Por la salud y vida de estudiantes, ningún estado está en condiciones de regreso escolar presencial: Miguel Barbosa

Respeta visiones de gobiernos, pero en Jalisco se toman decisiones con cálculo mediático   Este día, el Gobernador Miguel Barbosa aseguró que cada mandatario decide y se responsabiliza por su pueblo, por lo que hoy se tienen...

3 de diciembre, 2020
  • Respeta visiones de gobiernos, pero en Jalisco se toman decisiones con cálculo mediático

 

Este día, el Gobernador Miguel Barbosa aseguró que cada mandatario decide y se responsabiliza por su pueblo, por lo que hoy se tienen que redoblar esfuerzos para mantener el pacto comunitario. En este marco, no ve condiciones para que en México se regrese al periodo escolar de manera presencial.

 

Resaltó que en Puebla se han tomado las decisiones con mucha cautela y responsabilidad, “no para que nos aplaudan, ni para hacer pensar que en nuestro estado las cosas, son mejores que en otros”. En este sentido remarcó que respeta mucho lo que deciden en cada entidad, pero de lo que se habla es de la salud y vida de los estudiantes.

 

Barbosa Huerta señaló que los gobiernos estatales tienen estilos, visiones, estrategias, en la toma de sus decisiones, pero resaltó que, por ejemplo, en Jalisco se toman decisiones con un cálculo mediático, ya que en ningún estado se pueda regresar al año escolar de manera presencial, por la condición actual de contagios.

 

En este marco, Barbosa Huerta cuestionó si regresar el año escolar presencial es una decisión que puede tomar un estado, sin tomar en cuenta la decisión de la federación, ya que podrían enfrentarse a una controversia constitucional.

 

Miguel Barbosa señaló que Puebla está en naranja, no amarillo, y en esta concepción es como se han tomado las medidas preventivas, por lo que se revisarán todas las autorizaciones sobre reapertura, sin que implique el cierre. En este marco, resaltó que uno de los motivos es la movilidad y el comercio ambulante, por lo que llamó al ayuntamiento a asumir su responsabilidad para regular el comercio en las calles.

Comentarios
object(WP_Query)#18166 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(59901) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "12-04-2021" ["before"]=> string(10) "10-05-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(59901) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "12-04-2021" ["before"]=> string(10) "10-05-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "opinion-y-analisis" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(false) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#18092 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#18154 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#18080 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "12-04-2021" ["before"]=> string(10) "10-05-2021" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(463) "SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2021-04-12 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2021-05-10 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (59901) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (15) ) AND rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish') GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2" ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#18143 (24) { ["ID"]=> int(64571) ["post_author"]=> string(2) "77" ["post_date"]=> string(19) "2021-04-27 08:56:04" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-04-27 13:56:04" ["post_content"]=> string(6136) "El sistema político mexicano se ha polarizado: en un extremo están los convencidos de una causa para los problemas del país, y en el opuesto, quienes creen justo lo contrario.  Así, nos enfrascamos en pleitos interminables, tanto en lo virtual como en lo real.  Siempre la culpa de lo que sucede queda del otro lado de la raya que hemos marcado entre ambas posturas. Tal vez por haber sido hija única por 10 años o por mi temperamento más hacia la contemplación que a la interacción con mis pares, conservo muchos recuerdos muy precisos de asuntos intrascendentes. Recuerdo lugares, personas, anécdotas. Y  así es como viene a mi memoria una plática entre dos madres de familia en la lejana población de Nuevo Casas Grandes (Chihuahua), cuando la zona arqueológica de Paquimé comenzaba a estudiarse. Mi padre fue ingeniero civil. Nos llevó a la construcción del tramo ferroviario que cruzaba por la sierra.  Todo ello lo anoto para encuadrar por qué en aquel pueblecito donde no conocíamos a nadie me tocó estar cerca de las familias de los obreros de la construcción.  Volviendo a lo que escuché, la madre de un adolescente que se portaba mal, atribuía a “las malas compañías” el comportamiento del jovenzuelo. Yo no tenía un marco ideológico para preguntarme específicamente cómo se portaba mal, pero sí me quedó muy claro –a mis siete años— que las malas compañías provocaban malos comportamientos en otros.  Ahora que repaso esos destellos de pensamiento tan básicos, descubro que en buena medida así nos manejamos en nuestro amado país: buscando a qué o a quién endilgarle la responsabilidad de los propios actos.  Freud llama a estos procesos de pensamiento “proyección de la culpa”, uno de los mecanismos de defensa –una falacia– que nos salva de tener que cargar con la culpa. Para no ir tan lejos, incluso los textos de historia  se han venido escribiendo, hasta la semana pasada, para no ir más lejos, atribuyendo siempre a “otros” lo que salió mal y colgándose para sí todas las medallitas al pecho. Cuando nos decidimos a contar una historia, está en nosotros el espíritu del historiador, quien se hace las grandes preguntas que armarán su narrativa.  El historiador se documentará en diversas fuentes para sostener lo que va contando: libros documentales; mapas; hemerotecas; semblanzas de personajes.  Así vaya a contar un evento por demás sencillo, si se carga al lado del historiador, irá en pos de la verdad.  Tal vez él se cuele en la historia como un personaje testigo, pero el cuerpo de la historia como tal, habrá de conservarse.  En el caso contrario, cuando hablamos de ficción, el escritor contestará también unas preguntas que irán hilando la trama, pero tiene mucha más libertad para crear sus personajes, escenarios, temporalidad y trama.  A fin de cuentas, una buena historia, ya sea cuento o novela, va a llevar incluido un cuestionamiento social que se expondrá al lector, dentro de una historia en la que los personajes van siendo impulsados por la narrativa  del creador. Dejando de lado estas minucias literarias, volvemos al asunto de la responsabilidad. Los problemas de nuestro país ocurren porque el presidente… porque los legisladores… porque los partidos políticos… porque los pleitos vecinales… porque el perro de la esquina… Invariablemente encontraremos a quien atribuir la causalidad, eximiéndonos a nosotros mismos de cualquier responsabilidad.  Los problemas se vuelven la comidilla en las mesas de café; en las columnas periodísticas; en las redes sociales: “Todos menos yo y mis afines, son  culpables de lo que sucede”. De las cosas que más he lamentado en estos últimos sexenios es la eliminación de Civismo como materia escolar.  Aunque fuera aburridísimo aprenderse al menos los primeros treinta artículos de la Constitución (lo que en secundaria fue mi “coco”), sí me ayudó a entender que todo derecho va aparejado con una responsabilidad;  que los mexicanos tenemos los mismos derechos por el solo hecho de haber nacido aquí, y que a cada uno de nosotros nos corresponde trabajar nuestra pequeña parcela en pro de un México mejor; que en lo relativo a  los problemas de los hijos, habrá que ponernos a revisar por qué ese muchacho de trece o catorce prefiere las “malas compañías”.  Y entender que el proceso entre unos y otros no es unidireccional, o sea, no es tan simple como pensar que las malas compañías influyen al muchacho, sin correspondencia de su parte.  Es entender por qué ese chico recurre a los amigos, por qué se aleja de casa, qué hay o qué no hay en casa, que lo lleva a salir, ya sea huyendo, ya buscando lo que aquí no tiene. El juego de la polarización es perverso y  ocioso.  Consume energías de los contendientes de uno y otro lado; mina la autoestima. Y finalmente no propicia resultados constructivos para nadie.  Es más bien una lucha de poder llevada al extremo, hasta que unos u otros perecen. El filósofo francés René Descartes, para referirse a la ley, exalta lo que él llama “bellas cadenas de razonamientos sencillos y fáciles de entender”, para sugerir cómo debía aplicarse el orden dentro de una sociedad.  Cuando enseñamos al niño que, de acuerdo con cómo actúe, habrá consecuencias agradables o desagradables para él mismo, se habrá sembrado el germen de la civilidad.  De manera ideal este mismo principio debe expandirse y funcionar en los distintos niveles del quehacer humano.  Con el grado de descomposición social que hemos alcanzado, por acción o por omisión, pasarán decenios antes de ver un cambio tangible.  Si empezamos hoy en vez de mañana, tardará menos. ¿No creen?  " ["post_title"]=> string(27) "¿Quién es el responsable?" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(23) "quien-es-el-responsable" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-04-27 08:56:04" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-04-27 13:56:04" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=64571" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#18048 (24) { ["ID"]=> int(64943) ["post_author"]=> string(2) "91" ["post_date"]=> string(19) "2021-05-05 14:56:29" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-05-05 19:56:29" ["post_content"]=> string(13449) "¿Qué significan hoy algunas expresiones  como “democracia”, “libertad”, “justicia”, “unidad”?  Han sido manoseadas y desfiguradas para utilizarlas como instrumento de dominación… Fratelli tutti, CARTA ENCÍCLICA .  Como millones de capitalinos en los últimos 52 años, toda mi vida he utilizado el Sistema de Transporte Colectivo Metro. Pese a todas las fallas que –desde que tengo uso de memoria– ha presentado el Metro, a nadie le cabía la menor duda de que esta infraestructura es como el sistema circulatorio de la Ciudad de México. Bueno, quizás no a todos, pues de otro modo se hubieran tomado todas las medidas posibles para prevenir esta tragedia1 que ha coronado una serie de medidas corruptas y arbitrarias de tantos politiqueros que conforman al actual régimen, –empezando, sin lugar a dudas, por el canciller Ebrard–. A raíz de este hecho, muchos expertos han analizado las causas fácticas y políticas que produjeron el desenlace que el lunes atestiguamos todos. Por ello, en un esfuerzo por sobrepasar el sentimiento de indignación e impotencia, considero necesario entender el sentido histórico que este suceso ha tenido ya que, tristemente, a los mexicanos se nos suelen olvidar las cosas. Más allá de emprender una apología por la oposición política, el objetivo de esta reflexión es comprender el suceso de ayer como un símbolo histórico para entender, un poco mejor, nuestro contexto actual.  Sobre la importancia de interpretar los hechos históricos, Mauricio Beuchot afirma lo siguiente: “Nos reflejamos en la historia como en un espejo. Gracias a ella sabemos lo que somos, nos muestra la naturaleza humana. Por eso con sus trozos edificamos utopías, a partir de los hechos imaginamos futuros. Con el descontento de lo fáctico o factual nos lanzamos a lo posible”2. Básicamente, lo que nos da a entender el filósofo mexicano es que la gran ventaja de interpretar la historia es la comprensión de nosotros mismos como individuos, comunidades y como país a la luz de nuestro pasado, ya que “no hay otra forma de conocer al ser humano más que a partir y a través de su historia, de lo que hace, para encontrar, en las constantes, lo que es”3. De esta manera, cuando contrastamos el pasado con el presente, podemos plantearnos posibles panoramas de lo que será nuestro futuro. No se trata de predecir con exactitud milimétrica qué sucederá. Más bien es un ejercicio de la reflexión humana para comprender cómo podemos evitar caer en los mismos males. Así, “como señala Ricoeur, la historia debe servir por lo menos para no repetir los errores de ayer en el hoy y el mañana”4 Para realizar este ejercicio, se necesitan entender los sucesos históricos a través de una analogía con los textos. De esta manera, así como el signo está compuesto por una referencia y un sentido, también podemos comprender al suceso histórico conformado por una referencia –el hecho que sucedió– y un sentido –la comprensión de lo sucedido, así como la dirección, la interpretación de la referencia–.5   En tanto se trata de la referencia, el hecho es claro: la infraestructura del puente, por el cual pasaban a diario los trenes de la Línea 12 del metro, cedió y se derrumbó en la calle. ¿Qué sentidos podemos encontrar y cómo interpretamos este suceso? La primera pregunta, obligada, es el porqué. Como ya ha sido reportado por muchos analistas, la estructura general del Metro siempre ha dejado mucho que desear. Desgraciadamente, la Línea 12 siempre se ha caracterizado por el desperfecto. Incluso las agencias periodísticas extranjeras lo reportan así: “La línea 12 ha estado sometida al escrutinio público por sus desperfectos desde su inauguración. Sus nueve años han estado marcados por cierres, deterioros y reparaciones”6. Y si bien, hay comentarios que intentan especificar más como el ofrecido por el exdirector del Metro, Jorge Gaviño, cuando afirma que “la trabe que falló es metálica y la investigación deberá determinar la causa del percance, incluyendo si es de origen o mantenimiento”7, todo parece apuntar a un mismo origen: la falta de estrategia en el diseño e implementación de las obras públicas. Lo cual, no es algo nuevo en el panorama mexicano. Incluso el mismo Metro ha sido un símbolo de lo desvencijado y olvidado que las administraciones públicas han dejado caer por falta de mantenimiento a tanta obra pública. Otro sentido que no se nos puede escapar a nuestra atención es el hecho que, lejos de asumir responsabilidades, han salido a declarar –dirimiendo la culpa– que no hubo ningún error por su parte. Ejemplo de ello es la siguiente declaración que realizó Marcelo Ebrard: “Esta obra [la Línea 12] fue entregada al Gobierno entrante [de la CDMX] en julio del 2013 después de una revisión de siete meses. El que actúa con integridad no debe temer a nada, el que nada debe nada teme, pero yo estoy sujeto a lo que determinen las autoridades sobre los peritajes”8. Y qué va a temer cuando tales peritajes están en manos del control gubernamental. Da un nuevo sentido cuando se confronta esta declaración con aquella que realizó en 2016 donde describió lo bueno que tenía el PRI: "–Eficiencia; que sí mantiene su unidad. Y hoy está aprovechándola para reinstalar un presidencialismo feroz. Estamos en un proceso de instalación cualitativamente superior del presidencialismo en México. Ahí van otra vez de regresito"9. Irónico, pues hoy le queda perfecto esta descripción a la gestión de MORENA.  Por último, hemos de considerar el sentido en tanto proyección, es decir, el futuro que queremos. Dudo que sea el único al que esta tragedia le recuerda, en cierta medida, al famoso cuento “El guardagujas” del nunca igualado Juan José Arreola.  En el relato se narra cómo un hombre intenta viajar en un tren cuyo itinerario, estructura y efectividad son nulas. Como es usual del estilo del escritor jalisciense, existen muchos niveles de interpretación; sin embargo, hay un sentido que destaca por ser más cercano al de nuestra realidad. Tal interpretación es el de la impotencia de vivir dentro de un sistema que pretende ser bueno, óptimo y funcional cuando, en realidad, busca el control absoluto a ultranza. Cuando el pasajero le pregunta al guardagujas la razón por la cual la empresa ferroviaria administra con tan severas fallas el servicio, éste le contesta:   –Todo esto lo hace la empresa con el sano propósito de disminuir la ansiedad de los viajeros y de anular en todo lo posible las sensaciones de traslado. Se aspira a que un día se entreguen plenamente al azar, en manos de una empresa omnipotente, y que ya no les importe saber a dónde van ni de dónde vienen 10.   Al final del cuento, el pasajero olvida hacia dónde quería ir. Con lo cual, se infiere que ha perdido conocimiento de sí mismo y, por consiguiente, de su entorno. Por lo cual, si no queremos terminar como este ingenuo viajero, hemos de empezar a cobrar una conciencia crítica e histórica que nos permita dilucidar los engaños del presente contrastándolos con las tragedias actuales y del pasado. Por ello, resalto la importancia de entender los hechos y sucesos como signo merecedores de interpretarse. ¿Qué nos enseña la pobre actuación gubernamental y la falta de entereza política de nuestros gobernantes? Que tienen una agenda como la empresa del cuento de Arreola. La tragedia de la Línea 12 no solo era previsible, sino que fue fruto del pequeño ego de ciertos actores politiqueros que han hecho su carrera a través del dolor y el sufrimiento del pueblo mexicano. También nos demuestra el gran cinismo con el que osadamente se desempeñan.  Como ciudadanos no podemos darnos el lujo de olvidar este dolor de más de doce familias que han perdido a un ser querido. Como mexicanos, no podemos permitir que jueguen con la narrativa y la usen a su favor. Y, por último, no hemos de dejar que nos radicalicen más entre nosotros. Es a través de la interpretación de los hechos históricos como podemos adquirir una conciencia auténtica de lo que somos y lo que buscamos alcanzar. Por ello, no debemos olvidar jamás la tragedia de la Línea 12.   Nunca se avanza sin memoria […] Necesitamos mantener "viva la llama de la conciencia colectiva, testificando a las generaciones venideras el horror de lo que sucedió" que "despierta y preserva de esta manera el recuerdo de las víctimas, para que la conciencia humana se fortalezca cada vez más contra todo deseo de dominación y destrucción".11  1 A unos cuantos minutos empezó a compartirse por redes sociales una nota del periódico El Universal donde se señaló que ya desde 2017 se habían identificado fallas estructurales. El 4 de mayo salió un reportaje señalando este artículo; disponible en: https://www.eluniversal.com.mx/metropoli/cdmx/estacion-olivos-temian-en-2017-colapso-de-linea-12-del-metro-tras-el-sismo.  2 Beuchot, Mauricio, Hechos e Interpretaciones; (México: FCE, 2016), p. 74.  3 Beuchot, Hechos e Interpretaciones, p. 67. 4 Beuchot, Hechos e Interpretaciones, p. 65.  5Cfr. Beuchot, Hechos e Interpretaciones, p. 66.  6 BBC News Mundo, Accidente en Línea 12: la controvertida historia de la línea de metro que colapsó y provocó decenas de muertos y heridos. Disponible en: https://www.bbc.com/mundo/noticias-america-latina-56980066.  7Aristegui Noticias, Exdirector del Metro explica posibles fallas en la línea 12 (vídeo). Disponible en: https://aristeguinoticias.com/0405/mexico/exdirector-del-metro-explica-posibles-fallas-en-la-linea-12-video/. 8  El Financiero, ‘El que nada debe, nada teme’, dice Ebrard tras colapso en Línea 12 del Metro. Disponible en: https://www.elfinanciero.com.mx/nacional/2021/05/04/el-que-nada-debe-nada-teme-dice-ebrard-tras-colapso-en-linea-12-del-metro/.  9 Scherer Ibarra, María y Lozano, Nacho, El priista que todos llevamos dentro; (México: Grijalbo, 2016), pp. 30 y 31. 10 Arreola, Juan José, Confabulario definitivo, novena edición; (Madrid: Cátedra, 2017), p. 90.  11 Carta encíclica Fratelli tutti, 249." ["post_title"]=> string(94) "La tragedia de la Línea 12 del Metro | La importancia de la narrativa y conciencia histórica" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(90) "la-tragedia-de-la-linea-12-del-metro-la-importancia-de-la-narrativa-y-conciencia-historica" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-05-05 15:11:00" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-05-05 20:11:00" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=64943" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#18143 (24) { ["ID"]=> int(64571) ["post_author"]=> string(2) "77" ["post_date"]=> string(19) "2021-04-27 08:56:04" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-04-27 13:56:04" ["post_content"]=> string(6136) "El sistema político mexicano se ha polarizado: en un extremo están los convencidos de una causa para los problemas del país, y en el opuesto, quienes creen justo lo contrario.  Así, nos enfrascamos en pleitos interminables, tanto en lo virtual como en lo real.  Siempre la culpa de lo que sucede queda del otro lado de la raya que hemos marcado entre ambas posturas. Tal vez por haber sido hija única por 10 años o por mi temperamento más hacia la contemplación que a la interacción con mis pares, conservo muchos recuerdos muy precisos de asuntos intrascendentes. Recuerdo lugares, personas, anécdotas. Y  así es como viene a mi memoria una plática entre dos madres de familia en la lejana población de Nuevo Casas Grandes (Chihuahua), cuando la zona arqueológica de Paquimé comenzaba a estudiarse. Mi padre fue ingeniero civil. Nos llevó a la construcción del tramo ferroviario que cruzaba por la sierra.  Todo ello lo anoto para encuadrar por qué en aquel pueblecito donde no conocíamos a nadie me tocó estar cerca de las familias de los obreros de la construcción.  Volviendo a lo que escuché, la madre de un adolescente que se portaba mal, atribuía a “las malas compañías” el comportamiento del jovenzuelo. Yo no tenía un marco ideológico para preguntarme específicamente cómo se portaba mal, pero sí me quedó muy claro –a mis siete años— que las malas compañías provocaban malos comportamientos en otros.  Ahora que repaso esos destellos de pensamiento tan básicos, descubro que en buena medida así nos manejamos en nuestro amado país: buscando a qué o a quién endilgarle la responsabilidad de los propios actos.  Freud llama a estos procesos de pensamiento “proyección de la culpa”, uno de los mecanismos de defensa –una falacia– que nos salva de tener que cargar con la culpa. Para no ir tan lejos, incluso los textos de historia  se han venido escribiendo, hasta la semana pasada, para no ir más lejos, atribuyendo siempre a “otros” lo que salió mal y colgándose para sí todas las medallitas al pecho. Cuando nos decidimos a contar una historia, está en nosotros el espíritu del historiador, quien se hace las grandes preguntas que armarán su narrativa.  El historiador se documentará en diversas fuentes para sostener lo que va contando: libros documentales; mapas; hemerotecas; semblanzas de personajes.  Así vaya a contar un evento por demás sencillo, si se carga al lado del historiador, irá en pos de la verdad.  Tal vez él se cuele en la historia como un personaje testigo, pero el cuerpo de la historia como tal, habrá de conservarse.  En el caso contrario, cuando hablamos de ficción, el escritor contestará también unas preguntas que irán hilando la trama, pero tiene mucha más libertad para crear sus personajes, escenarios, temporalidad y trama.  A fin de cuentas, una buena historia, ya sea cuento o novela, va a llevar incluido un cuestionamiento social que se expondrá al lector, dentro de una historia en la que los personajes van siendo impulsados por la narrativa  del creador. Dejando de lado estas minucias literarias, volvemos al asunto de la responsabilidad. Los problemas de nuestro país ocurren porque el presidente… porque los legisladores… porque los partidos políticos… porque los pleitos vecinales… porque el perro de la esquina… Invariablemente encontraremos a quien atribuir la causalidad, eximiéndonos a nosotros mismos de cualquier responsabilidad.  Los problemas se vuelven la comidilla en las mesas de café; en las columnas periodísticas; en las redes sociales: “Todos menos yo y mis afines, son  culpables de lo que sucede”. De las cosas que más he lamentado en estos últimos sexenios es la eliminación de Civismo como materia escolar.  Aunque fuera aburridísimo aprenderse al menos los primeros treinta artículos de la Constitución (lo que en secundaria fue mi “coco”), sí me ayudó a entender que todo derecho va aparejado con una responsabilidad;  que los mexicanos tenemos los mismos derechos por el solo hecho de haber nacido aquí, y que a cada uno de nosotros nos corresponde trabajar nuestra pequeña parcela en pro de un México mejor; que en lo relativo a  los problemas de los hijos, habrá que ponernos a revisar por qué ese muchacho de trece o catorce prefiere las “malas compañías”.  Y entender que el proceso entre unos y otros no es unidireccional, o sea, no es tan simple como pensar que las malas compañías influyen al muchacho, sin correspondencia de su parte.  Es entender por qué ese chico recurre a los amigos, por qué se aleja de casa, qué hay o qué no hay en casa, que lo lleva a salir, ya sea huyendo, ya buscando lo que aquí no tiene. El juego de la polarización es perverso y  ocioso.  Consume energías de los contendientes de uno y otro lado; mina la autoestima. Y finalmente no propicia resultados constructivos para nadie.  Es más bien una lucha de poder llevada al extremo, hasta que unos u otros perecen. El filósofo francés René Descartes, para referirse a la ley, exalta lo que él llama “bellas cadenas de razonamientos sencillos y fáciles de entender”, para sugerir cómo debía aplicarse el orden dentro de una sociedad.  Cuando enseñamos al niño que, de acuerdo con cómo actúe, habrá consecuencias agradables o desagradables para él mismo, se habrá sembrado el germen de la civilidad.  De manera ideal este mismo principio debe expandirse y funcionar en los distintos niveles del quehacer humano.  Con el grado de descomposición social que hemos alcanzado, por acción o por omisión, pasarán decenios antes de ver un cambio tangible.  Si empezamos hoy en vez de mañana, tardará menos. ¿No creen?  " ["post_title"]=> string(27) "¿Quién es el responsable?" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(23) "quien-es-el-responsable" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-04-27 08:56:04" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-04-27 13:56:04" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=64571" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(35) ["max_num_pages"]=> float(18) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "f9001015b7e71ae3d51048683139afd9" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

¿Quién es el responsable?

El sistema político mexicano se ha polarizado: en un extremo están los convencidos de una causa para los problemas del país, y...

abril 27, 2021

La tragedia de la Línea 12 del Metro | La importancia de la narrativa y conciencia histórica

¿Qué significan hoy algunas expresiones  como “democracia”, “libertad”, “justicia”, “unidad”?  Han sido manoseadas y desfiguradas para utilizarlas como instrumento de dominación… ⎯Fratelli...

mayo 5, 2021




Más de categoría

Reducciones y subejercicio en el presupuesto del Metro

Después del derrumbe en la Línea 12 del Metro y la tragedia que eso ha significado para muchas familias,...

mayo 7, 2021

Las cosas por su nombre

Hoy por hoy los “líderes”, los que piensan que tienen la solución a todo y hacen como que hacen...

mayo 7, 2021

Era Covid: El nacimiento de un Estado Solidario

Solidaridad es la manera colectiva de ser empático. Estado Solidario es aquel que se preocupa por sus integrantes sin...

mayo 7, 2021

¿IMPUNIDAD O JUSTICIA?

El desplome del puente ocurrido en la Línea 12 del Metro de la Ciudad de México amerita un doble...

mayo 7, 2021