Con cada pérdida también llega una ganancia

Está próximo el Día de Muertos, y aunque en México se organiza una celebración para recordar a nuestros seres amados, la muerte sigue siendo algo que no aceptamos.

27 de octubre, 2021 Con cada pérdida también llega una ganancia

En esta vida lo único que tenemos seguro es la muerte. Es común escuchar y repetir esta frase; sin embargo, a pesar de saberlo, todo el tiempo evitamos hablar de esto abiertamente. Si durante las charlas familiares alguien menciona sus deseos respecto a cómo le gustaría que fuera su funeral, por ejemplo, enseguida escuchamos frases como “No hables de eso”, “No invoques a la muerte”, incluso decimos cosas como: “Tú no vas a morir”, lo que da cuenta de la resistencia que hay frente a uno de los procesos naturales de la vida. 

Simplemente es

La muerte no es fea ni bonita. Las etiquetas las ponemos los seres humanos con base en nuestras creencias. Pero la muerte simplemente es algo que sucede cuando culmina nuestra estancia en este mundo; muerte y vida van de la mano, sin una no existe la otra. Para cada persona la “huesuda” tiene un significado distinto. Para algunos es el fin de todo, otros creen firmemente que los difuntos llegan a un lugar maravilloso llamado paraíso, o al infierno, según haya sido su comportamiento en la Tierra. No nos detendremos en esto pues cada quien es libre de tener las creencias que prefiera y todas son válidas. El objetivo esta vez es comprender que con una pérdida tan definitiva como se considera a la muerte también puede haber ganancias. ¿Cuáles?, ahora te cuento…

Vida solo hay una

A diferencia de algunos videojuegos, en el “juego de la vida” tenemos una sola oportunidad para disfrutar al máximo todo lo que se nos concede. Cuando alguien cercano pierde la vida en lo primero que pensamos es en que eso mismo puede sucedernos en cualquier momento por lo que sentimos cierta “urgencia” por aprovechar todo lo que poseemos, sobre todo los amores. Un primer punto positivo ante la muerte es: valorar más la vida, la propia y la de los demás.

Cambio en la escala de prioridades

La muerte también mueve nuestra escala de prioridades, lo que antes era importante, tras la muerte se vuelve irrelevante, o al revés, apreciamos muchísimo más lo que antaño considerábamos insignificante. 

Presente, presente y más presente

Otra ganancia ante la pérdida de un ser amado es aprender a vivir en el único tiempo real, es decir, en el presente, pues como dice Eckhart Tolle ꟷguía espiritual y escritor alemánꟷ el presente es el único tiempo que existe, pasado y futuro son solo “tiempo psicológico”. Instalarnos en el pasado nos hunde en la depresión mientras que obsesionarnos con el futuro nos conduce a la ansiedad. El presente es donde se encuentran las cosas que nos están sucediendo y que podemos disfrutar con todos nuestros sentidos. Únicamente en el presente podemos ejercer nuestros superpoderes

Un shot de agradecimiento

Una ganancia más es el agradecimiento. Ante la inminente partida nos llega la idea de agradecer por todas y cada una de las bendiciones que nos provee Dios, el Universo o como quieras llamarle a esa gran energía. 

Como ves, aunque la mayoría de las veces pensamos que la muerte solo trae cosas terribles, todo depende de cómo pienses. Todo lo que nos sucede en la vida comienza con un pensamiento y de éste se desprende una emoción. No quiero decir que la muerte de un ser amado no sea dolorosa, sin duda lo es y entre mayor sea el vínculo afectivo con esa persona mayor será el dolor que sintamos cuando muera. Sin embargo, es imperante comprender que la muerte es parte de la vida y que tarde o temprano todos, sin excepción, llegaremos a ese punto.

Ante tal hecho lo mejor es aprender a caminar lo más sanamente posible nuestro duelo. Piensa que si de todos modos tienes que experimentar una situación compleja, que sea de la mejor forma, una que te lleve a la reinvención, a descubrirte de otra manera, solo así se le da sentido a la muerte y se trasciende. Como dicen James Allen y Yousell Reyes en su libro Así como piensas será la vida: “el pensamiento y la acción son los encargados del destino”. 

¿Has tenido una pérdida recientemente? ¿Te está costando trabajo manejarlo? ¿Quieres contarme?

Twitter: @nanfuentes2021 / LinkedIn: Nancy Fuentes Juárez / [email protected]

 

 

Comentarios
object(WP_Query)#17652 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(3) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(71977) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "08-11-2021" ["before"]=> string(10) "06-12-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(3) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(71977) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "08-11-2021" ["before"]=> string(10) "06-12-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(11) "vivir-mejor" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#17651 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(3) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(3) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#17658 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#17661 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "08-11-2021" ["before"]=> string(10) "06-12-2021" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(462) "SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2021-11-08 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2021-12-06 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (71977) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (3) ) AND rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish') GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2" ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#17648 (24) { ["ID"]=> int(72556) ["post_author"]=> string(1) "5" ["post_date"]=> string(19) "2021-11-15 10:24:19" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-11-15 15:24:19" ["post_content"]=> string(5484) "“La rapidez que es una virtud, engendra un vicio, que es la prisa.”  – Gregorio Marañón (1887 -1960), médico y escritor español. Lunes, que parece domingo entre semana (aunque suene a chiste), para disfrutar de un Buen Fin con ofertas comerciales por todas partes y con ello la sensación de que es cuestión de vida o muerte comprar todo cuanto se pueda (que no para lo que alcance) con el aguinaldo, que por cierto muchos no han cobrado todavía y otros ni siquiera cobrarán (por obvias razones pandémicas).  Cuando renuncié a mi vida laboral también lo hice a la idea de “nómina”, “quincena”, “aguinaldo”, “fin de semana”, “vacaciones” y todo ese argot laboral que utilizan quienes ocupan un lugar en las oficinas de esta ciudad, pero a cambio, disfruto de periodos vacacionales en momentos en los que todos laboran y de prestaciones que ningún puesto de organigrama otorga porque el mundo laboral funciona con fórmulas distintas a la vida cotidiana que lo hacen parecer enemigo de lo importante y esencial. Hace algunos días leí un tweet que me hizo reflexionar respecto a la actual cultura laboral: “¿Qué tal esto? México es de los países en los que se trabaja más horas al día. Pero esto es algo que tendrían que cuidar las empresas. No tendría que llegar hasta el Estado para ponerle un alto”. El mensaje se refería a una noticia que informaba respecto a que Portugal hace ilegal que los jefes envíen mensajes fuera del horario laboral como una nueva política para el “teletrabajo”, algo muy lejano de suceder en nuestro querido México en tiempos en los que (y cito al personaje de Mafalda) “Como siempre, lo urgente no deja tiempo para la importante”.  Y ¿qué es eso importante? Para algunos será su familia, para otros la salud, algunos pensarán en su pareja y otros más en la reunión de jueves con los amigos, pero también lo es el descanso, la alegría, el momento del ocaso, la sonrisa de nuestro hijo al nacer o el abrazo de quien amamos: todo eso que nos perdemos por la manía de la prisa (de priesa = prontitud y rapidez, necesidad o deseo de ejecutar algo con urgencia), creyendo que por ir más rápido somos más productivos. Olvidamos que ni “Roma no se hizo en un día” ni la semilla florece al día siguiente de ser sembrada. En 2006 se estrenó “The Devil Wears Prada”, una comedia estadounidense que más tarde se volvió entrañable para el gusto popular y el cine comercial gracias a la entonces consolidación actoral de Meryl Streep y Stanley Tucci (actores principales del filme). En el clímax hay una diálogo entre Tucci y Hathaway en el que escuchamos decirle: “Avísame cuando toda tu vida esté arruinada, será el momento de un ascenso”. En las siguientes escenas, vemos cómo Andy (el personaje de Hathaway) alcanza el máximo nivel en su rango pero en contraste, descubre el entramado que exige el mundo laboral con jefes muy demandantes, horarios extremos, sacrificios personales e incluso, la pérdida de valores; lo cual no está dispuesta a sacrificar y decide renunciar para dedicarse a lo que realmente la apasiona. El guion está basado en la historia real de la asistente de Anna Wintour (editora de Vogue) y de él pueden desprenderse diversas lecciones pero eso será en otra colaboración. Lo cierto es que vivimos de prisa, casi contra reloj sumergidos en una carrera por producir, lograr, destacar, adquirir, demostrar y un largo etcétera que nos separa de #laspequeñascosas de la vida y nos empuja a creer que un Buen Fin es sinónimo de aprovechar las “mejores ofertas del año”, pasar horas encerrados en centros comerciales y gastar lo poco o mucho que hemos ganado en el último año pandémico. De la pluma de Virginia Wolf: “No hay prisa. No hay necesidad de brillar. No es necesario ser nadie salvo uno mismo”. Se decía que la pandemia nos dejaría grandes lecciones de vida, que marcaría un cambio de paradigma para todos; tal vez así fue o tal vez no, cada uno que juzgue según su experiencia, lo cierto es que bien podemos aplicar eso de “Vísteme despacio que llevo prisa” porque esta experiencia se trata de vivir y no de sufrir. A manera de colofón: Se cumplen veinte meses desde que fuimos confinados en nuestros hogares a causa del COVID-19 y en distinta proporción tenemos una cierta necesidad de libertad, de divertirnos, de distraernos y de salir pero seguimos en pandemia, el virus sigue ahí fuera y desbordarnos ahora puede traer lamentables consecuencias. ¡No bajes la guardia!" ["post_title"]=> string(26) "Las pequeñas cosas: prisa" ["post_excerpt"]=> string(168) "La prisa provoca que nos sumerjamos  en una carrera por producir, lograr, destacar, adquirir, demostrar, consumir… mientras la vida se pasa sin que nos demos cuenta." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(24) "las-pequenas-cosas-prisa" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-11-15 10:24:19" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-11-15 15:24:19" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=72556" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17609 (24) { ["ID"]=> int(72776) ["post_author"]=> string(1) "5" ["post_date"]=> string(19) "2021-11-22 10:16:36" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-11-22 15:16:36" ["post_content"]=> string(4532) "Hay que atender no sólo a lo que cada cual dice, sino a lo que siente y al motivo porque lo siente.  – Cicerón (106 AC – 43 AC), pensador, orador y político romano.   El fin de mes (y año) se acerca peligrosamente entre promesas de buen fin, pasarelas, portadas de revista, desfiles y otras dosis de pan y circo que tanto gustan dar los políticos en turno (no importa cuándo se lea esto). No tendría por qué ser algo malo si no fuera porque funciona como un distractor que hará olvidar por un momento la actual situación de pandemia que cruza con la temporada de influenza estacional, sin mencionar la terrible crisis financiera y social; sin embargo, tener ratos de ocio y aventurarse a una que otra función también funciona para despejar la mente de la negatividad extrema y salvarse de morir.    Cierto es también que todos tienen (tenemos) un motivo (del lat. motivus = relativo al movimiento), materia prima del actuar, aunque en asuntos de política descubramos que una y otra vez dichos actos obedecen a intereses propios y no del bienestar en general. Pero ¿qué sucede con los ciudadanos de a pie?, ¿qué motivos tiene el vendedor de la tienda departamental o la señorita que sirve el café todos los días? Se dice que un motivo por sí solo no es suficiente para accionar o alcanzar una meta, se requiere de motivación y por ello van de la mano como un binomio perfecto de mente (idea, emoción) y cuerpo (acción).   En el arte, existe el leitmotiv como el motivo central recurrente en música, literatura, cine, pintura, expresado a través de melodías, frases, símbolos, colores, etc., dando así forma a la constante surgida de la inspiración. Traducido a la vida cotidiana, el motivo central recurrente bien puede ser la pareja, los hijos, un proyecto profesional o como dice la canción: “Quise con nuestros motivos motivar un tiempo nuestro y que motivo a motivo naciese un motivo nuevo.”    Hemos escuchado en algunas entrevistas de celebridades la pregunta: ¿qué te motivó para tal o cual asunto? Y hoy parece un buen momento para darle a nuestra vida un nuevo motivo, hacer las cosas por una razón, darle a nuestros días una dosis de motivación y alcanzar las metas trazadas o unas nuevas si es preciso porque estamos al borde de terminar un año pandémico y ya confirmamos que nada es igual. El mundo cambió y exige de cada uno nuevas habilidades, nuevos conocimientos, nuevas preferencias, nuevos destinos ¿Cuál es ese motivo que nos impulsa a dejar la cama cada mañana?   Son #laspequeñascosas como una rosa pintada de azul o una simple estrellita de mar las que están llenas de motivos para seguir adelante. Mi motivo principal llegó en traje de niño hace siete años que se han ido volando; cada día el poder disfrutar su sonrisa al despertar y sentir su aliento cálido al dormir me hacen añadir motivos no solo a mi vida sino a la suya para que aprenda que los obstáculos se vencen, pero los motivos le dan sentido a la existencia y por ellos vale la pena vivir. Espero tener la sabiduría suficiente para enseñárselo y que el tiempo me alcance para lograrlo.   A manera de colofón: el fin de semana tuvimos dos desfiles en nuestro país: uno protocolario y oficial con motivo de la conmemoración de la revolución; el otro, informal y cultural a razón de mostrar al mundo la riqueza textil de artesanas y artesanos mexicanos. La pregunta es: ¿a quién se pretende mostrar qué, para qué y por qué? Un desfile es un escaparate que pretende mostrar y atraer la atención además de requerir recursos (muchos y de todo tipo) para su ejecución pero además ¿no es propio de la realeza los actos de bomba y platillo?, ¿no estamos en plena austeridad gubernamental y personal? Como decía, los motivos son personales, busquemos las respuestas ahí.  " ["post_title"]=> string(27) "Las pequeñas cosas: motivo" ["post_excerpt"]=> string(184) "Hoy parece un buen momento para darle a nuestra vida un nuevo motivo, hacer las cosas por una razón, darle a nuestros días una dosis de motivación y alcanzar las metas trazadas. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(25) "las-pequenas-cosas-motivo" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-11-22 12:22:11" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-11-22 17:22:11" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=72776" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#17648 (24) { ["ID"]=> int(72556) ["post_author"]=> string(1) "5" ["post_date"]=> string(19) "2021-11-15 10:24:19" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-11-15 15:24:19" ["post_content"]=> string(5484) "“La rapidez que es una virtud, engendra un vicio, que es la prisa.”  – Gregorio Marañón (1887 -1960), médico y escritor español. Lunes, que parece domingo entre semana (aunque suene a chiste), para disfrutar de un Buen Fin con ofertas comerciales por todas partes y con ello la sensación de que es cuestión de vida o muerte comprar todo cuanto se pueda (que no para lo que alcance) con el aguinaldo, que por cierto muchos no han cobrado todavía y otros ni siquiera cobrarán (por obvias razones pandémicas).  Cuando renuncié a mi vida laboral también lo hice a la idea de “nómina”, “quincena”, “aguinaldo”, “fin de semana”, “vacaciones” y todo ese argot laboral que utilizan quienes ocupan un lugar en las oficinas de esta ciudad, pero a cambio, disfruto de periodos vacacionales en momentos en los que todos laboran y de prestaciones que ningún puesto de organigrama otorga porque el mundo laboral funciona con fórmulas distintas a la vida cotidiana que lo hacen parecer enemigo de lo importante y esencial. Hace algunos días leí un tweet que me hizo reflexionar respecto a la actual cultura laboral: “¿Qué tal esto? México es de los países en los que se trabaja más horas al día. Pero esto es algo que tendrían que cuidar las empresas. No tendría que llegar hasta el Estado para ponerle un alto”. El mensaje se refería a una noticia que informaba respecto a que Portugal hace ilegal que los jefes envíen mensajes fuera del horario laboral como una nueva política para el “teletrabajo”, algo muy lejano de suceder en nuestro querido México en tiempos en los que (y cito al personaje de Mafalda) “Como siempre, lo urgente no deja tiempo para la importante”.  Y ¿qué es eso importante? Para algunos será su familia, para otros la salud, algunos pensarán en su pareja y otros más en la reunión de jueves con los amigos, pero también lo es el descanso, la alegría, el momento del ocaso, la sonrisa de nuestro hijo al nacer o el abrazo de quien amamos: todo eso que nos perdemos por la manía de la prisa (de priesa = prontitud y rapidez, necesidad o deseo de ejecutar algo con urgencia), creyendo que por ir más rápido somos más productivos. Olvidamos que ni “Roma no se hizo en un día” ni la semilla florece al día siguiente de ser sembrada. En 2006 se estrenó “The Devil Wears Prada”, una comedia estadounidense que más tarde se volvió entrañable para el gusto popular y el cine comercial gracias a la entonces consolidación actoral de Meryl Streep y Stanley Tucci (actores principales del filme). En el clímax hay una diálogo entre Tucci y Hathaway en el que escuchamos decirle: “Avísame cuando toda tu vida esté arruinada, será el momento de un ascenso”. En las siguientes escenas, vemos cómo Andy (el personaje de Hathaway) alcanza el máximo nivel en su rango pero en contraste, descubre el entramado que exige el mundo laboral con jefes muy demandantes, horarios extremos, sacrificios personales e incluso, la pérdida de valores; lo cual no está dispuesta a sacrificar y decide renunciar para dedicarse a lo que realmente la apasiona. El guion está basado en la historia real de la asistente de Anna Wintour (editora de Vogue) y de él pueden desprenderse diversas lecciones pero eso será en otra colaboración. Lo cierto es que vivimos de prisa, casi contra reloj sumergidos en una carrera por producir, lograr, destacar, adquirir, demostrar y un largo etcétera que nos separa de #laspequeñascosas de la vida y nos empuja a creer que un Buen Fin es sinónimo de aprovechar las “mejores ofertas del año”, pasar horas encerrados en centros comerciales y gastar lo poco o mucho que hemos ganado en el último año pandémico. De la pluma de Virginia Wolf: “No hay prisa. No hay necesidad de brillar. No es necesario ser nadie salvo uno mismo”. Se decía que la pandemia nos dejaría grandes lecciones de vida, que marcaría un cambio de paradigma para todos; tal vez así fue o tal vez no, cada uno que juzgue según su experiencia, lo cierto es que bien podemos aplicar eso de “Vísteme despacio que llevo prisa” porque esta experiencia se trata de vivir y no de sufrir. A manera de colofón: Se cumplen veinte meses desde que fuimos confinados en nuestros hogares a causa del COVID-19 y en distinta proporción tenemos una cierta necesidad de libertad, de divertirnos, de distraernos y de salir pero seguimos en pandemia, el virus sigue ahí fuera y desbordarnos ahora puede traer lamentables consecuencias. ¡No bajes la guardia!" ["post_title"]=> string(26) "Las pequeñas cosas: prisa" ["post_excerpt"]=> string(168) "La prisa provoca que nos sumerjamos  en una carrera por producir, lograr, destacar, adquirir, demostrar, consumir… mientras la vida se pasa sin que nos demos cuenta." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(24) "las-pequenas-cosas-prisa" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-11-15 10:24:19" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-11-15 15:24:19" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=72556" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(13) ["max_num_pages"]=> float(7) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "6113a1c5031ba7bf983dfa7b3ba5a24e" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

Las pequeñas cosas: prisa

La prisa provoca que nos sumerjamos  en una carrera por producir, lograr, destacar, adquirir, demostrar, consumir… mientras la vida se pasa sin...

noviembre 15, 2021

Las pequeñas cosas: motivo

Hoy parece un buen momento para darle a nuestra vida un nuevo motivo, hacer las cosas por una razón, darle a nuestros...

noviembre 22, 2021




Más de categoría
Ideas para superar una ruptura amorosa de forma inteligente

Ideas para superar una ruptura amorosa de forma inteligente

Aplica la inteligencia emocional y manda a volar la tristeza y la apatía.

diciembre 1, 2021

Las pequeñas cosas: tristeza

El aislamiento nos ha convertido en fieras y al salir nuevamente a la tan ansiada “libertad” estamos pasando por...

noviembre 29, 2021

Yo viví violencia - Día contra la violencia de género

Les platico un poco de mi historia, el por qué soy feminista y cómo decidí resignificar este episodio de...

noviembre 25, 2021
Siete efectivos trucos para ser más enfocado y productivo

Siete efectivos trucos para ser más enfocado y productivo

Vivimos en la era de la saturación, de manera inconciente nos trepamos a ese tren que nos va arrastrando...

noviembre 25, 2021