8 de marzo: ¿cómo lo conmemoramos?

    8 de marzo: ¿cómo lo conmemoramos? En 1975 cursaba yo el tercer año de la carrera de Medicina, y el 8 de marzo era un día muy importante: cumpleaños de mi mejor amiga que, para...

2 de marzo, 2021

 

 

8 de marzo: ¿cómo lo conmemoramos?

En 1975 cursaba yo el tercer año de la carrera de Medicina, y el 8 de marzo era un día muy importante: cumpleaños de mi mejor amiga que, para mi buena fortuna, lo sigue siendo hasta ahora. Por vez primera celebrarían en la facultad el Día Internacional de la Mujer, que acababa de decretar la ONU.  Sin mucho por escarbar, celebré por partida doble: el cumpleaños de mi mejor amiga y el Día de la Mujer. Ya más adelante, al investigar, me topé con una realidad que indicaba que no era una fecha precisamente para hacer fiesta.  El Día Internacional de la Mujer tenía un origen trágico que todos estamos en obligación de conocer.

Remontándonos en tiempo, a los antecedentes de lo que voy a relatar, hay un personaje que me resulta glorioso, a pesar de que tuvo un final terrible en la guillotina y, para acabarla de torcer, con el desconocimiento público de su hijo único. Se trata de Olympe de Gouges, una activista francesa que tuvo la valentía —estamos hablando de finales del siglo XVIII— de hacer pública lo que ella llamó la “Declaración de los derechos de la mujer y la ciudadana”, como réplica a la recién promulgada “Declaración de los derechos del hombre”, producto final de la Revolución, con lo que Europa transitó del Medioevo a la Edad Contemporánea. Ejecutaron a Olympe a finales del siglo XVIII, y los siguientes 100 años poco ocurrió con la defensa de la mujer, si acaso  brotes aislados en demanda de mejores condiciones laborales para trabajadores de ambos sexos y de todas edades.  

En el caso de los derechos de la mujer hubo una marcha importante el 8 de marzo de 1857 en Nueva York, por parte de las trabajadoras de la industria textil para exigir mejores condiciones de trabajo. A partir de ello se integró el primer sindicato de trabajadoras textiles en Norteamérica.  Y hacia  1908 se organizó una  movilización histórica  de 15 000 mujeres para exigir seguridad personal y económica, bajo el lema de “Pan y rosas”. Así llegamos a marzo de 1911, en un suburbio de Nueva York: En los últimos tres pisos de un edificio de 10 se asentaba la fábrica de blusas femeninas denominada “Triangle Shirtwaist Factory”. En ella laboraban ese día 600 trabajadores, en su gran mayoría mujeres, entre 14 y 43 años, fundamentalmente inmigrantes indocumentadas, sin dominio de la lengua inglesa. Cubrían horarios laborales, entre semana de 12 horas y el fin de semana de siete horas.  Los salarios rondaban a lo que hoy en día correspondería a un promedio de tres a seis dólares por hora. Los dueños de la compañía eran unos señores de apellidos Blanck y Harris quienes, según veremos más adelante, cuidaban por encima de todo su dinero. Las condiciones del área física tenían grandes fallas de seguridad: no contaban con el número de extinguidores requerido; de los cuatro elevadores que conducían a esos pisos, solo uno funcionaba debidamente; de las dos escaleras internas, una estaba clausurada, para evitar robos. La escalera exterior para incendios era demasiado angosta.  Las autoridades ya  habían señalado la necesidad de mejorar las condiciones de seguridad, pero los dueños hicieron caso omiso. Los trabajadores organizaron una huelga en demanda de mejores condiciones, misma que los patrones consiguieron abortar, con apoyo de la policía local.  

Así llegamos al 25 de marzo de 1911, cuando se inició un incendio en una de las áreas de producción.  Alguno de los supervisores intentó sofocarlo con una manguera de agua, misma que se torció, bloqueando el flujo del líquido, haciendo que la presión de la parte proximal de la manguera llevara a que ésta se desprendiera de su base, la cual se hallaba oxidada por falta de mantenimiento. Llegaron los bomberos; la escalerilla de su máquina alcanzaba hasta el séptimo piso, uno por debajo del siniestrado.  A un mismo tiempo los bomberos desplegaron una red, instando a las mujeres a lanzarse a ella; a la primera de cambios se lanzaron tres obreras a la vez, rompiéndola.  Las trabajadoras buscaban escapar por la única escalera interna útil, formando una avalancha en su precipitación, a su vez las que intentaron bajar por el elevador eran tantas, que la caja se desprendió y cayó por el cubo.  Algunas más intentaron por la escalera para incendio, misma que para ese momento, por efecto de las altas temperaturas comenzó a desprenderse del muro.  Ya en su desesperación, las últimas intentaron salvarse del fuego lanzándose al vacío, ya por el cubo del elevador, ya por las ventanas a la calle.  De todo el personal en aquellos pisos, solo unos cuantos salieron ilesos. La cuenta siniestra fue de 123 mujeres y 23 hombres fallecidos, algunos quemados, otros aplastados, politraumatizados por la caída o asfixiados por gases.  Los dueños, Blanck y Harris y unos cuantos trabajadores, escaparon por la azotea de su edificio  al edificio adjunto.  A la compañía le fue fijada una multa de 20 dólares por cada trabajador herido o muerto, monto que pagaron sin problema, pues  la aseguradora los indemnizó con 400 dólares por cada evento. 

Ese terrible episodio en la historia norteamericana llevó a instituir el Día Internacional de la Mujer por parte de la ONU.  Para 1948, cuando se funda la Organización al término de la Segunda Guerra Mundial, las condiciones laborales habían mejorado en el mundo, pero es hasta 1975 cuando la fecha se oficializa.  Dato curioso, en los EEUU se reconoce la fecha casi 20 años después, hasta 1994, cuando el “edificio café”, nombre con el que era conocido el inmueble siniestrado, se modificó para levantar un memorial para recordar los sucesos.  Existen todavía muchas asignaturas pendientes, pero eso sí, cada 8 de marzo, cuando a las mujeres  nos quieran “felicitar” por nuestro día, invitemos a la reflexión, a honrar la memoria de quienes perdieron la vida en la lucha por mejores condiciones laborales para nosotras.

Comentarios


object(WP_Query)#17971 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(3) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(62201) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "03-06-2022" ["before"]=> string(10) "01-07-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(3) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(62201) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "03-06-2022" ["before"]=> string(10) "01-07-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(11) "vivir-mejor" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#17969 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(3) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(3) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#17934 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#17931 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "03-06-2022" ["before"]=> string(10) "01-07-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(502) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-06-03 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-07-01 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (62201) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (3) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#17965 (24) { ["ID"]=> int(79610) ["post_author"]=> string(1) "5" ["post_date"]=> string(19) "2022-06-06 10:42:25" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-06-06 15:42:25" ["post_content"]=> string(4295) "“Yo no busco, yo encuentro.” – Pablo Picasso (1881 - 1973). Se dice que las oportunidades son como flechas porque apuntan directo y no regresan. Podría decirse que la gran parte de las cosas que ocurren en mi vida han sido producto de las oportunidades que he decidido tomar o dejar pasar, pero sin empeñarme en el resultado simplemente poniendo manos a la obra y permitiendo que el proceso tome su curso y me sorprenda con el resultado. Algunas oportunidades han representado los mejores momentos de mi vida y otras han sido un verdadero fiasco, pero todas han dejado huella; lo más importante es que he aprendido algo nuevo. Las oportunidades ocurren, se presentan, salen al camino y tienen un poder transformador. Pese al contexto pesimista en el que vivimos hay oportunidades que quizá no sean visibles para todos pero ahí están aguardando a ser descubiertas y aprovechadas. El encuentro (acción de coincidir) es una de ellas porque nada ocurre sin encontrarse con la otredad (sea persona, circunstancia, momento o lugar). Existen encuentros que son como un bálsamo, una promesa o una esperanza mientras que otros son funestos como aves de mal agüero, elijo los primeros por estar llenos de oportunidades y posibilidades con todo y crisis mundial. Porque el encuentro surge de forma espontánea e inesperada. ¿Cuántas veces nos ha ocurrido que encontramos un billete en la calle, un objeto perdido que nos conduce a conocer a alguien, una tienda con alguna oferta especial o una persona que se convierte en parte esencial de nuestra vida? Vamos por la vida encontrando personas, objetos, lugares y no nos damos cuenta de su valor porque estamos más ocupados en lo seguro, en el deber ser, en la rutina, rumiando el pasado o añorando el futuro y el encuentro hoy en día es casi como una promesa en tanto que estamos retomando la vida que tuvimos en pausa hace dos años con el inicio de la pandemia, así que poderse encontrar o reencontrar es un privilegio aunque usted no lo crea. ¿Qué cantidad de situaciones habremos encontrado a lo largo de nuestra vida sin buscarlas ni provocarlas? Una escuela, una pareja, un trabajo, un empleo o una mirada. La pandemia nos heredó la habilidad de leer miradas como una forma alternativa de comunicación con el otro al ser necesario ocultar medio rostro con el cubre bocas y con ello, se le dio valor a un sencillo pero valioso momento: el encuentro de dos miradas, lo cual no es poca cosa considerando que no todas las personas tienen el hábito de mirar de frente a su interlocutor quizá porque el peso de una mirada es insostenible cuando se miente, se hiere o se es indiferente. Encontrarse con el otro, con una mirada o con una oportunidad como si de regalos se tratara al ser parte de #laspequeñascosas que le dan un matiz diferente a la vida (¿postpandemia?) y que son como luces de esperanza. Tener la oportunidad de mirar nuevamente a quienes han sido compañeros de ruta y poder contar que seguimos de pie a pesar de los pesares y de todas las dificultades que se han cruzado desde que el COVID-19 apareció en el escenario, compartir los retos que se han debido superar y sentirse satisfecho con las batallas ganadas, seguro de que poco a poco se irá recuperando la certidumbre y la calma.  A manera de colofón: Encontrar sin buscar como aquello que escribió Cortázar: “Andábamos sin buscarnos pero sabiendo que andábamos para encontrarnos”. Porque la existencia es posible también gracias a la cantidad de brevísimos encuentros que le dan forma y sentido a nuestros días; el encuentro por espontáneo es sorpresivo, emotivo, adictivo y certero porque si hemos de encontrarnos no habrá poder que pueda evitarlo, así como esta pandemia que nos salió al encuentro y que no todos hemos tenido la fortuna de evadir o salir bien librados de ella. Salgamos al encuentro porque el único momento real momento es aquí y ahora." ["post_title"]=> string(30) "Las pequeñas cosas: encuentro" ["post_excerpt"]=> string(202) "Existen encuentros que son como un bálsamo, una promesa o una esperanza mientras que otros son funestos como aves de mal agüero, elijo los primeros por estar llenos de oportunidades y posibilidades. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(28) "las-pequenas-cosas-encuentro" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-06-06 10:48:37" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-06-06 15:48:37" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=79610" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17867 (24) { ["ID"]=> int(80044) ["post_author"]=> string(1) "5" ["post_date"]=> string(19) "2022-06-20 09:43:01" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-06-20 14:43:01" ["post_content"]=> string(5000) "“Un hombre que no sabe ser un buen padre, no es un auténtico hombre.”  –Mario Puzo (1920 – 1999).  Casi sin advertirlo estamos llegando al final del primer semestre del año en curso quizá con noticias poco alentadoras en un contexto fatídico y desesperanzador, pero con la certeza de que aquí seguimos y que es obligación plantar cara y seguir adelante a pesar de los pesares. Y si bien los efectos y el desarrollo de la pandemia aún no finalizan, la población en general se ha desbordado en festivales, celebraciones y fiestas en lugares públicos y privados para compartir, reencontrarse y sentirse libres o vivos. No me corresponde juzgar si se trata de una conducta buena o mala, pero lo cierto es que los contagios siguen y estamos viviendo la quinta ola por COVID-19 y sus variantes, aunque parece a nadie importarle o, posiblemente es que quieren olvidarse del tema y retomar la vida que dejaron en pausa hace dos años, sólo ellos lo saben. Este es el momento que nos toca vivir y este fin de semana tuvimos dos muestras claras de la necesidad de salir al espacio público y apropiarse de él con la realización de la Clase Masiva de Box en el zócalo capitalino y la 40ª. Carrera Día del Padre Dolo-Neurobión 2022 organizada por Corredores del Bosque de Tlalpan y Fhinix Sports a través del Instituto del Deporte de la Ciudad de México y las Federaciones correspondientes. Dos momentos aislados pero masivos por igual que dejan lugar a la duda ¿Y los contagios? El día de ayer se celebró el día del padre de lo cual escribí aquí como un homenaje al mío, a quien llevaré por siempre en mi recuerdo porque su esencia me acompaña cada día y no hace falta decir nada más porque “las mejores palabras del amor están entre dos gentes que no se dicen nada” como escribió José Saramago (escritor portugués), quien falleció un 18 de junio de 2010. Para el resto de los padres de familia no tengo palabras, la paternidad es un vínculo que se construye con pequeñas acciones cada día y surge en el momento que un padre se hace consciente de la existencia de su hijo, es un acto que tiene que ver con salud mental y emocional, por lo que, cuando no surge de manera natural y espontánea, es que existen patologías que impiden la realización del vínculo porque las madres gestan a sus hijos en el vientre, pero los padres los albergan y protegen de por vida desde y con el corazón. Junio es también el mes del solsticio de verano que este año ocurrirá el martes 21 dando lugar al día más largo del año y un día antes tendrá lugar el llamado “yellow day” o lo que es lo mismo: el día más feliz del año en relación al momento en que se tiene más cantidad de luz solar coincidiendo con el cierre de ciclos y el inicio del periodo vacacional, factores que inciden en la sensación de mayor bienestar y alegría para las personas. El color amarillo se relaciona con la energía solar, el entusiasmo; en su tonalidad dorada representa riqueza y opulencia, el viejo dicho popular reza “Quien de amarillo se viste, en su belleza confía o de sinvergüenza se pasa” en referencia a lo radiante y la sensación de felicidad que transmite. Es probable que la felicidad hoy en día goce de mala reputación porque se piensa que es un estado por alcanzar; sin embargo, el estado de felicidad surge como resultado de #laspequeñascosas tan devaluadas actualmente a pesar de que hemos confirmado una vez más que no tenemos nada bajo control y que aún en las mejores condiciones de vida, la llegada de una amenaza como la pandemia por COVID-19 nos saca de equilibrio a todos poniendo en duda lo que somos como especie y llevándonos a reflexionar sobre nuestra existencia. A manera de colofón: “El verano se terminó. El verano que pronto pasó. Ella estaba loca por mí. Me rogaba y no resistí. La amistad que en el día empezó por la tarde amor se volvió.” Y ya que estamos en verano demos paso al romanticismo y la posibilidad del amor como en la ya clásica Grease (1978) protagonizada por la bellísima Olivia Newton-John y el entonces galán John Travolta porque la energía de la temporada es cálida, positiva, espléndida y vibrante y de paso, si confía en su belleza también vístase de amarillo a tono con lo que debería ser la vida: amar-y-ya." ["post_title"]=> string(27) "Las pequeñas cosas: Yellow" ["post_excerpt"]=> string(125) "El color amarillo se relaciona con la energía solar, el entusiasmo; en su tonalidad dorada representa riqueza y opulencia. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(25) "las-pequenas-cosas-yellow" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-06-20 09:43:01" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-06-20 14:43:01" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=80044" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#17965 (24) { ["ID"]=> int(79610) ["post_author"]=> string(1) "5" ["post_date"]=> string(19) "2022-06-06 10:42:25" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-06-06 15:42:25" ["post_content"]=> string(4295) "“Yo no busco, yo encuentro.” – Pablo Picasso (1881 - 1973). Se dice que las oportunidades son como flechas porque apuntan directo y no regresan. Podría decirse que la gran parte de las cosas que ocurren en mi vida han sido producto de las oportunidades que he decidido tomar o dejar pasar, pero sin empeñarme en el resultado simplemente poniendo manos a la obra y permitiendo que el proceso tome su curso y me sorprenda con el resultado. Algunas oportunidades han representado los mejores momentos de mi vida y otras han sido un verdadero fiasco, pero todas han dejado huella; lo más importante es que he aprendido algo nuevo. Las oportunidades ocurren, se presentan, salen al camino y tienen un poder transformador. Pese al contexto pesimista en el que vivimos hay oportunidades que quizá no sean visibles para todos pero ahí están aguardando a ser descubiertas y aprovechadas. El encuentro (acción de coincidir) es una de ellas porque nada ocurre sin encontrarse con la otredad (sea persona, circunstancia, momento o lugar). Existen encuentros que son como un bálsamo, una promesa o una esperanza mientras que otros son funestos como aves de mal agüero, elijo los primeros por estar llenos de oportunidades y posibilidades con todo y crisis mundial. Porque el encuentro surge de forma espontánea e inesperada. ¿Cuántas veces nos ha ocurrido que encontramos un billete en la calle, un objeto perdido que nos conduce a conocer a alguien, una tienda con alguna oferta especial o una persona que se convierte en parte esencial de nuestra vida? Vamos por la vida encontrando personas, objetos, lugares y no nos damos cuenta de su valor porque estamos más ocupados en lo seguro, en el deber ser, en la rutina, rumiando el pasado o añorando el futuro y el encuentro hoy en día es casi como una promesa en tanto que estamos retomando la vida que tuvimos en pausa hace dos años con el inicio de la pandemia, así que poderse encontrar o reencontrar es un privilegio aunque usted no lo crea. ¿Qué cantidad de situaciones habremos encontrado a lo largo de nuestra vida sin buscarlas ni provocarlas? Una escuela, una pareja, un trabajo, un empleo o una mirada. La pandemia nos heredó la habilidad de leer miradas como una forma alternativa de comunicación con el otro al ser necesario ocultar medio rostro con el cubre bocas y con ello, se le dio valor a un sencillo pero valioso momento: el encuentro de dos miradas, lo cual no es poca cosa considerando que no todas las personas tienen el hábito de mirar de frente a su interlocutor quizá porque el peso de una mirada es insostenible cuando se miente, se hiere o se es indiferente. Encontrarse con el otro, con una mirada o con una oportunidad como si de regalos se tratara al ser parte de #laspequeñascosas que le dan un matiz diferente a la vida (¿postpandemia?) y que son como luces de esperanza. Tener la oportunidad de mirar nuevamente a quienes han sido compañeros de ruta y poder contar que seguimos de pie a pesar de los pesares y de todas las dificultades que se han cruzado desde que el COVID-19 apareció en el escenario, compartir los retos que se han debido superar y sentirse satisfecho con las batallas ganadas, seguro de que poco a poco se irá recuperando la certidumbre y la calma.  A manera de colofón: Encontrar sin buscar como aquello que escribió Cortázar: “Andábamos sin buscarnos pero sabiendo que andábamos para encontrarnos”. Porque la existencia es posible también gracias a la cantidad de brevísimos encuentros que le dan forma y sentido a nuestros días; el encuentro por espontáneo es sorpresivo, emotivo, adictivo y certero porque si hemos de encontrarnos no habrá poder que pueda evitarlo, así como esta pandemia que nos salió al encuentro y que no todos hemos tenido la fortuna de evadir o salir bien librados de ella. Salgamos al encuentro porque el único momento real momento es aquí y ahora." ["post_title"]=> string(30) "Las pequeñas cosas: encuentro" ["post_excerpt"]=> string(202) "Existen encuentros que son como un bálsamo, una promesa o una esperanza mientras que otros son funestos como aves de mal agüero, elijo los primeros por estar llenos de oportunidades y posibilidades. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(28) "las-pequenas-cosas-encuentro" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-06-06 10:48:37" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-06-06 15:48:37" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=79610" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(13) ["max_num_pages"]=> float(7) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "08bb3e7e196ab960700f6856903db44c" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

Las pequeñas cosas: encuentro

Existen encuentros que son como un bálsamo, una promesa o una esperanza mientras que otros son funestos como aves de mal agüero,...

junio 6, 2022
Las pequeñas cosas: Yellow

Las pequeñas cosas: Yellow

El color amarillo se relaciona con la energía solar, el entusiasmo; en su tonalidad dorada representa riqueza y opulencia.

junio 20, 2022




Más de categoría

Enfrenta tus monstruos

Cuando estamos solos,  el silencio nos obliga a enfrentarnos a nuestros propios pensamientos y a los miedos que alimentan...

junio 30, 2022
¿Aún no sabes cómo el Smart Working puede mejorar tu vida laboral?

¿Aún no sabes cómo el Smart Working puede mejorar tu vida laboral?

La rigidez está quedando atrás para dar cabida a procesos más flexibles.

junio 30, 2022

Las pequeñas cosas | Barbecho

Me persigue la idea de que la vida es un ratito y se debe disfrutar al máximo aun frente...

junio 27, 2022

Sindrome de FOMO: ¿está afectando la vida de mis hijos?

Alejandra Ruiz Sánchez explica los riesgos de las redes sociales y los trastornos que pueden ocasionarnos cuando no se...

junio 27, 2022