Hablemos del Gluten

No. No es una moda esto de una dieta “libre de gluten”.

13 de junio, 2017

No. No es una moda esto de una dieta “libre de gluten”. Ojalá y lo fuera, pero la realidad es que intolerancia y sensibilidad al gluten es más común de lo que sabemos. Tan común, que un 90% de la población sufre de intolerancia, alergia o sensibilidad y no lo saben al ser mal diagnosticados, o no tener síntomas tan obvios como quienes tienen enfermedad Celiaca.

El gluten es una proteína que se encuentra en la mayoría de granos, sobretodo en el trigo. Y aunque es algo que hemos estado consumiendo desde hace miles de años, la forma en la que se procesa hoy en día y las cantidades en la que lo comemos no son las mismas que hace 50 años. Los procesos para que llegue a nuestra comida son tantos, que ha perdido su valor nutricional. Y la demanda y dependencia por el gluten es tan masiva que ya no solo es el pan y la pasta; maquillaje, shampoo, cátsup, bolsas de papitas…

Las reacciones más comunes son: inflamación, problemas digestivos, migrañas, artritis, cansancio, problemas de fertilidad, sinusitis, asma, acné, problemas de tiroides. Se ha demostrado hacernos más propensos a tener alergias. También se ha demostrado la forma en la que nos afecta a nivel mental: niños que sufren de autismo y déficit de atención, han mejorado al quitarles gluten de su dieta.

Por otro lado, también irrita nuestro intestino y esto no nos deja absorber nutrientes necesarios como el calcio, omegas, vitaminas, minerales, el hierro y acabamos con anemia.

¿Cómo saber si tenemos una reacción? Lo más fácil y barato es eliminando por tres semanas todo alimento que contenga gluten y optar por avena, arroz, amaranto, tortillas y similares. Después de este lapso, podemos sentir cambios y empezar a consumir un poco de gluten para darnos cuenta de cómo reacciona nuestro cuerpo.

Hay tantos alimentos y opciones de donde escoger que no es pretexto. Pero ojo, solo porque es “libre de gluten” no quiere decir que es sano. Muchos de estos productos tienen mas sodio, azúcar y grasa, siempre hay que optar por ingredientes naturales y no procesados para evitar todos los procesos innecesarios e ingredientes añadidos.

Comentarios
object(WP_Query)#17662 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(3) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(30471) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "22-12-2021" ["before"]=> string(10) "19-01-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(3) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(30471) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "22-12-2021" ["before"]=> string(10) "19-01-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(11) "vivir-mejor" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#17661 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(3) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(3) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#17668 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#17682 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "22-12-2021" ["before"]=> string(10) "19-01-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(462) "SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2021-12-22 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-01-19 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (30471) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (3) ) AND rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish') GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2" ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#17658 (24) { ["ID"]=> int(74424) ["post_author"]=> string(1) "5" ["post_date"]=> string(19) "2022-01-10 13:05:38" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-01-10 18:05:38" ["post_content"]=> string(5545) "“El que no cree en la magia nunca la encontrará.”  – Roald Dahl (1916-1990), escritor británico. En algún momento de la historia de mi vida, dediqué mi tiempo a generar ingresos para una universidad privada a través de la capacitación empresarial. Un buen día conseguí un contrato para cuatro diplomados en ciencias de la educación. Para llevarse a cabo se requerían de aulas, equipo de audio y video, materiales y una compleja logística que debía coordinar con la dirección administrativa correspondiente cuyo titular al sentirse sorprendido por tales requerimientos solo atinó a decir: “Eli, soy director administrativo no hago magia”. Por aquél entonces su comentario me pareció fuera de lugar (yo que me tomaba la vida tan en serio y desempeñaba a cabal cumplimiento mi rol en aquélla institución) y lo que siguió fue que el señorito en cuestión no tuvo más que conseguir los recursos solicitados para dar inicio a la capacitación y fin del asunto.  Hoy me pareció oportuno recordar aquel pasaje porque generalmente se asocia la magia a lo instantáneo, a lo que surge de forma inexplicable o a lo fantástico. Y es que la magia (del latín magīa y este del griego μαγεία = mageía) no es un tema fácil. Lo primero que se viene a la mente es la figura de una bruja en su caldero o un mago con su sombrero, pero lo cierto es que el tema va más allá de princesas encantadas o brujas maléficas al puro estilo de Disney. En la antigüedad, los magos eran sacerdotes eruditos; la palabra “mago” proviene del persa ma-gu-u-sha = sacerdote. Llegó al griego como μάγος (magos, plural: μάγοι, magoi) refiriéndose a una casta de sacerdotes persas o babilonios, que estudiaban las estrellas en su deseo de buscar a Dios. Del griego pasó al latín como magus, plural magi, /mágui/ de donde llegó al español mago. Durante la época medieval, la magia estuvo relacionada con la astrología y la alquimia, ambas consideradas por la iglesia católica como asunto del demonio. En la actualidad, la antropología considera a la magia en un plano paralelo a la evolución de las religiones y en lo general, se relaciona con el poder para modificar o manipular la naturaleza a voluntad propia sin caer en el extremo de la superstición. Me refiero a la magia como ese poder, emoción o intención que mueve algo dentro de nosotros y nos impulsa a actuar; la publicidad nos habla de la magia del cine, la magia de la navidad o la magia de los nuevos comienzos y existen cantidad de producciones cuyo eje temático es la magia vista como un superpoder, pero no se trata de varitas ni de palabras mágicas sino de la actitud que asumimos ante la vida y que hace posible lo que nos proponemos. Pensemos por un momento en las hadas que aparecen en los cuentos infantiles, mejor aún, recordemos aquel pasaje del cuento de la Bella durmiente: “Cuando la niña cumple un año de edad, invitan a un festejo en honor de la niña a tres hadas madrinas que, mediante encantamientos, le otorgan dones positivos”. Si trasladamos esa idea a la vida terrenal, encontraremos que nacemos con diversos dones como la belleza, la inocencia, la bondad, entre otros. Así que no hace falta tener hadas madrinas que los otorguen como tampoco es necesario ser Samantha, la bruja encantada o Hermione de Harry Potter, porque la magia se traduce en cada una de #laspequeñascosas que realizamos en lo cotidiano y que son el mejor hechizo o encantamiento que podemos tener al alcance de la mano: fuerza de voluntad, compromiso, constancia, honestidad, lealtad, preparación, etc.  Solemos decir o escuchar que algo sucedió “como por arte de magia” porque generalmente vemos el resultado pero desconocemos el proceso y los antecedentes porque “Roma no se hizo en un día” y detrás de cada logro hay una gran dosis de disciplina, habilidad, estudio, sacrificio y un sinfín de acciones que dan como resultado algo que parece “mágico” en apariencia, pero que en lo tangible, no funciona de esa manera porque eso que llamamos magia no está en lo externo sino en lo que somos, en lo que hacemos, en nuestros pensamientos, en nuestras emociones e intenciones. A manera de colofón: la serie Once Upon a Time nos propone que “el amor verdadero es la magia más poderosa existente, capaz de romper cualquier maldición y de enfrentarse a la brujería. Este puede manifestarse en diversas maneras, además de las relaciones románticas, también puede existir entre personas de lazos familiares, como padres e hijos o entre hermanos, y amistades.” Así que si hay algo en lo que nos gustaría creer como una fuerza poderosa se trata del amor como esa emoción que nos motiva a vencer cualquier obstáculo o crear y si le queremos llamar magia, se lo merece porque desde el amor, todo es posible.  " ["post_title"]=> string(26) "Las pequeñas cosas: magia" ["post_excerpt"]=> string(220) "La magia se traduce en cada una de #laspequeñascosas que realizamos en la vida cotidiana. El mejor hechizo que podemos tener al alcance de la mano es la fuerza de voluntad, compromiso, constancia, honestidad, lealtad…" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(24) "las-pequenas-cosas-magia" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-01-10 13:07:17" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-01-10 18:07:17" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=74424" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17623 (24) { ["ID"]=> int(73919) ["post_author"]=> string(2) "81" ["post_date"]=> string(19) "2021-12-27 13:37:02" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-12-27 18:37:02" ["post_content"]=> string(5051) "Con el regreso a las actividades presenciales –al margen del hecho de que aún estamos en Pandemia, pero desde una perspectiva un tanto diferente– los festejos de fin de año se perfilan esperanzadores y, desde hace semanas, todo a nuestro alrededor nos hace sentir que diciembre (el mes de celebrar, de cerrar ciclos y de evaluar lo que hemos vivido y construido durante todo un año) llegó con un sabor de “vida nueva”. En estas festividades, la reflexión tendrá un papel preponderante en los corazones. Por todos lados nos dicen que estas fechas son tiempo de amar, de paz, de dar, de cambiar, de celebrar,  de compartir,  de alegría y de fe. Y todo eso es cierto. Pero, también es cierto que estas festividades deben de convertirse en un tiempo de hacer una pausa. Hacer la pausa física que necesitamos para amar y valorar nuestro cuerpo, para agradecer la salud que tenemos o recuperar la que hemos perdido, para descansar de verdad y cargar baterías y así poder iniciar un nuevo ciclo con el 100% de entusiasmo, con nuevas ideas, con nuevos proyectos personales y familiares, y con el genuino y absoluto propósito de ser mejores, para nosotros mismos y para los demás. Es importante hacer una pausa mental para conectarnos con nuestros verdaderos deseos e ilusiones, para reflexionar sobre el valor de lo que hacemos día a día, para encontrar que la verdadera riqueza de la vida se encuentra justamente ahí en nuestro quehacer diario, en los momentos que compartimos con nuestros hijos y nuestras familias. En las cosas que hacemos a cada instante con la conciencia plena, con toda nuestra atención y nuestros sentidos puestos en el presente, sabiendo que eso que hacemos, vale la pena. Hacer, también, la pausa espiritual que conlleva este tiempo de preparación, de renovación de la fe y de unión familiar. Esa pausa que tal vez nos ayude a sanar el alma, a aprender a entregarnos a los demás con más amor y con más alegría, a ver al otro con distintos ojos, a valorar la bendición que es tener una familia con la cual y por la cual vivir, a abrir realmente el corazón y regalarlo con la convicción de que ese es el verdadero ejemplo que Jesús quiere  derramar en nuestros corazones cada vez que recordamos su nacimiento. Tazas Según la teoría de las cuatro tazas, estamos tan inmersos en lo que nos ocupa la mente, que no nos damos cuenta de que hemos dejado de estar en el presente para todo aquello que nos rodea y necesita de nuestra conciencia plena y de toda nuestra atención: nuestra familia, nuestros amigos, nuestros proyectos, ¡nuestra vida! Así que estas fechas también pueden ser momento de hacer una pausa y convertirnos mejor en hermosas tazas abiertas: tazas grandes y abiertas, reflexivas y flexibles, dispuestos a llenarse de experiencias, de emociones, de alegría y de aprendizaje. Decididos a apagar el “mitote” que no nos deja estar, ni ver, ni oír a quien nos necesita (y de paso también, apagar el teléfono para poder tener una conversación real con la gente real que nos rodea). Tazas abiertas colmadas de cosas para dar, pero  con espacio suficiente para recibir a los demás.  Para oír lo que nuestros hijos o amigos necesitan, para aprender de todo y de todos cada día. Para saber ver las inquietudes o angustias de cada persona, sus alegrías y sus tristezas. Tazas sin grietas, ni roturas, que sepan contener, que sepan escuchar y que sepan compartir con sus familias, con los compañeros de trabajo y sobre todo dispuestos a dar la atención, protección, confianza y seguridad que nuestros hijos necesitan. Tazas que sepan convertir el juicio y la crítica en la miel más dulce, que saquen lo mejor de cada situación, que transformen cada enojo en una sonrisa, cada error en un aprendizaje y cada reto en una oportunidad. Tenemos miles de motivos hoy y cada día para dar gracias: nuestra familia, nuestro colegio, nuestros hogares, las risas, alegrías, momentos y experiencias que compartimos con los que amamos, las bendiciones de las que podemos disfrutar, ver el esplendor del amanecer o sentir el frío que nos hace saber que estamos vivos… Hagamos de estas fechas un momento de descanso, de pausa y de reflexión que Dios nos pide para que nuestros corazones se fortalezcan, nuestra fe se renueve y nuestra vida se llene del sentido humano que nos identifica como Familia Mazenod.     " ["post_title"]=> string(57) "Festividades de fin de año: tiempo de hacer una pausa…" ["post_excerpt"]=> string(218) "Todos necesitamos hacer una pausa en nuestras actividades para cargar baterías e iniciar con entusiasmo el nuevo año, con nuevas ideas y proyectos personales, familiares y laborales, con el propósito de ser mejores." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(52) "festividades-de-fin-de-ano-tiempo-de-hacer-una-pausa" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-12-27 14:04:13" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-12-27 19:04:13" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=73919" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#17658 (24) { ["ID"]=> int(74424) ["post_author"]=> string(1) "5" ["post_date"]=> string(19) "2022-01-10 13:05:38" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-01-10 18:05:38" ["post_content"]=> string(5545) "“El que no cree en la magia nunca la encontrará.”  – Roald Dahl (1916-1990), escritor británico. En algún momento de la historia de mi vida, dediqué mi tiempo a generar ingresos para una universidad privada a través de la capacitación empresarial. Un buen día conseguí un contrato para cuatro diplomados en ciencias de la educación. Para llevarse a cabo se requerían de aulas, equipo de audio y video, materiales y una compleja logística que debía coordinar con la dirección administrativa correspondiente cuyo titular al sentirse sorprendido por tales requerimientos solo atinó a decir: “Eli, soy director administrativo no hago magia”. Por aquél entonces su comentario me pareció fuera de lugar (yo que me tomaba la vida tan en serio y desempeñaba a cabal cumplimiento mi rol en aquélla institución) y lo que siguió fue que el señorito en cuestión no tuvo más que conseguir los recursos solicitados para dar inicio a la capacitación y fin del asunto.  Hoy me pareció oportuno recordar aquel pasaje porque generalmente se asocia la magia a lo instantáneo, a lo que surge de forma inexplicable o a lo fantástico. Y es que la magia (del latín magīa y este del griego μαγεία = mageía) no es un tema fácil. Lo primero que se viene a la mente es la figura de una bruja en su caldero o un mago con su sombrero, pero lo cierto es que el tema va más allá de princesas encantadas o brujas maléficas al puro estilo de Disney. En la antigüedad, los magos eran sacerdotes eruditos; la palabra “mago” proviene del persa ma-gu-u-sha = sacerdote. Llegó al griego como μάγος (magos, plural: μάγοι, magoi) refiriéndose a una casta de sacerdotes persas o babilonios, que estudiaban las estrellas en su deseo de buscar a Dios. Del griego pasó al latín como magus, plural magi, /mágui/ de donde llegó al español mago. Durante la época medieval, la magia estuvo relacionada con la astrología y la alquimia, ambas consideradas por la iglesia católica como asunto del demonio. En la actualidad, la antropología considera a la magia en un plano paralelo a la evolución de las religiones y en lo general, se relaciona con el poder para modificar o manipular la naturaleza a voluntad propia sin caer en el extremo de la superstición. Me refiero a la magia como ese poder, emoción o intención que mueve algo dentro de nosotros y nos impulsa a actuar; la publicidad nos habla de la magia del cine, la magia de la navidad o la magia de los nuevos comienzos y existen cantidad de producciones cuyo eje temático es la magia vista como un superpoder, pero no se trata de varitas ni de palabras mágicas sino de la actitud que asumimos ante la vida y que hace posible lo que nos proponemos. Pensemos por un momento en las hadas que aparecen en los cuentos infantiles, mejor aún, recordemos aquel pasaje del cuento de la Bella durmiente: “Cuando la niña cumple un año de edad, invitan a un festejo en honor de la niña a tres hadas madrinas que, mediante encantamientos, le otorgan dones positivos”. Si trasladamos esa idea a la vida terrenal, encontraremos que nacemos con diversos dones como la belleza, la inocencia, la bondad, entre otros. Así que no hace falta tener hadas madrinas que los otorguen como tampoco es necesario ser Samantha, la bruja encantada o Hermione de Harry Potter, porque la magia se traduce en cada una de #laspequeñascosas que realizamos en lo cotidiano y que son el mejor hechizo o encantamiento que podemos tener al alcance de la mano: fuerza de voluntad, compromiso, constancia, honestidad, lealtad, preparación, etc.  Solemos decir o escuchar que algo sucedió “como por arte de magia” porque generalmente vemos el resultado pero desconocemos el proceso y los antecedentes porque “Roma no se hizo en un día” y detrás de cada logro hay una gran dosis de disciplina, habilidad, estudio, sacrificio y un sinfín de acciones que dan como resultado algo que parece “mágico” en apariencia, pero que en lo tangible, no funciona de esa manera porque eso que llamamos magia no está en lo externo sino en lo que somos, en lo que hacemos, en nuestros pensamientos, en nuestras emociones e intenciones. A manera de colofón: la serie Once Upon a Time nos propone que “el amor verdadero es la magia más poderosa existente, capaz de romper cualquier maldición y de enfrentarse a la brujería. Este puede manifestarse en diversas maneras, además de las relaciones románticas, también puede existir entre personas de lazos familiares, como padres e hijos o entre hermanos, y amistades.” Así que si hay algo en lo que nos gustaría creer como una fuerza poderosa se trata del amor como esa emoción que nos motiva a vencer cualquier obstáculo o crear y si le queremos llamar magia, se lo merece porque desde el amor, todo es posible.  " ["post_title"]=> string(26) "Las pequeñas cosas: magia" ["post_excerpt"]=> string(220) "La magia se traduce en cada una de #laspequeñascosas que realizamos en la vida cotidiana. El mejor hechizo que podemos tener al alcance de la mano es la fuerza de voluntad, compromiso, constancia, honestidad, lealtad…" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(24) "las-pequenas-cosas-magia" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-01-10 13:07:17" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-01-10 18:07:17" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=74424" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(15) ["max_num_pages"]=> float(8) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "559452e06388419c8bbea52f625f2715" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

Las pequeñas cosas: magia

La magia se traduce en cada una de #laspequeñascosas que realizamos en la vida cotidiana. El mejor hechizo que podemos tener al...

enero 10, 2022

Festividades de fin de año: tiempo de hacer una pausa…

Todos necesitamos hacer una pausa en nuestras actividades para cargar baterías e iniciar con entusiasmo el nuevo año, con nuevas ideas y...

diciembre 27, 2021




Más de categoría
Las pequeñas cosas: relatividad

Las pequeñas cosas: relatividad

El cambio es lo único constante y en la máquina de la relatividad en la que vivimos también estamos...

enero 17, 2022

¿Quién controla tu vida?

¿Sabes por qué hay personas convencidas de que su existencia está determinada por factores externos como la suerte, mientras...

enero 12, 2022

Las pequeñas cosas: magia

La magia se traduce en cada una de #laspequeñascosas que realizamos en la vida cotidiana. El mejor hechizo que...

enero 10, 2022

El camino de la vida

La reciprocidad es casi una utopía que muy pocas veces se consigue en una relación afectiva. Si se logra,...

enero 6, 2022