Reescribiendo narrativas: ampliación de perspectivas

Desde nuestro nacimiento observamos la vida desde un punto de vista, desde el Yo.  Conforme crecemos, ampliamos esa visión hasta alcanzar el punto de vista del Nosotros.  Un método potente para ampliar el universo del Nosotros consiste...

13 de agosto, 2021

Desde nuestro nacimiento observamos la vida desde un punto de vista, desde el Yo. 

Conforme crecemos, ampliamos esa visión hasta alcanzar el punto de vista del Nosotros. 

Un método potente para ampliar el universo del Nosotros consiste en sumergirse en la perspectiva del tú, del él, del ellos y del ustedes. 

 

En el artículo de la semana anterior decíamos que si bien nacemos en un contexto específico, sumergidos en una visión del mundo previamente configurada a lo largo de la historia humana, hoy estamos en la posibilidad de transformar consciente y deliberadamente nuestros relatos de tal modo que construyamos nuevas conductas y maneras de estar en el mundo más constructivas y empáticas.

Hablamos también de proponer dos formas para transformar esas narrativas. Tras plantear como primer mecanismo el desafío de los paradigmas existentes, hoy hablaremos de esa segunda modalidad para reconfigurar la manera de explicarnos el mundo: la ampliación consciente y deliberada de nuestras perspectivas. 

Todos, desde nuestro nacimiento, observamos la vida desde un punto de vista, desde el Yo. Conforme crecemos, ampliamos esa visión para alcanzar el punto de vista del Nosotros. 

Yo, y el grupo al que pertenezco se convierten en mis prioridades, en los únicos sujetos en mi campo de visión y dependerá de lo que consideremos “nosotros” para saber que tan amplio o que tan restringido es ese universo. 

Un método para ampliar ese universo del Nosotros, es decir, considerar cada vez a más y más individuos como nuestros pares, está en sumergirse en la perspectiva del tú, del él, del ellos y del ustedes. 

Este planteamiento que parece tan simple, planteado a partir de los pronombres personales –y que Ken Wilber utiliza con maestría como núcleo básico para desarrollar su Teoría Integral– es una manera de exploración que nos permite paulatinamente extender y ampliar nuestro campo de visión, haciéndonos sistemática y progresivamente capaces de colocarnos en los zapatos de cada uno de ellos, lo que nos permite observar el mundo desde un lugar distinto del nuestro, lo cual, si lo hacemos con seriedad y sensibilidad, implica el asombroso descubrimiento de universos nuevos, inéditos, en ocasiones del todo desconocidos para nosotros.  

A partir de la aceptación de que no es posible saberlo todo con total certeza, que las verdades en que fundamos nuestro conocimiento son parciales y cambiantes y que la diferencia y la diversidad que encontramos en “el otro” no es una amenaza sino una oportunidad para conocer otras perspectivas de la verdad, se abre ante nostros una nueva, inagotable y a veces abrumadora posibilidad para hacer renovadas interacciones con el mundo.   

Pensemos por un momento: si la REALIDAD es una sola y está ahí, frente a nosotros para que la interpretemos, ¿por qué no estamos todos de acuerdo en lo que es verdad y en lo que no lo es? ¿Por qué haría falta “moldear” la realidad con palabras, si resulta tan evidente cuando alguien tiene razón y cuando está equivocado? Desde esta perspectiva sería razonable pensar que ante un escenario concreto específico, todos veríamos lo mismo y las narrativas sobrarían, sin embargo no es así. 

Pongamos un ejemplo que lo ilustre: si tomásemos a cinco individuos de sexo masculino, saludables, de la misma edad y con capacidades cognitivas equivalentes, pero uno perteneciera a una tribu del amazonas, otro a la alta jerarquía musulmana de Arabia Saudita, uno más miembro destacado de la comunidad científica europea, a un próspero comerciante de un país latinoamericano y por último a un sacerdote católico y a los cinco se les colocara frente a la Basílica de San Pedro, en Roma, no tengo ninguna duda de que, aun contemplando el mismo edificio, desde la misma perspectiva, aun cuando cada uno de ellos observaría la misma realidad material, ninguno la interpretaría de la misma forma: cada uno la interpretaría desde su propia visión del mundo.

En cada uno de los casos contemplarían el mismo escenario pero desde niveles de comprensión diferentes, y eso conduciría a que la realidad que cada uno tendría delante, a pesar de su aparente solidez material, sería literalmente distinta. Mientras uno ve rocas apiladas, otro contempla la casa de Dios, con el agregado de que las cinco versiones tendrían una dosis de “verdad” si se analizan desde la perspectiva cultural de cada uno.  

¿Cuál de las cinco realidades sería “más real”? ¿Cuál de los cinco “Yos” tendría razón a la hora de describir lo que está viendo? Me animo a responder que los cinco tendrían algún nivel de “razón”, porque los cinco contemplan una parte verdadera de la realidad. El truco está en que si bien cada una de las interpretaciones es verdadera, también hay que decir que cada una es parcial, y por lo tanto incompleta. Si los cinco compartieran entre sí sus respectivas interpretaciones, los cinco terminarían por tener una visión más completa y por lo tanto, más verdadera de lo que observaron. Una vez concluido el ejercicio de conversación el “nosotros” de los cinco “yos” sería más amplio que antes de compartir sus visiones. Con la ventaja de que cada uno de los “yos” individuales incluiría en su relato posterior algún apunte recibido de la narración de los otros cuatro, con lo cual su visión sería más amplia y, por ende, más verdadera.  

Por eso es tan complicado articular relatos en común, que nos hagan sentido a todos, que los aceptemos como verdaderos de manera universal. Y por eso la pandemia en que estamos inmersos puede ser, a pesar de sus costos inmensos en todos sentidos, un catalizador para comenzar a articular narrativas que nos incluyan y suscribamos todos. 

Esta es la base de la propuesta: al saber que no poseemos LA VERDAD porque solo podemos percibir partes, puntos de vista, perspectivas limitadas de la realidad total, todo lo que damos como cierto lo es seguramente en alguna medida, pero siempre reconociendo que nuestra comprensión y nuestro punto de vista es parcial y que una aceptación seria del Otro nos puede permitir ampliar nuestros paradigmas y con ello conseguir que nuestra visión sea paulatinamente más verdadera. 

La REALIDAD –con mayúscula– es tan intrincada, tan compleja, tan amplia que nos resulta imposible percibirla o conocerla en su totalidad. El ser humano nace con ciertas facultades –sensación, percepción, emoción, sentimiento, razón– que le permiten relacionarse con el entorno, pero sus capacidades son limitadas y se amplían justamente con la acumulación y reescritura de las narrativas que nos contamos conforme las nuevas son más amplias, profundas e incluyentes. 

Se trata de una actitud, de una aceptación profunda, en una palabra: de una narrativa que se funda en la consciencia de que la realidad en general y las realidades humanas en particular son tan complejas que resultan inabarcables para un solo individuo y por lo tanto encarar la interacción con el otro desde la humildad de reconocer que cada experiencia y cada comprensión aporta algo a la REALIDAD TOTAL enriquece la propia visión y la propia capacidad de entendimiento. 

Las narrativas de los diferentes tiempos, de las diferentes cosmovisiones significan aprendizajes. Son el escalón donde apoyamos un pie para poder subir el otro y escalar en la evolución humana. Sin las etapas, narrativas y construcciones culturales previas, no podríamos trascender los viejos paradigmas por la sencilla razón de que no existirían. Para poder abolir la esclavitud, uno de los mayores saltos evolutivos del ser humano desde el punto de vista ético y moral, primero debió haberla. Pero ese cambio no fue fácil. Abolir la esclavitud no fue solo un bonito pensamiento humanitario. Se requirió transformar la economía –altamente dependiente de la mano de obra esclava–, transformar la política –otorgarles derechos civiles a los esclavos que se emanciparían–, transformar las estructuras sociales y culturales y un largo etcétera. Incluso hoy, bien entrado el siglo XXI, en naciones como los Estados Unidos quedan todavía muchas rebabas por pulir en la integración igualitaria plena en la sociedad por quienes son descendientes de aquellos esclavos “liberados”. Este es un ejemplo de que la pura narración lingüística no es suficiente y se requieren “narrativas conductuales” que confirmen lo que aseguramos con palabras.  

Tenemos la responsabilidad de ser críticos con las visiones y comprensiones heredadas, pero siempre sin olvidar que de no haber existido, jamás habríamos podido llegar a donde estamos. Y ampliar nuestra capacidad de asimilación y empatía. Y entender que, a pesar de la renovación, no alcanzaremos la VERDAD sino una perspectiva verdadera y coherente que habrá de convivir y cohabitar con muchas otras perspectivas igualmente coherentes, que también serán verdaderas a su manera. 

 

Web: www.juancarlosaldir.com

Instagram:  jcaldir

Twitter:   @jcaldir   

Facebook:  Juan Carlos Aldir

 

Comentarios


object(WP_Query)#18008 (52) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(69250) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "04-11-2022" ["before"]=> string(10) "02-12-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(66) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(69250) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "04-11-2022" ["before"]=> string(10) "02-12-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "opinion-y-analisis" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["update_menu_item_cache"]=> bool(false) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#18012 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#18010 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#18011 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "04-11-2022" ["before"]=> string(10) "02-12-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(503) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-11-04 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-12-02 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (69250) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (15) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#18009 (24) { ["ID"]=> int(86073) ["post_author"]=> string(3) "180" ["post_date"]=> string(19) "2022-11-25 13:33:02" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-11-25 18:33:02" ["post_content"]=> string(3947) "No sé si usted, estimable lector, se ha dado cuenta de unos anuncios que han proliferado, cuales gérmenes, recientemente en la ciudad. Lo que primero me llamó la atención fue su aparente falta de sincronización. Después, me fijé en el aparente error (ya llegaremos a eso) de redacción en la frase. Sin embargo, después de que la idea reposó un tiempo en mi cabeza, me pregunté si acaso no estamos siendo víctimas de un enorme spoiler . Sí, un spoiler para la película que nuestro supremo líder tabasqueño filma a diario con nuestros impuestos.   Me refiero a unos anuncios en donde se lee tal como lo voy a escribir:  “Que siga López: estamos Agusto” (sic).  Oh, Dios, tantas preguntas a raíz de tan pocas palabras. Aquí van algunas:  ¿Por qué siguen apareciendo anuncios con ese mensaje si el “ejercicio de revocación” de López Obrador fue, si no mal recuerdo, en abril? Si son resabios de aquel momento “histórico” (en realidad vergonzoso), ¿por qué no los han borrado si ya estamos en pleno noviembre? ¿Por qué el mensaje está escrito con un error de redacción? La forma correcta de escribir la frase sería “Estamos a gusto” y la RAE me respalda Sin embargo, me di cuenta de que estaba siendo muy simplista en mi acercamiento a este acertijo tan suculento y digno de Edward Nigma. Y brincaron, como conejos rabiosos, nuevas preguntas: ¿Por qué di por sentado que dicho mensaje se refiere a “López Obrador”?  ¿Y si ese error no es tal, pero sí es un (ingenioso, aunque algo torpe) juego de palabras entre “a gusto” y “Augusto”?  ¡Eureka! Un nombre brincó después de tantas elucubraciones: Augusto López. Adán Augusto López, para ser más preciso, secretario de Gobernación y, más importante aún, carnalazo del supremo. Entonces, todo cambió y creo que es momento de revisar si en Morena no tienen a personas expertas en esa onda de los mensajes subliminales y ocultos. Porque, con esa fijación (que borda en la monomanía) que tiene nuestro Presi con eso de asegurar su “legado” (de corrupción, opacidad, apoyo al crimen y más corrupción) igual y ya están preparando a la gente para decirles “quién es el mero bueno” en las elecciones presidenciales próximas (nótese cómo omití el año, porque con eso de que al supremo no le gusta que la gente pueda elegir, chance y no hay una elección presidencial en 2024). Igual y ya nos están diciendo quién será el ganón del dedazo presidencial de la candidatura de Morena para la grande y nosotros en la lela, como diría la chaviza.  Tantas preguntas, tan pocas respuestas. Para terminar este texto con una pregunta más, le dejo esta: usted, estimable lector, ¿está Agusto?" ["post_title"]=> string(28) "¿Estamos Agusto? (¡Sic!) " ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(18) "estamos-agusto-sic" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-11-25 13:33:02" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-11-25 18:33:02" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=86073" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17981 (24) { ["ID"]=> int(85569) ["post_author"]=> string(3) "148" ["post_date"]=> string(19) "2022-11-10 13:06:45" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-11-10 18:06:45" ["post_content"]=> string(9003) "Se excluye a los niños, principalmente a las niñas; se excluye a los discapacitados, sea cual fuera su condición; se excluye a los migrantes sin dinero; a los pobres; a los indígenas, principalmente a la mujer indígena; se excluye a las mujeres simplemente por ser mujeres; se excluye a la gente grande, a los de la tercera edad; se excluye a los que prestan servicios básicos, como recolectores de basura, vendedores no formales, enfermeras, maestros, personal de mantenimiento, los viene-viene, policías de a pie o se seguridad, a los empacadores… Se excluye a la gente que está en la categoría de no consumista por que sus circunstancias no se lo permiten en un mundo donde las reglas las marca el mercado y todo tiene un valor monetario, listo para ser comprado; hasta el ser humano se subasta al mejor postor, pero no como subasta que aumenta el precio, sino se refiere al trabajo menor pagado, o casi no pagado, pero que ante la necesidad, siempre habrá alguien que necesite hasta ese ínfimo salario para medio sobrevivir: el mundo de la subasta invertida, de la esclavitud amparada por los estándares laborales que los fijan las propias empresas a su modo. Dice Galeano, este mundo, que ofrece el banquete a todos y cierra la puerta en las narices de tantos es, al mismo tiempo, igualador y desigual: igualador en las ideas y en las costumbres que impone, y desigual en las oportunidades que brinda. La publicidad manda consumir y la economía lo prohíbe. Las órdenes de consumo, obligatorias para todos, pero imposibles para la mayoría, se traducen en invitaciones al delito. Las páginas policiales de los diarios enseñan más sobre las contradicciones de nuestro tiempo que las páginas de información política y económica (Galeano en Bloghemia, nov 13, 2021).  La igualación, que nos uniformiza y nos emboba no se puede medir, dice Galeano. No hay computadora capaz de registrar los crímenes cotidianos que la industria de la cultura de masas comete contra el arcoíris humano y el humano derecho a la identidad. Pero sus demoledores progresos rompen los ojos. El tiempo se va vaciando de historia y el espacio ya no reconoce la asombrosa diversidad de sus partes. A través de los medios masivos de comunicación, los dueños del mundo nos comunican la obligación que todos tenemos de contemplarnos en un espejo único, que refleja los valores de la cultura de consumo (Galeano, en Bloghemia nov 13, 2021).  Se excluye a los viejos, por su edad, la percepción de su desgaste físico/biológico natural se considera como algo negativo. La sociedad del consumo y la productividad deja fuera a mucha gente, a los enfermos y a los viejos, inservibles, poco útiles. No hay seguro, no hay pensión, no hay servicios para ellos, no hay seguridad. Se excluye a los que no los ha alcanzado los “derechos universales” porque no tienen con qué pagarlos; a los que perdieron el derecho a comer bien, a tener un sistema de higiene mínimo de agua potable, suelo, techo, de diversión, de acceso a la recreación, aun gratis, porque por su condición son separados o se les prohíbe el acceso. La diversidad es visible, es enseñada, es reconocida, pero no significa que se acepte y se trabaje a su favor. La pobreza excluye naturalmente porque así conviene al sistema capitalista, el mundo que combate a la pobreza es el mismo que perpetúa la necesidad de los pobres: los que esclaviza para tener mano de obra barata y sin pensamiento crítico que los concientice a revelarse y entender su situación de explotados. No se les otorgan oportunidades, porque éstas les daría un margen de pensamiento más allá de lo que necesitan saber, obedecer y agradecer un salario de supervivencia, pero al fin, tener un salario significa no ser un mendigo. Como diría Bauman, respecto a la ética del trabajo, se esperaba que cuanto más se degradara la vida de esos desocupados, cuanto más profundamente cayeran en la indigencia, más tentadora o, al menos, menos insoportable les parecería la suerte de los trabajadores pobres, los que habían vendido su fuerza de trabajo a cambio de los más miserables salarios (Bauman en Bloghemia. Sep 12, 2022). A mayor necesidad, los estándares de salarios son más bajos.  Pero, ¿quién pone los estándares de salario? Los mismos empresarios/capitalistas que se acomodan a su situación (esto sin referencia al salario mínimo) sin importar el talento o las habilidades y hasta el conocimiento, se excluye porque así lo marca la norma, y crece la esclavitud por estándar. Como diría Galeano: “es una trampa más de la sociedad del consumo, los habitantes de las sociedades modernas -que piden créditos para sobrevivir o vivir – padecen la esclavitud por las deudas, ahora, nadie es, si no es digno de crédito. Ahora debo, luego soy” (Galeano, ser como soy, 1992). Y crece la informalidad, donde se disfraza la diversidad y se prefiere no ser. Y crece el narcotráfico, donde dentro de su crimen organizado está la más perfecta jerarquía de clases humanas respecto a la utilidad. Lo humano es una cosa, tiene precio y hay varios precios, depende su diversidad. La diferencia se hace evidente. La educación excluye, pero enseña la diversidad, una paradoja del mundo moderno. Enseña un programa homogéneo, único, a una sociedad diversa, en un país con tantas realidades diferentes, los diferentes contextos no son tomados en cuenta. Un currículo adaptado no es la realidad en aulas con más de 40 alumnos, ni de escuelas multigrado, ni aún en escuelas particulares, en los que “los diferentes”  (diversidad) son puntos rojos, brillantemente destacados del resto, cuando algún alumno con discapacidad es incluido, donde el maestro no está capacitado para atenderlo, es burla de sus compañeros, o si es un alumno becado, que no está a la altura del estatus de consumo de sus otros compañeros, o simplemente las escuelas particulares con sus colegiaturas exorbitantes, son el llamado de una sociedad excluyente con programas inclusivos. ¿Y los migrantes, los desplazados, las mujeres, las mujeres indígenas? Se les sigue negando el derecho a ser, se les sigue condenando a la negación de su identidad diferente, se les prohíbe vivir a su modo y manera. Pero se disfraza el discurso de la igualdad en las ideologías y políticas públicas que solo quieren ganar votantes. Las mujeres pobres, excluidas de los excluidos, pero necesarias, útiles al sistema. “La maquinaria de la igualación compulsiva actúa contra la más linda energía del género humano, que se reconoce en sus diferencias y desde ellas se vincula. Lo mejor que el mundo tiene está en los muchos mundos que el mundo contiene, las distintas músicas de la vida, sus dolores y colores: las mil y una maneras de vivir y decir, creer y crear, comer, trabajar, bailar, jugar, amar, sufrir y celebrar, que hemos ido descubriendo a lo largo de miles y miles de años” (Galeano, 1998). La igualdad que admite la diversidad, pero no la acepta; un concepto confuso, así debe ser, solo a ser usado cuando la utilidad de la situación económica/política lo requiera. Con definición ambigua, sin generalizaciones, sin aplicación, así es el discurso de la igualdad y la diversidad.   Referencias: Galeano E. (2021) La dictadura de la sociedad de consumo, publicado en Bloghemia, nov. 13, 2021. Recuperado de: https://www.bloghemia.com/2021/11/la-dictadura-de-la-sociedad-de-consumo.html    °1998, Patas arriba, la escuela del mundo al revés. Siglo XXI editores. Bauman S (2022) Fabrica de prisioneros y hospitales, publicado en Bloghemia, sep.14, 2022. Recuperado de: https://www.bloghemia.com/2022/09/fabricas-prisiones-hospitales-y.html    Bauman S. (2022) La función de los pobres en la actualidad, publicado en Bloghemia, Oct 24, 2022. Recuperado de: https://www.bloghemia.com/2022/10/la-funcion-de-los-pobres-en-la.html" ["post_title"]=> string(61) "La exclusión empobrece a la sociedad, la diversidad también" ["post_excerpt"]=> string(169) "Se excluye justificando diversas “razones” que se vuelven “sinrazones”, producto de creencias, charlatanerías, ideologías, radicalismos, modelos económicos. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(58) "la-exclusion-empobrece-a-la-sociedad-la-diversidad-tambien" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-11-10 13:06:45" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-11-10 18:06:45" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=85569" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#18009 (24) { ["ID"]=> int(86073) ["post_author"]=> string(3) "180" ["post_date"]=> string(19) "2022-11-25 13:33:02" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-11-25 18:33:02" ["post_content"]=> string(3947) "No sé si usted, estimable lector, se ha dado cuenta de unos anuncios que han proliferado, cuales gérmenes, recientemente en la ciudad. Lo que primero me llamó la atención fue su aparente falta de sincronización. Después, me fijé en el aparente error (ya llegaremos a eso) de redacción en la frase. Sin embargo, después de que la idea reposó un tiempo en mi cabeza, me pregunté si acaso no estamos siendo víctimas de un enorme spoiler . Sí, un spoiler para la película que nuestro supremo líder tabasqueño filma a diario con nuestros impuestos.   Me refiero a unos anuncios en donde se lee tal como lo voy a escribir:  “Que siga López: estamos Agusto” (sic).  Oh, Dios, tantas preguntas a raíz de tan pocas palabras. Aquí van algunas:  ¿Por qué siguen apareciendo anuncios con ese mensaje si el “ejercicio de revocación” de López Obrador fue, si no mal recuerdo, en abril? Si son resabios de aquel momento “histórico” (en realidad vergonzoso), ¿por qué no los han borrado si ya estamos en pleno noviembre? ¿Por qué el mensaje está escrito con un error de redacción? La forma correcta de escribir la frase sería “Estamos a gusto” y la RAE me respalda Sin embargo, me di cuenta de que estaba siendo muy simplista en mi acercamiento a este acertijo tan suculento y digno de Edward Nigma. Y brincaron, como conejos rabiosos, nuevas preguntas: ¿Por qué di por sentado que dicho mensaje se refiere a “López Obrador”?  ¿Y si ese error no es tal, pero sí es un (ingenioso, aunque algo torpe) juego de palabras entre “a gusto” y “Augusto”?  ¡Eureka! Un nombre brincó después de tantas elucubraciones: Augusto López. Adán Augusto López, para ser más preciso, secretario de Gobernación y, más importante aún, carnalazo del supremo. Entonces, todo cambió y creo que es momento de revisar si en Morena no tienen a personas expertas en esa onda de los mensajes subliminales y ocultos. Porque, con esa fijación (que borda en la monomanía) que tiene nuestro Presi con eso de asegurar su “legado” (de corrupción, opacidad, apoyo al crimen y más corrupción) igual y ya están preparando a la gente para decirles “quién es el mero bueno” en las elecciones presidenciales próximas (nótese cómo omití el año, porque con eso de que al supremo no le gusta que la gente pueda elegir, chance y no hay una elección presidencial en 2024). Igual y ya nos están diciendo quién será el ganón del dedazo presidencial de la candidatura de Morena para la grande y nosotros en la lela, como diría la chaviza.  Tantas preguntas, tan pocas respuestas. Para terminar este texto con una pregunta más, le dejo esta: usted, estimable lector, ¿está Agusto?" ["post_title"]=> string(28) "¿Estamos Agusto? (¡Sic!) " ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(18) "estamos-agusto-sic" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-11-25 13:33:02" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-11-25 18:33:02" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=86073" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(52) ["max_num_pages"]=> float(26) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "a1f56f0f93f287f72761fdcea730cb1f" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["allow_query_attachment_by_filename":protected]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

¿Estamos Agusto? (¡Sic!) 

No sé si usted, estimable lector, se ha dado cuenta de unos anuncios que han proliferado, cuales gérmenes, recientemente en la ciudad....

noviembre 25, 2022
La exclusión empobrece a la sociedad, la diversidad también

La exclusión empobrece a la sociedad, la diversidad también

Se excluye justificando diversas “razones” que se vuelven “sinrazones”, producto de creencias, charlatanerías, ideologías, radicalismos, modelos económicos.

noviembre 10, 2022




Más de categoría

La “celebración” de López: el narcisismo presidencial. Parte 1

Me hubiese gustado ser el primero en expresar la siguiente afirmación, pero muchos me la ganaron casi de inmediato:...

diciembre 1, 2022

¡Todos al Ángel!

Hasta el momento pareciera que la oposición no entiende que no entiende el sentido del voto de castigo que...

diciembre 1, 2022

De Frente Y Claro | López: 4 años de mentiras y fracasos

Hoy, 1 de diciembre del 2022, López cumple cuatro años de que inició su nefasta administración el 1 de...

diciembre 1, 2022
Universidades públicas

Universidades públicas: el financiamiento

Al interior de las universidades e institutos de nivel superior, las políticas de asignación de recursos para las diferentes...

diciembre 1, 2022