Somos la corrupción (o una triste crónica de la vida oficinista)

¿Alguna vez se ha preguntado cuál es la razón de que cada vez tengamos gobiernos más corruptos y cínicos?

21 de noviembre, 2022 Somos la corrupción (o una triste crónica de la vida oficinista)

¿Alguna vez se ha preguntado cuál es la razón de que cada vez tengamos gobiernos más corruptos y cínicos? La siguiente historia es una prueba que me convence, de nuevo, de que gran parte del problema somos nosotros, los ciudadanos de a pie. 

Esto que contaré le ocurrió a una amiga. Ella trabaja en una empresa en la que estuve hace tiempo (excelente ubicación, pero con un ambiente más tóxico que el amor entre nuestro Tlatoani Deluxe y Ricardo Monreal). Como en muchos trabajos, “Camila” (llamémosla así) debe cumplir con ciertos parámetros de productividad cada mes: aproximadamente, ocho horas al día, con entregables (textos de diversa índole, en su mayoría) que deben ser verificados, revisados y aprobados por sus coordinadores con una tenacidad digna de un agente fronterizo. Uno de esos coordinadores es “Alejandra” (obviamente, no es su nombre real). 

Hace unos meses, un rayo de luz se asomó a través de las grietas de dicha organización dura como el granito. El gerente general le avisó a “Camila” y a los demás miembros de la empresa que podían hacerse acreedores a un día de descanso al mes si, además de cubrir con su productividad mensual, cumplían con un día extra más de trabajo. Si en un mes típicamente deben cumplir con 160 horas de productividad, lograr 168 (es decir, hacer más cosas en menos tiempo) te hacen el ganador de dicho premio. 

Pero, en un vuelco para nada sorpresivo, dicha dinámica estaba abierta a todos los niveles jerárquicos. Lo cual no está mal per se: lo turbio comenzó cuando “Alejandra” comenzó a hacer de las suyas. Una de las funciones de “Alejandra”, según lo que recuerdo y lo que me contó “Camila”, es llevar el control de las métricas de productividad de todos los empleados. Es decir, al final de cada mes, ella es la responsable de decidir quién puede tomar ese día de descanso. 

Todo fluyó bien por un mes. “Camila”, siendo la profesional que es, obtuvo ese añorado y muy merecido día de descanso, todo con el respaldo debido. Pero también lo ganó “Alejandra”, para sorpresa de nadie. Oigan, nadie tenía problema con ello: lo raro fue que lo ganó por “auto anotarse” 11.5 horas al día. “¡OMG, eso es mucho trabajo, llévenla directamente con Elon Musk y Jeff Bezos!”, podría pensar uno. Pero no había ningún archivo, entregable ni nada que respaldaran esas horas extras más que “la equivalencia que ella misma hizo” de sus actividades. Esto fue posible porque nadie la supervisa. Nadie la pone a escrutinio. Hay una razón para esto: “Alejandra” hace gran parte del trabajo del gerente general. Después de esto, ella se ganó el derecho a no tener que rendir cuentas de la misma forma que otros. 

Llegó el segundo mes. Todo cambió. Sin previo aviso, “Alejandra” cambió las métricas de las tareas que hace “Camila”. El mes anterior, elaborar un texto equivalía a 2 horas de productividad. Ahora, el mismo texto equivalía a 1.5 horas. Al notar esto, “Camila” cuestionó las razones. ¡Oh, esto fue un error tan grande como cuando Rodión Románovich Raskólnikov decidió pedir dinero prestado! Lo que siguió fue una respuesta arbitraria por parte de “Alejandra” (“son órdenes directas”), lo cual podría ser entendible; sin embargo, y cada mes subsecuente, el tiempo que “Camila” tenía para hacer dichos textos se reducía a razón de 0.25 horas. Cabe destacar que esto sólo se aplicó a ella: ninguno de sus compañeros vio un cambio en sus métricas. 

“Camila” decidió ir a tratar el tema con el gerente general. Esto fue un error tan grande como cuando el capitán Ahab decidió dedicarse a cazar ballenas. Lo que “Camila” obtuvo fue una respuesta sin sentido, del tipo Catch 22: el gerente no podía hacer nada porque la encargada de las métricas es “Alejandra”. Al ir con “Alejandra”, ella responde que las métricas son “una orden directa de la gerencia”. 

A partir de aquí, con la reducción de sus tiempos, “Camila” no sólo dejó de ser más productiva, si no que, además, resultó que “debía tiempo” cada mes. Todo esto mientras “Alejandra” se tomaba, religiosamente, su día de descanso al mes, sin tener que demostrar nada. Por su “baja productividad”, “Camila” fue la única de su equipo de trabajo que tuvo que recibir, por órdenes del gerente general, cursos de capacitación. ¡Nomás faltó que le pusieran unas orejitas de burro y la enviaran a la esquina!

Por levantar su voz contra un trato injusto (o “ser un quejoso” en el argot “empresarial”), “Camila” fue señalada y ridiculizada, lo cual derivó en que ya no hace su trabajo con la misma calidad ni entusiasmo, pero, lo peor de todo, es que ahora lo hace con miedo de decir cualquier cosa por miedo a represalias. Esto, por lo que conozco del medio, es una anécdota más entre muchas otras similares. 

Lamentablemente, esto habla más profundamente sobre cuál es una de las verdaderas raíces de la corrupción: nosotros mismos, los ciudadanos de a pie, quienes, dada la oportunidad, aprovechamos para tomar ventaja desde nuestras (relativas) posiciones de poder. 

Es cuestionable que, siendo uno de los superiores (con uno de los mayores sueldos) y la persona que lleva las métricas de la organización, entres a dicha dinámica para ganar un día de descanso: no puedes ser juez y parte. 

Es un descaro, por supuesto, sumarse el trabajo equivalente a 11.5 horas (sin tener la forma de demostrarlo) cuando en realidad trabajas solamente ocho.  Sin embargo, es una verdadera sinvergüenzada (López dixit) cuando, además, aprovechas tu posición para afectar a alguien más, con el manto cómplice de tus superiores. 

Así las cosas, estimables lectores. Podría terminar esta anécdota en una nota negativa, comparando a México con una selva o con el viejo oeste, pero sería falso: sé que personas como “Alejandra” son la excepción y no la regla. Pero eso sí, esta historia contiene una moraleja que vale la pena mencionar: no seamos como “Alejandra”. Si en algo amamos a nuestro país, seamos honestos, justos, íntegros y coherentes. Luego no nos sorprendamos si tenemos gobernantes tan corrompidos como un archivo de música descargado ilegalmente. Porque, para parafrasear una canción de The Beatles (ustedes, admiradores del cuarteto, seguramente saben cuál canción es), “al final, la corrupción que recibes es igual a la corrupción que das”. 

Comentarios


object(WP_Query)#18009 (52) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(85853) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "01-11-2022" ["before"]=> string(10) "29-11-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(66) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(85853) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "01-11-2022" ["before"]=> string(10) "29-11-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "opinion-y-analisis" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["update_menu_item_cache"]=> bool(false) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#18013 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#18011 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#18012 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "01-11-2022" ["before"]=> string(10) "29-11-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(503) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-11-01 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-11-29 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (85853) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (15) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#18010 (24) { ["ID"]=> int(86073) ["post_author"]=> string(3) "180" ["post_date"]=> string(19) "2022-11-25 13:33:02" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-11-25 18:33:02" ["post_content"]=> string(3947) "No sé si usted, estimable lector, se ha dado cuenta de unos anuncios que han proliferado, cuales gérmenes, recientemente en la ciudad. Lo que primero me llamó la atención fue su aparente falta de sincronización. Después, me fijé en el aparente error (ya llegaremos a eso) de redacción en la frase. Sin embargo, después de que la idea reposó un tiempo en mi cabeza, me pregunté si acaso no estamos siendo víctimas de un enorme spoiler . Sí, un spoiler para la película que nuestro supremo líder tabasqueño filma a diario con nuestros impuestos.   Me refiero a unos anuncios en donde se lee tal como lo voy a escribir:  “Que siga López: estamos Agusto” (sic).  Oh, Dios, tantas preguntas a raíz de tan pocas palabras. Aquí van algunas:  ¿Por qué siguen apareciendo anuncios con ese mensaje si el “ejercicio de revocación” de López Obrador fue, si no mal recuerdo, en abril? Si son resabios de aquel momento “histórico” (en realidad vergonzoso), ¿por qué no los han borrado si ya estamos en pleno noviembre? ¿Por qué el mensaje está escrito con un error de redacción? La forma correcta de escribir la frase sería “Estamos a gusto” y la RAE me respalda Sin embargo, me di cuenta de que estaba siendo muy simplista en mi acercamiento a este acertijo tan suculento y digno de Edward Nigma. Y brincaron, como conejos rabiosos, nuevas preguntas: ¿Por qué di por sentado que dicho mensaje se refiere a “López Obrador”?  ¿Y si ese error no es tal, pero sí es un (ingenioso, aunque algo torpe) juego de palabras entre “a gusto” y “Augusto”?  ¡Eureka! Un nombre brincó después de tantas elucubraciones: Augusto López. Adán Augusto López, para ser más preciso, secretario de Gobernación y, más importante aún, carnalazo del supremo. Entonces, todo cambió y creo que es momento de revisar si en Morena no tienen a personas expertas en esa onda de los mensajes subliminales y ocultos. Porque, con esa fijación (que borda en la monomanía) que tiene nuestro Presi con eso de asegurar su “legado” (de corrupción, opacidad, apoyo al crimen y más corrupción) igual y ya están preparando a la gente para decirles “quién es el mero bueno” en las elecciones presidenciales próximas (nótese cómo omití el año, porque con eso de que al supremo no le gusta que la gente pueda elegir, chance y no hay una elección presidencial en 2024). Igual y ya nos están diciendo quién será el ganón del dedazo presidencial de la candidatura de Morena para la grande y nosotros en la lela, como diría la chaviza.  Tantas preguntas, tan pocas respuestas. Para terminar este texto con una pregunta más, le dejo esta: usted, estimable lector, ¿está Agusto?" ["post_title"]=> string(28) "¿Estamos Agusto? (¡Sic!) " ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(18) "estamos-agusto-sic" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-11-25 13:33:02" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-11-25 18:33:02" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=86073" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17981 (24) { ["ID"]=> int(85211) ["post_author"]=> string(2) "94" ["post_date"]=> string(19) "2022-11-01 12:47:26" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-11-01 17:47:26" ["post_content"]=> string(4988) "Este es un tema siempre recurrente y controversial que lleva años discutiéndose entre vecinos y autoridades de la mayoría de las ciudades del país (este fenómeno inició a principios de los años 80). Esta es a todas luces una práctica ilegal que contraviene el artículo II constitucional como una de las garantías individuales primordiales: la libertad del tránsito, aunque cuando solo se cierra una calle que sirve únicamente para los que ahí habitan solo se afecta la movilidad y no el tránsito. El artículo 25 de la Ley de Cultura Cívica de la CDMX en su apartado II, dice: “se prohíbe impedir o estorbar cualquier forma del uso de la vía pública, la libertad de tránsito o de acceso de las personas siempre que no exista permiso ni causa justificada para ello”. Y es precisamente esta última frase la que causa conflicto pues muchas veces son las alcaldías las que hacen operativos para retirar plumas y casetas cuando en administraciones anteriores ellas mismas las permitían. ¿Cuál es el origen del problema? Que, si los gobiernos son incapaces de impedir asaltos y robo a casas habitación, vehículos y autopartes, garantizando la seguridad de los vecinos, son estos los que se organizan, contratan vigilancia y cierran la vía “pública”. Así, las calles cerradas, se convierten en “privadas” donde los niños pueden jugar libremente, donde los vecinos puedan hacer fiestas y convertirlas en el espacio público que en todas nuestras ciudades es deficitario. Las restricciones que se imponen al acceso como pedir identificación oficial y guardarlas, teléfono de contacto, Impedir el paso a vehículos de servicio y hasta oficiales…. ¿son legales? A todas luces es violatorio y a la protección de datos personales puesto que queda a la más absoluta discreción del vigilante usar la credencial como le venga en gana y como ya se dijo, toda restricción de acceso es violatoria a la libre movilidad. ¿La calle es libre? Colocación de obstáculos en vía pública En todas las ciudades del país, hayan o no cerrado el acceso al libre tránsito en una calle, es común y hasta normal ver botes con cemento, cajas, huacales y todo tipo de objetos pesados ubicados para “proteger” y apartar lugares de estacionamiento (franeleros incluidos) en cientos de calles de la mayoría de las ciudades. Esta es ya fuente de conflicto permanente entre vecinos y policías municipales, unos ponen obstáculos, otros llegan y se los llevan, a quien asiste la razón? Así, persiste la pregunta: ¿la calle es libre? ¿Es el cierre de calles un desafío para la habitabilidad de las ciudades? Las calles cerradas por los residentes son en primer lugar “vías terciarias”, es decir, vías cuyo tránsito es interno y a menudo son andadores o hasta callejones sin salida. Habitar es sinónimo de un proceso de apropiación del espacio, donde lo que buscamos es crear vínculos de sociabilidad y armonía en un entorno ordenado donde los vecinos se comprometen a respetar reglas y normas impuestos por ellos mismos. Así, en el caso de una calle, la habitabilidad busca crear un ambiente de seguridad en la que los vecinos tengan todos un “ojo a la calle”, donde se crean rutinas y se cuidan entre sí. Se busca contar con reglas de convivencia, respeto y amistosas entre vecinos, esto convierte a la calle en un espacio habitable y socialmente compartido. Propuestas para regular los cierres de calles Las calles como espacio urbano al cerrarse fragmentan el tejido y la estructura vial de las ciudades, para:
  • Evitar el tránsito de vehículos pesados y de transporte publico sobre vialidades “terciarias” es fundamental.
  • Mejorar los dispositivos a base de cámaras para brindar mayor sensación de seguridad e inhibir el delito es una gran ayuda.
  • Disponer de alumbrado público fotovoltaico es accesible y genera en las noches más seguridad.
  • Cerrar básicamente calles con un solo acceso debía ser siempre viable.
" ["post_title"]=> string(20) "Solo tránsito local" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(19) "solo-transito-local" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-11-01 13:35:06" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-11-01 18:35:06" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=85211" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#18010 (24) { ["ID"]=> int(86073) ["post_author"]=> string(3) "180" ["post_date"]=> string(19) "2022-11-25 13:33:02" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-11-25 18:33:02" ["post_content"]=> string(3947) "No sé si usted, estimable lector, se ha dado cuenta de unos anuncios que han proliferado, cuales gérmenes, recientemente en la ciudad. Lo que primero me llamó la atención fue su aparente falta de sincronización. Después, me fijé en el aparente error (ya llegaremos a eso) de redacción en la frase. Sin embargo, después de que la idea reposó un tiempo en mi cabeza, me pregunté si acaso no estamos siendo víctimas de un enorme spoiler . Sí, un spoiler para la película que nuestro supremo líder tabasqueño filma a diario con nuestros impuestos.   Me refiero a unos anuncios en donde se lee tal como lo voy a escribir:  “Que siga López: estamos Agusto” (sic).  Oh, Dios, tantas preguntas a raíz de tan pocas palabras. Aquí van algunas:  ¿Por qué siguen apareciendo anuncios con ese mensaje si el “ejercicio de revocación” de López Obrador fue, si no mal recuerdo, en abril? Si son resabios de aquel momento “histórico” (en realidad vergonzoso), ¿por qué no los han borrado si ya estamos en pleno noviembre? ¿Por qué el mensaje está escrito con un error de redacción? La forma correcta de escribir la frase sería “Estamos a gusto” y la RAE me respalda Sin embargo, me di cuenta de que estaba siendo muy simplista en mi acercamiento a este acertijo tan suculento y digno de Edward Nigma. Y brincaron, como conejos rabiosos, nuevas preguntas: ¿Por qué di por sentado que dicho mensaje se refiere a “López Obrador”?  ¿Y si ese error no es tal, pero sí es un (ingenioso, aunque algo torpe) juego de palabras entre “a gusto” y “Augusto”?  ¡Eureka! Un nombre brincó después de tantas elucubraciones: Augusto López. Adán Augusto López, para ser más preciso, secretario de Gobernación y, más importante aún, carnalazo del supremo. Entonces, todo cambió y creo que es momento de revisar si en Morena no tienen a personas expertas en esa onda de los mensajes subliminales y ocultos. Porque, con esa fijación (que borda en la monomanía) que tiene nuestro Presi con eso de asegurar su “legado” (de corrupción, opacidad, apoyo al crimen y más corrupción) igual y ya están preparando a la gente para decirles “quién es el mero bueno” en las elecciones presidenciales próximas (nótese cómo omití el año, porque con eso de que al supremo no le gusta que la gente pueda elegir, chance y no hay una elección presidencial en 2024). Igual y ya nos están diciendo quién será el ganón del dedazo presidencial de la candidatura de Morena para la grande y nosotros en la lela, como diría la chaviza.  Tantas preguntas, tan pocas respuestas. Para terminar este texto con una pregunta más, le dejo esta: usted, estimable lector, ¿está Agusto?" ["post_title"]=> string(28) "¿Estamos Agusto? (¡Sic!) " ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(18) "estamos-agusto-sic" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-11-25 13:33:02" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-11-25 18:33:02" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=86073" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(48) ["max_num_pages"]=> float(24) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "d1791e06a371f801910ab3485efd35cb" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["allow_query_attachment_by_filename":protected]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

¿Estamos Agusto? (¡Sic!) 

No sé si usted, estimable lector, se ha dado cuenta de unos anuncios que han proliferado, cuales gérmenes, recientemente en la ciudad....

noviembre 25, 2022

Solo tránsito local

Este es un tema siempre recurrente y controversial que lleva años discutiéndose entre vecinos y autoridades de la mayoría de las ciudades...

noviembre 1, 2022




Más de categoría
horario del bienestar

¡Preparémonos para los efectos del horario del bienestar!

Bienvenido sea el “horario de Dios” y preparémonos para administrar la abundancia y el bienestar que este cambio traerá...

noviembre 28, 2022

Verdad y cosmovisión

Considerar los hechos objetivos y confrontar las opiniones informadas de nuestros pares resulta medular para construir verdades legítimas y...

noviembre 25, 2022

¿Estamos Agusto? (¡Sic!) 

No sé si usted, estimable lector, se ha dado cuenta de unos anuncios que han proliferado, cuales gérmenes, recientemente...

noviembre 25, 2022

Se le va el Tren a AMLO. ¿Quedará inconclusa la obra insignia del sureste?

La construcción del Tren Maya ha resultado ser más caótica de lo que esperaba AMLO y su gobierno.

noviembre 24, 2022