Cómo ser una mujer poderosa e im-pa-ra-ble

El 11 de octubre fue el Día Internacional de la Niña. La Asamblea General de la ONU declaró este día para reconocer sus derechos y atender la problemática que enfrentan hasta alcanzar la madurez

13 de octubre, 2021

Durante muchos años hemos sido consideradas el “sexo débil”, empero, con el paso del tiempo también hemos luchado ─como género─ para destruir esa etiqueta. Y aunque los logros son innegables, hay países donde las féminas siguen experimentando verdaderas pesadillas. Por ejemplo, cifras oficiales revelan que en Afganistán la mayoría de las niñas se casa antes de los 16 años y el 85% da a luz sin asistencia médica, mientras que en India por lo menos el 70% sufre violencia intrafamiliar y cada 29 minutos una mujer es violada. ¡Cifras aterradoras!

El contexto mundial es contrastante, mientras en algunos países las mujeres destacadas son reconocidas y promovidas como ejemplo, en otros sencillamente seguimos siendo cosificadas; para muestra los ejemplos anteriores.

Empoderarse para transformar

Si deseamos seguir luchando para avanzar con paso firme, lo primero es el empoderamiento personal pero, ¿cómo conseguirlo, cómo sentirnos más fuertes y seguras? La respuesta es haciendo uso de nuestros superpoderes. Como dice Alice Walker ꟷescritora afroamericana y feminista, ganadora del Premio Pulitzer en 1983 por su obra de ficción El color púrpuraꟷ “la forma más común en que las personas renuncian a su poder es pensando que no tienen ninguno.” Por eso comparto algunas ideas para sentirnos más fuertes y poderosas.

¡Decide!

Es el más importante de todos los superpoderes. ¿Qué cosas podemos decidir? ¡Todo! La ropa que nos gusta vestir, la profesión que deseamos ejercer, el discurso que queremos transmitir, si queremos convertirnos o no en madres, nuestras creencias religiosas, etc. Pero la decisión más importante es cómo actuar ante las circunstancias que nos presenta la vida.

En su libro El hombre en busca de sentido, Viktor Frankl afirma que “los seres humanos se determinan a sí mismos, no se limitan a existir sino que deciden cómo será su existencia y en qué se convertirán en el próximo minuto”. En dicho libro, este neurólogo y psiquiatra austríaco cuenta el horror que experimentó en los campos de concentración nazi, no con el fin de narrar de una manera simple los hechos sino para exponer el comportamiento psicológico que manifestaban las personas en cada etapa del cautiverio, y sobre todo para demostrar cómo cada quien elegía si se sumaba a la barbarie o infundía ánimo a otros para buscar su propio sentido de la vida y así sobrevivir, como él mismo eligió hacer.

No importa si las circunstancias no te favorecen, recuerda que siempre tienes la posibilidad de elegir tu actitud y acciones. Es importante ser conscientes de que la vida no se trata de premios o castigos sino de experiencias, “buenas” y “malas”, ambas tenemos que experimentarlas. Si te toca enfrentar lo segundo, tienes el poder de elegir tu actitud: una que te haga salir avante y fortalecida, o aquella que te mostrará derrotada aún antes de actuar.

¡Abraza el presente!

Nada más terrible que vivir en el pasado, añorando lo que no fue; o peor aún, preocuparnos por lo que todavía no sucede. Permanecer atrapadas entre estos dos tiempos a los que Eckhart Tolle ꟷescritor alemánꟷ llama “tiempo psicológico” evita que disfrutemos el aquí y ahora, lo único certero que tenemos. ¿Y los errores? “A veces nos castigamos demasiado por los errores del pasado cuando la realidad es que ese pasado se ha ido para siempre; los errores deben ser interpretados como lecciones aprendidas y abrazar el presente”, opina Frank Mullani en su libro Cómo estar siempre motivado.

¡Agradece!

La vida es un milagro, un privilegio; debemos atesorarla hoy porque mañana quién sabe si la tendremos. Y es que casi siempre damos todo por sentado, sin embargo, tener techo y sustento es un privilegio si consideramos cuánta gente en el mundo carece de las necesidades básicas. De acuerdo con un informe presentado por el Banco Mundial, hace 4 o 5 años casi la mitad de la población ─unos 3,400 millones de personas─ presentaba “grandes dificultades” para satisfacer sus necesidades básicas. Comer, tener una cama todas las noches y ducharte pueden parecer acciones cotidianas para ti, pero para muchos representan un milagro. Si lo tienes, ¡agradécelo! La gratitud siempre nos coloca en el círculo de la abundancia.

¡Persiste!

Si te caes mil veces, te levantas mil veces. Los grandes deportistas, escritores, investigadores, creativos, innovadores, etc. experimentaron muchos fracasos antes de ser exitosos, lo han manifestado abiertamente y también han compartido cómo capitalizaron dichos descalabros para llegar a la cima. El ejemplo más claro es el de Steve Jobs, quien fue despedido de su propia empresa; fue a partir de ese suceso que el cofundador de Apple fundó NeXT.

¡Mantente motivada!

Abrazar el presente no significa que no podamos hacer planes a futuro, de hecho tener un plan nos mantiene motivadas. Visualiza cada etapa del proceso y trabaja para darle forma. Establece metas reales y tiempos específicos para cumplir cada objetivo. Da pequeños pasos pero firmes para ir consolidando tu proyecto. Si en algún momento te atoras o algo no sale como esperabas, replantea la idea. Lo importante es que siempre tengas en mente algo que te ayude a sentirte motivada. El amor que damos y recibimos, así como el que sentimos por lo que hacemos, es otra forma de motivación.

Piensa en cada punto que he compartido y verás que en realidad es sencillo adquirir superpoderes; lo único que tienes que hacer es vivir con plena consciencia y mantener una buena actitud ante las circunstancias. El Universo no sabe de palabras. Si vibras positivo y confías recibirás una respuesta afirmativa. Ponte en sintonía. En la medida que te hagas más poderosa ayudarás a otras mujeres a serlo. Así, paso a paso, contribuiremos a la transformación del mundo.

Comentarios
object(WP_Query)#17659 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(3) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(71517) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "07-11-2021" ["before"]=> string(10) "05-12-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(3) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(71517) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "07-11-2021" ["before"]=> string(10) "05-12-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(11) "vivir-mejor" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#17658 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(3) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(3) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#17665 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#17667 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "07-11-2021" ["before"]=> string(10) "05-12-2021" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(462) "SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2021-11-07 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2021-12-05 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (71517) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (3) ) AND rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish') GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2" ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#17655 (24) { ["ID"]=> int(73027) ["post_author"]=> string(1) "5" ["post_date"]=> string(19) "2021-11-29 14:18:23" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-11-29 19:18:23" ["post_content"]=> string(5504) "La tristeza del alma puede matarte mucho más rápido que una bacteria. John Steinbeck (1902-1968), escritor estadounidense, ganador del Nobel de Literatura.   Debo confesar que me asusta lo que veo cada día al salir a la calle y que no tiene nada que ver con variantes, semáforos epidemiológicos ni saturación de hospitales, sino con la vorágine que se ha formado tras el tiempo de confinamiento y la inactividad por la que pasamos en todos los sentidos. La necesidad (real) nos obliga a salir la calle por diversos motivos que van desde el compromiso laboral por conseguir el sustento diario, hasta el gusto por disfrutar de un rato de diversión, pasando por la convivencia familiar fuera de un espacio que al inicio de la pandemia era casi desconocido y después se convirtió en un cuarto de aislamiento de manicomio. Más allá del caos diario que empieza a percibirse a “nivel de cancha” (porque el transporte público ha vuelto a ser insuficiente, el tránsito de vehículos es imposible entre manifestaciones y ciclistas, los lugares públicos tienen lleno total entre ruido y prisas) también es posible notar un ambiente sombrío, desolador en las calles de la ciudad con negocios cerrados, abandonados, olvidados o asegurados para protegerlos de las expresiones radicales en las manifestaciones. No hace falta recorrer grandes distancias para percibir que nada es igual; el café de costumbre cerró porque sus dueños no sobrevivieron al COVID-19 o no pudieron soportar el pago de la renta o sus clientes no regresaron más, presas del home office y así por el estilo con los comercios pequeños (e incluso alguno que otro grande). Los códigos, usos y costumbres también han cambiado: una mujer puede ser motivo de agresión tanto de hombres como de mujeres porque o somos feministas todas y utilizamos lenguaje inclusivo o somos traidoras de la causa del feminismo y lo más penoso de todo es la agresión latente que corre por las venas de cada ciudadano que se nos cruza por el camino (a pie o en transporte público o peor aún, en auto). El aislamiento nos ha convertido en fieras y al salir nuevamente a la tan ansiada “libertad” estamos pasando por encima de la buena educación, la tolerancia, el respeto y más aún, la empatía. Como siempre digo: dejo el tema en manos de los especialistas. Yo solo estoy autorizada para compartir la experiencia en primera persona y el resultado no es alentador porque bastó una cita para comer con una artista joven, heredera de la nueva ola feminista, caminar unas calles por el centro histórico, utilizar el transporte público y hacer unas cuantas compras para notar el radicalismo, el hartazgo, la crueldad, la violencia y el impacto que los meses de confinamient. Las crisis por las que atravesamos han tatuado en cada uno, a diferentes niveles, claro está, pero la marca es visible para todos y tristemente no se trata de lo que algunos optimistas creían en los primeros meses de confinamiento respecto a que esta coyuntura nos haría más humanos, que nos cambiaría el paradigma para ser mejores y que saldríamos siendo mejores personas de lo que éramos, nada de eso es verdad, al menos no en la colectividad que se mueve a diario en lo que parece un inframundo urbano casi invisible. Digo que sentí tristeza en menos de cuatro horas durante un recorrido exprés al primer cuadro de la Ciudad de México, una tristeza que se agudizó porque tengo años caminando por el centro histórico y en mi última visita sentí todo menos identidad porque si bien en cada sexenio las reglas cambian, hoy se percibe un ambiente desolador que inclina más hacia el temor que a la esperanza, pero también es cierto que #laspequeñascosas de la vida incluyen tanto la luz como la oscuridad. Ya lo dijo Carl Jung: “La palabra felicidad perdería su sentido si no se equilibra con tristeza” porque las emociones son nuestro termómetro y  porque sentirnos tristes nos alerta para conducirnos hacia la felicidad nuevamente. Es una forma de recuperar el camino pero antes, debemos hacerle espacio, atravesarla, transformarla de forma positiva y aprender de ella para seguir adelante, siempre adelante y aunque el panorama sea desolador siempre es mejor enfocarse en aquello que sí podemos controlar (o al menos podemos intentarlo) como nuestras emociones. A manera de colofón: el día de ayer dio inicio el periodo de adviento (del latín adventus = venida), que en la religión cristiana significa el tiempo de preparación espiritual para recibir el nacimiento de Cristo y que es un periodo de introspección que invita a la reflexión en torno a las virtudes que se deben mejorar como la tolerancia, fe, amor y paz. Religiones y costumbres aparte, conviene aprovechar la temporada para meditar y hacer un recuento de lo que ha sido y significado este año pandémico, intentar planear lo que queremos lograr el siguiente año y agradecer por seguir vivos porque lo demás, viene detrás.  " ["post_title"]=> string(29) "Las pequeñas cosas: tristeza" ["post_excerpt"]=> string(199) "El aislamiento nos ha convertido en fieras y al salir nuevamente a la tan ansiada “libertad” estamos pasando por encima de la buena educación, la tolerancia, el respeto y más aún, la empatía." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(27) "las-pequenas-cosas-tristeza" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-11-29 14:29:05" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-11-29 19:29:05" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=73027" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17611 (24) { ["ID"]=> int(72694) ["post_author"]=> string(3) "187" ["post_date"]=> string(19) "2021-11-18 11:15:26" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-11-18 16:15:26" ["post_content"]=> string(3186) "Dicen que el dolor es inevitable y el sufrimiento es opcional. Sin duda en la vida siempre habrá cosas que no podamos evitar y que nos causen dolor, sin embargo y lo más importante, es que siempre podemos elegir nuestra postura ante cualquier acontecimiento.  Para evitar el sufrimiento innecesario, es decir, aquel que prácticamente elegimos debido a que caemos en negación o nos aferramos a algo, te animo a practicar lo siguiente; te aseguro que tu vida irá mucho mejor. 
  1. Acepta lo que te sucede. La vida no es una lámpara de Aladino para complacerte en todo lo que desees. Pretender cambiar algo cuando no es posible te llevará directamente al camino del sufrimiento.  
  2. Comprende que en la vida no hay premios ni castigos, a todos nos pasan cosas "buenas" y "malas". Al nacer, tu "contrato" tenía en letras chiquitas una frase que decía: "acepto vivir plenamente todo lo que me toque", ¿no las leíste?
  3. No juzgues ni pongas adjetivos calificativos a los acontecimientos. Las cosas sólo suceden, somos nosotros quienes, con base en nuestras creencias y experiencia, realizamos una apreciación subjetiva. Por ejemplo, si me desagrada el frío diré que el invierno es horrible; si el calor me disgusta, en verano lo pasaré mal por colgarle una etiqueta. El hecho de poner en tu cabeza "bueno", "malo" “me agrada”, “me disgusta” adelanta sentimientos y emociones. La vida es neutra, adopta una postura igual y no juzgues. 
  4. Agradece. Una vez que dejas de juzgar sólo agradece todo, incluso lo que para ti sea malo o desagradable, sólo da las gracias como si lo hubieras pedido. 
  5. No te resistas. Regresamos al punto uno. La resistencia o no aceptación es lo que causa el sufrimiento, sólo deja ir lo que ya no puede ser. Si aprietas muy fuerte tu mano para evitar que algo se escape, ¿no es verdad que después de algunos minutos te causa dolor? 
Sin duda no es sencillo aceptar todo lo que nos sucede, pero hay que comprender que todo es parte de la vida y que la vida es cambio. Cuando te detienes por aferrarte a algo, ese desfase es el que te sumerge en una dinámica dolorosa. Fluir con el universo es estar en sintonía, lo que a su vez produce una sensación de paz.  Te invito a reflexionar sobre cada uno de los cinco pasos y a practicarlos. No importa cuántas veces tengas que intentarlo, no es sencillo, sobre todo cuando nuestras creencias o vivencias nos dictan lo contrario. Sólo deja que la vida siga su curso.  ¿Quieres contarme cómo te va con este método? ¿Tienes alguna estrategia para no sufrir?  Twitter: @nanfuentes2021 / LinkedIn: Nancy Fuentes Juárez / [email protected]    " ["post_title"]=> string(17) "¡Pare de sufrir!" ["post_excerpt"]=> string(161) "No, no me refiero a aquella “famosa” y tan sonada iglesia sino a un método infalible que incluye tan sólo cinco pasos para tener una vida plena y feliz. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(16) "pare-de-sufrir-3" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-11-18 11:15:26" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-11-18 16:15:26" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=72694" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#17655 (24) { ["ID"]=> int(73027) ["post_author"]=> string(1) "5" ["post_date"]=> string(19) "2021-11-29 14:18:23" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-11-29 19:18:23" ["post_content"]=> string(5504) "La tristeza del alma puede matarte mucho más rápido que una bacteria. John Steinbeck (1902-1968), escritor estadounidense, ganador del Nobel de Literatura.   Debo confesar que me asusta lo que veo cada día al salir a la calle y que no tiene nada que ver con variantes, semáforos epidemiológicos ni saturación de hospitales, sino con la vorágine que se ha formado tras el tiempo de confinamiento y la inactividad por la que pasamos en todos los sentidos. La necesidad (real) nos obliga a salir la calle por diversos motivos que van desde el compromiso laboral por conseguir el sustento diario, hasta el gusto por disfrutar de un rato de diversión, pasando por la convivencia familiar fuera de un espacio que al inicio de la pandemia era casi desconocido y después se convirtió en un cuarto de aislamiento de manicomio. Más allá del caos diario que empieza a percibirse a “nivel de cancha” (porque el transporte público ha vuelto a ser insuficiente, el tránsito de vehículos es imposible entre manifestaciones y ciclistas, los lugares públicos tienen lleno total entre ruido y prisas) también es posible notar un ambiente sombrío, desolador en las calles de la ciudad con negocios cerrados, abandonados, olvidados o asegurados para protegerlos de las expresiones radicales en las manifestaciones. No hace falta recorrer grandes distancias para percibir que nada es igual; el café de costumbre cerró porque sus dueños no sobrevivieron al COVID-19 o no pudieron soportar el pago de la renta o sus clientes no regresaron más, presas del home office y así por el estilo con los comercios pequeños (e incluso alguno que otro grande). Los códigos, usos y costumbres también han cambiado: una mujer puede ser motivo de agresión tanto de hombres como de mujeres porque o somos feministas todas y utilizamos lenguaje inclusivo o somos traidoras de la causa del feminismo y lo más penoso de todo es la agresión latente que corre por las venas de cada ciudadano que se nos cruza por el camino (a pie o en transporte público o peor aún, en auto). El aislamiento nos ha convertido en fieras y al salir nuevamente a la tan ansiada “libertad” estamos pasando por encima de la buena educación, la tolerancia, el respeto y más aún, la empatía. Como siempre digo: dejo el tema en manos de los especialistas. Yo solo estoy autorizada para compartir la experiencia en primera persona y el resultado no es alentador porque bastó una cita para comer con una artista joven, heredera de la nueva ola feminista, caminar unas calles por el centro histórico, utilizar el transporte público y hacer unas cuantas compras para notar el radicalismo, el hartazgo, la crueldad, la violencia y el impacto que los meses de confinamient. Las crisis por las que atravesamos han tatuado en cada uno, a diferentes niveles, claro está, pero la marca es visible para todos y tristemente no se trata de lo que algunos optimistas creían en los primeros meses de confinamiento respecto a que esta coyuntura nos haría más humanos, que nos cambiaría el paradigma para ser mejores y que saldríamos siendo mejores personas de lo que éramos, nada de eso es verdad, al menos no en la colectividad que se mueve a diario en lo que parece un inframundo urbano casi invisible. Digo que sentí tristeza en menos de cuatro horas durante un recorrido exprés al primer cuadro de la Ciudad de México, una tristeza que se agudizó porque tengo años caminando por el centro histórico y en mi última visita sentí todo menos identidad porque si bien en cada sexenio las reglas cambian, hoy se percibe un ambiente desolador que inclina más hacia el temor que a la esperanza, pero también es cierto que #laspequeñascosas de la vida incluyen tanto la luz como la oscuridad. Ya lo dijo Carl Jung: “La palabra felicidad perdería su sentido si no se equilibra con tristeza” porque las emociones son nuestro termómetro y  porque sentirnos tristes nos alerta para conducirnos hacia la felicidad nuevamente. Es una forma de recuperar el camino pero antes, debemos hacerle espacio, atravesarla, transformarla de forma positiva y aprender de ella para seguir adelante, siempre adelante y aunque el panorama sea desolador siempre es mejor enfocarse en aquello que sí podemos controlar (o al menos podemos intentarlo) como nuestras emociones. A manera de colofón: el día de ayer dio inicio el periodo de adviento (del latín adventus = venida), que en la religión cristiana significa el tiempo de preparación espiritual para recibir el nacimiento de Cristo y que es un periodo de introspección que invita a la reflexión en torno a las virtudes que se deben mejorar como la tolerancia, fe, amor y paz. Religiones y costumbres aparte, conviene aprovechar la temporada para meditar y hacer un recuento de lo que ha sido y significado este año pandémico, intentar planear lo que queremos lograr el siguiente año y agradecer por seguir vivos porque lo demás, viene detrás.  " ["post_title"]=> string(29) "Las pequeñas cosas: tristeza" ["post_excerpt"]=> string(199) "El aislamiento nos ha convertido en fieras y al salir nuevamente a la tan ansiada “libertad” estamos pasando por encima de la buena educación, la tolerancia, el respeto y más aún, la empatía." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(27) "las-pequenas-cosas-tristeza" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-11-29 14:29:05" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-11-29 19:29:05" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=73027" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(13) ["max_num_pages"]=> float(7) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "2a69b6655972ac84991ba58fb2f432d1" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

Las pequeñas cosas: tristeza

El aislamiento nos ha convertido en fieras y al salir nuevamente a la tan ansiada “libertad” estamos pasando por encima de la...

noviembre 29, 2021
¡Pare de sufrir!

¡Pare de sufrir!

No, no me refiero a aquella “famosa” y tan sonada iglesia sino a un método infalible que incluye tan sólo cinco pasos...

noviembre 18, 2021




Más de categoría
Ideas para superar una ruptura amorosa de forma inteligente

Ideas para superar una ruptura amorosa de forma inteligente

Aplica la inteligencia emocional y manda a volar la tristeza y la apatía.

diciembre 1, 2021

Las pequeñas cosas: tristeza

El aislamiento nos ha convertido en fieras y al salir nuevamente a la tan ansiada “libertad” estamos pasando por...

noviembre 29, 2021

Yo viví violencia - Día contra la violencia de género

Les platico un poco de mi historia, el por qué soy feminista y cómo decidí resignificar este episodio de...

noviembre 25, 2021
Siete efectivos trucos para ser más enfocado y productivo

Siete efectivos trucos para ser más enfocado y productivo

Vivimos en la era de la saturación, de manera inconciente nos trepamos a ese tren que nos va arrastrando...

noviembre 25, 2021