El manejo de residuos sólidos urbanos

Debido al crecimiento poblacional, sumado a la expansión incontrolada de nuestras ciudades y a los patrones de consumo y producción (uso exagerado de plásticos en bolsas y envases), se ha ido aumentando enormemente el volumen de “basura”....

3 de febrero, 2021

Debido al crecimiento poblacional, sumado a la expansión incontrolada de nuestras ciudades y a los patrones de consumo y producción (uso exagerado de plásticos en bolsas y envases), se ha ido aumentando enormemente el volumen de “basura”. Hay varios tipos:

  1. Doméstica (productos consumidos, envases, embalajes o empaques, heces de mascotas), etc.
  2. Industrial
  3. Del sector salud
  4. Los desechos químicos

Teóricamente, todos estos desechos domésticos se conocen como residuos sólidos urbanos.

Los que corresponden como señalados con las letras B, C o D, son residuos de manejo especial (RME) y que por su origen pueden resultar de distinto nivel de peligrosidad.

Todos conocemos los efectos derivados del pobre manejo de los residuos:

  • Contaminación del suelo, agua, aire. Como resultado de la mala gestión, se han convertido en un grave problema de salud pública, mismo que crece enormemente en situaciones de emergencia o desastre (sismos, huracanes, incendios).

El mal manejo de residuos orgánicos, genera situaciones complejas, pues al desagradable olor hay que agregar que originan la propagación de fauna nociva (ratas), insectos y parásitos. Todo ello convierte a los residuos urbanos en causa grave de pérdida de salud.

  • Basura generada por habitante por día según la SEMARNAT

En México cada habitante genera 1.3 kg por día es decir 475 kg por año. Si hoy somos 129 millones de habitantes en México, generamos 61.2 millones de toneladas de residuos anualmente.




Los cambios de patrones de consumo en los últimos 20 años han traído como consecuencia un 61% de aumento en la generación de residuos, sobre todo, derivado del consumo de alimentos procesados en empaques de plástico, cartón, vasos, bolsas o cubiertos de plástico de un solo uso.

Agreguemos a este incremento los cambios de la tecnología que producen grandes desechos de computadoras, electrodomésticos, juguetes, etc.

Cabe destacar que este fenómeno de crecimiento descontrolado de residuos no es privativo de México. El 44 % de los residuos en el planeta lo producen los países miembros de la OCDE; Latinoamérica y el Caribe aportan el 12%.

En un estudio realizado por el Banco Mundial, se determinó que al 2020, el planeta produce 2 mil millones de toneladas diarias de residuos sólidos urbanos.

En nuestro país los municipios son responsables de la recolección, traslado y disposición final de los residuos. Este proceso se da en condiciones muy precarias, empezando porque las familias no suelen separar los residuos, lo que reduce la posibilidad del reciclaje y reúso. Así muchos desechos acaban en “tiraderos” o rellenos sanitarios municipales de dudosa efectividad.

El reciclaje entonces alcanza solamente el 16% de los residuos generados.

Hay que señalar que el país que produce más desechos es Estados Unidos, donde por habitante produce tres veces más que la media global, es decir, 3.6 kg por persona por día.

Este enorme reto de manejo de residuos de todo tipo, exige desde ahora pasar de la economía lineal a la economía circular.

Esta economía lineal consiste en extraer, producir, usar y tirar, contra un nuevo modelo económico que incluye rediseño, reelaboración y producción, distribución, reutilización, recolección, reciclado y de nueva cuenta el rediseño.

Desde la revolución industrial donde la economía agrícola se ve sustituida por la industrialización de bienes y servicios (2° mitad del siglo XIX), hasta la primera década del siglo XXI.

Hemos visto en este largo periodo cómo pasamos por varias etapas, donde el floreciente capitalismo de la posguerra, dio pie a un acelerado consumismo, un creciente desperdicio, un daño ambiental en todos los órdenes , afectando clima, biodiversidad, contaminación del aire, el agua y al final afectando gravemente la salud humana, poniendo en riesgo la salud del planeta y haciendo florecer gracias al daño ocasionado, a la industria farmacéutica, los seguros de gastos médicos, seguros de vida, haciéndonos creer a todos que este modelo reducirá la pobreza, la enfermedad y el deterioro del hábitat.

Casualmente en la vida urbana, la pandemia global ha encendido los focos rojos.

El confinamiento pone una alerta en los procesos productivos que afectan gravemente la salud de las personas y abren una ventana de oportunidad para dar paso a lo que ya denominamos economía circular, cuya concepción tiene más de 10 años. Este concepto surge como  reacción a los efectos  del cambio climático, la emisión de gases efecto invernadero (CO2), los gases por dióxido de azufre (SO2), las partículas suspendidas ultrafinas y muchos otros etcéteras, todos igualmente dañinos.

La destrucción de bosques y selvas, la pérdida por contaminación de los recursos hídricos del país, la pésima gestión de la producción agrícola y pecuaria, nos obligan a adoptar este nuevo modelo económico.

Veamos algunas consecuencias hoy del círculo perverso de la economía lineal.

Datos duros de la basura en la Ciudad de México

12700 toneladas diarias de residuos sólidos urbanos.

14000 toneladas diarias de RCD (residuos de la construcción).

México aprovecha el 4% de sus residuos vía reciclaje en tanto.

Corea y Japón el 97%

Holanda el 95%

Alemania el 90%

25% de las partículas suspendidas en la CDMX están relacionados con la industria de la construcción.

El escombro aparece tirado casi en cualquier parte, por falta de gestión urbana.

Los residuos plásticos, las llantas, las bolsas invadieron playas, lagos, ríos matando todo género de especies.

¿Cuáles son los principios básicos de este esquema?

En primer lugar señalar que en la naturaleza el concepto basura no existe (nada se crea, nada se pierde, todo se transforma).

Un animal que muere se convierte en alimento para otros animales. Las hojas que caen de los árboles, son nutrientes para el mismo árbol. En cambio la basura es creada solo por el hombre (extrae-fabrica-usa-tira).

Los sistemas vivos funcionan con energía renovable (el poder calorífico y energético del sol, como ejemplo: una planta obtiene energía del calor geotérmico y del sol para producir oxígeno).

En síntesis, el principio básico de la economía lineal es que el proceso de extracción, fabricación, uso y desperdicio debe ser sustituido ya inexorablemente por el de la economía circular que incorpora el reciclar, reusar, rediseñar, reparar y recuperar construyendo resiliencia y generando cero basura.

La economía circular hace énfasis en los procesos de diseño inicial de los productos que al fin de su vida útil, son recolectados para producir nuevos productos.

La energía necesaria para su producción es siempre renovable, no hay combustión, no hay emisiones, no hay desperdicios.

El proceso regenera primero y preserva el medio ambiente después

Mejora la calidad de vida de la población, genera ciudades bienestar

Ahora ¿por qué es fundamental impulsar este tipo de economía?

  • En 10 años tendremos en el mundo tres mil millones de nuevos consumidores
  • Los combustibles fósiles con su inmenso desperdicio tienden a ser abandonados por sus efectos nocivos.
  • La producción de alimentos y los recursos tradicionales para hacerlo son cada vez más difíciles de mantener (la agricultura y la ganadería convencionales, causan daños irreversibles en suelo y recursos hídricos).
  • Los sistemas financieros casi colapsaron hace 11 años por alimentar la cultura del desperdicio y de los créditos “chatarra” para la vivienda.

Tenemos que utilizar nuevas acciones que ahora son fundamentales: El liderazgo , La innovación tecnológica , Las cadenas de valor de los materiales y La colaboración.

El liderazgo

Debe ser ejercido por los gobiernos para impulsar un nuevo modelo económico que plantee cómo repensar el progreso sobre una base sistémica muy simple en un proceso tan complejo.

  • La resiliencia
  • La desmaterialización
  • La transparencia
  • Y la inteligencia

El uso de innovación tecnológica es fundamental

¿Qué pasaría si en lugar de comprar productos, compramos servicios?

Hoy esto ya sucede con los automóviles y con la telefonía celular, pero se puede lograr con muchos otros productos.

  • Lograríamos así satisfacer a bajo costo la demanda de servicios
  • Reduciríamos consumos energéticos
  • Fomentaríamos la cultura del reciclaje y el reúso
  • Iniciaríamos un verdadero procesos de economía reparadora

Las cadenas de valor en los materiales son fundamentales

Desde plásticos, equipos electrónicos, hábitos de alimentación, hasta la moda….

Por citar un ejemplo, Naciones Unidas calculó que el valor anual de los residuos electrónicos en el mundo es de 62 000 MDD.

Se logró en 2019 un acuerdo a través de la ONU, con varias empresas globales para crear una industria formal del reciclaje. Esto significa que se pueden repensar el modelo de negocio y el diseño de origen de los productos debe partir del total reúso y aprovechamiento del producto una y otra vez.

Transformar el sistema alimentario, convirtiéndolo en saludable para las personas, eliminando productos industrializados de alto consumo energético y de agua. Este proceso podría evitar 5 millones de muertes en el mundo anualmente debido a los malos hábitos alimentarios, esto se podría alcanzar en el año 2050.

La industria de la moda y el vestuario está en la mira. El uso de “textiles circulares” para enfrentar este sector de la economía derrochador y contaminante está en marcha.

La colaboración es indispensable. Si partimos de que la base hoy de los recursos asignados a la economía son solo el 9% en términos de que son reutilizados, entenderemos la necesidad de ampliar decididamente los esfuerzos de gobiernos y empresas para ampliar sustancialmente el reúso y el reciclaje de los recursos de la economía del mundo.

Concluyo:

  • Convertir la basura orgánica en energía es un paso inmediato e inminente.
  • Reciclar y reusar el vidrio, envases metálicos y hasta plásticos, es una realidad.
  • Producir energía utilizando aguas residuales con procesos de tratamiento anaerobio permite ya producirla, reinyectando finalmente el agua para reúso, es ya un modelo vigente en muchas partes del mundo.
  • Modificar hábitos de consumo alimentario no es más que un buen deseo, pero es básico para mejorar nuestra salud.
  • Reusar todos los desperdicios de la industria de la construcción, triturándolos, enriqueciéndolos con cemento y otros agregados será a no dudarlo en el futuro inmediato práctica común para la reconstrucción de vialidades.

Solo utilizando los principios de la economía circular salvaremos la economía, la biodiversidad y el país en que habitamos, salvando de la destrucción a nuestras ciudades.

Comentarios

Era Covid: Liderazgos al desnudo

Quizá el aspecto peor calificado durante la pandemia es el liderazgo político. Presidentes, Primeros Ministros y líderes políticos han hecho toda clase...

febrero 12, 2021

Las pequeñas cosas: CONTEMPLACIÓN

    “La mayoría de las personas están tan absortas en la contemplación del mundo exterior que son totalmente ajenas a lo...

febrero 8, 2021




Más de categoría
la idea de liderazgo

Era Covid: breve disección de la idea de liderazgo

La pandemia ha confirmado que la gran mayoría de los modos de liderazgo del pasado ya no son eficaces...

marzo 5, 2021

8 de marzo: ¿cómo lo conmemoramos?

    8 de marzo: ¿cómo lo conmemoramos? En 1975 cursaba yo el tercer año de la carrera de...

marzo 2, 2021

Las pequeñas cosas: relatos

“La felicidad consiste en poner de acuerdo tus pensamientos, tus palabras y tus hechos.”  – Mahatma Gandhi, Pensador y...

marzo 1, 2021

CARTAS A TORA 214

Querida Tora: No sabes el rebumbio que se armó en la vecindad el día en que el portero anunció...

febrero 26, 2021