Era Covid: El nacimiento de un Estado Solidario

Solidaridad es la manera colectiva de ser empático. Estado Solidario es aquel que se preocupa por sus integrantes sin importar sus diferencias. Su función consiste en cerrar la brecha entre sus miembros, no con demagogia y polarización,...

7 de mayo, 2021

Solidaridad es la manera colectiva de ser empático. Estado Solidario es aquel que se preocupa por sus integrantes sin importar sus diferencias. Su función consiste en cerrar la brecha entre sus miembros, no con demagogia y polarización, sino con transparencia y políticas públicas equitativas, más allá de intereses personales e ideologías. 

En naciones como México las diferencias entre ciudadanos son abismales en todos sentidos: manera de entender el mundo, costumbres, modos de vestir, platillos típicos, tradiciones y un largo etcétera. Pero las diferencias más significativas, las más dolorosas son aquellas que limitan las oportunidades, que privan de educación y salud, aquellas que lastran el desarrollo y la libertad del individuo. Son éstas últimas y no las primeras a las que un Estado Solidario debe dedicar sus esfuerzos para erradicarlas.

Al convocar una participación activa del Estado, no es para asignarle tareas de intromisión en los ámbitos privados. Se sabe que en las ramas de la industria, el comercio y la producción, su papel consiste en dar certeza jurídica con leyes justas que fomenten la participación y competencia del capital privado como motor del desarrollo económico. Sin embargo, también sabemos por experiencia que esa competencia descarnada, ahonda aún más la desigualdad, y es ahí donde, a partir de proveer un conjunto de servicios básicos universales de calidad con la intención de que el piso de desarrollo para la población en general sea más igualitario, que el Estado Solidario del Siglo XXI encuentra su lugar. 

Estamos en tiempos de cambio forzado y quizá, si actuamos con consciencia y sensatez, la coyuntura actual resulte apropiada para dar los primeros pasos en esa dirección. En principio de lo que se trata es justo de eso: de tener claro el rumbo al que queremos encaminarnos y que las instituciones que habrán de operar dicho cambio sean fortalecidas con las herramientas necesarias para ese tipo de Estado donde, más que el individuo que gobierna, lo que importa de verdad es la eficacia de los sistemas, los protocolos y la transparencia con que las instituciones del Estado habrán de operar para conseguir sus fines.

No se trata de hacer un cambio de un día para otro, una transformación mágica por decreto, sino una renovación paulatina mediante un proceso donde uno de los primeros pasos tendría que incluir un “nuevo pacto” entre ambos integrantes de la dualidad indisociable Estado-contribuyente que tendría como propósito cimentar una confianza mutua, hoy inexistente. El Estado tendría que abonar a ella con transparencia, probidad y sensibilidad en el uso de los recursos públicos, y el contribuyente, puesto que sin recursos no hay Estado que pueda ser eficaz, con el pago oportuno y justo de sus responsabilidades fiscales. El objetivo primario es que la recaudación suba, pero de la mano con una mejora sustancial de los servicios públicos y programas sociales. 

Al hablar de programas sociales no pienso en un Estado asistencial, porque, si bien este modelo institucional suele implementar planes de apoyo para los segmentos más desprotegidos, los recursos que otorga suelen estar enfocados en la supervivencia más que en el crecimiento y la creación de oportunidades. Esta manera de atender a los estratos más vulnerables mantiene el nivel de necesidad sin cambios sensibles en las oportunidades de desarrollo, en espera siempre de que sea el Estado quien subsane las carencias y con ello se fomenta una dependencia que, más que ciudadanos libres y pensantes, crea clientelas políticas que nutren los colores partidistas del gobierno de turno, en lugar de privilegiar la inversión pública que detone verdaderas oportunidades de desarrollo que abatan la pobreza y favorezcan la movilidad social. Por eso resulta preferible pensar en términos de un Estado Solidario. 




La solidaridad es la manera colectiva de ser empático. Y desde esta perspectiva, un Estado Solidario es aquel que se preocupa genuinamente por sus miembros, sin importar el estrato social, su origen étnico, sus convicciones políticas, sus preferencias sexuales y demás particularidades que si bien le dan diversidad al conjunto, crean también focos de polaridad que se traducen en tensiones, discriminación y deterioro del tejido social. 

El centro del esfuerzo en un Estado construido bajo los parámetros de la solidaridad es conseguir que toda esa diversidad encuentre suelo fértil para el desarrollo y la convivencia pacífica y empática. Mientras un Estado asistencialista provee, un Estado solidario retira los impedimentos para los que ciudadanos diseñen sus propios proyectos de vida, se planteen metas y las consigan.  

Un Estado Solidario va más allá de ideologías o partidos políticos, porque está fundado y sostenido en las instituciones nacionales, creadas de forma paulatina y progresiva por todas las fuerzas políticas, a partir de las experiencias del pasado, las divergencias, los acuerdos –no siempre fáciles de alcanzar– y los nuevos contextos y realidades nacionales que emergen de los propios cambios sociales y de la influencia de un mundo cada vez más global e interdependiente, en vez de subordinarse a los designios volubles, interesados y transitorios del gobierno de turno. 

Este Estado Solidario, mediante el cobro de impuestos progresivos, no sólo fomenta y facilita seguridad, certeza jurídica y condiciones apropiadas para la competencia leal en el caso de la iniciativa privada, sino también financia bienes y servicios básicos, como una educación de calidad, una vivienda digna y una salud universal que permitan que aquellos que habitan los segmentos menos favorecidos encuentren avenidas de desarrollo y movilidad social. Se trata de cerrar las brechas entre unos segmentos de la población y otra, no con demagogia, sino con hechos, con acciones, con políticas públicas concretas y equitativas. 

En una democracia cada formación política tiene su manera específica de manifestar esa “solidaridad”, esa será parte de la labor del ciudadano: decantarse por aquella que resulte más acorde con sus convicciones, ideología y manera de entender el mundo, pero el propósito del Estado en su conjunto tendría que ser la de generar las condiciones para el desarrollo pleno de sus habitantes –en temas tan diversos como salud, vivienda, realización profesional, productividad– sin importar la filiación política del gobierno de turno. Las instituciones nacionales siempre tendrían que estar por encima de cualquier “estilo personal de gobernar”.  

Plantearse un Estado Solidario como solución de futuro es alentador porque los recursos invertidos en él serán recompensados con creces en el mediano y largo plazo. No hay mayor valor, mayor activo en una nación que su gente y por ello no existe mejor inversión que facilitar la formación y emergencia de mejores ciudadanos. Si la población de un país está más sana, mejor alimentada, acostumbrada a condiciones de vida dignas, y con mejores perspectivas de desarrollo y crecimiento para el futuro, estará más motivada en sus ámbitos de trabajo, será más productiva y podrá tener un mejor desempeño en los profesional y lo personal. Además, será naturalmente más crítica, fijará la vista más alto a la hora de escoger líderes y será más exigente con sus instituciones, lo que favorecerá para perfeccionarlas. 

Lo cierto es que la solidaridad es una carretera de doble vía: exige asumir responsabilidades. Por alguna causa tanto individuos comprometidos con su comunidad como organismos de la sociedad civil centran su lucha en la obtención de derechos. En países con atrasos tan profundos como México, esto se entiende hasta cierto punto, sin embargo es indispensable entender y aceptar que con cada derecho que se adquiere va aparejada una responsabilidad.

Si bien el Estado Solidario tendría que centrarse en fomentar el desarrollo y la libertad del individuo y las estructuras colectivas, también los individuos y las colectividades, tendríamos que asumir nuestra responsabilidad en todos los ámbitos, tendríamos que colaborar activamente para construir y fortalecer ese sistema solidario del que el Estado sería garante. 

La Era Covid es un tiempo de maduración, un tiempo en que las sociedades humanas debemos pasar de la adolescencia caprichosa y dependiente de que “papá gobierno” nos provea –quien por su parte disfruta de tratarnos con condescendencia infantil–, a una condición de “humanidad adulta y solidaria” donde, tanto individuos como colectivos exigimos enérgicamente nuestros derechos a partir de cumplir con nuestras responsabilidades y obligaciones en todos los ámbitos –ecológico, fiscal, cívico, profesional, familiar, etc–, permitiendo así que el sistema total funcione y se fortalezca. 

 

 

Web: www.juancarlosaldir.com

Instagram:  jcaldir

Twitter:   @jcaldir   

Facebook:  Juan Carlos Aldir

 

Comentarios
object(WP_Query)#17824 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(65058) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "19-05-2021" ["before"]=> string(10) "16-06-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(65058) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "19-05-2021" ["before"]=> string(10) "16-06-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "opinion-y-analisis" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#17792 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#17776 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#17785 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "19-05-2021" ["before"]=> string(10) "16-06-2021" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(463) "SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2021-05-19 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2021-06-16 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (65058) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (15) ) AND rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish') GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2" ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#17816 (24) { ["ID"]=> int(66174) ["post_author"]=> string(2) "32" ["post_date"]=> string(19) "2021-06-02 11:43:35" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-06-02 16:43:35" ["post_content"]=> string(9727) "En este texto, el autor imagina la manera como AMLO habría recibido la noticia en Palacio Nacional del destape de Ricardo Monreal a la presidencia de la República.  Hasta el domingo pasado, Andresito el ambicioso acariciaba  el sueño de lograr lo que no  pudo hacer Álvaro Obregón: Prolongar su régimen pasando por encima del principio aquel de “SUFRAGIO EFECTIVO, NO REELECCIÓN”. Pocos días antes, departía con la autora, historiadora, investigadora, poeta, literata, compositora, cantautora y NO primera dama, Beatriz Gutierrez, que desplegando su inagotable cultura, lo alentaba diciéndole: -No te achiques Andrés,  el autor de SUFRAGIO EFECTIVO, NO REELECCIÓN fue Porfirio Díaz, y ya ves, se reeligió cuantas veces quiso. -Sí, Bety, pero lo alcanzó la tercera transformación con la rebelión armada de Francisco Madero y se tuvo que embarcar en el Ypiranga al exilio. -Sí, amorcito, pero eso a nosotros no nos va a pasar. El pueblo bueno y sabio nos adora, nos adora a pesar de la pandemia, de las quimioterapias, de Pío, Felipa, Ramiro, los 7 millones de dólares que le “distes” a Epigmenio, y hasta a pesar del “incidente” de la Línea 12 del Metro que ya se les olvidó a todos. -No te creas, Bety, cada vez me va más feo en las giras. En Querétaro me dijeron cosas horribles de ti, que no me atrevo a repetir; puros infundios, pero arden. Ese domingo último de mayo por la tarde, el matrimonio López-Gutierrez platicaba sobre estos temas en la sobremesa. Estaban muy tranquilos en la charla familiar, cuando un miembro del ex Estado Mayor Presidencial anunció que en el zaguán central de Palacio Nacional, se encontraba el ministro Arturo Zaldívar que venía a comerse unos tamalitos de chipilín y a recibir sus instrucciones del licenciado Julio Scherer. -Que pase Arturito, ¡cómo lo dejan esperando en el zaguán! 10 minutos después… -Pásale Arturito, ¿cómo estás? -Aquí visitándolos, señor presidente, Doña Beatricita… -Acompáñanos a comer unos tamalitos de chipilín y luego vas a acordar con Julio Scherer los pendientes del pleno para la semana que entra. No había comenzado a degustar su tamal Arturito Zaldívar, cuando Jesús Ramírez Cuevas (no confundir con Ramirez Cuéllar) comunica a López Obrador el destape presidencial de Ricardo Monreal. Resulta que el 28 de mayo, Armando Guadiana,  rey del carbón favorecido por AMLO y senador con licencia, encendió al público en la plaza de toros de Saltillo al desplegar propaganda en la que decía que SU GALLO PARA LA GRANDE ES MONREAL. Como era de esperarse, Monreal se hizo el sorprendido con su destape presidencial, pues él solo había ido a Coahuila a presentar su libro titulado “NULIDADES” en el que describe a los miembros del gabinete presidencial, que precisamente son puras nulidades. -¡Pinche Ricardo ambicioso! –dijo López Obrador en un incontenible arrebato de furia por el madruguete de su mayordomo senatorial– y pinche Guadiana ingrato! -No te enojes, Andrés, mi vida, no quiero tener que llevarte otra vez de emergencia a Médica Sur porque además tus adversarios chismosos se darían un festín si te pueden balconear acudiendo a un hospital fifí en vez de ir a Xoco o al Seguro. Arturo Zaldívar con el rabo entre las patas contemplaba la ira de López Obrador, que  lo miraba con una expresión combinada de asco y desprecio. -¿Ya viste, Arturito? ¡Ya comenzó a descararse la caballada de ambiciosos! No ha de tardar Ebrard en “dejarse querer” haciéndose también el sorprendido para no quedarse atrás en la carrera por la sucesión. Sorpresivamente, se presentó Porfirio Muñoz Ledo acompañado por otro miembro del ex Estado Mayor Presidencial. -Hola Porfirio, no me vendrás a regañar, ¿verdad? Muñoz Ledo no respondió al comentario y se sentó a la mesa con los demás. -¿Ya te enteraste de la traición de la mosca muerta de Monreal, Porfirio? -No me sorprende, señor presidente. En momentos así no deja uno de echar de menos a Don Fidel  Velázquez, tan bueno era para contener ambiciosos y disciplinarlos. -¿Tú crees que  hasta Claudia se me indiscipline y se lance por la libre? -Ya lo dijo usted, señor presidente, es tiempo  de zopilotes… -Arturito, por eso necesito que me ayudes con el artículo 13 transitorio de la nueva Ley del Poder Judicial, porque no es lo mismo prorrogar un periodo que violar el principio de la no reelección; si tú te disciplinas y convences a los ministros para que den por buena tu “ley Zaldívar”, tendríamos el precedente que necesito para quitarle las ganas de candidatearse a los malagradecidos expriistas que olvidan su deber de gratitud para conmigo. Arturito nada más miraba al piso mientras iba pareciendo más pequeñito e insignificante. Porfirio Muñoz Ledo lo miraba con inocultable repugnancia. -Señor Presidente –intervino Muñoz Ledo–, no nos engañemos, da lo mismo prórroga que reelección; no puede usted hacerse ilusiones de que Monreal, Ebrard, el raterazo Delgado, Padierna,  Batres, Bejarano y todas las tribus llegadas a MORENA desde el PRI, el PAN, el PRD, el Verde y la Unión Tepito, se resignen a que usted tenga a bien retirarse a su rancho (La Chingada).Acuérdese de Álvaro Obregón. Los que más le aplaudían y que hasta le organizaron el banquete en La Bombilla, lo asesinaron por encargo de… -¡Cállese! –interrumpió molesto el presidente– ¿Crees que se atreverían a atentar contra mi vida? -Señor Presidente, la ambición no conoce gratitud ni recuerda favores… Si usted decide desafiar a la historia y tratar de triunfar donde otros presidentes no se atrevieron, tiene que atenerse a los riesgos. Don Luis Echeverría bien que quería jugársela, pero a la mera hora dio marcha atrás porque Don Fidel lo llamó a la cordura y lo disuadió. Carlos Salinas fue otro que acarició la posibilidad de extender su sexenio, pero los atentados contra el Cardenal Posadas,  Luis Donaldo y Ruiz Massieu lo reubicaron en la realidad y mejor se fue a Irlanda. El propio Don Benito Juárez se quería seguir de frente queriendo frustrar las aspiraciones de Lerdo de Tejada, Gonzalez Ortega y Porfirio Díaz, que casualmente es el autor de la NO REELECCIÓN. Yo que usted –continuó explicando Muñoz Ledo– leería el informe presidencial del General Calles del 1º de septiembre de 1928 cuando claramente dijo que México tenía que pasar de país de un solo hombre, a nación de instituciones y de leyes. En mi humilde opinión, ni siquiera importa lo que resulte en las elecciones del domingo que entra. Yo en su  lugar terminaría mi sexenio y me iría a la Chingada por mi propia voluntad, en vez de arriesgarme a que me manden por la fuerza y más lejos. López Obrador visiblemente disgustado por el destape presidencial del Moreira zacatecano, dejó que la mirada se le perdiera en el vacío de los pasillos palaciegos mientras parecía escuchar un murmullo apenas audible que le decía: - Mucho cuidado, Andresito, no juegues con tu suerte ni subestimes las ambiciones de los que no quieren esperar a que tú buenamente te sientas listo para irte de la silla del águila. Deberías consultar con los masones para que te confirmen cómo murió verdaderamente el benemérito. Es verdad que tenía angina de pecho, pero cuando comenzó a recuperarse sus más fieles y cercanos desenvainaron la daga culebrina de Vicente Riva Palacio y lo ayudaron a bien morir. Ante el silencio de Obrador, Arturito, Bety, Don Porfirio, Scherer y Ramirez Cuevas, se miraban desconcertados cuando López Obrador regresó de su abstracción, se levantó de la mesa y se fue arrastrando los pies lentamente hacia sus habitaciones sin despedirse de ninguno de ellos…

*Las opiniones expresadas en los artículos de esta página son de exclusiva responsabilidad de sus autores y no necesariamente reflejan los puntos de vista de ruizhealytimes.com o del Editor.

" ["post_title"]=> string(28) "Ahí te hablan, Andresito…" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(23) "ahi-te-hablan-andresito" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-06-02 18:26:24" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-06-02 23:26:24" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=66174" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17742 (24) { ["ID"]=> int(66529) ["post_author"]=> string(3) "172" ["post_date"]=> string(19) "2021-06-06 15:03:04" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-06-06 20:03:04" ["post_content"]=> string(2504) " -Fragmento de la emisión del viernes 4 de Junio de 2021- Sígueme en mis redes sociales: Facebook: https://www.facebook.com/eruizhealy Instagram: https://www.instagram.com/ruizhealy/ Twitter: https://twitter.com/ruizhealy Visita el sitio web, encontrarás diversos artículos de opinión y de interés general: www.ruizhealytimes.com #Opinión #RuizHealyTimes" ["post_title"]=> string(88) "Repensando la ciudad desde la perspectiva de los niños - Eduardo Ruiz-Healy En Fórmula" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(84) "repensando-la-ciudad-desde-la-perspectiva-de-los-ninos-eduardo-ruiz-healy-en-formula" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-06-07 15:06:00" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-06-07 20:06:00" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=66529" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#17816 (24) { ["ID"]=> int(66174) ["post_author"]=> string(2) "32" ["post_date"]=> string(19) "2021-06-02 11:43:35" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-06-02 16:43:35" ["post_content"]=> string(9727) "En este texto, el autor imagina la manera como AMLO habría recibido la noticia en Palacio Nacional del destape de Ricardo Monreal a la presidencia de la República.  Hasta el domingo pasado, Andresito el ambicioso acariciaba  el sueño de lograr lo que no  pudo hacer Álvaro Obregón: Prolongar su régimen pasando por encima del principio aquel de “SUFRAGIO EFECTIVO, NO REELECCIÓN”. Pocos días antes, departía con la autora, historiadora, investigadora, poeta, literata, compositora, cantautora y NO primera dama, Beatriz Gutierrez, que desplegando su inagotable cultura, lo alentaba diciéndole: -No te achiques Andrés,  el autor de SUFRAGIO EFECTIVO, NO REELECCIÓN fue Porfirio Díaz, y ya ves, se reeligió cuantas veces quiso. -Sí, Bety, pero lo alcanzó la tercera transformación con la rebelión armada de Francisco Madero y se tuvo que embarcar en el Ypiranga al exilio. -Sí, amorcito, pero eso a nosotros no nos va a pasar. El pueblo bueno y sabio nos adora, nos adora a pesar de la pandemia, de las quimioterapias, de Pío, Felipa, Ramiro, los 7 millones de dólares que le “distes” a Epigmenio, y hasta a pesar del “incidente” de la Línea 12 del Metro que ya se les olvidó a todos. -No te creas, Bety, cada vez me va más feo en las giras. En Querétaro me dijeron cosas horribles de ti, que no me atrevo a repetir; puros infundios, pero arden. Ese domingo último de mayo por la tarde, el matrimonio López-Gutierrez platicaba sobre estos temas en la sobremesa. Estaban muy tranquilos en la charla familiar, cuando un miembro del ex Estado Mayor Presidencial anunció que en el zaguán central de Palacio Nacional, se encontraba el ministro Arturo Zaldívar que venía a comerse unos tamalitos de chipilín y a recibir sus instrucciones del licenciado Julio Scherer. -Que pase Arturito, ¡cómo lo dejan esperando en el zaguán! 10 minutos después… -Pásale Arturito, ¿cómo estás? -Aquí visitándolos, señor presidente, Doña Beatricita… -Acompáñanos a comer unos tamalitos de chipilín y luego vas a acordar con Julio Scherer los pendientes del pleno para la semana que entra. No había comenzado a degustar su tamal Arturito Zaldívar, cuando Jesús Ramírez Cuevas (no confundir con Ramirez Cuéllar) comunica a López Obrador el destape presidencial de Ricardo Monreal. Resulta que el 28 de mayo, Armando Guadiana,  rey del carbón favorecido por AMLO y senador con licencia, encendió al público en la plaza de toros de Saltillo al desplegar propaganda en la que decía que SU GALLO PARA LA GRANDE ES MONREAL. Como era de esperarse, Monreal se hizo el sorprendido con su destape presidencial, pues él solo había ido a Coahuila a presentar su libro titulado “NULIDADES” en el que describe a los miembros del gabinete presidencial, que precisamente son puras nulidades. -¡Pinche Ricardo ambicioso! –dijo López Obrador en un incontenible arrebato de furia por el madruguete de su mayordomo senatorial– y pinche Guadiana ingrato! -No te enojes, Andrés, mi vida, no quiero tener que llevarte otra vez de emergencia a Médica Sur porque además tus adversarios chismosos se darían un festín si te pueden balconear acudiendo a un hospital fifí en vez de ir a Xoco o al Seguro. Arturo Zaldívar con el rabo entre las patas contemplaba la ira de López Obrador, que  lo miraba con una expresión combinada de asco y desprecio. -¿Ya viste, Arturito? ¡Ya comenzó a descararse la caballada de ambiciosos! No ha de tardar Ebrard en “dejarse querer” haciéndose también el sorprendido para no quedarse atrás en la carrera por la sucesión. Sorpresivamente, se presentó Porfirio Muñoz Ledo acompañado por otro miembro del ex Estado Mayor Presidencial. -Hola Porfirio, no me vendrás a regañar, ¿verdad? Muñoz Ledo no respondió al comentario y se sentó a la mesa con los demás. -¿Ya te enteraste de la traición de la mosca muerta de Monreal, Porfirio? -No me sorprende, señor presidente. En momentos así no deja uno de echar de menos a Don Fidel  Velázquez, tan bueno era para contener ambiciosos y disciplinarlos. -¿Tú crees que  hasta Claudia se me indiscipline y se lance por la libre? -Ya lo dijo usted, señor presidente, es tiempo  de zopilotes… -Arturito, por eso necesito que me ayudes con el artículo 13 transitorio de la nueva Ley del Poder Judicial, porque no es lo mismo prorrogar un periodo que violar el principio de la no reelección; si tú te disciplinas y convences a los ministros para que den por buena tu “ley Zaldívar”, tendríamos el precedente que necesito para quitarle las ganas de candidatearse a los malagradecidos expriistas que olvidan su deber de gratitud para conmigo. Arturito nada más miraba al piso mientras iba pareciendo más pequeñito e insignificante. Porfirio Muñoz Ledo lo miraba con inocultable repugnancia. -Señor Presidente –intervino Muñoz Ledo–, no nos engañemos, da lo mismo prórroga que reelección; no puede usted hacerse ilusiones de que Monreal, Ebrard, el raterazo Delgado, Padierna,  Batres, Bejarano y todas las tribus llegadas a MORENA desde el PRI, el PAN, el PRD, el Verde y la Unión Tepito, se resignen a que usted tenga a bien retirarse a su rancho (La Chingada).Acuérdese de Álvaro Obregón. Los que más le aplaudían y que hasta le organizaron el banquete en La Bombilla, lo asesinaron por encargo de… -¡Cállese! –interrumpió molesto el presidente– ¿Crees que se atreverían a atentar contra mi vida? -Señor Presidente, la ambición no conoce gratitud ni recuerda favores… Si usted decide desafiar a la historia y tratar de triunfar donde otros presidentes no se atrevieron, tiene que atenerse a los riesgos. Don Luis Echeverría bien que quería jugársela, pero a la mera hora dio marcha atrás porque Don Fidel lo llamó a la cordura y lo disuadió. Carlos Salinas fue otro que acarició la posibilidad de extender su sexenio, pero los atentados contra el Cardenal Posadas,  Luis Donaldo y Ruiz Massieu lo reubicaron en la realidad y mejor se fue a Irlanda. El propio Don Benito Juárez se quería seguir de frente queriendo frustrar las aspiraciones de Lerdo de Tejada, Gonzalez Ortega y Porfirio Díaz, que casualmente es el autor de la NO REELECCIÓN. Yo que usted –continuó explicando Muñoz Ledo– leería el informe presidencial del General Calles del 1º de septiembre de 1928 cuando claramente dijo que México tenía que pasar de país de un solo hombre, a nación de instituciones y de leyes. En mi humilde opinión, ni siquiera importa lo que resulte en las elecciones del domingo que entra. Yo en su  lugar terminaría mi sexenio y me iría a la Chingada por mi propia voluntad, en vez de arriesgarme a que me manden por la fuerza y más lejos. López Obrador visiblemente disgustado por el destape presidencial del Moreira zacatecano, dejó que la mirada se le perdiera en el vacío de los pasillos palaciegos mientras parecía escuchar un murmullo apenas audible que le decía: - Mucho cuidado, Andresito, no juegues con tu suerte ni subestimes las ambiciones de los que no quieren esperar a que tú buenamente te sientas listo para irte de la silla del águila. Deberías consultar con los masones para que te confirmen cómo murió verdaderamente el benemérito. Es verdad que tenía angina de pecho, pero cuando comenzó a recuperarse sus más fieles y cercanos desenvainaron la daga culebrina de Vicente Riva Palacio y lo ayudaron a bien morir. Ante el silencio de Obrador, Arturito, Bety, Don Porfirio, Scherer y Ramirez Cuevas, se miraban desconcertados cuando López Obrador regresó de su abstracción, se levantó de la mesa y se fue arrastrando los pies lentamente hacia sus habitaciones sin despedirse de ninguno de ellos…

*Las opiniones expresadas en los artículos de esta página son de exclusiva responsabilidad de sus autores y no necesariamente reflejan los puntos de vista de ruizhealytimes.com o del Editor.

" ["post_title"]=> string(28) "Ahí te hablan, Andresito…" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(23) "ahi-te-hablan-andresito" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-06-02 18:26:24" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-06-02 23:26:24" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=66174" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(86) ["max_num_pages"]=> float(43) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "f981f5a49c413b6d9a7c16dbe3418c72" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

Ahí te hablan, Andresito…

En este texto, el autor imagina la manera como AMLO habría recibido la noticia en Palacio Nacional del destape de Ricardo Monreal...

junio 2, 2021
Repensando la ciudad desde la perspectiva de los niños - Eduardo Ruiz-Healy En Fórmula

Repensando la ciudad desde la perspectiva de los niños - Eduardo Ruiz-Healy En Fórmula

-Fragmento de la emisión del viernes 4 de Junio de 2021- Sígueme en mis redes sociales: Facebook: https://www.facebook.com/eruizhealy Instagram: https://www.instagram.com/ruizhealy/ Twitter: https://twitter.com/ruizhealy...

junio 6, 2021




Más de categoría
Honor y predicamento del clasemediero

Honor y predicamento del clasemediero

Vamos cerrando ciclos, no pretendo aburrir al respetable con nuevas crónicas de infortunios y desencuentros entre la clase media...

junio 15, 2021
Los nacimientos como política de estado: China

Los nacimientos como política de estado: China

China es actualmente un referente económico a nivel mundial. En las últimas décadas, su crecimiento económico le ha permitido...

junio 15, 2021

La orfandad de la clase media progresista

Las clases medias, tanto las progresistas como las silenciosas, se sienten traicionadas e ignoradas por un proceso de transformación...

junio 11, 2021