Huérfanos: entre la invisibilidad y la burocracia

Las políticas de estado tendrán que revisarse en aras de hacer de los niños objetos de un real interés superior. 

3 de noviembre, 2022

De los muchos problemas que México tiene en gestión de la información, la relativa a la cantidad de menores en orfandad, es una de las que más evidencia nuestra ausencia de leyes y mecanismos eficaces para saber cuántos somos, dónde estamos y cuáles son nuestras carencias como nación. 

Explicado de otra forma, en el tema de la orfandad no hay datos precisos de cuántos infantes se encuentran en esta condición, no solo porque la cifra se mueve todos los días, sino porque el Estado no ha generado estructuras para que los datos pasen de lo estimado al dato comprobado para que se pueda utilizar en la toma de decisiones y en su incorporación a la política pública sobre el particular.

La Encuesta Nacional de Niños, Niñas y Mujeres del 2015, de la UNICEF, arrojó que el 5% de los menores de 18 años había perdido a uno o a ambos padres. Tiempo después, en el 2017, el Senado de la República informaba, a su vez, citando a la UNICEF que en México había 1.6 millones de niñas y niños en orfandad. La revista de la Cámara de Diputados presenta la estimación de orfandad por feminicidios para el 2018 en 3 mil 300.

Por otra parte, los datos estimados de orfandad por COVID 19 de acuerdo con el SNDIF era de 118 mil, haciendo referencia a un estudio organizado entre el DIF Nacional, los estatales, la UNAM y la FAO. El Senado por su parte, en octubre del 2021 hablaba de 131 mil 325 que habían perdido a uno o a sus dos padres por la pandemia e informaba sobre la beca de 800 pesos a menores en esta situación. 

Durante este año, en febrero, El Economista presentaba una estimación de 244 500 huérfanos a causa de la pandemia, citando al estudio del Senado y añadía entre 30 mil y 40 mil por violencia.  Apenas un par de meses después, en abril, El Universal estimaba la cifra de menores en orfandad por violencia en 50 mil. Tal vez el dato más exacto, en medio de tanto número, es que México ocupa el segundo lugar en niños y niñas huérfanos a nivel América Latina. 

En conclusión, no sabemos cuántos menores hay en orfandad porque no tenemos sistemas de generación de información precisos, en consecuencia, la atención se torna aún más complicada de lo que ya es de por sí la situación. Hace falta que el interés superior de la niñez pase del texto legislativo a su implementación como política pública, con fuentes de información precisas y recursos adecuadamente aplicados. 

Legalmente hay dos alternativas para hacer valer el derecho del niño a una familia y a un desarrollo emocional pleno, los hogares de acogida temporal y la adopción. La primera es, como su nombre lo indica, la gestión de un hogar que durante un tiempo determinado, ofrecerá al menor una vivienda y un ambiente familiar para su desarrollo en tanto se define la familia que deberá adoptarlo. La adopción es el asumir de forma permanente las obligaciones y los derechos de crianza de un menor, la incorporación de un infante no necesariamente ligado biológicamente a la familia receptora quien se responsabiliza ante la sociedad de su cuidado y desarrollo. 

En ambos casos hay que superar los tiempos de espera y la tramitología que pareciera ser indisoluble en la cultura nacional. Tanto instituciones oficiales como asociaciones civiles dedicadas a la gestión de hogares para los menores se enfrentan a trámites y a un desinterés que en los hechos, vuelve invisible el tema de la orfandad. 

Aun así, asociaciones civiles como Efecto Esperanza lograron gestionar hogares de acogida temporal para menores en la pandemia e incluso han apoyado a menores migrantes consiguiendo familias temporales para posteriormente ser repatriados. 

Prevenir una mayor afectación emocional en la vida del menor que queda huérfano, sobre todo en el caso de la ausencia de los dos padres, es importante para salvaguardar sus derechos a un desarrollo pleno. Incentivar la participación de la sociedad en los programas de hogares de acogimiento y adopción es necesario para lograr el objetivo de la prevención de la afectación emocional. 

Los apoyos económicos a los menores, el impulso a la formación de más asociaciones civiles y fundaciones dedicadas a la gestión de familias para los niños y niñas en orfandad, así como la revisión constante del marco jurídico sobre el particular son parte fundamental de la constitución de una política pública clara. 

Conviene reorientar el proceso, reducir tiempo agilizando la gestión de la documentación necesaria e invertir más recursos y tiempo en la capacitación a padres potenciales de incorporarse a los programas de acogida temporal o adopción, es preciso construir una cultura de la adopción del menor, que en condición de orfandad queda vulnerable y factible de ser incorporado a bandas delictivas o de explotación sexual. 

El golpe a la niñez de los últimos años ha sido fuerte, pandemia, violencia, crimen organizado. Las políticas de estado tendrán que revisarse en aras de mantener garantizados sus derechos y hacer de los niños objetos de un real interés superior. 

Comentarios


object(WP_Query)#18013 (52) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(85300) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "01-11-2022" ["before"]=> string(10) "29-11-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(66) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(85300) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "01-11-2022" ["before"]=> string(10) "29-11-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "opinion-y-analisis" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["update_menu_item_cache"]=> bool(false) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#18017 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#18015 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#18016 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "01-11-2022" ["before"]=> string(10) "29-11-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(503) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-11-01 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-11-29 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (85300) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (15) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#18014 (24) { ["ID"]=> int(85446) ["post_author"]=> string(3) "132" ["post_date"]=> string(19) "2022-11-08 15:02:03" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-11-08 20:02:03" ["post_content"]=> string(7588) "Hay un evidente desencanto con la democracia liberal: ésta ha fallado y no ha resuelto los problemas fundamentales de las personas comunes. La democracia liberal ha estado vigente, al menos en las formas, durante el llamado periodo económico neoliberal, que ha concentrado el poder y la riqueza en muy pocas manos y ha generado la mayor desigualdad conocida en nuestros tiempos.  Las elites que han ostentado el poder en los últimos 40 años se han valido de las instituciones y las reglas del juego democrático para acrecentar sus privilegios: un grupo minoritario capturó al Estado para su beneficio y se ha servido con la cuchara grande. En este periodo se han limitado o eliminado muchos de los bienes públicos, como la salud, la educación, la seguridad social, etc. He ahí la causa del descontento popular. He ahí la causa de la desafección con la democracia liberal. La gente común no sabe qué significa esa entelequia ni para qué sirve. Ergo, hablar de democracia carece de sentido. Lo que la gente sabe es que esforzarse y trabajar hasta la exhaustividad no sirve para obtener un salario suficiente para comer, no digamos para vivir decorosamente. La gente sabe que no tiene acceso a agua potable, a transporte digno, y que la vivienda propia es una fantasía. La gente sabe que la educación de calidad no está al alcance de ella ni de sus hijos. La gente sabe que acceder a los servicios de salud es una pesadilla por su saturación, falta de medicamentos y materiales de curación. La gente sabe que jubilarse es ir a la miseria… Hay un gran enojo y malestar popular. Este enojo y malestar es alimentado por la incertidumbre: hoy tienes trabajo, mañana quién sabe; hoy comes, mañana tal vez no… La revolución tecnológica en curso viene a precarizar más el trabajo y a incrementar la inseguridad. Hay miedo por perder lo poco que se tiene y caer en la desgracia. El miedo es una reacción instintiva de un animal acorralado, y deriva en agresión, en gran enojo y malestar: se activa su instinto de supervivencia para salvarse de la amenaza. Y la amenaza es el sistema de privilegios. Estamos ante los potentes motores del populismo. Es un fenómeno universal del cual se sirven personajes de todo el espectro ideológico y político, que ofrecen seguridad al volver a un pasado idílico. Por ello son tan potentes las ideas de Dios, Patria y Familia; ser grande otra vez; mandar al diablo a las instituciones… Es lo que las elites no entienden. El resultado de la incomprensión del porqué el apego de la gente común con los líderes carismáticos provoca que las elites políticas e intelectuales arremetan contra los liderazgos populistas como si fueran la causa del gran malestar de nuestros tiempos. Se niegan a reconocer que los líderes populistas saben interpretar y aprovechar para su causa el temor y enojo de la mayoría de las personas. Dios, Patria y Familia significan el regreso a los valores tradicionales, a la comunidad (minada por un individualismo rampante), a la solidaridad, a una igualdad que permite restaurar los bienes comunes básicos para disfrute de todos. Es un regreso a la seguridad, aunque sea fantasía. Una luz de esperanza para los temerosos, acorralados y enojados…así quede en promesa. No obstante, la democracia liberal es necesaria. Sí importa. Claro, la democracia requiere de una profunda reforma para que proporcione respuesta a las necesidades fundamentales de las personas, como hacer efectivo un salario suficiente para vivir con dignidad; un sistema de salud que garantice a todos servicios sanitarios oportunos y de calidad; un sistema de pensiones y jubilación universal; acceso a vivienda y a servicios urbanos dignos; una educación de calidad técnica y humanista, donde la técnica sirva al hombre y al bien común, y el humanismo enseñe la importancia de la libertad, pero también de la igualdad y la solidaridad, así como tolerar la diversidad y pluralidad de credos y razas; que valore y respete al individuo sin relegar a la comunidad, como animales gregarios que somos y nos necesitamos. Todos estos beneficios del progreso sólo son accesibles y posibles bajo un sistema democrático liberal. Los líderes carismáticos se valen de la democracia para llegar al poder. Pero una vez empoderados, la democracia les estorba. Entonces, se afanan en concentrar todo el poder, político y económico. Cuando el poder se concentra en unos pocos, los demás padecen exclusión. Solamente los cercanos a los poderosos reciben beneficios. Se restablece el sistema de privilegios, así sean otros los privilegiados. Usualmente los perdedores son los de siempre: los que menos tienen, los que carecen de recursos para defenderse de la arbitrariedad de los poderosos. Es aquí cuando se echa de menos la ausencia de una democracia liberal. El propósito de la democracia liberal es establecer un sistema que contrapese, equilibre al poder y le exija rendición de cuentas. Por eso divide al poder en Ejecutivo, Legislativo y Judicial, para que los tres poderes autónomos se vigilen mutuamente, se equilibren e impidan los abusos. Otro componente de la democracia liberal es el establecimiento de un sistema de leyes que obliga a los representantes, que ocupan temporalmente el poder, a cumplir con la ley. La ley importa porque es el medio para evitar que el poderoso abuse del débil, del menos fuerte. En otras palabras, la democracia liberal, basada en contrapesos a los poderes y en leyes se ideó para proteger a la gente común. Es el medio para garantizar su libertad, sus bienes (patrimonio) y la vida misma. La democracia liberal se concibió para la supervivencia del más débil. En la antigüedad, el noble, el patriarca o el hacendado tenían derecho a los bienes, el trabajo y los servicios de sus sirvientes o plebeyos, así como de sus hijos. Y lo peor, eran dueños de sus vidas. Este régimen murió con la invención de la democracia liberal. Cierto, el camino fue tortuoso, con avances y retrocesos. En este largo peregrinar, surgieron los organismos autónomos como herramienta para impedir que los políticos y gobiernos se hicieran del control y se adueñaran de procesos políticos y económicos, para así garantizar las libertades personales y políticas. Por ello, su protección nos atañe y convoca a todos. Su destrucción favorece a los fuertes, a los ricos, a los dotados. Hay que decir sí a la reforma y transformación de las leyes e instituciones democráticas, pero por conveniencia de los débiles cabe oponernos a su debilitamiento o, peor aún, a su destrucción, como pretenden los populismos, cualquiera que sea su signo. Ahora que una parte importante de las elites se siente en peligro, que es amenazada, debe entender que la democracia no sobrevivirá si no comprende que para vencer al populismo es necesario acotar, y en casos, eliminar los privilegios. Salvar la democracia implica limitar las prebendas y rentas de las que han gozado. Así que, en vez de luchar contra los molinos de viento, es decir los líderes populistas, deben proponer la reforma a la democracia para ganar los sentimientos y las simpatías de las personas." ["post_title"]=> string(38) "Por qué importa la democracia liberal" ["post_excerpt"]=> string(84) "Hay un gran enojo y malestar popular que se alimenta de la incertidumbre económica." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(37) "por-que-importa-la-democracia-liberal" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-11-08 15:02:03" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-11-08 20:02:03" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=85446" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17988 (24) { ["ID"]=> int(85942) ["post_author"]=> string(3) "189" ["post_date"]=> string(19) "2022-11-22 08:54:07" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-11-22 13:54:07" ["post_content"]=> string(7653) "Pocas situaciones tan polémicas como el tema de si apoyamos o no el Mundial en Qatar. Mucho antes de empezar ya había provocado más opiniones que divisas para el país. Confieso que nunca me pareció que tuviésemos que entrar en polémica nosotros como sociedad. Conforme se acercaba la inauguración más recurrente era el tema en reuniones y redes sociales. Yo seguía sin sentirme molesta por el tema y tal vez sin cuestionarme si estaba bien o no que el resto del mundo apoyara este evento. Opté por escuchar las razones de cuanta gente pude al respecto: conservadores y rebeldes, feministas y no tanto, ricos y no tanto, deportistas y no tanto. He platicado con personas que irán a Qatar y con personas que están tan indignadas que aseguran que no verán ni un solo partido. La razón del enojo y el contundente rechazo obviamente apela a la ausencia de derechos humanos que hay en ese país. Con el discurso de vivir apegados a las leyes de su religión, atropellan la libertad y el respeto a gran parte de la población, empezando por las mujeres, quienes viven sin derechos, víctimas de la violencia y a las minorías como la comunidad LGBTTTIQ y personas que no profesen el Islam y que no reconozcan las leyes del Corán. Bueno, hasta de falsa feminista fui acusada en las discusiones familiares, insulto que está por demás decir se me resbala, porque para mí el Feminismo es mucho más que un discurso, es una forma de vida, un camino y una meta, una filosofía que se practica todos los días, a todas horas y en todas las circunstancias. Además que creo que éste, así como el tema de la religión y la política no deben verse de una forma radical, en blanco y negro, pues las razones históricas, personales y comunitarias dan un sentido a cada tema. Por supuesto que no estoy a favor de la violencia ni de la imposición y la restricción. Claro que pienso que conforme vamos avanzando en el tiempo tenemos que como sociedad apoyar y defender los derechos humanos y rechazar categóricamente la violencia. Estoy absolutamente de acuerdo en la equidad, y rechazo categóricamente que se violente a las mujeres, que se les prive de derechos y libertades de la misma forma que repruebo el odio a diferentes formas de pensar y sentir. En lo que no estoy a favor es en el hecho de que el resto del mundo debiera estar de acuerdo y boicotear un evento deportivo porque no estamos de acuerdo con la política y las normas bajo las cuales se rige cierto país o región. Lejos de ser el dedo acusador como tenemos siglos siéndolo, a pesar de haber sido en infinidad de ocasiones el punto de la acusación, tendríamos que conocer la historia y recordarla, no olvidar que fuimos colonizados y prácticamente anulados por una sociedad que consideró a su conveniencia que no teníamos alma y que ellos tenían la obligación de evangelizarnos, quitarnos el oro , hacernos esclavos, destruir nuestros templos y ciudades para edificar los suyos con el esfuerzo y la vida de los habitantes antiguos dueños de las tierras que colonizaron y que arbitrariamente nos quitaron con pólvora y enfermedades, hasta hacernos negar nuestras creencias e imponernos una nueva religión, un nuevo idioma y un nuevo nombre. La mayoría de las conquistas del mundo se han tratado de camuflar como ayuda y sentido común y han sido absolutas masacres e invasiones por territorio y por poder. Pienso que uno de los principales derechos de los seres humanos es precisamente la libertad de culto y que la fe ha mantenido viva a la humanidad; que la religión ha sido la fuerza con la que las comunidades se han unificado y salido adelante y que a menos que hayamos vivido dentro del sistema no podemos decir que entendemos y mucho menos que repudiamos las creencias de los demás. El Islam, existe desde hace más de 14 siglos y ha hecho invencible a un sector gigantesco de la población mundial. Obviamente me parece injusto e inhumano que las mujeres sean obligadas a estar tapadas, que no puedan salir solas a la calle, que sean dilapidadas como castigo a la infidelidad aunque no existan evidencias y muchísimas más arbitrariedades que ocurren todos los días en estos países. El mundial de fútbol como evento deportivo es precisamente la ocasión para visibilizar toda esta situación, no puede ni debe en mi opinión excluir a ningún país por sus costumbres, porque entonces dejaría de ser un evento global. Se llama mundial precisamente porque es para todos. El que a los occidentales no nos parezca, no es razón suficiente para que no permitamos la participación de una población. Con este rechazo no castigamos al gobierno, excluimos una vez más a la gente, como en su momento fuimos excluidas las mujeres occidentales, los indígenas y los afro descendientes, los homosexuales y las personas con discapacidades físicas, los que pensaban distinto y los que no querían ser parte de una idea general. La obligación de todos los seres humanos es no solo juzgar, sino incluir, no generalizar, así como hay mujeres oprimidas hay millones de hombres que no quieren esto para sus mujeres. Las revoluciones no ocurren por imposición de otras comunidades o no debería ser así, tiene que darse de forma consciente y convencida de dentro hacia afuera, por los miembros de esa comunidad y no por los espectadores. Eso precisamente atenta contra la soberanía de las naciones. El Deporte es un pretexto para unificar, visibilizar y concientizar a la humanidad. Es obligado integrar e incluir a todas las razas, preferencias y formas de pensar; reconocernos todos como miembros de una misma especie aunque tengamos valores diferentes y por medio de la convivencia aprender lo mejor de otras filosofías de vida. No estoy a favor del radicalismo musulmán como tampoco lo estoy con la falsa compasión del catolicismo occidental que a mi punto de vista no es más que un clasismo disfrazado. Creo que no nos concierne a nosotros juzgar y sí nos corresponde compartir y convivir con respeto a cada aspecto de las decisiones de los demás. El deporte es un pretexto para compartir, no para dividir. Yo aplaudo que un país tan controversial como Qatar sea la sede de la Copa Mundial de futbol y que todos podamos acceder a su mundo y ellos al nuestro, que nos enseñen lo que tienen para compartir y nos permitan conocerlos así como ellos están abriéndose a conocer otras formas de pensar y de vivir. Es una de las grandes oportunidades que tenemos para ser una sociedad global, inclusiva y progresista. El deporte, el arte, la cultura, la ciencia y la tecnología deben de ser para todas las naciones, sin condiciones y sin cláusulas. Segregar es lo opuesto a avanzar, es resultado de la ignorancia y el odio racial, condenar las razones del otro es discriminar, convivir con respeto es el principio del progreso y del verdadero respeto a los derechos de los pueblos y de las personas." ["post_title"]=> string(9) "Qatar sí" ["post_excerpt"]=> string(214) "Yo aplaudo que un país tan controversial como Qatar sea sede del Mundial de futbol. El deporte, el arte, la cultura, la ciencia y la tecnología deben de ser para todas las naciones, sin condiciones ni cláusulas." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(8) "qatar-si" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-11-22 08:54:07" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-11-22 13:54:07" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=85942" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#18014 (24) { ["ID"]=> int(85446) ["post_author"]=> string(3) "132" ["post_date"]=> string(19) "2022-11-08 15:02:03" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-11-08 20:02:03" ["post_content"]=> string(7588) "Hay un evidente desencanto con la democracia liberal: ésta ha fallado y no ha resuelto los problemas fundamentales de las personas comunes. La democracia liberal ha estado vigente, al menos en las formas, durante el llamado periodo económico neoliberal, que ha concentrado el poder y la riqueza en muy pocas manos y ha generado la mayor desigualdad conocida en nuestros tiempos.  Las elites que han ostentado el poder en los últimos 40 años se han valido de las instituciones y las reglas del juego democrático para acrecentar sus privilegios: un grupo minoritario capturó al Estado para su beneficio y se ha servido con la cuchara grande. En este periodo se han limitado o eliminado muchos de los bienes públicos, como la salud, la educación, la seguridad social, etc. He ahí la causa del descontento popular. He ahí la causa de la desafección con la democracia liberal. La gente común no sabe qué significa esa entelequia ni para qué sirve. Ergo, hablar de democracia carece de sentido. Lo que la gente sabe es que esforzarse y trabajar hasta la exhaustividad no sirve para obtener un salario suficiente para comer, no digamos para vivir decorosamente. La gente sabe que no tiene acceso a agua potable, a transporte digno, y que la vivienda propia es una fantasía. La gente sabe que la educación de calidad no está al alcance de ella ni de sus hijos. La gente sabe que acceder a los servicios de salud es una pesadilla por su saturación, falta de medicamentos y materiales de curación. La gente sabe que jubilarse es ir a la miseria… Hay un gran enojo y malestar popular. Este enojo y malestar es alimentado por la incertidumbre: hoy tienes trabajo, mañana quién sabe; hoy comes, mañana tal vez no… La revolución tecnológica en curso viene a precarizar más el trabajo y a incrementar la inseguridad. Hay miedo por perder lo poco que se tiene y caer en la desgracia. El miedo es una reacción instintiva de un animal acorralado, y deriva en agresión, en gran enojo y malestar: se activa su instinto de supervivencia para salvarse de la amenaza. Y la amenaza es el sistema de privilegios. Estamos ante los potentes motores del populismo. Es un fenómeno universal del cual se sirven personajes de todo el espectro ideológico y político, que ofrecen seguridad al volver a un pasado idílico. Por ello son tan potentes las ideas de Dios, Patria y Familia; ser grande otra vez; mandar al diablo a las instituciones… Es lo que las elites no entienden. El resultado de la incomprensión del porqué el apego de la gente común con los líderes carismáticos provoca que las elites políticas e intelectuales arremetan contra los liderazgos populistas como si fueran la causa del gran malestar de nuestros tiempos. Se niegan a reconocer que los líderes populistas saben interpretar y aprovechar para su causa el temor y enojo de la mayoría de las personas. Dios, Patria y Familia significan el regreso a los valores tradicionales, a la comunidad (minada por un individualismo rampante), a la solidaridad, a una igualdad que permite restaurar los bienes comunes básicos para disfrute de todos. Es un regreso a la seguridad, aunque sea fantasía. Una luz de esperanza para los temerosos, acorralados y enojados…así quede en promesa. No obstante, la democracia liberal es necesaria. Sí importa. Claro, la democracia requiere de una profunda reforma para que proporcione respuesta a las necesidades fundamentales de las personas, como hacer efectivo un salario suficiente para vivir con dignidad; un sistema de salud que garantice a todos servicios sanitarios oportunos y de calidad; un sistema de pensiones y jubilación universal; acceso a vivienda y a servicios urbanos dignos; una educación de calidad técnica y humanista, donde la técnica sirva al hombre y al bien común, y el humanismo enseñe la importancia de la libertad, pero también de la igualdad y la solidaridad, así como tolerar la diversidad y pluralidad de credos y razas; que valore y respete al individuo sin relegar a la comunidad, como animales gregarios que somos y nos necesitamos. Todos estos beneficios del progreso sólo son accesibles y posibles bajo un sistema democrático liberal. Los líderes carismáticos se valen de la democracia para llegar al poder. Pero una vez empoderados, la democracia les estorba. Entonces, se afanan en concentrar todo el poder, político y económico. Cuando el poder se concentra en unos pocos, los demás padecen exclusión. Solamente los cercanos a los poderosos reciben beneficios. Se restablece el sistema de privilegios, así sean otros los privilegiados. Usualmente los perdedores son los de siempre: los que menos tienen, los que carecen de recursos para defenderse de la arbitrariedad de los poderosos. Es aquí cuando se echa de menos la ausencia de una democracia liberal. El propósito de la democracia liberal es establecer un sistema que contrapese, equilibre al poder y le exija rendición de cuentas. Por eso divide al poder en Ejecutivo, Legislativo y Judicial, para que los tres poderes autónomos se vigilen mutuamente, se equilibren e impidan los abusos. Otro componente de la democracia liberal es el establecimiento de un sistema de leyes que obliga a los representantes, que ocupan temporalmente el poder, a cumplir con la ley. La ley importa porque es el medio para evitar que el poderoso abuse del débil, del menos fuerte. En otras palabras, la democracia liberal, basada en contrapesos a los poderes y en leyes se ideó para proteger a la gente común. Es el medio para garantizar su libertad, sus bienes (patrimonio) y la vida misma. La democracia liberal se concibió para la supervivencia del más débil. En la antigüedad, el noble, el patriarca o el hacendado tenían derecho a los bienes, el trabajo y los servicios de sus sirvientes o plebeyos, así como de sus hijos. Y lo peor, eran dueños de sus vidas. Este régimen murió con la invención de la democracia liberal. Cierto, el camino fue tortuoso, con avances y retrocesos. En este largo peregrinar, surgieron los organismos autónomos como herramienta para impedir que los políticos y gobiernos se hicieran del control y se adueñaran de procesos políticos y económicos, para así garantizar las libertades personales y políticas. Por ello, su protección nos atañe y convoca a todos. Su destrucción favorece a los fuertes, a los ricos, a los dotados. Hay que decir sí a la reforma y transformación de las leyes e instituciones democráticas, pero por conveniencia de los débiles cabe oponernos a su debilitamiento o, peor aún, a su destrucción, como pretenden los populismos, cualquiera que sea su signo. Ahora que una parte importante de las elites se siente en peligro, que es amenazada, debe entender que la democracia no sobrevivirá si no comprende que para vencer al populismo es necesario acotar, y en casos, eliminar los privilegios. Salvar la democracia implica limitar las prebendas y rentas de las que han gozado. Así que, en vez de luchar contra los molinos de viento, es decir los líderes populistas, deben proponer la reforma a la democracia para ganar los sentimientos y las simpatías de las personas." ["post_title"]=> string(38) "Por qué importa la democracia liberal" ["post_excerpt"]=> string(84) "Hay un gran enojo y malestar popular que se alimenta de la incertidumbre económica." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(37) "por-que-importa-la-democracia-liberal" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-11-08 15:02:03" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-11-08 20:02:03" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=85446" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(48) ["max_num_pages"]=> float(24) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "b3ad426733eb9f4169e7438cc1673bfa" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["allow_query_attachment_by_filename":protected]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

Por qué importa la democracia liberal

Hay un gran enojo y malestar popular que se alimenta de la incertidumbre económica.

noviembre 8, 2022

Qatar sí

Yo aplaudo que un país tan controversial como Qatar sea sede del Mundial de futbol. El deporte, el arte, la cultura, la...

noviembre 22, 2022




Más de categoría
horario del bienestar

¡Preparémonos para los efectos del horario del bienestar!

Bienvenido sea el “horario de Dios” y preparémonos para administrar la abundancia y el bienestar que este cambio traerá...

noviembre 28, 2022

Verdad y cosmovisión

Considerar los hechos objetivos y confrontar las opiniones informadas de nuestros pares resulta medular para construir verdades legítimas y...

noviembre 25, 2022

¿Estamos Agusto? (¡Sic!) 

No sé si usted, estimable lector, se ha dado cuenta de unos anuncios que han proliferado, cuales gérmenes, recientemente...

noviembre 25, 2022

Se le va el Tren a AMLO. ¿Quedará inconclusa la obra insignia del sureste?

La construcción del Tren Maya ha resultado ser más caótica de lo que esperaba AMLO y su gobierno.

noviembre 24, 2022