Los pecados de Echeverría

Echeverría será recordado por sus pecados. El sábado falleció el expresidente Luis Echeverría Álvarez, un hombre que antes y durante su sexenio (1970-1976), estuvo rodeado de señalamientos por sus malas decisiones. Hoy quiero destacar algunos de ellos....

12 de julio, 2022

Echeverría será recordado por sus pecados.

El sábado falleció el expresidente Luis Echeverría Álvarez, un hombre que antes y durante su sexenio (1970-1976), estuvo rodeado de señalamientos por sus malas decisiones. Hoy quiero destacar algunos de ellos.

A Echeverría se le atribuyen dos masacres cometidas en contra de estudiantes. El primero, como secretario de Gobernación en el sexenio de Gustavo Díaz Ordaz, donde se ordenó la masacre del 2 de octubre en Tlatelolco y cientos de estudiantes y obreros fueron asesinados y desaparecidos por agentes del Ejército (algunos dicen que más de 300). El segundo, el jueves 10 de junio de 1971, cuando el grupo paramilitar llamado “Halcones” atacaron a estudiantes de la UNAM y del Poli que se manifestaban a favor de la autonomía de la Universidad de Nuevo León. Se dice que hubo más de 120 fallecidos y cientos de heridos, aunque no hay una cifra exacta. Aunque Echeverría fue sometido a juicio en 2002, fue exonerado por un juez federal en el 2009.

Sus políticas económicas fueron populistas. Como el dinero no alcanzaba debido a la inflación, ordenó que se imprimiera más dinero y contrató la mayor deuda pública registrada con bancos comerciales internacionales. El peso pasó de 12.50 pesos por dólar a 22 pesos, en una devaluación histórica.

Como buen aspirante a dictador, estigmatizó a la juventud, prohibiendo los conciertos de rock. Y para silenciar a las voces críticas, censuró al Excelsior. Desde el gobierno se controlaba a la prensa, a la radio y a la televisión.

El gobierno de Echeverría, sin duda estuvo lleno de pecados. México vivió tiempos de represión militar y política. Los movimientos sociales o de oposición eran silenciados. A este conjunto de medidas se le llamó Guerra Sucia. Cientos de mexicanos fueron desaparecidos o asesinados. 

Comentarios


object(WP_Query)#16261 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(80856) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "01-09-2022" ["before"]=> string(10) "29-09-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(80856) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "01-09-2022" ["before"]=> string(10) "29-09-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "opinion-y-analisis" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#16265 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#16263 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#16264 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "01-09-2022" ["before"]=> string(10) "29-09-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(503) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-09-01 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-09-29 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (80856) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (15) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#16262 (24) { ["ID"]=> int(83276) ["post_author"]=> string(2) "32" ["post_date"]=> string(19) "2022-09-14 11:10:04" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-09-14 16:10:04" ["post_content"]=> string(10919) "“En Un Balcón Lejano De Chihuahua Juega Mi Padre Niño A Lo Único Que Sabe: Él Juega A Fusilar A Sus Soldados Sus Soldados De Plomo Hechos En Molde Por Sus Manos  Ingenuas. Siento En El Alma Su Dolor Intenso Su Miedo Al Desarraigo De Su Padre; Su Dolor De  Clarines Y  Cañones. Mientras Su Hermano Oscar,  A Paso Redoblado,  Su Hermano Niño Héroe,  Desafía A La Tormenta De La Muerte En La Decena Trágica De Mexico.” (1)  Dedico estas líneas, en homenaje a Oscar, Mario y Julio Chavezmontes, niños héroes y soldados de nuestra patria. Su heroísmo vive en el corazón de sus hijos.   Cuando vivía yo en el Molino de Santo Domingo, en las alturas de Tacubaya, una madrugada me despertó el toque de ordenanza del cuartel de Molino del Rey; la voz de los clarines y el redoble de los tambores resonaban los acordes de la antigua diana, adueñándose con su eco, de todos los rincones de la plaza. Al escuchar tan claramente la vieja tonada militar, mi mente viajó al 13 de septiembre de 1847, cuando desde el mismo sitio en el que ahora vivía yo, la artillería del ejército invasor comenzó a bombardear el Castillo de Chapultepec, para debilitar las defensas instaladas por los cadetes del Colegio Militar que entonces se encontraba en el mítico alcázar. Recordé cómo, cuatro días antes, durante la batalla de Molino del Rey, la caballería al mando  del General Juan N. Alvarez, permaneció pasiva en la Hacienda de Los Morales, cuando de haberse unido a la refriega, nos habríamos alzado con una victoria decisiva, en un momento que, en el Congreso de los Estados Unidos iba creciendo la oposición a la aventura expansionista del presidente James Polk, liderada por el Senador Thomas Corwin del Estado de Ohio, cuya defensa de México puede consultarse como The Corwin Speech on the Mexican War.  Pero Juan N. Álvarez, al que hoy se llama “benemérito de la patria” (como al falso ídolo masón  Benito Juárez), decidió no intervenir en las acciones, porque tenía una enemistad personal con el General Santa Anna, en cuya contra se levantaría en la Revolución de Ayutla, seis años más tarde. Mientras me dejaba llevar arrullado por la antigua diana, reviví la frustración de los defensores de Churubusco, entre mis recuerdos infantiles, de cuando mi padre me llevó a ver el convento donde podían apreciarse en la madera de los pisos, los bayonetazos desesperados de la tropa que intentaba liberar los cañones de sus fusiles, para desatascarlos de las balas cuyo calibre había resultado fatalmente equivocado. En las alturas de Chapultepec, el 13 de septiembre de 1847, todos los combatientes eran niños, que apenas estaban transitando a la adolescencia, delatada por la clásica voz destemplada de quienes comenzaban a ser hombres, y esa mañana se volvieron héroes; héroes todos. Entre aquellos niños de septiembre, figuró el joven Miguel  Miramón, que fue condecorado por su heroísmo en ese encuentro, llegando a ser, años más tarde, el presidente más joven de México contando 29 años de edad, al ocupar el cargo en 1860. Miguel Miramón, el patriota indomable, culminó su vida en el LUGAR DE HONOR  que le cedió el también mexicano Maximiliano de Habsburgo, en el cerro de las Campanas, donde con Tomás Mejía alcanzaron la inmortalidad de los valientes. Mientras pensaba yo en todo ésto, los ecos de la diana seguían resonando en mi alma, en un clamor interminable; fue entonces que recordé a mi tío Oscar, hermano de mi padre, que murió en Chihuahua combatiendo contra las fuerzas de Francisco Villa, después de haber participado como cadete del Colegio Militar en la jornada de la lealtad acompañando al Presidente Madero de Chapultepec al Palacio Nacional en febrero de 1913. Recordé a mi padre y a su hermano Mario, (cuya imagen ilustra esta remembranza) que se presentaron como voluntarios al General Rivas Guillén, para defender México contra las fuerzas del General John Pershing en 1916, durante la expedición punitiva lanzada para capturar a Francisco Villa. En aquel hecho de armas, las fuerzas mexicanas impidieron el paso de los invasores, que desistieron de su expedición y volvieron derrotados a Estados Unidos, porque además, no podían permitirse seguir enfrascados en esa persecución, cuando era inminente la entrada de Estados Unidos a la Primera Guerra Mundial. Evocando todos estos recuerdos, decidí salir a caminar al campo vecino, y me senté en una vieja banca que sirve para descanso de los ciclistas que circulan en dirección a Guttingen o a Wahlwies; la milpa detrás mío trajo a mi corazón en un murmullo, la lejana y dulce voz de México; desde aquí, pude ver a mis pequeños hijos, esperando ávidos el paso de los cadetes por Reforma y  Niza, en el ritual repetido desde mi propia infancia  sin faltar jamás, cada 16 de septiembre, excepto cuando al igual que ahora he estado como  estoy lejos de México.  Anoche traía en mi mano la pequeña bandera que me regaló  mi sobrino Paul en su única visita a este pequeño pueblo  de Stahringen en el extremo sur de Alemania; en el cielo claro, se veían las mismas estrellas que adornaban las noches cuando vivía yo en Churubusco. Como un regalo enviado desde mi patria, las campanas de nuestra pequeña iglesia de San Zeno, tañeron las once de la noche, cuando la tarde no había caído en México todavía; el eco de Molino del Rey hasta el Molino de Santo Domingo,  llegó claramente hasta este rincón a la orilla del bosque de Homburg, en cuyas alturas se asoman las ruinas de  un Ritterburg medieval que me recuerda Chapultepec. Desde su cima, la vista a través de los Alpes nevados, permite atisbar la inigualable belleza del Iztaccíhuatl y del Popocatépetl. Conforme caminé tranquilamente de regreso a mi casa, reviví las imágenes de las Fiestas Patrias en Chinameca, cuando mi hermano Renato fue ayudante municipal y a mí me habilitó de Cura Hidalgo, con una peluca blanca de algodón y unas polainas de cartón negro que cubrían mis huaraches aparentando botas. En aquella ocasión, desfilamos por todo Chinameca en una camioneta pick up, engalanada por una bellísima joven que portaba un vestido de china poblana confeccionado para ella por su mamá. Hoy he recordado las palabras de esa joven, que al momento  que la banda de la escuela local, comenzó a redoblar sus tambores y a tocar sus clarines, me miró emocionada hasta las lágrimas  y me dijo: ¡Qué  orgullo que somos mexicanos! Anoche pude ver las caras alegres de cientos de pequeños que nos vitoreaban  entonces al pasar por las calles de Chinameca, mientras nosotros les lanzábamos caramelos, silbatos y matracas cuyo sonido se sumaba de inmediato a la música marcial de la banda que encabezaba el desfile. Mañana, Dios mediante, llamaré por teléfono a mi hermana Ángeles, para encargarle que ponga por el altavoz de la centenaria Panaderia Cárdenas, las Mañanitas dedicadas a nuestra patria que jamás está distante; porque esta casa es un rincón de México  donde reina la Virgen de Guadalupe, con su imagen en todos los rincones, y donde nuestra bandera ondea festiva en el balcón desde el 1º de este mes. “Patria de organilleros y de magos;  De héroes y de quimeras; Vuelan mis golondrinas a tus costas;  A tus senos nevados. Me imagino volviendo a ti Por el mismo desierto que he cruzado, Asido a tus canciones entonadas para que no olvidaras que soy tu hijo; Para que no olvidaras mí esperanza. Nunca saldrás de mí porque te amo En tu crisol de lágrimas y abrazos, Calaveras de azúcar y cohetones Te recuerdo sonriendo en tus balcones. Tierra de Guadalupe y de San Judas;  Tu  imagen no se borra en la distancia Tu amor no se marchita con los años.  Te llevo en mi, con orgullo en las heridas/ Que se abrieron al irme y añorarte; Estas en mis arrugas y en los callos De estas manos que sueñan con tocarte.”(2)      _____________________________________ Stahringen am Bodensee, Baden Wurttemberg, México  Con Chinameca en mi corazón. 
  1. Fragmento de La Nogalera (Chihuahua, 2004)
  2. Fragmento de No me Esperes Despierta (Stahringen 2006)
" ["post_title"]=> string(24) "Todos los niños héroes" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(22) "todos-los-ninos-heroes" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-09-14 11:10:04" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-09-14 16:10:04" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=83276" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#16240 (24) { ["ID"]=> int(83576) ["post_author"]=> string(2) "42" ["post_date"]=> string(19) "2022-09-21 11:09:26" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-09-21 16:09:26" ["post_content"]=> string(4442) "Este texto podría comenzar con una frase popular mexicana: "A palo dado, ni Dios lo quita". Esto viene a cuento por aquellas declaraciones que el expresidente Miguel de la Madrid juzgó convenientes y oportunas para no dejar áreas oscuras en su paso a la Historia, puntualmente en el caso de quien fue su sucesor, a quien impulsó decididamente desde su paso por la Secretaría de Programación y Presupuesto de José López Portillo donde, a la postre, sus criterios y los de su equipo se impusieron a los de aquel tan variopinto gabinete, donde López Portillo exageró en imprimirle un ritmo de dialéctica en la toma de decisiones, reemplazando en ocasiones incluso, a los otros dos poderes y al mismo federalismo. Don José se inclinó por él sin tener duda alguna hacia el final de su administración, con aquello que afirmaba antes de la caída en crisis de 1982 (año sucesorio, por si fuera poco): "si los problemas del país son políticos, el sucesor será Javier García Paniagua (SEGOB); si económicos, Miguel de la Madrid Hurtado (SSP)". Fue así como el Padre (ya fallecido) del actual Secretario de seguridad pública de CDMX, Omar García Harfuch, quedó descartado del tan delicado juego sucesorio.  Las declaraciones de marras, citadas al principio de este texto, se referían a un abierto cuestionamiento en "la moralidad de los Salinas" y su desconocimiento al respecto (esto más relacionado a Raúl, su hermano, que al propio ex presidente, Carlos) que, muy diáfana y lúcidamente el expresidente De la Madrid espetó a Carmen Aristegui en una entrevista radiofónica en el año 2009, y que si bien se desdijo días después con un nada creíble "Estaba confundido... mis declaraciones carecen de validez". Lo que se tenía que decir se dijo, para descargo de conciencia del Licenciado De la Madrid.  Afirmaba el malogrado líder mexicano (guerrerense) José Francisco Ruiz Massieu, brillante alumno de De la Madrid, por cierto y quien fue el que más decididamente impulsor de su carrera política, no así Carlos Salinas de Gortari, como la mayoría aún piensa, que el anti expresidencialismo era una faceta, como costumbre del anterior sistema político mexicano, de lo más inmoral que existía, ya que "se exalta al Presidente en funciones con desmesura y al abandonar el cargo se pretende demeritarlo; demolerlo".  Sostenía también, en cuanto al mismo tema, que algunos políticos mostraban un rostro "entre repugnante y cómico". En esto tenía toda la razón; sin embargo, el expresidente De la Madrid dijo verdades que se nota que le atormentaban, máxime sabiendo los dos pecados más grandes del sexenio salinista: los excesos de su hermano, que influyeron en la reprivatización de la banca a casabolseros corruptos, y el hecho de que la sucesión presidencial misma se le haya salido por completo de las manos, en un juego perverso de su parte que a la fecha nadie logra entender y desentrañar por completo. Afirmaba en uno de sus libros Ruiz Massieu acerca del expresidente De la Madrid: "Los ciudadanos saben que fue un presidente tesonero, digno, recto, discreto, patriota y austero, y ello no es poco ni frecuente en el mundo del poder y, menos aún, en las circunstancias que él vivió...". No sólo Ruiz Massieu como todavía gobernador de Guerrero se expresaba así de su maestro, sino el mismo Presidente Salinas, quien en público y en privado lo consideró siempre como un "valioso activo del sistema".  Miguel de la Madrid, el "hombre gris" como se atreven a identificarlo algunos maledicentes, sí, "gris como el acero, por su templanza y confiabilidad", habría revirado su hijo Enrique, en una entrevista más o menos reciente, ejerció pues, algo así como un ex presidencialismo en sentido distinto, externando puntos de vista acerca de un expresidente, sí, pero a título de expresidente también, no como el acostumbrado en México, esto es, cómodamente desde el poder presidencial, y así se haya desdicho, por burdas y obvias presiones del propio Salinas vía Gambia Patrón y Luis Téllez, lo dicho quedó grabado en la memoria colectiva de forma indeleble, sumando así, un activo más para él, a los ojos de la implacable Historia contemporánea de México. " ["post_title"]=> string(70) "Miguel de la Madrid - Salinas: el anti expresidencialismo a la inversa" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(67) "miguel-de-la-madrid-salinas-el-anti-expresidencialismo-a-la-inversa" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-09-21 11:09:26" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-09-21 16:09:26" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=83576" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#16262 (24) { ["ID"]=> int(83276) ["post_author"]=> string(2) "32" ["post_date"]=> string(19) "2022-09-14 11:10:04" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-09-14 16:10:04" ["post_content"]=> string(10919) "“En Un Balcón Lejano De Chihuahua Juega Mi Padre Niño A Lo Único Que Sabe: Él Juega A Fusilar A Sus Soldados Sus Soldados De Plomo Hechos En Molde Por Sus Manos  Ingenuas. Siento En El Alma Su Dolor Intenso Su Miedo Al Desarraigo De Su Padre; Su Dolor De  Clarines Y  Cañones. Mientras Su Hermano Oscar,  A Paso Redoblado,  Su Hermano Niño Héroe,  Desafía A La Tormenta De La Muerte En La Decena Trágica De Mexico.” (1)  Dedico estas líneas, en homenaje a Oscar, Mario y Julio Chavezmontes, niños héroes y soldados de nuestra patria. Su heroísmo vive en el corazón de sus hijos.   Cuando vivía yo en el Molino de Santo Domingo, en las alturas de Tacubaya, una madrugada me despertó el toque de ordenanza del cuartel de Molino del Rey; la voz de los clarines y el redoble de los tambores resonaban los acordes de la antigua diana, adueñándose con su eco, de todos los rincones de la plaza. Al escuchar tan claramente la vieja tonada militar, mi mente viajó al 13 de septiembre de 1847, cuando desde el mismo sitio en el que ahora vivía yo, la artillería del ejército invasor comenzó a bombardear el Castillo de Chapultepec, para debilitar las defensas instaladas por los cadetes del Colegio Militar que entonces se encontraba en el mítico alcázar. Recordé cómo, cuatro días antes, durante la batalla de Molino del Rey, la caballería al mando  del General Juan N. Alvarez, permaneció pasiva en la Hacienda de Los Morales, cuando de haberse unido a la refriega, nos habríamos alzado con una victoria decisiva, en un momento que, en el Congreso de los Estados Unidos iba creciendo la oposición a la aventura expansionista del presidente James Polk, liderada por el Senador Thomas Corwin del Estado de Ohio, cuya defensa de México puede consultarse como The Corwin Speech on the Mexican War.  Pero Juan N. Álvarez, al que hoy se llama “benemérito de la patria” (como al falso ídolo masón  Benito Juárez), decidió no intervenir en las acciones, porque tenía una enemistad personal con el General Santa Anna, en cuya contra se levantaría en la Revolución de Ayutla, seis años más tarde. Mientras me dejaba llevar arrullado por la antigua diana, reviví la frustración de los defensores de Churubusco, entre mis recuerdos infantiles, de cuando mi padre me llevó a ver el convento donde podían apreciarse en la madera de los pisos, los bayonetazos desesperados de la tropa que intentaba liberar los cañones de sus fusiles, para desatascarlos de las balas cuyo calibre había resultado fatalmente equivocado. En las alturas de Chapultepec, el 13 de septiembre de 1847, todos los combatientes eran niños, que apenas estaban transitando a la adolescencia, delatada por la clásica voz destemplada de quienes comenzaban a ser hombres, y esa mañana se volvieron héroes; héroes todos. Entre aquellos niños de septiembre, figuró el joven Miguel  Miramón, que fue condecorado por su heroísmo en ese encuentro, llegando a ser, años más tarde, el presidente más joven de México contando 29 años de edad, al ocupar el cargo en 1860. Miguel Miramón, el patriota indomable, culminó su vida en el LUGAR DE HONOR  que le cedió el también mexicano Maximiliano de Habsburgo, en el cerro de las Campanas, donde con Tomás Mejía alcanzaron la inmortalidad de los valientes. Mientras pensaba yo en todo ésto, los ecos de la diana seguían resonando en mi alma, en un clamor interminable; fue entonces que recordé a mi tío Oscar, hermano de mi padre, que murió en Chihuahua combatiendo contra las fuerzas de Francisco Villa, después de haber participado como cadete del Colegio Militar en la jornada de la lealtad acompañando al Presidente Madero de Chapultepec al Palacio Nacional en febrero de 1913. Recordé a mi padre y a su hermano Mario, (cuya imagen ilustra esta remembranza) que se presentaron como voluntarios al General Rivas Guillén, para defender México contra las fuerzas del General John Pershing en 1916, durante la expedición punitiva lanzada para capturar a Francisco Villa. En aquel hecho de armas, las fuerzas mexicanas impidieron el paso de los invasores, que desistieron de su expedición y volvieron derrotados a Estados Unidos, porque además, no podían permitirse seguir enfrascados en esa persecución, cuando era inminente la entrada de Estados Unidos a la Primera Guerra Mundial. Evocando todos estos recuerdos, decidí salir a caminar al campo vecino, y me senté en una vieja banca que sirve para descanso de los ciclistas que circulan en dirección a Guttingen o a Wahlwies; la milpa detrás mío trajo a mi corazón en un murmullo, la lejana y dulce voz de México; desde aquí, pude ver a mis pequeños hijos, esperando ávidos el paso de los cadetes por Reforma y  Niza, en el ritual repetido desde mi propia infancia  sin faltar jamás, cada 16 de septiembre, excepto cuando al igual que ahora he estado como  estoy lejos de México.  Anoche traía en mi mano la pequeña bandera que me regaló  mi sobrino Paul en su única visita a este pequeño pueblo  de Stahringen en el extremo sur de Alemania; en el cielo claro, se veían las mismas estrellas que adornaban las noches cuando vivía yo en Churubusco. Como un regalo enviado desde mi patria, las campanas de nuestra pequeña iglesia de San Zeno, tañeron las once de la noche, cuando la tarde no había caído en México todavía; el eco de Molino del Rey hasta el Molino de Santo Domingo,  llegó claramente hasta este rincón a la orilla del bosque de Homburg, en cuyas alturas se asoman las ruinas de  un Ritterburg medieval que me recuerda Chapultepec. Desde su cima, la vista a través de los Alpes nevados, permite atisbar la inigualable belleza del Iztaccíhuatl y del Popocatépetl. Conforme caminé tranquilamente de regreso a mi casa, reviví las imágenes de las Fiestas Patrias en Chinameca, cuando mi hermano Renato fue ayudante municipal y a mí me habilitó de Cura Hidalgo, con una peluca blanca de algodón y unas polainas de cartón negro que cubrían mis huaraches aparentando botas. En aquella ocasión, desfilamos por todo Chinameca en una camioneta pick up, engalanada por una bellísima joven que portaba un vestido de china poblana confeccionado para ella por su mamá. Hoy he recordado las palabras de esa joven, que al momento  que la banda de la escuela local, comenzó a redoblar sus tambores y a tocar sus clarines, me miró emocionada hasta las lágrimas  y me dijo: ¡Qué  orgullo que somos mexicanos! Anoche pude ver las caras alegres de cientos de pequeños que nos vitoreaban  entonces al pasar por las calles de Chinameca, mientras nosotros les lanzábamos caramelos, silbatos y matracas cuyo sonido se sumaba de inmediato a la música marcial de la banda que encabezaba el desfile. Mañana, Dios mediante, llamaré por teléfono a mi hermana Ángeles, para encargarle que ponga por el altavoz de la centenaria Panaderia Cárdenas, las Mañanitas dedicadas a nuestra patria que jamás está distante; porque esta casa es un rincón de México  donde reina la Virgen de Guadalupe, con su imagen en todos los rincones, y donde nuestra bandera ondea festiva en el balcón desde el 1º de este mes. “Patria de organilleros y de magos;  De héroes y de quimeras; Vuelan mis golondrinas a tus costas;  A tus senos nevados. Me imagino volviendo a ti Por el mismo desierto que he cruzado, Asido a tus canciones entonadas para que no olvidaras que soy tu hijo; Para que no olvidaras mí esperanza. Nunca saldrás de mí porque te amo En tu crisol de lágrimas y abrazos, Calaveras de azúcar y cohetones Te recuerdo sonriendo en tus balcones. Tierra de Guadalupe y de San Judas;  Tu  imagen no se borra en la distancia Tu amor no se marchita con los años.  Te llevo en mi, con orgullo en las heridas/ Que se abrieron al irme y añorarte; Estas en mis arrugas y en los callos De estas manos que sueñan con tocarte.”(2)      _____________________________________ Stahringen am Bodensee, Baden Wurttemberg, México  Con Chinameca en mi corazón. 
  1. Fragmento de La Nogalera (Chihuahua, 2004)
  2. Fragmento de No me Esperes Despierta (Stahringen 2006)
" ["post_title"]=> string(24) "Todos los niños héroes" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(22) "todos-los-ninos-heroes" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-09-14 11:10:04" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-09-14 16:10:04" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=83276" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(55) ["max_num_pages"]=> float(28) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "ecf2dd7dc9e96ec2849431e1bd440763" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

Todos los niños héroes

“En Un Balcón Lejano De Chihuahua Juega Mi Padre Niño A Lo Único Que Sabe: Él Juega A Fusilar A Sus Soldados...

septiembre 14, 2022

Miguel de la Madrid - Salinas: el anti expresidencialismo a la inversa

Este texto podría comenzar con una frase popular mexicana: “A palo dado, ni Dios lo quita”. Esto viene a cuento por aquellas...

septiembre 21, 2022




Más de categoría

Los órdenes de gobierno locales: el talón de Aquiles del obradorismo

En los ámbitos locales es donde a MORENA se le han adherido no pocos elementos oportunistas, con la cultura...

septiembre 28, 2022

Los Sí y los No del “Ejercicio Participación Social” sobre la GN y MILITARES

El Ejército y la Marina son lo mejor que tenemos. Hay que conocerlos desde dentro para entenderlos. Lo malo...

septiembre 28, 2022

Seguridad Nacional

En varios foros se ha discutido hasta el cansancio la militarización de la Guardia Nacional, que ante la falta...

septiembre 27, 2022

Camila Parker y la reivindicación de las mujeres que aman demasiado

“Hombres necios que acusáis / a la mujer sin razón / sin ver que sois la ocasión / de...

septiembre 27, 2022