La no violencia hacia la mujer. ¿Qué estamos haciendo mal?

Solo en comunidad vamos a obtener un cambio real, incluyendo a nuestros hombres en nuestro proyecto de equidad.

18 de junio, 2024

Todos los días pienso en esto: nunca había sido tan visualizada la violencia de género como ahora y nunca había habido tanta a pesar de esto. Cuando era adolescente se consideraba violencia una golpiza descomunal o un asesinato, ahora mis hijas no pueden creer todo lo que las mujeres teníamos que tolerar por estar normalizado: Acoso, Violencia verbal, psicológica, económica, ser vistas como objetos de adorno, ser juzgadas por nuestra vida sexual y acusadas por habernos buscado ser violentadas por nuestra forma de vestir o por pretender trabajar en un grupo que los hombres veían como propio, por caminar solas de regreso a casa, en fin, por ser mujeres, solo por eso.

Nos decían que era nuestra responsabilidad darnos a respetar, que los hombres iban a elegir para sus esposas a las mujeres virtuosas y a las demás las verían como decía la directora de la escuela de monjas en la que fui “Entrenadoras de hombres” pocas cosas más violentas he escuchado en la vida, ser dignas y virtuosas significaba en pocas palabras no haber tenido vida romántica ni sexual con nadie antes del matrimonio, llegar a la noche de bodas con el sello de Garantía: un himen intacto. Además viendo el matrimonio como única opción para considerarse una mujer valiosa y realizada. Nos decían que nuestra pareja se iba a decepcionar de nosotras y que nunca nos lo iban a perdonar y tenían razón.

O sea, el tema puede resultar incluso cómico, uno tenia que llegar Virgen al matrimonio y con una reputación intachable, sabiendo cocinar lavar y planchar, mantenerse bonita, arreglada y delgada toda la vida, ya que el marido no nos saliera infiel, mujeriego, violento, sucio o tacaño era una verdadera suerte o un favor de alguna providencia, de cualquier forma del fracaso de los matrimonios siempre íbamos a resultar responsables.

Tolerábamos profesores acosadores, violencia en lugares públicos, peligro inminente dentro y fuera de casa, regaños de nuestros padres, juicios de la sociedad, estigmatización y prejuicios, a nosotras nadie nos defendía nunca. Inclusive muchas veces las mismas mujeres fueron nuestros peores verdugos, ni siquiera podíamos hablar de nuestra menstruación con libertad porque éramos llamadas vulgares.

Hemos escrito libros y todo tipo de textos para reclamar y exigir respeto, hemos salido a las calles para rogar que no nos violen y no nos maten, hemos ido a la corte, nuestras quejas han ido de acuerdo a la época, tendencias en redes, marchas en las calles y pareciera que no nos entienden, que hablamos otro idioma. ¿Qué estamos haciendo mal? ¿Por qué mientras más visibilízalos más agredidas somos? ¿Es un reto? ¿Es una respuesta de la testosterona masculina a la prohibición? Las madres hacemos lo que podemos escuchando y validando  a nuestras hijas y tratando de educar a nuestros hijos varones en una conciencia de respeto y reconocimiento a la mujer, trabajamos en ayudar a deconstruir a nuestros padres, hermanos y parejas, haciéndoles entender que si una mujer usa escote o pantalones ceñidos no es para que los hombres la puedan tocar o acceder a ella, que la responsabilidad de los hijos es de la pareja y no sólo de la madre, que no es no, que subestimar a una compañera de trabajo por su género es violencia, que burlarse es violencia.

Algo se tiene que haber ganado y pienso que sí, que muchos hombres han reconocido que el error mas grande de la historia que para mi punto de vista ha sido violentar a las mujeres por su género, cada vez se logra un paso nuevo, pero falta muchísimo por hacer, estoy segura que las mujeres estamos casi todas de acuerdo entre nosotras y digo casi porque hay mujeres que no tienen remedio y que no quieren entender ni cambiar pero tienen que ser las menos, somos más las que queremos vivir tranquilas y en equidad.

Hay algo qué tal vez no estamos tomando en cuenta y es la educación y el ejemplo de los padres hacia sus hijos, tal vez sea el momento de reconocer que ahora toca que ellos entren en acción y sean quienes eduquen a los niños y jóvenes como sus iguales y sus pares a respetar en todos los aspectos a las mujeres. Creo que un hombre sano educa hijos sanos e hijas seguras.

Con el ejemplo, día a día, no compartiendo pornografía ni chistes machistas, no sintiéndose “Más hombree” por tener mas mujeres y por engañarlas y ser infieles, no creyendo que son más aceptados en la sociedad por su capacidad de seducción y por contabilizar, clasificar y etiquetar a las mujeres de su comunidad.

De padres a hijos, de profesores a alumnos, de tíos a sobrinos, de amigos, de jefes a compañeros, un trabajo en equipo de todos para todos. Sería un mundo mucho mejor y todos viviríamos sin duda mucho más felices, porque tampoco creo que un violentador tenga una vida feliz.

Solo en comunidad vamos a obtener un cambio real, incluyendo a nuestros hombres en nuestro proyecto de equidad, siendo cómplices y compañeros y dejar de vivir como hasta ahora como víctimas y depredadores.

Comentarios


Assange y el derecho a la información

Assange dañó la imagen de las potencias occidentales y por ello fue perseguido y debió buscar asilo en la embajada de Ecuador...

junio 27, 2024
Al revés

Al revés

Como cada semana, Fernando Navarrete comenta las notas más importantes del mundo político y deportivo.

julio 9, 2024




Más de categoría

De Frente Y Claro | LA INSEGURIDAD EN TIENDAS DE AUTOSERVICIO DE LA CDMX 

Estos delincuentes de supermercados actúan en grupos de dos a cinco personas, eligen a sus víctimas, las rodean, simulan...

julio 18, 2024

Alito te quiere gobernar y Piña le sigue la corriente

En un acto digno de los mejores gánsteres, Alito Moreno modificó los estatutos del PRI para poder reelegirse en...

julio 18, 2024
Ya ni los Marines en Iwo Jima

Ya ni los Marines en Iwo Jima

Juvenil, fuerte, con rostro de líder guerrero, con el puño desafiando al destino y de remate: ¡la bandera de...

julio 17, 2024

(Falta de) SEGURIDAD

“Hapiness is submission to GODzilla” -Troy's bucket

julio 16, 2024