Isabel Arvide: “Viva López Obrador” vs “Él no va ahí”

Cada país tiene sus propias características, así como ideologías políticas. Isabel Arvide Limón, Cónsul de México en Estambul (Turquía), celebró el tradicional Grito de Independencia. La polémica se suscitó cuando al final del pronunciamiento de los héroes,...

17 de septiembre, 2021 Isabel Arvide: “Viva López Obrador” vs “Él no va ahí”

Cada país tiene sus propias características, así como ideologías políticas. Isabel Arvide Limón, Cónsul de México en Estambul (Turquía), celebró el tradicional Grito de Independencia. La polémica se suscitó cuando al final del pronunciamiento de los héroes, agregó “Viva López Obrador”, lo cual causó inconformidad entre algunos asistentes. 

En el video que circula en las redes sociales se puede apreciar el “abucheo” de parte del público y sobresale la manifestación de inconformidad de una joven mujer que le replica a Isabel Arvide que “él no va ahí (el presidente)”. Sin embargo, en el video que Isabel Arvide subió a sus redes, se editó el polémico fragmento para suprimirlo.

En el video se pudo apreciar que una mujer ataviada con un vestido con atuendo de color verde, sube al templete y mueve en repetidas ocasiones su pierna derecha como señal de su objeción encarando de esta manera a Isabel Arvide:

“México no es López Obrador, al Presidente lo respeto mucho, el señor López Obrador es mi Presidente, yo quiero que termine su sexenio bien, que corrija, que gobierne, que nos deje un país hermoso, pero él no va junto con los héroes de Independencia” replicó la mujer.

En esta transcripción textual se puede apreciar dos posicionamientos disímbolos ideológicos de dos mujeres: 

  1. En el discurso de Isabel Arvide se puede un fanatismo lo que se conoce como el Culto a la Personalidad, Nikita Jrushchov citado en Wikipedia lo define como:

“Es conocido como Culto a la personalidad (también culto a la persona) a la adoración y adulación excesiva a un caudillo o líder carismático, especialmente cuando se trata de un Jefe de Estado.

El culto a la personalidad (como concepto influido por Nikita Jrushchov en su discurso del XX Congreso del Partido Comunista de la Unión Soviética en el año 1956) es una elevación a dimensiones casi religiosas o sagradas de figuras de líderes carismáticos en la sociedad o la política. En los regímenes totalitarios es a menudo una forma de culto a la persona del líder supremo”.

  1. En el posicionamiento de la mujer invitada manifiesta una conceptualización integral y totalizadora:

* Es decir, México “somos todos los ciudadanos” con una visión plural y no unitaria o bien fragmentada en una sola persona.

*Existe una diferenciación, sentido de valor y reconocimiento de los héroes de la Independencia de México lo cual se pone de manifiesto cuando la invitada dice “él (presidente) no va ahí”.

*Percepción externa.

La mujer también agrega que el presidente Obrador “que corrija y que gobierne” lo cual permite cuestionar las políticas públicas implementadas en México.

La Celebración gris del Grito de Independencia pronunciado por Isabel Arvide cerró con gritos y abucheos por parte de un considerable número de asistentes. 

Izquierda-derecha: 211 Aniversario del Grito de Independencia por Isabel Arvide Limón, Cónsul de México en Estambul (Turquía). Dama invitada se enfrenta a la Cónsul.

Izquierda-derecha: 211 Aniversario del Grito de Independencia por Isabel Arvide Limón, Cónsul de México en Estambul (Turquía). Dama invitada se enfrenta a la Cónsul.

Referencia:

Culto a la Personalidadhttps://es.wikipedia.org/wiki/Culto_a_la_personalidad

 

Contacto:

ORCID ID https://orcid.org/0000-0002-5708-428X

[email protected] 

www.facebook.com/angelica.murillo.5496 

https://www.facebook.com/RIEHMTY 

IG dra.angelicamg 

www.ruizhealytimes.com

 

Comentarios
object(WP_Query)#17348 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(70565) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "27-09-2021" ["before"]=> string(10) "25-10-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(70565) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "27-09-2021" ["before"]=> string(10) "25-10-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "opinion-y-analisis" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#17349 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#17342 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#17790 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "27-09-2021" ["before"]=> string(10) "25-10-2021" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(463) "SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2021-09-27 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2021-10-25 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (70565) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (15) ) AND rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish') GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2" ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#17352 (24) { ["ID"]=> int(71189) ["post_author"]=> string(2) "93" ["post_date"]=> string(19) "2021-10-05 11:20:34" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-10-05 16:20:34" ["post_content"]=> string(13970) "El “Día Internacional de la Democracia”, celebrada el 15 de septiembre, recuerda a los países del mundo la necesidad de fortalecer con igualdad, libertad, inclusión, innovación y amplitud sus mecanismos y prácticas democráticas de gobernabilidad y gobernanza para que enfrenten con eficiencia los desafíos que representan la violación de las libertades individuales, la desigualdad social, política y económica que imperan en las sociedades en menor o mayor magnitud. La democracia mantiene un amplio reconocimiento a nivel mundial como la mejor vía para garantizar procesos y mecanismos que permiten el derecho al voto en elecciones libres, la articulación de instituciones autónomas que establecen controles y contrapesos en el ejercicio del poder, respeto a los derechos humanos, la construcción de la paz y el desarrollo de los países; pero también es cierto que la democracia en su permanente construcción y perfeccionamiento para promover y lograr igualdad, libertad, solidaridad, respeto, dignidad y justicia, puede ser rehén de simplismos, retóricas, narrativas y pasiones individualistas, autocráticas y populistas que pervierten, transgreden, trastocan, enturbian y debilitan las instituciones, los procesos democráticos y los derechos humanos. Los profesores de la Universidad de Harvard Steven Levistky y Daniel Ziblatt en su libro Cómo mueren las democracias refieren que la democracia es frágil y está enfrentando una nueva forma de ser socavada por “líderes electos de presidentes o primeros ministros que subvierten el proceso mismo con los que los condujo al poder. Algunos de esos dirigentes desmantelan la democracia a toda prisa”, en otros casos “las democracias erosionan lentamente en pasos apenas apreciables”. Indican que los retrocesos democráticos en la actualidad “empieza en las urnas”, es decir, son provocados por los “propios gobiernos electos” citan como ejemplos a “los gobiernos de Venezuela, Georgia, Hungría, Nicaragua, Filipinas, Perú, Polonia, Rusia, Turquía y Ucrania”.  Refieren que actualmente las caídas de las democracias, ya no es común que se den por golpes militares, o por la suspensión de la Constitución y las elecciones, sino que ahora se dan con autócratas electos en las urnas que mantienen en sus países “una apariencia de democracia, a la que van destripando hasta despojarla de su contenido”.  También advierten cómo las medidas gubernamentales de los autócratas electos por la vía democrática alteran la democracia con legalidad desde “la asamblea legislativa o bien los tribunales” o a través de “medidas para mejorar la democracia, para reforzar la eficacia del poder judicial, combatir la corrupción o incluso sanear el proceso electoral”. Ello causa “confusión pública” debido a que la población no se percata de que el régimen está perdiendo su calidad democrática y “quiénes denuncian los abusos del gobierno pueden ser descalificados como exagerados o alarmistas. Para muchas personas la erosión de la democracia es casi imperceptible”. Lo anterior indica que los regímenes democráticos en el mundo están en constante riesgo por el asedio y ascenso de líderes autócratas que aparentan ser demócratas y en lugar de fortalecer la igualdad, la justicia social y los procesos democráticos, los vulneran y los limitan a la luz del día o silenciosamente.  Por ello es una realidad que la democracia enfrenta deformaciones en su contenido, en sus procesos y mecanismos; deformaciones impulsadas por personajes individualistas, autocráticos y populistas que desdeñan, debilitan y minan minuciosa, y estratégicamente a las instituciones autónomas, al equilibrio de los poderes, a los derechos humanos, a las libertades y a la justicia social. Steven Levistky y Daniel Ziblatt advierten que los autócratas convierten las instituciones en “armas políticas, esgrimidas enérgicamente por quienes las controlan en contra de quienes no lo hacen”, reescriben “las reglas de la política para inclinar el terreno de juego en contra del adversario”, además, “utilizan las propias instituciones de la democracia de manera gradual, sutil  incluso legal para liquidarla”. Es importante señalar que la calidad de un régimen democrático se mide por resultados en favor de la población y por los contrapesos en el poder, pero cuando aparece otra deformación de la democracia en el ejercicio del poder, como la “egocracia”, la calidad del régimen democrático e institucional está en grave riesgo, sobre todo, porque el egocrata se abraza de la autocracia y el populismo, se abraza de la irrealidad y de los resultados intangibles.   José Nun, quien fuera Secretario de Cultura en Argentina y catedrático en la Universidad de Berkeley, le da significado al término egocracia en su obra el Sentido común y la política para referirse al entonces gobierno de Cristina Fernández de Kirchner. A esta deformación de la democracia, José Nun la describe como el poder que se ejerce desde el “ego” del gobernante, desde el “yo” del gobernante, es decir, monopoliza el poder para ejercerlo desde su “ego”, lo cual enturbia, disminuye y debilita la calidad de cualquier régimen democrático.  Consideraciones  La democracia en México no es ajena a la influencia mundial de personajes de corte egocrático, autocrático y populista, sobre todo en la actual administración federal que simpatiza con líderes que han deformado la democracia en sus países. Esta simpatía ha marcado una preocupante línea política que conjuntamente con la narrativa, la retórica, las reformas y la estrategia política del gobierno de la 4T se asemejan a las prácticas que mencionan Steven Levistky y Daniel Ziblatt en su libro “Cómo mueren las democracias”, las cuales, han hecho sucumbir a regímenes democráticos de Latinoamérica y Europa convirtiéndolos en autocráticos y populistas.  En este sentido, México vive una realidad poco alentadora en su régimen democrático, el cual, está en constante lucha contra quienes pretenden disminuir o desaparecer la pluralidad, la división de poderes y los contrapesos. De acuerdo al Índice de Democracia de The Economist Intelligence Unit, señala que nuestro país tiene una “democracia defectuosa” debido a los problemas de gobernabilidad y gobernanza, a una cultura política rezagada y a niveles bajos de participación política, ya que en 2019 y 2020 se ubicó en el lugar 73 y 72 de 167 países analizados, con una puntuación de 6.9 y 6.7, respectivamente (Escala de 0 a 10).    Al respecto, Freedom House en su Informe Anual Freedom in the World que analiza a 210 países y territorios en materia de acceso a las libertades individuales, como el derecho al voto, la libertad de expresión y la igualdad ante la ley, ha ubicado a México en 2019 y 2020 con una “democracia parcialmente libre” con una puntuación de 62 y 61, respectivamente (Escala d 0 a 100).    Sumándose a lo anterior, México no puede hablar de una democracia de calidad cuando:  1.- La Constitución se quiere manipular a complacencia; la división de poderes se vulnera; las instituciones autónomas se les disminuye el presupuesto y pretenden restarles credibilidad, y los contrapesos sociales, políticos y económicos son denostados permanentemente; 2.-El acceso a una canasta básica diaria no es posible para más de 55 millones de pobres, de los cuales, de acuerdo al CONEVAL, 3.8 millones se sumaron en los últimos dos años, mientras, la población en pobreza extrema tuvo un incremento de 2.1 millones, por lo que, pasó a 10.8 millones; 3.- La inseguridad ha sumado más de 100 mil homicidios dolosos en los últimos tres años, o cuando, en la Encuesta Nacional de Victimización de Empresas 2020, refiere que el costo total por la inseguridad que sufren las empresas es de 226 mil millones de pesos, es decir, el 1.25% del PIB, representando el 41.3% pérdidas económicas y a nivel nacional un costo de más 85 mil pesos en promedio por delito a empresas. 4.- La impunidad, que es la llave para abrir la puerta a diversos delitos, es quizá de los mayores retos para la democracia en México, desafortunadamente en este rubro no hay mejoría. El Índice Global de Impunidad 2020, indica que México ocupa la posición 60 de 69 países analizados, con 49.67 puntos, que representan 10 puntos más de en el rango de impunidad frente al promedio global que es de 39.9 (Escala de 0 a 100).    La Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública 2021, estable que el 93.3% de los delitos no fueron denunciados, o, la autoridad no inició una carpeta de investigación. Este nivel de impunidad reduce la calidad de la democracia en México.    5.-Datos de Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad señalan que el 80.6% de contrataciones del gobierno se han realizado por adjudicación directa en 2021, obviando los procesos de licitación que son mecanismos de transparencia y rendición de cuentas fundamentales para fortalecer los contrapesos en el poder.  Por su parte, México Evalúa refiere que en el PEF 2021 el 83% de los recursos aprobados no tuvieron un destino geográfico claro, lo que genera opacidad en el gasto público México se encuentra en tiempos de definiciones en lo que respecta a su Democracia, definiciones que impactarán a las generaciones presentes y futuras,  porque en la medida que se logre cerrar la brecha a la desigualdad, a la pobreza, a la injusticia, a la corrupción y al encono social habrá una mejor calidad en nuestra democracia.  Por ello, hay dos caminos, blindar y fortalecer el régimen democrático de las tentaciones e influencias egocráticas, o, por el contrario, el pueblo y quienes juraron defender la Constitución se inclinen y abran paso a un régimen egocrático que centralice toda acción pública y denote una franca incomodad a la transparencia, a la rendición de cuentas, a la división de poderes, a los contrapesos, a las instituciones con autonomía y al pluralismo, lo cual sería retroceder y anclarse pasado." ["post_title"]=> string(23) "Democracia vs egocracia" ["post_excerpt"]=> string(216) "La desigualdad, la pobreza,  la injusticia, la corrupción, la opacidad, la vulneración de las instituciones autónomas y de la división de Poderes, son algunos de los retos que afronta nuestra joven democracia. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(23) "democracia-vs-egocracia" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-10-05 11:20:34" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-10-05 16:20:34" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=71189" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17407 (24) { ["ID"]=> int(71810) ["post_author"]=> string(2) "84" ["post_date"]=> string(19) "2021-10-22 09:16:36" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-10-22 14:16:36" ["post_content"]=> string(11874) "Como hablábamos en el artículo anterior, nos encontramos en un momento de la historia humana donde los grandes desafíos que nos aquejan no son fáciles de traducir en narrativas atrayentes con las que nos resulte fácil y natural identificarnos y movernos a la acción.  Pensemos en un ejemplo simple de narrativa eficaz: el génesis bíblico. En él se explica cómo, a partir del deseo de un Dios omnipotente, fue creado el mundo y el ser humano a su imagen y semejanza. En ese relato fundacional se cuenta el comienzo de la historia humana: a causa de su desobediencia, Adán y Eva son expulsados del paraíso para convertirse en habitantes del mundo. A partir de este desafortunado hecho nuestra especie conoce el dolor, la culpa, el sufrimiento y la obligación de proveerse, a partir de su propio esfuerzo, de aquello que requiera para sobrevivir. Dentro de lo malo, Dios continúa considerando al ser humano como su creación más lograda y le hereda la Naturaleza entera para que disponga de ella como mejor le parezca.  Mucho más que un cuento pintoresco, esta narración constituye los cimientos de una comprensión completa del mundo. Acompañado de otras historias complementarias, se trata de un relato lineal y sencillo que sentó las bases para un tipo específico de organización social, una manera concreta de vincularnos con lo divino, una forma puntual de entender el bien y el mal, de relacionarnos entre mujeres y hombres y un modo de entender la Naturaleza y nuestra relación con ella, que en gran medida ha permeado hasta la actualidad.   En contraste, pensemos en una narración compleja de nuestro tiempo: el cambio climático.  Se trata de la comprensión –no solo racional, sino también emocional y corporal– de que el planeta Tierra, a lo largo de miles de años y de intrincadas y complejas interacciones entre minerales, animales y seres humanos, conforma una sola biósfera compuesta por infinidad de ecosistemas de todo tipo que regulan el equilibrio químico y biológico de una atmósfera en constante transformación. Debido al espectacular desarrollo tecnológico humano, hemos generado suficientes elementos contaminantes –CO2, deforestación, residuos materiales no biodegradables, pesca desenfrenada, producción ganadera creciente, etc.– como para trastocar el mencionado equilibrio químico de la atmósfera, lo que deriva en aumentos de temperatura que ahondan la dinámica transformadora y que nos pone en riesgo de alcanzar la inviabilidad como especie, junto con muchísimas otras.    No hay comparación entre esta historia y la de una pareja que vaga sin prejuicios por el paraíso hasta que es tentada por una serpiente que les sugiere desafiar las órdenes directas de Dios. No hay duda que este relato es infinitamente más atractivo y sencillo de entender y de seguir gracias a su unidad argumental, linealidad cronológica, claridad en la motivación, rol y conflicto de cada uno de los involucrados y la unidad de tiempo y espacio en que ocurre. Podemos simbolizar cada personaje, pensar en lo que hubiésemos hecho en el lugar de uno u otro, entender sin confusión posible las implicaciones éticas y morales de cada acto u omisión de los involucrados, sufrir con la expulsión de los protagonistas e identificarnos con ellos, equiparando nuestra lucha cotidiana por la vida con la que debieron experimentar ellos tras el exilio forzado hacia un mundo nuevo y hostil. Pero no es sencillo identificarse con los aumentos desproporcionados de CO2 en unas cuántas décadas, con los cambios de temperatura en las corrientes del mar del norte, con el deshielo del Ártico, con la devastación de ecosistemas, con la extinción de especies de las que ni siquiera sabíamos de su existencia, con las sequías y tormentas aleatorias que sacuden diversos territorios del mundo, con la devastación súbita de pueblos y ciudades y mucho menos es fácil entender qué tengo yo que ver con todo eso, qué puedo hacer para atemperar el problema y en qué medida mi intervención microscópica habrá de influir el la biósfera del planeta en aras de revertir el proceso de deterioro ecológico en marcha.   Se podrá alegar que, mientras el cambio climático es un relato “verdadero” porque está amparado en la ciencia, el génesis bíblico es una narración mítica y simbólica que nunca ocurrió en la realidad. Este argumento es parcialmente cierto: hoy – a la luz del conocimiento científico del siglo XXI– sabemos que el relato bíblico no sucedió literalmente, pero no debemos olvidar que para el mundo mítico –tanto para el de la antigüedad como para quienes continúan habitándolo en el presente–, el relato sagrado tenía el mismo valor epistémico que las leyes de Newton para un individuo del siglo XXI, lo que lo hacía existencialmente verdadero.   Se podrá asegurar también que, puesto que el cambio climático es un hecho “objetivamente verdadero”, con la mera explicación racional y científica tendría que ser suficiente para que tomemos consciencia de lo que se está gestando planetariamente frente a nuestras narices.  Sin embargo no es así. Una historia, en especial aquella que no solo requiere captar la atención, sino mover al cambio y a la acción, además de solidez racional, requiere de una conexión emocional, de un alto nivel de identificación, de una profunda sensación de urgencia, de lo contrario no habrá forma de que nos conmueva, así nuestra indolencia nos condene a la extinción, y aun cuando nos rodeen anaqueles atiborrados de datos y estadísticas científicas que demuestren la gravedad del problema.  Lo que al final ocurre es que, al mismo tiempo que somos los de siempre, los mismos que recolectaban y cazaban para sobrevivir, los mismos que inventaron la agricultura y la ganadería, los mismos que echaron a andar las máquinas para producir cada día más, los mismos que salieron al espacio e inventaron Internet, los mismos que requieren historias emocionantes y dramáticas que los reflejen para identificarse con ellas, al mismo tiempo que seguimos siendo los homo sapiens sapiens de hace cincuenta o cien mil años, el mundo que habitamos está en un hondo proceso de transformación.  Lo esperanzador es que no es la primera vez que nos ocurre y casi siempre hemos encontrado un camino que nos ha conducido al desarrollo. Del ser humano recolector, mutamos al agricultor, creamos la civilización y los grandes imperios. Una a una hemos ido transitando una Era tras la otra. Cada una de ellas surgió como solución al problema que llevó a la decadencia a la anterior. Agotadas por su propio éxito, cada Era devino en una grave crisis que dio lugar a una solución que trajo consigo un mundo nuevo.     Los seres humanos del Siglo XXI enfrentamos inexorablemente un cambio de Era equiparable al que significó la Ilustración para el siglo XVIII, cuyo impulso, simbolizado por la Revolución Francesa, puso fin a la monarquía absoluta como forma dominante de gobierno en Occidente, favoreciendo el surgimiento de la democracia moderna y que, en su búsqueda incansable de progreso, operó como el marco perfecto para la explosión del desarrollo industrial, económico y tecnológico que tomó cuerpo en la Revolución Industrial. La modernidad, que con todo su dinamismo, con todas sus virtudes y defectos, con todas sus potencialidades y limitaciones nos trajo hasta este momento histórico, hoy evidencia una clara patologización de su propio éxito y se la ve sumergida un profundo proceso de decadencia que parece acelerarse día con día.   En los últimos dos siglos, de la mano de un progreso galopante en todos los ámbitos, hemos ido cocinando las condiciones que han terminado por colocarnos en la orilla de lo que pareciera ser, o bien nuestra perdición como especie como consecuencia del cambio climático y la inminencia permanente de un conflicto global entre potencias, o bien nuestro siguiente paso evolutivo como humanidad: concretar una comprensión del ser humano que vaya más allá de nuestra propia individualidad y entendamos que cada uno de nosotros, sin importar nacionalidad, ideología o credo religioso, pertenecemos a una sola especie, que si bien se manifiesta de maneras diversas y muchas veces divergentes, al final compartimos maneras se sentir, de amar, de relacionarnos, de expresar el arte, y un sin fin de características más que confirman que es mucho más lo que nos une que lo que nos separa. El desarrollo de la individualidad, de la autonomía personal, muy pertinente y necesaria en el siglo XVIII y XIX, ha alcanzado niveles espeluznantes a través de la obsesión por el éxito a toda costa, traduciéndose, o bien en un narcisismo patológico que conduce a que individuos de éxito reconocido, como Elon Musk, se les quede pequeña la Tierra y ahora pongan los ojos en la conquista de Marte, o bien se traduce en un nihilismo exacerbado que lo vacía todo de sentido y significado, no dejando espacio para otra cosa que no sea la búsqueda del placer y la gratificación instantánea y vacía.  No es que esté mal per se buscar ampliar los horizontes del desarrollo tecnológico humano, pero no es éste el único campo que merece atención. Es justo ese desbalance entre progreso tecnológico y la brutal desigualdad entre unos seres humanos y otros, así como la absurda desconexión del ser humano con la Naturaleza, lo que parecer marcar la ruptura de ese paradigma moderno que, como decía antes, muestra ya visos de decadencia acelerada.  Sin renunciar al propio bienestar, ahora pareciera que viene una época de voltear al colectivo y al entorno, de enfocar esfuerzos en brindar nuevas y auténticas oportunidades de desarrollo a quienes se han quedado atrás en esa enloquecida carrera de egos que ha significado las últimas décadas de modernidad, de la mano con aceptar nuestra condición de especie en una sola biósfera compartida con muchas otras.  Pero entonces ¿qué se requiere para que, no solo entendamos racionalmente los grandes desafíos que enfrenta la humanidad del siglo XXI, sino para que también los asumamos como propios, nos sintamos parte de ellos y emerja en el número suficiente de individuos la motivación necesaria para producir un cambio de conducta global que derive en resultados efectivos? Sin pretender agotar el tema, en las próximas entregas hablaremos de un par de herramientas indispensables para dar este salto evolutivo que necesitamos dar: asumir conscientemente una visión sistémica de la existencia y la ampliación de la empatía.    Web: www.juancarlosaldir.com Instagram:  jcaldir Twitter:   @jcaldir    Facebook:  Juan Carlos Aldir  " ["post_title"]=> string(45) "En busca de nuestro siguiente salto evolutivo" ["post_excerpt"]=> string(221) "Enfrentamos un cambio de Era que será o bien nuestra perdición como especie, o bien nuestro siguiente paso evolutivo como humanidad: concretar una comprensión del ser humano más allá de nuestra propia individualidad." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(45) "en-busca-de-nuestro-siguiente-salto-evolutivo" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-10-22 09:16:36" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-10-22 14:16:36" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=71810" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#17352 (24) { ["ID"]=> int(71189) ["post_author"]=> string(2) "93" ["post_date"]=> string(19) "2021-10-05 11:20:34" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-10-05 16:20:34" ["post_content"]=> string(13970) "El “Día Internacional de la Democracia”, celebrada el 15 de septiembre, recuerda a los países del mundo la necesidad de fortalecer con igualdad, libertad, inclusión, innovación y amplitud sus mecanismos y prácticas democráticas de gobernabilidad y gobernanza para que enfrenten con eficiencia los desafíos que representan la violación de las libertades individuales, la desigualdad social, política y económica que imperan en las sociedades en menor o mayor magnitud. La democracia mantiene un amplio reconocimiento a nivel mundial como la mejor vía para garantizar procesos y mecanismos que permiten el derecho al voto en elecciones libres, la articulación de instituciones autónomas que establecen controles y contrapesos en el ejercicio del poder, respeto a los derechos humanos, la construcción de la paz y el desarrollo de los países; pero también es cierto que la democracia en su permanente construcción y perfeccionamiento para promover y lograr igualdad, libertad, solidaridad, respeto, dignidad y justicia, puede ser rehén de simplismos, retóricas, narrativas y pasiones individualistas, autocráticas y populistas que pervierten, transgreden, trastocan, enturbian y debilitan las instituciones, los procesos democráticos y los derechos humanos. Los profesores de la Universidad de Harvard Steven Levistky y Daniel Ziblatt en su libro Cómo mueren las democracias refieren que la democracia es frágil y está enfrentando una nueva forma de ser socavada por “líderes electos de presidentes o primeros ministros que subvierten el proceso mismo con los que los condujo al poder. Algunos de esos dirigentes desmantelan la democracia a toda prisa”, en otros casos “las democracias erosionan lentamente en pasos apenas apreciables”. Indican que los retrocesos democráticos en la actualidad “empieza en las urnas”, es decir, son provocados por los “propios gobiernos electos” citan como ejemplos a “los gobiernos de Venezuela, Georgia, Hungría, Nicaragua, Filipinas, Perú, Polonia, Rusia, Turquía y Ucrania”.  Refieren que actualmente las caídas de las democracias, ya no es común que se den por golpes militares, o por la suspensión de la Constitución y las elecciones, sino que ahora se dan con autócratas electos en las urnas que mantienen en sus países “una apariencia de democracia, a la que van destripando hasta despojarla de su contenido”.  También advierten cómo las medidas gubernamentales de los autócratas electos por la vía democrática alteran la democracia con legalidad desde “la asamblea legislativa o bien los tribunales” o a través de “medidas para mejorar la democracia, para reforzar la eficacia del poder judicial, combatir la corrupción o incluso sanear el proceso electoral”. Ello causa “confusión pública” debido a que la población no se percata de que el régimen está perdiendo su calidad democrática y “quiénes denuncian los abusos del gobierno pueden ser descalificados como exagerados o alarmistas. Para muchas personas la erosión de la democracia es casi imperceptible”. Lo anterior indica que los regímenes democráticos en el mundo están en constante riesgo por el asedio y ascenso de líderes autócratas que aparentan ser demócratas y en lugar de fortalecer la igualdad, la justicia social y los procesos democráticos, los vulneran y los limitan a la luz del día o silenciosamente.  Por ello es una realidad que la democracia enfrenta deformaciones en su contenido, en sus procesos y mecanismos; deformaciones impulsadas por personajes individualistas, autocráticos y populistas que desdeñan, debilitan y minan minuciosa, y estratégicamente a las instituciones autónomas, al equilibrio de los poderes, a los derechos humanos, a las libertades y a la justicia social. Steven Levistky y Daniel Ziblatt advierten que los autócratas convierten las instituciones en “armas políticas, esgrimidas enérgicamente por quienes las controlan en contra de quienes no lo hacen”, reescriben “las reglas de la política para inclinar el terreno de juego en contra del adversario”, además, “utilizan las propias instituciones de la democracia de manera gradual, sutil  incluso legal para liquidarla”. Es importante señalar que la calidad de un régimen democrático se mide por resultados en favor de la población y por los contrapesos en el poder, pero cuando aparece otra deformación de la democracia en el ejercicio del poder, como la “egocracia”, la calidad del régimen democrático e institucional está en grave riesgo, sobre todo, porque el egocrata se abraza de la autocracia y el populismo, se abraza de la irrealidad y de los resultados intangibles.   José Nun, quien fuera Secretario de Cultura en Argentina y catedrático en la Universidad de Berkeley, le da significado al término egocracia en su obra el Sentido común y la política para referirse al entonces gobierno de Cristina Fernández de Kirchner. A esta deformación de la democracia, José Nun la describe como el poder que se ejerce desde el “ego” del gobernante, desde el “yo” del gobernante, es decir, monopoliza el poder para ejercerlo desde su “ego”, lo cual enturbia, disminuye y debilita la calidad de cualquier régimen democrático.  Consideraciones  La democracia en México no es ajena a la influencia mundial de personajes de corte egocrático, autocrático y populista, sobre todo en la actual administración federal que simpatiza con líderes que han deformado la democracia en sus países. Esta simpatía ha marcado una preocupante línea política que conjuntamente con la narrativa, la retórica, las reformas y la estrategia política del gobierno de la 4T se asemejan a las prácticas que mencionan Steven Levistky y Daniel Ziblatt en su libro “Cómo mueren las democracias”, las cuales, han hecho sucumbir a regímenes democráticos de Latinoamérica y Europa convirtiéndolos en autocráticos y populistas.  En este sentido, México vive una realidad poco alentadora en su régimen democrático, el cual, está en constante lucha contra quienes pretenden disminuir o desaparecer la pluralidad, la división de poderes y los contrapesos. De acuerdo al Índice de Democracia de The Economist Intelligence Unit, señala que nuestro país tiene una “democracia defectuosa” debido a los problemas de gobernabilidad y gobernanza, a una cultura política rezagada y a niveles bajos de participación política, ya que en 2019 y 2020 se ubicó en el lugar 73 y 72 de 167 países analizados, con una puntuación de 6.9 y 6.7, respectivamente (Escala de 0 a 10).    Al respecto, Freedom House en su Informe Anual Freedom in the World que analiza a 210 países y territorios en materia de acceso a las libertades individuales, como el derecho al voto, la libertad de expresión y la igualdad ante la ley, ha ubicado a México en 2019 y 2020 con una “democracia parcialmente libre” con una puntuación de 62 y 61, respectivamente (Escala d 0 a 100).    Sumándose a lo anterior, México no puede hablar de una democracia de calidad cuando:  1.- La Constitución se quiere manipular a complacencia; la división de poderes se vulnera; las instituciones autónomas se les disminuye el presupuesto y pretenden restarles credibilidad, y los contrapesos sociales, políticos y económicos son denostados permanentemente; 2.-El acceso a una canasta básica diaria no es posible para más de 55 millones de pobres, de los cuales, de acuerdo al CONEVAL, 3.8 millones se sumaron en los últimos dos años, mientras, la población en pobreza extrema tuvo un incremento de 2.1 millones, por lo que, pasó a 10.8 millones; 3.- La inseguridad ha sumado más de 100 mil homicidios dolosos en los últimos tres años, o cuando, en la Encuesta Nacional de Victimización de Empresas 2020, refiere que el costo total por la inseguridad que sufren las empresas es de 226 mil millones de pesos, es decir, el 1.25% del PIB, representando el 41.3% pérdidas económicas y a nivel nacional un costo de más 85 mil pesos en promedio por delito a empresas. 4.- La impunidad, que es la llave para abrir la puerta a diversos delitos, es quizá de los mayores retos para la democracia en México, desafortunadamente en este rubro no hay mejoría. El Índice Global de Impunidad 2020, indica que México ocupa la posición 60 de 69 países analizados, con 49.67 puntos, que representan 10 puntos más de en el rango de impunidad frente al promedio global que es de 39.9 (Escala de 0 a 100).    La Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública 2021, estable que el 93.3% de los delitos no fueron denunciados, o, la autoridad no inició una carpeta de investigación. Este nivel de impunidad reduce la calidad de la democracia en México.    5.-Datos de Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad señalan que el 80.6% de contrataciones del gobierno se han realizado por adjudicación directa en 2021, obviando los procesos de licitación que son mecanismos de transparencia y rendición de cuentas fundamentales para fortalecer los contrapesos en el poder.  Por su parte, México Evalúa refiere que en el PEF 2021 el 83% de los recursos aprobados no tuvieron un destino geográfico claro, lo que genera opacidad en el gasto público México se encuentra en tiempos de definiciones en lo que respecta a su Democracia, definiciones que impactarán a las generaciones presentes y futuras,  porque en la medida que se logre cerrar la brecha a la desigualdad, a la pobreza, a la injusticia, a la corrupción y al encono social habrá una mejor calidad en nuestra democracia.  Por ello, hay dos caminos, blindar y fortalecer el régimen democrático de las tentaciones e influencias egocráticas, o, por el contrario, el pueblo y quienes juraron defender la Constitución se inclinen y abran paso a un régimen egocrático que centralice toda acción pública y denote una franca incomodad a la transparencia, a la rendición de cuentas, a la división de poderes, a los contrapesos, a las instituciones con autonomía y al pluralismo, lo cual sería retroceder y anclarse pasado." ["post_title"]=> string(23) "Democracia vs egocracia" ["post_excerpt"]=> string(216) "La desigualdad, la pobreza,  la injusticia, la corrupción, la opacidad, la vulneración de las instituciones autónomas y de la división de Poderes, son algunos de los retos que afronta nuestra joven democracia. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(23) "democracia-vs-egocracia" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-10-05 11:20:34" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-10-05 16:20:34" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=71189" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(45) ["max_num_pages"]=> float(23) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "d59cd383fa4f4bc1b2f2f8f7827fb787" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

Democracia vs egocracia

La desigualdad, la pobreza,  la injusticia, la corrupción, la opacidad, la vulneración de las instituciones autónomas y de la división de Poderes,...

octubre 5, 2021

En busca de nuestro siguiente salto evolutivo

Enfrentamos un cambio de Era que será o bien nuestra perdición como especie, o bien nuestro siguiente paso evolutivo como humanidad: concretar...

octubre 22, 2021




Más de categoría

Reporte Mundial de Riesgos 2021. ¿Está preparado nuestro país para enfrentar riesgos?

México necesita revisar y mejorar los temas de vulnerabilidad y su capacidad para enfrentar desastres naturales.  

octubre 22, 2021

En busca de nuestro siguiente salto evolutivo

Enfrentamos un cambio de Era que será o bien nuestra perdición como especie, o bien nuestro siguiente paso evolutivo...

octubre 22, 2021
amlobartlettnahle

NADIE DE FUERA…

La iniciativa de reforma constitucional en materia eléctrica promovida desde la Presidencia de la República compromete la relación bilateral...

octubre 22, 2021

De Frente Y Claro | ¿LÓPEZ YA ACABÓ CON LA CORRUPCIÓN?

La reciente medición del nivel de Corrupción realizada por World Justice Project puso en jaque la credibilidad de la...

octubre 21, 2021