Una reflexión acerca de nuestra libertad en tiempos de la Semana Santa

Tanto para fieles como para no creyentes, la Semana Santa es un tiempo cargado de significados que apelan directamente al nudo existencial del ser humano. Alegría, tristeza, culpa, pena, dolor y redención son experiencias que todos vivimos...

3 de abril, 2021

Tanto para fieles como para no creyentes, la Semana Santa es un tiempo cargado de significados que apelan directamente al nudo existencial del ser humano. Alegría, tristeza, culpa, pena, dolor y redención son experiencias que todos vivimos durante nuestras vidas. Es el quid que la filosofía existencialista del siglo XX analiza en su estudio del ser humano que, a su vez, viene de postulaciones anteriores como el Angst de Kierkegaard o la noción más antigua de “inquietud” como lo expresó san Agustín a lo largo de su pensamiento1

Todo este entramado existencial se manifiesta en nuestra libertad, nuestra capacidad de elegir y ejecutar nuestra voluntad según nuestro arbitrio, nuestro compás moral2, nuestros deseos y nuestro proyecto de vida. De esta manera, cuando alguien hace una acción buena, es celebrado; cuando hace algo perverso, es vituperado y castigado. Dejó escrito san Agustín: “El libre albedrío fue concedido al hombre para que conquistara méritos, siendo bueno no por voluntad, sino por libre voluntad”3 . Esta es la idea fundamental que le da sentido a toda ética. Es gracias a nuestra nuestra libertad que podemos convertirnos en mejores personas. De la misma manera, en la esfera pública y política, cuando alguien comete un crimen voluntariamente, como sociedad y en aras del bien común y de la preservación de la misma, se le castiga de acuerdo a las leyes acordadas por el constituyente y la legislación vigente. Un claro ejemplo es la tipología que se le da al homicidio en el derecho penal. Para establecer este criterio, se tornó la mirada a lo que la psicología ha postulado respecto al homicidio. El investigador Albert Roberts, por ejemplo, postula cuatro tipologías principales para clasificar los homicidios de acuerdo a las causas o intencionalidades de las personas involucradas. El primero es provocado por un altercado discusión súbita e intensa. Después, está el que es considerado como delito grave, donde hay una expresa intención de matar a otra persona. La tercera tipología es resultado de una condición preexistente de violencia doméstica. La cuarta y última es el homicidio accidental4. Como es posible apreciar, la diferencia radica en nuestro grado de intención, es decir, nuestra libertad. 

Lo que me parece más importante de esta fecha es que nos recuerda a todo el género humano que nuestras acciones tienen consecuencias reales que impactan la vida ajena. Lejos del mito que ha ido apoderándose de nuestra cultura contemporánea, nuestra libertad no es absoluta ya que todas las personas dependemos de otros seres humanos. Es decir, nuestras elecciones repercuten en las vidas ajenas así como éstas afectan la propia. Tales efectos pueden causar alegría, felicidad y placer, así como dolor, odio, tristeza y sufrimiento.

El filósofo francés, Paul Ricoeur, describió el sufrimiento como “disminución de nuestra integridad física, psíquica o espiritual […] sobre todo, el sufrimiento opone a la reprobación la lamentación; porque si la falta hace al hombre culpable, el sufrimiento lo hace víctima: contra esto clama la lamentación”5 . En otras palabras, el sufrimiento es una pasión que, dependiendo de la relación entre personas, convierte a uno en culpable y a otro en víctima. La distinción es clarísima en situaciones como la señalada anteriormente. El homicida es culpable de causar la muerte de la otra persona y ésta es la víctima. Sin embargo –y este es el punto al que quiero traer la atención del lector– esta situación donde una persona daña a otra no necesita escalar a este grado para percatarnos que diariamente cometemos el mal contra los demás. Muchas veces, sin darnos cuenta. Y en muchas otras ocasiones, con toda la intención de acometerlo –y convencidos de que estamos justificados en hacerlo–. Esta situación, hecho innegable, es uno de los puntos que considero destaca la Semana Santa. Que todos hacemos y haremos el mal. Que nuestra libertad no es absoluta y necesitamos de los demás para construir el bien. Incluso, nuestras leyes y juicios –que están basados en una pretendida neutralidad– son deficientes y fallan. Pensar lo contrario es sencilla y llanamente pura soberbia. 

¿Significa que nuestros esfuerzos son en vano? ¡Todo lo contrario! Nuestras fallas como personas, nuestra imperfección como seres limitados, se auxilian en la unidad de la comunidad y la sociedad. Al menos, mientras exista un espíritu de empatía y solidaridad. Y este es un punto que considero que en esta celebración se pone de manifiesto: el espíritu de perdón y redención. Insisto, aunque no sea uno creyente, estos son valores y virtudes que toda persona consideraría como algo bueno. Ya que, cuando uno acepta el error, da la bienvenida a la posibilidad de cambiar para crecer y mejorar como persona, es decir que el reconocimiento del error es la condición de posibilidad y la señal por excelencia de que la intención quiere ser mejor. 

 

Por último, quisiera resaltar la función del concepto de “pecado” dentro de nuestra sociedad actual en este rápido recorrido del entramado existencial humano. El psicólogo Manuel Villegas se cuestiona lo siguiente: “¿Cómo podemos tratar con el sentimiento de culpa si no reconocemos el concepto de ‘pecado’?”6 . En primer lugar, me parece que el reconocimiento de la importancia del concepto de “pecado” para explicar con precisión el sentimiento de culpa por parte de un psicólogo pone de manifiesto que la naturaleza del mal moral no se puede explicar solo con las herramientas de la ciencia moderna-experimental. Hemos de ser fieles a nuestro credo de tolerancia y apertura contemporánea, pues sea uno fiel o sea uno no creyente, simplemente no podemos cerrarnos al diálogo por no querer emplear conceptos válidos por haber sido gestados en un pensamiento que, por alguna razón, no se esté de acuerdo. En segundo lugar, así como hay una indisoluble relación entre la libertad y la responsabilidad, también existe una innegable relación causa-efecto entre el pecado y la culpa. 




Existen muchas dimensiones por las cuales se expresa la culpa humana: “temor al castigo, vergüenza pública o privada, contrición por el mal causado o remordimiento por el bien que hemos dejado de hacer”7 . Más adelante, el mismo autor distingue entre el sentimiento de culpa y la conciencia de culpa. Acaba por afirmar que “solo podemos hablar de sentimiento de culpa si presuponemos un mal (un pecado) causado por alguien y reconocido responsablemente por él”8 . Me parece interesante la distinción expuesta por el autor. Incluso, muy acertada, pues quien comete un pecado –una acción con una intención perversa– puede justificar su acción reconociendo que, si bien hizo algo “malo”, era la acción más adecuada por ser la única posible –bajo su perspectiva–. Será la decisión de quienes juzguen todo el contexto, validar si esta alternativa empata con el alegato que hace la persona en cuestión. Si la persona solo se justifica, existe una “conciencia de la culpa”. Si la persona se siente responsable por el mal –el sufrimiento– que causó, entonces existe un “sentimiento de culpa” que es, a mi parecer, una reflexión de segundo grado donde la persona acepta la responsabilidad de su actuar.

De tal manera que, con esta rápida pincelada de todo lo que implica nuestra libertad cotidianamente, es posible afirmar que estamos en un constante vaivén de alegrías y dolores, de triunfos y de pérdidas. Por lo que no es ninguna sorpresa que cometamos muchos errores durante nuestra vida. Como afirmó Agustín de Hipona: “¿Acaso no es tentación ininterrumpida la vida humana sobre la tierra?”9 . Sin embargo, así como existe el dolor, también la alegría; así como hay culpas y errores, hay perdón y superación. Este es el punto más importante que nos invita a reflexionar sobre el festejo de Semana Santa.

Así que, durante estos días de descanso, me parece que es buen momento para que reflexionemos sobre nuestra vida: logros, metas por cumplir, situaciones por las que estemos agradecidos, así como aquellas donde reconocemos que podemos ser mejores. Más que irnos de viaje –lo cual sería una irresponsabilidad estando en pandemia–, pienso que podemos aprovechar mejor esta Semana Santa buscando cómo mejorar nuestra vida, tanto como personas individuales, como miembros de las diversas comunidades de las que formamos parte –familia, amigos, trabajo, sociedad, etc.–. Hemos de pensar qué queremos de este 2021 y cómo podemos mejorar nuestra situación actual.

 1Como da testimonio la icónica frase en el primer libro de Confesiones, “y nuestro corazón permanece inquieto hasta que descanse en ti. San Agustín, Confesiones; segunda edición, trad. de Ángel Custodio Vega, (Madrid: BAC, 2013).  conf. I: 1; 1.

2Concepto que retomo del pensamiento de Charles Taylor.

3San Agustín, De libero arbitrio; quinta edición, trad. de Víctor Capanaga, (Madrid: BAC, 2009). lib. arb. III: 3; 8.

 4Cfr. Shaw, Julia, Hacer el mal. Un estudio sobre nuestra infinita capacidad para hacer daño; trad. de Álvaro Robledo; (Barcelona: Planeta, 2019), pp. 61-65.

 5Ricoeur, Paul, El mal. Un desafío a la filosofía y a la teología; trad. de Irene Agoff, (Buenos Aires: Amorrortu, 2011), p. 25.

 6 Villegas Besora, Manuel, Psicología de los siete pecados capitales, (España: Herder, 2018), p. 9.

 7Ídem.

 8Ibídem, p. 10. 

 9conf. X: 28; 39.

Comentarios
object(WP_Query)#17674 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(63372) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "22-03-2021" ["before"]=> string(10) "19-04-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(63372) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "22-03-2021" ["before"]=> string(10) "19-04-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "opinion-y-analisis" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(false) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#17717 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#17694 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#17681 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "22-03-2021" ["before"]=> string(10) "19-04-2021" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(463) "SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2021-03-22 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2021-04-19 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (63372) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (15) ) AND rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish') GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2" ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#17752 (24) { ["ID"]=> int(63067) ["post_author"]=> string(2) "32" ["post_date"]=> string(19) "2021-03-26 10:22:07" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-03-26 15:22:07" ["post_content"]=> string(5562) "En 1534,  el rey de Inglaterra, Enrique VIII decidió romper con la Iglesia Católica promulgando el acta de supremacía y creando su propia iglesia separada de Roma. ¿Cuál fue la razón de su ruptura? La razón fue matrimonial: el Papa Clemente VII se negó a anular su matrimonio con Catalina de Aragón  con la que no podía tener un hijo varón que le asegurara la continuación de su legado a través de una sucesión dinástica.  Enrique VIII de Inglaterra era un católico ferviente que incluso fue conocido como “el defensor de la fé”. Poco más de 400 años después, el cantante británico Elton John (que NO  ES CATOLICO) se lanza contra la Iglesia Católica porque el Papa Francisco se niega a reconocer y celebrar  los llamados “matrimonios homosexuales”. ¿Por qué le importa a Elton John que no es católico,  lo que diga o haga el Papa o la Iglesia Católica?Es exactamente lo que me pregunto yo. ¡Ah, pero Elton John se siente con derecho de exigirle a la Iglesia Católica que derogue la Biblia desde el mismísimo Génesis, porque el Vaticano invirtió un millón de Euros para financiar  la película titulada “Rocket Man”, que resulta ser la biografía del famoso homosexual inglés. ¿Por qué será que tantísimos NO CATÓLICOS buscan por todos los medios lograr que la Iglesia Católica modifique la Doctrina que NO  PUEDE MODIFICAR? Quienes no son católicos ignoran que el Papa NO ES la reina de Inglaterrael Papa NO TIENE AUTORIDAD PROPIA para decidir modificaciones a normas de las que ningún Papa es autor. Ni todos los cardenales JUNTOS integran un “poder legislativo”; la Iglesia NO ES una “democracia parlamentaria” ni una monarquía. Elton John tiene el mismo derecho a enfurecerse con la Iglesia Católica que el derecho que tendría yo, que no soy judío, para exigirle a los rabinos que prohíban la circuncisión de los varones judíos, o que promuevan el consumo de carnitas y chicharrón en salsa verde. Elton John se equivoca de Iglesia puesto que él es feligrés de lo que se conoce como Church of England; es, pues, a ella a quien debería dirigirse para lograr sus propósitos reformadores. Elton John debería encauzar sus afanes reformistas a través de SU IGLESIA, y no pretender imponerle su agenda a la Iglesia Católica A LA QUE NO PERTENECE y sin duda alguna TAMPOCO LE PERTENECE. Elton John debería y  puede presentar iniciativas eclesiásticas ante su Monarca y Suma Pontífice para exigir que la “Iglesia de Inglaterra” sea pionera en las siguientes conquistas: la despenalización de la pederastia, la legalización eclesiástica del aborto, y la industrialización de los cadáveres fetales para beneficio de la industria cosmética y alimenticia donde al parecer ya se usan los fetos como  insumos de los saborizantes naturales. ¿Cómo sé de semejante atrocidad?,  siempre es bueno leer la letra chiquita, incluso en las bolsas de churrumaiz, charritos y otras botanas. Investigue usted a qué se refieren cuando hablan de “saborizantes naturales”… Al finalizar estas líneas que escribo como católico puedo concluir de la siguiente forma: De la misma forma que yo que soy católico,  aunque fuera muy famoso no pretendería que los rabinos o los ayatolas modificaran la doctrina judía o la musulmana,  creo que Elton John debería abstenerse de sus berrinches climatéricos y NO METERSE a exigirle “reformas” a una iglesia a la que NO PERTENECE NI LE PERTENECE. Como abogado católico,  creo que el Santo Padre haría bien en asegurarse de que la Iglesia Católica se blinde y de ninguna manera invierta las limosnas en empresas contrarias a la doctrina. El Santo Padre no puede hacer todo por sus propios medios; necesita un equipo de colaboradores que, lamentablemente, pueden comprometer a la Iglesia en inversiones que pueden incluir lavado de dinero, tráfico de armas, prostitución infantil, pornografía, tráfico de drogas y cualquier actividad ilegal e INMORAL. La Santa Sede debe revisar y vigilar estrechamente las actividades de los encargados de la administración de los recursos QUE NO LE PERTENECEN. La Iglesia Católica NO ES RICA; la Iglesia Católica es un FIDUCIARIO encargado de administrar los dineros que recibe de los creyentes, y destinarlos a obras de caridad,  apoyo a los más vulnerables, y a la evangelización. Por cuanto a las iras de Elton John debería entender que de la misma forma que la venta de indulgencias no garantizaba a sus compradores un sitio en el CIELO, la financiación de su película “Rocket Man” no le da derecho para exigirle al Papa que adapte la Iglesia Católica para que sea a la imagen y semejanza de la estrella de rock and roll británico. Elton John  no es más grande que los Beatles ni que los Rolling Stones, y  ni Paul McCartney ni Mick Jagger andan por ahí exigiendo que la Iglesia Católica case homosexuales ni que los judíos coman carnitas. Cada quién en su iglesia, y Dios en la de todos. Te podría interesar:

De 1947 – Nace el músico Elton John

" ["post_title"]=> string(37) "ENRIQUE VIII Y SU MAJESTAD ELTON JOHN" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(37) "enrique-viii-y-su-majestad-elton-john" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-03-26 10:22:07" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-03-26 15:22:07" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=63067" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17633 (24) { ["ID"]=> int(63480) ["post_author"]=> string(2) "42" ["post_date"]=> string(19) "2021-04-07 09:31:52" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-04-07 14:31:52" ["post_content"]=> string(4863) "El poder Ejecutivo envía una propuesta de Reforma al sector eléctrico al Congreso que tras analizarla, la vota a favor; siguiendo el proceso legislativo previsto en la Constitución, se publica en el Diario Oficial de la Federación; sorprendentemente  (ya que ningún precepto constitucional se viola en dicha iniciativa), un Juez otorga una suspensión de los actos de autoridad que suponen la entrada en vigor de dicha ley a un puñado de consorcios privados. El presidente, haciendo uso del inalienable derecho a la libertad de expresión del que gozamos todos los mexicanos con énfasis especial en el presente sexenio, externa su extrañamiento hacia el Juez responsable; acto seguido, el Ejecutivo, vía la Secretaría de Energía, impugna dichos amparos. Todo lo anterior, se hace siguiendo al pie de la letra lo estipulado en nuestra Carta Magna. Ni una coma por fuera de la Ley, pues. Después, el presidente desliza la posibilidad de dejar al margen al sector energético nacional paraestatal (PEMEX Y CFE), vía una reforma constitucional, de amparos de ese tipo que entorpezcan su rescate y beneficien a intereses privados y opacos, tanto nacionales como extranjeros.  Ciertamente se han hecho cambios a la Constitución en este sexenio, pero la mayoría han sido con iniciativas de origen en el mismo poder Legislativo; los menos, provenientes del presidente (que por cierto, se queda muy corto en ese renglón tan solo si lo comparamos con la andanada de parches a la Ley suprema misma por parte de la administración Peña Nieto, por sobre todo). Extrañamente, en sexenios anteriores no se escucharon las voces ni se vieron los dedos flamígeros señalando a un “DICTADOR” como se pretende ahora, a pesar de que es más que sabido y documentado que, por ejemplo, las Reformas en el marco del "Pacto Por México" se consensuaron a punta de billetazos, en el seno mismo de un Congreso envilecido. En lo que va del sexenio se ha echado a andar el sistema de pesos y contrapesos que supone la democracia en la que vivimos, dejando atrás los tiempos de lo consignado en la Constitución como letra muerta. Hoy la veta maderista del presidente se nota a diario. Tolera incluso los abusos cometidos por algunos aprovechando estas libertades nuevas. Y en los hechos, se pone a trabajar al límite a los tres poderes de la Unión, su facultades y resortes, delimitando así los límites en los alcances de cada uno, insisto, sin moverse un ápice del marco constitucional que nos rige. México ha tenido una transición tremenda y  dolorosamente tortuosa, con altísimos e innecesarios costos que seguramente no vio el expresidente Zedillo cuando tuvo la voluntad política de coadyuvar decisivamente a que el país diera ese salto. Pero hoy, habiendo ya pagado el precio, la normalidad democrática experimenta avances que la hacen ver vigorosa. Estemos seguros: pronto la democracia mexicana estará considerada como una democracia plena, a pesar de los pesares, del tiempo perdido, y de los terribles y largos dolores de un parto innecesariamente alargado. En ese mismo orden de ideas, no es casualidad que una mujer, jurisconsulta de primerísimo orden, exministra de la última instancia jurídica de la Nación, la Suprema Corte de Justicia, tenga la cartera del Ministerio del interior (SEGOB), que es la Dra. Olga Sánchez Cordero. Quien piense que la secretaria es "un florero" en el gabinete, no puede estar más equivocado. Ella es la que guía al presidente y al poder Ejecutivo federal para que el gobierno de la Cuarta Transformación no se salga en ningún momento del marco constitucional, a la par de avanzar lo más posible en el actual proyecto de nación. Insisto, quienes hablan de "atropellos a la constitución" solo les pediría checar el caso del gobernador de Tamaulipas, Cabeza de Vaca, el cual está siendo investigado por sus múltiples presuntos delitos, estrictamente con el proceso que las leyes marcan, así sea más tardado. En otros tiempos, se recurría al viejo expediente de la desaparición de poderes o al de forzar la solicitud de licencia (renuncia, en los hechos) de gobernadores sátrapas.  Federalismo y separación de poderes nunca han sido tan respetados como en el presente sexenio. El hecho de que el presidente haga uso de sus libertades no es "mancillar ni pasar por encima de nuestras instituciones", es sencillamente una señal más de nuestra nueva democracia sin simulaciones, de un entramado institucional en el que cada engrane, cumple con sus funciones consagradas en la Constitución.  " ["post_title"]=> string(43) "Cuando la plenitud democrática escandaliza" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(42) "cuando-la-plenitud-democratica-escandaliza" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-04-07 09:33:44" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-04-07 14:33:44" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=63480" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#17752 (24) { ["ID"]=> int(63067) ["post_author"]=> string(2) "32" ["post_date"]=> string(19) "2021-03-26 10:22:07" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-03-26 15:22:07" ["post_content"]=> string(5562) "En 1534,  el rey de Inglaterra, Enrique VIII decidió romper con la Iglesia Católica promulgando el acta de supremacía y creando su propia iglesia separada de Roma. ¿Cuál fue la razón de su ruptura? La razón fue matrimonial: el Papa Clemente VII se negó a anular su matrimonio con Catalina de Aragón  con la que no podía tener un hijo varón que le asegurara la continuación de su legado a través de una sucesión dinástica.  Enrique VIII de Inglaterra era un católico ferviente que incluso fue conocido como “el defensor de la fé”. Poco más de 400 años después, el cantante británico Elton John (que NO  ES CATOLICO) se lanza contra la Iglesia Católica porque el Papa Francisco se niega a reconocer y celebrar  los llamados “matrimonios homosexuales”. ¿Por qué le importa a Elton John que no es católico,  lo que diga o haga el Papa o la Iglesia Católica?Es exactamente lo que me pregunto yo. ¡Ah, pero Elton John se siente con derecho de exigirle a la Iglesia Católica que derogue la Biblia desde el mismísimo Génesis, porque el Vaticano invirtió un millón de Euros para financiar  la película titulada “Rocket Man”, que resulta ser la biografía del famoso homosexual inglés. ¿Por qué será que tantísimos NO CATÓLICOS buscan por todos los medios lograr que la Iglesia Católica modifique la Doctrina que NO  PUEDE MODIFICAR? Quienes no son católicos ignoran que el Papa NO ES la reina de Inglaterrael Papa NO TIENE AUTORIDAD PROPIA para decidir modificaciones a normas de las que ningún Papa es autor. Ni todos los cardenales JUNTOS integran un “poder legislativo”; la Iglesia NO ES una “democracia parlamentaria” ni una monarquía. Elton John tiene el mismo derecho a enfurecerse con la Iglesia Católica que el derecho que tendría yo, que no soy judío, para exigirle a los rabinos que prohíban la circuncisión de los varones judíos, o que promuevan el consumo de carnitas y chicharrón en salsa verde. Elton John se equivoca de Iglesia puesto que él es feligrés de lo que se conoce como Church of England; es, pues, a ella a quien debería dirigirse para lograr sus propósitos reformadores. Elton John debería encauzar sus afanes reformistas a través de SU IGLESIA, y no pretender imponerle su agenda a la Iglesia Católica A LA QUE NO PERTENECE y sin duda alguna TAMPOCO LE PERTENECE. Elton John debería y  puede presentar iniciativas eclesiásticas ante su Monarca y Suma Pontífice para exigir que la “Iglesia de Inglaterra” sea pionera en las siguientes conquistas: la despenalización de la pederastia, la legalización eclesiástica del aborto, y la industrialización de los cadáveres fetales para beneficio de la industria cosmética y alimenticia donde al parecer ya se usan los fetos como  insumos de los saborizantes naturales. ¿Cómo sé de semejante atrocidad?,  siempre es bueno leer la letra chiquita, incluso en las bolsas de churrumaiz, charritos y otras botanas. Investigue usted a qué se refieren cuando hablan de “saborizantes naturales”… Al finalizar estas líneas que escribo como católico puedo concluir de la siguiente forma: De la misma forma que yo que soy católico,  aunque fuera muy famoso no pretendería que los rabinos o los ayatolas modificaran la doctrina judía o la musulmana,  creo que Elton John debería abstenerse de sus berrinches climatéricos y NO METERSE a exigirle “reformas” a una iglesia a la que NO PERTENECE NI LE PERTENECE. Como abogado católico,  creo que el Santo Padre haría bien en asegurarse de que la Iglesia Católica se blinde y de ninguna manera invierta las limosnas en empresas contrarias a la doctrina. El Santo Padre no puede hacer todo por sus propios medios; necesita un equipo de colaboradores que, lamentablemente, pueden comprometer a la Iglesia en inversiones que pueden incluir lavado de dinero, tráfico de armas, prostitución infantil, pornografía, tráfico de drogas y cualquier actividad ilegal e INMORAL. La Santa Sede debe revisar y vigilar estrechamente las actividades de los encargados de la administración de los recursos QUE NO LE PERTENECEN. La Iglesia Católica NO ES RICA; la Iglesia Católica es un FIDUCIARIO encargado de administrar los dineros que recibe de los creyentes, y destinarlos a obras de caridad,  apoyo a los más vulnerables, y a la evangelización. Por cuanto a las iras de Elton John debería entender que de la misma forma que la venta de indulgencias no garantizaba a sus compradores un sitio en el CIELO, la financiación de su película “Rocket Man” no le da derecho para exigirle al Papa que adapte la Iglesia Católica para que sea a la imagen y semejanza de la estrella de rock and roll británico. Elton John  no es más grande que los Beatles ni que los Rolling Stones, y  ni Paul McCartney ni Mick Jagger andan por ahí exigiendo que la Iglesia Católica case homosexuales ni que los judíos coman carnitas. Cada quién en su iglesia, y Dios en la de todos. Te podría interesar:

De 1947 – Nace el músico Elton John

" ["post_title"]=> string(37) "ENRIQUE VIII Y SU MAJESTAD ELTON JOHN" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(37) "enrique-viii-y-su-majestad-elton-john" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-03-26 10:22:07" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-03-26 15:22:07" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=63067" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(43) ["max_num_pages"]=> float(22) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "d43f78a1467930c61cdb1e768cc5d869" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }
Elton John

ENRIQUE VIII Y SU MAJESTAD ELTON JOHN

En 1534,  el rey de Inglaterra, Enrique VIII decidió romper con la Iglesia Católica promulgando el acta de supremacía y creando su...

marzo 26, 2021
Cuando la plenitud democrática escandaliza

Cuando la plenitud democrática escandaliza

El poder Ejecutivo envía una propuesta de Reforma al sector eléctrico al Congreso que tras analizarla, la vota a favor; siguiendo el...

abril 7, 2021




Más de categoría

Codere en Problemas

En la conferencia matutina presidencial del 15 de abril pasado, el presidente de México volvió a referirse a las...

abril 16, 2021

Figuras opositoras clasistas y racistas

Dos casos emblemáticos han desnudado el clasismo y racismo opositor en las figuras emergentes que surgieron luego de la...

abril 16, 2021
Sequía en el Sur de Nuevo León

Sequía en el Sur de Nuevo León

El sur del estado de Nuevo León actualmente sigue enfrentando una problemática de sequía. Por ello el Congreso aprobó...

abril 15, 2021

De Frente Y Claro | PADRÓN NACIONAL DE USUARIOS DE TELEFONíA MÓVIL, OCURRENCIA REAL

El 17 de diciembre del 2020, en este espacio toqué el tema de la nueva ocurrencia de esta nefasta...

abril 15, 2021