Miguel Barbosa encabeza sistema para enfrentar violencia contra las mujeres

    Participan en el encuentro el gobierno federal a través del CONAVIM e INMUJERES El gobernador Miguel Barbosa Huerta presidió la primera sesión ordinaria y firma de convenio del Sistema Estatal para Prevenir, Atender, Sancionar y Erradicar la...

13 de agosto, 2020

    Participan en el encuentro el gobierno federal a través del CONAVIM e INMUJERES

El gobernador Miguel Barbosa Huerta presidió la primera sesión ordinaria y firma de convenio del Sistema Estatal para Prevenir, Atender, Sancionar y Erradicar la Violencia contra las Mujeres en Puebla. En este encuentro donde se presentaron lineamientos para salvaguardar la integridad de las mujeres, así como medidas que garanticen su pleno desarrollo, participaron el gobierno federal, a través del INMUJERES y CONAVIM; así como la representación de los gobiernos municipales que son catalogados con alerta de género.

Barbosa Huerta señaló que, desde el inicio de su administración, comenzaron a enfrentar el problema, e hicieron estudios, donde encontraron que los orígenes de la violencia contra la mujer en Puebla, se debe a una desigualdad estructural.

El gobernador poblano indicó que hay muchos temas que inciden en este problema, el cual es multifactorial, “cuando la convivencia social se descompone, surgen ese tipo de acciones, cada vez, de manera más violenta, y es cuando las mujeres, padecen mucho. A las mujeres las debe procurar el estado y sus instituciones, así como la sociedad en su conjunto” aseguró.

En este marco, Barbosa Huerta recordó que, al rendir protesta como gobernador, Puebla ocupaba el quinto lugar en delincuencia, y hoy, de acuerdo al Consejo Nacional de Seguridad Pública, la Entidad ocupa el lugar 23. “Los delitos de alto impacto los bajamos todos, y tenemos a miles de delincuentes detenidos”, y en cuestión de feminicidios, prácticamente no hay impunidad.

Las representantes del gobierno federal, Patricia Uribe Zúñiga, del instituto Nacional de las Mujeres (INMUJERES), así María Fabiola Alanís Sámano, Comisionada Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia Contra las Mujeres (CONAVIM), reiteraron la disposición del gobierno federal de trabajar para enfrentar de forma eficiente este flagelo.




Por su parte, la secretaria de Igualdad Sustantiva del Gobierno Estatal, Mónica Díaz de Rivera informó que el programa Estatal para Prevenir, Atender, Sancionar y Erradicar la Violencia contra las Mujeres 2020-2024 comprende cuatro ejes y objetivos, 15 estrategias y 110 líneas de acción, que de forma interinstitucional funcionarán para salvaguardar la integridad de las mujeres; además, anunciaron el inicio de la campaña “No estás Sola”, con el mismo objetivo de atender las alertas de género.

Entre las estrategias que se desplegarán está el fortalecimiento de los servicios de atención a mujeres y niñas en situación de violencia, o en su caso, a sus hijas e hijos, en todos los sectores y regiones. Así como impulsar el desarrollo personal y el empoderamiento económico de las mujeres. A la par, incorporar un capítulo de derechos humanos, en los reglamentos municipales; o el juzgar con perspectiva de género, entre otras medidas.

En tanto, Fabiola Alanís, titular de la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia Contra las Mujeres (Conavim) en su mensaje destacó que en Puebla hay un gobernador comprometido con las causas de las mujeres, “y eso es una gran oportunidad, nosotras estamos observando ese compromiso que muestra el interés y respaldo del ejecutivo”, y finalmente acordaron dar continuidad a los trabajos con el Gobierno poblano.

En dicha sesión realizada de manera virtual, participaron la presidenta honoraria del Sistema Estatal DIF, Rosario Orozco Caballero; el fiscal estatal, Gilberto Higuera Bernal; el diputado local y presidenta de la Junta de Gobierno y Coordinación Política del Congreso, Gabriel Biestro Medinilla, el titular del Tribunal Superior de Justicia, Héctor Sánchez Sánchez, así como integrantes del gabinete y presidentes municipales.

Comentarios
object(WP_Query)#17685 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(27482) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "23-03-2021" ["before"]=> string(10) "20-04-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(27482) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "23-03-2021" ["before"]=> string(10) "20-04-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "opinion-y-analisis" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(false) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#17696 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#17708 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#17715 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "23-03-2021" ["before"]=> string(10) "20-04-2021" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(463) "SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2021-03-23 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2021-04-20 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (27482) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (15) ) AND rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish') GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2" ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#5432 (24) { ["ID"]=> int(62896) ["post_author"]=> string(2) "73" ["post_date"]=> string(19) "2021-03-23 10:35:15" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-03-23 15:35:15" ["post_content"]=> string(6771) " Decía Napoleón que no se puede vencer a un enemigo si no se le infunde miedo; solo vencemos sobre quien nos teme y, en sentido contrario, siempre somos susceptibles de ser derrotados, sobre todo por nuestros temores. Las vacunas que entre aciertos y errores van extendiéndose sobre la población nos ofrecen un peculiar espectáculo que no puede pasar desapercibido. Se trata del fenómeno de la esperanza y cómo es que afecta a la convivencia en las sociedades. La pandemia no está domada, está lejos todavía de serlo, pero la necesidad acicatea y nos obliga a ir tomando decisiones, ocupando espacios y a reconstruir nuestra vida en la medida de lo posible, la idea de que nuestros adultos mayores están saliendo de peligro también contribuye a pensar que el final de este horrendo periodo ya está cerca. Pero seamos sinceros, volver a las calles, descuidar las medidas preventivas es producto  de esta confianza y el fruto más cruel de la esperanza. Ello solo hará que la solución se aleje y que paguemos un costo más alto en enfermos, sujetos a consecuencias que nadie puede prever con precisión todavía y sobre todo, muertes. La confianza es un acto humano inscrito en lo más profundo de su naturaleza, tenemos que guardar confianza y esperanza, de lo contrario nos quedaríamos inmóviles; pensamos que el mañana llegará y que será mejor, nos enseñaron que lo que alguien se propone puede cumplirlo e incluso, pensamos en ese sentido no solo como individuos sino también como especie. Julio Verne decía que lo que un hombre sueña otro lo puede realizar y ese es el sentido del progreso humano. Por eso, comerciar con la esperanza es también uno de los trucos más viejos que se conoce en el haber de la sagacidad y la mendacidad humanas. No soy especialista en el tema y no me permitiré hablar sobre la calidad de las vacunas o si el gobierno federal y los locales lo están haciendo bien; ese es su problema y la evaluación de los resultados se hace de manera constante dejándonos a todos un residuo de desazón que está golpeando con fuerza la credibilidad y la efectividad del control epidemiológico. Quiero hablar de nosotros, de los ciudadanos que llevamos a nuestros padres y a nuestros abuelos a que les sea administrada la vacuna; de la manera en que esto nos permite confiar en que habrá menos muertes y menos focos de contagio. Y también cabe preguntarnos cuándo es que serán vacunados los niños para poder reabrir las escuelas (parecería del más elemental sentido común que las instalaciones educativas no abran sus puertas sino hasta que los niños sean vacunados, ya se sabe lo complicado y casi imposible que sería controlar las medidas dentro de las escuelas); cuándo el personal médico público y privado habrá sido inoculado en su totalidad; cuáles son las mecánicas de la vacunación y cuál es su calendario; y cuándo podremos descansar, al menos en parte, de esta pesadilla. En el auditorio del Posgrado de la Facultad de Derecho de la UNAM, en Ciudad Universitaria hay un mural que retrata la lucha obrera frente a los excesos del capital; la iconografía del capitalista venal y criminal y de los fuertes y hermosos obreros, al estilo del realismo soviético impresionan, sin duda, al visitante; pero si se mira al detalle, encontramos en la parte baja, derecha para quien lo mira de frente, un enunciado que suele omitirse frente a la grandeza de las imágenes: “sin programa revolucionario no hay revolución” dice una pancarta sostenida por un obrero. Parte de nuestra lesionada confianza radica en que no podemos dialogar con seriedad respecto de la pandemia, porque no estamos encontrando ni la serenidad ni la veracidad en nuestro interlocutor oficial; el espectáculo de la vacunación, los heroicos aviones que la transportan y el madrugador equipo presidencial no son suficientes. Lo que necesitamos es saber el rumbo que van a tomar las cosas y lo mismo sucede con los demás aspectos de la vida nacional. Somos un pueblo irredento, siempre dispuesto a creer, siempre abierto al sacrificio que haga falta, pero lo que una sociedad no puede soportar, ya lo decía Maquiavelo, es el desorden, la ausencia de programa, la ignorancia de la meta. No tenemos tiempo y no queremos abandonar nuestra esperanza, haremos cualquier cosa por sostenerla y aferrarnos a ella, eso es lo que hacen los desesperados y también los que ya han perdido demasiado; para hacerlo la sociedad está ocupando espacios y todos somos testigos cómo han seguido, desde el inicio de la pandemia, las organizaciones de productores, distribuidores y consumidores en el ramo que mejor conozco: el de la cultura donde ya nadie espera apoyo ni protección y los libreros independientes se asocian con promotores de lectura, editores y lectores para sacar adelante la industria –mire usted el circulo virtuoso creado por la Universidad Autónoma de Nuevo León y la Red de Librerías independientes–. Y también atestiguamos desde la sociedad la aparición de actores políticos y efectivos movilizadores sociales que se mueven sin organizaciones formales sino a través de la inmediatez de las redes sociales y los medios electrónicos. La defensa de las mujeres frente a la violencia es un buen ejemplo y también la marea de opinión político electoral que a través de las cadenas comunicativas y de los ciudadanos que producen sus propios contenidos, van mostrando la obsolescencia y torpeza de las campañas tradicionales que apuestan por la desesperación y por el desánimo de no saber cuál de las opciones que hemos tomado sea la peor. Digámoslo de una vez, no hay mejor vacuna que la que uno pueda obtener, no hay peor vacuna que la que no se nos administra. Entremos con orden y confianza al proceso de vacunación, no perdamos la esperanza en que una vez más, como siempre y como parece estar inscrito en nuestra genética cultural, sabremos salir adelante. @cesarbc70 cesarcallejas.me" ["post_title"]=> string(36) "Las vacunas y el síndrome del miedo" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(35) "las-vacunas-y-el-sindrome-del-miedo" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-03-26 09:05:36" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-03-26 14:05:36" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=62896" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17646 (24) { ["ID"]=> int(63163) ["post_author"]=> string(2) "77" ["post_date"]=> string(19) "2021-03-30 10:58:19" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-03-30 15:58:19" ["post_content"]=> string(6716) "Con el paso de los años, algunos ciclos se repiten. La definición secundaria que hacemos de nuestra propia persona durante la adolescencia, de forma curiosa se repite cincuenta años más adelante, cuando somos poseedores de un legado histórico familiar dentro del cual buscamos encajar o, mejor dicho, definir un lugar para la posteridad, con miras al día cuando futuras generaciones revisen el árbol genealógico para conocer a los ancestros de los cuales provienen. Médico de profesión, no hallaría a qué familiar atribuirle la carga genética que me pudo haber llevado por ese camino.  El más cercano fue mi tío César, hermano de un tío político, ginecólogo de profesión, que hizo las veces de médico de cabecera para la familia. Sabedor de mis inquietudes profesionales, durante la preparatoria me permitió entrar al quirófano de la clínica donde trabajaba y vi mi primera cesárea, mi primer parto y mi primera craneotomía, entre muchos otros procedimientos. De igual modo atestigüé la primera muerte de una paciente, cuando los recursos médicos no lograron ganarle la carrera a la enfermedad. Ahora bien, con relación al oficio de escribir, sí traigo tinta en la sangre. Esa pasión que experimentaba desde pequeña tenía una causalidad evidente: Mi condición de hija única dentro de un hogar paterno estricto, me llevó a escribir para comunicarme, no tanto con los demás como conmigo misma para que al ver reflejados mis pensamientos, comenzara a desmadejarlos.  En esas primeras etapas sabía poco de la influencia por el lado paterno.  Fue hasta después cuando supe que el abuelo Esteban había sido columnista de El Universal, fundador de una editorial en La Habana, a donde debió escapar cuando su ideología política lo puso en riesgo de muerte. Gracias a su labor editorial publicó diversos libros de correligionarios que, de igual modo tuvieron que exiliarse en la isla de Cuba. Fue cuentista y novelista pero no tuve conocimiento de ello sino hasta mis inicios en el mundo periodístico, por motivos que no vienen al caso. Recuerdo en 1975, cuando me presenté al entonces diario La Opinión en Torreón, con mi primera colaboración, una que nadie me solicitó, pero que yo estaba propuesta a que me la publicaran. Serían unas 450 palabras que, luego de tanta revisión, había aprendido de memoria.  Tal vez les causó gracia a las jefas del rotativo, hijas de su fundador Rosendo Guerrero, que me lo aceptaron sin ponerle peros. Así tal cual, entró.  Fue entonces cuando descubrí el mundo de la palabra escrita, como quien se zambulle por primera vez dentro de una alberca sin límites y se identifica a tal grado con su naturaleza que comienza a convertirse en criatura acuática para el resto de sus días. Digo todo lo anterior, pues descubro, con tristeza, que mis investigaciones no han hallado una fecha en la que se conmemore la creación de la imprenta por Gutenberg en 1450, evento que en definitiva partió en dos la historia, pues amplió de manera exponencial  los alcances del pensamiento alrededor del mundo. De hecho, el término Jikji (que figura en el título de esta columna) fue en realidad el primer sistema de piezas móviles para armar tipos e imprimir. Ello ocurrió en China en el siglo 14, aunque con anterioridad, hacia el siglo nueve de nuestra época, se tienen documentados los primeros tipos de  sistemas de prensas en Oriente, unas a base de arcilla, otras en madera, y finalmente uno de piezas metálicas móviles (Jikji), con el que se imprimió un texto religioso intitulado “El Sutra del diamante”, del cual se conserva un ejemplar en el Museo de la Imprenta en Lyon (Francia). La impresión digital ha dado un brinco enorme en lo que a difusión de novedades se refiere.  Quiero imaginar que la diferencia con el sistema tradicional de impresión en linotipo es tan abismal como sería una litografía de un original: Facilita la difusión, recorta gastos, pero merma su calidad. Tengo presente las primeras veces que entré a la sala de imprenta de algún rotativo, me sentía como quien se introduce, casi de puntillas, a un recinto religioso. Recuerdo los sonidos toscos de las grandes máquinas, contra los musicales de las galeras mientras se iban rellenando con los tipos metálicos a una velocidad de prestidigitador, con los tipos colocados en espejo. Recuerdo el olor de la tinta que sentía entrar por los poros, y la vibrante etapa de impresión, moviendo el papel revolución a toda velocidad mediante una banda que avanzaba de arriba abajo, hasta el área de corte y doblado. Esa magia portentosa que se daba en medio de un barullo interminable de máquinas Remington tecleadas a toda velocidad por los reporteros que entraban y salían de las salas, con el cigarro en mano o entre los labios. Un ámbito que se antoja tan complejo, pero en realidad es tan lógico y ordenado dentro de esa locura auditiva que lo puebla.  Antes de la época de la Internet, la búsqueda de notas históricas mediante microfilm era una tarea más solitaria que la actual en la red. Era desplazar la pantalla de acetato sobre la luz hasta hallar aquel dato que confirmaba o desarmaba nuestro planteamiento. Hay fechas conmemorativas para todo: Especies animales; especies vegetales; comunidades humanas; costumbres; enfermedades; objetos materiales; fechas históricas; deportes. Vaya, hasta “el calcetín perdido” tiene su día, se conmemora cada 9 de mayo.  En cuanto a la palabra escrita hay fecha para la libertad de expresión, para algunos es el 27 de abril, para otros el 7 de junio, para algunos más el 14 de octubre… Pero en realidad, una fecha universal para conmemorar la obra de Johannes Gutenberg que venturosamente partió en dos la historia de la humanidad, no la he hallado. Tal vez exista y solo sea mi ignorancia en el tema.  La palabra escrita, herramienta  para conocer, analizarnos, comunicar, crear; puentear, erigir; descubrir, dialogar; entrar al mundo de la historia, merece una fecha única, universal e intemporal. ¿No les parece?  " ["post_title"]=> string(20) "Del Jikji al Twitter" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(20) "del-jikji-al-twitter" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-03-30 10:58:19" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-03-30 15:58:19" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=63163" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#5432 (24) { ["ID"]=> int(62896) ["post_author"]=> string(2) "73" ["post_date"]=> string(19) "2021-03-23 10:35:15" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-03-23 15:35:15" ["post_content"]=> string(6771) " Decía Napoleón que no se puede vencer a un enemigo si no se le infunde miedo; solo vencemos sobre quien nos teme y, en sentido contrario, siempre somos susceptibles de ser derrotados, sobre todo por nuestros temores. Las vacunas que entre aciertos y errores van extendiéndose sobre la población nos ofrecen un peculiar espectáculo que no puede pasar desapercibido. Se trata del fenómeno de la esperanza y cómo es que afecta a la convivencia en las sociedades. La pandemia no está domada, está lejos todavía de serlo, pero la necesidad acicatea y nos obliga a ir tomando decisiones, ocupando espacios y a reconstruir nuestra vida en la medida de lo posible, la idea de que nuestros adultos mayores están saliendo de peligro también contribuye a pensar que el final de este horrendo periodo ya está cerca. Pero seamos sinceros, volver a las calles, descuidar las medidas preventivas es producto  de esta confianza y el fruto más cruel de la esperanza. Ello solo hará que la solución se aleje y que paguemos un costo más alto en enfermos, sujetos a consecuencias que nadie puede prever con precisión todavía y sobre todo, muertes. La confianza es un acto humano inscrito en lo más profundo de su naturaleza, tenemos que guardar confianza y esperanza, de lo contrario nos quedaríamos inmóviles; pensamos que el mañana llegará y que será mejor, nos enseñaron que lo que alguien se propone puede cumplirlo e incluso, pensamos en ese sentido no solo como individuos sino también como especie. Julio Verne decía que lo que un hombre sueña otro lo puede realizar y ese es el sentido del progreso humano. Por eso, comerciar con la esperanza es también uno de los trucos más viejos que se conoce en el haber de la sagacidad y la mendacidad humanas. No soy especialista en el tema y no me permitiré hablar sobre la calidad de las vacunas o si el gobierno federal y los locales lo están haciendo bien; ese es su problema y la evaluación de los resultados se hace de manera constante dejándonos a todos un residuo de desazón que está golpeando con fuerza la credibilidad y la efectividad del control epidemiológico. Quiero hablar de nosotros, de los ciudadanos que llevamos a nuestros padres y a nuestros abuelos a que les sea administrada la vacuna; de la manera en que esto nos permite confiar en que habrá menos muertes y menos focos de contagio. Y también cabe preguntarnos cuándo es que serán vacunados los niños para poder reabrir las escuelas (parecería del más elemental sentido común que las instalaciones educativas no abran sus puertas sino hasta que los niños sean vacunados, ya se sabe lo complicado y casi imposible que sería controlar las medidas dentro de las escuelas); cuándo el personal médico público y privado habrá sido inoculado en su totalidad; cuáles son las mecánicas de la vacunación y cuál es su calendario; y cuándo podremos descansar, al menos en parte, de esta pesadilla. En el auditorio del Posgrado de la Facultad de Derecho de la UNAM, en Ciudad Universitaria hay un mural que retrata la lucha obrera frente a los excesos del capital; la iconografía del capitalista venal y criminal y de los fuertes y hermosos obreros, al estilo del realismo soviético impresionan, sin duda, al visitante; pero si se mira al detalle, encontramos en la parte baja, derecha para quien lo mira de frente, un enunciado que suele omitirse frente a la grandeza de las imágenes: “sin programa revolucionario no hay revolución” dice una pancarta sostenida por un obrero. Parte de nuestra lesionada confianza radica en que no podemos dialogar con seriedad respecto de la pandemia, porque no estamos encontrando ni la serenidad ni la veracidad en nuestro interlocutor oficial; el espectáculo de la vacunación, los heroicos aviones que la transportan y el madrugador equipo presidencial no son suficientes. Lo que necesitamos es saber el rumbo que van a tomar las cosas y lo mismo sucede con los demás aspectos de la vida nacional. Somos un pueblo irredento, siempre dispuesto a creer, siempre abierto al sacrificio que haga falta, pero lo que una sociedad no puede soportar, ya lo decía Maquiavelo, es el desorden, la ausencia de programa, la ignorancia de la meta. No tenemos tiempo y no queremos abandonar nuestra esperanza, haremos cualquier cosa por sostenerla y aferrarnos a ella, eso es lo que hacen los desesperados y también los que ya han perdido demasiado; para hacerlo la sociedad está ocupando espacios y todos somos testigos cómo han seguido, desde el inicio de la pandemia, las organizaciones de productores, distribuidores y consumidores en el ramo que mejor conozco: el de la cultura donde ya nadie espera apoyo ni protección y los libreros independientes se asocian con promotores de lectura, editores y lectores para sacar adelante la industria –mire usted el circulo virtuoso creado por la Universidad Autónoma de Nuevo León y la Red de Librerías independientes–. Y también atestiguamos desde la sociedad la aparición de actores políticos y efectivos movilizadores sociales que se mueven sin organizaciones formales sino a través de la inmediatez de las redes sociales y los medios electrónicos. La defensa de las mujeres frente a la violencia es un buen ejemplo y también la marea de opinión político electoral que a través de las cadenas comunicativas y de los ciudadanos que producen sus propios contenidos, van mostrando la obsolescencia y torpeza de las campañas tradicionales que apuestan por la desesperación y por el desánimo de no saber cuál de las opciones que hemos tomado sea la peor. Digámoslo de una vez, no hay mejor vacuna que la que uno pueda obtener, no hay peor vacuna que la que no se nos administra. Entremos con orden y confianza al proceso de vacunación, no perdamos la esperanza en que una vez más, como siempre y como parece estar inscrito en nuestra genética cultural, sabremos salir adelante. @cesarbc70 cesarcallejas.me" ["post_title"]=> string(36) "Las vacunas y el síndrome del miedo" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(35) "las-vacunas-y-el-sindrome-del-miedo" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-03-26 09:05:36" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-03-26 14:05:36" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=62896" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(43) ["max_num_pages"]=> float(22) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "651c77b5204df720348f6ee890346380" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

Las vacunas y el síndrome del miedo

Decía Napoleón que no se puede vencer a un enemigo si no se le infunde miedo; solo vencemos sobre quien nos teme...

marzo 23, 2021

Del Jikji al Twitter

Con el paso de los años, algunos ciclos se repiten. La definición secundaria que hacemos de nuestra propia persona durante la adolescencia,...

marzo 30, 2021




Más de categoría

Codere en Problemas

En la conferencia matutina presidencial del 15 de abril pasado, el presidente de México volvió a referirse a las...

abril 16, 2021

Figuras opositoras clasistas y racistas

Dos casos emblemáticos han desnudado el clasismo y racismo opositor en las figuras emergentes que surgieron luego de la...

abril 16, 2021
Sequía en el Sur de Nuevo León

Sequía en el Sur de Nuevo León

El sur del estado de Nuevo León actualmente sigue enfrentando una problemática de sequía. Por ello el Congreso aprobó...

abril 15, 2021

De Frente Y Claro | PADRÓN NACIONAL DE USUARIOS DE TELEFONíA MÓVIL, OCURRENCIA REAL

El 17 de diciembre del 2020, en este espacio toqué el tema de la nueva ocurrencia de esta nefasta...

abril 15, 2021