Llegan cientos de migrantes haitianos a Monterrey

La autora expone el impacto de la llegada de migrantes haitianos a Monterrey y los retos que ello implica.

23 de septiembre, 2021

La presencia creciente del fenómeno migratorio en México y en particular en Monterrey (Nuevo León) es un problema social que requiere de soluciones, al respecto Aldo Fasci, Secretario de Seguridad mencionó “es un problemón y una área de oportunidad”.

El flujo de migrantes oriundos de Haití se suscitó desde el domingo pasado con la llegada de unos 250 personas entre adultos y niños; sin embargo, la cifra se incrementó el martes a 845, informó Antonio Gonzàlez, Administrador Casa INDÌ.

Flujo de migrantes haitianos

Los haitianos llegaron a Monterrey con el propósito de ingresar a Estados Unidos. Los migrantes están refugiados en Casa INDI donde han rebasado la capacidad de recepción del mencionado albergue. Con la sobrepoblación que existe actualmente en el albergue, no es posible mantener la “sana distancia”.

Llamado del Arzobispo de Monterrey

El Arzobispo de Monterrey, Rogelio Cabrera López, hizo un llamado a las autoridades en apoyo a los haitianos; envío de médicos, cubrebocas, artículos de higiene personal, agua, medicamentos, arroz, frijoles y aplicación de pruebas COVID.

El líder religioso solicitó a policías que respeten a los migrantes y que no sean despojados de sus pertenencias o bien lo que traigan consigo.

¿Qué es la Casa INDI?

La Casa INDI es un lugar de atención para migrantes e indigentes. Se prevé que lleguen más migrantes. El fenómeno migratorio surge por la ausencia de una calidad de vida, salud, educación,  economía, inseguridad, violencia, corrupción, narcotráfico, de una entidad.

Secretario de Salud

El Secretario de Salud, Manuel de la O Cavazos recalcó “Sé que hay niños, niñas, adolescentes, personas que requieren alguna atención en la salud y vamos a estar al pendiente de ellos. Todos somos humanos, todos estamos comprometidos con el tema de la salud y todos somos hermanos”. 

Algunos haitianos buscan quedarse en Monterrey y un menor porcentaje pretenden ser repatriados. El 22 de septiembre nació la primera bebé (niña) de migrantes en el Hospital Universitario, informó el médico Rafael Centurión. La primera bebé Regiomontana-Haitiana en buen estado de salud.

Nacimientos

Otro tema a considerar son los nacimientos de bebés de migrantes en otros países. ¿Cuál es su nacionalidad? Recientemente también ocurrió en Estados Unidos, pero fue cuestionable la “nacionalidad” del bebé, es decir, no hubo un “reconocimiento  legal”, más bien se evadió el tema por parte de las autoridades en comparación con lo acontecido hoy en Monterrey.

El martes 22 de septiembre de 2021, nació un bebé de padres haitianos en la frontera que divide a México con Estados Unidos. La Patrulla Fronteriza no ha informado cuántos partos se han registrado aunque se cree que se han presentado cuatro partos. Desafortunadamente, no hay un censo que de evidencia de los nacimientos de bebés en territorio extranjero así como sus características de nacimiento.

Contacto

ORCID ID https://orcid.org/0000-0002-5708-428X

[email protected] 

www.facebook.com/angelica.murillo.5496 

https://www.facebook.com/RIEHMTY 

IG dra.angelicamg 

www.ruizhealytimes.com

 

Comentarios
object(WP_Query)#17356 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(70752) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "07-11-2021" ["before"]=> string(10) "05-12-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(70752) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "07-11-2021" ["before"]=> string(10) "05-12-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "opinion-y-analisis" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#17357 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#17349 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#17347 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "07-11-2021" ["before"]=> string(10) "05-12-2021" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(463) "SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2021-11-07 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2021-12-05 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (70752) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (15) ) AND rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish') GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2" ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#17360 (24) { ["ID"]=> int(72625) ["post_author"]=> string(2) "73" ["post_date"]=> string(19) "2021-11-17 10:13:42" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-11-17 15:13:42" ["post_content"]=> string(6091) "A veces me pregunto si, en realidad, Max Aub existió alguna vez; si existió, como existir así, físicamente y fue quien dijo ser y escribió todo cuanto fue publicado bajo su nombre. Me lo pregunto porque Aub vivió una vida tan novelesca que no es fácil imaginarla, pero además, como una especie de alfabético Rey Midas, convertía en literatura todo cuanto sus manos tocaban.  Con más patrias que vidas, con más huidas que esperanzas, Max Aub es el arquetipo del primer exiliado, el que sale de su hogar para afincarse en otro sin jamás convertirse del todo a su nuevo espacio; tal vez por eso Aub construye una república íntima a través de las letras, de su narrativa pero, sobre todo, a partir de un dominio, casi mágico, de la palabra y de una imaginación indomable. En el mundo existe todo cuanto por su pluma fue creado: un pintor catalán imposible, un cuervo parlante y memorioso, asesinos de todas las raleas y con independencia de cada uno de ellos, un lenguaje popular que quiere ser mexicano y que de tan natural nunca se escuchó en las calles. Diría que se trata de magia pura, pero sería inexacto, se trata más bien de un extraño caso de totalidad literaria, como si en un recurso inusitado Aub se hubiera escrito a sí mismo para poner orden en un mundo que se lo negaba. De un tiempo a la fecha nos hemos atiborrado de ingentes dosis de violencia, no solo la que lamentablemente ocurre en las calles de las ciudades de todo el mundo, sino aún de la magnificada por el espectáculo y por las necesidades del imperio de la imagen. Se acabó, acaso para siempre, aquella antigua violencia casi gratuita que sin dejar de ser drama y sin parecer hermosa y menos aún heroica era al menos digerible. Me refiero al asesinato narrado con la afilada pluma del cronista de la nota roja, al homicidio disparatado, pero con en causas sin duda humanas o mejor aún, apenas domésticas, como éste que se inventa Aub en sus “Crímenes ejemplares”: Entro en aquel preciso momento. Había esperado la ocasión desde hacía un mes. Ya la tenía acorralada, ya estaba vencida, dispuesta a entregarse. Me besó y aquel sombrío imbécil, con su cara de idiota, su sonrisa de pan dulce, su facultad de meter la pata cada  día, entró en la recámara, preguntando con su voz se falsete, creyendo hacer gracia:
  • ¿No hay nadie en la casa?
Para matarlo. el primer impulso es siempre el bueno. Es que no hay derecho, ese flujo violentísimo que termina en asesinato no es premeditado sino que irrumpe cuando alguien presume que será privado del deseo que justamente anhela, pero ni siquiera ese extremo se cumple, es la irrupción del bobo en el momento menos adecuado el que rompe la inspiración y lo conduce a la muerte. Es esta la violencia con la que no contamos porque no le tememos sino que, por el contrario, idolatramos la visión de lo dramático, no solo como noticia sino también como ficción; en cambio, hemos generado un temor cerval por las palabras. No hay escándalo en los decapitados de la semana, no hay quien lleve la cuenta de los desaparecidos o se acuerde de la última matanza callejera o escolar en los Estados Unidos, pero que no se atreva nadie a usar horrendos vocablos como negro, tullido, huérfano, puto o enano porque entonces nos cae encima la colección más fina y selecta de denostaciones que han alcanzado la autorización de lo políticamente correcto: fascista, hereje, corrupto y hasta recuerdo con risas alguna vez que alguien que no era amable me llamó en la calle “insolidario”. Al contrario, Aub no le teme a las palabras y así doma los monstruos de la violencia reduciéndolos con vocablos sinceros; de hecho, en una serie de finísimos crímenes ortográficos y tipográficos recuerda a alguien que “no se repuso nunca de la primera impresión”.   De este modo, Max Aub se alza, desde su inocencia, a la categoría que cualquier autor anhela, se convierte en un demiurgo que reordena el cosmos, casi como un nuevo Mesías que tampoco trae la paz sino la espada; sus denuncias aunque irónicas y risueñas, en lo profundo son terribles clamores que traen aparejada la más primitiva de las venganzas, la de la revancha simple, pura y llana, sin complicaciones ni marcos teóricos, frontal y a la mala, justo como enseñan los mejores cánones de la calle, el campo y el barrio, a lo macho, como se solía decir en el México de antaño. Esa revancha tan infantil como olímpica pone las cosas en su sitio, desface entuertos como el Quijote, castiga al culpable y compensa al ofendido: Me debía dinero. Prometió pagármelo hace dos meses, la semana pasada, ayer. De eso dependía que llevara a Irene a Acapulco, sólo ahí podía acostarme con ella. Se lo había prestado para dos días, sólo para dos días… Hay escritores así, para nuestra fortuna, aunque no sean muchos, esos que con sencillez y diáfana sinceridad nos devuelven la parcela de dignidad que el siglo se empeña en quitarnos, aquellos que dicen por nosotros:  La culpa fue de aquel maldito tango… @cesarbc70" ["post_title"]=> string(24) "Los crímenes de Max Aub" ["post_excerpt"]=> string(193) " De todas las expresiones de violencia, la que aparentemente indigna más a la sociedad es la que se manifiesta verbalmente, sobre todo si se involucran términos políticamente incorrectos. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(23) "los-crimenes-de-max-aub" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-11-17 10:13:42" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-11-17 15:13:42" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=72625" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17417 (24) { ["ID"]=> int(72818) ["post_author"]=> string(3) "145" ["post_date"]=> string(19) "2021-11-23 12:34:12" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-11-23 17:34:12" ["post_content"]=> string(2566) "La revocación de mandato es un instrumento de la ciudadanía que se puede utilizar cuando se pierde la confianza en el presidente para que éste se vaya de manera anticipada. Dada la importancia de este tema, este fin de semana, mi equipo y yo nos dimos a la tarea de dar seguimiento a la recolección de firmas que están realizando en Morena. Constatamos que están recurriendo a las mentiras y a la desinformación para obtener estas firmas. Recorrimos las calles del Centro Histórico de la Ciudad de México hasta el metro Insurgentes. Encontramos distintas mesas receptoras, en el Zócalo, en Madero, en el metro Pino Suarez, en la Alameda Central y en la Glorieta de Insurgentes. Además, en algunos centros de recolección de firmas como en el Monumento a la Revolución, se puede ver una carpa de la Secretaría de Bienestar y a unos cuantos pasos, un módulo de recolección de firmas. Incluso ayer, aún estaba instalado este módulo. En todas las mesas había carteles con leyendas erróneas que invitaban a la ratificación de mandato y no a la revocación. Revocar significa dejar sin efectos un mandato, quitar a alguien de su designio; ratificar, en cambio, significa confirmar o revalidar actos. Dos cosas opuestas. ¿Qué necesitan para convocar a la revocación de mandato? El 3% de firmas de las personas inscritas en el listado nominal de electores y que sean de cuando menos 17 entidades federativas. Según los datos que se pueden observar en la página del INE, llevan gastado el 32% del tiempo y sólo han recolectado el 12% de las firmas. Esperemos que en aras del Estado de derecho y respeto a los instrumentos de participación ciudadana, no se inventen las firmas, no se falsifiquen o no se resuciten muertos. Como constatamos diversas irregularidades en la recolección de firmas, he presentado una denuncia ante el INE para que se retire de manera inmediata toda la propaganda que miente y provoca desinformación para la revocación de mandato. En mi denuncia también solicito, se ordene que todas las mesas de recepción de firmas, se encuentren cuando menos a 500 metros –mínimo– de cualquier oficina del gobierno donde se tramiten u otorguen apoyos." ["post_title"]=> string(22) "Revocación de mandato" ["post_excerpt"]=> string(204) "En días recientes se ha emprendido una campaña para llevar a cabo la Revocación de Mandato prometida  por el presidente. En las mesas para recabar firmas, se han constatado diversas irregularidades. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(23) "revocacion-de-mandato-5" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-11-23 12:34:12" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-11-23 17:34:12" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=72818" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#17360 (24) { ["ID"]=> int(72625) ["post_author"]=> string(2) "73" ["post_date"]=> string(19) "2021-11-17 10:13:42" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-11-17 15:13:42" ["post_content"]=> string(6091) "A veces me pregunto si, en realidad, Max Aub existió alguna vez; si existió, como existir así, físicamente y fue quien dijo ser y escribió todo cuanto fue publicado bajo su nombre. Me lo pregunto porque Aub vivió una vida tan novelesca que no es fácil imaginarla, pero además, como una especie de alfabético Rey Midas, convertía en literatura todo cuanto sus manos tocaban.  Con más patrias que vidas, con más huidas que esperanzas, Max Aub es el arquetipo del primer exiliado, el que sale de su hogar para afincarse en otro sin jamás convertirse del todo a su nuevo espacio; tal vez por eso Aub construye una república íntima a través de las letras, de su narrativa pero, sobre todo, a partir de un dominio, casi mágico, de la palabra y de una imaginación indomable. En el mundo existe todo cuanto por su pluma fue creado: un pintor catalán imposible, un cuervo parlante y memorioso, asesinos de todas las raleas y con independencia de cada uno de ellos, un lenguaje popular que quiere ser mexicano y que de tan natural nunca se escuchó en las calles. Diría que se trata de magia pura, pero sería inexacto, se trata más bien de un extraño caso de totalidad literaria, como si en un recurso inusitado Aub se hubiera escrito a sí mismo para poner orden en un mundo que se lo negaba. De un tiempo a la fecha nos hemos atiborrado de ingentes dosis de violencia, no solo la que lamentablemente ocurre en las calles de las ciudades de todo el mundo, sino aún de la magnificada por el espectáculo y por las necesidades del imperio de la imagen. Se acabó, acaso para siempre, aquella antigua violencia casi gratuita que sin dejar de ser drama y sin parecer hermosa y menos aún heroica era al menos digerible. Me refiero al asesinato narrado con la afilada pluma del cronista de la nota roja, al homicidio disparatado, pero con en causas sin duda humanas o mejor aún, apenas domésticas, como éste que se inventa Aub en sus “Crímenes ejemplares”: Entro en aquel preciso momento. Había esperado la ocasión desde hacía un mes. Ya la tenía acorralada, ya estaba vencida, dispuesta a entregarse. Me besó y aquel sombrío imbécil, con su cara de idiota, su sonrisa de pan dulce, su facultad de meter la pata cada  día, entró en la recámara, preguntando con su voz se falsete, creyendo hacer gracia:
  • ¿No hay nadie en la casa?
Para matarlo. el primer impulso es siempre el bueno. Es que no hay derecho, ese flujo violentísimo que termina en asesinato no es premeditado sino que irrumpe cuando alguien presume que será privado del deseo que justamente anhela, pero ni siquiera ese extremo se cumple, es la irrupción del bobo en el momento menos adecuado el que rompe la inspiración y lo conduce a la muerte. Es esta la violencia con la que no contamos porque no le tememos sino que, por el contrario, idolatramos la visión de lo dramático, no solo como noticia sino también como ficción; en cambio, hemos generado un temor cerval por las palabras. No hay escándalo en los decapitados de la semana, no hay quien lleve la cuenta de los desaparecidos o se acuerde de la última matanza callejera o escolar en los Estados Unidos, pero que no se atreva nadie a usar horrendos vocablos como negro, tullido, huérfano, puto o enano porque entonces nos cae encima la colección más fina y selecta de denostaciones que han alcanzado la autorización de lo políticamente correcto: fascista, hereje, corrupto y hasta recuerdo con risas alguna vez que alguien que no era amable me llamó en la calle “insolidario”. Al contrario, Aub no le teme a las palabras y así doma los monstruos de la violencia reduciéndolos con vocablos sinceros; de hecho, en una serie de finísimos crímenes ortográficos y tipográficos recuerda a alguien que “no se repuso nunca de la primera impresión”.   De este modo, Max Aub se alza, desde su inocencia, a la categoría que cualquier autor anhela, se convierte en un demiurgo que reordena el cosmos, casi como un nuevo Mesías que tampoco trae la paz sino la espada; sus denuncias aunque irónicas y risueñas, en lo profundo son terribles clamores que traen aparejada la más primitiva de las venganzas, la de la revancha simple, pura y llana, sin complicaciones ni marcos teóricos, frontal y a la mala, justo como enseñan los mejores cánones de la calle, el campo y el barrio, a lo macho, como se solía decir en el México de antaño. Esa revancha tan infantil como olímpica pone las cosas en su sitio, desface entuertos como el Quijote, castiga al culpable y compensa al ofendido: Me debía dinero. Prometió pagármelo hace dos meses, la semana pasada, ayer. De eso dependía que llevara a Irene a Acapulco, sólo ahí podía acostarme con ella. Se lo había prestado para dos días, sólo para dos días… Hay escritores así, para nuestra fortuna, aunque no sean muchos, esos que con sencillez y diáfana sinceridad nos devuelven la parcela de dignidad que el siglo se empeña en quitarnos, aquellos que dicen por nosotros:  La culpa fue de aquel maldito tango… @cesarbc70" ["post_title"]=> string(24) "Los crímenes de Max Aub" ["post_excerpt"]=> string(193) " De todas las expresiones de violencia, la que aparentemente indigna más a la sociedad es la que se manifiesta verbalmente, sobre todo si se involucran términos políticamente incorrectos. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(23) "los-crimenes-de-max-aub" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-11-17 10:13:42" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-11-17 15:13:42" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=72625" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(42) ["max_num_pages"]=> float(21) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "e61a766122c0512fb1c0339d1fe49c6b" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

Los crímenes de Max Aub

 De todas las expresiones de violencia, la que aparentemente indigna más a la sociedad es la que se manifiesta verbalmente, sobre todo...

noviembre 17, 2021

Revocación de mandato

En días recientes se ha emprendido una campaña para llevar a cabo la Revocación de Mandato prometida  por el presidente. En las...

noviembre 23, 2021




Más de categoría

Alimentación y libertad en menores de edad

¿Cuál es el límite para restringir o limitar el acceso a ciertos bienes reales o aparentes debido a los...

diciembre 3, 2021
Gobernar por decreto

Gobernar por decreto

EL DECRETAZO del pasado 22 de noviembre le abre la puerta a AMLO para quedarse hasta que quiera; solamente...

diciembre 3, 2021

El Diálogo consciente

Un diálogo consciente no consiste solo en transmitir información y comunicarse. Se trata de una instancia que abarca ambos,...

diciembre 3, 2021

México: el tonto más útil para la FIFA

Mientras México es blanco de sanciones por supuestos actos homófobos en sus estadios, la FIFA se hace de la...

diciembre 2, 2021