¿Pandemia o hambre?

Los confinamientos provocados por  el COVID-19 y sus consecuencias, nos recordaron que estábamos como de fiesta horas antes de un examen profesional. Los primeros meses del famoso “Quédate en Casa” fueron de imperiosa necesidad, para ganar algo...

3 de marzo, 2021 ¿Pandemia o hambre?

Los confinamientos provocados por  el COVID-19 y sus consecuencias, nos recordaron que estábamos como de fiesta horas antes de un examen profesional. Los primeros meses del famoso “Quédate en Casa” fueron de imperiosa necesidad, para ganar algo de tiempo, en cuanto a ampliación y reconversión hospitalaria, y también en lo relativo al aprendizaje de una enfermedad por completo desconocida hasta entonces.

El “Quédate en Casa” no volvió ya que simplemente se tiene que pensar en la economía. Hay gente (la mayoría) que no sabe de “actividades esenciales o no esenciales”. Simplemente o sale a trabajar o el fantasma del hambre lo acecha. No es casualidad, antes y todo lo contrario, que el doctor Hugo López-Gatell haya leído, por invitación del FCE, un poema de Miguel Hernández titulado “EL HAMBRE”. El poema resultó una metafórica perfecta para los tiempos que aún vivimos. La cruda realidad es una: la disyuntiva entre morir por COVID-19 o por hambre.

El objetivo único, dado el casi nulo control vía algún tratamiento eficaz contra el COVID-19, hicieron que los gobiernos del mundo tengan casi cero margen de maniobra y el mexicano no es la excepción. La meta, pues, era que la gente no muriese en las calles, que sucedieran contagios masivos cuando el virus era más fuerte y letal que hoy, ya que los virus se adaptan fácilmente para no matar tan rápido y así contagiar más, como ya vemos en las nuevas cepas que azotan ya Europa.

 La alternativa, para los que culpan al gobierno, era de plano la suspensión de garantías constitucionales; actuar como lo hizo el tan oscuro gobierno chino, con medidas draconianas, por ejemplo,  sellar (vía sus fuerzas armadas) edificios completos de departamentos que eran fuerte foco de infección en la Ciudad de Wuhan para que, de plano, la gente muriera, por el virus o de hambre en el encierro y así parar los contagios. Así, perdieron la vida, se estima, cosa de 3000 Ciudadanos chinos.

En México se apostó, después y aún ahora, a la responsabilidad ciudadana, donde se evidenció una sola cosa por parte de un porcentaje considerable de la población: en este sexenio tenemos mucho gobierno para tan poca Ciudadanía. El semáforo epidemiológico es hoy el instrumento de los gobiernos, federal y locales, para regular la salud y la economía. Un buen ejemplo es Guerrero, que cambió su semáforo a amarillo poco antes de la temporada turística de fin de año, pasando a principios de este 2021 al rojo, y que ahora, a vísperas del torneo abierto mexicano de tenis y de la semana santa, se vuelve a cambiar a color amarillo.

+ DE GINES




¿Cuál es el castigo por hacer negocios a partir de la muerte y el hambre?

Comentarios
object(WP_Query)#17639 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(62230) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "22-03-2021" ["before"]=> string(10) "19-04-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(62230) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "22-03-2021" ["before"]=> string(10) "19-04-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "opinion-y-analisis" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(false) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#17685 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#17648 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#17700 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "22-03-2021" ["before"]=> string(10) "19-04-2021" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(463) "SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2021-03-22 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2021-04-19 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (62230) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (15) ) AND rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish') GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2" ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#17651 (24) { ["ID"]=> int(63324) ["post_author"]=> string(2) "84" ["post_date"]=> string(19) "2021-04-02 15:28:16" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-04-02 20:28:16" ["post_content"]=> string(8908) "La crisis es el camino más efectivo para confortarnos con esas grandes preguntas de la existencia. Podemos tratar de no pensar en ello, podemos intentar vivir tan distraídos y enajenados como para no tener tiempo de encararlas, pero las preguntas están ahí para recordarnos que para estar vivos de verdad tenemos que intentar responderlas. Debido al periodo vacacional, esta semana haré una pausa en la publicación de los artículos relacionados con la Era Covid para abordar brevemente un tema sin duda cercano a estos tiempos: el hecho de “entrar en crisis”. Basado en texto de Joseph Gevaert, El problema del hombre: Introducción a la antropología filosófica, veremos las tres formas posibles de entrar en crisis. Admiración y Maravilla Todos, en algún momento, hemos experimentado esa sensación de maravillarnos ante lo que vemos y sentimos. No es extraño que esa cubetada repentina de conciencia vaya acompañada incluso de un estremecimiento físico. Tan impactante nos resultó esa vivencia en que interactuamos por un instante con el mundo, que nuestras terminaciones nerviosas se maravillan también.      El espectáculo de la naturaleza, la creación o descubrimiento que realiza otro hombre, la experiencia del amor o de alguna epifanía mística, pueden ser los caminos que nos conduzcan a sensibilizarnos sobre nuestra propia existencia y nos orillen a buscar respuesta sobre nuestro lugar en el mundo, en la existencia y aun en el universo.       Tras esa experiencia luminosa tratamos de asimilar lo que nos rodea. De entender por qué somos lo que somos y no de otra manera; por qué pensamos lo que pensamos y no otra cosa; por qué somos quienes somos y no otros; por qué, mientras nosotros no maravillamos con una pintura en especial, otros se maravillan con otra; por qué somos seres únicos y no somos todos iguales, como aseguran esas ideas demagógicas y simplistas que tratan de unificar por decreto lo que no puede siquiera entenderse por separado.      La admiración y la maravilla son la manera más alegre y dichosa de entrar en crisis, entendiendo ésta como un instante de sobresalto causado por una razón externa y que nos hace reflexionar y actuar de tal manera que no somos los mismos antes que después de ella. Esa manera feliz de cuestionarnos nos permite dar un pequeño paso hacia el entendimiento del mundo en que vivimos y nos permite abatir parcialmente el miedo de interiorizar y tratar de entender, no quienes queremos ser, sino quienes somos en realidad. Nos alienta a taladrar en nuestra conciencia para conocernos mejor y diferenciarnos del otro y así ser más cercanos a nosotros mismos. Frustración y desilusión Normalmente, lejos de mantener nuestra atención y sentidos abiertos al presente, vivimos demasiado ocupados haciendo cosas como para detenernos a meditar y dejamos que sea la propia existencia, cuando nos golpea con sus reveses imprevistos, la que nos exija que hagamos un alto en el camino para intentar entender lo que nos rodea.      No es ni remotamente agradable sentir de pronto que tras años de esfuerzo y de lucha por alcanzar una meta específica, ésta se nos niega convertida en fracaso y de pronto nada tiene sentido. Al igual que el caso anterior, también las consecuencias de ese estremecimiento interior pueden repercutir en manifestaciones físicas hasta llegara a la enfermedad y es justamente en ese momento en que caemos en el tobogán de la frustración y el sinsentido hasta que tocamos fondo y la mente nos exige tratar de entender nuestra situación. Ahí es donde nos cuestionamos sobre la existencia, sobre nosotros y sobre los demás, sobre el mundo y nuestro lugar en él, sobre si algo de lo que hemos hecho o que podemos hacer tiene el menor sentido, o todo es simplemente el cumplimiento de una labor biológica que terminará con nuestra muerte.      Estos son quizá los momentos de mayor soledad que puede vivir un ser humano; sin embargo, buscando en el fondo de nuestra mente podemos encontrar respuestas, todas parciales y momentáneas, desde luego, pero que nos permiten reconciliarnos con el mundo y quizá encontrarle algún sentido a nuestra existencia; o al menos que nos brinden un alivio momentáneo que nos regale un poco de esperanza como le sucedió al protagonista de ese breve cuento de Frederic Brown: “El último hombre sobre la tierra estaba sentado en su habitación. Llamaron a la puerta.1 Lo negativo del vacío Detesto esa idea de que todo tiempo pasado fue mejor; me parece, no solo absurda, sino también inútil. Yo no sé cómo vivían su cotidianidad hace dos o tres siglos, pero sé cómo la vivimos nosotros como país occidental e industrializado. En principio somos una enorme masa de individuos cuya identidad se reduce a un número y es solo por lo que poseemos por lo que nos podemos distinguir y así poder integrarnos a algún grupo social donde seamos aceptados, nos sintamos a gusto y podamos relacionarnos con otros con quienes compartamos ciertas características y deseos. Es ahí donde el automóvil que nos transporta, la zona de la ciudad donde vivimos, la ropa que usamos, los sitios de esparcimiento que frecuentamos, cobran una importancia capital. De pronto, sin saber bien a bien cómo, nos encontramos enajenados y saturados. Por un lado, absorbidos por el trabajo y la falta de tiempo y, por el otro, esclavos de la publicidad y el consumismo, atentos a aquello que “necesitamos” adquirir para completar esa “identidad social” con la que aparentemente estamos tan a gusto.       De pronto, algo sucede –una pandemia, por ejemplo– y nos damos cuenta que nada de eso que hacemos es realmente importante y que todo lo que nos rodea carece por completo de sentido y de significado. El mundo y el universo se mueven y rigen por sus propias reglas y hemos estado tan ocupados viviendo que no hemos sido capaces de existir con plenitud. Una vez más la crisis nos arrincona y la única manera de salir de ella es, o bien enajenarse más y continuar con nuestra rutina hasta que la muerte nos separe de ella, o reflexionar para encauzar nuestra existencia de tal manera que encontremos algún significado en el hecho de levantarnos cada mañana.      Del vacío es poco lo que se puede obtener, así que el aquejado por la crisis de vacío tendrá que luchar con su propia conciencia para salir de ahí o de lo contrario se convertirá en un muerto en vida. A manera de conclusión La crisis es quizá el camino más efectivo para confortarnos con esas grandes preguntas de la existencia para las que pocas veces encontramos respuesta. Podemos tratar de no pensar en ello, podemos intentar vivir tan distraídos y enajenados como para no tener tiempo de encararlas, pero las preguntas están ahí para recordarnos que para sabernos vivos de verdad necesitamos intentar responderlas. Esto no tiene que ser un martirio, al contrario; bien mirado, aun sin conocer las respuestas, estas dudas nos permiten sentirnos vivos y concientes de que existimos y de que es menester personal e íntimo entender quiénes somos y el universo misterioso que nos rodea. Los tiempos de cambio nos exigen enfrentar la vida (y las crisis) de forma constructiva. Las crisis siempre serán una oportunidad para hacer un alto y transformarse o sumergirnos en la angustia y hacer solo lo necesario para continuar viviendo. Es responsabilidad de cada uno optar por la opción que considere más oportuna.   1 Lavín Mónica, “Leo, luego escribo”, Lectorum, México, 2001, Pág. 126. Web: www.juancarlosaldir.com Instagram:  jcaldir Twitter:   @jcaldir    Facebook:  Juan Carlos Aldir" ["post_title"]=> string(19) "Tres Tristes Crisis" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(19) "tres-tristes-crisis" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-04-02 15:32:57" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-04-02 20:32:57" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=63324" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17614 (24) { ["ID"]=> int(63163) ["post_author"]=> string(2) "77" ["post_date"]=> string(19) "2021-03-30 10:58:19" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-03-30 15:58:19" ["post_content"]=> string(6716) "Con el paso de los años, algunos ciclos se repiten. La definición secundaria que hacemos de nuestra propia persona durante la adolescencia, de forma curiosa se repite cincuenta años más adelante, cuando somos poseedores de un legado histórico familiar dentro del cual buscamos encajar o, mejor dicho, definir un lugar para la posteridad, con miras al día cuando futuras generaciones revisen el árbol genealógico para conocer a los ancestros de los cuales provienen. Médico de profesión, no hallaría a qué familiar atribuirle la carga genética que me pudo haber llevado por ese camino.  El más cercano fue mi tío César, hermano de un tío político, ginecólogo de profesión, que hizo las veces de médico de cabecera para la familia. Sabedor de mis inquietudes profesionales, durante la preparatoria me permitió entrar al quirófano de la clínica donde trabajaba y vi mi primera cesárea, mi primer parto y mi primera craneotomía, entre muchos otros procedimientos. De igual modo atestigüé la primera muerte de una paciente, cuando los recursos médicos no lograron ganarle la carrera a la enfermedad. Ahora bien, con relación al oficio de escribir, sí traigo tinta en la sangre. Esa pasión que experimentaba desde pequeña tenía una causalidad evidente: Mi condición de hija única dentro de un hogar paterno estricto, me llevó a escribir para comunicarme, no tanto con los demás como conmigo misma para que al ver reflejados mis pensamientos, comenzara a desmadejarlos.  En esas primeras etapas sabía poco de la influencia por el lado paterno.  Fue hasta después cuando supe que el abuelo Esteban había sido columnista de El Universal, fundador de una editorial en La Habana, a donde debió escapar cuando su ideología política lo puso en riesgo de muerte. Gracias a su labor editorial publicó diversos libros de correligionarios que, de igual modo tuvieron que exiliarse en la isla de Cuba. Fue cuentista y novelista pero no tuve conocimiento de ello sino hasta mis inicios en el mundo periodístico, por motivos que no vienen al caso. Recuerdo en 1975, cuando me presenté al entonces diario La Opinión en Torreón, con mi primera colaboración, una que nadie me solicitó, pero que yo estaba propuesta a que me la publicaran. Serían unas 450 palabras que, luego de tanta revisión, había aprendido de memoria.  Tal vez les causó gracia a las jefas del rotativo, hijas de su fundador Rosendo Guerrero, que me lo aceptaron sin ponerle peros. Así tal cual, entró.  Fue entonces cuando descubrí el mundo de la palabra escrita, como quien se zambulle por primera vez dentro de una alberca sin límites y se identifica a tal grado con su naturaleza que comienza a convertirse en criatura acuática para el resto de sus días. Digo todo lo anterior, pues descubro, con tristeza, que mis investigaciones no han hallado una fecha en la que se conmemore la creación de la imprenta por Gutenberg en 1450, evento que en definitiva partió en dos la historia, pues amplió de manera exponencial  los alcances del pensamiento alrededor del mundo. De hecho, el término Jikji (que figura en el título de esta columna) fue en realidad el primer sistema de piezas móviles para armar tipos e imprimir. Ello ocurrió en China en el siglo 14, aunque con anterioridad, hacia el siglo nueve de nuestra época, se tienen documentados los primeros tipos de  sistemas de prensas en Oriente, unas a base de arcilla, otras en madera, y finalmente uno de piezas metálicas móviles (Jikji), con el que se imprimió un texto religioso intitulado “El Sutra del diamante”, del cual se conserva un ejemplar en el Museo de la Imprenta en Lyon (Francia). La impresión digital ha dado un brinco enorme en lo que a difusión de novedades se refiere.  Quiero imaginar que la diferencia con el sistema tradicional de impresión en linotipo es tan abismal como sería una litografía de un original: Facilita la difusión, recorta gastos, pero merma su calidad. Tengo presente las primeras veces que entré a la sala de imprenta de algún rotativo, me sentía como quien se introduce, casi de puntillas, a un recinto religioso. Recuerdo los sonidos toscos de las grandes máquinas, contra los musicales de las galeras mientras se iban rellenando con los tipos metálicos a una velocidad de prestidigitador, con los tipos colocados en espejo. Recuerdo el olor de la tinta que sentía entrar por los poros, y la vibrante etapa de impresión, moviendo el papel revolución a toda velocidad mediante una banda que avanzaba de arriba abajo, hasta el área de corte y doblado. Esa magia portentosa que se daba en medio de un barullo interminable de máquinas Remington tecleadas a toda velocidad por los reporteros que entraban y salían de las salas, con el cigarro en mano o entre los labios. Un ámbito que se antoja tan complejo, pero en realidad es tan lógico y ordenado dentro de esa locura auditiva que lo puebla.  Antes de la época de la Internet, la búsqueda de notas históricas mediante microfilm era una tarea más solitaria que la actual en la red. Era desplazar la pantalla de acetato sobre la luz hasta hallar aquel dato que confirmaba o desarmaba nuestro planteamiento. Hay fechas conmemorativas para todo: Especies animales; especies vegetales; comunidades humanas; costumbres; enfermedades; objetos materiales; fechas históricas; deportes. Vaya, hasta “el calcetín perdido” tiene su día, se conmemora cada 9 de mayo.  En cuanto a la palabra escrita hay fecha para la libertad de expresión, para algunos es el 27 de abril, para otros el 7 de junio, para algunos más el 14 de octubre… Pero en realidad, una fecha universal para conmemorar la obra de Johannes Gutenberg que venturosamente partió en dos la historia de la humanidad, no la he hallado. Tal vez exista y solo sea mi ignorancia en el tema.  La palabra escrita, herramienta  para conocer, analizarnos, comunicar, crear; puentear, erigir; descubrir, dialogar; entrar al mundo de la historia, merece una fecha única, universal e intemporal. ¿No les parece?  " ["post_title"]=> string(20) "Del Jikji al Twitter" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(20) "del-jikji-al-twitter" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-03-30 10:58:19" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-03-30 15:58:19" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=63163" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#17651 (24) { ["ID"]=> int(63324) ["post_author"]=> string(2) "84" ["post_date"]=> string(19) "2021-04-02 15:28:16" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-04-02 20:28:16" ["post_content"]=> string(8908) "La crisis es el camino más efectivo para confortarnos con esas grandes preguntas de la existencia. Podemos tratar de no pensar en ello, podemos intentar vivir tan distraídos y enajenados como para no tener tiempo de encararlas, pero las preguntas están ahí para recordarnos que para estar vivos de verdad tenemos que intentar responderlas. Debido al periodo vacacional, esta semana haré una pausa en la publicación de los artículos relacionados con la Era Covid para abordar brevemente un tema sin duda cercano a estos tiempos: el hecho de “entrar en crisis”. Basado en texto de Joseph Gevaert, El problema del hombre: Introducción a la antropología filosófica, veremos las tres formas posibles de entrar en crisis. Admiración y Maravilla Todos, en algún momento, hemos experimentado esa sensación de maravillarnos ante lo que vemos y sentimos. No es extraño que esa cubetada repentina de conciencia vaya acompañada incluso de un estremecimiento físico. Tan impactante nos resultó esa vivencia en que interactuamos por un instante con el mundo, que nuestras terminaciones nerviosas se maravillan también.      El espectáculo de la naturaleza, la creación o descubrimiento que realiza otro hombre, la experiencia del amor o de alguna epifanía mística, pueden ser los caminos que nos conduzcan a sensibilizarnos sobre nuestra propia existencia y nos orillen a buscar respuesta sobre nuestro lugar en el mundo, en la existencia y aun en el universo.       Tras esa experiencia luminosa tratamos de asimilar lo que nos rodea. De entender por qué somos lo que somos y no de otra manera; por qué pensamos lo que pensamos y no otra cosa; por qué somos quienes somos y no otros; por qué, mientras nosotros no maravillamos con una pintura en especial, otros se maravillan con otra; por qué somos seres únicos y no somos todos iguales, como aseguran esas ideas demagógicas y simplistas que tratan de unificar por decreto lo que no puede siquiera entenderse por separado.      La admiración y la maravilla son la manera más alegre y dichosa de entrar en crisis, entendiendo ésta como un instante de sobresalto causado por una razón externa y que nos hace reflexionar y actuar de tal manera que no somos los mismos antes que después de ella. Esa manera feliz de cuestionarnos nos permite dar un pequeño paso hacia el entendimiento del mundo en que vivimos y nos permite abatir parcialmente el miedo de interiorizar y tratar de entender, no quienes queremos ser, sino quienes somos en realidad. Nos alienta a taladrar en nuestra conciencia para conocernos mejor y diferenciarnos del otro y así ser más cercanos a nosotros mismos. Frustración y desilusión Normalmente, lejos de mantener nuestra atención y sentidos abiertos al presente, vivimos demasiado ocupados haciendo cosas como para detenernos a meditar y dejamos que sea la propia existencia, cuando nos golpea con sus reveses imprevistos, la que nos exija que hagamos un alto en el camino para intentar entender lo que nos rodea.      No es ni remotamente agradable sentir de pronto que tras años de esfuerzo y de lucha por alcanzar una meta específica, ésta se nos niega convertida en fracaso y de pronto nada tiene sentido. Al igual que el caso anterior, también las consecuencias de ese estremecimiento interior pueden repercutir en manifestaciones físicas hasta llegara a la enfermedad y es justamente en ese momento en que caemos en el tobogán de la frustración y el sinsentido hasta que tocamos fondo y la mente nos exige tratar de entender nuestra situación. Ahí es donde nos cuestionamos sobre la existencia, sobre nosotros y sobre los demás, sobre el mundo y nuestro lugar en él, sobre si algo de lo que hemos hecho o que podemos hacer tiene el menor sentido, o todo es simplemente el cumplimiento de una labor biológica que terminará con nuestra muerte.      Estos son quizá los momentos de mayor soledad que puede vivir un ser humano; sin embargo, buscando en el fondo de nuestra mente podemos encontrar respuestas, todas parciales y momentáneas, desde luego, pero que nos permiten reconciliarnos con el mundo y quizá encontrarle algún sentido a nuestra existencia; o al menos que nos brinden un alivio momentáneo que nos regale un poco de esperanza como le sucedió al protagonista de ese breve cuento de Frederic Brown: “El último hombre sobre la tierra estaba sentado en su habitación. Llamaron a la puerta.1 Lo negativo del vacío Detesto esa idea de que todo tiempo pasado fue mejor; me parece, no solo absurda, sino también inútil. Yo no sé cómo vivían su cotidianidad hace dos o tres siglos, pero sé cómo la vivimos nosotros como país occidental e industrializado. En principio somos una enorme masa de individuos cuya identidad se reduce a un número y es solo por lo que poseemos por lo que nos podemos distinguir y así poder integrarnos a algún grupo social donde seamos aceptados, nos sintamos a gusto y podamos relacionarnos con otros con quienes compartamos ciertas características y deseos. Es ahí donde el automóvil que nos transporta, la zona de la ciudad donde vivimos, la ropa que usamos, los sitios de esparcimiento que frecuentamos, cobran una importancia capital. De pronto, sin saber bien a bien cómo, nos encontramos enajenados y saturados. Por un lado, absorbidos por el trabajo y la falta de tiempo y, por el otro, esclavos de la publicidad y el consumismo, atentos a aquello que “necesitamos” adquirir para completar esa “identidad social” con la que aparentemente estamos tan a gusto.       De pronto, algo sucede –una pandemia, por ejemplo– y nos damos cuenta que nada de eso que hacemos es realmente importante y que todo lo que nos rodea carece por completo de sentido y de significado. El mundo y el universo se mueven y rigen por sus propias reglas y hemos estado tan ocupados viviendo que no hemos sido capaces de existir con plenitud. Una vez más la crisis nos arrincona y la única manera de salir de ella es, o bien enajenarse más y continuar con nuestra rutina hasta que la muerte nos separe de ella, o reflexionar para encauzar nuestra existencia de tal manera que encontremos algún significado en el hecho de levantarnos cada mañana.      Del vacío es poco lo que se puede obtener, así que el aquejado por la crisis de vacío tendrá que luchar con su propia conciencia para salir de ahí o de lo contrario se convertirá en un muerto en vida. A manera de conclusión La crisis es quizá el camino más efectivo para confortarnos con esas grandes preguntas de la existencia para las que pocas veces encontramos respuesta. Podemos tratar de no pensar en ello, podemos intentar vivir tan distraídos y enajenados como para no tener tiempo de encararlas, pero las preguntas están ahí para recordarnos que para sabernos vivos de verdad necesitamos intentar responderlas. Esto no tiene que ser un martirio, al contrario; bien mirado, aun sin conocer las respuestas, estas dudas nos permiten sentirnos vivos y concientes de que existimos y de que es menester personal e íntimo entender quiénes somos y el universo misterioso que nos rodea. Los tiempos de cambio nos exigen enfrentar la vida (y las crisis) de forma constructiva. Las crisis siempre serán una oportunidad para hacer un alto y transformarse o sumergirnos en la angustia y hacer solo lo necesario para continuar viviendo. Es responsabilidad de cada uno optar por la opción que considere más oportuna.   1 Lavín Mónica, “Leo, luego escribo”, Lectorum, México, 2001, Pág. 126. Web: www.juancarlosaldir.com Instagram:  jcaldir Twitter:   @jcaldir    Facebook:  Juan Carlos Aldir" ["post_title"]=> string(19) "Tres Tristes Crisis" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(19) "tres-tristes-crisis" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-04-02 15:32:57" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-04-02 20:32:57" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=63324" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(44) ["max_num_pages"]=> float(22) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "6aef2b103c066c6176b335e5dd508c69" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

Tres Tristes Crisis

La crisis es el camino más efectivo para confortarnos con esas grandes preguntas de la existencia. Podemos tratar de no pensar en...

abril 2, 2021

Del Jikji al Twitter

Con el paso de los años, algunos ciclos se repiten. La definición secundaria que hacemos de nuestra propia persona durante la adolescencia,...

marzo 30, 2021




Más de categoría

Codere en Problemas

En la conferencia matutina presidencial del 15 de abril pasado, el presidente de México volvió a referirse a las...

abril 16, 2021

Figuras opositoras clasistas y racistas

Dos casos emblemáticos han desnudado el clasismo y racismo opositor en las figuras emergentes que surgieron luego de la...

abril 16, 2021
Sequía en el Sur de Nuevo León

Sequía en el Sur de Nuevo León

El sur del estado de Nuevo León actualmente sigue enfrentando una problemática de sequía. Por ello el Congreso aprobó...

abril 15, 2021

De Frente Y Claro | PADRÓN NACIONAL DE USUARIOS DE TELEFONíA MÓVIL, OCURRENCIA REAL

El 17 de diciembre del 2020, en este espacio toqué el tema de la nueva ocurrencia de esta nefasta...

abril 15, 2021