Tipos de ciclo: preestablecidos y existenciales

Cerrar correctamente un ciclo nos permite generar condiciones para abrir uno nuevo, pero desde un lugar distinto, fortalecidos por la experiencia y la sabiduría que el proceso anterior nos dejó.

7 de enero, 2022

En nuestra existencia experimentamos dos tipos de ciclos vitales: los preestablecidos y los existenciales. 

Gracias a ellos podemos construir nuestras vidas, elaborar planes, proyectos y desplegar nuestros propósitos. 

Pero también es central tener la sabiduría para concluirlos y cerrarlos cuando estos han terminado, porque de lo contrario se convertirán en un lastre que nos impedirá continuar evolucionando.

 

En el artículo anterior decíamos que los ciclos vitales por los que atraviesa el ser humano tienen la característica de ser circulares y de estar hechos de tiempo; sin embargo ese transcurrir se percibe de forma muy distinta según el lugar y la dimensión cósmica desde donde se le observe. Mientras que para la Vía Láctea un milenio es apenas un instante, para una bacteria unas cuantas horas equivale a la existencia entera. Por eso, más allá de la dimensión humana, que ha diseñado una medición convencional y arbitraria como referente existencial, el tiempo como lo comprendemos carece por completo de sentido si lo suponemos como una forma universal de medir “el transcurrir de la evolución”, pero resulta de la mayor relevancia si aprendemos a utilizarlo como una herramienta de desarrollo.

Decíamos también que existen distintas maneras de entender el tiempo y mencionamos la cronológica o lineal, la cíclica o estacional y la extática, y dejamos claro que las tres, en tanto son construcciones humanas que solo tienen sentido para nosotros, resultan útiles dependiendo para qué se les use. Y tengo la impresión de que dividir nuestra existencia en etapas que se suceden e interrelacionan, y atribuirle significado y aprendizaje a cada una de ellas es la manera más eficaz de analizar y entender nuestra existencia, y esto es precisamente lo que para los humanos es un ciclo vital: una unidad existencial de sentido. 

La mera cronología sirve muy bien para contemplar de forma ordenada, objetiva y esquemática los acontecimientos de nuestra vida y del mundo en general, pero es poco eficaz para entender el significado que cada uno de esos acontecimientos tiene, a menos que se le relacione con otros que, más que parte de una enumeración progresiva, construyen una etapa, un conjunto de intenciones que conducen a un objetivo. 

Además, debido a nuestra diversidad de facetas –profesional, relacional, afectiva, etc.– los ciclos, en tanto periodos vitales, se superponen, cohabitan, se relacionan entre sí, son interdependientes: alguien que, por ejemplo, mientras estudia su doctorado conoce al amor de su vida. En ese caso coinciden dos ciclos que se retroalimentan sinérgicamente sin que sea capital el orden cronológico estricto de cada uno de los acontecimientos que constituyen dichos ciclos.  

Por ello, distinguiría dos principales tipos de ciclos: el preestablecido y el existencial.

El primero, al que llamaría ciclo-preestablecido, es una combinación entre el tiempo cronológico y el circular y su existencia se debe, por un lado, a las condiciones naturales y materiales del planeta en combinación con una serie de convenciones culturales. Debido a la rotación y traslación terrestre, estamos condicionados por una buena cantidad de ciclos preestablecidos, y con el transcurso de los siglos y la acumulación de conocimiento, el ser humano ha sabido acomodar la propia existencia sobre ellos. Cada 365 días –al mismo tiempo que el planeta le da una vuelta al sol, nos parezca bien o no– nosotros celebramos Navidad, año Nuevo, día de la Constitución, nuestro cumpleaños, etc. De ahí decidimos –en Occidente– dividir el año en 12 meses y éstos a su vez en semanas de siete días. 

Todos estos ciclos –amalgama entre las condiciones naturales y los condicionamientos culturales– ocurren con independencia de nuestros planes y proyectos y, de hecho, lo más sensato es aprovecharlos adaptando a ellos nuestros planes y proyectos particulares. 

Si los vemos con objetividad son muy útiles porque generan naturalmente estructura sobre nuestros actos: nos dan tiempos determinados, formas concretas y convencionales en que ocurren con lo cual se convierten en formas compartidas por todo el grupo social. Gracias a su regularidad y caracterización nos permiten hacer planes, diseñar y concretar proyectos de todo tipo. Por ejemplo, de cada siete días, siempre habrá un lunes, un martes, un miércoles… y así hasta el domingo y cada uno de ellos, aun siendo cronológicamente idénticos – todos están constituidos por veinticuatro horas, de sesenta minutos cada una, de sesenta segundos cada uno– les hemos atribuido una serie de características que nos permiten comportarnos distinto en cada caso –a menos que estemos de vacaciones (fuera del tiempo), nunca será igual un domingo que un miércoles– y asignar actividades diferentes en cada caso, y esa estructura se sostiene de forma idéntica cincuenta y dos veces por año. 

Ese armazón, que a primera vista puede parecer esquemático y rígido, en realidad nos permite desplegar sobre él toda nuestra creatividad. Es gracias a esta red de ciclos interconectados e interdependientes que podemos diseñar nuestra vida. Es decir, que sobre los periodos natural y culturalmente periódicos, sucesivos y constantes del tipo cíclico-preestablecido montamos nuestros planes y proyectos, y la mera existencia de esos marcos temporales de referencia nos permite administrar nuestras agendas, elaborar estrategias y conseguir lo deseado. Justo lo opuesto de lo que hacemos en la segunda variedad: los ciclos-existenciales.

Como seres humanos sociales, vivimos insertos en una buena variedad de ámbitos y ejercemos una diversa serie de roles. Al mismo tiempo que desempeñamos una actividad profesional o formativa, somos hijos, padres, parejas, amigos, tenemos hobbies, del mismo modo que tenemos aspiraciones, deseos, propósitos, planes, proyectos que deseamos concretar en una o varios de los ámbitos señalados y para conseguirlo llevamos a cabo una serie de actividades concretas en cada uno de los casos. Cada uno de ellos podemos considerarlo un ciclo existencial. Y además, cada ciclo existencial puede constar de varias etapas. El ejemplo más obvio: nuestro rol como pareja.

Comenzamos una relación afectiva y romántica con alguien y ese ámbito se convierte, aun cuando conviva con el resto de nuestros roles, en una realidad completa por sí misma y si por alguna causa la pareja se disolviera, ese ciclo existencial terminaría. Pero quizá lejos de terminar, pase a una segunda fase y los miembros de la pareja decidan vivir juntos, para, quizá, alcanzar más adelante una etapa posterior que consista en tener descendencia.  

Es difícil exagerar la importancia de cerrar completa y categóricamente un ciclo existencial antes de abrir otro en el mismo ámbito. Aceptar y digerir las pérdidas, asumir los aprendizajes, resignificar el sufrimiento que implica el final de cada uno de estos ciclos, que suele ser de importancia capital para la vida tanto cotidiana como interior y psicológica del individuo, es casi siempre la diferencia entre construir un nuevo presente con una nueva perspectiva de futuro o quedarse estancado física, emocional, sentimental o profesionalmente. Quedarse atorado en ciclo caduco se experimenta en muchos casos como un lastre, como un peso que se lleva sobre las espaldas que nos impide movernos y evolucionar. 

Cerrar consciente, simbólica y de forma decidida y saludable cada ciclo que termina –amoroso, profesional, pérdida familiar, etc.– asumiendo de manera adulta los aprendizajes y pérdidas que haya implicado, equivale a la curación de una herida. Limpiarla, retirarle la pus, desinfectarla, produce dolor, inflamación, hipersensibilidad y requiere de acciones y cuidados que la conduzcan a cicatrizar por completo. 

Cerrar correctamente un ciclo existencial equivale a sanar, a cicatrizar y, respondiendo a su carácter circular y temporal, generar entonces las condiciones para volver a abrir uno nuevo, pero desde un lugar distinto, fortalecidos por la experiencia y la sabiduría que el proceso nos dejó. 

 

Web: www.juancarlosaldir.com

Instagram:  jcaldir

Twitter:   @jcaldir   

Facebook:  Juan Carlos Aldir

 

Comentarios
object(WP_Query)#17655 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(74355) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "25-12-2021" ["before"]=> string(10) "22-01-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(74355) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "25-12-2021" ["before"]=> string(10) "22-01-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "opinion-y-analisis" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#17654 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#17661 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#17663 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "25-12-2021" ["before"]=> string(10) "22-01-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(463) "SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2021-12-25 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-01-22 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (74355) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (15) ) AND rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish') GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2" ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#17651 (24) { ["ID"]=> int(74470) ["post_author"]=> string(2) "42" ["post_date"]=> string(19) "2022-01-12 10:18:00" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-01-12 15:18:00" ["post_content"]=> string(4255) "Hace unos días veía  un video de la mejor madriza pública que quizás haya tenido este país (a nivel de debate): la del filósofo e “influencer” mexicano Diego Ruzzarín a un charlatán con disfraz de payaso o viceversa: Carlos "Master" Muñoz. Este último es un autonombrado gurú del emprendedurismo que tiene una serie de frases hechas, bastante chabacanas, las cuales, aunque parezca mentira, lo convirtieron en un referente gracias a sus canales en redes sociales y conferencias.  Aunque parezca una mala broma, en ocasiones  empresas contrataban los servicios de Muñoz para "capacitar" a su personal. También, se dice, escribió por ahí algún libro. Todo eso no estaría tan mal de no ser porque al señor Muñoz no se le ocurrió otra estrategia mejor que humillar a millones de mexicanos que, a pesar de un esfuerzo más que encomiable, día con día sacan adelante a sus familias. Se refirió despectivamente a la clase trabajadora como "minions"; abordaba el metro para insultar y sobajar a sus usuarios y a uno que otro vendedor ambulante, asegurando que "no eran felices, que estaban muertos en vida por carecer de ilusiones". Vaya, llegó al punto de pendejear (perdón por mi refinado castellano) a los médicos que trabajan en miles de consultorios en farmacias de todo México, que por ganar un sueldo no muy alto, sin reparar en que esa red de pequeños consultorios de bajo costo, se han convertido en una suerte de válvula de escape a nuestro sistema de Salud, si, humillar a médicos que invirtieron años de su vida estudiando con esmero y que atienden a millones de enfermos. En cuanto al video que comentaba al principio del texto, Muñoz le espetaba a Ruzzarín que eran sus contenidos de sus programas y entrevistas los que deberían estar censurados por la autoridad; pero Ruzzarín no hace más que plantearse problemas públicos de esta época y otras. El que debió haber sido apercibido era Muñoz porque simplemente incitaba a miles de jóvenes a emprender, con ideas tan de moda como "visualizar y decretar". ¿Cuántos jóvenes no habrán fracasado estrepitosamente gracias a los consejos de Muñoz?  Dudo mucho que el Señor "Master" Muñoz esté dispuesto a arriesgar UN solo peso propio en algún proyecto emprendedor que le presentara alguno de los incautos jóvenes que lo han tomado en serio. Vaya, el asunto es mucho más una cuestión estructural que "de actitud". El programa de televisión SHARK TANK hace mucho más respecto al tema, aunque sus alcances en proporción sean ínfimos, que un Carlos Muñoz. El Señor ha anunciado su renuncia de las redes sociales: ojalá nunca vuelva. Lo mismo, por cierto, debería de pensar Chumel. Respecto a Chumel Torres, recientemente cayó en otro execrable hecho de discriminación al publicar un meme que debería avergonzarnos a todos, pero también ser castigado por las autoridades. ¿Para qué sirve entonces una tan costosa institución pública como la CONAPRED que funciona (supuestamente) para frenar la discriminación en México? Por último, estos dos individuos, si humillan a la gente de clase media hacia abajo se debe a que ellos mismos nacieron y crecieron en entornos similares. Seguramente crecieron en piso de tierra y con cerdos y guajolotes alrededor, lo cual, en lugar de representarles un timbre de orgullo, los hace avergonzarse al grado tal de verse reflejados en la gente a la que humillan, discriminan y desprecian. En otras palabras: odian su origen y pasado a grado tal que inconscientemente lo agreden vía terceros con el odio que todos atestiguamos, y peor aún, si todos sus miles de seguidores se identifican con este par de "líderes" es porque guardan enormes complejos de diván reprimidos en lo más profundo de su ser. Y por último, ese es el fenómeno al que el presidente López Obrador suele referirse como "aspiracionismo".  En lo personal pienso que la semántica correcta sería la de esa misma palabra, pero en sus aspectos y connotaciones más negativos: son obscenamente PRETENCIOSOS.  " ["post_title"]=> string(59) "Carlos Muñoz y Chumel: síntomas de una sociedad en crisis" ["post_excerpt"]=> string(77) "Las redes sociales muestran la verdadera cara de muchas personas célebres. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(56) "carlos-munoz-y-chumel-sintomas-de-una-sociedad-en-crisis" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-01-12 10:18:00" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-01-12 15:18:00" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=74470" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17623 (24) { ["ID"]=> int(74048) ["post_author"]=> string(2) "73" ["post_date"]=> string(19) "2021-12-29 10:31:16" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-12-29 15:31:16" ["post_content"]=> string(5482) "Soy fumador, quiero obviar toda discusión sobre la maldad intrínseca del tabaco, tampoco quiero discutir sobre la idoneidad de las reglas que protegen a quienes no fuman; por mi parte, me atengo a los hechos, al mundo como es y a los cada vez más reducidos espacios de que disponemos quienes queremos, todavía, ejercitar el arte del tabaco. Comparto la suerte de miles de viajeros fumadores que, apresurados, dan las últimas caladas al cigarrillo, los mismos que bajan azorados del avión y antes de preguntar por el equipaje indagan el lugar reservado para los fumadores. Los menos jóvenes aún recuerdan los tiempos, ahora míticos, del final del siglo XX, que en los aviones había filas para fumadores; en algunas naves que aún surcan el cielo quedan, como muestras arqueológicas, inútiles ceniceros; mis hijos se preguntan por esas baldadas cajitas y deducen que son compartimientos para guardar medicamentos. Durante poco tiempo, algunas aerolíneas dispusieron en la cola del avión de una pequeña habitación casi cerrada en la que los fumadores podíamos concurrir. El resultado no podía ser más infame para fumadores y para abstemios. Confinados, como especie acorralada, los consumidores perdimos la cortesía a que nos obligaba la estancia compartida con los demás y nos alentaba, rodeados de nuestros iguales, a fumar el doble y el triple de lo que habitualmente acostumbrábamos; el humo, así multiplicado y confinado, se desparramaba del deficiente encierro y como una marejada, desagradable aún para el más empedernido de los fumadores, invadía la cabina y generaba así, más quejas de las que hubiera querido evitar. Luego vino la era de la prohibición absoluta. Andando los meses, algunos aeropuertos se apiadaron del triste destino de la especie perseguida y crearon, con más ni menos fortuna, reservaciones para satisfacer sus anhelos. El aeropuerto de Barajas en Madrid fue un pionero en las zonas reservadas, pero con tan mal tino que su área de fumadores incitaba más a la risa que a disfrutar un buen ducado; se trataba de un corralito, sin puertas, muros o ventanas, que pusieran límites al humo frente al aire común. En el aeropuerto regional de Loja, Ecuador, en donde coinciden las fuentes del Amazonas y el nacimiento de los Andes, en un claro de la Cordillera, entre un circo de fantásticas montañas, están fijos en la pared los señalamientos de no fumar, pero a nadie parece preocuparle. Existen los cubos confinados cuyo mejor ejemplo es la sutileza y la elegancia que provee el aeropuerto Charles de Gaulle de París, cuyos cristales con calcomanías que imitan biselados que dibujan un tupido bosque. Heathrow, en Londres, también tiene cabinas de fumadores, tienen en cambio un artilugio que funciona igual que los monigotes de ropa vieja inútilmente tratan de asustar a los cuervos: ceniceros industriales, rebosan de colillas y cenizas en faraónicas pirámides, pero la eficiente higiene británica no se hace esperar, gigantescos aspiradores no dejan huella del olor del tabaco quemado. El aeropuerto de Frankfurt tiene un reducto patrocinado por la marca de tabaco que fumo desde los veinte años, lo que produce la extraña sensación que hemos desarrollado en Occidente y a la que llamamos “lealtad de marca”. Un área rara, entre la pecera del fumador y la cafetería libre de restricciones, es la habitación de fumar del aeropuerto de Washington D.C. Ahí, sin embargo, el viajero deja escapar una risa ineludible cuando se da cuenta que el espacio que ahora ocupa está a cargo del heroico departamento de bomberos del distrito de Columbia. El paraíso del fumador está en las cafeterías sin restricciones; la primera de ellas, escondida en lo más profundo del aeropuerto de Quito, Ecuador. En Atlanta, el aeropuerto dispone de una sórdida cafetería como arrancada de una película de Tarantino: un rincón oculto tras de una puerta anónima y solo le faltan las escupideras en el suelo, el forzudo con chaleco de piel y los brazos íntegramente tatuados y un buen pleito a sillazos para completar el estereotipo. A su vez, dispone de un encanto peculiar: una estupenda vista sobre las pistas de los aviones mercantes, resulta fascinante el lento movimiento de esas ballenas que se enfilan, como en una migración prehistórica a las pistas, donde, dotadas de una gracilidad inimaginable abandonan su condición cetácea para volverse gigantescas bestias voladoras con sus vientres repletos de riqueza. El último y mejor de todos los espacios fumadores es una pequeña y muy completa cafetería en el aeropuerto Václav Havel de Praga, sencillo con claridad meridiana, con un bar bien aprovisionado de buenos sándwiches y bebidas y un delicioso café de calidad mucho más que suficiente, grandes ventanales a pie de pista por los que se dejan ver rápidos e incesantes pequeños aviones para vuelos domésticos y, sobre todo, la dulce sensación de estar, con enorme nostalgia, en un viejo restaurante de aquellos que eran comunes cuando las libertades aún eran prioritarias y resultaba natural fumar un cigarrillo acompañando al café. Es ahí donde, como dice la canción, fumando espero. @cesarbc70" ["post_title"]=> string(14) "Fumando espero" ["post_excerpt"]=> string(163) "Sin lugar  a dudas, el consumo del cigarro se ha vuelto un tabú en muchos países y los fumadores se han tenido que adaptar a condiciones cada vez más adversas." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(14) "fumando-espero" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-12-29 10:31:16" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-12-29 15:31:16" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=74048" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#17651 (24) { ["ID"]=> int(74470) ["post_author"]=> string(2) "42" ["post_date"]=> string(19) "2022-01-12 10:18:00" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-01-12 15:18:00" ["post_content"]=> string(4255) "Hace unos días veía  un video de la mejor madriza pública que quizás haya tenido este país (a nivel de debate): la del filósofo e “influencer” mexicano Diego Ruzzarín a un charlatán con disfraz de payaso o viceversa: Carlos "Master" Muñoz. Este último es un autonombrado gurú del emprendedurismo que tiene una serie de frases hechas, bastante chabacanas, las cuales, aunque parezca mentira, lo convirtieron en un referente gracias a sus canales en redes sociales y conferencias.  Aunque parezca una mala broma, en ocasiones  empresas contrataban los servicios de Muñoz para "capacitar" a su personal. También, se dice, escribió por ahí algún libro. Todo eso no estaría tan mal de no ser porque al señor Muñoz no se le ocurrió otra estrategia mejor que humillar a millones de mexicanos que, a pesar de un esfuerzo más que encomiable, día con día sacan adelante a sus familias. Se refirió despectivamente a la clase trabajadora como "minions"; abordaba el metro para insultar y sobajar a sus usuarios y a uno que otro vendedor ambulante, asegurando que "no eran felices, que estaban muertos en vida por carecer de ilusiones". Vaya, llegó al punto de pendejear (perdón por mi refinado castellano) a los médicos que trabajan en miles de consultorios en farmacias de todo México, que por ganar un sueldo no muy alto, sin reparar en que esa red de pequeños consultorios de bajo costo, se han convertido en una suerte de válvula de escape a nuestro sistema de Salud, si, humillar a médicos que invirtieron años de su vida estudiando con esmero y que atienden a millones de enfermos. En cuanto al video que comentaba al principio del texto, Muñoz le espetaba a Ruzzarín que eran sus contenidos de sus programas y entrevistas los que deberían estar censurados por la autoridad; pero Ruzzarín no hace más que plantearse problemas públicos de esta época y otras. El que debió haber sido apercibido era Muñoz porque simplemente incitaba a miles de jóvenes a emprender, con ideas tan de moda como "visualizar y decretar". ¿Cuántos jóvenes no habrán fracasado estrepitosamente gracias a los consejos de Muñoz?  Dudo mucho que el Señor "Master" Muñoz esté dispuesto a arriesgar UN solo peso propio en algún proyecto emprendedor que le presentara alguno de los incautos jóvenes que lo han tomado en serio. Vaya, el asunto es mucho más una cuestión estructural que "de actitud". El programa de televisión SHARK TANK hace mucho más respecto al tema, aunque sus alcances en proporción sean ínfimos, que un Carlos Muñoz. El Señor ha anunciado su renuncia de las redes sociales: ojalá nunca vuelva. Lo mismo, por cierto, debería de pensar Chumel. Respecto a Chumel Torres, recientemente cayó en otro execrable hecho de discriminación al publicar un meme que debería avergonzarnos a todos, pero también ser castigado por las autoridades. ¿Para qué sirve entonces una tan costosa institución pública como la CONAPRED que funciona (supuestamente) para frenar la discriminación en México? Por último, estos dos individuos, si humillan a la gente de clase media hacia abajo se debe a que ellos mismos nacieron y crecieron en entornos similares. Seguramente crecieron en piso de tierra y con cerdos y guajolotes alrededor, lo cual, en lugar de representarles un timbre de orgullo, los hace avergonzarse al grado tal de verse reflejados en la gente a la que humillan, discriminan y desprecian. En otras palabras: odian su origen y pasado a grado tal que inconscientemente lo agreden vía terceros con el odio que todos atestiguamos, y peor aún, si todos sus miles de seguidores se identifican con este par de "líderes" es porque guardan enormes complejos de diván reprimidos en lo más profundo de su ser. Y por último, ese es el fenómeno al que el presidente López Obrador suele referirse como "aspiracionismo".  En lo personal pienso que la semántica correcta sería la de esa misma palabra, pero en sus aspectos y connotaciones más negativos: son obscenamente PRETENCIOSOS.  " ["post_title"]=> string(59) "Carlos Muñoz y Chumel: síntomas de una sociedad en crisis" ["post_excerpt"]=> string(77) "Las redes sociales muestran la verdadera cara de muchas personas célebres. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(56) "carlos-munoz-y-chumel-sintomas-de-una-sociedad-en-crisis" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-01-12 10:18:00" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-01-12 15:18:00" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=74470" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(44) ["max_num_pages"]=> float(22) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "998e4a74a773fbad29f33b5ce72cb11f" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

Carlos Muñoz y Chumel: síntomas de una sociedad en crisis

Las redes sociales muestran la verdadera cara de muchas personas célebres. 

enero 12, 2022

Fumando espero

Sin lugar  a dudas, el consumo del cigarro se ha vuelto un tabú en muchos países y los fumadores se han tenido...

diciembre 29, 2021




Más de categoría

¿Algún día meterán en orden a los mal llamados Centros de Rehabilitación Social?

Siempre hemos sabido de la gran corrupción que impera en las cárceles. No es nuevo. Es un problema tan...

enero 21, 2022

Quadri, Quadri TV

A propósito del reciente escándalo de Gabriel Quadri en una televisora estadounidense, Israel Aparicio reflexiona sobre la trayectoria de...

enero 21, 2022

Nuevos ciclos, nuevos hábitos

La labor que desempeña el hábito consiste en sistematizar la cotidianidad de tal manera que las acciones inmediatas estén...

enero 21, 2022

Se retrae el mar en la Playa Bagdad de Matamoros

El martes pasado, aproximadamente, se reiteró unos 20 metros el mar en la Playa Bagdad ubicada en la ciudad...

enero 20, 2022