Otorga Gobierno de Puebla atención médica a joven volador de Pahuatlán

En coordinación con el gobierno de Hidalgo, el paciente es trasladado a un nosocomio de la capital poblana. CIUDAD DE PUEBLA, Pue.- La Secretaría de Salud informa que el joven Anselmo Gómez Hernández, originario de Pahuatlán y...

20 de octubre, 2020
  • En coordinación con el gobierno de Hidalgo, el paciente es trasladado a un nosocomio de la capital poblana.

CIUDAD DE PUEBLA, Pue.- La Secretaría de Salud informa que el joven Anselmo Gómez Hernández, originario de Pahuatlán y quien sufrió una caída, será trasladado del Hospital General de Tulancingo a un nosocomio de la capital poblana para su atención ortopédica. Esta acción será en coordinación con el gobierno de Hidalgo.

Una vez que el paciente llegue al hospital, se le realizarán los estudios necesarios tal y como lo instruyó el gobernador Miguel Barbosa Huerta.

Con respecto al estado clínico del paciente, el secretario de Salud, José Antonio Martínez García precisó que su situación es grave derivado de las múltiples lesiones que tuvo a causa de una caída de más de 10 metros de altura; sin embargo, dijo está consciente, lo que favoreció el traslado con el consentimiento de los familiares.

Comentarios
object(WP_Query)#18155 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(57920) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "26-03-2021" ["before"]=> string(10) "23-04-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(57920) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "26-03-2021" ["before"]=> string(10) "23-04-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "opinion-y-analisis" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(false) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#18158 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#18157 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#18076 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "26-03-2021" ["before"]=> string(10) "23-04-2021" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(463) "SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2021-03-26 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2021-04-23 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (57920) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (15) ) AND rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish') GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2" ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#18150 (24) { ["ID"]=> int(63324) ["post_author"]=> string(2) "84" ["post_date"]=> string(19) "2021-04-02 15:28:16" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-04-02 20:28:16" ["post_content"]=> string(8908) "La crisis es el camino más efectivo para confortarnos con esas grandes preguntas de la existencia. Podemos tratar de no pensar en ello, podemos intentar vivir tan distraídos y enajenados como para no tener tiempo de encararlas, pero las preguntas están ahí para recordarnos que para estar vivos de verdad tenemos que intentar responderlas. Debido al periodo vacacional, esta semana haré una pausa en la publicación de los artículos relacionados con la Era Covid para abordar brevemente un tema sin duda cercano a estos tiempos: el hecho de “entrar en crisis”. Basado en texto de Joseph Gevaert, El problema del hombre: Introducción a la antropología filosófica, veremos las tres formas posibles de entrar en crisis. Admiración y Maravilla Todos, en algún momento, hemos experimentado esa sensación de maravillarnos ante lo que vemos y sentimos. No es extraño que esa cubetada repentina de conciencia vaya acompañada incluso de un estremecimiento físico. Tan impactante nos resultó esa vivencia en que interactuamos por un instante con el mundo, que nuestras terminaciones nerviosas se maravillan también.      El espectáculo de la naturaleza, la creación o descubrimiento que realiza otro hombre, la experiencia del amor o de alguna epifanía mística, pueden ser los caminos que nos conduzcan a sensibilizarnos sobre nuestra propia existencia y nos orillen a buscar respuesta sobre nuestro lugar en el mundo, en la existencia y aun en el universo.       Tras esa experiencia luminosa tratamos de asimilar lo que nos rodea. De entender por qué somos lo que somos y no de otra manera; por qué pensamos lo que pensamos y no otra cosa; por qué somos quienes somos y no otros; por qué, mientras nosotros no maravillamos con una pintura en especial, otros se maravillan con otra; por qué somos seres únicos y no somos todos iguales, como aseguran esas ideas demagógicas y simplistas que tratan de unificar por decreto lo que no puede siquiera entenderse por separado.      La admiración y la maravilla son la manera más alegre y dichosa de entrar en crisis, entendiendo ésta como un instante de sobresalto causado por una razón externa y que nos hace reflexionar y actuar de tal manera que no somos los mismos antes que después de ella. Esa manera feliz de cuestionarnos nos permite dar un pequeño paso hacia el entendimiento del mundo en que vivimos y nos permite abatir parcialmente el miedo de interiorizar y tratar de entender, no quienes queremos ser, sino quienes somos en realidad. Nos alienta a taladrar en nuestra conciencia para conocernos mejor y diferenciarnos del otro y así ser más cercanos a nosotros mismos. Frustración y desilusión Normalmente, lejos de mantener nuestra atención y sentidos abiertos al presente, vivimos demasiado ocupados haciendo cosas como para detenernos a meditar y dejamos que sea la propia existencia, cuando nos golpea con sus reveses imprevistos, la que nos exija que hagamos un alto en el camino para intentar entender lo que nos rodea.      No es ni remotamente agradable sentir de pronto que tras años de esfuerzo y de lucha por alcanzar una meta específica, ésta se nos niega convertida en fracaso y de pronto nada tiene sentido. Al igual que el caso anterior, también las consecuencias de ese estremecimiento interior pueden repercutir en manifestaciones físicas hasta llegara a la enfermedad y es justamente en ese momento en que caemos en el tobogán de la frustración y el sinsentido hasta que tocamos fondo y la mente nos exige tratar de entender nuestra situación. Ahí es donde nos cuestionamos sobre la existencia, sobre nosotros y sobre los demás, sobre el mundo y nuestro lugar en él, sobre si algo de lo que hemos hecho o que podemos hacer tiene el menor sentido, o todo es simplemente el cumplimiento de una labor biológica que terminará con nuestra muerte.      Estos son quizá los momentos de mayor soledad que puede vivir un ser humano; sin embargo, buscando en el fondo de nuestra mente podemos encontrar respuestas, todas parciales y momentáneas, desde luego, pero que nos permiten reconciliarnos con el mundo y quizá encontrarle algún sentido a nuestra existencia; o al menos que nos brinden un alivio momentáneo que nos regale un poco de esperanza como le sucedió al protagonista de ese breve cuento de Frederic Brown: “El último hombre sobre la tierra estaba sentado en su habitación. Llamaron a la puerta.1 Lo negativo del vacío Detesto esa idea de que todo tiempo pasado fue mejor; me parece, no solo absurda, sino también inútil. Yo no sé cómo vivían su cotidianidad hace dos o tres siglos, pero sé cómo la vivimos nosotros como país occidental e industrializado. En principio somos una enorme masa de individuos cuya identidad se reduce a un número y es solo por lo que poseemos por lo que nos podemos distinguir y así poder integrarnos a algún grupo social donde seamos aceptados, nos sintamos a gusto y podamos relacionarnos con otros con quienes compartamos ciertas características y deseos. Es ahí donde el automóvil que nos transporta, la zona de la ciudad donde vivimos, la ropa que usamos, los sitios de esparcimiento que frecuentamos, cobran una importancia capital. De pronto, sin saber bien a bien cómo, nos encontramos enajenados y saturados. Por un lado, absorbidos por el trabajo y la falta de tiempo y, por el otro, esclavos de la publicidad y el consumismo, atentos a aquello que “necesitamos” adquirir para completar esa “identidad social” con la que aparentemente estamos tan a gusto.       De pronto, algo sucede –una pandemia, por ejemplo– y nos damos cuenta que nada de eso que hacemos es realmente importante y que todo lo que nos rodea carece por completo de sentido y de significado. El mundo y el universo se mueven y rigen por sus propias reglas y hemos estado tan ocupados viviendo que no hemos sido capaces de existir con plenitud. Una vez más la crisis nos arrincona y la única manera de salir de ella es, o bien enajenarse más y continuar con nuestra rutina hasta que la muerte nos separe de ella, o reflexionar para encauzar nuestra existencia de tal manera que encontremos algún significado en el hecho de levantarnos cada mañana.      Del vacío es poco lo que se puede obtener, así que el aquejado por la crisis de vacío tendrá que luchar con su propia conciencia para salir de ahí o de lo contrario se convertirá en un muerto en vida. A manera de conclusión La crisis es quizá el camino más efectivo para confortarnos con esas grandes preguntas de la existencia para las que pocas veces encontramos respuesta. Podemos tratar de no pensar en ello, podemos intentar vivir tan distraídos y enajenados como para no tener tiempo de encararlas, pero las preguntas están ahí para recordarnos que para sabernos vivos de verdad necesitamos intentar responderlas. Esto no tiene que ser un martirio, al contrario; bien mirado, aun sin conocer las respuestas, estas dudas nos permiten sentirnos vivos y concientes de que existimos y de que es menester personal e íntimo entender quiénes somos y el universo misterioso que nos rodea. Los tiempos de cambio nos exigen enfrentar la vida (y las crisis) de forma constructiva. Las crisis siempre serán una oportunidad para hacer un alto y transformarse o sumergirnos en la angustia y hacer solo lo necesario para continuar viviendo. Es responsabilidad de cada uno optar por la opción que considere más oportuna.   1 Lavín Mónica, “Leo, luego escribo”, Lectorum, México, 2001, Pág. 126. Web: www.juancarlosaldir.com Instagram:  jcaldir Twitter:   @jcaldir    Facebook:  Juan Carlos Aldir" ["post_title"]=> string(19) "Tres Tristes Crisis" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(19) "tres-tristes-crisis" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-04-02 15:32:57" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-04-02 20:32:57" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=63324" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#18151 (24) { ["ID"]=> int(63664) ["post_author"]=> string(2) "73" ["post_date"]=> string(19) "2021-04-13 12:32:07" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-04-13 17:32:07" ["post_content"]=> string(6192) "Una de las mejores definiciones de cultura que he escuchado, me la obsequió uno de mis profesores de Preparatoria: don José Cervantes. Él es uno de esos milagros que la buena suerte pone en el camino de los estudiantes que pueden aprovecharlo. Don José, como lo llamábamos, tenía varios doctorados, había sido uno de los principales asesores en el gobierno mundial de los Hermanos Lasallistas en Roma y a algunas generaciones nos tocó su retorno. Con su colección de doctorados y su vastísima cultura, daba clases de sociología a los preparatorianos y para nuestra fortuna, nos legó una bibliografía que todavía no termino de leer. Él decía que cultura es aquello que queda cuando hemos quitado todo lo que resta, lo que hacemos con sentido valioso; todo, desde los saludos matutinos hasta la literatura, desde lo que comemos hasta cómo rezamos, cómo nos vestimos y cómo nos enamoramos; cultura, decía don Pepe, es identidad. Abracé esa definición con una fe que no he abandonado porque me ha permitido entender muchos de los fenómenos que hoy nos sacuden; por ejemplo, se reía en el aquel lejano 1988 cuando le hablaban de la “pérdida de valores” porque decía que valores siempre hay, pero que están cambiando y lo importante es que hay que tener valentía e inteligencia para sostener los que consideramos importantes como para pasar a la siguiente generación. Hoy, por ejemplo, cuando veo el plantón del partido oficial frente al INE y escucho las declaraciones desaforadas de los candidatos en riesgo, me viene a la memoria una de las “joyas” machistas de la cultura nacional. Frente al discurso de la legalidad y la democracia, frente a la protección del árbitro electoral, se erige, machorra y poderosa, la máxima de la cultura política mexicana de los últimos doscientos años: “A ver de qué cuero salen más correas” y su bonito corolario: “si no soy candidato no hay elección”. Lo “afortunado” es que el cinismo de la política mexicana debe inclinarse ante el tradicional disimulo nacional, porque la consecuencia necesaria es “para qué hacemos elecciones, ya mejor háganme gobernador”. Esas son las cosas propias de los valores que cuesta trabajo erradicar, de las prácticas que no pueden convivir con las sociedades modernas porque se resquebrajan al primer roce de razón; pero ahí están los dos alegres canchanchanes dormidos en la misma tienda para amenazar a una institución que a los ciudadanos nos ha costado años de lucha, vidas y movilizaciones.  Frente a la apuesta por la ley, el principio del “cuero y la correa” luce como la voz poderosa del macho alfa que invoca la diligencia porfiriana del principio “Yo, o el caos”. Las contradicciones son lo de menos, se pueden obviar, si MORENA nació de un largo movimiento cívico político, si atrajo a los sin voz, si movió conciencias y puso en acción estructuras y debates dormidos en nuestra conciencia nacional, eso ya no importa porque, ahora, por una gubernatura, se van a jugar su carta de principios, su cultura y, lástima que mi maestro se haya muerto, su identidad. La semana ha dado mucho para la reflexión de la cultura desde el poder, mire usted amigo lector, tenemos también el bonito espectáculo del logotipo del aeropuerto Felipe Ángeles y digo, si el problema no es el logotipo, ni lo feo que es, lo recargado, simplón, barroco y chafa que luce porque eso, usted coincidirá, es cuestión de gustos y habrá quien haya pensado que ni el aeropuerto Charles de Gaulle tiene una marca más linda y paquidérmica; a mi juicio, el meollo del asunto es que si ese símbolo se trata de uno de los proyectos señeros, del que debería invocar el triunfo sobre la corrupción, la persistencia de la voluntad contra la adversidad, habría de convocar lo mejor del talento gráfico de los mexicanos, que no es poco, concursarlo con un premio jugoso que convoque a los mejores a intentarlo, pero nos encontramos con un mamarracho salido de quién sabe dónde. Insisto, es cosa de gustos y habrá sin duda quien quisiera ver un buen Tiranosaurio en el logotipo del Tren Maya, porque, como decía mi abuela, si gustos no hubiera, el amarillo no se vendiera. Pero no se puede pedirle a los profesionales que saben hacer las cosas que dejen de comer y le dediquen largas horas de trabajo serio a producir un logotipo de primera categoría, que saben que no necesariamente va a ganar, si no existe la posibilidad de ganar para llevar el pan a la mesa. Lo mismo con los libros de texto. A ver de qué cuero salen más correas, si del de los creativos o del que quién sabe cómo y cuándo mandó a hacer el Dumbo cuaternario de Santa Lucía. Porque, ya hablando de convocatorias y concursos, el punto no está en si el gobierno tiene derecho a cambiar los libros de texto gratuitos para exponer su propia visión de la Historia, claro que la tiene, faltaba más, el General Cárdenas promovió y obtuvo una reforma constitucional para establecer que la educación que impartiera el Estado sería pública, laica, gratuita, obligatoria y socialista; el asunto es que no sabemos quiénes serán los sesudos autores de los textos y, por favor, convocar a los creadores gráficos, en la triste crisis que esa y otras industrias culturales vive y pedirles que le entren al diseño por el honor del reconocimiento, es como pedirle a las enfermeras que vivan de los aplausos del público agradecido por salvar nuestras vidas. Y sí, “a ver de qué cuero salen más correas”, ese será el nuevo punto de partida de la cultura nacional. Adiós a “viajero has llegado a la región más transparente del aire…”, lejos quede “por mi raza hablará el espíritu…”; de ahora en adelante, “a ver de qué cuero salen más correas” y mejor aún, “el que tiene más saliva come más pinole”. @cesarbc70" ["post_title"]=> string(22) "El cuero y las correas" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(22) "el-cuero-y-las-correas" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-04-13 12:32:07" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-04-13 17:32:07" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=63664" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#18150 (24) { ["ID"]=> int(63324) ["post_author"]=> string(2) "84" ["post_date"]=> string(19) "2021-04-02 15:28:16" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-04-02 20:28:16" ["post_content"]=> string(8908) "La crisis es el camino más efectivo para confortarnos con esas grandes preguntas de la existencia. Podemos tratar de no pensar en ello, podemos intentar vivir tan distraídos y enajenados como para no tener tiempo de encararlas, pero las preguntas están ahí para recordarnos que para estar vivos de verdad tenemos que intentar responderlas. Debido al periodo vacacional, esta semana haré una pausa en la publicación de los artículos relacionados con la Era Covid para abordar brevemente un tema sin duda cercano a estos tiempos: el hecho de “entrar en crisis”. Basado en texto de Joseph Gevaert, El problema del hombre: Introducción a la antropología filosófica, veremos las tres formas posibles de entrar en crisis. Admiración y Maravilla Todos, en algún momento, hemos experimentado esa sensación de maravillarnos ante lo que vemos y sentimos. No es extraño que esa cubetada repentina de conciencia vaya acompañada incluso de un estremecimiento físico. Tan impactante nos resultó esa vivencia en que interactuamos por un instante con el mundo, que nuestras terminaciones nerviosas se maravillan también.      El espectáculo de la naturaleza, la creación o descubrimiento que realiza otro hombre, la experiencia del amor o de alguna epifanía mística, pueden ser los caminos que nos conduzcan a sensibilizarnos sobre nuestra propia existencia y nos orillen a buscar respuesta sobre nuestro lugar en el mundo, en la existencia y aun en el universo.       Tras esa experiencia luminosa tratamos de asimilar lo que nos rodea. De entender por qué somos lo que somos y no de otra manera; por qué pensamos lo que pensamos y no otra cosa; por qué somos quienes somos y no otros; por qué, mientras nosotros no maravillamos con una pintura en especial, otros se maravillan con otra; por qué somos seres únicos y no somos todos iguales, como aseguran esas ideas demagógicas y simplistas que tratan de unificar por decreto lo que no puede siquiera entenderse por separado.      La admiración y la maravilla son la manera más alegre y dichosa de entrar en crisis, entendiendo ésta como un instante de sobresalto causado por una razón externa y que nos hace reflexionar y actuar de tal manera que no somos los mismos antes que después de ella. Esa manera feliz de cuestionarnos nos permite dar un pequeño paso hacia el entendimiento del mundo en que vivimos y nos permite abatir parcialmente el miedo de interiorizar y tratar de entender, no quienes queremos ser, sino quienes somos en realidad. Nos alienta a taladrar en nuestra conciencia para conocernos mejor y diferenciarnos del otro y así ser más cercanos a nosotros mismos. Frustración y desilusión Normalmente, lejos de mantener nuestra atención y sentidos abiertos al presente, vivimos demasiado ocupados haciendo cosas como para detenernos a meditar y dejamos que sea la propia existencia, cuando nos golpea con sus reveses imprevistos, la que nos exija que hagamos un alto en el camino para intentar entender lo que nos rodea.      No es ni remotamente agradable sentir de pronto que tras años de esfuerzo y de lucha por alcanzar una meta específica, ésta se nos niega convertida en fracaso y de pronto nada tiene sentido. Al igual que el caso anterior, también las consecuencias de ese estremecimiento interior pueden repercutir en manifestaciones físicas hasta llegara a la enfermedad y es justamente en ese momento en que caemos en el tobogán de la frustración y el sinsentido hasta que tocamos fondo y la mente nos exige tratar de entender nuestra situación. Ahí es donde nos cuestionamos sobre la existencia, sobre nosotros y sobre los demás, sobre el mundo y nuestro lugar en él, sobre si algo de lo que hemos hecho o que podemos hacer tiene el menor sentido, o todo es simplemente el cumplimiento de una labor biológica que terminará con nuestra muerte.      Estos son quizá los momentos de mayor soledad que puede vivir un ser humano; sin embargo, buscando en el fondo de nuestra mente podemos encontrar respuestas, todas parciales y momentáneas, desde luego, pero que nos permiten reconciliarnos con el mundo y quizá encontrarle algún sentido a nuestra existencia; o al menos que nos brinden un alivio momentáneo que nos regale un poco de esperanza como le sucedió al protagonista de ese breve cuento de Frederic Brown: “El último hombre sobre la tierra estaba sentado en su habitación. Llamaron a la puerta.1 Lo negativo del vacío Detesto esa idea de que todo tiempo pasado fue mejor; me parece, no solo absurda, sino también inútil. Yo no sé cómo vivían su cotidianidad hace dos o tres siglos, pero sé cómo la vivimos nosotros como país occidental e industrializado. En principio somos una enorme masa de individuos cuya identidad se reduce a un número y es solo por lo que poseemos por lo que nos podemos distinguir y así poder integrarnos a algún grupo social donde seamos aceptados, nos sintamos a gusto y podamos relacionarnos con otros con quienes compartamos ciertas características y deseos. Es ahí donde el automóvil que nos transporta, la zona de la ciudad donde vivimos, la ropa que usamos, los sitios de esparcimiento que frecuentamos, cobran una importancia capital. De pronto, sin saber bien a bien cómo, nos encontramos enajenados y saturados. Por un lado, absorbidos por el trabajo y la falta de tiempo y, por el otro, esclavos de la publicidad y el consumismo, atentos a aquello que “necesitamos” adquirir para completar esa “identidad social” con la que aparentemente estamos tan a gusto.       De pronto, algo sucede –una pandemia, por ejemplo– y nos damos cuenta que nada de eso que hacemos es realmente importante y que todo lo que nos rodea carece por completo de sentido y de significado. El mundo y el universo se mueven y rigen por sus propias reglas y hemos estado tan ocupados viviendo que no hemos sido capaces de existir con plenitud. Una vez más la crisis nos arrincona y la única manera de salir de ella es, o bien enajenarse más y continuar con nuestra rutina hasta que la muerte nos separe de ella, o reflexionar para encauzar nuestra existencia de tal manera que encontremos algún significado en el hecho de levantarnos cada mañana.      Del vacío es poco lo que se puede obtener, así que el aquejado por la crisis de vacío tendrá que luchar con su propia conciencia para salir de ahí o de lo contrario se convertirá en un muerto en vida. A manera de conclusión La crisis es quizá el camino más efectivo para confortarnos con esas grandes preguntas de la existencia para las que pocas veces encontramos respuesta. Podemos tratar de no pensar en ello, podemos intentar vivir tan distraídos y enajenados como para no tener tiempo de encararlas, pero las preguntas están ahí para recordarnos que para sabernos vivos de verdad necesitamos intentar responderlas. Esto no tiene que ser un martirio, al contrario; bien mirado, aun sin conocer las respuestas, estas dudas nos permiten sentirnos vivos y concientes de que existimos y de que es menester personal e íntimo entender quiénes somos y el universo misterioso que nos rodea. Los tiempos de cambio nos exigen enfrentar la vida (y las crisis) de forma constructiva. Las crisis siempre serán una oportunidad para hacer un alto y transformarse o sumergirnos en la angustia y hacer solo lo necesario para continuar viviendo. Es responsabilidad de cada uno optar por la opción que considere más oportuna.   1 Lavín Mónica, “Leo, luego escribo”, Lectorum, México, 2001, Pág. 126. Web: www.juancarlosaldir.com Instagram:  jcaldir Twitter:   @jcaldir    Facebook:  Juan Carlos Aldir" ["post_title"]=> string(19) "Tres Tristes Crisis" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(19) "tres-tristes-crisis" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-04-02 15:32:57" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-04-02 20:32:57" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=63324" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(39) ["max_num_pages"]=> float(20) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "bbc493e679ea620f7d12423bffda64d8" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

Tres Tristes Crisis

La crisis es el camino más efectivo para confortarnos con esas grandes preguntas de la existencia. Podemos tratar de no pensar en...

abril 2, 2021

El cuero y las correas

Una de las mejores definiciones de cultura que he escuchado, me la obsequió uno de mis profesores de Preparatoria: don José Cervantes....

abril 13, 2021




Más de categoría

Coppola regaña a obispos mexicanos

Al iniciar la CX Asamblea Plenaria, los obispos no se esperaban un mensaje de molestia por la realidad de...

abril 22, 2021

Germán Larrea y sus Pasiones: Letruska

No tengo duda de que Germán Larrea Mota-Velazco, el segundo hombre más rico del país, tiene muchas pasiones, pero...

abril 22, 2021

Sequía y desabasto de agua. ¿Qué vamos a hacer?

¿Cuál es el último buen aguacero que recuerdan en la Ciudad de México? En lo que va del año...

abril 22, 2021

De Frente Y Claro | CRISIS EN EL SECTOR SALUD

Sin lugar a dudas, al igual que otros sectores del país, el sector Salud enfrenta una crisis que raya...

abril 22, 2021