Las pequeñas cosas: relatos

“La felicidad consiste en poner de acuerdo tus pensamientos, tus palabras y tus hechos.”  – Mahatma Gandhi, Pensador y Político (1869-1944). En colaboraciones anteriores les compartí que las palabras son parte de un complejo sistema de comunicación....

1 de marzo, 2021

“La felicidad consiste en poner de acuerdo tus pensamientos, tus palabras y tus hechos.” 

– Mahatma Gandhi, Pensador y Político (1869-1944).

En colaboraciones anteriores les compartí que las palabras son parte de un complejo sistema de comunicación. Éstas nos permiten expresar emociones, pensamientos o sensaciones a través de diversos lenguajes, entre ellos, el escrito, a partir del cual surgen otros procesos a nivel neurológico, psíquico o emocional. Por esta razón suele decirse que escribir es un acto liberador, pero lo es, en un primer momento, antes de que pasemos por un “filtro” los hechos para convertirlos en un relato que nos permita acomodar la realidad, darle coherencia y encontrarle sentido; de ahí surgen las historias de motivación personal, pero también surgen grandes obras de arte.

El relato en su acepción literaria se trata de una narración ficticia breve que puede ser cuento, fábula, leyenda o novela. Se puede relatar un suceso de forma oral o escrita y en este sentido el relato resulta revelador y sanador si se hace en primera persona ante un acontecimiento traumático o doloroso. Desde que nacemos nos encontramos rodeados de palabras y a partir de ellas es que construimos nuestros relatos de vida para estructurar nuestra existencia que nos vincula con el mundo exterior. Según Vicente Palomera (psicoanalista y docente): “Somos seres de relación; construimos nuestra visión del mundo a través del lenguaje”. Desde la psicología y la psicoterapia, continúa Vicente Palomera, “es posible corregir, revisar y reinterpretar las historias que contamos sobre nuestra vida”, pero solo será posible si tenemos la capacidad de traducir en palabras nuestra percepción sobre el mundo.

Mario Benedetti escribió: “Ambos somos feos. Ni siquiera vulgarmente feos. Ella tiene un pómulo hundido. Desde los ocho años, cuando le hicieron la operación. Mi asquerosa marca junto a la boca viene de una quemadura feroz, ocurrida a comienzos de mi adolescencia. Tampoco puede decirse que tengamos ojos tiernos, esa suerte de faros de justificación por los que a veces los horribles consiguen arrimarse a la belleza” (“La noche de los feos”). De esta forma, el escritor uruguayo nos acercó a la fealdad en primera persona dándole un sentido más humano. 

“Si la mente está siendo atravesada por semejantes dardos, y debido a que la sociedad humana así lo impone, tan pronto uno de ellos ha sido lanzado, ya hay otro en camino; si esto engendra calor, y además han encendido la luz eléctrica; si decir una cosa deja detrás, en tantos casos, la necesidad de mejorar y revisar, provocando además arrepentimientos, placeres, vanidades y deseos; si todos los hechos a que me he referido, y los sombreros, y las pieles sobre los hombros, y los fracs de los caballeros, y las agujas de corbata con perla, es lo que surge a la superficie, ¿qué posibilidades tenemos?” (Virginia Woolf, “El Cuarteto de Cuerdas”).




Relatarse a sí mismo a través de la escritura es contarse ante los demás porque “la escritura se queda, permanece, trasciende el tiempo y el espacio” (Secretos, Leyendas y Susurros, DEMAC) y porque las palabras se convierten en mapas del recorrido por la vida que nos ayudan a transitar entre los parajes más desolados y a compartir las paradas más dulces. Relatar en primera persona para asomarse a ese mundo interno que funciona como indicador para saber si somos más felices o más tristes, si el enojo habita nuestros días o si somos presas del temor aunque, como escribiría Cortázar, “el libro de nuestra vida no siempre puede leerse entero y encuadernado”. Relatar los acontecimientos, escribir que una noche de junio nació nuestro primer hijo o que un día de septiembre un sismo azotó la ciudad en que vivimos o que en pleno contexto pandémico pudimos ver el aterrizaje del Perseverance en Marte. 

“Allí estaba ya el pueblo. Vio brillar los tejados bajo la luz de la luna. Tuvo la impresión de que lo aplastaba el peso de su hijo al sentir que las corvas se le doblaban en el último esfuerzo. Al llegar al primer tejaban, se recostó sobre el pretil de la acera y soltó el cuerpo, flojo, como si lo hubieran descoyuntado. Destrabó difícilmente los dedos con que su hijo había venido sosteniéndose de su cuello y, al quedar libre, oyó cómo por todas partes ladraban los perros” (Juan Rulfo, “No oyes ladrar los perros?).

Son #laspequeñascosas convertidas en relatos de nuestro tiempo para ser parte de la historia de la humanidad.

Comentarios
object(WP_Query)#17686 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(3) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(62152) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "22-03-2021" ["before"]=> string(10) "19-04-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(3) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(62152) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "22-03-2021" ["before"]=> string(10) "19-04-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(11) "vivir-mejor" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(false) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#5438 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(3) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(3) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#17694 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#17724 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "22-03-2021" ["before"]=> string(10) "19-04-2021" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(462) "SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2021-03-22 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2021-04-19 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (62152) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (3) ) AND rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish') GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2" ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#17698 (24) { ["ID"]=> int(63234) ["post_author"]=> string(3) "114" ["post_date"]=> string(19) "2021-03-31 13:53:20" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-03-31 18:53:20" ["post_content"]=> string(5590) "

El cambio es una constante en nuestras vidas y a pesar de ello el ser humano tiene una tendencia natural a mostrar rechazo por todo aquello que origina cambios que afecten a su zona de seguridad –o lo que algunos denominan “zona de confort”ya que algunos cambios nos pueden llevar a descubrir el lado bueno de las cosas, pero también el contrario. Es raro encontrar a una persona que le gusten los cambios; sin embargo, esa mentalidad resistente al cambio poco o nada ayuda a seguir creciendo profesionalmente.

El entorno en el que vivimos se caracteriza no solo por ser complicado, sino además por ser complejo. Mientras lo primero exige resolver problemas, lo segundo –la complejidad– conlleva saber gestionar situaciones de incertidumbre y hacer frente a un mundo en el que la ambigüedad se come a las certezas del pasado.

Muchas de las grandes empresas que alcanzaron el éxito en el pasado, terminaron desapareciendo como consecuencia de su incapacidad para prever el futuro y adaptarse a los cambios; empresas que murieron por su arrogancia y mirada hacia sí mismas, incapaces de escuchar el ritmo que marcaban sus clientes. Una empresa cambia cuando cambian las personas; sin embargo, cuando las inercias pesan más que la ilusión por adaptarse a entornos cambiantes, tanto los profesionales como las empresas se tornan mediocres.

Es necesario transformar la empresa en una organización con una cultura abierta a la innovación y ágil en su forma de gestionar, es decir que no tenga miedo al error y sea capaz de aprender del fracaso para volver a intentarlo. Es importante cambiar la cultura del control por la cultura del esfuerzo y de un compromiso real y no impostado. Adaptarse al cambio no está mal aunque a veces dudar o resistirse a ello, puede significar llegar demasiado tarde.

Las personas que desarrollamos nuestro trabajo en una compañía debemos mostrar una actitud de aprendiz-experto, esto es una actitud continua de aprendizaje que nos permite saber en qué somos buenos y en qué tenemos que mejorar. Una actitud de aprendizaje que vaya acompañada de acciones que nos conduzcan a obtener resultados.

Cada vez son más las empresas las que demandan perfiles profesionales  que combinan su conocimiento experto en un área con unas habilidades transversales que le permitan generar empatía con los clientes, colaborar en un equipo, gestionar diálogos constructivos, tanto a nivel interno como con agentes externos y, sobre todo, ser ejemplo para los demás.

Una cultura abierta a la innovación  se basa no tanto en la tecnología como sí en tener una amplitud de miras, en ir más allá. Mientras que la autocomplacencia nos ayuda a perpetuar comportamientos del pasado, los cuales hemos transformado en hábitos y rutinas, la humildad nos prepara para sentirnos expertos aprendices y nos prepara mejor para el futuro.

La actitud que mostramos hacia los demás para cada situación, es fruto de una decisión personal. Hay gente que para mostrar una actitud positiva espera hasta que las cosas marchen bien, pero aun cuando la situación sea desfavorable, el mostrar una actitud positiva influirá a mejorar el escenario.

Ante esta situación de cambios, ¿qué actitud eliges?

Te puede interesar : ¿Qué es la salud emocional?

Referencias:

 glocalthinking

Contacto:

[email protected]

https://www.facebook.com/draelizabeth.cruzgarza.9    

https://www.facebook.com/RIEHMTY/ 

ruizhealytimes

" ["post_title"]=> string(22) "Actitud ante el cambio" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(22) "actitud-ante-el-cambio" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-03-31 14:00:35" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-03-31 19:00:35" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=63234" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17632 (24) { ["ID"]=> int(63130) ["post_author"]=> string(1) "5" ["post_date"]=> string(19) "2021-03-29 09:40:06" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-03-29 14:40:06" ["post_content"]=> string(5605) "“A falta de otra prueba, el dedo pulgar por sí solo me convencería de la existencia de Dios”  – Isaac Newton / Físico, filósofo, inventor y matemático inglés (1643 - 1727). Entre 1812 y 1857, los hermanos Grimm coleccionaron, registraron por escrito y publicaron historias orales, entre ellas, Pulgarcito, un cuento de hadas alemán que trata de una pareja de campesinos que deseaba tener un hijo sin importar lo pequeño que éste fuera. Siete meses más tarde, la mujer da a luz a un pequeño niño no más grande que el tamaño de un pulgar. En otra versión, Hans Christian Andersen escribió el cuento Pulgarcita (también conocido como Almendrita) en el que una mujer acude a una bruja buena para conseguir su deseo de tener un hijo, obteniendo una semilla mágica de cebada que la mujer plantó y al poco tiempo nació una flor que en el centro tenía una pequeña niña. El dedo pulgar (del latín pollex, poderoso) está controlado por nueve músculos diferentes, algunos sujetos a los huesos de la mano y otros, a los del brazo; es el primero y totalmente oponible al resto de los dedos de la mano (humana), lo que le permite ser independiente y realizar la función de agarre y/o pinza para sujetar objetos o ejercer fuerza. Yubal Noah Harari (historiador y escritor israelí) nos dice que “la presión evolutiva produjo una concentración creciente de nervios y de músculos finamente ajustados en la palma y los dedos. Como resultado, los humanos pueden realizar tareas muy intrincadas con las manos. En particular, puede producir y usar utensilios sofisticados.” (De animales a dioses, Ed. Debate, 2016). En la época de revolución tecnológica que vivimos actualmente, es posible realizar la acción de “desplazar” al momento de utilizar el smartphone o escribir un mensaje utilizando únicamente el dedo pulgar, lo cual está generando una readaptación de músculos y huesos originando incluso lo que los médicos llaman: tendinitis del pulgar por el uso excesivo de pantallas táctiles. También es el dedo con el que aprobamos o desaprobamos, indicamos que todo está bien, pedimos “aventón” al pie de la carretera, nos identificamos usando la huella dactilar, firmamos documentos o lo chupamos cuando somos bebés en señal de hambre o sueño. Todo lo anterior viene a cuento porque en días pasados accidentalmente me corté el dedo pulgar derecho al romperse un florero mientras lo lavaba. Cualquiera podría pensar que una simple cortada se resuelve de forma inmediata aplicando una serie de primeros auxilios básicos, pero después de aplicarlos y de que pasaran unos minutos empecé a percibir una “fuga” de sangre y mi mano se comportaba de forma extraña, como si temblara. Miré la herida y la hemorragia no se detenía, parecía una llave abierta. Ante la mirada de susto de mi hijo, decidí salir a buscar ayuda médica y el resultado fue una pequeña sutura para cerrar el sitio exacto en que un pedazo de cristal cortó un vaso sanguíneo (con complejo de aorta) además de otras pequeñas cortadas menos profundas, afortunadamente. A manera de broma, el médico que me atendió me dijo que todos moriremos algún día, pero que no sabemos cuándo y que de esta milimétrica cortada saldré en tan solo unos días. De vuelta en mi casa y pasado el susto (es la segunda vez que siento una hemorragia en mi cuerpo) recordé la lectura de un libro que mi padre me regaló cuando era una niña: Tus diez amigos (Juan T. González, Ediciones Botas, 1973) y que trata justamente de los dedos de las manos para explorar los caminos del éxito, del buen ser y del bien servir. Por supuesto, regresé al texto y encontré lo siguiente respecto al pulgar: “En los antiguos tiempos cuando los romanos no querían ir a la guerra, se cortaban ese dedo y no iban porque no podían sostener la espada. Ese dedo es el más fuerte de la mano y te recordará una fuerza poderosa que tienes tú también: la voluntad. La voluntad es querer”. Una herida diminuta dio como resultado un dedo incapacitado y mi fuerza de voluntad me obligó a utilizar la mano izquierda, pero extraño mi pulgar derecho porque, aunque sigue ahí, echo de menos la cantidad de cosas que realizo y que se quedaron en pausa porque cada día ocurren cientos de procesos en nuestro organismo de los cuales no somos plenamente conscientes y creemos que solo un accidente grave que nos fracture el cuerpo o una infección sistémica nos incapacitarán para la vida, pero algo minúsculo también lo hace aunque sea de forma parcial y todo cambia. Ahí es donde radica la importancia de #laspequeñascosas que no solemos apreciar o que pasan de largo y que pueden brindarnos alegría como en el cuento de los hermanos Grimm o hacer realidad nuestros deseos como en el relato de Andersen o simplemente, permitirnos dar un click en nuestro móvil gracias a nuestro pequeño dedo pulgar.  " ["post_title"]=> string(27) "Las pequeñas cosas: pulgar" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(25) "las-pequenas-cosas-pulgar" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-03-29 09:40:47" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-03-29 14:40:47" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=63130" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#17698 (24) { ["ID"]=> int(63234) ["post_author"]=> string(3) "114" ["post_date"]=> string(19) "2021-03-31 13:53:20" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-03-31 18:53:20" ["post_content"]=> string(5590) "

El cambio es una constante en nuestras vidas y a pesar de ello el ser humano tiene una tendencia natural a mostrar rechazo por todo aquello que origina cambios que afecten a su zona de seguridad –o lo que algunos denominan “zona de confort”ya que algunos cambios nos pueden llevar a descubrir el lado bueno de las cosas, pero también el contrario. Es raro encontrar a una persona que le gusten los cambios; sin embargo, esa mentalidad resistente al cambio poco o nada ayuda a seguir creciendo profesionalmente.

El entorno en el que vivimos se caracteriza no solo por ser complicado, sino además por ser complejo. Mientras lo primero exige resolver problemas, lo segundo –la complejidad– conlleva saber gestionar situaciones de incertidumbre y hacer frente a un mundo en el que la ambigüedad se come a las certezas del pasado.

Muchas de las grandes empresas que alcanzaron el éxito en el pasado, terminaron desapareciendo como consecuencia de su incapacidad para prever el futuro y adaptarse a los cambios; empresas que murieron por su arrogancia y mirada hacia sí mismas, incapaces de escuchar el ritmo que marcaban sus clientes. Una empresa cambia cuando cambian las personas; sin embargo, cuando las inercias pesan más que la ilusión por adaptarse a entornos cambiantes, tanto los profesionales como las empresas se tornan mediocres.

Es necesario transformar la empresa en una organización con una cultura abierta a la innovación y ágil en su forma de gestionar, es decir que no tenga miedo al error y sea capaz de aprender del fracaso para volver a intentarlo. Es importante cambiar la cultura del control por la cultura del esfuerzo y de un compromiso real y no impostado. Adaptarse al cambio no está mal aunque a veces dudar o resistirse a ello, puede significar llegar demasiado tarde.

Las personas que desarrollamos nuestro trabajo en una compañía debemos mostrar una actitud de aprendiz-experto, esto es una actitud continua de aprendizaje que nos permite saber en qué somos buenos y en qué tenemos que mejorar. Una actitud de aprendizaje que vaya acompañada de acciones que nos conduzcan a obtener resultados.

Cada vez son más las empresas las que demandan perfiles profesionales  que combinan su conocimiento experto en un área con unas habilidades transversales que le permitan generar empatía con los clientes, colaborar en un equipo, gestionar diálogos constructivos, tanto a nivel interno como con agentes externos y, sobre todo, ser ejemplo para los demás.

Una cultura abierta a la innovación  se basa no tanto en la tecnología como sí en tener una amplitud de miras, en ir más allá. Mientras que la autocomplacencia nos ayuda a perpetuar comportamientos del pasado, los cuales hemos transformado en hábitos y rutinas, la humildad nos prepara para sentirnos expertos aprendices y nos prepara mejor para el futuro.

La actitud que mostramos hacia los demás para cada situación, es fruto de una decisión personal. Hay gente que para mostrar una actitud positiva espera hasta que las cosas marchen bien, pero aun cuando la situación sea desfavorable, el mostrar una actitud positiva influirá a mejorar el escenario.

Ante esta situación de cambios, ¿qué actitud eliges?

Te puede interesar : ¿Qué es la salud emocional?

Referencias:

 glocalthinking

Contacto:

[email protected]

https://www.facebook.com/draelizabeth.cruzgarza.9    

https://www.facebook.com/RIEHMTY/ 

ruizhealytimes

" ["post_title"]=> string(22) "Actitud ante el cambio" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(22) "actitud-ante-el-cambio" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-03-31 14:00:35" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-03-31 19:00:35" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=63234" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(11) ["max_num_pages"]=> float(6) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "6a2e821b2959e4255c51a739b3dd218d" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }
Actitud ante el cambio

Actitud ante el cambio

El cambio es una constante en nuestras vidas y a pesar de ello el ser humano tiene una tendencia natural a mostrar rechazo por...

marzo 31, 2021

Las pequeñas cosas: pulgar

“A falta de otra prueba, el dedo pulgar por sí solo me convencería de la existencia de Dios”  – Isaac Newton /...

marzo 29, 2021




Más de categoría

Era Covid: Liderazgo y Conciencia de Ejemplaridad

La ejemplaridad se construye a partir de dos ejes que se complementan: por una parte el tipo y la...

abril 16, 2021

¿Qué es la crisis social?

Una crisis es un cambio brusco o una modificación importante en el desarrollo de algún suceso, y ésta puede ser tanto física como simbólica. Asimismo, crisis...

abril 14, 2021

Las pequeñas cosas: chasquido

“Hay que aceptarlo. Tenemos el mundo aquí y es lo que nos tocó. Tenemos que hacer algo bueno con...

abril 12, 2021

Divorcios y separaciones en pandemia: ¿Cómo ayudar a nuestros hijos en el proceso?

Es un hecho que para la mayoría de nosotros, el confinamiento por la pandemia de COVID 19 representó un...

abril 9, 2021