Lo Bueno, lo malo y lo feo del regreso a clases

La decisión de iniciar el ciclo escolar 2020-2021 de manera virtual, a través de programas de televisión tiene estas tres características. Es buena, porque se requiere que los estudiantes de todos los niveles, pero sobre todo, los...

4 de agosto, 2020

La decisión de iniciar el ciclo escolar 2020-2021 de manera virtual, a través de programas de televisión tiene estas tres características.

Es buena, porque se requiere que los estudiantes de todos los niveles, pero sobre todo, los de educación primaria y media continúen con el proceso educativo.

Es mala, porque el hecho de que los alumnos tomen sus clases por televisión tiene infinidad de posibilidades de que fracase. Tantas como alumnos estarían atendiendo.

Es fea, porque mostrará una realidad familiar que no gustará. Provocará mayor grado de estrés y la problemática familiar se verá aumentada. Por lo mismo, los índices de violencia doméstica, de por sí ya altos, sufrirán otro aumento.

Por supuesto que las hipótesis que presento deberán ser robustecidas o rechazadas por inviables, que es lo que deseo; sin embargo, creo que prevalecerán.

El gobierno actual tiene otra situación de emergencia que debe de atender: el regreso a clases, que es inviable en las condiciones normales debido a la pandemia del coronavirus.




Las opciones son dos solamente: continuar con el programa escolar o suspenderlo hasta que el semáforo regrese a verde, como hicieron algunos países, como Japón, China, Corea del Sur, España, Uruguay. Claro, con medidas de protección.

El actual régimen optó por una medida ni fría ni caliente: a la mitad. No suspenden, pero no reanudan de manera normal. 

¿Será la mejor decisión?

Siendo muy asertivo, pensaré que la decisión es una que está bien tomada.

Las clases serán por televisión, aparato que, se presume, está en casi todos los hogares mexicanos. La otra opción era por Internet, lo que representa un problema, porque solo el 76.6% de la población urbana es usuaria de Internet. 

En la zona rural la población usuaria se ubica en 47.7%. De los hogares del país, 44.3% dispone de computadora y 92.5% cuenta con al menos un televisor (de acuerdo con La Encuesta Nacional sobre Disponibilidad y Uso de Tecnologías de la Información en los Hogares 2019 proporciona información a nivel nacional, por ámbito urbano y rural y por estrato socioeconómico).

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), en colaboración con la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) y el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT), publica la Encuesta Nacional sobre Disponibilidad y Uso de Tecnologías de la Información en los Hogares (ENDUTIH) 2019.

Repito: de los hogares del país, 44.3% dispone de computadora y 92.5% cuenta con al menos un televisor. Ergo, la decisión era lógica.

Con esta “solución”, se podría dar continuidad a los programas escolares y la población estudiantil del país regresaría a clases como siempre, casi al final del verano. 

Tengo la impresión de que el actual régimen desea dar la imagen de que a pesar de la pandemia ha resuelto el grave problema que tiene el sector educativo; que no pasa nada, como es su costumbre.

Las familias mexicanas tuvieron que suspender las clases de los estudiantes en el mes de abril o mayo pasado y sacar el año escolar a como se haya podido, debido a la pandemia.

Ayer, lunes 3 de agosto, al estilo del actual régimen, se anunció la solución al problema. Habrá clases.

El secretario de Educación, portando su cubrebocas, no así el presidente, dijo que el próximo ciclo escolar iniciará el 24 de agosto y no el 10, como dijo en junio pasado, pero serían de forma virtual y con el apoyo de las cuatro televisoras más importantes del país: Grupo Imagen, Televisa, Televisión Azteca y Grupo Multimedios.

Aseguró que no existen las condiciones para arrancar las clases de manera presencial. Por lo que esta sería la solución.

Lo que en los hogares mexicanos ha de haber provocado reacciones encontradas entre las familias. ¿Cómo cuáles?

Qué bueno porque los estudiantes no correrán peligros de contagiarse en el salón de clases.

Qué malo porque quien los va a supervisar y a cuidar son los padres.

Qué feo porque en tres semanas los padres de familia tendrán que hacer ajustes a su vida y los maestros se enfrentarán a un escenario para el que no todos estarán preparados.

Lo bueno, lo malo y lo feo hacen su aparición.

¿Ya se imaginó cómo serán las clases? 

El gobierno tomó la decisión equivalente al trabajo en casa o como se dice pomposamente, “jomofis”. En este caso es “jomscul”.

El régimen federal asume que todos los padres de familia están en casa y pueden cuidar que los hijos se sienten a ver la tele para tomar sus clases. 

Creen –erróneamente– que los educandos estarán sentados, en su banco y su silla, como dijo el secretario de Educación, atentos a quién esté impartiendo la clase.

Además, dan por hecho que los maestros tienen la experiencia necesaria y adecuada para estar frente a una cámara, con un micrófono al cuello impartiendo clase.

Lo que es una hipótesis más descabellada que las que planteo al inicio de la presente entrega.

¿Qué va a pasar con los docentes? ¿Los van a turnar? ¿A entrenar?

¿El gobierno paga todo? ¿Y los libros, cómo los van a entregar? ¿Quién certifica el aprovechamiento, las tareas? ¿Quién cuidará de los niños? Hay cientos de preguntas más que no tienen respuesta en este momento.

El hecho de que los niños y adolescentes puedan pasar todo el día frente a la televisión viendo caricaturas y programas de entretenimiento, no implica que puedan tomar sus clases escolares de la misma forma. ¿Por qué? Porque no es entretenimiento, sino trabajo, para el que el ser humano se rebela desde la cuna.

Espero que se logre el proyecto. Pero creo que esto será como todo en este régimen: nada bueno, muy malo y muy feo. 

Así es el Meollo del Asunto.

DE FRENTE Y CLARO | López atacando a los medios que no se empinan

Por enésima vez, López ataca y pretende exhibir a sus villanos favoritos: los Medios de Comunicación. En especial aquellos medios que no...

·

Ayudar y recibir ayuda: directrices éticas

¿Qué tanto debemos ayudar a las demás personas? Y al revés, ¿qué tanta ayuda debemos recibir? La respuesta simple es: debemos recibir...

·




Más de categoría

Idéntico al VERDADERO Juárez 

El todavía presidente de la República es un individuo escurridizo que gusta tirar las piedras con manos ajenas para...

·

Era Covid: La educación, otra gran damnificada

Los programas educativos no habrán de restablecerse antes de finalizar 2021, lo que implica una crisis educativa muy profunda....

·

Sistema de salud: ¿Hacia dónde vamos?

Desde hace más de un mes me he convertido en testigo presencial de las carencias que hay en el...

·

FRENAAA quiere frenar a AMLO

El Frente Nacional Anti-AMLO (FRENAAA) inició sus movilizaciones desde el sábado 19 de septiembre con un solo objetivo: derrocar...

·