Miedo, angustia e ira engendran el populismo

Estamos ante un cambio copernicano, una nueva cosmovisión que cimbra creencias y el edificio social que construimos.

3 de julio, 2024 Miedo, angustia e ira engendran el populismo

Los grandes cambios políticos, económicos y tecnológicos sacuden y profanan el modo de vida de las personas. Rompen con sus referentes que orientan su vida y conducta. Como todo animal amenazado, los humanos reaccionamos, primero con miedo, mezclado con angustia y nostalgia y, por último, con ira. Cambiamos nuestro comportamiento. Desconfiamos. Somos hostiles. Nos preparamos para la defensa, el ataque o la huida. ¿Qué perturbó nuestro estado de ánimo? Las causas fueron la globalización económica (caracterizada por la apertura comercial y el libre movimiento de capitales) y la revolución tecnológica. Trastornaron nuestra vida y comunidades.

Globalización. La apertura comercial ocasionó que muchas empresas quebraran (en los países ricos implicó la relocalización productiva a naciones con mano de obra barata, principalmente en Asia). El trabajo estable y a veces de por vida se precarizó. Aumentaron desempleo e informalidad. Destruyó la vida de miles y desestructuró familias, comunidades y ciudades. He ahí la causa del temor, la angustia y la añoranza por un pasado mejor. El libre movimiento de capitales, inexplicable sin la revolución tecnológica -que con un clic hace posible mover de un país a otro miles de millones de dólares o pesos-, ató a los gobiernos al arbitrio del inversionista financiero: devaluaciones e inflación si no seguían políticas austeras, privatización y bajos salarios.

Los gobiernos dejaron de tener peso en la economía y en el bienestar de las personas. Todo se redujo a competencia y mérito escolar (devaluación del trabajo manual y las labores esenciales). Se confinó al gobierno a ser garante de la ley y el orden. Así, la democracia se degradó y vació de contenido: dejó de ser medio para que las personas controlen sus vidas y vivan bien, ética y económicamente. Devino en mero formalismo y medio para llegar al poder. México abrazó esa democracia formal e insuficiente. Y destruyó al ogro filantrópico (el Estado patrimonialista y corporativo) sin sustituto para millones. Angustia y añoranza. En consecuencia, todo tiempo pasado fue mejor.

Miedo, angustia y añoranza reclaman protección, seguridad. Las sociedades exigen hombres fuertes y providenciales que pongan orden, den sentido de pertenencia, de identidad y las reivindiquen. Por ello en el mundo, simultáneamente, son aclamados personajes autoritarios, que entienden y apelan a los sentimientos básicos de desamparo y desolación de la gente. En lenguaje entendible, simple, sin complejidad, se dirigen a sus pueblos y achacan los males a elites, burocracias y contrapesos al Ejecutivo (Legislativo, Judicial y órganos autónomos). Un discurso potente, incendiario, que denuncia esos males, mañana, tarde y noche, forja una nueva realidad y un sentido de identidad y pertenencia. Afloran la ira, el ánimo de revancha y venganza. Las resistencias a este orden populista poco a poco ceden, desaparecen.

Revolución tecnológica. La historia revela que las revoluciones se caracterizan por grandes movimientos especulativos, concentración del capital, destrucción de empresas y modos de vida. Por ejemplo, la invención de la escritura en los tiempos de Pericles transformó a la sociedad griega. La invención de la imprenta trastocó al catolicismo y surgió la Reforma y la Ilustración. La invención de la radio favoreció el encumbramiento de Hitler, Mussolini y Stalin, así como del mismo Roosevelt. Hoy la irrupción de las redes sociales, acompañada de la revolución de la biología, en particular, pero no únicamente, forjan un nuevo paradigma de ver y entender el mundo. Las redes sociales rompieron el consenso del relato liberal y dieron pie a múltiples visiones de la realidad, además de potenciar el discurso populista divisivo.

Y los algoritmos descubrieron los patrones de conducta de las personas y pueden manipular su comportamiento y generar adición, así como atrapar a las personas en mundos paralelos que no se entienden. También sabemos por la revolución biológica que la conducta humana es determinada por la química, por las hormonas y las neuronas. Gracias a ambos descubrimientos sabemos que la libertad del hombre no es una condición innata a su naturaleza. La determina nuestra química y el medio ambiente. Luego, somos predecibles y manipulables. El libre albedrío, que funda libertad personal, democracia y mercado libre se revela como invención filosófica. Elección y pensamiento libres son quimeras. Estamos ante un cambio copernicano, una nueva cosmovisión que cimbra creencias y el edificio social que construimos.

Te puede interesar:

Se acabó el Boom latinoamericano

Comentarios


Cómo encontrar una salida airosa para Joe Biden

Autor: Lester Munson Non-Resident Fellow, United States Studies Centre, University of Sydney A los pocos minutos de concluir el debate presidencial entre Joe...

julio 1, 2024
LAS ARMAS MODERNAS

Aumento de conflictos en el mundo

El último Índice de Paz Global nos presenta un mundo en creciente conflicto y militarización, con graves consecuencias económicas y humanitarias.

junio 28, 2024




Más de categoría

De Frente Y Claro | LA INSEGURIDAD EN TIENDAS DE AUTOSERVICIO DE LA CDMX 

Estos delincuentes de supermercados actúan en grupos de dos a cinco personas, eligen a sus víctimas, las rodean, simulan...

julio 18, 2024

Alito te quiere gobernar y Piña le sigue la corriente

En un acto digno de los mejores gánsteres, Alito Moreno modificó los estatutos del PRI para poder reelegirse en...

julio 18, 2024
Ya ni los Marines en Iwo Jima

Ya ni los Marines en Iwo Jima

Juvenil, fuerte, con rostro de líder guerrero, con el puño desafiando al destino y de remate: ¡la bandera de...

julio 17, 2024

(Falta de) SEGURIDAD

“Hapiness is submission to GODzilla” -Troy's bucket

julio 16, 2024