Herramientas para desentrañar la realidad: pensamiento crítico

En una sociedad donde todo el tiempo estamos bombardeados de información de toda índole, el pensamiento crítico nos ayuda a distanciarnos y no perdernos ni dejarnos manipular por lo que se nos presente enfrente.  

28 de enero, 2022

El pensamiento crítico implica evaluar la estructura y eficacia de nuestro propio pensamiento, de la calidad y precisión de nuestros argumentos. 

También nos ayuda a distinguir la información valiosa y fundada de la que no lo es, a desafiar prejuicios, a abrirse a nuevas alternativas y a acceder a conclusiones bien fundamentadas. 

Esta columna suele caracterizarse por abordar situaciones y problemáticas que nos aquejan más allá de la coyuntura del momento. Hemos hablado de la Era Covid, de la construcción de Narrativas, acerca de cómo nos relacionamos y de la construcción de nuevos liderazgos, entre otros asuntos, pero una constante que he tratado de sostener es la de explorar los temas desde un cierto nivel de profundidad, donde, si bien busco que el contenido sea accesible para cualquiera, vayamos un poco más allá de la mera superficie. 

Para ello utilizo algunas herramientas conceptuales que pueden resultar muy útiles para analizar diversos aspectos de la realidad. Entre el cúmulo de las mismas habré de enfocarme en tres: las generalizaciones orientadoras, el pensamiento crítico y una comprensión compleja de la realidad. 

Hoy la primera de ellas: 

Pensamiento crítico

En esencia, el pensamiento crítico es la capacidad de evaluar la información de que disponemos, de separar los argumentos falaces de los asertivos, de reconocer cuáles son nuestras creencias y prejuicios a priori respecto al tema para descartarlos en busca de la versión más eficaz y precisa de un conocimiento. 

Se trata de cuestionarnos a fondo de tal modo que pongamos en duda todo lo que escuchamos, leemos, suponemos y observamos antes de aceptarlo como verdadero. Desde luego, el pensamiento crítico no aspira a revelar una verdad única y absoluta, que, puesto que no podemos acceder a la Totalidad, se nos escapa; sino que el objetivo consiste en desafiar todo aquello que damos acríticamente como verdadero, ya sea que provenga del mundo exterior o de nuestras propias creencias, y desarrollar prácticas que nos permitan desafiar nuestras convicciones, y las de otras personas, en busca de un porcentaje mayor de verdad. Se propone dudar de las afirmaciones preestablecidas que nos rodean en la vida cotidiana hasta que nosotros mismos podamos darles veracidad o, por lo contrario, desecharlas.

No se trata de un invento de nuestros días, sino de una vocación para buscar la verdad que se remonta a todas eras de nuestro pensamiento, y por ello no podemos dejar de reconocer a Sócrates, con su mayéutica, Platón, Marx y Hegel con sus respectivas versiones de dialéctica o al propio Descartes con su búsqueda del conocimiento verdadero a partir de dudar de todo y vaciar su mente, sistema con el cual dio origen a la modernidad.  

El pensamiento crítico implica la agudeza para evaluar la estructura y eficacia de nuestro propio pensamiento, de nuestra manera de razonar, de la calidad y precisión de nuestros argumentos. También es una herramienta invaluable para distinguir la información valiosa y fundada de la que no lo es, a desafiar prejuicios, a abrirse a nuevas alternativas y a acceder a conclusiones bien fundamentadas. 

Quien aprende a desarrollar el pensamiento crítico es capaz de identificar errores e inconsistencias en el discurso ajeno, de abordar los problemas de manera sistemática y ordenada, de desarrollar un sentido intuitivo que le permita conectar ideas en apariencia distintas y sin relación entre sí. 

Este tipo de pensamiento ayuda de forma determinante en la construcción de la propia individualidad e identidad, pues nos otorga fundamentos más certeros para construir nuestros propios juicios y una idea más adecuada de lo que nos rodea y de nosotros mismos. Practicar el pensamiento crítico favorece el desarrollo de un punto de vista propio y permite asumir perspectivas amplias y flexibles cuando analizamos la realidad. También está estrechamente relacionado con la creatividad como herramienta de conocimiento, con la lógica como vía de articulación rigurosa de las ideas y con el diseño de estrategias innovadoras y nuevas formas de ver y percibir la realidad. 

En lo general, el pensamiento crítico busca solucionar un problema, responder una pregunta o explicar algún fenómeno, por eso suele tratarse de una disciplina más pragmática que subjetiva. Busca sostener sus conclusiones con datos, evidencia e información, siempre proveniente de fuentes confiables. Y sus conclusiones suelen implicar interpretaciones que pulan el significado de la información a discutir.   

Para el desarrollo pleno de esta modalidad de pensamiento conviene ejercitar la capacidad de reflexión, la capacidad de comprensión abstracta que nos permita asociar los hechos del entorno y relacionarlos con su significado tanto en lo superficial como en lo profundo, la flexibilidad y apertura para reconocer caminos nuevos y mucha veces inexplorados para resolver un problema

Desarrollar el pensamiento crítico no se trata solo de una cuestión de voluntad, pues pensar así enfrenta una serie de obstáculos y limitaciones propias del ser humano y de la forma en que ha aprendido a vincularse tanto consigo mismo como en el mundo y los demás. 

Todos solemos caer en lo que los estudiosos llaman “sesgo de confirmación”, que tiene que ver con aceptar como verdadero con mayor facilidad aquello que está en sincronía con nuestras creencias. 

Por otro lado, todos, en algún nivel, somos “ignorantes”. Como dice la famosa frase atribuida a Descartes: “Daría todo lo que sé por la mitad de lo que ignoro”, porque, no importa lo cultos que suponemos ser, siempre ignoraremos mucho más de lo que podamos llegar a saber y sin duda ese “no saber” es una gran barrera para cuestionar críticamente la realidad. 

Otro de los sesgos más frecuentes consiste en que solemos dar como verdadero sin cuestionarlo aquello que expresa “alguien a quien consideramos con autoridad”. Si el Papa hace una afirmación, así sea sobre un ámbito que no es de su competencia, solo porque lo dijo él, para muchas personas será una verdad incuestionable.

Una barrera más, quizá de las más graves por lo difícil que es detectarla, es la manera en que usamos y entendemos el lenguaje. Aspectos como la ambigüedad o frases del tipo “todo mundo sabe que…”, el uso de eufemismos, la manipulación emocional para sesgar un tema y encender los sentimientos en vez de articular argumentos, confundir datos con opiniones y un largo etcétera.    

Es así que el pensamiento crítico tiene también obstáculos, resistencias y desafíos, pero en tiempos de pos-verdad y las Fake news su desarrollo es una herramienta insustituible y fundamental. 

 

Web: www.juancarlosaldir.com

Instagram:  jcaldir

Twitter:   @jcaldir   

Facebook:  Juan Carlos Aldir

 

Comentarios


object(WP_Query)#17965 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(75017) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "28-04-2022" ["before"]=> string(10) "26-05-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(75017) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "28-04-2022" ["before"]=> string(10) "26-05-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "opinion-y-analisis" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#18057 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#17951 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#17949 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "28-04-2022" ["before"]=> string(10) "26-05-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(503) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-04-28 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-05-26 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (75017) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (15) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#17986 (24) { ["ID"]=> int(78685) ["post_author"]=> string(2) "84" ["post_date"]=> string(19) "2022-05-06 10:30:03" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-05-06 15:30:03" ["post_content"]=> string(6113) "Una de las grandes disyuntivas que nos han movido como humanidad a lo largo de los milenios consiste en discernir cuál de las tres posibilidades –destino, azar o libre albedrío– gobiernan nuestra existencia.  Por un lado, la primera opción consiste en la posibilidad de que desde antes de nuestro nacimiento una especie de inteligencia cósmica haya decidido a priori nuestra vida, lo cual significaría que nos asignó una serie de propósitos, metas y objetivos de aprendizaje preestablecidas y por las que debemos pasar de forma inevitable.   Una segunda opción consiste en abrazar la idea de que todo lo que nos ocurre es producto del azar, que desde la existencia del ser humano, hasta nuestro propio nacimiento y cada segundo de nuestra vida no es otra cosa que una concatenación de acontecimientos contingentes que carecen de causa, propósito y sentido.  Y una tercera postura que, a la manera de Sartre, considera que “estamos condenados a ser libres” y que todo lo que nos ocurre es el resultado del ejercicio individual de nuestro libre albedrío.   Por supuesto que se trata de posibilidades que al ser humano le han quitado el sueño desde siempre y desde luego que no habrán de resolverse del todo en unos pocos artículos. De lo que se trata con este texto, y los que se publicarán las semanas siguientes, es poner el tema sobre la mesa con la intención de hacer evidente que no es baladí tener una postura a este respecto, porque aquello de verdad creemos termina por condicionar nuestra forma de estar en el mundo.  Las convicciones internas que tenemos sobre la relación que existe entre destino, azar y libertad condicionan de forma muy importante la manera en que encaramos nuestra vida y proyectamos nuestro futuro al determinar qué tanto, y en qué forma, somos capaces de influir en los resultados que obtenemos a partir de nuestras acciones, decisiones y omisiones.  Pero, antes de profundizar en las posibilidades y posturas, me gustaría empezar hablando un poco de cada una de las tres para puntualizar a qué nos referimos con cada una. El azar  En tanto posibilidad de motor existencial, el azar está relacionado con suponer que la vida es una sucesión de casualidades y eventos fortuitos que no están relacionadas entre sí, que carecen de sentido de dirección y de propósito.  Es decir, pueden existir causas y efectos a nivel material o físico que expliquen cada uno de los episodios de la vida, pero ninguno de ellos está relacionado con los demás desde el punto de vista de formar un patrón coherente y previsible que tenga en sí una intención o un plan que pretenda llevarnos a ningún sitio en particular.  Cuando decimos que la vida se compone de una sucesión de azares significa que los acontecimientos, las oportunidades o los inconvenientes que nos van ocurriendo no responden a ningún propósito que vaya más allá de los accidentes circunstanciales del propio devenir.   La elección libre y consciente  El ejercicio de la libertad para diseñar y desarrollar la propia existencia está estrechamente relacionada con la voluntad que nos habilita para construirnos nosotros mismos un propósito existencial que estamos en posibilidad de concretar a partir de llevar a cabo acciones deliberadas.  Nos trazamos una meta, una serie de objetivos, diseñamos estrategias, llevamos a cabo acciones, adquirimos hábitos, sorteamos inconvenientes inesperados y, eventualmente conseguimos (o no) lo que nos propusimos,  En este caso, ya sea que logremos los objetivos como si no, se trata de un enfoque centrado en la idea de que tenemos un alto grado de autonomía y libertad y que nuestras decisiones son producto de nuestra voluntad consciente. Por lo tanto, lo que nos ocurra será el resultado de nuestras acciones y decisiones, con lo cual tendremos un altísimo grado de responsabilidad en aquello que nos ocurra.  El destino Cuando hablamos de destino nos referimos a la convicción de que todo aquello que nos sucede, desde el sitio en que nacimos, hasta el momento de nuestra muerte, forma parte de un patrón o plan preestablecido del cual ni podemos escapar ni tenemos el menor control, con independencia de nuestras intenciones o deseos. Dependiendo en la tradición espiritual a la que pertenezcamos dependerá a quien se le asigne como ese gran arquitecto, causa eficiente o inteligencia metafísica superior que lo define, lo dirige y lo controla. Dependiendo de cuál de las tres posibilidades consideremos la verdadera, o en su caso, la preponderante, dependerá la percepción que tengamos acerca de cómo funciona la existencia y de la influencia que somos capaces de ejercer sobre nuestra propia vida. La gran pregunta es, entonces: ¿hay un destino trazado, todo es producto del azar o cada uno construimos nuestra existencia según nuestra voluntad? En las próximas semanas exploraremos diversas perspectivas acerca de este tema.  Web: www.juancarlosaldir.com Instagram:  jcaldir Twitter:   @jcaldir    Facebook: Juan Carlos Aldir" ["post_title"]=> string(58) "¿Libre elección, azar o destino?: un primer acercamiento" ["post_excerpt"]=> string(220) "¿Estamos presos en un destino predeterminado? ¿Aquello que nos ocurre es una concatenación de casualidades donde nada tenemos que ver? ¿O la existencia es un espacio donde gobierna la voluntad y el libre albedrío? " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(52) "libre-eleccion-azar-o-destino-un-primer-acercamiento" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-05-06 10:30:03" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-05-06 15:30:03" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=78685" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17888 (24) { ["ID"]=> int(78672) ["post_author"]=> string(2) "43" ["post_date"]=> string(19) "2022-05-05 13:17:31" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-05-05 18:17:31" ["post_content"]=> string(2636) "A un año de la tragedia, Gabriel Regino, representante legal de exfuncionarios acusados por el desplome, exigirá la comparecencia de Florencia Serranía, exdirectora del Sistema de Transporte Colectivo Metro que hasta el momento no ha sido llamada a declarar.

La fiscalía de Justicia de la CDMX imputará a 10 personas, ocho ex servidores públicos, incluido Enrique Horcasitas y 2 representantes de las empresas.

El Juez José Luis Palacios Fernández determinó este lunes diferir una vez más la audiencia de imputación a presuntos implicados en la tragedia de la Línea 12 del Metro, entre ellos Enrique Horcasitas, exdirector del Proyecto Metro. Hoy se cumple un año de la tragedia en la que murieron 26 personas, y más de 100 heridos, y hay total impunidad. No hay nadie en la cárcel, la Fiscal General de la CDMX, Ernestina Godoy, dijo que se privilegia la justicia restaurativa, en lugar de meter a los responsables en prisión. La “justicia restaurativa” no existe, es un bálsamo de demagogia política que utiliza el concepto de “indemnización”, para sacar de foco las responsabilidades penales en el colapso de la Línea 12 del Metro de la CDMX, en el tramo de Los Olivos.  La justicia restaurativa es un término negociador para proteger a los responsables, a los directores de obra y los encargados de mantenimiento, y a los jefes de gobierno involucrados, los dos presidenciables más mencionados por Andrés Manuel López Obrador: Marcelo Ebrard y Claudia Sheinbaum Hace unas horas Marcelo Ebrard salió a Washington, a una cita muy oportuna, a miles de kilómetros del sitio de la tragedia, el día del primer aniversario de los 26 muertos (por supuesto que su vuelo no salió del Aeropuerto Felipe Ángeles, sino del aeropuerto de la Ciudad de México). Este martes, lesionados y familiares de fallecidos por este accidente acudieron a la “zona cero” para colocar arreglos florales y exigir justicia a las autoridades.  El primero en llegar fue el señor Sergio René Alvarado Hernández. Acompañado de su esposa, caminó desde la estación Olivos. Indicó que en las próximas semanas lo operarán de su mano, “yo estuve 44 días en coma inducido, pero realmente por la crisis que ponían en riesgo mi vida”. " ["post_title"]=> string(84) "Línea 12 del Metro: la “justicia restaurativa” no existe, la impunidad persiste" ["post_excerpt"]=> string(116) "La justicia restaurativa es un término negociador para proteger a los responsables de la malograda Línea Dorada. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(75) "linea-12-del-metro-la-justicia-restaurativa-no-existe-la-impunidad-persiste" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-05-05 13:17:31" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-05-05 18:17:31" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=78672" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#17986 (24) { ["ID"]=> int(78685) ["post_author"]=> string(2) "84" ["post_date"]=> string(19) "2022-05-06 10:30:03" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-05-06 15:30:03" ["post_content"]=> string(6113) "Una de las grandes disyuntivas que nos han movido como humanidad a lo largo de los milenios consiste en discernir cuál de las tres posibilidades –destino, azar o libre albedrío– gobiernan nuestra existencia.  Por un lado, la primera opción consiste en la posibilidad de que desde antes de nuestro nacimiento una especie de inteligencia cósmica haya decidido a priori nuestra vida, lo cual significaría que nos asignó una serie de propósitos, metas y objetivos de aprendizaje preestablecidas y por las que debemos pasar de forma inevitable.   Una segunda opción consiste en abrazar la idea de que todo lo que nos ocurre es producto del azar, que desde la existencia del ser humano, hasta nuestro propio nacimiento y cada segundo de nuestra vida no es otra cosa que una concatenación de acontecimientos contingentes que carecen de causa, propósito y sentido.  Y una tercera postura que, a la manera de Sartre, considera que “estamos condenados a ser libres” y que todo lo que nos ocurre es el resultado del ejercicio individual de nuestro libre albedrío.   Por supuesto que se trata de posibilidades que al ser humano le han quitado el sueño desde siempre y desde luego que no habrán de resolverse del todo en unos pocos artículos. De lo que se trata con este texto, y los que se publicarán las semanas siguientes, es poner el tema sobre la mesa con la intención de hacer evidente que no es baladí tener una postura a este respecto, porque aquello de verdad creemos termina por condicionar nuestra forma de estar en el mundo.  Las convicciones internas que tenemos sobre la relación que existe entre destino, azar y libertad condicionan de forma muy importante la manera en que encaramos nuestra vida y proyectamos nuestro futuro al determinar qué tanto, y en qué forma, somos capaces de influir en los resultados que obtenemos a partir de nuestras acciones, decisiones y omisiones.  Pero, antes de profundizar en las posibilidades y posturas, me gustaría empezar hablando un poco de cada una de las tres para puntualizar a qué nos referimos con cada una. El azar  En tanto posibilidad de motor existencial, el azar está relacionado con suponer que la vida es una sucesión de casualidades y eventos fortuitos que no están relacionadas entre sí, que carecen de sentido de dirección y de propósito.  Es decir, pueden existir causas y efectos a nivel material o físico que expliquen cada uno de los episodios de la vida, pero ninguno de ellos está relacionado con los demás desde el punto de vista de formar un patrón coherente y previsible que tenga en sí una intención o un plan que pretenda llevarnos a ningún sitio en particular.  Cuando decimos que la vida se compone de una sucesión de azares significa que los acontecimientos, las oportunidades o los inconvenientes que nos van ocurriendo no responden a ningún propósito que vaya más allá de los accidentes circunstanciales del propio devenir.   La elección libre y consciente  El ejercicio de la libertad para diseñar y desarrollar la propia existencia está estrechamente relacionada con la voluntad que nos habilita para construirnos nosotros mismos un propósito existencial que estamos en posibilidad de concretar a partir de llevar a cabo acciones deliberadas.  Nos trazamos una meta, una serie de objetivos, diseñamos estrategias, llevamos a cabo acciones, adquirimos hábitos, sorteamos inconvenientes inesperados y, eventualmente conseguimos (o no) lo que nos propusimos,  En este caso, ya sea que logremos los objetivos como si no, se trata de un enfoque centrado en la idea de que tenemos un alto grado de autonomía y libertad y que nuestras decisiones son producto de nuestra voluntad consciente. Por lo tanto, lo que nos ocurra será el resultado de nuestras acciones y decisiones, con lo cual tendremos un altísimo grado de responsabilidad en aquello que nos ocurra.  El destino Cuando hablamos de destino nos referimos a la convicción de que todo aquello que nos sucede, desde el sitio en que nacimos, hasta el momento de nuestra muerte, forma parte de un patrón o plan preestablecido del cual ni podemos escapar ni tenemos el menor control, con independencia de nuestras intenciones o deseos. Dependiendo en la tradición espiritual a la que pertenezcamos dependerá a quien se le asigne como ese gran arquitecto, causa eficiente o inteligencia metafísica superior que lo define, lo dirige y lo controla. Dependiendo de cuál de las tres posibilidades consideremos la verdadera, o en su caso, la preponderante, dependerá la percepción que tengamos acerca de cómo funciona la existencia y de la influencia que somos capaces de ejercer sobre nuestra propia vida. La gran pregunta es, entonces: ¿hay un destino trazado, todo es producto del azar o cada uno construimos nuestra existencia según nuestra voluntad? En las próximas semanas exploraremos diversas perspectivas acerca de este tema.  Web: www.juancarlosaldir.com Instagram:  jcaldir Twitter:   @jcaldir    Facebook: Juan Carlos Aldir" ["post_title"]=> string(58) "¿Libre elección, azar o destino?: un primer acercamiento" ["post_excerpt"]=> string(220) "¿Estamos presos en un destino predeterminado? ¿Aquello que nos ocurre es una concatenación de casualidades donde nada tenemos que ver? ¿O la existencia es un espacio donde gobierna la voluntad y el libre albedrío? " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(52) "libre-eleccion-azar-o-destino-un-primer-acercamiento" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-05-06 10:30:03" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-05-06 15:30:03" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=78685" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(41) ["max_num_pages"]=> float(21) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "d696331b4b84db7dd032cf900e6bae49" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

¿Libre elección, azar o destino?: un primer acercamiento

¿Estamos presos en un destino predeterminado? ¿Aquello que nos ocurre es una concatenación de casualidades donde nada tenemos que ver? ¿O la...

mayo 6, 2022
Línea 12 del Metro: la “justicia restaurativa” no existe, la impunidad persiste

Línea 12 del Metro: la “justicia restaurativa” no existe, la impunidad persiste

La justicia restaurativa es un término negociador para proteger a los responsables de la malograda Línea Dorada.

mayo 5, 2022




Más de categoría

Nuevo Marco Curricular y Plan de Estudios 2022 SEP: lo que sabemos, lo que podemos hacer y lo que debemos esperar…

Como colegios, nuestro trabajo debe enfocarse en tomar lo mejor de lo que los planes oficiales puedan ofrecer, aplicarlo...

mayo 26, 2022
CORRUPCIÓN EN LA 4T

De Frente Y Claro | LA ENORME CORRUPCIÓN EN LA 4T

La reciente Encuesta Nacional de Calidad e Impacto Gubernamental destaca que los actos de corrupción ocasionaron pérdidas por 9...

mayo 26, 2022

Según parece, Claudia y Ricardo no salen en la foto

La carrera hacia la sucesión presidencial de 2024 ya comenzó. ¿Quiénes son los más adelantados?

mayo 25, 2022
¿Mala salud democrática?

¿Mala salud democrática?

Marco Antonio Paz nos presenta los resultados del Informe de la Libertad en el Mundo 2021.

mayo 25, 2022