CELEBREMOS LA VIDA

En estos aciagos días dominados por la pandemia se nos ofrece una oportunidad para celebrar la vida y reflexionar sobre la cercanía de la muerte; la realidad de nuestra efímera existencia; el cambio radical que se presenta...

12 de agosto, 2021 CELEBREMOS LA VIDA

En estos aciagos días dominados por la pandemia se nos ofrece una oportunidad para celebrar la vida y reflexionar sobre la cercanía de la muerte; la realidad de nuestra efímera existencia; el cambio radical que se presenta en nuestras existencias; la separación definitiva de familiares, seres queridos, compañeros de trabajo y de figuras públicas cuya presencia en los diferentes medios nos era familiar; así como la necesidad de protocolos diferentes, cambios en las rutinas diarias, trabajos, escuelas, vida social y familiar, que nos está llevando a una restructuración de nuestra vida.

Lo primero que tenemos que hacer es dar gracias a Dios por estar aquí, escribiendo, leyendo, mirando, escuchando, viviendo; por no ser ahora un simple número de las estadísticas de muertos, correctas o incorrectas, pero todas aterrorizantes. Tenemos conciencia de que con facilidad podríamos formar parte de ellas, para evitarlo tendremos que seguir cuidándonos.

Entonces llega el momento importante: revisar nuestra posición ante el futuro que nos espera; reordenar nuestra escala de valores; cuestionar lo que hemos recorrido hasta hoy, los logros y fracasos obtenidos; justificar nuestras acciones y cuestionar la validez de las mismas a emprender en el futuro inmediato y la necesidad de continuar con nuestras modificaciones de conducta ante el nuevo mundo que se nos presenta.

Nada hay nuevo bajo el sol, el cambio que nos espera es similar al de hace 500 años de la caída de Tenochtitlan cuando tuvimos que construir una nueva nación con habitantes completamente divididos, radicalmente opuestos y con motivaciones enfrentadas entre sí. Las palabras reportadas en La Visión de los Vencidos por de don José de León Portilla:

… ¿no tienen compasión de los pobres, de los niños, de los viejitos, de las viejitas? ¿acaso todavía pueden las vanas palabras? ¡todo está ya terminado!

Versos dedicados en su momento a Pedro de Alvarado o sus capitanes y que hoy encajarían perfectamente con Hugo López-Gatel y colaboradores. Sorprende la cantidad de similitudes que encontramos en paralelo a los acontecimientos históricos con la experiencia actual:

Los aparentes triunfadores en ambas conquistas fracasaron en sus primeros intentos de hacerse con el gobierno: la derrota de la Noche Triste o Victoriosa, según quien la relate, y las elecciones perdidas; la necesidad de hacerse de aliados a quienes se les prometen las perlas de la Virgen para su colaboración: tlaxcaltecas y pueblos sojuzgados y los habitantes de la República decepcionados de los malos gobiernos; la hipócrita proclamación de valores: supresión de sacrificios humanos y religión del amor y limpieza de corrupción mediante abrazos sin balazos; la formación de una sociedad superior a la existente está en la base de la esperanza de la nueva transformación, primera o cuarta.

En verdad es esa esperanza bien manipulada la que triunfa y al cumplir el objetivo se enseña el cobre tan bien escondido durante las campañas y la fiebre del oro de los españoles y el ansia de poder de los actuales se muestran en todo su esplendor hundiendo en el lodo de la putrefacción de los cadáveres todas las promesas. Los primeros en caer son los aliados que no reciben los cargos de gobierno ofrecidos, repartidos entre los incondicionales peninsulares o leales al 90 % capaces al 10 % según la época, se inventan traiciones (“complós”) castigando sin pruebas a un Cuauhtémoc o a una Rosario Robles, se destruyen instituciones funcionales, perfectibles con la colaboración de vencedores y vencidos, como el Calmécac o el Mercado de Tlatelolco y el Seguro Popular y los fideicomisos sin suplirlos por algo que al menos intente dar el mismo servicio.

Las Guerras Floridas causaban dolorosas bajas en los pueblos sojuzgados, pero las matanzas de los españoles superaron con creces el número de muertos de la misma manera que durante los gobiernos anteriores se sufrían las muertes de la guerra al narcotráfico y la cuarta devastación supera a paso acelerado el número de muertos aún cuando se le ha dotado de recursos humanos y financieros incomparables con los que se disponía antes.

Continuando con las similitudes nos encontramos con la pandemia posterior a la derrota, la millonaria en personas; devastación causada por el virus de viruela para el que carecíamos de anticuerpos hasta que los pocos sobrevivientes adquirieron la inmunidad de rebaño. Este panorama hubiera sido nuestro destino actual de no ser por las vacunas que hemos mendigado ya que no nos interesó ni controlar el contagio ni producirlas como si no fuéramos capaces de hacerlo; sin embargo, se requería de inversión que desviaría recursos que tienen otras prioridades como la compra de voluntades, la creación de una imagen mesiánica y la terminación de obras faraónicas cuya urgencia es altamente cuestionable.

El parto de la mexicanidad nos llevó a crear una idiosincrasia de veneración a la derrota en un intento de darnos algo de autoestima que hoy intenta con falsedad valorar cuartos lugares como si se tratase de medallas de oro, como lo pueden ejemplificar unos versos entresacados de la “Suave Patria” de Ramón López Velarde:

 

… Joven abuelo: escúchame loarte,

único héroe a la altura del arte.

 

Anacrónicamente, absurdamente,

a tu nopal inclínase el rosal;

al idioma del blanco, tú lo imantas

y es surtidor de católica fuente

que de responsos llena el victorial

zócalo de cenizas de tus plantas.

 

No como a César el rubor patricio

te cubre el rostro en medio del suplicio:

tu cabeza desnuda se nos queda,

hemisféricamente de moneda.

 

Moneda espiritual en que se fragua

todo lo que sufriste: la piragua

prisionera, el azoro de tus crías,

el sollozar de tus mitologías,

la Malinche, los ídolos a nado,

y por encima, haberte desatado

del pecho curvo de la emperatriz

como del pecho de una codorniz…

 

Sin menoscabo de reconocer la heroica resistencia del Tlatoani, no debemos hacerlo paradigma de perdedor: es tiempo de cambiar.

VIVA LA VIDA. 

Tenemos que  superar este difícil tramo. Animémonos que ya solo nos faltan tres años del peor gobierno que hemos tenido y aprendamos de la experiencia aportando lo mejor de cada uno en la construcción que requerimos para hacernos la vida más productiva, realizándonos como personas dejando una huella para que este mundo sea un poco mejor de lo que lo encontramos para beneficio de los que nos siguen.

 

*Las opiniones expresadas en los artículos de esta página son de exclusiva responsabilidad de sus autores.

 

Comentarios


object(WP_Query)#18007 (52) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(3) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(69202) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "02-11-2022" ["before"]=> string(10) "30-11-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(66) { ["cat"]=> int(3) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(69202) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "02-11-2022" ["before"]=> string(10) "30-11-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(11) "vivir-mejor" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["update_menu_item_cache"]=> bool(false) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#18011 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(3) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(3) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#18009 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#18010 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "02-11-2022" ["before"]=> string(10) "30-11-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(502) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-11-02 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-11-30 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (69202) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (3) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#18008 (24) { ["ID"]=> int(85319) ["post_author"]=> string(2) "97" ["post_date"]=> string(19) "2022-11-03 13:57:31" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-11-03 18:57:31" ["post_content"]=> string(9406) " Te contaré mi experiencia al llegar a la Universidad de Sonora. Era agosto de 1989 cuando llegué a la ciudad de Hermosillo en el estado de Sonora. Mi tía Socorro, que gustaba de viajar, me había comentado más o menos cómo era vivir en el desierto mexicano. Llegando a la ciudad lo primero que me sorprendió fue el abrazador calor de las temperaturas de la época de verano. Había escuchado que era caluroso e imaginé qué tanto puede ser si he viajado a Acapulco o a Oaxaca. Pero realmente era sofocador, parecía que me estaba asfixiando. Sentía que la piel  se reventaría de cómo se estiraba al rayo del sol y el 100 % de mi cuerpo sudaba como nunca lo había hecho. Me sentía sediento en todo momento. Pensé espero que la noche llegue pronto para que este calor se disipe… ¡Oh sorpresa!, la luz del día se apagaba a las 8:30 pm, realmente fue un día muy largo literalmente. Por fin oscureció, pero el calor continuó intensamente. El suelo de concreto estaba caliente y emanaba vapor al intentar enfriarse con la ausencia del sol eso provocaba un clima muy sofocante.  Llegó el momento de ir a dormir, cosa que fue casi imposible. La recámara era un microondas. Teníamos lo que se llamaba en esa época un cooler una especie de abanico con una brisa húmeda que provocaba más humedad en el cuerpo. La casa era pequeña y dormí en una litera, por su puesto me tocó la parte de arriba y podía sentir el techo caliente cerca de mí cuerpo. Me llegó el sueño, más que por gusto, por cansancio y deshidratación. Al día siguiente fui con mi papá a conocer la Universidad de Sonora. Subimos al carro y en cuestión de 10 minutos estábamos en rectoría. Vivía en la afueras de la ciudad y el campus está en el corazón de Hermosillo o sea a seis kilómetros de casa, como pueden ver, era una ciudad muy pequeña. Me sentí nervioso, pues empecé a pensar ¿cómo sería el examen de admisión o si estábamos todavía en fechas de poder ingresar? Llegamos a rectoría, un hermoso edificio, el cual inició su construcción en 1942 y culminó en 1948. Quedé admirado con su arquitectura, en su interior, en la parte central del edificio podemos ver una hermosa escalinata adornada con azulejos de talavera y en el descanso, un vitral emplomado lleno de colorido. Sus grandes ventanales rematados con cantera rosa te hacen sentir el tiempo y la historia que ha pasado por allí. Se puede oler el pasar del tiempo. Sus grandes pasillos rojos reflejan el desgaste del paso de muchas generaciones de estudiantes que se han preparado bajo su techo. Del lado izquierdo del edificio se encontraban unas mesas rectangulares parecidas a las que se utilizan en las fiestas, eran cuatro mesas y en cada mesa había tres personas sentadas con varias pilas de folletos. Preguntó mi papá en dónde eran las inscripciones. Una chica me preguntó qué carrera buscaba y respondí que turismo. Primera decepción: “Esa carrera no la tiene ninguna universidad aquí en Hermosillo, pero puedes ver en los folletos si alguna otra te agrada”. Empecé a observar y me gustó Comunicación. El plan de estudios me pareció dinámico, moderno, innovador y además me iba bien con mi personalidad. “Ésta me gusta”, le dije. Enseguida me pidió mis datos y los escribió en un par de hojas que después me dio a leer y firmar. Posteriormente me dio mi fecha de ingreso y comentó que en el edificio principal de comunicación estarían en las ventanas la lista de los alumnos y el salón asignado con las materias que cursaría en el primer semestre. Ya por último, me pidió que en diciembre completara mi entrega de papeles, pues mi certificado no estaba listo y lo enviarían de la Ciudad de México.  No podía creer lo que pasaba, parecía una broma pesada pero era cierto: había ingresado a la universidad de la manera más sencilla e inimaginable. La felicidad era incontenible, pues en la capital era un circo tener acceso a cualquier universidad y aquí, solo llené unos papeles. Formidable.  Venía el siguiente reto: primer día de escuela. La entrada era a las 7:00 am. Le pregunté a mi vecino cómo podría llegar a la universidad, me dijo: “Es muy fácil, sales de tu casa y allí pasa el camión”. ¡Oh Dios!, no lo puedo creer, más fácil ni mandado hacer. Comencé a hacer mis preparativos la noche anterior y a la seis de la mañana estaba listo en la estación del autobús para evitar tumultos y atrasos en mi viaje a la escuela.  Por la mañana me sentí un poco desconcertado: era el único esperando el camión. A los minutos llegó y apenas estaban ocupados unos asientos. Pensé: voy por buen camino, le gané a todos je, je, je. En unos cuantos minutos llegué a mi destino sin problemas. Eran las 6:40 baje y comencé a caminar hacia el edificio donde se encontraba mi aula y… el aula estaba cerrada y la universidad vacía. No solo era el primero, era el único en la escuela. Ja, ja, ja, ja, era obvio que traía el ritmo de la gran ciudad y aquí la vida era más tranquila. Alrededor de las 7:30 empezaron a llegar los compañeros, pasé al salón junto con ellos e inmediatamente llegó un joven que se presentó al frente, nuevamente me sorprendí: era un maestro con tan solo unos pocos años más que nosotros, parecía alumno. Comenzamos a presentarnos. Fue mi turno y los comentarios no se dejaron esperar. El regionalismo hizo su presencia, “ah eres guacho” dijeron los compañeros (es una manera despectiva de llamarle a las personas que no son de Hermosillo, pues se decía en esa época que de la colonia Villa de seris hacia el sur todos eran “guachos”). La verdad estaba preparado para ese momento, así que no me intimidaron; sin embargo, mis ropas eran una gran barrera en el desarrollo de mi relación con la sociedad sonorense que en ese tiempo tenían una vestimenta muy marcada con pantalones levi´s y botas de gamuza con un torito grabado: este era el atuendo del día a día. Llegué a casa y les comenté a mis padres que usaría otra vestimenta. ¿Por qué? Porque los pantalones de pinzas tipo flans de color azul pastel los zapatos top siler y la camisa llamativa no me están ayudando mucho. Recordé nuevamente a la tía Socorro: “hijo, a la tierra que fueres haz lo que vieres”. Por la tarde nos dirigimos al centro de la ciudad donde podía adquirir mi nueva imagen y allí estaba en una esquina el nuevo Román o Romy, como todos me llaman en la actualidad, unas cómodas botas de piel y unos formidables jeans y todo de la marca requerida . Por la mañana, ya bien informado, tomé mi camión a las 7:00 am para poder llegar a la hora marcada por la provincia,  7:30 am, y al caminar por el pasillo hacia mi clase, los murmullos no se dejaron esperar: miren al guacho, ya trae jeans. Ja, ja, ja, ja, reí por dentro. En realidad nunca me sentí ofendido como otros de mis “paisanos capitalinos”. Y aunque no lo creas, esto rompió el hielo. Ellos se sintieron aceptados y por consecuencia yo también. Las cosas en adelante fueron más generosas, las amistades de esa época aún las conservo, incluso a mis maestros quienes ahora son amigos desde hace 33 años que llegué a esta tierra indomable.  Hoy en día la universidad ha cumplido 80 años. Su campus mantiene la esencia de sus jardines, pasillos y edificios de la época combinados con la modernidad de edificaciones nuevas y una mayor oferta académica. Su ranking está en el número 15 de las 50 mejores universidades públicas de la República, además destacó con 88.2 puntos y la ubicó en las cinco primeras a nivel nacional en el rubro de avances implementados para mejorar la calidad de la enseñanza, asimismo cuenta con programas para estudiantes con alguna discapacidad o que son prominentes de alguna minoría social.  En 2018 se consolidó como la mejor universidad del noroeste según el ranking de universidades de México que realiza la revista especializada en negocios América Economía.  Hoy en día soy orgullosamente búho UNISON… y eso sí: el calor de Sonora no ha cambiado. “ESTA ES LA NATURALEZA DE MI SER”." ["post_title"]=> string(41) "Así me recibió la Universidad de Sonora" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(39) "asi-me-recibio-la-universidad-de-sonora" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-11-03 15:10:16" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-11-03 20:10:16" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=85319" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17984 (24) { ["ID"]=> int(86110) ["post_author"]=> string(3) "191" ["post_date"]=> string(19) "2022-11-28 10:29:26" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-11-28 15:29:26" ["post_content"]=> string(535) "Claramente quise provocar en el lector la inmediata reacción de decir "se equivocó" porque en realidad se dice lo prometiste. Te pregunto ahora cuántas de las personas que te rodean son capaces de hacerte notar un error cuando te equivocas Atesora a esa o esas  personas porque son tus amigos y ese es un tesoro invaluable." ["post_title"]=> string(20) "Lo “prometistes”" ["post_excerpt"]=> string(79) "A veces por egoísmo desaprovechamos a quienes hacen notar nuestros errores. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(14) "lo-prometistes" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-11-28 10:29:26" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-11-28 15:29:26" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=86110" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#18008 (24) { ["ID"]=> int(85319) ["post_author"]=> string(2) "97" ["post_date"]=> string(19) "2022-11-03 13:57:31" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-11-03 18:57:31" ["post_content"]=> string(9406) " Te contaré mi experiencia al llegar a la Universidad de Sonora. Era agosto de 1989 cuando llegué a la ciudad de Hermosillo en el estado de Sonora. Mi tía Socorro, que gustaba de viajar, me había comentado más o menos cómo era vivir en el desierto mexicano. Llegando a la ciudad lo primero que me sorprendió fue el abrazador calor de las temperaturas de la época de verano. Había escuchado que era caluroso e imaginé qué tanto puede ser si he viajado a Acapulco o a Oaxaca. Pero realmente era sofocador, parecía que me estaba asfixiando. Sentía que la piel  se reventaría de cómo se estiraba al rayo del sol y el 100 % de mi cuerpo sudaba como nunca lo había hecho. Me sentía sediento en todo momento. Pensé espero que la noche llegue pronto para que este calor se disipe… ¡Oh sorpresa!, la luz del día se apagaba a las 8:30 pm, realmente fue un día muy largo literalmente. Por fin oscureció, pero el calor continuó intensamente. El suelo de concreto estaba caliente y emanaba vapor al intentar enfriarse con la ausencia del sol eso provocaba un clima muy sofocante.  Llegó el momento de ir a dormir, cosa que fue casi imposible. La recámara era un microondas. Teníamos lo que se llamaba en esa época un cooler una especie de abanico con una brisa húmeda que provocaba más humedad en el cuerpo. La casa era pequeña y dormí en una litera, por su puesto me tocó la parte de arriba y podía sentir el techo caliente cerca de mí cuerpo. Me llegó el sueño, más que por gusto, por cansancio y deshidratación. Al día siguiente fui con mi papá a conocer la Universidad de Sonora. Subimos al carro y en cuestión de 10 minutos estábamos en rectoría. Vivía en la afueras de la ciudad y el campus está en el corazón de Hermosillo o sea a seis kilómetros de casa, como pueden ver, era una ciudad muy pequeña. Me sentí nervioso, pues empecé a pensar ¿cómo sería el examen de admisión o si estábamos todavía en fechas de poder ingresar? Llegamos a rectoría, un hermoso edificio, el cual inició su construcción en 1942 y culminó en 1948. Quedé admirado con su arquitectura, en su interior, en la parte central del edificio podemos ver una hermosa escalinata adornada con azulejos de talavera y en el descanso, un vitral emplomado lleno de colorido. Sus grandes ventanales rematados con cantera rosa te hacen sentir el tiempo y la historia que ha pasado por allí. Se puede oler el pasar del tiempo. Sus grandes pasillos rojos reflejan el desgaste del paso de muchas generaciones de estudiantes que se han preparado bajo su techo. Del lado izquierdo del edificio se encontraban unas mesas rectangulares parecidas a las que se utilizan en las fiestas, eran cuatro mesas y en cada mesa había tres personas sentadas con varias pilas de folletos. Preguntó mi papá en dónde eran las inscripciones. Una chica me preguntó qué carrera buscaba y respondí que turismo. Primera decepción: “Esa carrera no la tiene ninguna universidad aquí en Hermosillo, pero puedes ver en los folletos si alguna otra te agrada”. Empecé a observar y me gustó Comunicación. El plan de estudios me pareció dinámico, moderno, innovador y además me iba bien con mi personalidad. “Ésta me gusta”, le dije. Enseguida me pidió mis datos y los escribió en un par de hojas que después me dio a leer y firmar. Posteriormente me dio mi fecha de ingreso y comentó que en el edificio principal de comunicación estarían en las ventanas la lista de los alumnos y el salón asignado con las materias que cursaría en el primer semestre. Ya por último, me pidió que en diciembre completara mi entrega de papeles, pues mi certificado no estaba listo y lo enviarían de la Ciudad de México.  No podía creer lo que pasaba, parecía una broma pesada pero era cierto: había ingresado a la universidad de la manera más sencilla e inimaginable. La felicidad era incontenible, pues en la capital era un circo tener acceso a cualquier universidad y aquí, solo llené unos papeles. Formidable.  Venía el siguiente reto: primer día de escuela. La entrada era a las 7:00 am. Le pregunté a mi vecino cómo podría llegar a la universidad, me dijo: “Es muy fácil, sales de tu casa y allí pasa el camión”. ¡Oh Dios!, no lo puedo creer, más fácil ni mandado hacer. Comencé a hacer mis preparativos la noche anterior y a la seis de la mañana estaba listo en la estación del autobús para evitar tumultos y atrasos en mi viaje a la escuela.  Por la mañana me sentí un poco desconcertado: era el único esperando el camión. A los minutos llegó y apenas estaban ocupados unos asientos. Pensé: voy por buen camino, le gané a todos je, je, je. En unos cuantos minutos llegué a mi destino sin problemas. Eran las 6:40 baje y comencé a caminar hacia el edificio donde se encontraba mi aula y… el aula estaba cerrada y la universidad vacía. No solo era el primero, era el único en la escuela. Ja, ja, ja, ja, era obvio que traía el ritmo de la gran ciudad y aquí la vida era más tranquila. Alrededor de las 7:30 empezaron a llegar los compañeros, pasé al salón junto con ellos e inmediatamente llegó un joven que se presentó al frente, nuevamente me sorprendí: era un maestro con tan solo unos pocos años más que nosotros, parecía alumno. Comenzamos a presentarnos. Fue mi turno y los comentarios no se dejaron esperar. El regionalismo hizo su presencia, “ah eres guacho” dijeron los compañeros (es una manera despectiva de llamarle a las personas que no son de Hermosillo, pues se decía en esa época que de la colonia Villa de seris hacia el sur todos eran “guachos”). La verdad estaba preparado para ese momento, así que no me intimidaron; sin embargo, mis ropas eran una gran barrera en el desarrollo de mi relación con la sociedad sonorense que en ese tiempo tenían una vestimenta muy marcada con pantalones levi´s y botas de gamuza con un torito grabado: este era el atuendo del día a día. Llegué a casa y les comenté a mis padres que usaría otra vestimenta. ¿Por qué? Porque los pantalones de pinzas tipo flans de color azul pastel los zapatos top siler y la camisa llamativa no me están ayudando mucho. Recordé nuevamente a la tía Socorro: “hijo, a la tierra que fueres haz lo que vieres”. Por la tarde nos dirigimos al centro de la ciudad donde podía adquirir mi nueva imagen y allí estaba en una esquina el nuevo Román o Romy, como todos me llaman en la actualidad, unas cómodas botas de piel y unos formidables jeans y todo de la marca requerida . Por la mañana, ya bien informado, tomé mi camión a las 7:00 am para poder llegar a la hora marcada por la provincia,  7:30 am, y al caminar por el pasillo hacia mi clase, los murmullos no se dejaron esperar: miren al guacho, ya trae jeans. Ja, ja, ja, ja, reí por dentro. En realidad nunca me sentí ofendido como otros de mis “paisanos capitalinos”. Y aunque no lo creas, esto rompió el hielo. Ellos se sintieron aceptados y por consecuencia yo también. Las cosas en adelante fueron más generosas, las amistades de esa época aún las conservo, incluso a mis maestros quienes ahora son amigos desde hace 33 años que llegué a esta tierra indomable.  Hoy en día la universidad ha cumplido 80 años. Su campus mantiene la esencia de sus jardines, pasillos y edificios de la época combinados con la modernidad de edificaciones nuevas y una mayor oferta académica. Su ranking está en el número 15 de las 50 mejores universidades públicas de la República, además destacó con 88.2 puntos y la ubicó en las cinco primeras a nivel nacional en el rubro de avances implementados para mejorar la calidad de la enseñanza, asimismo cuenta con programas para estudiantes con alguna discapacidad o que son prominentes de alguna minoría social.  En 2018 se consolidó como la mejor universidad del noroeste según el ranking de universidades de México que realiza la revista especializada en negocios América Economía.  Hoy en día soy orgullosamente búho UNISON… y eso sí: el calor de Sonora no ha cambiado. “ESTA ES LA NATURALEZA DE MI SER”." ["post_title"]=> string(41) "Así me recibió la Universidad de Sonora" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(39) "asi-me-recibio-la-universidad-de-sonora" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-11-03 15:10:16" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-11-03 20:10:16" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=85319" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(13) ["max_num_pages"]=> float(7) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "075c0a86efd11f3b925e82612cec04b4" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["allow_query_attachment_by_filename":protected]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

Así me recibió la Universidad de Sonora

 Te contaré mi experiencia al llegar a la Universidad de Sonora. Era agosto de 1989 cuando llegué a la ciudad de Hermosillo...

noviembre 3, 2022
Lo “prometistes”

Lo “prometistes”

A veces por egoísmo desaprovechamos a quienes hacen notar nuestros errores.

noviembre 28, 2022




Más de categoría
Lo “prometistes”

Lo “prometistes”

A veces por egoísmo desaprovechamos a quienes hacen notar nuestros errores.

noviembre 28, 2022

Bajar de peso en tiempos de sedentarismo

Es clásico el anuncio que vemos en la televisión de máquinas, aditamentos, dietas milagrosas, superfoods, suplementos y demás pastillas...

noviembre 25, 2022
3 acciones que te alejan del BienEstar

3 acciones que te alejan del BienEstar

Te animo a practicar lo siguiente para revertir el efecto negativo y asegurar tu calidad de vida.

noviembre 23, 2022

Tengo ganas

Estas dos palabras las utilizamos como antecedente de algo que queremos hacer o tener. Es conveniente dedicar el tiempo...

noviembre 21, 2022