El reto de construir narrativas complejas

En este siglo, nuestra forma de vida se ha alterado hasta niveles inimaginables. Las narrativas que construyamos para explicar y resolver los desafíos que nos aquejan deberán tomar en cuenta este complejo escenario 

8 de octubre, 2021

Durante las últimas semanas no he dejado de hacer énfasis en la importancia que para el ser humano tiene la construcción de narrativas que le permitan entender el mundo en el que vive y para moldear el mundo en que quisiera vivir.  

Sin embargo somos testigos, cada vez con más estupor y desconcierto, de una dinámica contradictoria y perniciosa: mientras los desafíos humanos se hacen cada vez más intrincados y complejos, conforme las variables que intervienen en un mismo fenómeno se multiplican y entrelazan, y mientras las consecuencias de nuestras acciones colectivas nos ponen en mayor riesgo de inviabilidad como sociedad, civilización y especie, nosotros intentamos explicarlos con mayor superficialidad y resolverlos con medidas cada vez más parciales y desarticuladas. 

En lo político, la demagogia y el populismo utilizados por izquierdas y derechas por igual, con el único propósito de hacerse de, o de conservar el poder, hacen promesas grandilocuentes e imposibles, simplificándolo todo hasta niveles tan absurdos que el problema planteado de disuelve en el discurso, aunque lamentablemente en la realidad no sólo persiste, sino que suele agravarse. Y esta dinámica puede verse en infinidad de vertientes: pobreza, educación, violencia, sólo por citar algunos, son problemas nacionales de la más profunda importancia que ninguno de los gobiernos recientes ha sabido atacar de fondo, aun cuando en el discurso han asegurado tener las soluciones adecuadas.   

En lo individual las cosas funcionan por el estilo. Como individuos nos refugiamos cada vez más en la banalidad, en la inmediatez de los estímulos digitales, en las redes sociales, en la moda y el esnobismo, en contenidos superficiales y de consumo inmediato, buscamos entretenimiento sin esfuerzo, reduciendo, sin darnos cuenta, nuestra capacidad de concentración, dispersándonos cada vez más y naufragando en un océano de estímulos que fatigan y aturden nuestra comprensión, con lo que cada vez estamos menos propensos y dispuestos a explorar y entender de verdad la complejidad de nuestra vida y de nuestra sociedad. 

El esfuerzo interior que implica entregarnos a la frivolidad es mucho mayor de lo que imaginamos. Al cabo de unas horas de bombardeo digital, quedamos vacíos, mentalmente exhaustos y saturados, sin la energía vital para asumir los auténticos compromisos de fondo que involucran todos los aspectos de nuestra vida –familiar, relacional, profesional, etc.– y para lo único que nos queda fuerza es para continuar sumergidos en la atrayente y adictiva contemplación de nuestros celulares y tabletas. 

Lo anterior se complica ante otro fenómeno desconcertante. Conforme los retos que enfrentamos como humanidad asumen cada vez más  una dimensión global, conforme sus posibles soluciones resultan más intrincadas e interconectadas entre naciones, resulta cada vez más difícil construir narrativas que por un lado permitan explicar la dimensión exacta del panorama local y la inserten en el amplio y profundo panorama del problema global. 

Esto acarrea consecuencias múltiples y una de ellas, a manera de ejemplo, se está dando en la política. En distintas latitudes del planeta la democracia ha entrado en una especie de crisis. El votante ha comenzado a descreer en ella como el único sistema capaz de llevarnos a un siguiente nivel de desarrollo y tengo la impresión de que esta decepción se alimenta de la tendencia a buscar resolver problemas complejos con narrativas simples. 

El político en campaña promete soluciones imposibles, pero fáciles en el discurso. El votante lo escucha y descansa interiormente entregándose a la creencia de que aquello es posible y que en esta ocasión no le habrán de fallar. Una vez en el cargo, como era lógico, no se consigue cambiar nada y la decepción se acrecienta, hasta que el siguiente candidato hace lo mismo. Así, una y otra vez, hasta que el votante, decepcionado del sistema, voltea a un lado y al otro en busca de un nuevo salvador.  

Este estado de ánimo social es auténtica tierra fértil para los populismos, tanto de izquierda como de derecha, que simplifican aun más las cosas, al grado de caricaturizarlas, ofreciendo soluciones simples y de otras épocas a problemas complejos e inexistentes en etapas previas de la historia humana. Esta fórmula resulta muy atractiva para el electorado porque lo releva de cualquier responsabilidad. Y sería perfecta para nuestro tiempo de no ser porque lejos de resolver algo, complica y ahonda los problemas sociales y globales. 

Pensemos en la decisión del expresidente Donald Trump de abandonar unilateralmente en 2016 el Acuerdo de París, sin importar ni los compromisos adoptados por su predecesor ni mucho menos las consecuencias globales de que la economía más grande del mundo dé la espalda al problema ambiental que nos amenaza. La narrativa del expresidente Trump era simple y atractiva para su votante en la unión americana: make America great again… pero ¿de que podría servir esa promesa si no hay planeta para materializarla? Sin embargo Trump actuó los cuatro años de su gobierno como si de verdad no entendiera la complejidad y las implicaciones del problema ambiental para el mundo entero, incluidos los norteamericanos que respiran el mismo aire y habitan la misma atmósfera que los hindúes, los chinos o los islandeses. 

Es verdad que se trata de problemas invisibles y de apariencia lejana, que no está en nuestra mano resolver, pero de los que somos parte. Vivimos en los tiempos más complejos que haya registrado la historia de la humanidad. Nunca un ser humano común y corriente había tenido que vivir cotidianamente rodeado de tantas variables, con tantas alternativas, opciones, riesgos y desafíos, tanto en lo personal como colectivo. No hay referentes en el pasado que retraten con fidelidad la realidad humana del siglo XXI y por ello no hay forma de que encontremos respuesta a los problemas del presente aplicando soluciones inviables por lo superadas. 

Necesitamos “refrescar nuestra conexión” con la realidad, dar un paso atrás para ampliar nuestra perspectiva y releer al mundo desde una óptica más compleja e interdependiente que nos permita entender de una buena vez que no existen problemas generales que sean provocados por una sola causa y por lo tanto tampoco las soluciones llegarán por esta vía.  

Pensemos un ejemplo individual: ¿por qué no puedo bajar de peso? Pareciera que la respuesta es simple y que podría aplicarse una solución que resuelva el problema de manera general: deja de comer carbohidratos. 

No hay duda que esta solución podría funcionar en determinadas circunstancias y en el corto plazo, pero en la vida real, nuestra relación colectiva y particular con la comida tiene que ver con una enorme gama de factores que van desde los cambios históricos en los modos de industrializar los alimentos, pasando por nuestra historia familiar y personal, nuestra genética, la sobreabundancia de alimentos chatarra, por nuestra subjetividad, nuestra psicología, nuestro metabolismo, nuestros horarios y costumbres (quizá no nos da tiempo de detenernos a comer sano), con las costumbres de nuestros amigos y de nuestra gente cercana (quizá sentarnos a beber coca y comer Doritos frente a la TV es la manera como nos relacionamos con nuestra pareja, nuestros hijos, lo que hace dicho hábito difícil y emocionalmente costoso de abandonar) y un larguísimo etcétera. Y podríamos seguir por páginas y páginas enumerando aspectos que influyen de un modo u otro en la manera en que cada persona se relaciona de forma particular con la comida, lo que hace imposible que una sola medida, un único remedio sirva siempre y para todos. 

En este caso se trataría de entender la importancia del problemas y la necesidad de atenderlo en aras de tener una buena salud presente y futura, tomárselo en serio e ir implementando hábitos y rutinas que de forma sinérgica modifiquen nuestra relación con los alimentos sin atentar contra nuestros modos de socializar y relacionarnos con los demás y con el mundo. Como se ve, un problema complejo e importante no es susceptible de resolverse con decisiones triviales tomadas sobre las rodillas.   

Este ejemplo es extensivo a casi cualquier interacción que llevemos a cabo con la realidad. El punto es comprender que todos los fenómenos que nos afectan en un sentido u otro son producidos por infinidad de factores, y que simplificar demasiado las variables conlleva no resolver nada. 

Por eso las soluciones simples y generales casi nunca resuelven nada y suelen agravar el problema original, como en el ejemplo de dejar de comer carbohidratos –o sus equivalentes en otros ámbitos, como podría ser: para combatir la pobreza, otorgar magnánimamente una pensión minúscula sin tomar en cuenta temas como alimentación, transporte, educación, oportunidades laborales, reconstrucción saludable de vínculos afectivos y familiares que eviten violencia y la descomposición familiar, etc., que favorezcan que realmente los grupos vulnerables abandonen esa situación–.

Nos guste o no reconocerlo, el mundo que habitamos en el siglo XXI es mucho más complejo e incierto y cambia con mucha mayor rapidez que nunca en la historia humana. En las últimas dos generaciones nuestra forma de vida se ha alterado hasta niveles inimaginables y la tendencia es continuar por ese camino, aunque casi seguro a un ritmo de transformación aun mayor. No queda sino aceptar que no es un tema de mera voluntad y que las narrativas que construyamos para explicar y resolver los desafíos que nos aquejan deberán tomar en cuenta este escenario de complejidad creciente. 

 

Web: www.juancarlosaldir.com

Instagram:  jcaldir

Twitter:   @jcaldir   

Facebook:  Juan Carlos Aldir

 

Comentarios
object(WP_Query)#17651 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(71341) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "20-09-2021" ["before"]=> string(10) "18-10-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(71341) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "20-09-2021" ["before"]=> string(10) "18-10-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "opinion-y-analisis" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#17650 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#17659 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#17660 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "20-09-2021" ["before"]=> string(10) "18-10-2021" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(463) "SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2021-09-20 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2021-10-18 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (71341) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (15) ) AND rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish') GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2" ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#17647 (24) { ["ID"]=> int(71275) ["post_author"]=> string(2) "64" ["post_date"]=> string(19) "2021-10-07 07:30:12" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-10-07 12:30:12" ["post_content"]=> string(7171) "Para los jóvenes de este tiempo, “¡2 de octubre, no se olvida!” solo es un buen lema de marcha, carente de real significado, así como un buen motivo para alborotar y manifestar las eternas inconformidades con el grupo en el poder. Personas, partidos, colores, emblemas, etc. han ido y venido, pero las necesidades continúan sin satisfacción y el lema sigue explotando la ignorancia casi completa de los marchistas que difícilmente tienen idea de lo que se vivió. Lo que en su momento representaba el delito de disolución social, hoy lo son las demandas femeninas. En 50 años no hemos cambiado los métodos, las instituciones no son capaces de suplir las manifestaciones con espacios de diálogo, debate, de raciocinio, análisis, estudio y decisiones informadas que terminen en leyes justas aplicables y respetadas que nos traigan mejoría en la vida cotidiana con consenso general. En ese tiempo estudiaba en la Facultad de Comercio de la UNAM y trabajaba en la administración de una naciente agencia noticiosa ubicada en el Paseo de la Reforma a una cuadra del monumento a Moctezuma. El ambiente dominante en la ciudad estaba centrado en los Juegos Olímpicos cuya inauguración estaba programada para el 12 de octubre. Esta competencia se enturbiaba con las noticias de las broncas estudiantiles iniciadas con un pleito entre la Preparatoria Isaac Ochoterena y la Vocacional 4 del IPN, broncas normales que inexplicablemente fueron creciendo por apoyos externos que, se rumoraba, eran dirigidos desde el extranjero y que en vez de buscar soluciones querían sembrar el caos y desestabilizar el gobierno, cosa que en la escuela, por completo apolítica, tomábamos con poca seriedad. Hubo quien me hizo llegar una publicación que despertó en mí alguna preocupación. Ahí se documentaba con fotografías los campos de entrenamiento guerrillero de los movimientos de izquierda, incluyendo capacitación con armas de alto poder y entrenamiento especial en Corea del Norte para tiro de precisión.  En esas estábamos cuando se citó al mitin de Tlatelolco. Yo ni me enteré, pero tuve compañeros que asistieron más para hacer bola y tener algo que hacer con la novia en esa tarde, ajenos de pretensiones políticas y quienes desmentían las versiones de masacre a cargo del ejército. Dos participantes me dijeron que los soldados facilitaron su escape del tiroteo, uno de ellos cayó en una zanja con su novia, protegiéndola con su cuerpo y escuchando el zumbido de las balas pasar por encima de ellos, saliendo a gatas un rato después de acabado el tiroteo. Me enteré que el primer caído en la explanada de las Tres Culturas fue el General Hernández Toledo. Murió en la escalera de ascenso al patio por una bala que le atravesó longitudinalmente entrando cerca del cuello y saliendo casi por el recto. La trayectoria de la bala indicaba, sin lugar a dudas, que fue disparada desde la azotea del Edificio Chihuahua y no desde la planta baja o uno de los entrepisos. Alguien perfectamente entrenado habría jalado el gatillo. El maremágnum informativo extraoficial hacía que cafeterías, radio-pasillos, conferencias, toda clase de corrillos nos hicieran llegar comentarios, testimonios y rumores de las más variadas índoles. Las conversaciones en la Agencia noticiosa eran con mayor fondo y mejor información. Ahí me enteré del escuadrón Olimpia, los policías con guante blanco, las diferentes fuerzas que contribuyeron a la masacre, dirigidas sin coordinación por diferentes políticos que buscaban colgarse la medalla de haber frenado el movimiento estudiantil y con eso aspirar a una mejor posición política en las siguientes elecciones, destacando como los mas mencionados el secretario de Gobernación Luis Echeverría y el General Alfonso Corona del Rosal, entonces jefe del Departamento del Distrito Federal. Se exageró el número de muertos y se extendió el rumor de que el ejército había sido el culpable. La disciplina militar impidió su defensa en medios y tuvieron que pasar años para que se viera el filme de la acción de la plaza de la Tres Culturas que confirmaba lo que ya sabía: las balas asesinas cayeron desde las alturas y los soldados buscaban la protección de los jóvenes y disparaban en su defensa. En los muros de la Facultad, impolutos desde su inauguración, apareció el primer grafiti con un nombre y número de cuenta con la leyenda MURIÓ POR LA PATRIA. El ambiente se tensó, la politización inminente no nos movió a participar, pero sí a cooperar generosamente al máximo de nuestras estudiantiles posibilidades con aquellos que tenían tiempo y ganas de participar. Dirigentes de la facultad se integraron al Consejo de Huelga, los rumores crecían denunciando la posible toma de la Universidad por el Ejército. el Señor rector, Javier Barros Sierra participó en la procesión del silencio, manifestación solemne de luto, respeto y demanda; muchachas valientes con uniforme escolar encabezaron esa procesión y nos unimos despertando conciencia de clase y modificando el consenso nacional hacia el cambio constitucional, pero no en pro de gobierno diferente, mucho menos de izquierda. Se concertó una tregua y la paz llegó a tiempo de celebrar los Juegos Olímpicos. El ambiente demostró que no toda la juventud participaba de las ideas golpistas, ya que sin jóvenes no se hubiera celebrado el evento que sorprendió al mundo con su organización y la hermandad mundial que se expresó en una clausura festiva y ejemplar. La información manipulada dejó en el inconsciente colectivo como culpables de la masacre inmisericorde al Ejército y al presidente Díaz Ordaz quienes, según mi opinión, cumplieron su deber conforme las circunstancias de su tiempo, unos guardando silencio y don Gustavo aceptando con ejemplar hombría la responsabilidad de lo sucedido durante su mandato. En su última entrevista dejó traslucir la información recibida en su momento y que alarmaba la independencia y libertad de nuestro país y justificaba su actuación. Hoy sigo elevando una oración por los mártires de Tlatelolco y con tristeza veo la manipulación que de su actuación hacen dándole usos vergonzosos. Espero que honremos su memoria buscando la paz y unidad que buscaron en la lucha por lo que ellos consideraban mejor. Espero que dejemos la polarización y nos demos cuenta de que los que aparentemente están en el otro lado de la discusión también están en búsqueda de lo que es mejor para el país y esto solo lo conseguiremos dialogando, sin fanatismos, buscando la parte de verdad que hay en el otro y exponiendo claramente lo que nosotros consideramos.  " ["post_title"]=> string(54) "¿Y QUÉ RECORDAMOS DEL 2 DE OCTUBRE QUE NO SE OLVIDA?" ["post_excerpt"]=> string(92) "El autor nos cuenta en primera persona su experiencia en el movimiento estudiantil de 1968." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(50) "y-que-recordamos-del-2-de-octubre-que-no-se-olvida" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-10-06 21:23:58" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-10-07 02:23:58" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=71275" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17600 (24) { ["ID"]=> int(71143) ["post_author"]=> string(3) "183" ["post_date"]=> string(19) "2021-10-04 11:59:09" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-10-04 16:59:09" ["post_content"]=> string(8698) "Ante la ilegal reforma a la Ley de la Industria Eléctrica, que provocó un mar de amparos y de resoluciones por las que se suspendió su entrada en vigor, el presidente de México amenazó con reformar la Constitución. Para lograrlo se requiere una votación calificada en el Congreso, es decir, que las dos terceras partes voten a favor de su iniciativa en cada una de las cámaras más el voto favorable de la mayoría de las entidades federativas de nuestro país. En la elección de junio pasado, MORENA no logró mantener su mayoría calificada en la Cámara de Diputados, por lo que para cualquier reforma constitucional requiere que legisladores de otros partidos se alíen con ellos; de lo contrario, todas las reformas a la Carta Magna que envíe el presidente de la República pueden ser bloqueadas por los partidos de oposición. Sin embargo, en los últimos días ha sido alterada la tranquilidad que había producido el resultado de las pasadas elecciones. La reforma tiene por objeto destruir aquella que se aprobó en diciembre de 2013, en el sexenio de Enrique Peña Nieto, por la cual se modificaron los artículos 25, 27 y 28 constitucionales. Aquella reforma permitía, entre otras cosas, la inversión privada en la industria energética del país con el fin de lograr una sustentabilidad ecológica en beneficio de la población tanto en lo económico como en lo ambiental. Recordemos que para llevarse a cabo, votaron a favor 210 diputados del PRI (solo uno de ellos votó en contra), que sumados a los del PAN, los del Verde Ecologista y los de Nueva Alianza se lograron 354 votos. Es preciso recalcar que, en esa ocasión, de 101 diputados del PRD los 95 presentes votaron en contra. Derivada de esa reforma constitucional, múltiples actores e inversionistas privados tanto nacionales como extranjeros han celebrado contratos en materia de generación de energía eléctrica, invirtiendo cantidades multimillonarias en dólares en contratos que, ahora, con la iniciativa de reforma se pretenden desconocer o cancelar. La iniciativa de reforma presentada por Andrés Manuel López Obrador es absolutamente regresiva. Con ella se pretende que la Comisión Federal de Electricidad (CFE) concentre al menos el 54% de la producción de energía eléctrica, dejando solo el 46% para la iniciativa privada, además de extinguir los órganos reguladores autónomos como lo son, todavía, la Comisión Reguladora de Energía (CRE) y la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH), mientras que el Centro Nacional de Control de Energía que había sido separado del organismo del gobierno, ahora, con la propuesta de reforma, se vuelva a incorporar. En la actualidad el sector privado ya produce más energía que la CFE. Lo expuesto hasta ahora, en relación a la iniciativa de reforma constitucional en materia eléctrica nos lleva a una vuelta al pasado, al control monopólico del Estado y desdeña la producción de energías limpias con una clara afectación al medio  ambiente, lo que sin duda golpeará más a la población en materia de salud y desde luego económica, por no decir que México incumplirá con múltiples tratados interacionales en materia ecológica e inclusive económica, y de paso ignora el llamado que se está haciendo en todo el mundo ante el dramático cambio climático y sus consecuencias, algunas ya presentes y otras peores que se avecinan. Adicionalmente se establece que solo la CFE tendrá a su cargo el servicio de abastecimiento de energía eléctrica que, en su caso, podrá ser adquirida por esta Comisión a la propia iniciativa privada. Esto no acaba ahí. En la iniciativa de reforma se propone la cancelación de todos los permisos de generación eléctrica otorgados así como de aquellos contratos de compraventa de electricidad celebrados con empresas privadas, descartando también cualquier solicitud privada pendiente de resolución. Y para rematar, por igual se cancelarán los llamados Certificados de Energías Limpias. También la CFE será quien determine tarifas, tanto de las redes de transmisión como las que determinarán las facturas de los usuarios. En suma, la pretendida reforma implicaría un regreso al control absoluto del Estado en la generación de energías, lo que impedirá acceder a las nuevas tecnologías que incorpora la iniciativa privada y, por ende, seguiremos contaminando nuestro ambiente. Desde luego que los costos no podrán disminuir salvo que las tarifas terminen subsidiándose con una postrera afectación a nuestra economía, de magnitud catastrófica. Una vez conocida la iniciativa, al ya haber sido presentada al Congreso de la Unión, los partidos de oposición PAN y PRD, este último que había votado en contra en la reforma de 2013, ahora, sin dudar, inmediatamente expusieron su posición respecto de la reforma enviada por Andrés Manuel López Obrador, manifestando sin duda alguna que no la apoyarán; sin embargo, el PRI, el gran creador, motivador e impulsor de la reforma de 2013, ahora duda y manifiesta que la pondrá a consulta, emitiendo el siguiente comunicado: "Como parte de la revisión y análisis de la iniciativa, el partido y el grupo parlamentario del PRI en la Cámara de Diputados, con su coordinador Rubén Moreira Valdez, convocarán a foros de discusión y debate en torno a su contenido, con la participación de expertos y representantes de los diversos sectores económicos y sociales del País".   El número de diputados que se requieren para obtener las dos terceras partes y que avance la reforma constitucional en la Cámara de Diputados es de 334 legisladores. MORENA en conjunto con sus partidos satélite, a saber, el Verde Ecologista y el Partido del Trabajo suman 278 votos, pero se requieren 56 votos más. El PRI cuenta con 71 diputaciones, y la postura que está demostrando deja dudas, adicionada a la mención del propio presidente López Obrador, quien en la mañanera del día 8 de junio manifestó que probablemente lograría una alianza con ese partido. Todo ello hace pensar en la posibilidad de que esto ya haya sido pactado o por lo menos puesto en la mesa sobre quién sabe qué amenazas, canonjías o perdones. He aquí lo que dijo en esa mañanera: “Si se quisiera tener mayoría calificada, que son dos terceras partes, se podría lograr un acuerdo con una parte de legisladores del PRI o de cualquier otro partido, pero no se necesitan muchos para la reforma constitucional”. El otro partido que pudiera obsequiarle votos a MORENA sería Movimiento Ciudadano, aunque únicamente cuenta con 23 escaños por lo que necesariamente se requieren los votos del PRI. Debemos recordar que el 9 de marzo de 2021 se publicaron las reformas aprobadas por el Congreso a la Ley de la Industria Eléctrica, sobre la cual los Senadores de los partidos de oposición, entre ellos los del PRI, promovieron acción de inconstitucionalidad aduciendo que las reformas a diversos artículos de esa ley iban en contra de los artículos 25, 27 y 28 de la Constitución y de varios tratados internacionales, además de violarse los derechos humanos de los mexicanos. Tales artículos constitucionales habían sido reformados con el fin de permitir la inversión privada, privilegiando el uso de energías limpias. Por eso no se entendería que ahora este partido votara en contra de toda su política, inclusive, sosteniéndola a través de la acción de inconstitucionalidad a la reforma a la Ley de la Industria Eléctrica ya referida, promovida apenas el pasado mes de abril, por lo que la duda que genera el PRI de ahora NO posicionarse tajantemente en contra de ella, hace perder la tranquilidad que se había logrado con el resultado de las elecciones de junio de este 2021. La paternidad solo se desconoce cuando hay duda acerca de quién engendró al hijo, pero desconocerlo a sabiendas de que sí es tu vástago, realmente es deplorable. Esperemos que el PRI no sea un padre negado, que se merezca los peores calificativos. ¿Desconocerá a su hijo?" ["post_title"]=> string(70) "LA REFORMA CONSTITUCIONAL ELÉCTRICA: ¿EL PRI DESCONOCERÁ A SU HIJO?" ["post_excerpt"]=> string(182) "La nueva iniciativa de reforma constitucional en materia eléctrica presentada por el presidente de la República será la primera prueba de fuego para la alianza opositora a MORENA." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(64) "la-reforma-constitucional-electrica-el-pri-desconocera-a-su-hijo" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-10-05 11:28:32" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-10-05 16:28:32" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=71143" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#17647 (24) { ["ID"]=> int(71275) ["post_author"]=> string(2) "64" ["post_date"]=> string(19) "2021-10-07 07:30:12" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-10-07 12:30:12" ["post_content"]=> string(7171) "Para los jóvenes de este tiempo, “¡2 de octubre, no se olvida!” solo es un buen lema de marcha, carente de real significado, así como un buen motivo para alborotar y manifestar las eternas inconformidades con el grupo en el poder. Personas, partidos, colores, emblemas, etc. han ido y venido, pero las necesidades continúan sin satisfacción y el lema sigue explotando la ignorancia casi completa de los marchistas que difícilmente tienen idea de lo que se vivió. Lo que en su momento representaba el delito de disolución social, hoy lo son las demandas femeninas. En 50 años no hemos cambiado los métodos, las instituciones no son capaces de suplir las manifestaciones con espacios de diálogo, debate, de raciocinio, análisis, estudio y decisiones informadas que terminen en leyes justas aplicables y respetadas que nos traigan mejoría en la vida cotidiana con consenso general. En ese tiempo estudiaba en la Facultad de Comercio de la UNAM y trabajaba en la administración de una naciente agencia noticiosa ubicada en el Paseo de la Reforma a una cuadra del monumento a Moctezuma. El ambiente dominante en la ciudad estaba centrado en los Juegos Olímpicos cuya inauguración estaba programada para el 12 de octubre. Esta competencia se enturbiaba con las noticias de las broncas estudiantiles iniciadas con un pleito entre la Preparatoria Isaac Ochoterena y la Vocacional 4 del IPN, broncas normales que inexplicablemente fueron creciendo por apoyos externos que, se rumoraba, eran dirigidos desde el extranjero y que en vez de buscar soluciones querían sembrar el caos y desestabilizar el gobierno, cosa que en la escuela, por completo apolítica, tomábamos con poca seriedad. Hubo quien me hizo llegar una publicación que despertó en mí alguna preocupación. Ahí se documentaba con fotografías los campos de entrenamiento guerrillero de los movimientos de izquierda, incluyendo capacitación con armas de alto poder y entrenamiento especial en Corea del Norte para tiro de precisión.  En esas estábamos cuando se citó al mitin de Tlatelolco. Yo ni me enteré, pero tuve compañeros que asistieron más para hacer bola y tener algo que hacer con la novia en esa tarde, ajenos de pretensiones políticas y quienes desmentían las versiones de masacre a cargo del ejército. Dos participantes me dijeron que los soldados facilitaron su escape del tiroteo, uno de ellos cayó en una zanja con su novia, protegiéndola con su cuerpo y escuchando el zumbido de las balas pasar por encima de ellos, saliendo a gatas un rato después de acabado el tiroteo. Me enteré que el primer caído en la explanada de las Tres Culturas fue el General Hernández Toledo. Murió en la escalera de ascenso al patio por una bala que le atravesó longitudinalmente entrando cerca del cuello y saliendo casi por el recto. La trayectoria de la bala indicaba, sin lugar a dudas, que fue disparada desde la azotea del Edificio Chihuahua y no desde la planta baja o uno de los entrepisos. Alguien perfectamente entrenado habría jalado el gatillo. El maremágnum informativo extraoficial hacía que cafeterías, radio-pasillos, conferencias, toda clase de corrillos nos hicieran llegar comentarios, testimonios y rumores de las más variadas índoles. Las conversaciones en la Agencia noticiosa eran con mayor fondo y mejor información. Ahí me enteré del escuadrón Olimpia, los policías con guante blanco, las diferentes fuerzas que contribuyeron a la masacre, dirigidas sin coordinación por diferentes políticos que buscaban colgarse la medalla de haber frenado el movimiento estudiantil y con eso aspirar a una mejor posición política en las siguientes elecciones, destacando como los mas mencionados el secretario de Gobernación Luis Echeverría y el General Alfonso Corona del Rosal, entonces jefe del Departamento del Distrito Federal. Se exageró el número de muertos y se extendió el rumor de que el ejército había sido el culpable. La disciplina militar impidió su defensa en medios y tuvieron que pasar años para que se viera el filme de la acción de la plaza de la Tres Culturas que confirmaba lo que ya sabía: las balas asesinas cayeron desde las alturas y los soldados buscaban la protección de los jóvenes y disparaban en su defensa. En los muros de la Facultad, impolutos desde su inauguración, apareció el primer grafiti con un nombre y número de cuenta con la leyenda MURIÓ POR LA PATRIA. El ambiente se tensó, la politización inminente no nos movió a participar, pero sí a cooperar generosamente al máximo de nuestras estudiantiles posibilidades con aquellos que tenían tiempo y ganas de participar. Dirigentes de la facultad se integraron al Consejo de Huelga, los rumores crecían denunciando la posible toma de la Universidad por el Ejército. el Señor rector, Javier Barros Sierra participó en la procesión del silencio, manifestación solemne de luto, respeto y demanda; muchachas valientes con uniforme escolar encabezaron esa procesión y nos unimos despertando conciencia de clase y modificando el consenso nacional hacia el cambio constitucional, pero no en pro de gobierno diferente, mucho menos de izquierda. Se concertó una tregua y la paz llegó a tiempo de celebrar los Juegos Olímpicos. El ambiente demostró que no toda la juventud participaba de las ideas golpistas, ya que sin jóvenes no se hubiera celebrado el evento que sorprendió al mundo con su organización y la hermandad mundial que se expresó en una clausura festiva y ejemplar. La información manipulada dejó en el inconsciente colectivo como culpables de la masacre inmisericorde al Ejército y al presidente Díaz Ordaz quienes, según mi opinión, cumplieron su deber conforme las circunstancias de su tiempo, unos guardando silencio y don Gustavo aceptando con ejemplar hombría la responsabilidad de lo sucedido durante su mandato. En su última entrevista dejó traslucir la información recibida en su momento y que alarmaba la independencia y libertad de nuestro país y justificaba su actuación. Hoy sigo elevando una oración por los mártires de Tlatelolco y con tristeza veo la manipulación que de su actuación hacen dándole usos vergonzosos. Espero que honremos su memoria buscando la paz y unidad que buscaron en la lucha por lo que ellos consideraban mejor. Espero que dejemos la polarización y nos demos cuenta de que los que aparentemente están en el otro lado de la discusión también están en búsqueda de lo que es mejor para el país y esto solo lo conseguiremos dialogando, sin fanatismos, buscando la parte de verdad que hay en el otro y exponiendo claramente lo que nosotros consideramos.  " ["post_title"]=> string(54) "¿Y QUÉ RECORDAMOS DEL 2 DE OCTUBRE QUE NO SE OLVIDA?" ["post_excerpt"]=> string(92) "El autor nos cuenta en primera persona su experiencia en el movimiento estudiantil de 1968." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(50) "y-que-recordamos-del-2-de-octubre-que-no-se-olvida" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-10-06 21:23:58" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-10-07 02:23:58" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=71275" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(43) ["max_num_pages"]=> float(22) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "3e76595513f33a0d68828e2773491a54" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }
¿Y QUÉ RECORDAMOS DEL 2 DE OCTUBRE QUE NO SE OLVIDA?

¿Y QUÉ RECORDAMOS DEL 2 DE OCTUBRE QUE NO SE OLVIDA?

El autor nos cuenta en primera persona su experiencia en el movimiento estudiantil de 1968.

octubre 7, 2021
REFORMA CONSTITUCIONAL ELÉCTRICA

LA REFORMA CONSTITUCIONAL ELÉCTRICA: ¿EL PRI DESCONOCERÁ A SU HIJO?

La nueva iniciativa de reforma constitucional en materia eléctrica presentada por el presidente de la República será la primera prueba de fuego...

octubre 4, 2021




Más de categoría
Inspectores de Educación en Nuevo León presentan Petición y no son recibidos por la secretaria de Educación, la Dra. Sofía Leticia

Inspectores de Educación en Nuevo León presentan Petición y no son recibidos por la secretaria de Educación, la Dra. Sofía Leticia

A partir del regreso a clases, la comunidad educativa de Nuevo León exige que se garanticen las condiciones de...

octubre 15, 2021
Es la central nucleoeléctrica de Laguna Verde un peligro latente?

Es la central nucleoeléctrica de Laguna Verde un peligro latente?

La planta nuclear de Laguna Verde lleva un tiempo en el ojo del huracán por varias fallas. Hasta ahora...

octubre 15, 2021
La indiferencia generalizada ante narrativas complejas

La indiferencia generalizada ante narrativas complejas

En un mundo cada vez más complicado se tiende a una forma de conciencia simplista que no deja ver...

octubre 15, 2021

Las generaciones del confort: ¿miedo al virus o a la responsabilidad?

Recuperarnos del rezago académico será, sin duda, un reto, pero el verdadero desafío se centra en las habilidades socioemocionales...

octubre 15, 2021