Isabel Arvide: “Viva López Obrador” vs “Él no va ahí”

Cada país tiene sus propias características, así como ideologías políticas. Isabel Arvide Limón, Cónsul de México en Estambul (Turquía), celebró el tradicional Grito de Independencia. La polémica se suscitó cuando al final del pronunciamiento de los héroes,...

17 de septiembre, 2021 Isabel Arvide: “Viva López Obrador” vs “Él no va ahí”

Cada país tiene sus propias características, así como ideologías políticas. Isabel Arvide Limón, Cónsul de México en Estambul (Turquía), celebró el tradicional Grito de Independencia. La polémica se suscitó cuando al final del pronunciamiento de los héroes, agregó “Viva López Obrador”, lo cual causó inconformidad entre algunos asistentes. 

En el video que circula en las redes sociales se puede apreciar el “abucheo” de parte del público y sobresale la manifestación de inconformidad de una joven mujer que le replica a Isabel Arvide que “él no va ahí (el presidente)”. Sin embargo, en el video que Isabel Arvide subió a sus redes, se editó el polémico fragmento para suprimirlo.

En el video se pudo apreciar que una mujer ataviada con un vestido con atuendo de color verde, sube al templete y mueve en repetidas ocasiones su pierna derecha como señal de su objeción encarando de esta manera a Isabel Arvide:

“México no es López Obrador, al Presidente lo respeto mucho, el señor López Obrador es mi Presidente, yo quiero que termine su sexenio bien, que corrija, que gobierne, que nos deje un país hermoso, pero él no va junto con los héroes de Independencia” replicó la mujer.

En esta transcripción textual se puede apreciar dos posicionamientos disímbolos ideológicos de dos mujeres: 

  1. En el discurso de Isabel Arvide se puede un fanatismo lo que se conoce como el Culto a la Personalidad, Nikita Jrushchov citado en Wikipedia lo define como:

“Es conocido como Culto a la personalidad (también culto a la persona) a la adoración y adulación excesiva a un caudillo o líder carismático, especialmente cuando se trata de un Jefe de Estado.

El culto a la personalidad (como concepto influido por Nikita Jrushchov en su discurso del XX Congreso del Partido Comunista de la Unión Soviética en el año 1956) es una elevación a dimensiones casi religiosas o sagradas de figuras de líderes carismáticos en la sociedad o la política. En los regímenes totalitarios es a menudo una forma de culto a la persona del líder supremo”.

  1. En el posicionamiento de la mujer invitada manifiesta una conceptualización integral y totalizadora:

* Es decir, México “somos todos los ciudadanos” con una visión plural y no unitaria o bien fragmentada en una sola persona.

*Existe una diferenciación, sentido de valor y reconocimiento de los héroes de la Independencia de México lo cual se pone de manifiesto cuando la invitada dice “él (presidente) no va ahí”.

*Percepción externa.

La mujer también agrega que el presidente Obrador “que corrija y que gobierne” lo cual permite cuestionar las políticas públicas implementadas en México.

La Celebración gris del Grito de Independencia pronunciado por Isabel Arvide cerró con gritos y abucheos por parte de un considerable número de asistentes. 

Izquierda-derecha: 211 Aniversario del Grito de Independencia por Isabel Arvide Limón, Cónsul de México en Estambul (Turquía). Dama invitada se enfrenta a la Cónsul.

Izquierda-derecha: 211 Aniversario del Grito de Independencia por Isabel Arvide Limón, Cónsul de México en Estambul (Turquía). Dama invitada se enfrenta a la Cónsul.

Referencia:

Culto a la Personalidadhttps://es.wikipedia.org/wiki/Culto_a_la_personalidad

 

Contacto:

ORCID ID https://orcid.org/0000-0002-5708-428X

[email protected] 

www.facebook.com/angelica.murillo.5496 

https://www.facebook.com/RIEHMTY 

IG dra.angelicamg 

www.ruizhealytimes.com

 

Comentarios
object(WP_Query)#17348 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(70565) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "28-09-2021" ["before"]=> string(10) "26-10-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(70565) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "28-09-2021" ["before"]=> string(10) "26-10-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "opinion-y-analisis" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#17349 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#17342 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#17790 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "28-09-2021" ["before"]=> string(10) "26-10-2021" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(463) "SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2021-09-28 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2021-10-26 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (70565) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (15) ) AND rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish') GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2" ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#17352 (24) { ["ID"]=> int(71907) ["post_author"]=> string(3) "183" ["post_date"]=> string(19) "2021-10-25 11:55:20" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-10-25 16:55:20" ["post_content"]=> string(6209) "En México la mayoría de edad se obtiene a los dieciocho años. Así lo establecen todas las legislaciones civiles de todas las entidades de la República Mexicana, al igual que el Código Civil Federal, sin dejar de mencionar que la Constitución también precisa esta edad para que los mexicanos sean considerados ciudadanos y tengan derechos políticos (votar y ser votado). Esto no siempre fue así. Antes la mayoría de edad era a los veintiún años, pero en diciembre de 1969 la Constitución se reformó, estableciéndose la edad de dieciocho para que los mexicanos fueran considerados ciudadanos, y en enero de 1970 el Código Civil para el Distrito Federal y Territorios Federales también modificó la mayoría de edad, homologándola a la reforma constitucional referida. De acuerdo con nuestras leyes vigentes, la mayoría de edad le permite al individuo disponer libremente de su persona y de sus bienes, además de ser considerado como ciudadano. También puede ser sujeto de sanciones privativas de libertad por la comisión de conductas que las leyes penales establecen como delitos. En una de las definiciones más sencillas podemos decir que son delitos las conductas u omisiones que sancionan las leyes penales, pero solo son sujetos de castigo aquellos que hayan alcanzado la mayoría de edad, esto es a partir de los dieciocho años cumplidos.  Desde luego que existen leyes que establecen protocolos de atención y aseguramiento (no en cárcel) para aquellos que no han alcanzado la mayoría de edad, a quienes se les da el tratamiento de "menores infractores", no obstante hayan cometido los delitos más atroces que podamos imaginar. Por mucho tiempo ha estado a debate el reclamo social de que algunos individuos que son menores de edad y por tal no se les puede castigar, sin importar la gravedad del delito, a pesar de que esos menores saben muy bien el mal que hacen. De hecho en múltiples estudios de diversas disciplinas se ha considerado que un individuo debería ser sujeto de sanción privativa de libertad, por los crímenes que haya cometido en la medida en que él pueda “querer y comprender el resultado de su acción”. Sin embargo, se ha sostenido que, para castigar penalmente a una persona por la comisión de conductas tipificadas por las leyes penales, es mejor tener un dato objetivo como lo es la mayoría de edad, que establecer un criterio subjetivo que fuera motivo de interpretación psicológica en cuanto a la determinación de si un menor de edad es mentalmente maduro para ser sujeto de responsabilidad criminal y por tal ser sancionado como a cualquier mayor de edad. En el artículo 18 de nuestra Constitución se establece que para las personas entre doce y dieciocho años a quienes se les atribuya la comisión o participación en un hecho que la ley señale como delito, deberán ser sujetos a un sistema integral de justicia para adolescentes en donde se garanticen sus derechos humanos.  En la disposición constitucional señalada se indica que, dentro del sistema integral de justicia para adolescentes, deberán aplicarse medidas de orientación, protección y tratamiento que amerite cada caso, atendiendo al interés superior del adolescente, indicándose que el internamiento sólo será utilizado como medida extrema y por el tiempo más breve que proceda y solo podrá aplicarse a mayores de catorce años de edad. Ante eso, sucede que, en la actualidad, muchos delitos graves se cometen por menores de edad, quienes son utilizados por organizaciones criminales sabiendo que si son detenidos por sus actos, no serán juzgados ni sancionados como cualquier adulto y serán liberados en cuanto cumplan con lo que establezcan las leyes de justicia para adolescentes infractores. Al tratarse de conductas que sancionan las leyes penales, los menores de edad sólo pueden quedar en vigilancia y tratamiento en centros de internamiento por un plazo máximo de cinco años; esto siempre y cuando se trate de menores con un mínimo de catorce y hasta los dieciocho años cumplidos de acuerdo a la Ley de Justicia para Adolescentes del Distrito Federal. Sobre este tema de la mayoría de edad, actualmente en varios estados de la República Mexicana y en la Ciudad de México se ha determinado que alcanzando los doce años de edad, esto es, sin la mayoría legal para decidir sobre su persona, y sin poder ser castigados penalmente por actos u omisiones sancionados en leyes penales, sí pueden decidir el género con el que acaso se identifiquen (masculino o femenino) sin necesidad de contar con estudios psicológicos, ni de ninguna otra especie, por lo que basta acudir al Registro Civil para que el dato de su nacimiento, en ese aspecto, sea cambiado, y si bien se requiere del consentimiento firmado por los padres, la decisión es del menor de edad. Así sucede actualmente en las legislaciones de Jalisco, Oaxaca y la Ciudad de México y se está analizando en varias legislaturas de las otras entidades el permitir dicho cambio desde esa mínima edad de doce años. Entiendo que los dos temas (criminal y de identidad de género) sean sustancialmente diferentes, pero si en el aspecto referente a la decisión de cambiar de mujer a hombre o viceversa en el acta que determina el nacimiento de las personas se ha considerado que desde los doce se tiene la capacidad de querer y comprender el resultado de esa decisión, ¿no será momento de analizar si la edad de dieciocho años sigue siendo adecuada como mínima para sancionar a quienes asesinen, violen, secuestren o cometan delitos de la peor calaña, bajo el mismo supuesto y consideración de que a edades menores las personas quieren y entiendan el resultado de sus actos?" ["post_title"]=> string(55) "QUIZÁS ES HORA DE REDUCIR LA MAYORÍA DE EDAD PUNITIVA" ["post_excerpt"]=> string(165) "Muchas organizaciones criminales reclutan a menores de edad para cometer delitos graves a sabiendas de que éstos no serán juzgados ni sancionados como un adulto. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(53) "quizas-es-hora-de-reducir-la-mayoria-de-edad-punitiva" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-10-25 11:55:20" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-10-25 16:55:20" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=71907" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17411 (24) { ["ID"]=> int(71341) ["post_author"]=> string(2) "84" ["post_date"]=> string(19) "2021-10-08 08:43:05" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-10-08 13:43:05" ["post_content"]=> string(10974) "Durante las últimas semanas no he dejado de hacer énfasis en la importancia que para el ser humano tiene la construcción de narrativas que le permitan entender el mundo en el que vive y para moldear el mundo en que quisiera vivir.   Sin embargo somos testigos, cada vez con más estupor y desconcierto, de una dinámica contradictoria y perniciosa: mientras los desafíos humanos se hacen cada vez más intrincados y complejos, conforme las variables que intervienen en un mismo fenómeno se multiplican y entrelazan, y mientras las consecuencias de nuestras acciones colectivas nos ponen en mayor riesgo de inviabilidad como sociedad, civilización y especie, nosotros intentamos explicarlos con mayor superficialidad y resolverlos con medidas cada vez más parciales y desarticuladas.  En lo político, la demagogia y el populismo utilizados por izquierdas y derechas por igual, con el único propósito de hacerse de, o de conservar el poder, hacen promesas grandilocuentes e imposibles, simplificándolo todo hasta niveles tan absurdos que el problema planteado de disuelve en el discurso, aunque lamentablemente en la realidad no sólo persiste, sino que suele agravarse. Y esta dinámica puede verse en infinidad de vertientes: pobreza, educación, violencia, sólo por citar algunos, son problemas nacionales de la más profunda importancia que ninguno de los gobiernos recientes ha sabido atacar de fondo, aun cuando en el discurso han asegurado tener las soluciones adecuadas.    En lo individual las cosas funcionan por el estilo. Como individuos nos refugiamos cada vez más en la banalidad, en la inmediatez de los estímulos digitales, en las redes sociales, en la moda y el esnobismo, en contenidos superficiales y de consumo inmediato, buscamos entretenimiento sin esfuerzo, reduciendo, sin darnos cuenta, nuestra capacidad de concentración, dispersándonos cada vez más y naufragando en un océano de estímulos que fatigan y aturden nuestra comprensión, con lo que cada vez estamos menos propensos y dispuestos a explorar y entender de verdad la complejidad de nuestra vida y de nuestra sociedad.  El esfuerzo interior que implica entregarnos a la frivolidad es mucho mayor de lo que imaginamos. Al cabo de unas horas de bombardeo digital, quedamos vacíos, mentalmente exhaustos y saturados, sin la energía vital para asumir los auténticos compromisos de fondo que involucran todos los aspectos de nuestra vida –familiar, relacional, profesional, etc.– y para lo único que nos queda fuerza es para continuar sumergidos en la atrayente y adictiva contemplación de nuestros celulares y tabletas.  Lo anterior se complica ante otro fenómeno desconcertante. Conforme los retos que enfrentamos como humanidad asumen cada vez más  una dimensión global, conforme sus posibles soluciones resultan más intrincadas e interconectadas entre naciones, resulta cada vez más difícil construir narrativas que por un lado permitan explicar la dimensión exacta del panorama local y la inserten en el amplio y profundo panorama del problema global.  Esto acarrea consecuencias múltiples y una de ellas, a manera de ejemplo, se está dando en la política. En distintas latitudes del planeta la democracia ha entrado en una especie de crisis. El votante ha comenzado a descreer en ella como el único sistema capaz de llevarnos a un siguiente nivel de desarrollo y tengo la impresión de que esta decepción se alimenta de la tendencia a buscar resolver problemas complejos con narrativas simples.  El político en campaña promete soluciones imposibles, pero fáciles en el discurso. El votante lo escucha y descansa interiormente entregándose a la creencia de que aquello es posible y que en esta ocasión no le habrán de fallar. Una vez en el cargo, como era lógico, no se consigue cambiar nada y la decepción se acrecienta, hasta que el siguiente candidato hace lo mismo. Así, una y otra vez, hasta que el votante, decepcionado del sistema, voltea a un lado y al otro en busca de un nuevo salvador.   Este estado de ánimo social es auténtica tierra fértil para los populismos, tanto de izquierda como de derecha, que simplifican aun más las cosas, al grado de caricaturizarlas, ofreciendo soluciones simples y de otras épocas a problemas complejos e inexistentes en etapas previas de la historia humana. Esta fórmula resulta muy atractiva para el electorado porque lo releva de cualquier responsabilidad. Y sería perfecta para nuestro tiempo de no ser porque lejos de resolver algo, complica y ahonda los problemas sociales y globales.  Pensemos en la decisión del expresidente Donald Trump de abandonar unilateralmente en 2016 el Acuerdo de París, sin importar ni los compromisos adoptados por su predecesor ni mucho menos las consecuencias globales de que la economía más grande del mundo dé la espalda al problema ambiental que nos amenaza. La narrativa del expresidente Trump era simple y atractiva para su votante en la unión americana: make America great again… pero ¿de que podría servir esa promesa si no hay planeta para materializarla? Sin embargo Trump actuó los cuatro años de su gobierno como si de verdad no entendiera la complejidad y las implicaciones del problema ambiental para el mundo entero, incluidos los norteamericanos que respiran el mismo aire y habitan la misma atmósfera que los hindúes, los chinos o los islandeses.  Es verdad que se trata de problemas invisibles y de apariencia lejana, que no está en nuestra mano resolver, pero de los que somos parte. Vivimos en los tiempos más complejos que haya registrado la historia de la humanidad. Nunca un ser humano común y corriente había tenido que vivir cotidianamente rodeado de tantas variables, con tantas alternativas, opciones, riesgos y desafíos, tanto en lo personal como colectivo. No hay referentes en el pasado que retraten con fidelidad la realidad humana del siglo XXI y por ello no hay forma de que encontremos respuesta a los problemas del presente aplicando soluciones inviables por lo superadas.  Necesitamos “refrescar nuestra conexión” con la realidad, dar un paso atrás para ampliar nuestra perspectiva y releer al mundo desde una óptica más compleja e interdependiente que nos permita entender de una buena vez que no existen problemas generales que sean provocados por una sola causa y por lo tanto tampoco las soluciones llegarán por esta vía.   Pensemos un ejemplo individual: ¿por qué no puedo bajar de peso? Pareciera que la respuesta es simple y que podría aplicarse una solución que resuelva el problema de manera general: deja de comer carbohidratos.  No hay duda que esta solución podría funcionar en determinadas circunstancias y en el corto plazo, pero en la vida real, nuestra relación colectiva y particular con la comida tiene que ver con una enorme gama de factores que van desde los cambios históricos en los modos de industrializar los alimentos, pasando por nuestra historia familiar y personal, nuestra genética, la sobreabundancia de alimentos chatarra, por nuestra subjetividad, nuestra psicología, nuestro metabolismo, nuestros horarios y costumbres (quizá no nos da tiempo de detenernos a comer sano), con las costumbres de nuestros amigos y de nuestra gente cercana (quizá sentarnos a beber coca y comer Doritos frente a la TV es la manera como nos relacionamos con nuestra pareja, nuestros hijos, lo que hace dicho hábito difícil y emocionalmente costoso de abandonar) y un larguísimo etcétera. Y podríamos seguir por páginas y páginas enumerando aspectos que influyen de un modo u otro en la manera en que cada persona se relaciona de forma particular con la comida, lo que hace imposible que una sola medida, un único remedio sirva siempre y para todos.  En este caso se trataría de entender la importancia del problemas y la necesidad de atenderlo en aras de tener una buena salud presente y futura, tomárselo en serio e ir implementando hábitos y rutinas que de forma sinérgica modifiquen nuestra relación con los alimentos sin atentar contra nuestros modos de socializar y relacionarnos con los demás y con el mundo. Como se ve, un problema complejo e importante no es susceptible de resolverse con decisiones triviales tomadas sobre las rodillas.    Este ejemplo es extensivo a casi cualquier interacción que llevemos a cabo con la realidad. El punto es comprender que todos los fenómenos que nos afectan en un sentido u otro son producidos por infinidad de factores, y que simplificar demasiado las variables conlleva no resolver nada.  Por eso las soluciones simples y generales casi nunca resuelven nada y suelen agravar el problema original, como en el ejemplo de dejar de comer carbohidratos –o sus equivalentes en otros ámbitos, como podría ser: para combatir la pobreza, otorgar magnánimamente una pensión minúscula sin tomar en cuenta temas como alimentación, transporte, educación, oportunidades laborales, reconstrucción saludable de vínculos afectivos y familiares que eviten violencia y la descomposición familiar, etc., que favorezcan que realmente los grupos vulnerables abandonen esa situación–. Nos guste o no reconocerlo, el mundo que habitamos en el siglo XXI es mucho más complejo e incierto y cambia con mucha mayor rapidez que nunca en la historia humana. En las últimas dos generaciones nuestra forma de vida se ha alterado hasta niveles inimaginables y la tendencia es continuar por ese camino, aunque casi seguro a un ritmo de transformación aun mayor. No queda sino aceptar que no es un tema de mera voluntad y que las narrativas que construyamos para explicar y resolver los desafíos que nos aquejan deberán tomar en cuenta este escenario de complejidad creciente.    Web: www.juancarlosaldir.com Instagram:  jcaldir Twitter:   @jcaldir    Facebook:  Juan Carlos Aldir  " ["post_title"]=> string(41) "El reto de construir narrativas complejas" ["post_excerpt"]=> string(218) "En este siglo, nuestra forma de vida se ha alterado hasta niveles inimaginables. Las narrativas que construyamos para explicar y resolver los desafíos que nos aquejan deberán tomar en cuenta este complejo escenario " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(41) "el-reto-de-construir-narrativas-complejas" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-10-08 08:43:05" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-10-08 13:43:05" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=71341" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#17352 (24) { ["ID"]=> int(71907) ["post_author"]=> string(3) "183" ["post_date"]=> string(19) "2021-10-25 11:55:20" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-10-25 16:55:20" ["post_content"]=> string(6209) "En México la mayoría de edad se obtiene a los dieciocho años. Así lo establecen todas las legislaciones civiles de todas las entidades de la República Mexicana, al igual que el Código Civil Federal, sin dejar de mencionar que la Constitución también precisa esta edad para que los mexicanos sean considerados ciudadanos y tengan derechos políticos (votar y ser votado). Esto no siempre fue así. Antes la mayoría de edad era a los veintiún años, pero en diciembre de 1969 la Constitución se reformó, estableciéndose la edad de dieciocho para que los mexicanos fueran considerados ciudadanos, y en enero de 1970 el Código Civil para el Distrito Federal y Territorios Federales también modificó la mayoría de edad, homologándola a la reforma constitucional referida. De acuerdo con nuestras leyes vigentes, la mayoría de edad le permite al individuo disponer libremente de su persona y de sus bienes, además de ser considerado como ciudadano. También puede ser sujeto de sanciones privativas de libertad por la comisión de conductas que las leyes penales establecen como delitos. En una de las definiciones más sencillas podemos decir que son delitos las conductas u omisiones que sancionan las leyes penales, pero solo son sujetos de castigo aquellos que hayan alcanzado la mayoría de edad, esto es a partir de los dieciocho años cumplidos.  Desde luego que existen leyes que establecen protocolos de atención y aseguramiento (no en cárcel) para aquellos que no han alcanzado la mayoría de edad, a quienes se les da el tratamiento de "menores infractores", no obstante hayan cometido los delitos más atroces que podamos imaginar. Por mucho tiempo ha estado a debate el reclamo social de que algunos individuos que son menores de edad y por tal no se les puede castigar, sin importar la gravedad del delito, a pesar de que esos menores saben muy bien el mal que hacen. De hecho en múltiples estudios de diversas disciplinas se ha considerado que un individuo debería ser sujeto de sanción privativa de libertad, por los crímenes que haya cometido en la medida en que él pueda “querer y comprender el resultado de su acción”. Sin embargo, se ha sostenido que, para castigar penalmente a una persona por la comisión de conductas tipificadas por las leyes penales, es mejor tener un dato objetivo como lo es la mayoría de edad, que establecer un criterio subjetivo que fuera motivo de interpretación psicológica en cuanto a la determinación de si un menor de edad es mentalmente maduro para ser sujeto de responsabilidad criminal y por tal ser sancionado como a cualquier mayor de edad. En el artículo 18 de nuestra Constitución se establece que para las personas entre doce y dieciocho años a quienes se les atribuya la comisión o participación en un hecho que la ley señale como delito, deberán ser sujetos a un sistema integral de justicia para adolescentes en donde se garanticen sus derechos humanos.  En la disposición constitucional señalada se indica que, dentro del sistema integral de justicia para adolescentes, deberán aplicarse medidas de orientación, protección y tratamiento que amerite cada caso, atendiendo al interés superior del adolescente, indicándose que el internamiento sólo será utilizado como medida extrema y por el tiempo más breve que proceda y solo podrá aplicarse a mayores de catorce años de edad. Ante eso, sucede que, en la actualidad, muchos delitos graves se cometen por menores de edad, quienes son utilizados por organizaciones criminales sabiendo que si son detenidos por sus actos, no serán juzgados ni sancionados como cualquier adulto y serán liberados en cuanto cumplan con lo que establezcan las leyes de justicia para adolescentes infractores. Al tratarse de conductas que sancionan las leyes penales, los menores de edad sólo pueden quedar en vigilancia y tratamiento en centros de internamiento por un plazo máximo de cinco años; esto siempre y cuando se trate de menores con un mínimo de catorce y hasta los dieciocho años cumplidos de acuerdo a la Ley de Justicia para Adolescentes del Distrito Federal. Sobre este tema de la mayoría de edad, actualmente en varios estados de la República Mexicana y en la Ciudad de México se ha determinado que alcanzando los doce años de edad, esto es, sin la mayoría legal para decidir sobre su persona, y sin poder ser castigados penalmente por actos u omisiones sancionados en leyes penales, sí pueden decidir el género con el que acaso se identifiquen (masculino o femenino) sin necesidad de contar con estudios psicológicos, ni de ninguna otra especie, por lo que basta acudir al Registro Civil para que el dato de su nacimiento, en ese aspecto, sea cambiado, y si bien se requiere del consentimiento firmado por los padres, la decisión es del menor de edad. Así sucede actualmente en las legislaciones de Jalisco, Oaxaca y la Ciudad de México y se está analizando en varias legislaturas de las otras entidades el permitir dicho cambio desde esa mínima edad de doce años. Entiendo que los dos temas (criminal y de identidad de género) sean sustancialmente diferentes, pero si en el aspecto referente a la decisión de cambiar de mujer a hombre o viceversa en el acta que determina el nacimiento de las personas se ha considerado que desde los doce se tiene la capacidad de querer y comprender el resultado de esa decisión, ¿no será momento de analizar si la edad de dieciocho años sigue siendo adecuada como mínima para sancionar a quienes asesinen, violen, secuestren o cometan delitos de la peor calaña, bajo el mismo supuesto y consideración de que a edades menores las personas quieren y entiendan el resultado de sus actos?" ["post_title"]=> string(55) "QUIZÁS ES HORA DE REDUCIR LA MAYORÍA DE EDAD PUNITIVA" ["post_excerpt"]=> string(165) "Muchas organizaciones criminales reclutan a menores de edad para cometer delitos graves a sabiendas de que éstos no serán juzgados ni sancionados como un adulto. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(53) "quizas-es-hora-de-reducir-la-mayoria-de-edad-punitiva" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-10-25 11:55:20" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-10-25 16:55:20" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=71907" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(46) ["max_num_pages"]=> float(23) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "bcee632b98a0520ae487e6a377b9443a" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

QUIZÁS ES HORA DE REDUCIR LA MAYORÍA DE EDAD PUNITIVA

Muchas organizaciones criminales reclutan a menores de edad para cometer delitos graves a sabiendas de que éstos no serán juzgados ni sancionados...

octubre 25, 2021

El reto de construir narrativas complejas

En este siglo, nuestra forma de vida se ha alterado hasta niveles inimaginables. Las narrativas que construyamos para explicar y resolver los...

octubre 8, 2021




Más de categoría

QUIZÁS ES HORA DE REDUCIR LA MAYORÍA DE EDAD PUNITIVA

Muchas organizaciones criminales reclutan a menores de edad para cometer delitos graves a sabiendas de que éstos no serán...

octubre 25, 2021
¿ALEJANDRO MORENA?

¿ALEJANDRO MORENA?

De ALITO depende honrar su apellido anteponiendo el bien de México, en vez de convertirse en ALEJANDRO MORENA.

octubre 25, 2021

Reporte Mundial de Riesgos 2021. ¿Está preparado nuestro país para enfrentar riesgos?

México necesita revisar y mejorar los temas de vulnerabilidad y su capacidad para enfrentar desastres naturales.  

octubre 22, 2021

En busca de nuestro siguiente salto evolutivo

Enfrentamos un cambio de Era que será o bien nuestra perdición como especie, o bien nuestro siguiente paso evolutivo...

octubre 22, 2021