Lo Bueno, lo malo y lo feo del regreso a clases

La decisión de iniciar el ciclo escolar 2020-2021 de manera virtual, a través de programas de televisión tiene estas tres características. Es buena, porque se requiere que los estudiantes de todos los niveles, pero sobre todo, los...

4 de agosto, 2020

La decisión de iniciar el ciclo escolar 2020-2021 de manera virtual, a través de programas de televisión tiene estas tres características.

Es buena, porque se requiere que los estudiantes de todos los niveles, pero sobre todo, los de educación primaria y media continúen con el proceso educativo.

Es mala, porque el hecho de que los alumnos tomen sus clases por televisión tiene infinidad de posibilidades de que fracase. Tantas como alumnos estarían atendiendo.

Es fea, porque mostrará una realidad familiar que no gustará. Provocará mayor grado de estrés y la problemática familiar se verá aumentada. Por lo mismo, los índices de violencia doméstica, de por sí ya altos, sufrirán otro aumento.

Por supuesto que las hipótesis que presento deberán ser robustecidas o rechazadas por inviables, que es lo que deseo; sin embargo, creo que prevalecerán.

El gobierno actual tiene otra situación de emergencia que debe de atender: el regreso a clases, que es inviable en las condiciones normales debido a la pandemia del coronavirus.

Las opciones son dos solamente: continuar con el programa escolar o suspenderlo hasta que el semáforo regrese a verde, como hicieron algunos países, como Japón, China, Corea del Sur, España, Uruguay. Claro, con medidas de protección.

El actual régimen optó por una medida ni fría ni caliente: a la mitad. No suspenden, pero no reanudan de manera normal. 

¿Será la mejor decisión?

Siendo muy asertivo, pensaré que la decisión es una que está bien tomada.

Las clases serán por televisión, aparato que, se presume, está en casi todos los hogares mexicanos. La otra opción era por Internet, lo que representa un problema, porque solo el 76.6% de la población urbana es usuaria de Internet. 

En la zona rural la población usuaria se ubica en 47.7%. De los hogares del país, 44.3% dispone de computadora y 92.5% cuenta con al menos un televisor (de acuerdo con La Encuesta Nacional sobre Disponibilidad y Uso de Tecnologías de la Información en los Hogares 2019 proporciona información a nivel nacional, por ámbito urbano y rural y por estrato socioeconómico).

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), en colaboración con la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) y el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT), publica la Encuesta Nacional sobre Disponibilidad y Uso de Tecnologías de la Información en los Hogares (ENDUTIH) 2019.

Repito: de los hogares del país, 44.3% dispone de computadora y 92.5% cuenta con al menos un televisor. Ergo, la decisión era lógica.

Con esta “solución”, se podría dar continuidad a los programas escolares y la población estudiantil del país regresaría a clases como siempre, casi al final del verano. 

Tengo la impresión de que el actual régimen desea dar la imagen de que a pesar de la pandemia ha resuelto el grave problema que tiene el sector educativo; que no pasa nada, como es su costumbre.

Las familias mexicanas tuvieron que suspender las clases de los estudiantes en el mes de abril o mayo pasado y sacar el año escolar a como se haya podido, debido a la pandemia.

Ayer, lunes 3 de agosto, al estilo del actual régimen, se anunció la solución al problema. Habrá clases.

El secretario de Educación, portando su cubrebocas, no así el presidente, dijo que el próximo ciclo escolar iniciará el 24 de agosto y no el 10, como dijo en junio pasado, pero serían de forma virtual y con el apoyo de las cuatro televisoras más importantes del país: Grupo Imagen, Televisa, Televisión Azteca y Grupo Multimedios.

Aseguró que no existen las condiciones para arrancar las clases de manera presencial. Por lo que esta sería la solución.

Lo que en los hogares mexicanos ha de haber provocado reacciones encontradas entre las familias. ¿Cómo cuáles?

Qué bueno porque los estudiantes no correrán peligros de contagiarse en el salón de clases.

Qué malo porque quien los va a supervisar y a cuidar son los padres.

Qué feo porque en tres semanas los padres de familia tendrán que hacer ajustes a su vida y los maestros se enfrentarán a un escenario para el que no todos estarán preparados.

Lo bueno, lo malo y lo feo hacen su aparición.

¿Ya se imaginó cómo serán las clases? 

El gobierno tomó la decisión equivalente al trabajo en casa o como se dice pomposamente, “jomofis”. En este caso es “jomscul”.

El régimen federal asume que todos los padres de familia están en casa y pueden cuidar que los hijos se sienten a ver la tele para tomar sus clases. 

Creen –erróneamente– que los educandos estarán sentados, en su banco y su silla, como dijo el secretario de Educación, atentos a quién esté impartiendo la clase.

Además, dan por hecho que los maestros tienen la experiencia necesaria y adecuada para estar frente a una cámara, con un micrófono al cuello impartiendo clase.

Lo que es una hipótesis más descabellada que las que planteo al inicio de la presente entrega.

¿Qué va a pasar con los docentes? ¿Los van a turnar? ¿A entrenar?

¿El gobierno paga todo? ¿Y los libros, cómo los van a entregar? ¿Quién certifica el aprovechamiento, las tareas? ¿Quién cuidará de los niños? Hay cientos de preguntas más que no tienen respuesta en este momento.

El hecho de que los niños y adolescentes puedan pasar todo el día frente a la televisión viendo caricaturas y programas de entretenimiento, no implica que puedan tomar sus clases escolares de la misma forma. ¿Por qué? Porque no es entretenimiento, sino trabajo, para el que el ser humano se rebela desde la cuna.

Espero que se logre el proyecto. Pero creo que esto será como todo en este régimen: nada bueno, muy malo y muy feo. 

Así es el Meollo del Asunto.

Comentarios


object(WP_Query)#18013 (52) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(26759) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "05-11-2022" ["before"]=> string(10) "03-12-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(66) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(26759) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "05-11-2022" ["before"]=> string(10) "03-12-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "opinion-y-analisis" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["update_menu_item_cache"]=> bool(false) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#18017 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#18015 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#18016 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "05-11-2022" ["before"]=> string(10) "03-12-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(503) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-11-05 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-12-03 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (26759) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (15) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#18014 (24) { ["ID"]=> int(85538) ["post_author"]=> string(3) "195" ["post_date"]=> string(19) "2022-11-10 10:34:50" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-11-10 15:34:50" ["post_content"]=> string(6519) "Los asuntos políticos al interior de las universidades en México siempre han sido polémicos y generan muchas inquietudes y preguntas; de por sí, todo sistema que entra en una fase de transición genera incertidumbre. ¿Qué significa democratizar a las instituciones públicas de educación superior? ¿Por qué es necesario impulsar procesos democráticos? ¿Bajo qué características reconstruir la dinámica cultural y política de estas instituciones?  Superando las distintas acepciones que pueda tener el concepto democratización, en el caso de las universidades públicas ésta debe ser pensada como un proceso integral, donde además de ampliar la base comunitaria para participar en la toma de decisiones mediante el voto o para integrar los órganos colegiados de dirección de forma más representativa, sea planeada como la posibilidad de generar acciones más concretas para la integración de sectores vulnerables a sus aulas y una mayor inclusión de los grupos sociales que componen una región específica o el país en general.  Espacios de traslado y universitarios seguros para mujeres en particular, programas específicos de licenciatura para atención a la comunidad silente e invidente, posibilidades de integración a programas para estudiantes adultos y de la tercera edad, programas bilingües para alumnos de grupos étnicos, así como revisión de las implicaciones financieras para los estudiantes, sin olvidar la construcción de espacios para la libre discusión de las ideas científicas, políticas e incluso del ámbito espiritual, serían en estos tiempos aspectos mínimos a involucrar en los procesos de democratización de las universidades públicas.  Actualmente democratización e inclusión tienden a ser sustantivos que se corresponden en el universo simbólico de la educación superior.  Limitar la democracia universitaria al parlamentarismo sería limitar de nuevo la posibilidad de recuperar el liderazgo social de las instituciones públicas de educación superior.  En esencia, dos son las líneas de trabajo a recuperar en las discusiones sobre la democratización de las instituciones públicas de educación superior: el problema de la participación de la comunidad en la toma de decisiones, y  el problema de la democratización del acceso, lo cual aplica para los costos de ingreso como para los programas internos que permitan que los estudiantes potenciales que forman parte de grupos vulnerables se queden y se integren posteriormente al mercado laboral. La primera de las líneas de trabajo presupone la existencia de un modelo elitista de toma de decisiones y de configuración de las instancias de dirección, tanto de las instancias personales como de los órganos colegiados. Este modelo autocrático sería del cual habría que partir para transitar hacia un modelo de participación más amplio.  La segunda de estas vertientes de trabajo, por otra parte, presupone que los sistemas de ingreso (colegiaturas y exámenes incluidos) los programas y planes de estudio, las estrategias didácticas, los mecanismos de evaluación del desempeño estudiantil y los criterios académicos y administrativos para lograr egresar, entre otros factores, se volvieron elitistas o clasistas, lo que escapa de lo puramente académico y lo coloca en el terreno de lo ideológico.  Es decir, son antidemocráticas en tanto excluyen o marginan a estudiantes a partir de no visibilizar realidades específicas de sectores sociales y estudiantiles particulares. Y sí, la reglamentación académica y los modelos de trabajo no están adecuados del todo a las condiciones de alumnos que tengan algún impedimento para el pleno desarrollo de la motricidad o sentidos.  Y adicionalmente, esta última línea de trabajo está correlacionada a su vez con dos aspectos que son ineludibles: los lineamientos de los organismos internacionales para asegurar la calidad de la educación superior y el problema del eternamente insuficiente recurso destinado a la investigación y a las cuestiones operativas de estas instituciones.  Si durante un tiempo la reconfiguración jurídica de la vida universitaria nacional promovió modelos autocráticos en la toma de decisiones y anuló la posibilidad de un voto universal, símbolo fundamental de la democracia participativa en las diferentes instituciones, hoy esto puede pasar a segundo término, porque lo importante no es de donde transitamos, sino hacia dónde, es decir, cual es el modelo democrático que se busca: el de la democracia como inclusión social o el de la democracia como ampliación del universo de personas que tomarán decisiones, y aunque se priorice uno, en realidad no debieran de ser excluyentes y en la democratización de estas instituciones debiéramos ir por “todas las canicas”.   En la discusión subyace un aspecto que tal vez no haya sido suficientemente abordado: el tema de lo generacional. Las características y el contexto social del estudiante actual ha cambiado, los niveles de interés en los asuntos públicos, su formas, niveles y espacios de interacción social, su formación para desarrollar su interés para participar en la toma de decisiones colectivas es asunto que le compete a la universidad pública, en tanto que el desarrollo que estos organismos educativos dan no solo es científico, sino social y cultural. Seriamente golpeada por la pandemia, por la nueva realidad mediática y por la inseguridad que se vive, la salud emocional del joven estudiante puede ser atendida a partir de modelos socioculturales donde la universidad jugaría un papel importante si se amplían los espacios para la interacción y participación.  Las condiciones internas, como el interés del gremio académico de reconfigurar las formas de participación están dadas; sin embargo, la dimensión de la democratización como inclusión social requiere de la participación de otros sectores, como el político y la revisión de lo presupuestal, que, creo, es el punto más débil de la red de factores involucrados. " ["post_title"]=> string(41) "Universidades Públicas: democratización" ["post_excerpt"]=> string(142) "¿Qué significa democratizar a las instituciones públicas de educación superior? ¿Por qué es necesario impulsar procesos democráticos? " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(38) "universidades-publicas-democratizacion" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-11-10 10:34:50" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-11-10 15:34:50" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=85538" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17989 (24) { ["ID"]=> int(85565) ["post_author"]=> string(2) "62" ["post_date"]=> string(19) "2022-11-10 12:59:10" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-11-10 17:59:10" ["post_content"]=> string(6458) "El pasado 7 de noviembre la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, señaló a la fiscalía de Morelos de pretender encubrir el feminicidio de Ariadna Fernanda López Díaz cuyo cuerpo fue encontrado en la vecina entidad. El primer informe mencionaba que la razón principal de su muerte habría sido una sobredosis alcohólica y una broncoaspiración. El fiscal Uriel Carmona Gándara, en un mensaje a los medios el pasado viernes 4 de noviembre, explicó que el cuerpo de la mujer no presentaba signos de violencia, por lo que se descartaba un feminicidio. No explicó los motivos de por qué la mujer que estaba en una fiesta en la Ciudad de México, fuera hallada muerta en la carretera a Cuernavaca, a la altura de la curva de la Pera, Tepoztlán. Para la familia de la asesinada resultaba ilógica la historia contada desde la fiscalía de Morelos. Su revictimización desde la institución de justicia les hizo desconfiar de la narrativa, por lo que solicitaron una segunda necropsia a la Fiscalía de la Ciudad de México, a cargo de Ernestina Godoy. En este segundo estudio forense se descubrió que la joven había sufrido golpes y que la causa de muerte era un traumatismo múltiple: conclusión completamente diferente a la presentada por el fiscal Carmona Gándara y la fiscal de feminicidios, Fabiola García Betanzos. Durante la conferencia de prensa de la jefa de Gobierno se presentaron videos de cámaras de seguridad del estacionamiento del inmueble ubicado en Campeche 15. Se observa que el presunto feminicida carga el cuerpo sin vida de Ariadna para meterlo a la cajuela de una camioneta. Las imágenes fuertes reflejan la crudeza de un intento de encubrimiento de un feminicidio ocurrido muy probablemente al interior del apartamento. A raíz del caso, el empresario Rautel N se entregó a la procuraduría de Nuevo León para enfrentar las acusaciones de feminicidio de la fiscalía capitalina, así como su pareja sentimental, Vanessa N quien fue detenida en el Estado de México. Cerca de la medianoche del 7 de noviembre de noviembre, Rautel N fue trasladado a la Ciudad de México por elementos de la fiscalía de la ciudad de México para que siga su proceso judicial en el Reclusorio Oriente.  Por su parte la conferencia mañanera del 8 de noviembre, el presidente Andrés Manuel López Obrador sugirió que la Fiscalía General de la República atrajera el caso para que se investigue a fondo y privilegiando un enfoque de derechos humanos. También respaldó a Cuauhtémoc Blanco y a Claudia Sheinbaum.  El día 30 de octubre Ariadna estaba en un restaurante de donde salió para dirigirse a la casa del presunto feminicida, Rautel N, donde supuestamente la habrían asesinado. El día 31 de octubre su cuerpo fue localizado sin vida en la carretera rumbo a Cuernavaca. Cabe destacar que el imputado hizo declaraciones contradictorias ante los medios,  incluso acudió al funeral de la víctima de 29 años. En este caso doloroso, la familia y amistades de la víctima aseguran que no confían en los resultados presentados por la fiscalía de Morelos. La jefa de Gobierno se mostró firme en contra del presunto encubrimiento del feminicidio de Ariadna Fernanda. Aseguró que no se tolerará la impunidad en la que presuntamente se busca favorecer a los autores materiales al estar presuntamente relacionados con el fiscal de Morelos (aunque no ha presentado pruebas de dicha relación). Por su parte, el fiscal Carmona ha negado las acusaciones y mediante un comunicado, la fiscalía de Morelos dijo que coadyuvará en la investigación y que permitirá a la fiscalía de la Ciudad de México ser la  institución de justicia a cargo de las investigaciones por el feminicidio.  Este presunto caso de encubrimiento recuerda al mediático feminicidio de Debanhi Escobar en Nuevo León que le costó el puesto al fiscal Gustavo Adolfo Guerrero y  mandó al fondo del precipicio la credibilidad de la periodista Azucena Uresti por jugar a favor del poder judicial y estatal en la lamentable historia de encubrimientos y desaseo jurídico. A pesar de la politiquería existente en el uso de la tragedia, de no ser por la decidida intervención de Sheinbaum, la familia de Ariadna hubiera padecido la injusticia de no perseguir el crimen de su joven familiar, con el agravio enorme de ser estigmatizada por su propia muerte. Como sucede de forma cotidiana con las decenas de feminicidios que ocurren impunemente en México,  muestran la crisis sistémica reinante en el poder judicial. En el fondo, el sistema de justicia está acostumbrado a revictimizar a sus mujeres y a no resolver la mayoría de sus feminicidios y delitos relacionados. Cada mes por lo regular, se hace viral un caso de feminicidio, violencia de género y abuso contra mujeres que, indefensas, se han convertido en un grupo lastimosamente vulnerable. Por ello, las movilizaciones feministas se han empezado a multiplicar y en redes sociales se creó el tema de tendencia: “Justicia para Ari”. Lejos de las elites de féminas cercanas al poder, la gran mayoría de las ciudadanas están indefensas ante una cultura machista, misógina y poco empática con las múltiples jornadas de las mujeres mexicanas. Son pocos los estados de la República mexicana donde se atienden los asesinatos de mujeres con una perspectiva de género y realizan protocolos para privilegiar las investigaciones como un feminicidio. La Ciudad de México avanza en esta pendiente causa jurídica para sus ciudadanas. Sin embargo el acceso a una justicia rápida y expedita para las mujeres es un ideal muy lejos de concretarse, al enfrentar causas históricas que difícilmente permiten el acceso a una vida libre de violencia contra las mujeres. Además de los retos laborales, familiares y de seguridad a las mujeres se les sigue pidiendo que cumplan el estereotipo de ser simples figuras maternas y de cuidadoras, lo que ha retrasado su desarrollo profesional y personal." ["post_title"]=> string(40) "Sheinbaum exhibe la fiscalía de Morelos" ["post_excerpt"]=> string(153) "El sistema de justicia mexicano está acostumbrado a revictimizar a sus mujeres y a no resolver la mayoría de sus feminicidios y delitos relacionados. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(39) "sheinbaum-exhibe-la-fiscalia-de-morelos" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-11-10 12:59:10" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-11-10 17:59:10" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=85565" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#18014 (24) { ["ID"]=> int(85538) ["post_author"]=> string(3) "195" ["post_date"]=> string(19) "2022-11-10 10:34:50" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-11-10 15:34:50" ["post_content"]=> string(6519) "Los asuntos políticos al interior de las universidades en México siempre han sido polémicos y generan muchas inquietudes y preguntas; de por sí, todo sistema que entra en una fase de transición genera incertidumbre. ¿Qué significa democratizar a las instituciones públicas de educación superior? ¿Por qué es necesario impulsar procesos democráticos? ¿Bajo qué características reconstruir la dinámica cultural y política de estas instituciones?  Superando las distintas acepciones que pueda tener el concepto democratización, en el caso de las universidades públicas ésta debe ser pensada como un proceso integral, donde además de ampliar la base comunitaria para participar en la toma de decisiones mediante el voto o para integrar los órganos colegiados de dirección de forma más representativa, sea planeada como la posibilidad de generar acciones más concretas para la integración de sectores vulnerables a sus aulas y una mayor inclusión de los grupos sociales que componen una región específica o el país en general.  Espacios de traslado y universitarios seguros para mujeres en particular, programas específicos de licenciatura para atención a la comunidad silente e invidente, posibilidades de integración a programas para estudiantes adultos y de la tercera edad, programas bilingües para alumnos de grupos étnicos, así como revisión de las implicaciones financieras para los estudiantes, sin olvidar la construcción de espacios para la libre discusión de las ideas científicas, políticas e incluso del ámbito espiritual, serían en estos tiempos aspectos mínimos a involucrar en los procesos de democratización de las universidades públicas.  Actualmente democratización e inclusión tienden a ser sustantivos que se corresponden en el universo simbólico de la educación superior.  Limitar la democracia universitaria al parlamentarismo sería limitar de nuevo la posibilidad de recuperar el liderazgo social de las instituciones públicas de educación superior.  En esencia, dos son las líneas de trabajo a recuperar en las discusiones sobre la democratización de las instituciones públicas de educación superior: el problema de la participación de la comunidad en la toma de decisiones, y  el problema de la democratización del acceso, lo cual aplica para los costos de ingreso como para los programas internos que permitan que los estudiantes potenciales que forman parte de grupos vulnerables se queden y se integren posteriormente al mercado laboral. La primera de las líneas de trabajo presupone la existencia de un modelo elitista de toma de decisiones y de configuración de las instancias de dirección, tanto de las instancias personales como de los órganos colegiados. Este modelo autocrático sería del cual habría que partir para transitar hacia un modelo de participación más amplio.  La segunda de estas vertientes de trabajo, por otra parte, presupone que los sistemas de ingreso (colegiaturas y exámenes incluidos) los programas y planes de estudio, las estrategias didácticas, los mecanismos de evaluación del desempeño estudiantil y los criterios académicos y administrativos para lograr egresar, entre otros factores, se volvieron elitistas o clasistas, lo que escapa de lo puramente académico y lo coloca en el terreno de lo ideológico.  Es decir, son antidemocráticas en tanto excluyen o marginan a estudiantes a partir de no visibilizar realidades específicas de sectores sociales y estudiantiles particulares. Y sí, la reglamentación académica y los modelos de trabajo no están adecuados del todo a las condiciones de alumnos que tengan algún impedimento para el pleno desarrollo de la motricidad o sentidos.  Y adicionalmente, esta última línea de trabajo está correlacionada a su vez con dos aspectos que son ineludibles: los lineamientos de los organismos internacionales para asegurar la calidad de la educación superior y el problema del eternamente insuficiente recurso destinado a la investigación y a las cuestiones operativas de estas instituciones.  Si durante un tiempo la reconfiguración jurídica de la vida universitaria nacional promovió modelos autocráticos en la toma de decisiones y anuló la posibilidad de un voto universal, símbolo fundamental de la democracia participativa en las diferentes instituciones, hoy esto puede pasar a segundo término, porque lo importante no es de donde transitamos, sino hacia dónde, es decir, cual es el modelo democrático que se busca: el de la democracia como inclusión social o el de la democracia como ampliación del universo de personas que tomarán decisiones, y aunque se priorice uno, en realidad no debieran de ser excluyentes y en la democratización de estas instituciones debiéramos ir por “todas las canicas”.   En la discusión subyace un aspecto que tal vez no haya sido suficientemente abordado: el tema de lo generacional. Las características y el contexto social del estudiante actual ha cambiado, los niveles de interés en los asuntos públicos, su formas, niveles y espacios de interacción social, su formación para desarrollar su interés para participar en la toma de decisiones colectivas es asunto que le compete a la universidad pública, en tanto que el desarrollo que estos organismos educativos dan no solo es científico, sino social y cultural. Seriamente golpeada por la pandemia, por la nueva realidad mediática y por la inseguridad que se vive, la salud emocional del joven estudiante puede ser atendida a partir de modelos socioculturales donde la universidad jugaría un papel importante si se amplían los espacios para la interacción y participación.  Las condiciones internas, como el interés del gremio académico de reconfigurar las formas de participación están dadas; sin embargo, la dimensión de la democratización como inclusión social requiere de la participación de otros sectores, como el político y la revisión de lo presupuestal, que, creo, es el punto más débil de la red de factores involucrados. " ["post_title"]=> string(41) "Universidades Públicas: democratización" ["post_excerpt"]=> string(142) "¿Qué significa democratizar a las instituciones públicas de educación superior? ¿Por qué es necesario impulsar procesos democráticos? " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(38) "universidades-publicas-democratizacion" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-11-10 10:34:50" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-11-10 15:34:50" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=85538" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(52) ["max_num_pages"]=> float(26) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "eb09326f30240cc32ea0e8a7533f0533" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["allow_query_attachment_by_filename":protected]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

Universidades Públicas: democratización

¿Qué significa democratizar a las instituciones públicas de educación superior? ¿Por qué es necesario impulsar procesos democráticos?

noviembre 10, 2022

Sheinbaum exhibe la fiscalía de Morelos

El sistema de justicia mexicano está acostumbrado a revictimizar a sus mujeres y a no resolver la mayoría de sus feminicidios y...

noviembre 10, 2022




Más de categoría
La Verdad revelada: paradigma Tradicional

La Verdad revelada: paradigma Tradicional

El pensamiento tradicional concibe la realidad de manera disciplinada, normativa y doctrinal. Basta con cumplir la ley terrestre y...

diciembre 2, 2022

Los riesgos de la egocracia

Los populismos se caracterizan en gran parte por debilitar las democracias y las instituciones que las sustentan. 

diciembre 2, 2022

La “celebración” de López: el narcisismo presidencial. Parte 1

Me hubiese gustado ser el primero en expresar la siguiente afirmación, pero muchos me la ganaron casi de inmediato:...

diciembre 1, 2022

¡Todos al Ángel!

Hasta el momento pareciera que la oposición no entiende que no entiende el sentido del voto de castigo que...

diciembre 1, 2022