PENDIENTE GOBIERNO DE PUEBLA DE FAMILIAS DE JUAN C. BONILLA POR FORMACIÓN DE SOCAVÓN

-El gobernador poblano dio a conocer que la federación ya arribó a la zona para sumarse a las investigaciones -Podría ser resultado de una falla geológica, la anterior existencia de un jagüey y variaciones hídricas en el...

31 de mayo, 2021

-El gobernador poblano dio a conocer que la federación ya arribó a la zona para sumarse a las investigaciones

-Podría ser resultado de una falla geológica, la anterior existencia de un jagüey y variaciones hídricas en el suelo y subsuelo, reportó la secretaria de Medio Ambiente, con base en una evaluación preliminar

CIUDAD DE PUEBLA, Pue.- El Gobierno de Puebla está al pendiente de la formación de un socavón en el municipio de Juan C. Bonilla, a fin de garantizar la integridad de las familias poblanas de la zona y para darle una solución técnica a este tema, afirmó el titular del Ejecutivo local, Miguel Barbosa Huerta.

En la habitual videoconferencia de prensa, el mandatario estatal reportó que personal especializado de la federación ya arribó a la zona, para sumarse a las investigaciones que se realizan en torno a este tópico.

El gobernador reconoció que este fenómeno representa un enorme riesgo, luego de informar que su administración ya bridó protección a una familia que vivía a 30 metros de donde se formó el socavón.

PUDO ORIGINARSE POR VARIACIONES HÍDRICAS EN SUELO Y SUBSUELO

Por su parte, la secretaria de Medio Ambiente, Desarrollo Sustentable y Ordenamiento Territorial, Beatriz Manrique Guevara, reportó, con base a una evaluación preliminar y somera, que este socavón de 20 metros de profundidad podría ser resultado de una falla geológica, la anterior existencia de un jagüey y variaciones hídricas en el suelo y subsuelo.

Precisó que la dependencia a su cargo, la Coordinación General de Protección Civil Estatal y la Comisión Nacional del Agua (CONAGUA) ya se encuentran en la zona para realizar los dictámenes correspondientes y revisar las condiciones hidrológicas y de riesgo.

Apuntó que un análisis inicial realizado por especialistas de la dependencia, establece la necesidad de mantener cercana vigilancia debido a la expansión del socavón que pasó de cinco metros a 30 metros de diámetro en sólo 24 horas, mientras que en las últimas horas alcanzó hasta 60 metros.

Por último, refirió que los estudios de mecánica de suelo no deberán exceder los 30 días para contar con los resultados.

Comentarios


object(WP_Query)#18058 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(66313) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "28-05-2022" ["before"]=> string(10) "25-06-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(66313) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "28-05-2022" ["before"]=> string(10) "25-06-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "opinion-y-analisis" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#17973 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#17938 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#17935 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "28-05-2022" ["before"]=> string(10) "25-06-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(503) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-05-28 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-06-25 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (66313) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (15) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#17969 (24) { ["ID"]=> int(80241) ["post_author"]=> string(2) "84" ["post_date"]=> string(19) "2022-06-24 09:52:40" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-06-24 14:52:40" ["post_content"]=> string(7252) "El concepto sincronicidad implica una inteligencia subyacente, una consciencia cósmica que aporte un orden estructural e interrelación entre los fenómenos. En caso de que así fuera, la clave estaría en mantener la atención de nuestro propio devenir cotidiano, de tal manera que encontremos sentido y propósito en aquello que nos ocurre.  Desde hace muchos años hay una pregunta que ronda la cabeza y que cada tanto vuelve a angustiarme: ¿cómo fue posible que la existencia misma del ser humano y su lugar en el planeta sea producto de un accidente cósmico? ¿Cómo pudo ser que la tendencia evolutiva de la que venimos sea, en buena medida, producto del impacto de un meteorito que provocó la extinción del setenta y cinco por ciento de las especies terrestres de entonces –incluyendo a los dinosaurios– y que dio lugar a un nuevo orden bioquímico que facilitó al nacimiento, por ejemplo, de los bosques tropicales que conocemos hoy, así como a las condiciones óptimas para que eventualmente apareciéramos los humanos? ¿De dónde vino esa enorme roca de entre diez y catorce kilómetros de diámetro? ¿Por qué se impactó con la Tierra –dejando un cráter de ciento ochenta kilómetros de largo por veinte de profundidad– en vez de pasar de largo y perderse en la inmensidad del espacio cósmico? ¿Qué significa para los seres humanos que nuestra especie y la configuración actual del planeta se deba a un evento tan fortuito, improbable y de naturaleza exterior al planeta como ese? ¿Se trata de una enorme casualidad o de una sincronicidad de la que debemos extraer sentido y significado? En caso de que así sea, ¿cuál podría ser ese significado? ¿Algo en la naturaleza subyacente del cosmos conspiró para que esto sucediera? ¿Estábamos destinados a aparecer o somos tan solo uno de los millones de accidentes que tienen lugar a lo largo del inconmensurable proceso evolutivo del planeta y del cosmos en general? No hay forma de responder con certeza a ninguna de estas preguntas, ni tampoco a las otras mil que podría formular, pero eso no cambia en nada los hechos: somos producto de un accidente, ya sea este provocado o meramente circunstancial. Quizá la evolución simplemente se despliega de millones de maneras potenciales, de las cuales unas pocas se consolidan, mientras muchísimas otras naufragan o desaparecen sin explicación ni sentido y sin dejar la mínima huella.   La ciencia moderna, a diferencia de los dogmas esotéricos, tiende a atribuir a la casualidad y al accidente todo aquello que no puede explicarse de manera completa y racional. En términos metodológicos seguramente es lo más correcto; sin embargo, los anhelos, la creatividad, la especulación tanto filosófica, como espiritual y hasta mística crean escenarios entre imaginativos y psíquicos que dan lugar a versiones de lo potencialmente posible que resultan atrayentes y enigmáticas, pero que nos habilitan para crear símbolos y significados que, más allá de su exactitud objetiva, enriquecen el sentido y la complejidad de la experiencia humana.  Lo cierto es que el concepto de sincronicidad, analizado en el artículo anterior, más allá de su atractivo, implica un orden subyacente; una organización subjetiva intencionada; una dinámica evolutiva que igual que se mueve en dimensiones temporales y espaciales regulares, hace interactuar sus componentes a partir de criterios no lineales, no causales y tampoco casuales, poniendo en relación retazos de la realidad que en primera instancia se antojan separados y sin relación directa entre sí;  una inteligencia cósmica que, sin que necesariamente coincida con los propósitos y las interpretaciones humanas, y aun cuando su tejido resulte imperceptible para nosotros, genera, en caso de que así fuera, un orden estructural que opera con independencia de las leyes de la causalidad que hemos podido conocer hasta nuestro tiempo.  Quizá una parte de la magia de ser humanos de nuestro tiempo, quizá uno de los motores más dinámicos de nuestra creatividad sea precisamente habitar un universo incierto e insondable, pero hacerlo con los ojos abiertos y el espíritu abierto al aprendizaje. Durante milenios vivimos largas etapas de estabilidad, donde las distintas manifestaciones de civilización humana, ancladas en dogmas y cosmogonías absolutas se imponían y los cambios y desarrollos ocurrían con una lentitud mucho mayor. Conforme nuestro universo se ha vuelto incierto e inestable, la creatividad y el desarrollo se ha desatado, y de hecho estar libres de dogmas religiosos nos permiten imaginar que estas sincronicidades de las que hemos hablado las últimas semanas forman una compleja red universal de conexión e interdependencia mucho más profunda y vital de lo que podemos ver e incluso intuir. El universo, que hasta hace unos siglos nos parecía previsible y constante, en realidad es misterioso e insondable. Pero también queda la impresión de que, dentro de lo microscópico que resulta bajo esta mirada una vida individual, estamos en la posibilidad de influir de manera consciente en nuestra experiencia. Esta influencia no parece estar disociada de la posibilidad de interpretar y significar esa realidad entretejida e interconectada que pareciera ser la existencia. La humanidad como especie está habilitada para aprender de las señales, los guiños y los desafíos que pone ante nosotros el devenir, aun a pesar de los misterios que entraña.       La intuición ha jugado siempre un papel fundamental en la vida de los seres humanos, y para continuar desarrollándolo en estos tiempos de incertidumbre existencial y cósmica lo primero potencial tanto nuestra capacidad de atención como la de observación. Prestar atención a las sincronicidades que nos resuenen y nos inviten al cambio y la transformación puede convertir nuestra vida en una pieza vital mucho más interesante y llena de oportunidades y creatividad. ¿Cómo empezar a jugar con estos mensajes sutiles y efímeros? Quizá la clave esté en mantener la atención en nuestra propia vida, en nuestro entorno, en nuestro propio devenir cotidiano, de tal manera que seamos capaces de observar lo que nos ocurre con una vocación de sentido y propósito. Es muy probable que si alcanzamos este grado de atención estemos en mejor posibilidad para sacarle provecho a las oportunidades y tomar mejores decisiones en nuestro día a día.   Web: www.juancarlosaldir.com Instagram:  jcaldir Twitter:   @jcaldir    Facebook: Juan Carlos Aldir  " ["post_title"]=> string(76) "La Sincronicidad como parte de la evolución y de la inteligencia subyacente" ["post_excerpt"]=> string(119) "–“Somos polvo de estrellas reflexionando sobre estrellas”. Carl Sagan (1934-1996), astrónomo estadounidense. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(75) "la-sincronicidad-como-parte-de-la-evolucion-y-de-la-inteligencia-subyacente" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-06-24 09:52:40" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-06-24 14:52:40" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=80241" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17874 (24) { ["ID"]=> int(79419) ["post_author"]=> string(2) "77" ["post_date"]=> string(19) "2022-05-31 09:35:30" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-05-31 14:35:30" ["post_content"]=> string(5892) "Ha pasado una semana desde la masacre en la población texana de Uvalde.  Continuamos impactados con la forma como un chico de 18 años recién cumplidos pudo perpetrar una tragedia de tales dimensiones.  He seguido el caso en redes sociales y no me extraña que muchos tuiteros califiquen al asesino de demonio. Los problemas sociales no suceden por generación espontánea. No se da el caso de un individuo con una conducta intachable quien, de la noche a la mañana se convierte en asesino.  Como tampoco existe la familia perfecta, que aloja dentro de su seno un personaje perverso que emprende un crimen de enormes dimensiones en contra de su comunidad.   En este caso se habla de un joven quien desde niño sufrió acoso escolar por su tartamudez. Detrás de este trastorno del habla se hallaba la ausencia del padre y la drogadicción de la madre. Sería irresponsable querer hablar de la calidad de vida que los abuelos pudieron proporcionarle durante su infancia.  Ya con esos elementos, la tartamudez, el acoso escolar, y la disfuncionalidad familiar, tenemos suficiente para asumir que el chico no tuvo una infancia feliz. El acoso escolar es un problema real y universal. La UNICEF en su estudio del 2018 indica que, a nivel global, un tercio de los escolares de niveles básico y medio lo han sufrido.  En Norteamérica la CDC señala que es un 20% de estudiantes, y enlista una serie de factores asociados al acoso escolar, tanto por parte del acosado como del acosador, aclarando que en ocasiones el acosador de hoy pudo haber sido víctima de acoso en el pasado.  Señala un ligero predominio en el sexo masculino, y franca asociación con el nivel socioeconómico del acosado, su origen étnico, así como características propias que lo vuelven vulnerable a ser atacado por sus pares. El estudio no profundiza en la pandilla que acompaña al acosador, aunque tradicionalmente se ha conocido que se acogen a su sombra como una forma de ponerse a salvo de ser ellos mismos atacados. Las características que distinguen el acoso (o bullying) de otras formas de ataque son: daño mediante rumores o mentiras; ser objeto de burla o de insultos; violencia física; exclusión; amenazas; obligar a otros a hacer algo que no desean; daño a objetos de su propiedad.  Los elementos en juego son: el acosador, el acosado, el corro de acompañantes del acosador, y tantas veces las figuras de autoridad que desestiman los hechos, que no ven lo que sucede, o actúan como si no se percataran de ello.  Otro elemento importante son las familias de acosado y acosador.  Las del acosado, en general disfuncionales, no se hallan en capacidad de detectar que la conducta del niño ha ido modificándose. Si acaso perciben algo, atribuyen esos cambios sutiles a “cosas de la edad”, para regresar cada uno a su capullo y seguir adelante como si nada sucediera.  Por parte del acosador se percibe también una familia desestructurada en la que el acosador es de alguna manera violentado o ignorado.  Son los padres que, en caso de ser confrontados por las autoridades escolares, negarán cualquier conducta antisocial de sus hijos. El nivel socioeconómico es un factor determinante en el acoso escolar.  No siempre se trata del niño rico que acosa al que menos tiene, pero sí influye en la ecuación.  Hay elementos adicionales que el chico halla en el otro, que desencadenan esa conducta violenta.  Lo vemos desde las esferas más altas de la sociedad hasta los estratos populares.  Además, la UNICEF enfatiza la  relación entre acoso e inmigración.  Las segundas o terceras generaciones de inmigrantes en un país de acogida suelen desarrollar sentimientos encontrados frente al propio país.  Anhelan asumir las características de los oriundos, y al no conseguirlo se generan sentimientos de odio en contra de ellos.  Un buen ejemplo es el de los asesinos del maratón de Boston en el 2013.  En el caso de Uvalde, la familia del asesino tenía raíces “latinas”, aunque viven en Texas desde hace más de 60 años. El punto ciego del acoso escolar es ese: Una violencia cotidiana que se normaliza; una figura de acosador que se justifica o se desestima; el corro de testigos de primera mano que callan.   Instituciones que no contemplan dentro de sus programas escolares el desarrollo de la inteligencia emocional; familias complejas disfuncionales; influencia de los contenidos digitales en los cuales el joven halla una colmena en la cual refugiarse e identificarse, y finalmente, una sociedad pasiva, que sí señala, sí condena, sí sataniza, pero no lleva a cabo acciones directas para desarticular esa fórmula perniciosa. Como señalan los principios periodísticos, a la semana cualquier nota deja de ser noticia y ya no ocupa las primeras planas.  Se cumplió este lapso y pronto dejará de hablarse de ello; las familias sepultarán a sus difuntos y los seguirán llorando cada día, y nosotros retornaremos a nuestras actividades cotidianas, sin acaso pensar en ello.   Nuestra sociedad ha enfermado de indiferencia. Las emociones bullen de manera desordenada en nuestros niños y jóvenes.  No hay en el hogar una caricia que las sane. Poco se contempla en casa a favor de la inteligencia emocional.  ¿Qué nos toca hacer a cada uno de nosotros para evitar nuevas tragedias? Me quedo con esa reflexión, revisando mi inventario personal ahora que todavía es tiempo de actuar." ["post_title"]=> string(11) "Punto ciego" ["post_excerpt"]=> string(132) "Detrás de la figura de un criminal, hay una historia que explica su conducta. Todo es cuestión de pensar que existe y buscarla. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(11) "punto-ciego" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-05-31 09:35:30" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-05-31 14:35:30" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=79419" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#17969 (24) { ["ID"]=> int(80241) ["post_author"]=> string(2) "84" ["post_date"]=> string(19) "2022-06-24 09:52:40" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-06-24 14:52:40" ["post_content"]=> string(7252) "El concepto sincronicidad implica una inteligencia subyacente, una consciencia cósmica que aporte un orden estructural e interrelación entre los fenómenos. En caso de que así fuera, la clave estaría en mantener la atención de nuestro propio devenir cotidiano, de tal manera que encontremos sentido y propósito en aquello que nos ocurre.  Desde hace muchos años hay una pregunta que ronda la cabeza y que cada tanto vuelve a angustiarme: ¿cómo fue posible que la existencia misma del ser humano y su lugar en el planeta sea producto de un accidente cósmico? ¿Cómo pudo ser que la tendencia evolutiva de la que venimos sea, en buena medida, producto del impacto de un meteorito que provocó la extinción del setenta y cinco por ciento de las especies terrestres de entonces –incluyendo a los dinosaurios– y que dio lugar a un nuevo orden bioquímico que facilitó al nacimiento, por ejemplo, de los bosques tropicales que conocemos hoy, así como a las condiciones óptimas para que eventualmente apareciéramos los humanos? ¿De dónde vino esa enorme roca de entre diez y catorce kilómetros de diámetro? ¿Por qué se impactó con la Tierra –dejando un cráter de ciento ochenta kilómetros de largo por veinte de profundidad– en vez de pasar de largo y perderse en la inmensidad del espacio cósmico? ¿Qué significa para los seres humanos que nuestra especie y la configuración actual del planeta se deba a un evento tan fortuito, improbable y de naturaleza exterior al planeta como ese? ¿Se trata de una enorme casualidad o de una sincronicidad de la que debemos extraer sentido y significado? En caso de que así sea, ¿cuál podría ser ese significado? ¿Algo en la naturaleza subyacente del cosmos conspiró para que esto sucediera? ¿Estábamos destinados a aparecer o somos tan solo uno de los millones de accidentes que tienen lugar a lo largo del inconmensurable proceso evolutivo del planeta y del cosmos en general? No hay forma de responder con certeza a ninguna de estas preguntas, ni tampoco a las otras mil que podría formular, pero eso no cambia en nada los hechos: somos producto de un accidente, ya sea este provocado o meramente circunstancial. Quizá la evolución simplemente se despliega de millones de maneras potenciales, de las cuales unas pocas se consolidan, mientras muchísimas otras naufragan o desaparecen sin explicación ni sentido y sin dejar la mínima huella.   La ciencia moderna, a diferencia de los dogmas esotéricos, tiende a atribuir a la casualidad y al accidente todo aquello que no puede explicarse de manera completa y racional. En términos metodológicos seguramente es lo más correcto; sin embargo, los anhelos, la creatividad, la especulación tanto filosófica, como espiritual y hasta mística crean escenarios entre imaginativos y psíquicos que dan lugar a versiones de lo potencialmente posible que resultan atrayentes y enigmáticas, pero que nos habilitan para crear símbolos y significados que, más allá de su exactitud objetiva, enriquecen el sentido y la complejidad de la experiencia humana.  Lo cierto es que el concepto de sincronicidad, analizado en el artículo anterior, más allá de su atractivo, implica un orden subyacente; una organización subjetiva intencionada; una dinámica evolutiva que igual que se mueve en dimensiones temporales y espaciales regulares, hace interactuar sus componentes a partir de criterios no lineales, no causales y tampoco casuales, poniendo en relación retazos de la realidad que en primera instancia se antojan separados y sin relación directa entre sí;  una inteligencia cósmica que, sin que necesariamente coincida con los propósitos y las interpretaciones humanas, y aun cuando su tejido resulte imperceptible para nosotros, genera, en caso de que así fuera, un orden estructural que opera con independencia de las leyes de la causalidad que hemos podido conocer hasta nuestro tiempo.  Quizá una parte de la magia de ser humanos de nuestro tiempo, quizá uno de los motores más dinámicos de nuestra creatividad sea precisamente habitar un universo incierto e insondable, pero hacerlo con los ojos abiertos y el espíritu abierto al aprendizaje. Durante milenios vivimos largas etapas de estabilidad, donde las distintas manifestaciones de civilización humana, ancladas en dogmas y cosmogonías absolutas se imponían y los cambios y desarrollos ocurrían con una lentitud mucho mayor. Conforme nuestro universo se ha vuelto incierto e inestable, la creatividad y el desarrollo se ha desatado, y de hecho estar libres de dogmas religiosos nos permiten imaginar que estas sincronicidades de las que hemos hablado las últimas semanas forman una compleja red universal de conexión e interdependencia mucho más profunda y vital de lo que podemos ver e incluso intuir. El universo, que hasta hace unos siglos nos parecía previsible y constante, en realidad es misterioso e insondable. Pero también queda la impresión de que, dentro de lo microscópico que resulta bajo esta mirada una vida individual, estamos en la posibilidad de influir de manera consciente en nuestra experiencia. Esta influencia no parece estar disociada de la posibilidad de interpretar y significar esa realidad entretejida e interconectada que pareciera ser la existencia. La humanidad como especie está habilitada para aprender de las señales, los guiños y los desafíos que pone ante nosotros el devenir, aun a pesar de los misterios que entraña.       La intuición ha jugado siempre un papel fundamental en la vida de los seres humanos, y para continuar desarrollándolo en estos tiempos de incertidumbre existencial y cósmica lo primero potencial tanto nuestra capacidad de atención como la de observación. Prestar atención a las sincronicidades que nos resuenen y nos inviten al cambio y la transformación puede convertir nuestra vida en una pieza vital mucho más interesante y llena de oportunidades y creatividad. ¿Cómo empezar a jugar con estos mensajes sutiles y efímeros? Quizá la clave esté en mantener la atención en nuestra propia vida, en nuestro entorno, en nuestro propio devenir cotidiano, de tal manera que seamos capaces de observar lo que nos ocurre con una vocación de sentido y propósito. Es muy probable que si alcanzamos este grado de atención estemos en mejor posibilidad para sacarle provecho a las oportunidades y tomar mejores decisiones en nuestro día a día.   Web: www.juancarlosaldir.com Instagram:  jcaldir Twitter:   @jcaldir    Facebook: Juan Carlos Aldir  " ["post_title"]=> string(76) "La Sincronicidad como parte de la evolución y de la inteligencia subyacente" ["post_excerpt"]=> string(119) "–“Somos polvo de estrellas reflexionando sobre estrellas”. Carl Sagan (1934-1996), astrónomo estadounidense. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(75) "la-sincronicidad-como-parte-de-la-evolucion-y-de-la-inteligencia-subyacente" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-06-24 09:52:40" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-06-24 14:52:40" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=80241" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(46) ["max_num_pages"]=> float(23) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "18257d60be15e3b30b07c982fbae0dba" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

La Sincronicidad como parte de la evolución y de la inteligencia subyacente

–“Somos polvo de estrellas reflexionando sobre estrellas”. Carl Sagan (1934-1996), astrónomo estadounidense.

junio 24, 2022
Punto ciego

Punto ciego

Detrás de la figura de un criminal, hay una historia que explica su conducta. Todo es cuestión de pensar que existe ...

mayo 31, 2022




Más de categoría

La Sincronicidad como parte de la evolución y de la inteligencia subyacente

–“Somos polvo de estrellas reflexionando sobre estrellas”. Carl Sagan (1934-1996), astrónomo estadounidense.

junio 24, 2022
Sobre los jesuitas asesinados en Chihuahua

Sobre los jesuitas asesinados en Chihuahua

Cuando pienso en el problema del crimen organizado en México, recuerdo la sentencia implacable a la entrada del infierno...

junio 24, 2022
La epidemia de los corazones de piedra

La epidemia de los corazones de piedra

Es triste vivir en una sociedad en donde la muerte y la violencia ya no es capaz de conmovernos,...

junio 24, 2022

Restauranteros de Nuevo León ante la crisis del agua piden ayuda

Ante la crisis del agua, recortes, y aunado a que no se respeta el horario de la programación del...

junio 23, 2022