidad y sin rastro. 

Lo que sigue da para hojas y hojas, lo que importa es que entre los movimientos, emitía facturas a mi nombre por servicios (algunos reales y otros no) y pagos a proveedores (algunos reales y otros no) pero cuando descubrí los malos manejos puse un candado y corté de tajo los movimientos. En ese contexto, su hermana (media hermana en realidad por línea materna) empezó a acosarme mediante llamadas y mensajes de texto a mi celular diciéndome que su hermano le debía un pago por supuestos servicios que ella le brindaba y ante la supuesta negativa de pago de él se dirigía conmigo porque la factura estaba a mi nombre y por tanto, estaba obligada a pagar. Nunca accedí porque se trataba de un acuerdo entre ellos y porque ya había descubierto el abuso de confianza.

Visité y consulté abogados y contadores. el tiempo fue pasando, la salud de mi padre mermaba y entre tanto, mi salud física y mental se deterioraba al grado de constantes crisis nerviosas. Los mensajes de Adriana nunca cesaron, incluso algunos días previos al confinamiento por pandemia envió uno último advirtiendo que “ahora sí metería la demanda”. ¿Amenazas? ¿Acoso? ¿Presión psicológica? ¿Soborno? ¿Chantaje? ¿Quién en su sano juicio, en medio de una crisis por pandemia, con un menor de por medio, con el conocimiento pleno de la situación personal, siendo también mujer y madre soltera ataca mediante un instrumento legal a sabiendas de que el trato no fue conmigo sino con un tercero con antecedentes de fraude, morosidad, chantaje, etc.? 

La violencia genera violencia, me he negado a caer en ese recurso porque he evitado ser quien le muestre a mi hijo la cara siniestra de su progenitor, pero la vida me ha enseñado a defender mis causas y no pararé hasta lograr justicia, libertad y bienestar plenos para mí y para él porque no tengo miedo. Quizá este sea el primer paso para lograrlo porque #laspequeñascosas también nos hacen fuertes, valientes y poderosos.

A manera de colofón: las mujeres tenemos derecho a una vida libre de violencia en todos los ámbitos: familiar, laboral, educativo, comunitario e institucional y la sororidad es la vía para caminar en solidaridad por un mundo libre de actitudes y comportamientos machistas. El narcisismo se trata de una necesidad profunda de atención excesiva y admiración, relaciones conflictivas y una carencia de empatía por los demás. La violencia psicológica es toda acción u omisión destinada a degradar o controlar las acciones, comportamientos, creencias y decisiones de otras personas por medio de intimidación, manipulación, amenaza, humillación, aislamiento o cualquier conducta que implique un perjuicio en la salud mental.

Comentarios
object(WP_Query)#17676 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(3) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(71658) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "08-11-2021" ["before"]=> string(10) "06-12-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(3) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(71658) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "08-11-2021" ["before"]=> string(10) "06-12-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(11) "vivir-mejor" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#17675 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(3) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(3) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#17682 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#17684 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "08-11-2021" ["before"]=> string(10) "06-12-2021" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(462) "SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2021-11-08 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2021-12-06 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (71658) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (3) ) AND rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish') GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2" ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#17672 (24) { ["ID"]=> int(73027) ["post_author"]=> string(1) "5" ["post_date"]=> string(19) "2021-11-29 14:18:23" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-11-29 19:18:23" ["post_content"]=> string(5504) "La tristeza del alma puede matarte mucho más rápido que una bacteria. John Steinbeck (1902-1968), escritor estadounidense, ganador del Nobel de Literatura.   Debo confesar que me asusta lo que veo cada día al salir a la calle y que no tiene nada que ver con variantes, semáforos epidemiológicos ni saturación de hospitales, sino con la vorágine que se ha formado tras el tiempo de confinamiento y la inactividad por la que pasamos en todos los sentidos. La necesidad (real) nos obliga a salir la calle por diversos motivos que van desde el compromiso laboral por conseguir el sustento diario, hasta el gusto por disfrutar de un rato de diversión, pasando por la convivencia familiar fuera de un espacio que al inicio de la pandemia era casi desconocido y después se convirtió en un cuarto de aislamiento de manicomio. Más allá del caos diario que empieza a percibirse a “nivel de cancha” (porque el transporte público ha vuelto a ser insuficiente, el tránsito de vehículos es imposible entre manifestaciones y ciclistas, los lugares públicos tienen lleno total entre ruido y prisas) también es posible notar un ambiente sombrío, desolador en las calles de la ciudad con negocios cerrados, abandonados, olvidados o asegurados para protegerlos de las expresiones radicales en las manifestaciones. No hace falta recorrer grandes distancias para percibir que nada es igual; el café de costumbre cerró porque sus dueños no sobrevivieron al COVID-19 o no pudieron soportar el pago de la renta o sus clientes no regresaron más, presas del home office y así por el estilo con los comercios pequeños (e incluso alguno que otro grande). Los códigos, usos y costumbres también han cambiado: una mujer puede ser motivo de agresión tanto de hombres como de mujeres porque o somos feministas todas y utilizamos lenguaje inclusivo o somos traidoras de la causa del feminismo y lo más penoso de todo es la agresión latente que corre por las venas de cada ciudadano que se nos cruza por el camino (a pie o en transporte público o peor aún, en auto). El aislamiento nos ha convertido en fieras y al salir nuevamente a la tan ansiada “libertad” estamos pasando por encima de la buena educación, la tolerancia, el respeto y más aún, la empatía. Como siempre digo: dejo el tema en manos de los especialistas. Yo solo estoy autorizada para compartir la experiencia en primera persona y el resultado no es alentador porque bastó una cita para comer con una artista joven, heredera de la nueva ola feminista, caminar unas calles por el centro histórico, utilizar el transporte público y hacer unas cuantas compras para notar el radicalismo, el hartazgo, la crueldad, la violencia y el impacto que los meses de confinamient. Las crisis por las que atravesamos han tatuado en cada uno, a diferentes niveles, claro está, pero la marca es visible para todos y tristemente no se trata de lo que algunos optimistas creían en los primeros meses de confinamiento respecto a que esta coyuntura nos haría más humanos, que nos cambiaría el paradigma para ser mejores y que saldríamos siendo mejores personas de lo que éramos, nada de eso es verdad, al menos no en la colectividad que se mueve a diario en lo que parece un inframundo urbano casi invisible. Digo que sentí tristeza en menos de cuatro horas durante un recorrido exprés al primer cuadro de la Ciudad de México, una tristeza que se agudizó porque tengo años caminando por el centro histórico y en mi última visita sentí todo menos identidad porque si bien en cada sexenio las reglas cambian, hoy se percibe un ambiente desolador que inclina más hacia el temor que a la esperanza, pero también es cierto que #laspequeñascosas de la vida incluyen tanto la luz como la oscuridad. Ya lo dijo Carl Jung: “La palabra felicidad perdería su sentido si no se equilibra con tristeza” porque las emociones son nuestro termómetro y  porque sentirnos tristes nos alerta para conducirnos hacia la felicidad nuevamente. Es una forma de recuperar el camino pero antes, debemos hacerle espacio, atravesarla, transformarla de forma positiva y aprender de ella para seguir adelante, siempre adelante y aunque el panorama sea desolador siempre es mejor enfocarse en aquello que sí podemos controlar (o al menos podemos intentarlo) como nuestras emociones. A manera de colofón: el día de ayer dio inicio el periodo de adviento (del latín adventus = venida), que en la religión cristiana significa el tiempo de preparación espiritual para recibir el nacimiento de Cristo y que es un periodo de introspección que invita a la reflexión en torno a las virtudes que se deben mejorar como la tolerancia, fe, amor y paz. Religiones y costumbres aparte, conviene aprovechar la temporada para meditar y hacer un recuento de lo que ha sido y significado este año pandémico, intentar planear lo que queremos lograr el siguiente año y agradecer por seguir vivos porque lo demás, viene detrás.  " ["post_title"]=> string(29) "Las pequeñas cosas: tristeza" ["post_excerpt"]=> string(199) "El aislamiento nos ha convertido en fieras y al salir nuevamente a la tan ansiada “libertad” estamos pasando por encima de la buena educación, la tolerancia, el respeto y más aún, la empatía." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(27) "las-pequenas-cosas-tristeza" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-11-29 14:29:05" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-11-29 19:29:05" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=73027" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17613 (24) { ["ID"]=> int(72630) ["post_author"]=> string(3) "129" ["post_date"]=> string(19) "2021-11-17 11:50:35" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-11-17 16:50:35" ["post_content"]=> string(11270) "La Federación Internacional de Diabetes (FID) y la Organización Mundial de la Salud (OMS) declararon en 1991 que debe existir un día mundial de la Diabetes ante el preocupante aumento en la incidencia de la diabetes alrededor del mundo. Se definió el día 14 de noviembre para este fin y desde entonces ha cobrado más y más fuerza y popularidad. Es importante destacar que la celebración es de magnitud mundial.   Se escogió esta fecha por el aniversario del natalicio del médico canadiense Frederick Banting quien, junto con Charles Best, concibió la idea que les conduciría al descubrimiento de la insulina, en octubre de 1921. Por cierto, algo que quizás pocos saben, el distintivo de este padecimiento es un círculo azul.  

¿QUÉ ES LA DIABETES?

  La diabetes es una enfermedad en la que los niveles de glucosa (azúcar) de la sangre están muy altos. La glucosa proviene de los alimentos que consume. La insulina es una hormona que ayuda a que la glucosa entre a las células para suministrarles energía. Se origina porque el páncreas no sintetiza la cantidad de insulina que el cuerpo humano necesita, la elabora de una calidad inferior o no es capaz de utilizarla con eficacia. La insulina es una hormona producida por el páncreas.   Existen diferentes tipos de diabetes:  
  1. Diabetes tipo 1. La diabetes tipo 1 es una de las enfermedades crónicas infantiles más frecuentes. Ocurre porque el páncreas no fabrica suficiente cantidad de insulina
 
  1. Diabetes tipo 2. La diabetes tipo 2 es la forma de diabetes más frecuente en personas mayores de 40 años. Se la conoce también como diabetes del adulto, aunque está aumentando mucho su incidencia en adolescentes e incluso preadolescentes con obesidad. En este tipo de diabetes la capacidad de producir insulina no desaparece pero el cuerpo presenta una resistencia a esta hormona. En fases tempranas de la enfermedad, la cantidad de insulina producida por el páncreas es normal o alta. Con el tiempo la producción de insulina por parte del páncreas puede disminuir.
 
  1. Diabetes gestacional. Intolerancia a la glucosa que se produce durante el embarazo que puede ser debida a múltiples causas.
 
  1. Diabetes MODY (Maturity Onset Diabetes in the Young). Se produce por defectos genéticos de las células beta. Existen diferentes tipos de diabetes MODY, hasta la actualidad se han descrito 7. Se deben a un defecto en la secreción de insulina, no efectuándose su acción. Se heredan de manera autosómica dominante, por ello cuando una persona tiene diabetes MODY es habitual que varios miembros de la familia también la padezcan y en varias generaciones.
 
  1. Diabetes Relacionada con Fibrosis Quística (DRFQ). La fibrosis quística es una enfermedad que afecta a múltiples órganos entre ellos al páncreas, esto conlleva que se pueda desarrollar diabetes. El diagnóstico de la enfermedad se suele realizar en la segunda década de la vida.
 
  1. Diabetes secundaria a medicamentos. Algunos medicamentos pueden alterar la secreción o la acción de la insulina. Los glucocorticoides y los inmunosupresores son algunos de ellos.

PREDIABETES

  Muchos médicos aseguran que existen personas que tienen prediabetes, es decir, que están a punto de caer en este padecimiento; sin embargo, también está el concepto de intolerantes a los carbohidratos, que quizás es una mejor forma de relacionarse con este padecimiento.  

NUMERALIA

  Hay datos muy relevantes acerca de la diabetes, en términos generales, es un hecho que el 10% de la población mundial tiene este padecimiento. Pero lo más interesante sería saber qué tanta población tiene diabetes y no lo saben y qué tantos son prediabéticos. No deseo dar un dato, pero considero que el porcentaje que engloba estos tres segmentos de la población es muy alto. Algunos datos interesantes: https://inmusys.com/online/estadisticas-nacionales-de-diabetes-en-mexico/   Referencia: Instituto Nacional de Salud Pública. Encuesta Nacional de Salud y Nutrición de Medio Camino 2016 Informe Final de Resultados 3.    Y esta última lámina tiene un gran potencial y consiste en el control adecuado. La pregunta central es: ¿el resultado de un buen control es un logro del médico o del paciente? Sin duda, y como persona que vive con diabetes, el éxito radica en el paciente. Cabe destacar que uno no muere de diabetes, pues la diabetes es la causa de un mal funcionamiento de diversos órganos de nuestro cuerpo, y es ahí donde están las complicaciones.

LA CLAVE ES EDUCACIÓN Y MONITOREO

  Existen una serie de mal informaciones, creencias y errores que hacen que una persona se salga de control, veamos algunas:  
  1. Mi doctor es muy bueno… deberías consultarle.
  2. Este alimento no hace daño.
  3. La típica del mexicano: Puro whiskey compadre, ese no hace tanto daño.
  4. Con la metformina es suficiente, no te preocupes.
  5. Entre otras…
  No, no, no… debemos entender que cada cuerpo es único, y no necesariamente aplican las mismas medicinas ni remedios.    Lo que funciona muy bien es algo fundamental, monitorearse, pues solo podemos mejorar lo que podemos medir. Actualmente es muy económico hacerse pruebas de glucosa, de hecho, en varias farmacias las hacen por menos de 20 pesos. Si uno está cercano o superior a los 100 Mg/dl debe ir al médico.    De seguro el médico lo enviará a un análisis de química sanguínea y es que éste es uno de los primeros errores que cometemos: un análisis de este tipo solo lo hacemos cuando algo anda mal.   Cuando se hagan los análisis, deben solicitar el estudio de Hemoglobina Glucosilada, éste nos dará la relación de glucosa en los últimos 90 días y es mejor que solo una muestra que nos permita saber la glucosa al momento.   Y al principio de identificar este padecimiento bien vale la pena llevar una bitácora de alimentos y nivel de glucosa, pues el chiste es saber qué es lo que nuestro cuerpo no es capaz de manejar adecuadamente. Es la única forma de conocer cómo funciona nuestro cuerpo, el cual es único.   Para ello, usando un glucómetro, debemos de checarnos antes de comer y dos horas posteriores al terminar, para saber con precisión cómo responde nuestro cuerpo. Habrá un momento en que no será necesario pincharse el dedo tan seguido, pues ya tenemos idea de lo que está pasando en nuestro cuerpo.  

MEDICINA DE PRECISIÓN

  Cuando llevamos una bitácora de este nivel de detalle y se la mostramos a un médico, entonces el profesional de esta disciplina tiene todos los elementos para emitir unas recomendaciones muy precisas lejos de dar palos de ciego. Por eso pienso que la responsabilidad y el éxito radica más en el paciente que en el médico, pues es el paciente el que debe de educarse, disciplinarse y seguir las instrucciones de su médico.

CONCLUSIONES

  No es lo más grato, pero tampoco es el fin del mundo pues mucho de esto depende de nosotros.   Actitud, disciplina, determinación y educación son cuatro elementos fundamentales para tener calidad de vida, eso ayudará mucho.   Seguir las recomendaciones del médico es fundamental y será más efectivo si le brindamos nuestra bitácora, donde se muestra a detalle cómo reacciona nuestro organismo ante el estímulo de los alimentos.   Si tú, mi estimado(a) lector(a), no estás seguro de tener este padecimiento… no esperes más. Debes hacerte un estudio y asistir a una cita con tu médico de confianza, y sin duda -te lo digo por experiencia- ten en mente lo que aquí comento, recuerda: SOLO SE PUEDE MEJORAR LO QUE SE PUEDE MEDIR

REFERENCIAS

  1https://www.fundaciondiabetes.org/diamundial/328/que-es-el-dia-mundial-de-la-diabetes 2https://es.wikipedia.org/wiki/Frederick_Grant_Banting 3http://oment.uanl.mx/wp-content/uploads/2016/12/ensanut_mc_2016-310oct.pdf  " ["post_title"]=> string(34) "Diabetes: la clave es el monitoreo" ["post_excerpt"]=> string(177) "La clave para controlar la diabetes se encuentra en monitorear los niveles de glucosa en la sangre y, con base en ello, llevar un modo de vida saludable con asesoría médica. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(33) "diabetes-la-clave-es-el-monitoreo" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-11-17 11:50:35" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-11-17 16:50:35" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=72630" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#17672 (24) { ["ID"]=> int(73027) ["post_author"]=> string(1) "5" ["post_date"]=> string(19) "2021-11-29 14:18:23" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-11-29 19:18:23" ["post_content"]=> string(5504) "La tristeza del alma puede matarte mucho más rápido que una bacteria. John Steinbeck (1902-1968), escritor estadounidense, ganador del Nobel de Literatura.   Debo confesar que me asusta lo que veo cada día al salir a la calle y que no tiene nada que ver con variantes, semáforos epidemiológicos ni saturación de hospitales, sino con la vorágine que se ha formado tras el tiempo de confinamiento y la inactividad por la que pasamos en todos los sentidos. La necesidad (real) nos obliga a salir la calle por diversos motivos que van desde el compromiso laboral por conseguir el sustento diario, hasta el gusto por disfrutar de un rato de diversión, pasando por la convivencia familiar fuera de un espacio que al inicio de la pandemia era casi desconocido y después se convirtió en un cuarto de aislamiento de manicomio. Más allá del caos diario que empieza a percibirse a “nivel de cancha” (porque el transporte público ha vuelto a ser insuficiente, el tránsito de vehículos es imposible entre manifestaciones y ciclistas, los lugares públicos tienen lleno total entre ruido y prisas) también es posible notar un ambiente sombrío, desolador en las calles de la ciudad con negocios cerrados, abandonados, olvidados o asegurados para protegerlos de las expresiones radicales en las manifestaciones. No hace falta recorrer grandes distancias para percibir que nada es igual; el café de costumbre cerró porque sus dueños no sobrevivieron al COVID-19 o no pudieron soportar el pago de la renta o sus clientes no regresaron más, presas del home office y así por el estilo con los comercios pequeños (e incluso alguno que otro grande). Los códigos, usos y costumbres también han cambiado: una mujer puede ser motivo de agresión tanto de hombres como de mujeres porque o somos feministas todas y utilizamos lenguaje inclusivo o somos traidoras de la causa del feminismo y lo más penoso de todo es la agresión latente que corre por las venas de cada ciudadano que se nos cruza por el camino (a pie o en transporte público o peor aún, en auto). El aislamiento nos ha convertido en fieras y al salir nuevamente a la tan ansiada “libertad” estamos pasando por encima de la buena educación, la tolerancia, el respeto y más aún, la empatía. Como siempre digo: dejo el tema en manos de los especialistas. Yo solo estoy autorizada para compartir la experiencia en primera persona y el resultado no es alentador porque bastó una cita para comer con una artista joven, heredera de la nueva ola feminista, caminar unas calles por el centro histórico, utilizar el transporte público y hacer unas cuantas compras para notar el radicalismo, el hartazgo, la crueldad, la violencia y el impacto que los meses de confinamient. Las crisis por las que atravesamos han tatuado en cada uno, a diferentes niveles, claro está, pero la marca es visible para todos y tristemente no se trata de lo que algunos optimistas creían en los primeros meses de confinamiento respecto a que esta coyuntura nos haría más humanos, que nos cambiaría el paradigma para ser mejores y que saldríamos siendo mejores personas de lo que éramos, nada de eso es verdad, al menos no en la colectividad que se mueve a diario en lo que parece un inframundo urbano casi invisible. Digo que sentí tristeza en menos de cuatro horas durante un recorrido exprés al primer cuadro de la Ciudad de México, una tristeza que se agudizó porque tengo años caminando por el centro histórico y en mi última visita sentí todo menos identidad porque si bien en cada sexenio las reglas cambian, hoy se percibe un ambiente desolador que inclina más hacia el temor que a la esperanza, pero también es cierto que #laspequeñascosas de la vida incluyen tanto la luz como la oscuridad. Ya lo dijo Carl Jung: “La palabra felicidad perdería su sentido si no se equilibra con tristeza” porque las emociones son nuestro termómetro y  porque sentirnos tristes nos alerta para conducirnos hacia la felicidad nuevamente. Es una forma de recuperar el camino pero antes, debemos hacerle espacio, atravesarla, transformarla de forma positiva y aprender de ella para seguir adelante, siempre adelante y aunque el panorama sea desolador siempre es mejor enfocarse en aquello que sí podemos controlar (o al menos podemos intentarlo) como nuestras emociones. A manera de colofón: el día de ayer dio inicio el periodo de adviento (del latín adventus = venida), que en la religión cristiana significa el tiempo de preparación espiritual para recibir el nacimiento de Cristo y que es un periodo de introspección que invita a la reflexión en torno a las virtudes que se deben mejorar como la tolerancia, fe, amor y paz. Religiones y costumbres aparte, conviene aprovechar la temporada para meditar y hacer un recuento de lo que ha sido y significado este año pandémico, intentar planear lo que queremos lograr el siguiente año y agradecer por seguir vivos porque lo demás, viene detrás.  " ["post_title"]=> string(29) "Las pequeñas cosas: tristeza" ["post_excerpt"]=> string(199) "El aislamiento nos ha convertido en fieras y al salir nuevamente a la tan ansiada “libertad” estamos pasando por encima de la buena educación, la tolerancia, el respeto y más aún, la empatía." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(27) "las-pequenas-cosas-tristeza" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-11-29 14:29:05" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-11-29 19:29:05" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=73027" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(13) ["max_num_pages"]=> float(7) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "96242a9068900b1f845a52b87175333c" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

Las pequeñas cosas: tristeza

El aislamiento nos ha convertido en fieras y al salir nuevamente a la tan ansiada “libertad” estamos pasando por encima de la...

noviembre 29, 2021
Diabetes: la clave es el monitoreo

Diabetes: la clave es el monitoreo

La clave para controlar la diabetes se encuentra en monitorear los niveles de glucosa en la sangre y, con base en ello,...

noviembre 17, 2021




Más de categoría
Las pequeñas cosas: Lumière

Las pequeñas cosas: Lumière

Es imperante encender nuestra fuente de luz para iluminarnos hacia la dirección correcta donde queremos que lleguen nuestros anhelos.

diciembre 6, 2021
Ideas para superar una ruptura amorosa de forma inteligente

Ideas para superar una ruptura amorosa de forma inteligente

Aplica la inteligencia emocional y manda a volar la tristeza y la apatía.

diciembre 1, 2021

Las pequeñas cosas: tristeza

El aislamiento nos ha convertido en fieras y al salir nuevamente a la tan ansiada “libertad” estamos pasando por...

noviembre 29, 2021

Yo viví violencia - Día contra la violencia de género

Les platico un poco de mi historia, el por qué soy feminista y cómo decidí resignificar este episodio de...

noviembre 25, 2021